Buscar

diabetes - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

2 158 vistas

Un nuevo estudio publicado en la revista BioMed Research International dice que el tetrahidrocannabinol o THC puede ser “un potencial nuevo objetivo para tratar la enfermedad cardiovascular inducida por la diabetes”.

“El objetivo de este estudio fue acordar si la administración crónica de bajas dosis de un  agonista del receptor cannabinoide no específico  proporcionaría efectos cardioprotectores en un modelo de diabetes mellitus tipo I”, asegura el resumen del nuevo estudio. “La diabetes fue inducida en las primeras ocho semanas de edad, en ratas macho Wistar-Kyoto .. Después de la inducción de la diabetes, el Δ 9 -tetrahidrocannabinol (THC) se administró por vía intraperitoneal (0,15 mg kg -1  días -1 ) para un período de ocho semanas hasta que los roedores llegaron a las dieciséis semanas de edad “.

Tras la finalización del régimen de tratamiento “se hicieron evaluaciones de la reactividad vascular, la función ventricular izquierda y la electrofisiología, al igual que los marcadores séricos de estrés oxidativo y la peroxidación lipídica.” Según los investigadores, “ la administración de tetrahidrocannabinol a animales diabéticos redujeron significativamente las concentraciones de glucosa en sangre y atenuó los cambios patológicos en marcadores séricos de estrés oxidativo y peroxidación lipídica. Los cambios positivos en los índices bioquímicos en los animales diabéticos confirieron mejoras en la función miocárdica y vascular. Este estudio demuestra que la administración crónica de dosis baja de Δ 9-tetrahidrocannabinol puede provocar efectos antihiperglucémicos y antioxidantes en animales diabéticos, lo que lleva a mejoras en la función de los órganos terminales del sistema cardiovascular “.

Las implicaciones de este estudio sugieren que los receptores de cannabinoides pueden ser un nuevo objetivo potencial para el tratamiento de la enfermedad cardiovascular inducida por la diabetes.

0 396 vistas

En la conferencia “Cannabinoides aplicados al tratamiento de Diabetes” que se produjo durante la Expo Weed 2017, el científico colombiano Juan Carlos Restrepo, explico como los usuarios de cannabis son menos susceptibles a la diabetes gracias a las alteraciones metabolicas que produce la planta en el cuerpo.

El investigador y especialista dijo que la diabetes está fuertemente relacionada con la obesidad y que las dos alteraciones están relacionadas con los dos receptores de cannabinoides del cerebro y que, en contacto con el cannabis, “mantienen un equilibrio en el metabolismo de la glucosa”.

“Se ha demostrado que los cannabinoides en nuestro organismo previenen o mejoran la diabetes y la prediabetes”, argumentó el Juan Carlos Restrepo, y criticó los pocos estudios que existen sobre esta cuestión.

Sin embargo, la estimulación del receptor CBQ1 y en menor medida del CB2 por el Tetrahidrocannabinol, además de los cannabinoides producidos por nuestro cuerpo, “incrementan nuestro apetito, promoviendo la adipogénesis”, la generación de grasa en el organismo.

“Esto aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares previamente a la formación de la diabetes de tipo 2”, argumento el investigador, quien dijo también que menos obesidad se relaciona con una mayor prevalencia de consumo de cannabis, según el estudio de The Third National Health and Nutrition Examination Survey, de EEUU.

Además, elTetrahidrocannabinol o THC “está asociado al bajo índice de masa corporal”, eludiendo la obesidad gracias al aceleramiento metabólico.

“No solamente el consumo de THC reduce el peso”, el cambio en el metabolismo que produce el cannabis predispone a la persona a un cambio de hábitos de vida, “y la diabetes es una enfermedad muy relacionada con el estilo de vida”, aclaró el Doctor.

También se aumenta la sensibilidad a la insulina, y “por tanto nos protege de la hiperglucemia”,continuó.

