Buscar

cannabinoide - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 855 vistas

Cuando escribieron sobre el THC-A Cristalino , que contiene un 99.9% de THC , no se pensaba que habría algo más fuerte. Del THC-O-acetato (Acetato de THC-O), se dice que es dos o tres veces más fuerte que el THC, al que estamos acostumbrados. El THC-O-acetato se produce a partir del THC de la misma forma que la heroína se hace de la morfina.

Historia del THC-O-acetato

THC-O es un éster de acetato de THC, sin embargo, se puede considerar como el análogo de THC delta-9. Eb EEUU la Ley Federal analógica (Federal Analogue Act) entró en vigor en 1986. A partir de ahí todos los análogos de THC se consideran ilegales según la ley federal norteamericana Sin embargo, no está claro si el THC-O coincide con estos criterios.

En los años 1949-1975, la planta química del ejército de los EEUU llevó a cabo experimentos en la planta de Edgewood Arsenal en Maryland. El éster de acetato de THC se usó en perros para estudiar el potencial de una sustancia como agente no letal. Los investigadores han descubierto que tiene el doble de la capacidad de alterar la coordinación del músculo del perro en comparación con el conocido Delta-9 THC.

Según Donald A. Cooper de la DEA, el acetato de THC-O se encontró por primera vez por la DEA en 1978. En el mismo año, también encontraron extractos de acetato de THC-O en Florida.

Desde entonces, los laboratorios de la DEA nunca más se han encontrado con otra muestra de acetato. Se dijo entonces que estaba clasificado como un análogo de sustancias controladas, pero 10 años más tarde resultó que el acetato de THC resultó ser un incidente.

El extracto fue producido usando un aparato Soxhlet . Cooper de la DEA dice que el acetato de THC-O se realizó usando la misma técnica que se usa para extraer morfina a la heroína.

El extracto se acetiló con anhídrido acético y en la última etapa se eliminó el exceso de anhídrido acético por destilación. El producto no contenía ninguna cantidad de cannabinoide no aireado ni ningún fragmento de planta identificable. ”

Un caso similar se registró en junio de 1995. en Gran Bretaña, cuando cierto individuo, utilizando los conocimientos adquiridos en el libro de D. Gold, Cannabis Alchemy , decidió obtener Acetato THC-O.

Efectos del acetato de THC-O

“El efecto acetato es más espiritual y psicodélico que el efecto del tetrahidrocannabinol normal. La característica más singular de este material es que debe esperar unos 30 minutos antes de que los efectos se sientan “, explicó Cooper.

La revisión de los cannabinoides mostró que el acetato de THC era aproximadamente dos veces más fuerte que el THC natural que se encuentra en el cannabis.

Según Michael Stark, quien publicó el libro Marijuana Chemistry: Genetics, Processing, Potency , el Acetato de THC-O es 300 por ciento más fuerte que el THC psicoactivo al que estamos acostumbrados.

Resumen de la información de Acetato de THC-O

Debe enfatizarse que el acetato de THC no es tan fácil de extraer comoel BHO u otros concentrados. El anhídrido acético utilizado para la extracción es altamente corrosivo y tan inflamable como la gasolina.

En el proceso de extracción, es posible que necesite otros ingredientes que, si se usan de forma incorrecta, pueden presentar riesgos para la salud. Lo más probable es que no mucha gente sepa que existe el acetato de THC, así que no espere encontrarlo en ningún dispensario, coffeeshop o club de cannabis.

La influencia de este acetato aún no se conoce. Sabemos que el THC no puede tener una sobredosis . El THC-O-Acetato no es una forma natural de THC, pero su análogo.

1 821 vistas
A production assistant inspects a Cannabis plant in a state-owned agricultural farm in Rovigo, about 60 km (40 miles) from Venice, September 22, 2014. Italy legalised marijuana for medical use last year, but the high cost of buying legal pot in a pharmacy meant few people signed up. Starting next year, a high-security lab in a military compound in Florence will grow cannabis for Italy's health care system in an experiment the government says could bring safe, legal and affordable marijuana to suffering patients. To match Feature ITALY-MARIJUANA/ Picture taken September 22, 2014. REUTERS/Alessandro Bianchi (ITALY - Tags: HEALTH DRUGS SOCIETY BUSINESS AGRICULTURE POLITICS) - RTR49U7I

Estudio sobre el cannabinoide HU-444 un novedoso y potente antiinflamatorio, no psicotrópico.

El cannabidiol (CBD) es un componente del cannabis, que no causa los típicos efectos psicoactivos de la marihuana, pero que tiene un alto potencial para su uso en varias áreas terapéuticas. A diferencia del Δ (9) -tetrahidrocannabinol o THC), se une muy débilmente a los receptores cannabinoides CB1 y CB2.

Tiene una potente actividad tanto en ensayos antiinflamatorios in vitro como in vivo. Por lo tanto, disminuye la formación del factor de necrosis tumoral TNF -α, una citocina proinflamatoria, y se descubrió que era un fármaco antiartrítico oral en la artritis inducida por colágeno murino in vivo. Sin embargo, en medios ácidos, puede ciclarse al THC psicoactivo.

Divulgamos la síntesis de un nuevo derivado del CBD, el HU-444, que no puede convertirse por ciclación de ácido en un compuesto de tipo THC. El HU-444 in vitro tiene una actividad antiinflamatoria (disminución de los intermedios de oxígeno reactivo e inhibición de la producción de TNF-α por los macrófagos); in vivo condujo a la supresión de la producción de TNF-α y a la mejora del daño hepático, así como a la disminución de la artritis inducida por colágeno en ratones. El HU-444 no causó efectos del tipo de THC en ratones. Creemos que el HU-444 representa un fármaco novedoso potencial para la artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias.

1 1.224 vistas

La lista de enfermedades para las que los fitocannabinoides contenidos en la planta Cannabis Sativa L. poseen propiedades y beneficios medicinales no deja de crecer. Ahora, un estudio internacional demuestra que el Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCA, que se encuentra en el cannabis crudo, presenta importantes efectos neuroprotectores. Sigue leyendo.

Los fitocannabinoides, los principios activos contenidos en la planta Cannabis SativaL., determinan el alcance de sus propiedades y beneficios terapéuticos para nuestra salud. La lista de enfermedades y trastornos para los que estos cannabinoides demuestran ser beneficiosos aumenta día a día, a medida que la investigación avanza. Y ahora le ha llegado el turno al Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCAun fitocannabinoide en forma ácida que se encuentra en el cannabis crudo. Un equipo internacional de investigadores ha publicado un estudio que demuestra que el THCA presenta importantes efectos neuroprotectores, lo que lo convierte en un tratamiento potencial y prometedor de enfermedades metabólicas, neurodegenerativas y neuroinflamatorias.

Con el fin de comprender mejor el alcance del estudio que nos ocupa, me gustaría hacer una pequeña introducción a algunos conceptos básicos relativos a la ciencia de los cannabinoides, con los que algunos pueden estar más familiarizados, y otros no tanto.

¿Qué son los fitocannabinoides?

Por lo general, se suele emplear la palabra “cannabinoide” para referirse a todas las sustancias químicas que, independientemente de su origen y estructura, se enlazan con nuestro propio sistema endocannabinoide, en concreto con los receptores cannabinoides que se encuentran localizados en nuestro cuerpo y en nuestro cerebro.

Todas esas sustancias químicas forman un grupo, amplio y variado, que se puede dividir en tres subgrupos:

  • los cannabinoides herbarios o fitocannabinoides, que la planta de cannabis sintetiza de forma natural;
  • los cannabinoides endógenos o endocannabinoides, producidos por los organismos animales y por el propio cuerpo humano, como la anandamina o 2-AG;
  • y los cannabinoides sintéticos, elaborados sintéticamente en un laboratorio, como su propio nombre indica.

