200 investigadores españoles estudian las propiedades terapéuticas del cannabis

200 investigadores españoles estudian las propiedades terapéuticas del cannabis

por -
2 952 vistas

Javier Fernández Ruiz – Presidente de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides.

“Si los cannabinoides son útiles para tratar enfermedades hay que legalizarlos”

Más de 200 investigadores españoles estudian las propiedades terapéuticas del cannabis

Javier Fernández Ruiz (Madrid, 1958) es catedrático de Bioquímica de la Universidad Complutense y presidente de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides.

En España hay drogas de abuso que son legales (el alcohol es el ejemplo prototípico) y que no tienen propiedades como medicamentos, y hay sustancias que sí tienen aprovechamiento terapéutico (caso del cannabis) que no son legales o lo son de forma muy limitada. Son algunas de las paradojas sobre las que reflexiona Javier Fernández Ruiz en arranque del congreso anual de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides, que se celebra este fin de semana en Pontevedra. “Es una reunión anual”, explica, “en la que revisamos las investigaciones que realizan diferentes grupos de universidades, hospitales y centros de investigación españoles y que trabajan específicamente en investigación de cannabinoides, para ver su aplicación al tratamiento de ciertas enfermedades”.

—¿Cuántos investigadores españoles trabajan en desarrollar nuevos fármacos y productos vinculados al cannabis?

—Pues ahora mismo la SEIC tiene más de 200 socios, todos ellos autores de tesis doctorales o investigadores senior al frente de equipos que desarrollan con fondos públicos u otras fuentes de financiación estudios de investigación en cannabinoides, porque España es ahora mismo uno de los países más potentes en investigación en cannabinoides en Europa, al nivel de Reino Unido e Italia, somos los tres países que somos la vanguardia de la UE en esas investigaciones cuyo objetivo es desarrollar nuevos medicamentos para curar o aliviar síntomas.

—¿En qué enfermedades es posible aplicar cannabinoides?

—Por ejemplo en el cáncer, de hecho hasta hace poco era el único uso terapéutico que estaba aprobado en España, es un análogo del THC (que es el principal componente del cannabis) que da lugar a un medicamento que los oncólogos pueden recetar como adyuvante al tratamiento con quimioterapia etc. Una de los problemas de los pacientes en quimioterapia es que sufren náuseas y vómitos y para paliar esos efectos se pueden utilizar cannabinoides. Y ahora se ha aprobado un nuevo medicamento sublingual para esclerosis múltiples. Y en el caso del cáncer además de usarse para combatir efectos secundarios también se ha visto que algún cannabinoide podría ser utilizado como antitumoral.

—Otro campo importante son las enfermedades neurodegenerativas.

—Muy importante: son enfermedades de nuestros mayores ahora, vivimos más años, en España ha crecido la expectativa de vida y aparecen con más frecuencias enfermedades como el Alzheimer, parkinson, enfermedad de Huntington y los cannabinoides son buenas sustancias neuroprotectoras que pueden ser utilizadas para aliviar ciertos síntomas y, sobre todo, para controlar la progresión de la enfermedad, haciendo que el cerebro envejezca más lentamente, de modo que previenen la aparición de demencias, trastornos del movimiento etc.

—¿Se utilizan cannabinoides para el tratamiento del dolor?

—Si, son buenos analgésicos, en general hay una serie de expectativas importantes en diferentes campos de la medicina, aunque no en todos ha progresado de la misma manera porque los trabajos que hacen la mayoría de los investigadores de la SEIC son trabajos muy básicos, trabajando con modelos animales, experimentales, y cultivos celulares. Y ahora estamos ya en la frontera de poder empezar estudios clínicos, de hecho en España se van a realizar en los próximos años varios estudios clínicos utilizando cannabinoides, esos estudios nos dirán si lo que se ha visto que funciona en modelos experimentales y animales también funciona en los pacientes, porque desgraciadamente muchos medicamentos que funcionan bien en ratas de laboratorio no son eficaces con los pacientes, pero la esperanza es que pueda crecer la investigación más clínica y aplicación a enfermedades.

—Otras culturas médicas (la china o el Ayurveda) han incorporado desde hace milenios el cannabis¿Por qué occidente no ha seguido la misma progresión y por qué se recuperan ahora las investigaciones?