“Disminuye la glucosa, la adiposis y la obesidad”, afirmó, aunque dijo que se necesitaba más investigación puesto que “los cannabinoides actúan de manera muy individual”, según el organismo.

Juan Carlos Restrepo dijo que si una persona deja de usar cannabis y después vuelve a iniciar su consumo, se produce un desbalance metabólico que “aumenta la resistencia a la insulina”.

Concluyendo el investigador con su conferencia recalcó que se necesitaban más estudios e investigaciones epidemiológicas y más estadísticas adecuadas.

“Los entes gubernamentales se basan en estudios controlados y aleatorizados con un seguimiento de ocho años para aprobar un medicamento”, dijo, precisando que veía poco interés en financiar más estudios sobre cannabis y enfermedades.

3 6.743 vistas

“Es una pena, porque nos falta algo aquí”, dijo en un discurso en Colorado el Prof. Raphael Mechoulam, un especialista mundial en el cannabis, y alabó el ingrediente especial del cannabis sin efecto psicoactivo pero con propiedades para la salud muy importantes. “Espero 10 años a que se realice la investigación clínica, pero es caro”, añadió .

El cannabidiol (CBD), el componente del cannabis que a diferencia del THC no tiene un efecto psicoactivo y es considerado su consumo como un gran beneficio para la salud, en ciertos países está definido aún como una droga peligrosa, por ser parte de la planta de cannabis.

El cannabidiol tiene muchas ventajas (anti-inflamatorio, reduce la ansiedad, contra las náuseas y los vómitos, y ayuda a tratar los trastornos del sueño), el CBD fue descrito en primer lugar por el Prof. Raphael Mechoulam , revelándolo, después de investigar el THC en la Universidad Hebrea durante seis décadas, como ” ideal para el tratamiento de la esquizofrenia .”

La semana pasada, en una conferencia sobre cannabis dada por el Instituto de Investigación de la Universidad de Colorado en Pueblo, entre otras cosas, alabó la virtud de este componente singular para el tratamiento de la esquizofrenia y dijo que la ley debe permitir su uso, ya que no es psicoactivo o tóxico y no es adictivo.

También predijo, que en el futuro el CBD será el remedio común especialmente en diabetes tipo 1 – una enfermedad crónica que no tiene cura y que es más común en la infancia y la adolescencia. “Tenemos que hacer más investigaciones sobre el tema, pero por desgracia no pasa nada en este momento,” dijo Mechoulam, agregando que la razón de esto es que los estudios clínicos en este campo son muy caros.

“Durante 10 años esperando drogas y otro cuerpo grande para llevar a cabo la investigación clínica para examinar los efectos del CBD sobre la diabetes”, dijo. “Es una pena que nos estemos perdiendo algo aquí, creo que la diabetes de tipo 1 puede ser tratada con el CBD, y sin efectos secundarios en absoluto.”

“Creo que el CBD debe eliminarse de la lista actual al lado de la heroína (en varios países como EEUU, Israel, etc)”, dijo. “Obviamente, no tiene sentido. No es tóxico, no causa ninguna adicción, entonces debería salir de ahí. Y una vez que esté fuera más gente va a utilizarlo, y espero que se convierta en un recurso común y significativo.”

Además de este cannabinoide, también habló sobre la importancia de la investigación sobre el efecto séquito (Efecto de todos los componentes del cannabis juntos), que es un formidable reto para los investigadores que están tratando de aislar los componentes del cannabis, para poder ofrecer una breve descripción y crear recetas propias con algunos de los componentes, pero no todos. Incluso, antes de que el CBD pueda ser utilizado como complemento alimentario , como medicina para animales y como componente de los cosméticos – abriendo todo un mercado de una industria global estimada en mil millones.

En algunos países europeos como Suiza, ya se ha excluido de la Ley de Drogas, por ejemplo, se puede comprar legalmente flores o cogollos de cannabis con altos contenidos en CBD.
Recientemente también se ha definido el componente en Estados Unidos y el Reino Unido como material médico, lo que reduce las posibilidades de que se elimine de la ley de drogas en estos países.