Los endocannabinoides forman parte de un sistema de modulación de nuestro organismo que comprende las dianas sobre las que actúan los cannabinoides vegetales o fitocannabinoides. Cuando fumamos, ingerimos o vaporizamos cannabis, dichos fitocannabinoides interactúan con las células de nuestro cuerpo para producir beneficios medicinales.

Primer plano de la punta de una planta en crecimiento que tiene un cogollo de cannabis madurando, y la representación gráfica de la estructura molecular del cannabinoide CBG (cannabigerol) superpuesta sobre él
El CBG tiene potencial terapéutico para enfermedades cutáneas y efectos antitumorales leves en las células del cáncer de próstata (CC. MarihuanayMedicina)

A día de hoy, ya se han identificado más de 100 fitocannabinoides, en los que se engloban sus formas ácidas y neutras, los análogos y otros productos de transformación. Entre los cannabinoides más conocidos y estudiados, presentes en la marihuana, el hachís u otras preparaciones a base de, o derivadas de, la planta Cannabis Sativa L., se encuentran el tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (CBD), y el cannabinol (CBN). Algunos de los menos conocidos son el cannabicromeno (CBC), el cannabigerol (CBG), el cannabiciclol (CBL), la cannabidivarina (CBDV), y un largo etc.

El auge de la investigación sobre los cannabinoides deriva de las expectativas creadas por las potenciales aplicaciones terapéuticas en la medicina de estas sustancias, que sin duda son un tema de interés a nivel mundial, que va más allá de lo estrictamente científico o clínico.

THCA, un ácido cannabinoide sin efectos psicoactivos

El Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCA es un compuesto o ácido cannabinoide que se encuentra en el cannabis crudo antes de que se produzca una conocida reacción química llamada “descarboxilación“. Esta reacción se produce al aplicar calor o cuando se seca el cannabis, y debido a ella, los ácidos transmutan en sus formas neutras y psicoactivas. Es decir, este proceso químico es el que genera la psicoactividad del cannabis, por eso, los ácidos cannabinoides carecen de efectos psicoactivos, un importante aspecto en el que también reside su interés para la ciencia.

En concreto, el THCA se convierte en Δ9-THC – el famoso y principal compuesto psicoactivo de la planta – mediante la combustión, vaporización y calentamiento a una temperatura adecuada. Así pues, no es posible fumar ni inhalar ácidos cannabinoides, sólo se pueden ingerir o aplicar tópicamente.

Foto de una mesa que tiene encima un vaso de plástico transparente con zumo de cannabis verde y brillante, y un porro de cannabis en un pequeño cenicero, y al fondo, un grupo de personas que comparten zumo de cannabis.
El zumo de cannabis, hecho de hojas y cogollos frescos y crudos, contiene ácidos cannabinoides (CC. Rusty Blazenhoff)

Propiedades neuroprotectoras de los cannabinoides

Volvemos a centrarnos en el estudio que nos ocupa hoy, y que prueba una vez más el interés de la investigación científica por el cannabis medicinal y por las propiedades terapéuticas de estos compuestos – especialmente de los no psicoactivos, como ocurre con el CBD.

La investigación médica la ha llevado a cabo el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba, España, en colaboración con tres de las principales empresas que trabajan en el campo de la investigación del cannabis medicinal – Phytoplant Research SL, VivaCell Biotechnology Spain SL, y Emerald Health Pharmaceuticals – y el estudio resultante se ha publicado en el British Journal of Pharmacology.

Los investigadores han constatado que el Ácido Tetrahidrocannabinólico o THCA presenta un gran potencial neuroprotector y, por lo tanto, puede ser un tratamiento prometedor para enfermedades neuroinflamatorias, enfermedades degenerativas – como la enfermedad de Huntington (HD), además de para enfermedades neurodegenerativas debilitantes – como la esclerosis múltiple (EM), el Alzheimer y el Parkinson, entre otras.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren alrededor de 6,8 millones debido a dichas enfermedades neurodegenerativas, de las que la mayoría afectan al funcionamiento cognitivo y a otras funciones del organismo, como el equilibrio, el movimiento, el habla, o incluso la respiración y el movimiento del corazón.

El estudio ha demostrado que el THCA, el fitocannabinoide no psicoactivo biosintetizado por la planta Cannabis sativa L. en mayor abundancia, ejerce dicho efecto en su forma cruda mediante la activación de los receptores PPARγ – en vez de actuar sobre el sistema endocannabinoide – eliminando los efectos psicotrópicos o a nivel cerebral no deseados de la ecuación medicinal.

Como ha afirmado el Dr. Xavier Nadal, director del Departamento de Extracción de I+D de la empresa Phytoplant Research SL., “este hallazgo abrirá una nueva gama de aplicaciones neuroprotectoras de los cannabinoides, evitando los efectos secundarios psicoactivos”. 

Resultados del estudio in vivo                                                                                                

El estudio se ha realizado en animales de experimentación como modelos, en concreto, en roedores, con el objetivo de estudiar la bioactividad del THCA – que de momento ha sido poco estudiado por la ciencia, mientras que ya se incluye en diferentes preparados a base de cannabis – además de determinar si Δ9- THCA modula la vía PPARγ y comprobar su actividad neuroprotectora in vivo.

Foto de una porción de una parte del cerebro conservada en una sustancia transparente, etiquetada como 'Despigmentación de la sustancia negra en la enfermedad de Parkinson postencefalítica 68/1960'.
Despigmentación de la sustancia negra en la enfermedad de Parkinson postencefalítica (CC. Digital Collections, UIC Library)

Los resultados obtenidos demostraron que los ácidos cannabinoides se unen y activan PPARγ con mayor potencia que sus productos descarboxilados. PPARγ es el receptor nuclear de algunos cannabinoides y la señalización vía PPARγ desempeña un papel en la neuroinflamación y en la epilepsia. Como Δ9- THCA es un potente agonista de PPARγ, manifestó actividad neuroprotectora y neuroinflamatoria en un modelo animal afectado por la enfermedad de Huntington. A los roedores a los que se había inoculado la toxina mitocondrial ácido 3-nitropropiónico, el THCA les ayudo a mejorar el déficit motor y a prevenir la degeneración estriatal a través de una vía de PPARγ-dependiente.

Por otro lado, el ácido tetrahidrocannabinólico hizo que aumentará la masa mitocondrial en las células N2a de neuroblastoma, y evitó la citotoxicidad inducida por la privación de suero en las células STHdhQ111/Q111. También, demostró que atenuaba la microgliosis y la astrogliosis, además de reducir la expresión de mediadores proinflamatorios y marcadores habitualmente asociados con la HD.

Conclusión                                                                                                                                    

Como el equipo de investigadores concluye en su estudio, Δ9- THCA presenta una potente actividad neuroprotectora que merece la pena ser tenida en cuenta a la hora de aplicar tratamientos en el caso de la enfermedad de Huntington, y posiblemente en el de otras enfermedades neuroinflamatorias y neurodegenerativas. Asimismo, concluyeron que los preparados botánicos de cannabis medicinal sin descarboxilar pueden contener altos niveles de otros ácidos cannabinoides no psicoactivos, como Ácido Cannabidiólico o CBDA y Ácido Cannabigerólico o CBGA, que también actúan sobre PPARγ.