—Tuvo esa progresión hace años efectivamente pero cuando se introdujeron leyes que limitaban por el riesgo de consumo lúdico hubo un parón en este tipo de cuestiones y ahora se han actualizado o puesto de moda otra vez porque se ha empezado a conocer cómo es el mecanismo de acción de los cannabinoides en el organismo humano, sobre todo en el cerebro básicamente. Hoy sabemos a través de qué sistema son capaces de actuar, de hecho estudiando el mecanismo de acción de estas sustancias se ha identificado que el cerebro es capaz también de fabricar cannabinoides, de que esos cannabinoides actúen a través de proteínas que sirven como receptoras de la información, con lo cual el sistema cannabinoide es un sistema que facilita la comunicación de las células entre sí y eso tiene importancia desde el punto de vista de regular funciones, ahora sabemos que aquellas funciones en las que participa este sistema son aquellas cuyas patologías tienen que ver con los usos terapéuticos de los cannabinoides, de modo que estamos ahora a un paso de cerrar el círculo porque ya sabemos cómo se modifican esos sistemas en las patologías y podemos a partir de ahí evaluar con qué tipo de cannabinoides podemos obtener alivio de síntomas o controlar la progresión de la enfermedad, eso es un poco la base de este nuevo crecimiento que ha tenido la investigación en cannabinoides.

—¿La legalización o no (por ejemplo el reciente debate en California) influiría en las investigaciones?

—Es que realmente el referéndum de California era para el uso libre de la marihuana independientemente de su uso terapéutico, nosotros básicamente desde la SEIC trabajamos en el uso médico (aunque también es verdad que hay grupos de investigación que trabajan en las consecuencias del abuso, grupos de psiquiatras o investigadores básicos) pero en la parte que tiene que ver con el uso terapéutico estamos hablando de curar o paliar síntomas de enfermedades.

—¿Qué regulación ha de establecerse?

—Pensamos que la misma que para las restantes sustancias que también tienen esa doble cara, estoy pensando en la morfina: en forma de heroína se consume como droga de abuso y ya sabemos sus efectos pero también en los hospitales se usa la morfina en unidades del dolor para determinados pacientes, lo que sucede es que hay una estricta regulación del uso lúdico frente al uso médico. Pensamos que en el caso de los cannabinoides debe ser exactamente igual, debe estar estrictamente separado su uso médico de lo que es el uso recreacional, porque el fondo es completamente diferente: uso para paliar enfermedades frente a uso relacionado con el recreo y la cuestión lúdica. Si se debe legalizar o no una u otra cosa responde a parámetros completamente diferentes: legalizar las sustancias para paliar enfermedades tiene que ver exclusivamente con la salud, con el hecho de administrar el mejor medicamento en cada momento, y la cuestión lúdica es algo cultural, social, jurídica, son otros agentes los que deben participar, no los científicos, nosotros sólo podemos asesorar sobre los efectos, no ir más allá sobre si es bueno o es malo…. Se debe estudiar cada caso en concreto y ver las posibilidades y si los cannabinoides son realmente útiles para tratar enfermedades hay que legalizar esa prescripción, lógicamente.

—¿Cuál es la investigación que más le sorprende de las que se presentan a este congreso?

Los grupos que participamos en este congreso son equipos con cierto recorrido, ya nos conocemos y no hay este año ninguna investigación muy diferenciada sino que se presentan trabajos más consolidados, si bien si alguna patología sobre la que se presentan nuevos resultados y que llama más la atención: hay una enfermedad neurodegenerativa, con una incidencia relativamente pequeña (de las consideradas raras) que afecta porque degenera el cerebelo y los pacientes tienen muchas dificultades en la coordinación motora; es además una enfermedad con muy poca experiencia de vida y es la primera vez que se presentan resultados con un modelo animal.

Fuente FarodeVigo

2 COMENTARIOS

  1. Todo lo que sea investigar contra el dolor,bienvenido sea, es mas, yo creo que deberia ser prioritario en la medicina… Contra la muerte, no se puede luchar, pero contra el sufrimiento si..Les deseo toda clase de exitos en sus investigaciones sinceramente !Gracias!,,,, Pero a los politicos sanitarios les digo, ( aunque sea "predicar en el desierto"),que hace un siglo , esta sustancia se vendia y se anunciaban en las farmacia como (Camamo indico) remedio para varias dolencias, tambien decia que estaba avalado. por investigaciones de prestigiosos cientificos europeos…. Unas pocas decadas despues el tio Sam la llamo "droga" "estupefaciente , dijo"No mariguana ",y todos los gobiernos (salvo Holanda) dijeron "si guana"..Y comenzaron una "inquicision cannabica", dictatorial e injusta que dura hasta el dia de hoy,en fin…!.En el juicio final nos vemos!…(Gobiernillo Galenillo)…. saludos…

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 15 vistas
Jamaica se encamina y se centra en la construcción de una industria medicinal basada en la investigación con cannabis y en la producción de fármacos

0 28 vistas
Sudáfrica en un país donde existe una cultura de consumo de dagga además de tener un buen excepcional clima para su cultivo

0 1.275 vistas
Las personas que consumen alcohol a la vez que fuman marihuana, tiene mayores niveles de THC en la sangre

0 76 vistas
Los estados norteamericanos que tienen legalizado el cannabis medicinal tienen un menor ausentismo en los puestos de trabajo por baja médica