0 285 vistas

Los Chiles o guindillas y el cannabis producen una sustancia que reacciona con el sistema inmune de los ratones y reduce la inflamación en el intestino

Los científicos creen que pueden ayudar a desarrollar nuevos tratamientos para la diabetes tipo 1 y la enfermedad de la colitis intestino.

Al ingerir guindillas estas interactúan con el mismo receptor en el estómago, dicen los nuevos hallazgos, y así calman el intestino, descubrieron científicos de la Universidad de Connecticut.

A los ratones que se les proporcionó guindillas y el fármaco de la clase B mostraron menos inflamación en sus intestinos. También, los investigadores descubrieron que algunos ratones fueron capaces de revertir la diabetes tipo 1 alimentándolos con guindillas o chile.

Se encontró que este producto natural y picante interactúa con un receptor llamado TRPV1, que se encuentra en el intestino, esófago y páncreas. Cuando se une al receptor se crea un compuesto llamado anandamida, que es químicamente similar a cannabinoides que se encuentran en la marihuana.

Fue este compuesto el que llama al sistema inmune de los ratones a calmarse, al reducir la inflamación, lo mismo que sucede cuando fueron alimentados directamente con anandamida.

La reducción de la inflamación en el páncreas podría ayudar en el tratamiento de la diabetes debido a que el páncreas es responsable de mantener los niveles de insulina y glucosa en el cuerpo. Las personas con diabetes tienen demasiada glucosa en su sistema y el páncreas no es capaz de regularlo.

El cerebro también crea anandamida cuando los receptores en el cerebro reaccionan a las personas que consumen cannabis.

El profesor de inmunología y medicina de la Universidad, Pramod Srivastava, dijo: “Esto le permite imaginar formas en que el sistema inmunológico y el cerebro puede hablar el uno al otro”. “Ellos comparten un lenguaje común” abriendo interrogantes sobre la relación entre el sistema inmune, el intestino y el cerebro.

En la actualidad se están llevando investigaciones para ver si la anandamida se puede utilizar para tratar varios trastornos en los intestinos, como la colitis.

El profesor Srivastava y su equipo también investigarán cómo el cannabis afecta a la inflamación intestinal a ciudadanos de los Estados Unidos donde se ha legalizado la marihuana medicinal. “Estoy esperando trabajar con la autoridad de salud pública en Colorado para ver si se ha producido un efecto sobre la gravedad de la colitis entre los usuarios habituales de productos de cannabis comestible”.

“Si los datos epidemiológicos muestran un cambio significativo, lo harían un caso comprobable de que la anandamida u otros cannabinoides podrían utilizarse como fármacos terapéuticos para tratar ciertos trastornos del estómago, páncreas, intestinos y colon.”

0 748 vistas

La activación del receptor cannabinoide CB2 – hecho de forma natural a través del consumo de cannabis y cannabinoides – puede ser una opción de tratamiento potencial para la resistencia a la insulina y la diabetes relacionada con la obesidad.

Esto es de acuerdo a una nueva investigación del Instituto de Ingeniería Biomédica en la Academia China de Ciencias Médicas ; el estudio fue estudio publicado en la revista Fisiología Celular y Bioquímica , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

“La señalización del sistema endocannabinoide (ECS) ha sido conocido por regular la homeostasis de la glucosa”. Señala el resumen del estudio. “Estudios anteriores han sugerido que el receptor cannabinoide CB2 puede jugar un papel regulador en la secreción de insulina, la modulación inmune y la resistencia a la insulina”.

Dado que la diabetes y la resistencia a la insulina son atribuibles a un tono inflamatorio elevado, los investigadores “investigaron el papel de los receptores CB2 en la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina en la dieta alta en grasa (HFD) / estreptozotocina (STZ) en ratones inducidos”.