El interés y relevancia de este tipo de estudios radica en que nos proporcionan evidencias de que estos compuestos cannabinoides contenidos en la planta Cannabis Sativa L. tienen un potencial muy importante a nivel farmacológico. Aunque de momento, gran parte de estos estudios sólo son preclínicos, es decir, no se han realizado en humanos, no hay duda de que los resultados demuestran el potencial del cannabis medicinal como tratamiento alternativo y/o complementario que podría ayudar a muchos pacientes que sufren diferentes dolencias y trastornos en todo el mundo.

Foto de un jardín al aire libre con dos grandes plantas de cannabis en primer plano y árboles frutales en segundo plano
Los ácidos cannabinoides no psicoactivos contenidos en la planta Cannabis Sativa L. cruda tienen efectos neuroprotectores (CC. David Mosas)

No obstante, no podemos olvidarnos de que, a diferencia del CBD que se obtiene del cáñamo, el THCA procede de su planta hermana que, por desgracia, sigue siendo ilegal en gran parte del mundo. Por eso, muchos de los estudios y trabajos de investigación sobre cannabinoides todavía no se han podido realizar en pacientes humanos, debido a las actuales legislaciones que la prohíben y la siguen clasificando como una planta sin valor medicinal. Mientras las leyes no cambien y avancen, la ciencia se seguirá dando con un muro.

by Miranda

1 300 vistas

Apnea.- Los resultados de un nuevo estudio “apoyan el potencial terapéutico de los  cannabinoides  en pacientes con AOS [apnea obstructiva del sueño]”.

Para el estudio, publicado en la revista Sleep y publicado con anterioridad por el Instituto Nacional de Salud de EEUU, “73 adultos con AOS moderada o grave recibieron placebo (N = 25), 2,5 mg de dronabinol (N = 21) o 10 mg de dronabinol ( N = 27) diariamente, una hora antes de acostarse durante 6 semanas.” El dronabinol, también llamado Marinol, es un THC sintético que simula los efectos del THC natural a base de cannabis.

“Estos hallazgos respaldan el potencial terapéutico de los  cannabinoides  en pacientes con AOS”, afirma el resumen del estudio. “En comparación con el placebo, el dronabinol se asoció con un IAH más bajo [índice de apnea-hipopnea], mejoría subjetiva de la somnolencia y una mayor satisfacción general del tratamiento. Se necesitarán ensayos clínicos a mayor escala para aclarar el (los) mejor (es) enfoque (es) potencial (es) para el  tratamiento con  cannabinoides en la AOS “.

El estudio completo se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 6.705 vistas

la hiperemesis cannabinoide es un efecto paradójico del cannabis que se presenta en susceptibles consumidores crónicos de cannabis tras años de exposición. Tiene una relación directa entre el consumo y su presentación y desaparecen sus síntomas al cesar su uso.

¿Por qué una sustancia conocida por sus propiedades antieméticas debería causar tal síndrome es desconocida?

El síndrome de hiperemesis cannabinoide se caracteriza por un uso crónico y intenso de cannabis, episodios recurrentes de náuseas intensas, vómitos intratables y dolor abdominal. El alivio temporal de los síntomas se logra tomando un baño caliente o una ducha, y se soluciona el problema cuando se detiene el consumo de cannabis.

El fallo en reconocer el síndrome conduce a diagnósticos erróneos tales como vómitos psicógenos, el síndrome de vómito cíclico, un trastorno alimentario o “conducta por búsqueda de drogas” (síndrome de abstinencia), y puede conducir a investigaciones extensas, costosas e improductivas, derivaciones psiquiátricas y tratamientos ineficaces. Además de suspender el consumo de cannabis, no existe un tratamiento probado.

Las características clásicas de la Hiperemesis cannabinoide son las siguientes:

-Uso crónico y fuerte de cannabis;
-Episodios recurrentes de náuseas intensas y vómitos intratables
-Dolor abdominal;
-Alivio temporal de los síntomas tomando un baño caliente o una ducha; y
-Resolución del problema cuando se detiene el consumo de cannabis.

Existen versiones menores del síndrome, y también puede haber otros síntomas que todavía se tienen que prescribir.

Es importante reconocer esta entidad clínica hiperemesis cannabinoide porque puede ser diagnosticada erróneamente y por lo tanto sus tratamientos pueden ser ineficaces o inadecuados.

La mayoría de estos pacientes consumen cannabis a diario y en grandes cantidades durante años y a menudo durante décadas antes de comenzar con los episodios de vómitos. La duración de uso más corta antes del inicio de los síntomas es de 18 meses.

Los episodios de vómitos que aparecen son cíclicos, ocurren cada pocas semanas o meses. Pueden estar precedidos por un período de náuseas matutinas intensas. El vómito se vuelve bilioso y culmina en arcadas intratables o “arcadas secas” que pueden durar horas. La mayoría de los episodios se resuelven en 24 a 48 horas, pero algunos casos pueden durar varios días.

El dolor abdominal a menudo se ha descrito como epigástrico y cólico. Puede ser difuso o constante , y podría existir un componente de dolor en la pared abdominal debido a la fuerza de las arcadas.

El alivio temporal de los síntomas puede ser con un baño o ducha extremadamente caliente y estos pueden durar horas y repetirse hasta 20 veces por día.

El tratamiento agudo consiste en el reemplazo de líquidos y electrolitos. No está claro si alguno de los medicamentos antinauseantes, antieméticos, analgésicos, antisecretores, procinéticos o sedantes realmente ayudan. Fumar marihuana durante un episodio no parece ser de ayuda.

Crónicamente, la única terapia reportada como beneficiosa es cesar con el consumo de cannabis. Lo rápido que ayuda es incierto, pero cuando el paciente abandona el departamento de emergencias, rara vez regresarán si dejan de consumir cannabis. Sin embargo, sus síntomas si vuelven en semanas si se reinicia el uso de cannabis.

Hay especialistas que creen que la descripción clínica de la hiperemesis cannabinoide permanece incompleta. Se han visto pacientes con movimientos intestinales frecuentes durante sus ataques y otros con características de gastroparesia temporal. La polidipsia y la diaforesis pueden ser bastante impresionantes. También pueden haber otros síntomas que nos estamos perdiendo.

Otra cuestión es ¿por qué el uso crónico y fuerte de un medicamento que se destaca por sus propiedades antieméticas ocasionalmente causa un síndrome de vómito cíclico. Ha habido mucha especulación pero no hay una explicación definitiva. Basta decir, que nadie lo sabe.

0 717 vistas

Hace años desde Élite Seeds ya vaticinamos un futuro para los consumidores de marihuana en el que primara el uso racional, que siempre parte del conocimiento.

Así empezamos a utilizar el termino “cannabis a la carta” para bautizar esta nueva era, la de la elección basada en el conocimiento de los “ingredientes” de cada variedad.

Sabiamos que llegaría este tiempo cuando empezamos a trabajar en obtener variedades con contenidos concretos en cannabinoides, con el fin de que los amantes de esta cultura pudieran elegir, ademas de cuando, cuanto querían colocarse.

Así, empezamos con las variedades ratio 1:1 THC:CBD. Este tipo de plantas contienen THC y CBD en, aproximadamente, la misma cantidad. Este tipo de marihuana con alto contenido en CBD, además de THC nos permite obtener un efecto muy lúcido y sin los efectos desagradables que, a algunas personas, les produce en THC sin combinar con CBD, tales cómo introspección, taquicardia o paranoia.

Para aquellos que disfutamos con el THC y nos sienta bien también son muy interesantes, pues permiten saciarnos de THC pero sin sus efectos mas psicoactivos, por lo que para muchos ya es posible consumir a la vez que estudiamos, trabajamos o realizamos cualquier tarea que exige concentración.

