Buscar

cannabinoides cancer - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 966 vistas

Una nueva investigación confirma que los cannabinoides pueden ser eficaces para matar células leucémicas, particularmente en combinación con la quimioterapia. El estudio también encontró que los cannabinoides son más efectivos cuando se usan después del tratamiento con quimioterapia. También confirmó que los cannabinoides poseen propiedades anticancerígenas por sí mismos.

Una investigación realizada en St. George’s University de Londres y publicada en International Journal of Oncology ha demostrado que el cannabis puede ser eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer.

Los investigadores probaron si los tratamientos de quimioterapia existentes funcionaban eficazmente junto con los cannabinoides y, si el uso de los medicamentos en un orden diferente tenía un efecto. Lo que encontraron podría revolucionar el papel del cannabis medicinal en la sociedad.

El estudio, dirigido por el Dr. Wai Lu , “confirmó que los cannabinoides son eficaces en la muerte de células leucémicas, sobre todo cuando se utiliza en combinación con tratamientos de quimioterapia”.

Los investigadores encontraron que “Los fitocannabinoides poseen actividad anticancerígena cuando se utilizan solos, y un número de ellos también se ha demostrado que si se combinan favorablemente entre sí in vitro en las células de leucemia generan una actividad mejorada”.

Sin embargo, los cannabinoides no son suficientes por sí mismos para combatir plenamente las células de leucemia. Son más eficaces cuando se suministran después de una dosis inicial de quimioterapia:

“Los pares de cannabinoides más eficaces posteriormente se sinergizaron aún más cuando se combinaron con los agentes de la quimioterapia, y también fueron capaces de sensibilizar las células de leucemia a sus efectos citotóxicos”.

Los investigadores también encontraron que los cannabinoides son más eficaces cuando se utilizan después de una ronda inicial de quimioterapia, mejorando significativamente los resultados generales contra las células de cáncer de sangre.

También descubrieron que la combinación de cannabinoides con tratamientos de quimioterapia existentes tienen un mejor resultado que sólo con la quimioterapia, lo que significa que un nivel similar de efecto podría lograrse mediante el uso de una dosis más baja de quimioterapia.

La afirmación de St. George’s University de Londres es que si esto se tradujera a humanos, “esta dosis más bajas de quimioterapia significaría que los efectos secundarios de la quimioterapia podrían ser disminuidos”.

El Dr. Wai Liu dijo: “Hemos demostrado por primera vez que el orden en que se utilizan los cannabinoides y la quimioterapia es crucial para determinar la eficacia general de este tratamiento”.

El consumo de cannabis, sin embargo, no tendrá un efecto similar: “Estos extractos están altamente concentrados y purificados, por lo que fumar marihuana no tendrá un efecto similar”

“Pero los cannabinoides son una perspectiva muy emocionante en oncología, y estudios como el nuestro sirven para establecer las mejores formas en que se deben utilizar para maximizar un efecto terapéutico”.

Los cannabinoides son los productos químicos activos en el cannabis, conocidos más específicamente como fito-canabinoides. Cuando se extraen de la planta y se purifican, se ha demostrado que poseen propiedades anticancerígenas, especialmente en ciertos cánceres del cerebro.

¿Qué podría significar esto para la medicina? Saliendo de las conclusiones del estudio, es difícil imaginar un futuro sin que los cannabinoides sean centrales para nuestro sistema de salud. 4.584 personas murieron de leucemia solo en el Reino Unido en el 2015. Si tenemos el potencial de salvar sus vidas, ¿no es nuestro deber como sociedad compasiva reclasificar el cannabis para que se pueda hacer más investigación y se puedan salvar más personas?

0 693 vistas

Un nuevo estudio confirma que los cannabinoides presentes en el cannabis, pueden matar con éxito células de leucemia. También la combinación de estos productos químicos y el orden en que se les da es importante. Los resultados abren la puerta a tratamientos más efectivos.

Los cannabinoides, también conocidos como fitocannabinoides, actúan como receptores de cannabinoides en el cerebro. El más conocido de estos productos químicos, y uno de los más psicoactivos, es el tetrahidrocannabinol o THC

Se han identificado más de 100 cannabinoides con diferentes propiedades y perfiles químicos y sus potenciales efectos anticancerígenos están en el punto de mira.

Los estudios en animales de laboratorio han demostrado que ciertos cannabinoides inhiben el crecimiento del tumor promocionando la muerte celular y reduciendo su crecimiento, además de bloquear el desarrollo de los vasos sanguíneos que irrigan el tumor .

Por ejemplo, los cannabinoides delta-9-THC puede dañar o matar las células del cáncer de hígado. Del mismo modo, el cannabidiol (CBD)es eficaz contra estrógeno positivo y el estrógeno receptor negativo de células de cáncer de mama, sin dañar el tejido sano.

Otro número de cannabinoides también se ha demostrado que luchan con éxito contra la leucemia. La leucemia es un cáncer de la médula ósea y otros órganos que forman la sangre.

La investigación demuestra que algunos de estos cannabinoides, cuando se utilizan en combinación, se vuelven aún más potentes causando la muerte de las células cancerosas.

Un nuevo estudio, publicado recientemente en el International Journal of Oncology , exploró estas combinaciones en más profundidad. También observaron el uso potencial de los cannabinoides en conjunto con los existentes fármacos de  quimioterapia citarabina y vincristina.