A pesar de la falta de impacto en la tolerancia a la glucosa “, se observó una mejora sustancial en la sensibilidad a la insulina” en los ratones tratados con un producto químico diseñado para activar el receptor cannabinoide CB2R, que “en parte podría atribuirse a la función de las células β mejorado de los islotes,se muestra a medida que aumenta la secreción de insulina inducida por glucosa y el contenido de insulina “.

Los datos finales “sugieren un papel lipolítica de SER601 en ratones diabéticos HFD / STZ inducidos, lo que resulta en una mejora significativa de la sensibilidad a la insulina sistémica.”

Por lo tanto, el estudio concluye, “el receptor CB2 puede considerarse un objetivo prometedor para el desarrollo terapéutico contra la resistencia a la insulina y diabetes relacionada con la obesidad.”

El estudio completo se puede encontrar haciendo clic aquí.

0 1.725 vistas

Los estudios realizados en el 2005 demostraron que el cannabis puede ayudar a tratar la diabetes, pero hasta hace poco, pocos habían salido apoyando esta teoría.

Hace más de una década, la Alianza Americana para el Cannabis Medicinal presentó una larga lista de beneficios del cannabis cuando se administra a las personas, incluidas las propiedades de equilibrar el azúcar en la sangre, los antiinflamatorios que podrían detener la inflamación arterial, la reducción del dolor neuropático, la disminución de la presión arterial con el tiempo, y el alivio del común síndrome de las piernas inquietas.

Desde el estudio inicial, sobre la evidencia de estos beneficios otros investigadores también están apoyando estas reivindicaciones. De acuerdo con la revista American Journal of Medicina y  Natural Medicine Journal en 2013 y 2014, respectivamente, el cannabis, además de ayudar al control de la glucemia, también mostró que los usuarios son menos propensos a ser obesos y en general tienen un menor índice de masa corporal, tienen mejor la insulina en ayunas, y tienen un mayor nivel de colesterol bueno.

En el 2015, tanto los investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén como loes estudios publicados en Diabetes del Reino Unido (diabetes UK) mostraron que las propiedades antiinflamatorias del cannabidiol que se encuentra en la marihuana se pueden utilizar con eficacia para el tratamiento de varias enfermedades, una de ellas es la diabetes tipo 2.

Estos estudios demuestran que sí existe la marihuana medicinal. De acuerdo con la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre Marihuana de Washington DC, esta sustancia “ilegal” contiene el sistema cannabinoide endógeno, que es una parte muy importante para el mantenimiento de la salud humana. Dijeron que los endocannabinoides y sus receptores se encuentran en todo el cuerpo, y por lo tanto promueven la homeostasis en “todos los niveles de la vida biológica.”

Esta es la razón por la que los defensores de la marihuana creen que las dosis pequeñas y regulares de marihuana pueden actuar como tónico para el sistema central de curación de una persona.

A pesar de las evidencias encontradas de diferentes estudios, todavía hay riesgos para el uso de cannabis como tratamiento para la diabetes. De acuerdo con Health Line, para las personas con depresión, por ejemplo, puede no ser tan beneficioso estar bajo la influencia de la marihuana, ya que puede aumentar la ansiedad y la paranoia en algunas personas. La disminución de azúcar en la sangre también puede ser una desventaja, sobre todo cuando la caída de los niveles de glucosa pasa desapercibida por los pacientes.

En conclusión, a pesar de que la marihuana pueden reducir los niveles de glucosa en la sangre y ayudar a mejorar la salud de los diabéticos, todavía se aconseja que es necesario tener precaución cuando se va por este camino de tratamiento.

0 333 vistas

Una nueva investigación de Arctic Canada sugiere que los consumidores de marihuana, por alguna razón todavía no entendida, son más delgados y tienen menos riesgo de diabetes que los no usuarios.