Pero en Élite Seeds no nos bastaba con ser pioneros en la creación de genéticas CBD Rich, sabíamos que, con la ayuda de nuestro propio laboratorio en la Universidad de Valencia, ya no teníamos límites, queríamos todos los cannabinoides, incluidos los minoritarios, en nuestro catálogo.

Después de un duro y largo trabajo de búsqueda, análisis y selección encontramos varios tesoros con los que trabajar:

Por un lado, una nueva fuente de CBD diferente a la que todos tenemos (proviniente de una genética Diesel de Soma Seeds), y a la que llamamos Newdiol, esta planta es la llave que permite que nuestras genéticas CBD Rich dejen de tener un solo origen y sean, por ello, consanguineas y mediocres.

Gracias a nuestra Newdiol, que según revela el análisis genético realizado, tiene diferente procedencia y su CBD es también distinto al de Diesel, Juanita o Cannatonic, y al igual que pasó en su día con las autoflorecientes, que han ido mejorando con el tiempo y los cruces variables, nuestras variedades de cannabis con alto contenido en CBD son cada vez mejores, pues son híbridos realizados con dos tipos de CBD diferentes. Además Newdiol proviene de plantas de cannabis, y no de cáñamo, por lo que en los cruces aporta grandes cantidades de CBD de calidad.

Por otro lado, variedades ricas en cannabinoides minoritarios como el THCV y el CBDV que nos ha permitido crear las primeras variedades de marihuana con alto contenido en THCV y en CBV del mundo.

Pero, ¿qué aportan estas nuevas variedades a nuestra cultura y usos? Vamos a verlo una por una:

Novarín: marihuana rica en THC y THCV. La gran baza de esta planta es que sacia e inhibe el apetito, gracias al THCV. Quien no ha padecido el clasico ataque de hambre despues de fumar marihuana? Con Novarín no tendrás este problema, pues despues de disfrutar de su efecto plácido y ligeramente psicoactivo, no atacarás tu despensa en busca de algo, por norma insano, con lo que aplacar el hambre. También puedes añadir un poco de Novarín a tus canutos o pipas de yerba con sólo THC, será suficiente para que no te provoque hambre. No more munchies!

Sedativa: marihuana rica en CBD y CBDV. Especial para consumir sola si no quieres obtener un efecto psicoactivo pero te apetece disfrutar del sabor y el aroma del mejor cannabis. También se puede usar cómo base, en sustitucion del tabaco, para añadir hash, extracciones o una yerba rica en THC.

Quatrovarín: marihuana rica en THC/THCV/CBD/CBDV. Con esta variedad rica en los cuatro cannabinoides podrás sentir todo el poder de La Planta. De efecto suave pero sabor intenso, es muy recomendable para uso medicinal, relacionado con el bienestar. Es sabido que la combinación de cannabinoides es, en muchas ocasiones, la mejor opción para diversos tratamientos.

Solodiol: CBD Diesel x Newdiol

La marihuana con menos del 1% de THC mas trabajada del mercado, pues cómo hemos dicho anteriormente es un híbrido, con todas las ventajas que esto conlleva.

En Élite Seeds no nos basta con todos estos proyectos innovadores, nosotros no creemos en la suerte ni en las casualidades, si no en la ciencia, la selección en el laboratorio, y el trabajo duro en los cruces. Qué vendrá después? Estar atentos a nuestro Banco de Semillas, Élite Seeds, pues seguro os vamos a sorprender.

Por Ana Ramón de ÉLITE SEEDS

0 982 vistas

Una nueva investigación confirma que los cannabinoides pueden ser eficaces para matar células leucémicas, particularmente en combinación con la quimioterapia. El estudio también encontró que los cannabinoides son más efectivos cuando se usan después del tratamiento con quimioterapia. También confirmó que los cannabinoides poseen propiedades anticancerígenas por sí mismos.

Una investigación realizada en St. George’s University de Londres y publicada en International Journal of Oncology ha demostrado que el cannabis puede ser eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer.

Los investigadores probaron si los tratamientos de quimioterapia existentes funcionaban eficazmente junto con los cannabinoides y, si el uso de los medicamentos en un orden diferente tenía un efecto. Lo que encontraron podría revolucionar el papel del cannabis medicinal en la sociedad.

El estudio, dirigido por el Dr. Wai Lu , “confirmó que los cannabinoides son eficaces en la muerte de células leucémicas, sobre todo cuando se utiliza en combinación con tratamientos de quimioterapia”.

Los investigadores encontraron que “Los fitocannabinoides poseen actividad anticancerígena cuando se utilizan solos, y un número de ellos también se ha demostrado que si se combinan favorablemente entre sí in vitro en las células de leucemia generan una actividad mejorada”.

Sin embargo, los cannabinoides no son suficientes por sí mismos para combatir plenamente las células de leucemia. Son más eficaces cuando se suministran después de una dosis inicial de quimioterapia:

“Los pares de cannabinoides más eficaces posteriormente se sinergizaron aún más cuando se combinaron con los agentes de la quimioterapia, y también fueron capaces de sensibilizar las células de leucemia a sus efectos citotóxicos”.

Los investigadores también encontraron que los cannabinoides son más eficaces cuando se utilizan después de una ronda inicial de quimioterapia, mejorando significativamente los resultados generales contra las células de cáncer de sangre.

También descubrieron que la combinación de cannabinoides con tratamientos de quimioterapia existentes tienen un mejor resultado que sólo con la quimioterapia, lo que significa que un nivel similar de efecto podría lograrse mediante el uso de una dosis más baja de quimioterapia.

La afirmación de St. George’s University de Londres es que si esto se tradujera a humanos, “esta dosis más bajas de quimioterapia significaría que los efectos secundarios de la quimioterapia podrían ser disminuidos”.

El Dr. Wai Liu dijo: “Hemos demostrado por primera vez que el orden en que se utilizan los cannabinoides y la quimioterapia es crucial para determinar la eficacia general de este tratamiento”.

El consumo de cannabis, sin embargo, no tendrá un efecto similar: “Estos extractos están altamente concentrados y purificados, por lo que fumar marihuana no tendrá un efecto similar”

“Pero los cannabinoides son una perspectiva muy emocionante en oncología, y estudios como el nuestro sirven para establecer las mejores formas en que se deben utilizar para maximizar un efecto terapéutico”.

Los cannabinoides son los productos químicos activos en el cannabis, conocidos más específicamente como fito-canabinoides. Cuando se extraen de la planta y se purifican, se ha demostrado que poseen propiedades anticancerígenas, especialmente en ciertos cánceres del cerebro.

¿Qué podría significar esto para la medicina? Saliendo de las conclusiones del estudio, es difícil imaginar un futuro sin que los cannabinoides sean centrales para nuestro sistema de salud. 4.584 personas murieron de leucemia solo en el Reino Unido en el 2015. Si tenemos el potencial de salvar sus vidas, ¿no es nuestro deber como sociedad compasiva reclasificar el cannabis para que se pueda hacer más investigación y se puedan salvar más personas?

0 739 vistas

Cannabinoides.- El sistema endocannabinoide es un sistema de comunicación intercelular. Básicamente, se trata de un sistema de neurotransmisión.

¿Sabías que tu cuerpo crea su propia versión de cannabis? Los cannabinoides son los complejos compuestos activos en el cannabis que imitan los compuestos producidos naturalmente por nuestro cuerpo, en su  sistema endocannabinoide  (SEC).

No aprendimos sobre el sistema endocannabinoide en la escuela porque no fue descubierto hasta 1992 cuando los investigadores estaban observando cómo el THC interactuaba con el cuerpo humano.