Los investigadores fueron dirigidos por el Dr. Wai Liu en St George, Universidad de Londres. El equipo probó varias combinaciones de cannabinoides y medicamentos de quimioterapia para encontrar las sociedades más eficaces. También trataron de entender si es o no el orden en que los productos químicos se administran lo que haría la diferencia en las tasas de éxito.

Descubrieron que el cannabidiol y el THC, cuando se utiliza solo, mata a las células de leucemia. Sin embargo, cuando se utiliza en conjunción, su potencia mejoró significativamente; el todo es más que la suma de las partes.

También demostraron que una dosis inicial de quimioterapia seguida de cannabinoides mejoró los resultados globales contra las células de leucemia. La combinación de la quimioterapia con los cannabinoides siempre tuvo mejores resultados que la administración de quimioterapia sola o la combinación de cannabidiol y THC. Sin embargo, este aumento de potencia sólo se observó si los cannabinoides se administran después de la quimioterapia, y no al revés.

Utilizando los cannabinoides se podría potencialmente permitir a los médicos reducir la dosis de quimioterapia, manteniendo sus propiedades contra el cáncer.

” Hemos demostrado por primera vez que el orden en el que se utilizan los cannabinoides y la quimioterapia es crucial para determinar la eficacia global de este tratamiento. […] Los cannabinoides son una perspectiva muy interesante en oncología.” Dijo el Dr. Wai Liu

Los resultados son prometedores. Parece que el peso de la evidencia que apoya la eficacia de los cannabinoides contra las células cancerosas ha inclinado la balanza.

El Dr. Liu también señaló que, “Estos extractos son altamente concentrados y purificados, la marihuana fumada no tendría un efecto similar.”

0 455 vistas

Desde el establecimiento del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos en 1937, esta institución tan prestigiosa a nivel mundial en este campo, ha apoyado y avanzado la investigación del cáncer de muchas formas.

Versión para pacientes: Cannabis y canabinoides

Aspectos generales

  • El Cannabis , que también se conoce como marihuana, es una planta que crece en muchas partes del mundo y que produce una resina que contiene compuestosllamados canabinoides. Algunos canabinoides son psicoactivos (actúan en el cerebro y cambian el estado de ánimo o la conciencia) (vea la Pregunta 1).
  • El uso de Cannabis con fines medicinales se remonta a los tiempos antiguos (vea la Pregunta 3).
  • Por ley federal, la posesión de Cannabis fuera del entorno aprobado de investigación, es ilegal en los Estados Unidos. Sin embargo, en un número creciente de estados, territorios y el Distrito de Columbia se promulgaron leyes para legalizar la marihuana medicinal (vea la Pregunta 1).
  • En los Estados Unidos, Cannabis es una sustancia controlada para la que se necesita un permiso especial para usarla (vea la Pregunta 1 y la Pregunta 3).
  • Los canabinoides son sustancias químicas activas en el Cannabis que causan efectos parecidos a los de los medicamentos en todo el cuerpo, incluso en el sistema nervioso central y el sistema inmunitario (vea la Pregunta 2).
  • El principal canabinoide activo en el Cannabis es el delta-9-THC. Otro canabinoide activo es el canabidiol (CBD), que puede aliviar el dolor y disminuir la inflamación y la ansiedad sin hacer que se “sientan los efectos de droga” del delta-9-THC (vea la Pregunta 2).
  • Los canabinoides se pueden tomar por vía oral, por inhalación o rociados debajo de la lengua (vea la Pregunta 5).
  • El Cannabis y los canabinoides se han estudiado en el laboratorio y en el ámbito clínico para aliviar el dolor, las náuseas y los vómitos, la ansiedad y la pérdida de apetito (vea la Pregunta 6 y la Pregunta 7).
  • El Cannabis y los canabinoides pueden tener beneficios en el tratamiento de los síntomas del cáncer o los efectos secundarios de las terapias contra el cáncer . Hay un creciente interés en el tratamiento conCannabis y canabinoides para niños con síntomas como náuseas, aunque los estudios son limitados (vea la Pregunta 7).
  • Dos canabinoides (dronabinol y nabilona) son medicamentos aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para la prevención o el tratamiento de las náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia (vea la Pregunta 7 y la Pregunta 10).
  • El Cannabis ha mostrado que destruye células cancerosas en el laboratorio (vea la Pregunta 6).
  • Por el momento, no hay suficientes pruebas para recomendar a los pacientes la inhalación o ingesta deCannabis para el tratamiento de los síntomas relacionados con el cáncer o los efectos secundarios relacionados con el tratamiento del cáncer (vea la Pregunta 7).
  • El Cannabis no está aprobado por la FDA para su uso como tratamiento del cáncer (vea la Pregunta 9).
Versión para profesionales de salud: Cannabis y cannabinoides

Aspectos generales

Este sumario de información sobre cáncer proporciona una visión general de la utilidad del Cannabis y sus componentes como tratamiento para personas con síntomas relacionados con el cáncer, causados por la enfermedad misma o su tratamiento.

Este sumario contiene la siguiente información clave:

  • El Cannabis se ha utilizado con propósitos medicinales durante miles de años.
  • Por ley federal, la posesión de Cannabis es ilegal en los Estados Unidos, excepto en entornos de investigación autorizados; sin embargo, un número creciente de estados, territorios y el Distrito de Columbia establecieron leyes para legalizar su consumo medicinal.
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos no ha aprobado Cannabis como tratamiento para el cáncer o cualquier otra afección.
  • Los componentes químicos de Cannabis, que se llaman canabinoides, activan determinados receptores en todo el cuerpo para producir efectos farmacológicos; en particular, en el sistema nervioso central y el sistema inmunitario.
  • Los canabinoides disponibles comercialmente, como el dronabinol y la nabilona, son fármacos aprobados para el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con el cáncer.
  • Los canabinoides pueden ofrecer beneficios para el tratamiento de los efectos secundarios relacionados con el cáncer.