Un estudio realizado por investigadores de Quebec encontró que entre los residentes inuit de Nunavik, la región más septentrional de la provincia, el consumo de cannabis se correlacionó con las mediciones de índices y porcentajes más bajos de masa corporal y una menor resistencia a la insulina.

El Índice de masa corporal  o IMC se utilizan para determinar las condiciones de obesidad o del sobrepeso; resistencia a la insulina , una condición en la cual el cuerpo no responde adecuadamente a la hormona insulina, es un precursor de la diabetes tipo 2 y se asocia con otras malas condiciones de salud.

El estudio fue publicado en la revista Obesity  ; Los resultados fueron presentados el mes pasado en una conferencia de salud circumpolar en Finlandia . El estudio analizó los datos de salud de 786 adultos Inuit recogidos en una encuesta de Salud en el 2004 en Nunavik, por lo que es uno de los pocos estudios de la asignatura en una población aborigen de América del Norte. Incluía controles estadísticos por edad, sexo y otros factores. En total, el 57,4 por ciento de los sujetos de la encuesta se identificaron como consumidores de cannabis. Aquellos que decían que consumían cannabis tenían un promedio IMC de 26,8, en comparación con un índice de 28.6 para los no usuarios de marihuana; los consumidores tuvieron una lectura promedio del 25 por ciento de grasa corporal, en comparación con un promedio del 28 por ciento para los no usuarios, según el estudio.

Las personas con lecturas de IMC de 25 a 30 generalmente se consideran con sobrepeso, y las lecturas de IMC por encima de 30 son indicativos de obesidad.

Los resultados del estudio fueron un poco sorprendentes, dijo el co-autor Michel Lucas , epidemiólogo de CHU Quebec Centro de Investigación de la Universidad de Montreal y Laval. CHU es el acrónimo francés para Centro Hospitalario de la Universidad.

“Esperábamos algún resultado en el IMC o la resistencia a la grasa o la insulina”, dijo Lucas. “No sabíamos cuál iba a ser más importante.”

Las investigaciones anteriores, como por ejemplo un reciente estudio francés  en pacientes con VIH o hepatitis C, y un estudio publicado en el 2013 en el American Journal of Medicine evaluaron los datos de salud obtenidos desde el 2005 al 2010, y se encontró una correlación entre el consumo de cannabis y la baja tasa-resistencia a la insulina. Esos estudios se añaden a otras pruebas de que el cannabis, o componentes del mismo, podrían ser útiles para el tratamiento o la prevención de la diabetes . Un estudio italiano en el 2009, por ejemplo, sugirió que el cannabis era eficaz en el tratamiento del dolor relacionado con la diabetes, y otro estudio en Israel en el 2006 encontró que los componentes del cannabis reducen la incidencia de la diabetes en ratones.

Los resultados del estudio en Nunavik eran sutilmente diferente. El estudio descibrió que, según las pruebas de los biomarcadores, la resistencia a la insulina era más que una consecuencia secundaria del consumo de cannabis. El consumo de cannabis en sí no cambia la forma en que los cuerpos de las personas responden a la insulina, pero el índice de masa corporal menor en el grupo de usuarios de cannabis condujo a menores tasas de resistencia a la insulina en ese grupo, encontró el estudio.

En general, las conclusiones del estudio de Nunavik va en contra del estereotipo sobre los fumadores de marihuana y sus atracones de comida basura que engorda, reconoce Lucas. La lejanía de esta región en cuestión podría tener algo que ver con eso, dijo.

“Yo no sé si los” bocadillos “que la gente se come en este tipo de poblaciones pueden ser un poco diferentes”, dijo.

Qamutik_1_1999-04-01La gente en Nunavik, al igual que en otros lugares del Ártico, luchan con la inseguridad alimentaria (disponibilidad de alimentos) , un tema que se ha estudiado , dijo. Podría ser que la marihuana se utiliza como una “distracción” cuando el alimento preferido no está disponible, dijo.