Hay muchos cannabinoides diferentes que se encuentran en el cannabis, hasta 100 según algunos informes, siendo los más famosos el THC y el CBD. Estos compuestos activos se unen y acoplan perfectamente a los receptores en todo nuestro sistema endocannabinoide en el cerebro y el cuerpo, afectando al estado de ánimo y la sensación.

Investigaciones recientes han sugerido que si el cuerpo no está funcionando de manera óptima, puede ser debido a la falta de cannabinoides producidos de forma natural en su sistema endocannabinoide, resultando en una deficiencia de cannabinoides . El consumo cuidadoso de cannabis podría ayudar a mantener una salud y función corporal óptima, también conocida como homeostasis.

Existe la posibilidad de que se pueda obtener demasiado de una cosa buena, por lo que es importante tomarse el tiempo necesario para conocer su cannabis y hablar con un médico que conozca o este ilustrado e informado en el cannabis.

0 355 vistas

La administración diaria prolongada de cannabinoides se asocia con una reducción en la frecuencia de migraña, según datos de ensayos clínicos presentados en el 3er Congreso de la Academia Europea de Neurología .

Investigadores italianos compararon la eficacia de los tratamientos con canabinoides orales versus amitriptilina, un antidepresivo comúnmente prescrito para las migrañas utilizado en 79 pacientes con migraña crónica durante un período de tres meses. Los sujetos tratados diariamente con una dosis de 200 mg de una combinación de THC y CBD lograron una reducción del 40 por ciento en la frecuencia de la migraña, resultado similar al de la terapia con amitriptilina.

Los sujetos también informaron que la terapia con cannabinoides redujo significativamente el dolor agudo de la migraña, pero sólo cuando tomaron una dosis por encima de 100 mg. El tratamiento oral con cannabinoides fue menos efectivo entre los pacientes que padecían cefalea en racimos.

“Hemos podido demostrar que los cannabinoides son una alternativa a los tratamientos establecidos en la prevención de la migraña”, concluyeron los investigadores.

Se estima que unos cinco millones de estadounidenses experimentan al menos un ataque de migraña por mes, y la condición es la 19 ª causa de discapacidad en todo el mundo.

Según datos retrospectivos publicados el año pasado en la revista Pharmacotherapy , el consumo de cannabis medicinal a menudo se asocia con una disminución significativa en la frecuencia de la migraña, e incluso puede abortar el inicio de la migraña en algunos pacientes.

Una revisión recién publicada de varios estudios y casos específicos sobre el uso de cannabis y cannabinoides en la revista Cannabis and Cannabinoid Research concluye: “Parece probable que el cannabis aparezca como un tratamiento potencial para algunos pacientes con cefalea”.

Un resumen del estudio, “cannabinoides adecuados para la prevención de la migraña”, aparece online aquí .

0 195 vistas

Los cannabinoides pueden prevenir las consecuencias negativas a largo plazo de la exposición al grave estrés, de acuerdo con un nuevo estudio publicado por la revista  Hippocampus, y publicada online antes de su impresión por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos .

“La exposición a la tensión excesiva o no controlada es un factor importante asociado con varias enfermedades, incluyendo el trastorno de estrés postraumático (TEPT)”, comienza el abstracto del estudio. “Las consecuencias de la exposición al trauma se ven afectadas no sólo por los aspectos del evento en sí, sino también por la frecuencia y severidad de los recuerdos del trauma.”

Según los investigadores; “Varias líneas de evidencia apoyan el papel del sistema endocannabinoide como modulador de la respuesta al estrés. En este estudio se tuvo como objetivo examinar la modulación de los cannabinoides en los efectos a largo plazo (es decir, 1 mes) de la exposición a un acontecimiento traumático en la memoria y la plasticidad en el hipocampo y la amígdala “.

Después de la exposición al “ choque y recordatorios del modelo TEPT en un aparato de luz/oscuridad de evitación inhibitoria”, las ratas demostraron la recuperación mejorada al miedo y la alteración de la extinción inhibidora, con problemas de memoria a corto plazo dependiente del hipocampo y mayor memoria de aversión condicionada al sabor dependiente de la amígdala, entre otros cambios. El agonista del receptor cannabinoide CB1/2 WIN55-212, – significado para imitar los efectos de los cannabinoides naturales – administrados dos horas después de la exposición de choque “impide estos efectos opuestos sobre los procesos hippocampo y amígdala-dependientes.”

Por otra parte, los efectos del agonista se impidieron por la co-administración de una dosis baja de la AM251 antagonista del receptor CB1, sugiriendo que los efectos de prevención están mediados por los receptores CB1.

Además, “la exposición al choque y recordatorios aumentó los niveles del receptor CB1 en la CA1 y basolateral (BLA) un mes después de la exposición al choque y este aumento también se evitó mediante la administración de WIN55-212,2 o URB597.”

Tomados en conjunto, “estos hallazgos sugieren la implicación del sistema cannabinoide y los receptores CB1 en concreto, en los efectos opuestos de estrés severo sobre la memoria y la plasticidad en el hipocampo y la amígdala.”

El estudio completo se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 177 vistas

Un nuevo estudio  dice que los cannabinoides pueden atenuar (reducir los efectos de) la hiperactividad y la pérdida de peso corporal en la anorexia basado en la actividad.

El estudio, publicado por el British Journal of Pharmacology, y publicado online antes de su impresión por Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos

“La anorexia nerviosa (AN) es una condición psiquiátrica grave caracterizada por la excesiva pérdida de peso corporal y por las perturbadas percepciones de la forma y tamaño del cuerpo, a menudo asociada con la actividad física excesiva”, dice el resumen del estudio. “Actualmente no existe una terapia eficaz relacionada con los fármacos para esta enfermedad y esto conduce a una alta tasa de recaídas. Los datos clínicos sugieren que una terapia prometedora para tratar y reducir la recurrencia de AN puede estar basada en el uso de fármacos que se dirigen al sistema endocannabinoide (CE) [como los cannabinoides], que parece desregularla en pacientes con AN “.

Con esto en mente, el estudio “investigó si los antagonistas de los  cannabinoides pueden modificar eficazmente los comportamientos anoréxicos y los cambios neuroendocrinos en ratas sometidas a un régimen repetido de ABA con el fin de imitar la condición humana en la que los pacientes experimentan repetidamente enfermedad y recuperación del ciclo.”

Según los investigadores; “Nuestros datos muestran que el tratamiento subcrónico tanto con el receptor CB1 / CB2 agonista natural de Δ9-tetrahidrocannabinol y el sintético agonista de receptor CB1 / CB2 CP-55940 redujo significativamente el peso corporal y la actividad corriente de la rueda en ratas ABA. Estos efectos de comportamiento fueron acompañados por un aumento en la señalización de la leptina y una disminución en los niveles plasmáticos de corticosterona “.

El estudio concluye diciendo que; “En conjunto, nuestros resultados demuestran además que la participación del sistema cannabinoide en una fisiopatología y que las estrategias que modulan la señalización del sistema son útiles para el tratamiento de este trastorno, específicamente en pacientes en los que la hiperactividad física juega un papel central en su progresión y mantenimiento”.

El estudio completo, realizado por investigadores de la Universidad de Cagliari en Italia, se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 704 vistas

Un nuevo estudio confirma que los cannabinoides presentes en el cannabis, pueden matar con éxito células de leucemia. También la combinación de estos productos químicos y el orden en que se les da es importante. Los resultados abren la puerta a tratamientos más efectivos.