Muchos de los términos médicos y científicos en este sumario tienen un enlace al Diccionario de cáncer del NCI la primera vez que se mencionan en cada sección. Este diccionario se orienta a personas sin conocimientos especializados. Al pulsar sobre un término con un enlace, aparece la definición en una ventana separada.

Las referencias bibliográficas citadas en los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ pueden tener enlaces a otros sitios de Internet gestionados por individuos u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas referencias bibliográficas se ofrecen solo con fines informativos. Su inclusión no se debe interpretar como aprobación del contenido de las páginas de Internet ni de ningún tratamiento o producto por parte del Consejo editorial del PDQ sobre terapias integrales, alternativas y complementarias, o del Instituto Nacional del Cáncer.

0 1.049 vistas

Ver también: El bioquímico Dennis Hill, que curó su cáncer de próstata en estadio 4 con el aceite de cannabis, explica cómo funciona

                 Este breve estudio toca ligeramente algunos conceptos esenciales. Sobre todo me gustaría dejar la apreciación de que la naturaleza ha diseñado la medicina perfecta que encaja exactamente con nuestro propio sistema inmunológico de los receptores de señalización y metabolitos para proporcionar una respuesta inmune rápida y completa de la integridad sistémica y la homeostasis metabólica.

 Dennis Hill

Cómo funciona (Resumen)

Hay un abundante suministro de artículos de investigación y testimonios personales que muestran la eficacia del cannabis afectando la remisión del cáncer. Sin embargo, sólo hay unos pocos puntos sobre el mecanismo por el que las células de cáncer mueren. Para entender mejor esto necesitamos saber qué procesos metabólicos proporcionan la vida de las células.

Hay dos estructuras en la mayoría de las células que sustenta la vida; una es la mitocondria, y la otra es el retículo endoplásmico. La mitocondria produce principalmente trifosfato de adenosina (ATP) que proporciona la energía necesaria. El retículo endoplásmico (ER) es un sobrante débilmente unido alrededor del núcleo de la célula que sintetiza metabolitos y proteínas dirigidas por el ADN nuclear que alimentan y sostienen la célula.

Vemos en primer lugar en el tetrahidrocannabinol (THC) y observamos que el THC es un ajuste natural para el receptor cannabinoide CB1 en la superficie de las células cancerosas. Cuando el THC golpea el receptor, la célula genera ceramida que interrumpe la mitocondria, el cierre de energía para la célula.

La interrupción de la mitocondria libera citocromo especie reactiva de oxígeno y en el citosol, acelerando la muerte celular. Es notable que este proceso es específico para las células cancerosas. Las células sanas no tienen ninguna reacción al THC en el receptor CB1. El aumento de la ceramida también interrumpe el metabolismo del calcio en las mitocondrias, completando la desaparición a la muerte celular.

El otro cannabinoide que sabemos que es eficaz para matar las células cancerosas es cannabidiol (CBD). El trabajo principal del CBD en la célula de cáncer es interrumpir el retículo endoplasmático a través de la demolición del metabolismo del calcio, empujando el calcio en el citosol. Esto siempre resulta en la muerte celular. Otra vía para que el CBDB efectué la muerte de células cancerosas es la cascada de caspasas, que descomponen las proteínas y péptidos en la célula. Cuando esto sucede, la célula no puede sobrevivir. Una vez más, estos procesos son específicos de las células cancerosas que se ven afectadas no las células normales.

Referencia:
1. The Journal of Neuroscience, 18 de Febrero, 2009 • 29 (7): 2053-2063 • 2053
El cannabidiol Objetivos Las mitocondrias para regular los niveles de calcio intracelular.
Duncan Ryan, Alison J. Drysdale, Carlos Lafourcade, Roger G. Pertwee, y Bettina Platt.
Facultad de Ciencias Médicas, Universidad de Aberdeen, Foresterhill, Aberdeen AB25 2ZD, Reino Unido.
2. Mol Ther cáncer julio 2011 10; 1161
El cannabidiol induce la muerte celular programada en células de cáncer de mama mediante la coordinación de la interferencia entre la apoptosis y la autofagia
Ashutosh Shrivastava , Paula M. Kuzontkoski , Jerome E. Groopman , y Anil Prasad .
División de Medicina Experimental, Beth Israel Deaconess Medical Center, Escuela de Medicina de Harvard, Boston, Massachusetts.

0 1.306 vistas

Un nuevo estudio que se publicará en el próximo número de la revista Expert Opinion on Investigational Drugs , y publicado online antes de su impresión por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos , ha descubierto que los cannabinoides pueden ser una herramienta prometedora para el tratamiento del cáncer de mama y de próstata.

De acuerdo a lo abstracto del estudio;

 “El objetivo de esta revisión es evaluar la prometedora utilidad quimioterapéutica de los fitocannabinoides, los endocannabinoides, y los cannabinoides sintéticos para el cáncer de próstata y mama”

En su evaluación, los investigadores encontraron que;

 “Los cannabinoides, en particular, el no psicoactivo CBD, pueden ser una herramienta prometedora en la terapia de combinación para el cáncer de mama y de próstata, debido a sus efectos antitumorales directos, su capacidad para mejorar la eficacia de los fármacos antitumorales convencionales y su utilidad como tratamiento paliativo”.