Lo que no fue sorprendente, dijo Lucas, fue la alta tasa de consumo de cannabis admitido en la población. Los bienes de consumo son caros en Nunavik, en gran parte debido a los altos costos de los artículos de envío a un lugar tan remoto, y la marihuana es más ligera que el alcohol u otros consumibles, dijo.

El uso recreativo de la marihuana es ilegal en Canadá – a diferencia de Alaska – pero los residentes Nunavik en el estudio no eran reacios a hablar de ello, dijo.

“No hay vergüenza en fumar marihuana porque es tan prevalente”, dijo. Esto es especialmente el caso entre los residentes más jóvenes, que son más propensos a usar marihuana, dijo.

Lucas dijo que él y sus colegas esperan continuar examinando el tema en detalle más fino, con más información sobre la frecuencia de consumo de cannabis y un biomarcador más especializado para revisar los hallazgos sobre la resistencia a la insulina.

El estudio no respalda fumar marihuana como una práctica de la salud que promueven, a pesar de la aparente correlación con un menor índice de masa corporal y la resistencia a la insulina.

“Fumar sustancias tiene un efecto perjudicial sobre su salud”, dijo Lucas.

2 3.353 vistas
Diabetes measurement glucose sugar level blood test for diabetic patient using new smart glucometer test isolated on a white background

Las personas con antecedentes de consumo de cannabis son menos propensas a tener diabetes, según un nuevo estudio que se ha publicado en la revista Epidemiology , y publicado online anterior a su impresión por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos .

                   “Los fumadores de cannabis y la diabetes mellitus se han asociado inversamente,”

después de realizar un meta-estudio de los reservorios en humanos para evaluar el consumo de cannabis y la diabetes en la población general.

                   “La evidencia actual es demasiado débil por la inferencia causal, pero ahora hay una base de pruebas más estable para las nuevas líneas de investigación traslacional de una posible clínica protección en la asociación del fumar cannabis contra la diabetes mellitus según se sugiere en la investigación previa”.

Los investigadores estiman que los sujetos con antecedentes de consumo de cannabis tuvieron más o menos un 30% menos de probabilidades de tener diabetes en comparación con sujetos que no la usaban.

El estudio, llevado a cabo en el Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad Estatal de Michigan , se puede encontrar haciendo click aquí .

1 2.531 vistas

Un estudio publicado este mes por la revista Cell Bioquímica y función , y publicado por el Instituto Nacional de Salud de EEUU , encontró evidencias prometedoras para sugerir que el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) puede proporcionar un tratamiento seguro y eficaz para las personas con diabetes.

Para el estudio; “Las ratas fueron divididas aleatoriamente en cuatro grupos: control, Δ9 -THC, la diabetes y la diabetes más Δ 9 -THC grupo. Δ 9 -THC se les administró por vía intraperitoneal (a través de una inyección) 3 mg / kg / día durante 7 días. El peso corporal y el nivel de glucosa en sangre de las ratas de todos los grupos se midieron en los días 0, 7, 14 y 21 ”

Los investigadores encontraron que el tratamiento con THC “aumento significativamente los niveles de glutatión, y las actividades enzimáticas de superóxido dismutasa en el pancreas y la catalasa en la diabetes en comparación con el grupo con diabetes sin tratamiento .. podemos sugerir que Δ 9 -THC puede ser un agente importante para el tratamiento de daños oxidativos inducidos por la diabetes “.

Continúan; “Además, el presente estudio por primera vez hace hincapié en que Δ 9 -THC puede mejorar las células pancreáticas a través de los receptores cannabinoides en la diabetes.
El estudio llega a la conclusión; “Los efectos curativos de Δ 9 -THC pueden ocurrir a través de la activación de los receptores cannabinoides en el páncreas de la rata diabética. Además, puede proporcionar un efecto protector contra el daño oxidativo inducido por la diabetes. Por lo tanto, se sugiere que el Delta 9 -THC puede ser un candidato para las alternativas terapéuticas de síntomas de la diabetes “.