Los cannabinoides, también conocidos como fitocannabinoides, actúan como receptores de cannabinoides en el cerebro. El más conocido de estos productos químicos, y uno de los más psicoactivos, es el tetrahidrocannabinol o THC

Se han identificado más de 100 cannabinoides con diferentes propiedades y perfiles químicos y sus potenciales efectos anticancerígenos están en el punto de mira.

Los estudios en animales de laboratorio han demostrado que ciertos cannabinoides inhiben el crecimiento del tumor promocionando la muerte celular y reduciendo su crecimiento, además de bloquear el desarrollo de los vasos sanguíneos que irrigan el tumor .

Por ejemplo, los cannabinoides delta-9-THC puede dañar o matar las células del cáncer de hígado. Del mismo modo, el cannabidiol (CBD)es eficaz contra estrógeno positivo y el estrógeno receptor negativo de células de cáncer de mama, sin dañar el tejido sano.

Otro número de cannabinoides también se ha demostrado que luchan con éxito contra la leucemia. La leucemia es un cáncer de la médula ósea y otros órganos que forman la sangre.

La investigación demuestra que algunos de estos cannabinoides, cuando se utilizan en combinación, se vuelven aún más potentes causando la muerte de las células cancerosas.

Un nuevo estudio, publicado recientemente en el International Journal of Oncology , exploró estas combinaciones en más profundidad. También observaron el uso potencial de los cannabinoides en conjunto con los existentes fármacos de  quimioterapia citarabina y vincristina.

Los investigadores fueron dirigidos por el Dr. Wai Liu en St George, Universidad de Londres. El equipo probó varias combinaciones de cannabinoides y medicamentos de quimioterapia para encontrar las sociedades más eficaces. También trataron de entender si es o no el orden en que los productos químicos se administran lo que haría la diferencia en las tasas de éxito.

Descubrieron que el cannabidiol y el THC, cuando se utiliza solo, mata a las células de leucemia. Sin embargo, cuando se utiliza en conjunción, su potencia mejoró significativamente; el todo es más que la suma de las partes.

También demostraron que una dosis inicial de quimioterapia seguida de cannabinoides mejoró los resultados globales contra las células de leucemia. La combinación de la quimioterapia con los cannabinoides siempre tuvo mejores resultados que la administración de quimioterapia sola o la combinación de cannabidiol y THC. Sin embargo, este aumento de potencia sólo se observó si los cannabinoides se administran después de la quimioterapia, y no al revés.

Utilizando los cannabinoides se podría potencialmente permitir a los médicos reducir la dosis de quimioterapia, manteniendo sus propiedades contra el cáncer.

” Hemos demostrado por primera vez que el orden en el que se utilizan los cannabinoides y la quimioterapia es crucial para determinar la eficacia global de este tratamiento. […] Los cannabinoides son una perspectiva muy interesante en oncología.” Dijo el Dr. Wai Liu

Los resultados son prometedores. Parece que el peso de la evidencia que apoya la eficacia de los cannabinoides contra las células cancerosas ha inclinado la balanza.

El Dr. Liu también señaló que, “Estos extractos son altamente concentrados y purificados, la marihuana fumada no tendría un efecto similar.”

0 801 vistas

Los cannabinoides pueden proporcionar una opción de tratamiento eficaz para la enfermedad de Alzheimer, según un nuevo estudio publicado en el European Journal of Pharmacology , y publicado online por delante de impresión por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos .

“La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurodegenerativo caracterizado por la neuroinflamación, extensos depósitos de agregados de amiloide-beta, y la pérdida de la memoria y habilidades cognitivas”, afirma el abstracto del estudio. “Los cerebros de pacientes con EA [enfermedad de Alzheimer] muestran una mayor expresión de cannabinoide receptor de tipo 2 (CB2) receptores y de los marcadores gliales. Los receptores CB2 actúan como un regulador de realimentación negativa; cuando es activado por un agonista CB2, pueden ayudar a limitar el alcance de la respuesta neuroinflamatoria y el posterior desarrollo de daño neuronal en el sistema nervioso central “.

En un estudio doble APP / PS1 con ratones modelo transgénico de EA, los investigadores evaluaron el efecto de un agonista de CB2 (significa que imita los efectos de los cannabinoides) en varias condiciones neuropatológicas de EA, incluyendo “la deposición de amiloidea, la reacción inflamatoria, Sox2 (región determinación-sexo Y-box 2) expresión, y la memoria espacial.”

La activación de microglia CB2 receptores “suprime la neuroinflamación, demostrado por la disminución de immunosignal de Iba1 en el CA1 del hipocampo y áreas de giro dentado (DG), promovió el despeje de las placas amiloideas en el área DG, restauró la expresión de Sox2, y promovió la recuperación de la plasticidad sináptica neuronal en CA1 del hipocampo “.

Además, el tratamiento con el agonista de CB2 “mejoró el rendimiento de comportamiento en el laberinto acuatico de Morris en APP / PS1mice.”

Los investigadores concluyen que; “En conjunto, estos hallazgos sugieren que MDA7 [agonista CB2] tiene un potencial efecto terapéutico en el entorno de la EA.”

El estudio completo se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 495 vistas

La activación de los receptores cannabinoides del cuerpo a través de infusión espinal es eficaz en el bloqueo del dolor, de acuerdo con un nuevo estudio publicado por la revista Regional Anesthesia and Pain Medicine.

“Se sabe que los receptores cannabinoides (CB1R / CB2R) juegan un papel importante en la transmisión del dolor”, comienza el abstracto del estudio. “En este estudio, hemos investigado los efectos de la infusión intratecal continua de agonistas CB1 / 2R en el modelo de dolor L5/6 ligadura del nervio espinal” La infusión intratecal es una forma de administración de los medicamentos a través de una inyección en el canal espinal, o en el espacio subaracnoideo para que llegue el líquido cefalorraquídeo. El A / 2R agonista de CB1 es algo que activa los receptores cananbinoides y que se hace de forma natural por el cannabis y cannabinoides.

Bajo anestesia con isoflurano, “Las ratas recibieron en la ligadura del nervio e intratecal el catéter conectado a una bomba de infusión”. Después de la cirugía, la solución salina y tres formas de los agonistas del receptor de cannabinoides se dieron por vía intratecal durante 7 días. Las sensibilidades mecánicas y térmicas de la pata trasera de la rata se determinaron por el pelo von Frey y las pruebas de calor radiante. La expresión CB1 / 2R y los niveles de la proteína CB1 / 2R, Iba1, proteína ácida fibrilosa glial y factor de necrosis tumoral α fueron examinados por el estudio de inmunofluorescencia y Western Blot.

Según los investigadores, la post ligadura del día 7, las ratas que recibieron los agonistas de los receptores de cannabinoides “tenían los umbrales de retirada media significativamente mayores (6,8 8,4 y 10,2 g) y latencias (6.3, 7.3 y 9.1 segundos) que las ratas tratadas con solución salina (1,7 g, 2,2 segundos)”. En adición; “Agonistas de los receptores de cannabinoides inducidos por ligadura mejoraron el nervio sobre regulación de receptor de cannabinoides en la médula espinal y en la raíz dorsal ganglio”. El tratamiento con dos de los tres agonistas “redujeron marcadamente el nervio inducido por la regulación de la ligadura de Iba1, proteína ácida fibrilosa glial y factor de necrosis tumoral α en la médula espinal.”