Los investigadores resaltan ;

“Sin embargo, estudios más profundos para establecer plenamente los mecanismos responsables de sus propiedades antitumorales y pro-tumorales y su formulación en la entrega eficiente de los sistemas aún no se han establecido.”

El estudio, realizado en la Universidad Complutense de Madrid , en España, se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 972 vistas

Un nuevo estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos ha encontrado que los cannabinoides pueden inhibir el crecimiento de células de cáncer de carcinoma, y esencialmente se pueden programar las células cancerosas activas para morir.

Para el estudio, los investigadores de la Universidad de Medicina de Guangzhou en China examinaron los efectos de un cannabinoide sintético (WIN55, 212-2) sobre “la proliferación, invasión y migración de SMMC-7721 célula de carcinoma hepatocelular y sus mecanismos subyacentes”. El carcinoma es un tipo de cáncer que se desarrolla a partir de células epiteliales.

Los investigadores encontraron que el cannabinoide sintético (diseñado para imitar los efectos de los cannabinoides a base de cannabis) puede “inhibir la proliferación de las células SMMC-7721 e inducir la apoptosis de las células”. La apoptosis es un proceso de muerte celular programada.

El estudio señala que los cannabinoides “pueden inhibir la invasión y la migración de las células SMMC-7721 a través de la regulación negativa de la expresión proteica de MMP-14 [a enzima humana].”

El estudio completo se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 568 vistas

Tanto el THC (tetrahidrocannabinol) como el CBD (cannabidiol) limitan la proliferación de células de neuroblastoma, según un nuevo estudio publicado en la revista Current Oncology , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EE.UU.. El neuroblastoma es un cáncer agresivo que a menudo se encuentra en las pequeñas glándulas en la parte superior de los riñones, aunque también se puede desarrollar en el pecho, la pelvis, el cuello, el estómago y los huesos. Los niños de cinco años o menos son los más afectados.
Para el estudio los investigadores encontraron que, aunque tanto el THC como el CBD ayudaron a combatir las células de neuroblastoma, el CBD fue más eficaz en hacerlo.

                      “Nuestros hallazgos sobre la actividad del CBD en el NBL (neuroblastoma) llegan por los anteriores hallazgos acerca de las actividades antitumorales del CBD en otros tumores y sugieren que los extractos de cannabis enriquecidos con CBD y no en THC podrían ser adecuados para el desarrollo de estrategias terapéuticas no psicotrópicas contra el neuroblastoma “, afirma el estudio.

El estudio, realizado por investigadores en Israel, se puede encontrar haciendo clic aquí.

4 2.641 vistas

Los cannabinoides pueden ofrecer una opción para el tratamiento del cáncer de próstata que no responde a la terapia común, según un estudio publicado en la edición Enero de la revista Oncología informes y publicado online esta semana por el Instituto Nacional de Salud de EEUU .

Según los investigadores; “En las primeras etapas, el cáncer de próstata es andrógeno dependiente; Por lo tanto, la castración médica ha mostrado resultados significativos durante las etapas iniciales de esta patología. A pesar de este efecto temprano, el cáncer de próstata avanzado es resistente a este tratamiento “.

Continúan; “La evidencia reciente muestra que los derivados del Cannabis sativa y sus análogos pueden ejercer un efecto protector frente a diferentes tipos de patologías oncológicas. El propósito del presente estudio era detectar la presencia de cannabinoides receptores (CB1 y CB2) en las células cancerosas con un origen prostático y evaluar el efecto del uso in vitro de análogos sintéticos “.

Después de la realización del estudio usando “línea celular comercial y cultivos primarios derivados de cáncer de próstata y la hiperplasia prostática benigna”, los investigadores encontraron que “los endocannabinoides pueden ser una opción beneficiosa para el tratamiento de cáncer de próstata que no responde a las terapias comunes”.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Chile , y se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 554 vistas

iso-8859-1-Sin-20t-EDtulo1Cristina Sánchez (Madrid, 1971) se licenció en Biología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994. Su carrera científica comenzó durante sus estudios de licenciatura en el laboratorio de los Doctores Ramos y Fernández-Ruiz (Facultad de Medicina, Universidad Complutense), donde tomó contacto por primera vez con el mundo de los cannabinoides. Una vez licenciada se incorporó al grupo del Dr. Guzmán (Facultad de Biología, Universidad Complutense), para estudiar el efecto de los cannabinoides sobre el metabolismo energético primero y la proliferación celular después.

En el año 2000 obtuvo el Doctorado en Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense. Después de una etapa postdoctoral de 3 años en la Universidad de California Irvine, Cristina regresó a España y empezó a coordinar una nueva línea de investigación dentro del grupo del Dr. Guzmán. En concreto, el objetivo de sus investigaciones es comprender en términos moleculares y explotar clínicamente el potencial antitumoral de los cannabinoides en cáncer de mama.

Plazas limitadas!
Confirma tu asistencia: terapeutico@madfac.com

2 1.287 vistas

Durante más de una década, los investigadores en España han estado estudiando los compuestos de la marihuana como tratamiento para el cáncer.

Cristina Sánchez, PhD, es un bióloga molecular de la Universidad Complutense de Madrid, España. Durante los últimos doce años, la Dr. Sánchez y su equipo han llevado a cabo una amplia investigación sobre los efectos antitumorales de los cannabinoides.