El estudio completo se puede encontrar aquí . Fuente

1 6.191 vistas

Hace mucho tiempo que se cree en la existencia de una relación entre el cannabis y la diabetes, y es bien sabido que los cannabinoides afectan al nivel de azúcar en la sangre y al sistema digestivo. Un nuevo estudio ha descubierto que los consumidores de cannabis tienen menos probabilidades de padecer diabetes de tipo 2, una enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo y que supone el 90% de los casos de diabetes.

¿Que es la diabetes?

La diabetes mellitus (DM) es una enfermedad crónica en la que los niveles de azúcar en la sangre, de no tratarse, son sistemáticamente elevados. Esto se debe o bien a la incapacidad de fabricar cantidades suficientes de la hormona que ayuda a absorber el azúcar, llamada insulina, en el páncreas (DM de tipo 1, que suele presentarse durante la infancia), o bien a la incapacidad de responder a nivel celular a la insulina que se produce (DM de tipo 2, anteriormente conocida como diabetes no dependiente de la insulina o diabetes del adulto). Esta incapacidad se conoce como resistencia a la insulina.

Tanto la diabetes de tipo 1 como la de tipo 2 son enfermedades crónicas sin cura conocida. La insulina y otras medicaciones pueden ayudar a vigilarlas diariamente y a controlar sus síntomas, pero incluso cuando el estilo de vida y el régimen de tratamiento del enfermo están bien llevados pueden darse complicaciones. Dichas complicaciones incluyen daños en los nervios periféricos y los vasos nerviosos, degeneraciones de la retina que provocan una reducción de la visión y daños en el riñón que a menudo hacen necesaria la diálisis. Los vasos sanguíneos principales también se ven afectados por la diabetes, y las personas diabéticas tienen el doble de probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares que las personas sanas.

El cannabis y la diabetes

En la diabetes de tipo 2, los niveles de insulina en la sangre pueden ser anormalmente elevados ya que, a diferencia de lo que ocurre con la DM de tipo 1, el páncreas produce insulina pero las células no son capaces de utilizarla. Se cree que la DM de tipo 2 es provocada por variedad de factores, especialmente un estilo de vida poco saludable y la obesidad, pero también por predisposiciones genéticas. Sin embargo, investigaciones recientes llevadas a cabo por científicos de la Universidad de California y la Universidad de Stanford han indicado que la disponibilidad de azúcar añadido influye directamente en el riesgo de desarrollar DM de tipo 2, independientemente del resto de factores.

En un estudio encabezado por EE.UU. publicado en mayo de este año, los investigadores descubrieron que los niveles de resistencia a la insulina y de insulina en ayunas (medidos después de nueve horas sin comer) eran respectivamente un 17% y un 16% inferiores en aquellas personas que habían sido o eran consumidoras de cannabis que en las personas que no lo eran. También observaron que los consumidores de cannabis solían tener contornos de cintura menores. A priori, estos dos datos parecerían contradecir las asociaciones anteriores entre el cannabis y la ingesta calórica. El mecanismo por el que se produce este proceso aparentemente contradictorio todavía no se comprende del todo, aunque se cree que el cannabidiol puede tener un papel importante en él.

El cannabidiol es un antagonista del receptor CB1 que, tal como se ha demostrado, tiene un papel fundamental para controlar la obesidad (por ejemplo, los ratones con receptores CB1 desactivados artificialmente son resistentes a la obesidad inducida por la dieta). Los antagonistas se unen a un receptor pero no provocan ninguna respuesta metabólica: se ha demostrado que el Rimonabant, un antagonista sintético del receptor CB1, provoca un aumento en la sensibilidad a la insulina, y se cree que el cannabidiol puede ejercer una influencia similar: esto explicaría los menores niveles de resistencia a la insulina que presentan los consumidores de cannabis.
Fuente

1 3.125 vistas

Un estudio revela que la marihuana previene de la resistencia a la insulina.