Los investigadores concluyen que; “La infusión intratecal continua de agonistas CB1 / 2R provoca la antinocicepción [acción o proceso de bloqueo de la detección de un estímulo doloroso o perjudicial por las neuronas sensoriales] en el modelo de dolor. Los mecanismos podrían involucrar a sus acciones sobre las neuronas y células gliales. El CB2R, pero no el CB1R, parece jugar un papel importante en la regulación de la neuroinflamación del nervio inducida por la lesión “.

El estudio completo, e-publicado por delante de la impresión por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 222 vistas

Los cannabinoides tienen el potencial terapéutico para trastornos agudos o crónicos que están relacionados con el estrés oxidativo neurodegenerativas por accidente cerebrovascular, la esclerosis múltiple y lesión cerebral traumática hasta la enfermedad de Alzheimer y de Parkinson, según un nuevo estudio.

El estudio, realizado por investigadores del Instituto Nacional de Salud (NIH) y  la Rutgers New Jersey Medical School , está siendo publicado en la revista Antioxidants & Redox Signaling, y publicado por email antes de su impresión por PubMed.gov del NIH.
De acuerdo a lo abstracto del estudio:

                           “El desequilibrio en el estado redox puede dar lugar a un exceso de producción de especies reactivas de oxígeno y nitrógeno (ROS / RNS) y de daño tisular oxidativo posterior que es un evento crítico en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. Todavía no se ha aclarado completamente, sin embargo, si es el estrés oxidativo el desencadenante principal o una consecuencia en proceso de neurodegeneración. Los avances recientes: El aumento de la evidencia sugiere que el estrés oxidativo está implicado en la propagación de la lesión neuronal y en la consiguiente respuesta inflamatoria, que en conjunto promueven el desarrollo de alteraciones patológicas características de la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas comunes. Problema crítico: La acumulación de evidencia reciente también sugiere que hay una interacción importante entre el sistema endocannabinoide lípidos (SEC; comprende el cannabinoide principal 1 y 2 receptores (CB1 y CB2), endocannabinoides y su sintético y enzimas que metabolizan) y y varios de los principales procesos inflamatorios y redox-dependientes.”

Los investigadores afirman que; “Orientación del SEC [sistema endocannabinoide, hecho naturalmente por el cannabis y cannabinoides] con el fin de modular la muerte celular dependiente del estado redox, y para disminuir consecuente o anteriormente la respuesta inflamatoria tiene un potencial terapéutico en multitud de trastornos agudos o crónicos relacionados con el estrés oxidativo neurodegenerativo desde el accidente cerebrovascular y la lesión cerebral traumática a las enfermedades de Alzheimer, Parkinson y la esclerosis múltiple, sólo por nombrar unos pocos”.

0 700 vistas

Cannabinoides.- El cannabis es terapéutico en el tratamiento del dolor crónico, no causa cáncer de pulmón y no está vinculado a los accidentes de trabajo. Estas son algunas de las conclusiones de un nuevo informe completo, “Los efectos del cannabis y los cannabinoides”, expedido por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NAS) el 12 de enero.

Este es el tercer informe de la NAS, una sociedad privada de más de 500 distinguidos académicos que prestan asesoramiento independiente al gobierno de Estados Unidos en materia de ciencia y tecnología. El grupo se dirigió inicialmente al tema de cannabis en 1982 con un informe que llegó a la conclusión, “El cannabis y sus derivados han demostrado ser prometedores en el tratamiento de una variedad de trastornos,” particularmente el glaucoma, náuseas, espasmos y convulsiones.

El NAS desafió más el dogma prohibicionista en 1999 cuando afirmó que la marihuana no es una “puerta de entrada” a otras sustancias ilícitas, tiene mucho menos riesgo de dependencia que el alcohol y posee compuestos terapéuticos. El informe de 2017, que resume los resultados de más de 10.000 resúmenes científicos publicados desde 1999, lleva más lejos al reconocer que existe “evidencia concluyente o sustancial” para la eficacia de la planta entera del cannabis y sus derivados para las personas que sufren de dolor crónico, esclerosis múltiple y otros trastornos.

“Los pacientes que fueron tratados con cannabis o cannabinoides son más propensos a experimentar una reducción clínicamente significativa de los síntomas de dolor”, encontraron los expertos de NAS. “Para los adultos con múltiples espasmos musculares relacionados con la esclerosis, había pruebas sustanciales de que el uso a corto plazo de los cannabinoides orales mejoraran sus síntomas reportados. Además, en adultos con náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia, había evidencia concluyente de que ciertos cannabinoides orales eran eficaces en la prevención y el tratamiento de dolencias “.

Los hallazgos de NAS están en desacuerdo con la clasificación federal draconiana de la planta de cannabis como una sustancia prohibida la Lista I con “ningún uso médico aceptado actualmente en tratamiento en los Estados Unidos” ( la DEA confirmó esta designación en agosto). Mientras que los autores del informe quieren realizar recomendaciones explícitas para cambios regulatorios, teniendo en cuenta los “desafíos y obstáculos en la realización de la investigación,” y que “la clasificación del cannabis como sustancia en la Lista I impiden el avance de la investigación.”

El informe también se ocupa de los efectos de la marihuana sobre la salud y la seguridad en general. No es vano, los autores (entre los que figuran el conocido oncólogo Dr. Donald I. Abrams) reconocen que puede plantear algunos riesgos potenciales para ciertos grupos de personas, como los adolescentes, las mujeres embarazadas y las personas con antecedentes familiares de enfermedad mental, y para aquellos que conducen poco después de la ingestión de cannabis.

Un par de meta-análisis recientemente publicados indican que algunas de las preocupaciones de la NAS’ pueden ser exageradas. Un artículo de septiembre de 2016 en Obstetricia y Ginecología que evaluó más de dos estudios de casos y controles que evalúan el uso de drogas docena materna llegó a la conclusión de que “el consumo de marihuana materna durante el embarazo no es un factor de riesgo independiente después de ajustar por factores.”, Tales como el consumo de tabaco.

Y un artículo en la edición de marzo 2016 Adicction que evaluó las tasas de culpabilidad de los conductores en accidentes de vehículos de motor con THC positivo determinó que el impacto de la marihuana sobre la tasa de accidentes es “bajo”. (A artículo- de enero 16 “Cuando ¿Esta usted demasiado fumado para conducir?”- publicado en the-marshallproject.org postula que el deterioro por cannabis “parece ser modesto y similar a conducir con un nivel de alcohol en sangre de entre 0,01 y 0,05, lo cual es legal en todos los estados”.

En cuanto a la validez de otras preocupaciones relacionadas con la salud, el equipo NAS encontró poca evidencia o insuficiente para apoyar las reivindicaciones de que el consumo de cannabis está ligado al cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ataque al corazón, accidente cerebrovascular, accidentes de trabajo o lesión, o mortalidad y comúnmente asociados con el consumo de otras sustancias lícitas, tales como alcohol, tabaco y opioides.

Las conclusiones de NAS’ son que el cannabis posee utilidad terapéutica y un perfil de seguridad aceptable y en comparación con otras sustancias psicoactivas no son sorprendentes. La evidencia científica con respecto a la salud y la seguridad de la marihuana ha ido en aumento desde hace décadas. Por desgracia, las políticas de marihuana de Estados Unidos en gran medida han sido impulsadas por la retórica política y el miedo, no de la ciencia y la evidencia.

Una búsqueda en PubMed , el repositorio de artículos científicos revisados por pares, por el término “marihuana” produce más de 24.000 estudios referencia de la planta o de sus componentes biológicamente activos, un cuerpo mucho mayor de literatura que la que existe para los comúnmente consumidos analgésicos como el paracetamol, ibuprofeno o hidrocodona. A diferencia de los productos farmacéuticos modernos, el cannabis posee una larga historia de uso humano que se remonta a miles de años, lo que proporciona evidencia empírica de larga data en cuanto a su relativa seguridad y eficacia.

Actualmente, en EEUU 29 estados (y Washington, DC) permiten a los médicos recomendar el tratamiento con marihuana. Algunos de estos programas autorizados por el Estado están en vigor durante dos décadas. Como mínimo, se puede concluir fácilmente que, como sociedad, ahora sabemos lo suficiente sobre el cannabis, así como de los fracasos de la prohibición del cannabis, hay que regular su consumo por parte de adultos, terminar con su penalización de muchos años y sacarlo de su estado inmerecido del Anexo Federal I .

0 488 vistas

Muchas infecciones bacterianas poseen gran resistencia a múltiples fármacos. Posiblemente la más importante de estas bacterias es el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina , más comúnmente conocido como SARM o ‘la superbacteria.’ Esta bacteria es resistente a los antibióticos estándar, incluyendo la penicilina. De acuerdo con el Diario de la Asociación Médica de Estados Unidos , el SARM es responsable de casi 20.000 muertes relacionadas con estancias hospitalarias cada año en los Estados Unidos.[1]

Los datos publicados demuestran que los cannabinoides poseen fuertes propiedades antibacterianas. En 2008, investigadores de la Università del Piemonte Orientale de Italia y la Facultad de Farmacia de la Universidad británica de Londres, evaluaron las propiedades que combaten gérmenes de cinco cannabinoides por separado contra varias cepas de bacterias resistentes a múltiples fármacos, incluyendo el SARM. Se informó de que todos los compuestos ensayados mostraron una “potente actividad antibacteriana” y que los cannabinoides eran “excepcionales” para detener la propagación del SARM.[2]

Un segundo estudio publicado ese mismo año informó que los constituyentes no cannabinoides en la planta del cannabis también poseen propiedades antibacterianas contra el SARM y la malaria.[3]

Se han recomendado los ensayos clínicos sobre el uso de los cannabinoides contra el SARM, y algunos expertos indican que el, “Cannabis sativa … representa una interesante fuente de agentes antibacterianos para abordar el problema de la resistencia a múltiples fármacos de el SARM y otras bacterias patógenas.”[4]

Referencias

[1] Klevens et al. 2007. Invasive methicillin-resistant Staphylococcus aureus infections in the United States. Journal of the American Medical Association 298: 1763-1771.

[2] Appendino et al. 2008. Antibacterial cannabinoids from cannabis sativa: a structure study. Journal of Natural Products 71: 1427-1430.

[3] Radwan et al. 2008. Non-cannabinoid constituents from a high potency cannabis sativa variety. Phytochemistry69: 26727-2633.

[4]Appendino et al. 2008. op. cit.

0 456 vistas

Desde el establecimiento del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos en 1937, esta institución tan prestigiosa a nivel mundial en este campo, ha apoyado y avanzado la investigación del cáncer de muchas formas.

Versión para pacientes: Cannabis y canabinoides

Aspectos generales

  • El Cannabis , que también se conoce como marihuana, es una planta que crece en muchas partes del mundo y que produce una resina que contiene compuestosllamados canabinoides. Algunos canabinoides son psicoactivos (actúan en el cerebro y cambian el estado de ánimo o la conciencia) (vea la Pregunta 1).
  • El uso de Cannabis con fines medicinales se remonta a los tiempos antiguos (vea la Pregunta 3).
  • Por ley federal, la posesión de Cannabis fuera del entorno aprobado de investigación, es ilegal en los Estados Unidos. Sin embargo, en un número creciente de estados, territorios y el Distrito de Columbia se promulgaron leyes para legalizar la marihuana medicinal (vea la Pregunta 1).
  • En los Estados Unidos, Cannabis es una sustancia controlada para la que se necesita un permiso especial para usarla (vea la Pregunta 1 y la Pregunta 3).
  • Los canabinoides son sustancias químicas activas en el Cannabis que causan efectos parecidos a los de los medicamentos en todo el cuerpo, incluso en el sistema nervioso central y el sistema inmunitario (vea la Pregunta 2).
  • El principal canabinoide activo en el Cannabis es el delta-9-THC. Otro canabinoide activo es el canabidiol (CBD), que puede aliviar el dolor y disminuir la inflamación y la ansiedad sin hacer que se “sientan los efectos de droga” del delta-9-THC (vea la Pregunta 2).
  • Los canabinoides se pueden tomar por vía oral, por inhalación o rociados debajo de la lengua (vea la Pregunta 5).
  • El Cannabis y los canabinoides se han estudiado en el laboratorio y en el ámbito clínico para aliviar el dolor, las náuseas y los vómitos, la ansiedad y la pérdida de apetito (vea la Pregunta 6 y la Pregunta 7).
  • El Cannabis y los canabinoides pueden tener beneficios en el tratamiento de los síntomas del cáncer o los efectos secundarios de las terapias contra el cáncer . Hay un creciente interés en el tratamiento conCannabis y canabinoides para niños con síntomas como náuseas, aunque los estudios son limitados (vea la Pregunta 7).
  • Dos canabinoides (dronabinol y nabilona) son medicamentos aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para la prevención o el tratamiento de las náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia (vea la Pregunta 7 y la Pregunta 10).
  • El Cannabis ha mostrado que destruye células cancerosas en el laboratorio (vea la Pregunta 6).
  • Por el momento, no hay suficientes pruebas para recomendar a los pacientes la inhalación o ingesta deCannabis para el tratamiento de los síntomas relacionados con el cáncer o los efectos secundarios relacionados con el tratamiento del cáncer (vea la Pregunta 7).
  • El Cannabis no está aprobado por la FDA para su uso como tratamiento del cáncer (vea la Pregunta 9).
Versión para profesionales de salud: Cannabis y cannabinoides

Aspectos generales

Este sumario de información sobre cáncer proporciona una visión general de la utilidad del Cannabis y sus componentes como tratamiento para personas con síntomas relacionados con el cáncer, causados por la enfermedad misma o su tratamiento.

Este sumario contiene la siguiente información clave:

  • El Cannabis se ha utilizado con propósitos medicinales durante miles de años.
  • Por ley federal, la posesión de Cannabis es ilegal en los Estados Unidos, excepto en entornos de investigación autorizados; sin embargo, un número creciente de estados, territorios y el Distrito de Columbia establecieron leyes para legalizar su consumo medicinal.
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado Cannabis como tratamiento para el cáncer o cualquier otra afección.
  • Los componentes químicos de Cannabis, que se llaman canabinoides, activan determinados receptores en todo el cuerpo para producir efectos farmacológicos; en particular, en el sistema nervioso central y el sistema inmunitario.
  • Los canabinoides disponibles comercialmente, como el dronabinol y la nabilona, son fármacos aprobados para el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con el cáncer.
  • Los canabinoides pueden ofrecer beneficios para el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con el cáncer.

Muchos de los términos médicos y científicos en este sumario tienen un enlace al Diccionario de cáncer del NCI la primera vez que se mencionan en cada sección. Este diccionario se orienta a personas sin conocimientos especializados. Al pulsar sobre un término con un enlace, aparece la definición en una ventana separada.

Las referencias bibliográficas citadas en los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ pueden tener enlaces a otros sitios de Internet gestionados por individuos u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas referencias bibliográficas se ofrecen solo con fines informativos. Su inclusión no se debe interpretar como aprobación del contenido de las páginas de Internet ni de ningún tratamiento o producto por parte del Consejo editorial del PDQ sobre terapias integrales, alternativas y complementarias, o del Instituto Nacional del Cáncer.