Otro nuevo estudio dice que la marihuana no reduce el coeficiente intelectual...

Otro nuevo estudio dice que la marihuana no reduce el coeficiente intelectual de los adolescentes

por -
0 944 vistas

Millones de jóvenes en todo el mundo utilizan la marihuana en algún momento de sus vidas, y muchos se inician en la adolescencia. Aunque algunos estudios han sugerido que la marihuana podría dañar el cerebro del adolescente en su época de maduración, el verdadero riesgo es controvertido. Ahora, en el primer estudio de este tipo, los científicos han analizado el consumo de marihuana a largo plazo en los adolescentes, la comparación de los cambios del CI (Coeficiente Intelectual) en hermanos gemelos que, o bien la utilizan o se abstuvieron de consumir marihuana durante 10 años. Después de tomar en cuenta los factores ambientales, los científicos no encontraron relación alguna mensurable entre el consumo de marihuana y un menor coeficiente intelectual.

“Este es un estudio muy bien realizado … y una adición bienvenida a la literatura”, dice Valerie Curran, una psicofarmacóloga de la Universidad College de Londres. Ella y sus colegas llegaron “en general a las mismas conclusiones” en un estudio separado y con más de 2000 adolescentes británicos, publicada a principios de este mes en el Journal of Psychopharmacology, dijo la investigadora. Aunque, advirtió que el estudio tiene limitaciones importantes, George Patton, epidemióloga psiquiátrica en la Universidad de Melbourne en Australia, añade que de ninguna manera demuestra que el consumo muy intenso de marihuana, o el uso crónico es seguro para los adolescentes.

La mayoría de los estudios que vinculan la marihuana a los déficit cognitivos, como pérdida de memoria y bajo coeficiente intelectual, miraron una sola “instantánea” en el tiempo, dice es estadístico Nicholas Jackson, de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, autor principal del nuevo trabajo. Eso hace que sea imposible decir qué fue primero: el consumo de drogas o pobre rendimiento cognitivo. “Es un escenario clásico como el “de que fue primero el pollo o el huevo”, dice.

Para una mejor sonda sobre si la marihuana erosiona CI o inflige daño de otras maneras, los científicos han comenzado a seguir a grandes grupos de adolescentes usuarios de drogas con el tiempo. El primer estudio que hicieron en Dunedin, Nueva Zelanda, en el 2012 informó una disminución significativa en el CI entre las edades de 13 a 38 en los grandes consumidores en comparación con aquellos que usaron marihuana de vez en cuando o en absoluto antes de los 18 años de edad. El documento “tuvo un efecto importante en el pensamiento sobre los riesgos de una fuerte exposición temprana al cannabis”, dice Patton, co-autor del estudio. Los críticos, sin embargo, señalaron que el estudio no descartó otras posibles explicaciones para la disminución en el coeficiente intelectual, como el entorno familiar de un adolescente o si hubo abandono de la escuela.

Una sistema o forma “poderosa” para hacer frente a estas preocupaciones es el estudio en los gemelos idénticos, que comparten los genes y la crianza, dice Jackson. En el nuevo estudio, él y sus colegas examinaron 789 pares de gemelos adolescentes a partir de dos estudios en curso, uno en el área de Los Angeles, California, y el otro de Minnesota en el que se inscribieron entre las edades de 9 y 11. En el transcurso de 10 años, el equipo administró cinco pruebas de inteligencia y encuestas confidenciales sobre el consumo de marihuana. También preguntaron acerca de otras drogas como analgésicos opiáceos, cocaína y consumo excesivo de alcohol.

Los usuarios de marihuana perdieron aproximadamente cuatro puntos de CI en el transcurso del estudio. Pero sus hermanos gemelos de abstinencia mostraron un patrón similar de deterioro, lo que sugiere que la pérdida de la agudeza mental se debe a algo que no es la marihuana, dice Jackson. “Nuestros hallazgos nos llevan a creer que esta” otra cosa ” o algo esta relacionada como el medio ambiente compartido de los gemelos, que incluiría el hogar, la escuela y los compañeros”, dice.

En el nuevo estudio, los adolescentes que reportaron uso diario de marihuana durante 6 meses o más no mostraron ninguna diferencia en cuánto cambió en su coeficiente intelectual, en comparación con los adolescentes que habían consumido menos de 30 veces. Se trata de una “clara indicación de que el cannabis es poco probable que sea la causa de cualquier disminución del índice de inteligencia”, dice Claire Mokryz, un Ph.D.  del laboratorio de Valerie Curran.

 REUTERS/Mark Leffingwell

Otros dicen que el nuevo estudio tiene fallos más importantes, como la falta de detalles acerca de con qué frecuencia y en qué cantidad los adolescentes usaron marihuana. Los grupos de Minnesota y Los Ángeles utilizaron diferentes encuestas sobre el consumo de drogas. Las preguntas del grupo de Los Ángeles eran mucho menos exhaustivas, dice Patton. En encuestas realizadas a ese grupo, por ejemplo, se pidió a los participantes: “¿Alguna vez has probado la marihuana?” Si un entrevistado de 13 años de edad, respondía “sí” después de tomar sólo un soplo, podría ser considerado como un usuario de drogas por cada subsecuente medición. “Mi sensación es que este documento no hace lo suficiente para desestimar las preocupaciones del [nuestro] estudio Dunedin sobre los efectos del consumo pesado y temprano de cannabis” en los adolescentes, dice Patton.

Sarah Feldstein Ewing, psiquiatra de la Oregon Health & Science University en Portland, está de acuerdo. “Si bien es posible que los resultados no sean absolutamente precisos”, dice ella, el estudio representa una “oportunidad perdida para obtener un análisis verdaderamente de grano fino” para la contribución de investigaciones sobre el cannabis y otras sustancias para el Coeficiente Intelectual

Aunque no hay “evidencia emergente” que la marihuana no erosiona el CI, “esto no significa que un uso intensivo en la adolescencia este libre de problemas“, dice Jackson. Otros aspectos del funcionamiento diario podrían verse afectados, dice, y agrega: “necesitamos desesperadamente más investigaciones sobre los efectos que la marihuana tiene en el cerebro.”

La mejor manera de estudiar los efectos cognitivos de la marihuana sería administrar el medicamento a las personas y ver cómo la duración, frecuencia y dosis afectan el cerebro, dice Jackson. “Desafortunadamente son casi imposibles este tipo de estudios debido a las restricciones federales en EEUU”, dice. Por ahora, dice, “Lo que más me preocupa es lo que está pasando en el entorno del niño, que con 14 años de edad, está en la búsqueda de refugio en las drogas.”  Por Emily Underwood

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 11 vistas
Las probabilidades de mortalidad hospitalaria se redujo significativamente entre los usuarios de marihuana en comparación con los no usuarios en hospitalizados

0 40 vistas
El formato de papel higiénico que conocemos hoy en día tuvo al cannabis como primer material utilizado

0 62 vistas
En el estado australiano de Nueva Gales del Sur se va hacer una investigación oficial sobre el cannabis y los efectos de la quimioterapia

0 123 vistas
Bill Murray fue detenido en el aeropuerto de Chicago con marihuana cuando tenía veinte años