La esencia de un coffeeshop

La esencia de un coffeeshop

por -
0 559 vistas

La Haya, Holanda.- Por Marta Jimenez. Los Países Bajos son emblema de una cultura forjada en torno al cannabis; y los coffeeshop su estandarte de presentación. Muchos toman prestada esta tradición y hacen de los “coffees” una malversada máquina de hacer dinero. Otros muchos izan su bandera de apasionada lucha contra el envilecimiento de su tesoro más preciado: la marihuana.

Cremers es el más ferviente ejemplo de la esencia de un coffe. Enclavado en el centro de La Haya desde el 10 de marzo de 1990, la fórmula de sus creadores Joop y Gerard Smith, es simplemente mágica. Una combinación de club, pub y coffeeshop, que repentinamente se transforma en una haima repleta de cojines, en sala de conciertos durante el Koninginnenach (noche previa al Día de la Reina) o en un espacio de encuentro entre jóvenes creativos que acercan su talento al público durante el Art Moon Festival.

 

En el mostrador de compra-venta, separado de la “cafetería” como manda la ley, se observa una oferta impresionante de hierba y hachís. Además, exhibidos en la pared cual preciada obra de arte en cubierta plástica, cuelgan canutos ya preparados de marihuana y potente “skunk weed”, liados con exquisita habilidad, filtro niquelado y elegante presentación.

 

Siempre abarrotado por una mescolanza intergeneracional, multicultural y lingüística abismal, Cremers es el punto de encuentro de jóvenes holandeses, Erasmus, visitas de los Erasmus, activistas, hippies de los 60, cuadrillas de rastas o ejecutivos/as. La sala de abajo, reservada para espectáculos, monólogos, obras de teatro, conciertos o jamm sessions atrae a la ‘clase cultureta’ y el mundo del artisteo hayense.

 

Una cuarentona ángel de Charlie por camarera, que cautiva hasta los más jóvenes; un cincuentón con carisma de businessman que supervisa la satisfacción de los clientes, y una plantilla de jóvenes camareros/as que disfrutan demostrando su catálogo de idiomas con los turistas, son ingredientes de esa pócima mágica. A la amabilidad del staff se suma un acompañamiento musical que parece encajar cual pieza de puzzle en el espacio vacío. En definitiva, un negocio orquestado a la perfección, que fascina al visitante por ofrecer un espacio de ensueño para disfrutar de la compra adquirida en el espacio anexo de venta de cannabis.

Tras unas cuantas cervezas servidas en una “pitcher” o jarra para dispensar entre los comensales y el aturdimiento por la exhalación voluntaria o involuntaria de la sustancia estrella holandesa, el viaje al wc es todo un desafío. Situado en la parte de arriba, la veintena de peldaños parecen desdibujarse y tambalearse. Pero el viaje permite divisar a la vuelta, desde una extraordinaria perspectiva, la nube de humo que invade la sala, las carcajadas por doquier que retumban en el roble macizo de las paredes y constatar con ojillos de felicidad, el ambiente que se respira y se vive en el Cremers.

 

Fuente Gaceta20

 

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 98 vistas
La acuaponía es una técnica de cultivo basada en la acuicultura, una combinación de la hidroponía y los sistemas acuícolas de recirculación cerrados.

0 96 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 80 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas

0 70 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento