¿Hora de legalizar?

¿Hora de legalizar?

por -
2 304 vistas

Colombia. El planeta entero está hablando nuevamente del fracaso de la lucha contra las drogas y de la necesidad de legalizar su consumo. ¿Cuál es la agenda que Colombia debe seguir?

¿Qué hacer?

A pesar de que el diagnóstico es tan claro y cada vez más personas están de acuerdo con él, nadie ha atinado a proponer salidas efectivas y reales al problema. Por eso, el consenso apunta a que la guerra contra las drogas es un fiasco que resulta imposible desmontar. No obstante, esta es una posición fatalista, que desconoce el contenido político del problema, pues con la voluntad de los pueblos y los gobiernos se pueden encontrar salidas.

Juan Carlos Hidalgo, coordinador de proyectos para América Latina, del Centro para la Libertad y Prosperidad Global (Cato Institute), entidad líder en el tema, asegura que el informe revelado la semana pasada es el espaldarazo de más alto nivel que ha recibido la idea de una reforma a las leyes de drogas en la historia.

Por eso es posible soñar con un cambio de rumbo. Hidalgo cree que América Latina ha empezado a liderar la agenda internacional en los últimos diez años y hoy tiene la oportunidad para llevar esta discusión a instancias como la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA). “Es necesario empezar a hacer bulla, con una tarea seria de lobby internacional”, aseguró.

Aprovechar esta ventana de oportunidad para que el tema se consolide en la agenda global es una tarea inaplazable. En particular, es un ‘papayazo’ para que el gobierno colombiano deje de darle la bienvenida al debate y pase a ser su promotor e impulsor. “En otras palabras, el presidente Santos debería pasar de sentirse un simple invitado a ser el anfitrión del debate. Si no lo hacen países como Colombia y México, nadie más tiene la autoridad y el conocimiento para hacerlo”, asegura Daniel Mejía, profesor de economía de la Universidad de los Andes, quien junto con el decano de esa facultad, Alejandro Gaviria, acaba de lanzar el libro Políticas antidroga en Colombia.

Esta recomendación le cae como anillo al dedo al presidente Santos, quien tiene interés en ejercer un liderazgo regional; el flagelo de las drogas es un tema ideal para tomar la vocería.

¿Empezar de cero?

Impulsar una nueva estrategia para la política antidroga exige concretar las propuestas y divisar los escenarios donde se dará la pelea.

A pesar del pesimismo de muchos, el mundo no arranca de ceros. Hay experiencias que dejan enseñanzas innovadoras y, por eso, valiosas.

En Portugal, la legalización al consumo y porte de drogas se dio en 2001. La medida sirvió especialmente para frenar el consumo de heroína, una de las preocupaciones centrales de los lusitanos y de muchos países europeos. Eso vino acompañado de un fortalecimiento en el sistema de atención a los adictos, muchos de los cuales empezaron a acudir al médico en busca de ayuda una vez sintieron que ya no eran vistos como delincuentes.

 

Hay otras experiencias interesantes. El informe de los notables revelado la semana pasada cita un estudio de Reinamar, Cohen y Kaal que compara los enfoques distintos de Holanda y California frente al tema. Desde los 70, Holanda asumió un esquema de liberalización del consumo a través de los coffee shops. En esos sitios se puede comprar y consumir libremente la marihuana. Por el contrario, San Francisco mantuvo una política de penalización para los consumidores de cannabis. La conclusión del estudio es que ni la liberalización (como en Holanda) aumenta el consumo, ni la prohibición (como en San Francisco) lo reduce.

Otro caso interesante es el de el estado de Australia Occidental, que empezó desde 2004 a flexibilizar su sistema de penas para el consumo de marihuana. El asunto no era permitir libremente los estupefacientes, sino cambiar el tipo de sanción al que se exponían los ciudadanos. El experimento consistía en reemplazar las sanciones penales por sanciones administrativas. El resultado fue una caída en el consumo de esa droga.

Países Bajos, Suiza y Reino Unido también han implementado otros programas para enfrentar las dificultades derivadas del uso de la heroína, la más problemática de las drogas. Todos ellos con resultados más efectivos que los obtenidos en el marco de la penalización.

 

Extraído y Fuente Dinero

 

2 COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 30 vistas
Las dos plantas se llaman cannabis sativa, tanto la marihuana como el cáñamo, aunque una de ellas es psicoactiva y la otra no lo es

0 59 vistas
El asambleísta republicano Michael Patrick Carroll, conservador de la cámara baja, introdujo una medida que trataría la marihuana como el tabaco,

0 79 vistas
Unos investigadores utilizaron el cáñamo para representar como podrían haber movido las estatuas de la Isla de Pascua

0 222 vistas
El derecho a la salud, cuando hablamos de drogas, dista mucho de cumplirse en el mundo en el que vivimos, y el ámbito del cannabis no es excepción