Su laboratorio no es el único que investiga el potencial único de estos compuestos derivados del cannabis. De hecho, investigadores en muchas partes del mundo, incluyendo los EE.UU. , han demostrado la capacidad de los cannabinoides para combatir en varios modelos de tumores.

En una reciente entrevista con Cannabis Planet TV , la Dr. Sánchez describió cómo su equipo se topó con este descubrimiento, y por qué desde entonces los cannabinoides y el cáncer han mantenido su enfoque.

Un efecto sorprendente del THC sobre las células tumorales …

Dra. Sánchez: “Llevamos trabajando en este proyecto de 12 a 15 años, y fue básicamente por casualidad. Estábamos trabajando con los astrocitos en ese momento y decidimos cambiar el modelo y trabajar con células de astrocitoma, las células tumorales.

Observamos que cuando tratabamos estas células con cannabinoides, el THC, el principal componente psicoactivo del cannabis, mataba las células en nuestros platos de Petri. Estábamos matando las células. Así que nos dijimos que estábamos ante algunas posibles respuestas antitumorales “.

Exploración de los cannabinoides en el tratamiento del cáncer …

Dra. Sánchez: “Decidimos analizar estos compuestos en modelos de animales con tumores de mama y en el cerebro. Los resultados que obtuvimos nos indicaban que los cannabinoides podían ser útiles para el tratamiento del cáncer de mama.

Empezamos a hacer experimentos en modelos de animales con glioblastomas ,tumores cerebrales, y observamos que los cannabinoides fueron muy potentes en la reducción del crecimiento tumoral.

Las células podían morir de diferentes maneras, y después del tratamiento cannabinoide, se estaban muriendo de una forma “limpia”. Ellos se estaban suicidando (también conocido como apoptosis), que es algo que realmente se quiere cuando se tiene un efecto anti-tumoral.

marihuana

Una de las ventajas de los cannabinoides y los medicamentos a base de ellos sería que se dirigen específicamente a las células tumorales. No tienen ningún efecto tóxico sobre las células normales, no tumorales. Esto es una ventaja con respecto a la quimioterapia estándar que se dirige básicamente todo.

Cuando empezamos a ver este anti-tumor destruyendo los efectos sobre las células del cáncer, decidimos dejar a un lado nuestros estudios metabólicos y nos centramos en el cáncer “.

Al borde de los estudios en humanos …

Dra. Sánchez: “Estamos en contacto con los médicos en España, neurooncologistas y especialistas en cáncer de mama, que están dispuestos a probar estos compuestos en pacientes humanos.

La planta, además del THC, produce CBD cannabidiol, este compuesto es muy especial porque no es psicoactivo y se ha demostrado que es un antioxidante muy, muy potente (propiedades).

Protege el cerebro de estrés y de los daños, mata las células cancerosas, y cuando se combina con el THC produce efectos sinérgicos, lo que significa que el efecto del THC se potencia.

En este punto, tenemos suficiente evidencia preclínica que apoya la idea de que los cannabinoides pueden tener propiedades anti-tumorales “.

Dr. Christina Sanchez from Cannabis Planet on Vimeo.

 

Investigación/Estudio.- Un nuevo estudio publicado por la revista Anticancer Research  encontró que los cannabinoides pueden “destruir” las células cancerosas y evitar su crecimiento.

Para el estudio, los investigadores probaron seis cannabinoides diferentes del cannabis (por ejemplo, el cannabidiol y cannabigerol) y su relación con las células de leucemia. Se encontró que cada uno de estos cannabinoides mostraron ser eficaces en la lucha contra las células de leucemia.

“De seis cannabinoides estudiados, cada uno demostró propiedades anti-cáncerigenas tan eficaces como los que se observan en el THC. Es importante destacar, que tenían un mayor efecto en las células cancerosas cuando se combinan entre sí “, según un comunicado de prensa del estudio.

“Este estudio es un paso crítico en los misterios del cannabis como una fuente de medicina. Los cannabinoides examinados tienen un mínimo, en su caso, lefectos secundarios alucinógenos, y sus propiedades como agentes anticancerígenos son prometedores “, dijo el Dr. Wai Liu, autor principal del estudio.

Continúa; “Estos agentes son capaces de interferir con el desarrollo de las células cancerosas, parando sus pistas y previniendo que crezcan. En algunos casos, y mediante el uso de patrones de dosificación específicos, que pueden destruir las células cancerosas propias “.

“Utilizando en combinación con el tratamiento existente, podríamos descubrir algunas estrategias muy eficaces para luchar contra el cáncer. Significativamente, estos compuestos son baratos de producir y hacer un mejor uso de sus propiedades únicas pueden dar lugar a más fármacos efectivos contra el cáncer en el futuro “.

Este estudio tan prometedor que se realizó en San Universidad George en Londres, se puede encontrar haciendo clic aquí .

Fuente TheJointBlog

0 1.032 vistas

super-cannabis1Los cannabinoides que se acoplan a los receptores CB1 y CB2 deterioran la producción de energía celular en el cáncer de páncreas, lo que da lugar a “una fuerte inducción de la autofagia [degradación celular] y una inhibición del crecimiento celular.”

Departamento de Ciencias de la Vida y Reproducción, Universidad de Verona, Italia.

Dando I, et al. Cell Death Dis. 2013 Jun 13. [en imprenta]

Texto completo gratis

Fuente IACM

manuel-guzman-e1353407849147 (1)Por el Dr. Manuel Guzmán

Los cannabinoides, componentes activos del cannabis y sus derivados, ejercen efectos paliativos en pacientes con cáncer mediante la prevención de las náuseas, el vómito y el dolor y la estimulación del apetito. Además, estos compuestos inhiben el crecimiento de células tumorales en animales de laboratorio (ratones y ratas). Sin embargo, por el momento no hay evidencia sólida que demuestre que los cannabinoides, ya sean naturales o sintéticos, puedan de manera eficaz curar el cáncer a los enfermos, aunque en todo el mundo se llevan a cabo investigaciones para intentar probarlo.

Hay una completa sección de FAQ (que incluye referencias científicas) sobre los cannabinoides y el cáncer en la página web del Cancer Reseach UK así como en la web del Natinal Cancer Institute of the US. He aquí un resumen comentado de dicha información.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un término amplio utilizado para las enfermedades en las que células anormales se multiplican sin control y suelen ser capaces de invadir otros tejidos, causando metástasis y altas tasas de mortalidad y morbilidad. El cáncer no es una sola enfermedad, sino muchas: han sido bien identificados más de 100 tipos diferentes desde un punto de vista histopatológico por la OMS y, muy probablemente, hay cientos, si no miles, de tipos según perfiles moleculares y genéticos.

La mayoría de los cánceres se denominan por el órgano o tipo de célula en la que se inicia. Además, los distintos tipos suelen agruparse en las siguientes categorías generales:

– Carcinoma: cáncer que empieza en la piel o en los tejidos que revisten o cubren los órganos internos.

– Sarcoma: cáncer que comienza en el hueso, el cartílago, la grasa, el músculo, los vasos sanguíneos u otro tejido conjuntivo o de sostén.

– Leucemia: cáncer que se origina en los tejidos que forman la sangre, como la médula ósea, y causan la producción de un gran número de células sanguíneas anormales que se incorporan a la sangre.

– Linfoma y mieloma: cánceres que comienzan en las células del sistema inmune.

– Cánceres del sistema nervioso central: que se originan en los tejidos del cerebro y la médula espinal.

Conclusión: El cáncer es una enfermedad muy grave y heterogénea, por lo que su lucha terapéutica sigue siendo un reto muy difícil. Por tanto, los cannabinoides podrían ejercer efectos beneficiosos en algunos tipos de cáncer, pero no en otros.

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Investigación de laboratorio)

Prácticamente todas las investigaciones llevadas a cabo hasta ahora sobre cannabinoides y células cancerosas se han realizado utilizando células de cáncer cultivadas en el laboratorio o en modelos animales. Según muchos estudios científicos, diferentes cannabinoides (naturales y sintéticos) ejercen una amplia gama de efectos inhibidores del crecimiento de las células cancerosas, incluyendo:

– Activación de la muerte celular, a través de un mecanismo llamado apoptosis.

– Supresión de la división celular.

– Inhibición de la formación de nuevos vasos sanguíneos en los tumores, un proceso denominado angiogénesis.

– Reducción de las posibilidades de que las células cancerosas metastaticen al resto del cuerpo, impidiendo que las células migren o invadan los tejidos vecinos.

– Aceleración de la “máquina de eliminación de residuos” interna celular (proceso conocido como autofagia), que puede conducir a la muerte celular.

Conclusión: Los cannabinoides son fármacos eficaces para el tratamiento de, al menos, algunos tipos de cáncer en animales de laboratorio (ratones y ratas).

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Evidencia anecdótica en los humanos)

images (89)Como se mencionó anteriormente, básicamente toda la investigación realizada para demostrar si los cannabinoides pueden curar el cáncer se ha hecho en el laboratorio. Por tanto, es importante ser muy cauteloso al extrapolar estos resultados a pacientes reales, los cuales son mucho más complejos que una placa de Petri o un ratón. Los informes anecdóticos sobre el uso del cannabis han sido históricamente útiles al proporcionar pistas sobre los procesos biológicos controlados por el sistema endocannabinoide y sobre los posibles beneficios terapéuticos de los cannabinoides. En el caso preciso del cáncer hay una notable presencia de videos e informes en Internet argumentando que el cannabis puede curar el cáncer. Estas afirmaciones anecdóticas pueden ser completa o parcialmente ciertas en algunos casos, pero en general siguen siendo (al menos hasta la fecha) débiles y oscuras. Por ejemplo:

– No se sabe si el (supuesto) efecto del cannabis se debió a un efecto placebo.

– No se sabe si el tumor (supuestamente) dejó de crecer por motivos naturales/endógenos (algunas regresiones espontáneas son debidas a las defensas antitumorales del organismo).

– No se sabe cuántos pacientes han tomado cannabis y no han obtenido ningún beneficio terapéutico, es decir, cuál es la (supuesta) eficacia de la terapia a base de cannabis.

– Como la mayoría de los pacientes probablemente han pasado por la terapia estándar antes o simultáneamente al consumo de cannabis, no sabemos si el (supuesto) efecto del cannabis se debió (al menos en parte) a la terapia estándar, quizá reforzada por cannabis, aunque no tenemos ninguna prueba.

– No sabemos cuáles son los parámetros de progresión tumoral que han sido monitorizados y durante cuánto tiempo el enfermo ha sido objeto de seguimiento. Muchos efectos potencialmente beneficiosos de los fármacos antineoplásicos (o del cannabis en este caso) son acciones a corto plazo, pero ¿qué ocurre con la supervivencia libre de progresión a largo plazo y con la supervivencia global?

– El cáncer es una enfermedad muy heterogénea, y hasta ahora ningún científico ha reunido un número suficiente de pacientes para estudiar un determinado tipo de cáncer y poder apoyar la idea de que los cannabinoides sean fármacos eficaces para dicho tipo de cáncer.

Conclusión: Aunque es posible (y deseable, por supuesto) que preparados de cannabis hayan ejercido alguna actividad antineoplásica en algunos enfermos concretos con cáncer, la evidencia anecdótica actual sobre este tema es bastante pobre y, por desgracia, sigue lejos de apoyar que los cannabinoides sean medicamentos eficaces contra el cáncer para grandes poblaciones de pacientes.

¿Los cannabinoides inhiben el crecimiento del cáncer? (Investigación clínica)

Los resultados publicados hasta ahora son sólo la Fase I de un ensayo clínico para probar si los cannabinoides son seguros y pueden atenuar el cáncer en los enfermos. Nueve personas con glioblastoma multiforme recurrente, el tumor cerebral más agresivo, en estado avanzado y a quienes les había fallado previamente la terapia estándar recibieron THC altamente purificado a través de un catéter directamente en su cerebro. En estas condiciones la administración del cannabinoide fue segura y podría lograrse sin efectos no deseados. Además, aunque no se pueden extraer conclusiones estadísticamente significativas de un pequeño grupo de pacientes y sin un grupo de control, los resultados obtenidos sugieren que algunos respondieron, al menos en parte, al tratamiento con THC en términos de disminución de la tasa de crecimiento del tumor, como se pudo confirmar por análisis de imagen y biomarcadores. Estos resultados son alentadores y sustancialmente refuerzan el interés en el potencial uso de los cannabinoides en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, hay que destacar también la necesidad de seguir investigando para optimizar el uso de los cannabinoides en términos de selección de los pacientes, combinación con otros agentes antitumorales y uso de otras vías de administración.

Conclusión: Hay todavía muchas preguntas sin respuesta sobre el uso potencial de los cannabinoides como experto_cannabis_españa@20121119215837medicamentos contra el cáncer, y es necesario y deseable que se lleven a cabo estudios clínicos exhaustivos para determinar cómo se pueden utilizar los cannabinoides, aparte de por sus efectos paliativos, para el tratamiento de pacientes con cáncer.

Sobre el autor

El Dr. Manuel Guzmán es profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, España. Coordina el Grupo de Señalización por Cannabinoides de dicha universidad.

 Fuente IACM

3 14.294 vistas

Investigadores de la Universidad de Verona, Italia, han demostrado que el efecto de la gemcitabina contra el cáncer de páncreas se incrementa al añadirle cannabinoides. Han visto que el tratamiento combinado inhibió el crecimiento de las células del tumor de páncreas en ratones desnudos “sin aparentes efectos tóxicos”. (Fuente: Donadelli M, et al. Cell Death Dis 2011;2:e152)

 

Fuente CannabisMedicinal

 

0 6.043 vistas

Investigadores de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid han detectado que los tumores cerebrales producen niveles elevados de una proteína denominada midquina (MDK) que determina la resistencia a la acción antitumoral de los cannabinoides.

En el estudio, en el que han colaborado el Hospital Clínico San Carlos de Madrid y el Hospital Virgen de la Salud de Toledo, se analizaron muestras de más de 200 pacientes con tumores cerebrales, observando que una alta expresión de MDK se relacionaba con una menor supervivencia de dichos pacientes.

Esto sugiere que la presencia de dicha proteína puede ser un factor de mal pronóstico en pacientes con tumores cerebrales, según informa la agencia SINC, incluyendo su variedad más agresiva, el glioblastoma multiforme, que presenta una alta resistencia a las terapias antitumorales convencionales.

Los investigadores encontraron que la MDK promueve la resistencia de las células de tumores cerebrales a la acción de los cannabinoides mediante su interacción con la proteína quinasa asociada al linfoma anaplásico (ALK). Como su nombre indica, las alteraciones en ALK se habían asociado a otros tipos de tumores como el linfoma anaplásico o determinados tipos de cáncer de pulmón.

Ahora, este estudio sugiere que en el caso de los tumores cerebrales serían los niveles de MDK (el activador de ALK), más que las mutaciones o alteraciones en ALK, los que podrían favorecer el crecimiento del tumor.

En línea con estas observaciones los investigadores han encontrado que la resistencia a la acción antitumoral de los cannabinoides se revierte cuando se reducen específicamente los niveles de MDK o se inhibe la proteína ALK en tumores generados en ratones.

TAMBIÉN REGULA LA AUTOFAGIA CELULAR

Otra novedad del trabajo se refiere a la relación entre las proteínas MDK y ALK y la regulación de un proceso celular denominado autofagia. Así, estudios previos de este equipo de investigación habían encontrado que los cannabinoides activan la autofagia (literalmente, autodigestión) como parte del mecanismo que lleva a la muerte de las células tumorales.

Ahora, este estudio ha encontrado que diversos factores y, en concreto, la MDK a través de su unión con la proteína ALK, pueden promover la resistencia a la acción antitumoral de los cannabinoides interfiriendo con la capacidad de estos compuestos para activar la autofagia.

Los resultados obtenidos en este trabajo han llevado a identificar algunos de los factores moleculares asociados a la resistencia de los tumores cerebrales a la acción antitumoral de los cannabinoides, y abren la puerta a la utilización conjunta de fármacos basados en el principio activo de la marihuana en combinación con inhibidores de la proteína ALK para el tratamiento del glioblastoma multiforme.

Fuente EuropaPress

1 155 vistas

La ciencia cada vez más esta estudiando e investigando el cannabis sativa, de hecho, una nueva investigación realizada en Israel apoyaría la idea de que la marihuana puede utilizarse para combatir y matar las células cancerosas.

David Meiri es un biologo del Instituto de Tecnología de Israel (Technion) y es el investigador que esta realizando investigaciones con distintas combinaciones de cannabinoides del cannabis que podrían ser muy eficaces para la destrucción de especificas células cancerígenas.

Alrededor de nueve millones de personas en todo el mundo murieron de esta enfermedad en el 2015 según la OMS. Según el investigador israelí, el cannabis puede ofrecer una seria alternativa a la quimioterapia, pero sin los efectos secundarios tan perjudiciales y dañinos que todos conocemos.

La idea de que la marihuana o sus compuestos pueden ser una solución para combatir esta grave enfermedad no es nueva. Aunque, la mayoría de evidencias son anecdóticas y las investigaciones realizadas hasta la fecha, aún no han identificado exactamente los compuestos del cannabis que matan estas células cancerígenas.

“Nos hemos dado cuenta de que existe un vacío” dijo el biologo Meiri añadiendo ”Las personas no conocen ni entiendienlas variedades de la planta lo suficiente”.

El equipo de investigadores bajo la dirección de David Meiri, en el Laboratorio de Biología del Cáncer y Cannabinoid Research, lo componen treinta investigadores y están buscando identificar la composición química exacta de las distintas variedades de marihuana. Los investigadores probaron y observaron los resultados y efectos en las células cancerosas de una gran multitud de estas cepas y así pudieron determinar que variedades habían sido más efectivas matándolas.

0 408 vistas
Macfoto

El cannabis en crudo posee cannabinoides como el THCA que cuando este es calentado se convierte en el psicoactivo THC

El tratamiento de cannabis para el cáncer es realmente diferente que para cualquier otra enfermedad, y este es el meollo de el … para que el THCA se ajuste al receptor CB1 tiene que ser calentado (descarboxilado) para quemar el grupo carboxilo (COOH).

Una vez que el THC llega al receptor, la ceramida se libera para fragmentar las mitocondrias y matar a la célula cancerosa.

El cannabis crudo nunca se calienta, por lo que los cannabinoides permanecen ácidos y no pueden encajar en los receptores celulares CB1 y CB2.

Los cannabinoides crudos son terapéuticos de muchas maneras, pero no usarán la vía que la naturaleza les proporciona para matar las células cancerosas.  Por Dennis Hill

Pincha aquí para leer articulo “Cómo matan los cannabinoides las células cancerosas” por Dennis Hil

El bioquímico Dennis Hill, quien curó su cáncer de próstata en estadio 3 con aceite de cannabis, explica cómo funciona. Aquí puedes ver el vídeo (en inglés).

 

0 329 vistas

Los investigadores dicen que se necesita todavía mucha más investigación sobre cannabis y cáncer para que los pacientes tengan información contrastada.

Una nueva encuesta muestra que si la marihuana estuviese legalmente disponible, es probable que muchas personas con cáncer la usarían y querrían saber cómo podría ayudarles. Un equipo de investigadores del Centro de Investigación de Cáncer de Fred Hutchinson encuestó a 926 pacientes con cáncer en Seattle Cancer Center Alliance. La cuarta parte de ellos había usado cannabis en el último año, descubrió el estudio.

La investigación encontró que la mayoría de los pacientes tiene un gran interés en aprender sobre el uso de cannabis, el 74% dijo que les gustaría informarse sobre la marihuana en el cuidado del cáncer. Un 66% de los encuestados había utilizado la marihuana en su vida, un 24% lo había utilizado en el último año, y el 21% lo había utilizado en el último mes.

Los hallazgos fueron publicados en CANCER , una revista revisada por pares de la Sociedad Americana del Cáncer.

La Sociedad Americana del Cáncer dice que se necesita más investigación, ya que se ha sabido que la planta ayuda en el tratamiento de las náuseas de la quimioterapia, reduce el dolor y la ansiedad y aumenta el apetito. De hecho, de acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, las propiedades del cannabis realmente tienen el potencial para combatir las células cancerosas.

Más recientemente, los científicos informaron que el THC y otros cannabinoides como el CBD reducen el crecimiento y / o causan la muerte en ciertos tipos de células cancerosas que crecen en los platos de laboratorio. Algunos estudios en animales también sugieren que ciertos cannabinoides pueden ralentizar el crecimiento y reducir la propagación de algunas formas de cáncer.

Aunque casi todos los encuestados del estudio querían más información directamente de sus médicos, la mayoría reportó que tenían más probabilidades de obtener información de fuentes externas al sistema de salud. “Los pacientes con cáncer desean pero no reciben información de sus médicos de cáncer sobre el uso de la marihuana durante su tratamiento, por lo que muchos de ellos están buscando información de fuentes alternativas no científicas “, dijo el Dr. Pergam.

“Esperamos que este estudio ayude a abrir más estudios que evalúen los riesgos y beneficios de la marihuana en esta población, porque si no educamos a nuestros pacientes sobre la marihuana, seguirán encontrando su información en otra parte.”