De acuerdo con un estudio publicado en The American Journal of Medicine —donde investigadores de Harvard, de la Universidad de Nebraska y del Beath Israel Deaconess Medical Center estudiaron estadísticas de 4,657 pacientes que respondieron la encuesta nacional de salud y nutrición entre 2005 y 2010— los 17.4 millones de fumadores de marihuana en Estados Unidos tienden a ser delgados y con niveles apropiados de azúcar en la sangre.

Estudios hechos previamente han mostrado que la marihuana está ligada a un peso corporal menor, pero la disminución de resistencia a la insulina es un nuevo descubrimiento que podría significar la prescripción de esta planta contra la diabetes.

Entre los participantes del estudio 12.2% consumían marihuana regularmente y 47.7% había consumido por lo menos una vez. Los investigadores encontraron que quienes fumaban marihuana seguido tenían una circunferencia menor de cintura, menos glucosa, menos HOMA-IR (medida de la resistencia a la insulina) y menor BMI (niveles de colesterol).

Los investigadores creen que esto podría deberse a la relación del cannabis con la adiponectina, proteína que ayuda a regular la glucosa y a metabolizar los lípidos. Apuntan que uno de los receptores de canabinoides (activado por un componente químico encontrado en la marihuana) puede ser “central en los procesos metabólicos que llevan a la obesidad” Co. Exist

Fuente Ecoosfera

Reino Unido. Estudio/Investigación.-En los usuarios habituales de marihuana se encontró que tenína los niveles más bajos de insulina en ayunas, mostró la investigación.

Fumar cannabis puede prevenir el desarrollo de diabetes, una de las enfermedades crónicas de más rápido aumento en el mundo.

Si el enlace se prueba, podría conducir al desarrollo de tratamientos basados ​​en el ingrediente activo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), sin sus efectos intoxicantes.

Los investigadores han encontrado que los usuarios regulares de marihuana tenían los niveles más bajos de la hormona insulina en ayunas, una señal de que están protegidos contra la diabetes. También habían reducido la resistencia a la insulina. El cannabis es ampliamente fumado en los Estados Unidos con más de 17 millones de usuarios actuales de los cuales más de cuatro millones de uso diario. En el Reino Unido las cifras más recientes muestran que 2,3 millones de personas consumieron cannabis en el último año, pero estos números han disminuido en la última década.

Dos estados de los EE.UU. han legalizado recientemente su uso recreativo y otros 19 han legalizado el uso médico por pacientes con una de las varias condiciones como la esclerosis múltiple y el cáncer. El THC ya ha sido aprobado para el tratamiento de los efectos secundarios de la quimioterapia, náuseas en pacientes con cáncer, anorexia asociada a el SIDA y otras enfermedades.

En el estudio participaron casi 5.000 pacientes que respondieron a un cuestionario sobre su consumo de drogas y que fueron parte de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición entre el 2005 y 2010. Los resultados mostraron que casi 2000 habían consumido cannabis en algún momento de sus vidas y más de uno de cada 10 (579) eran usuarios actuales. Sólo aquellos que habían consumido cannabis en el último mes mostraron evidencia de protección frente a la diabetes, lo que sugiere que los efectos desaparecen con el tiempo. Los usuarios actuales de cannabis tenían un 16 por ciento de la insulina en ayunas menor que aquellos que nunca habían consumido la droga.

Murray Mittleman, de la Unidad de Investigación de Epidemiología Cardiovascular en el Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, y autor principal del estudio publicado en The American Journal of Medicine, dijo que los estudios anteriores habían mostrado menores tasas de obesidad y diabetes en los consumidores de marihuana.

Dos estudios anteriores también han mostrado que aunque los consumidores de cannabis consumen más calorías de las que tienen un índice de masa corporal más bajo, los mecanismos que subyacen a esta paradoja se desconocen, según los autores. Joseph Alpert, profesor de medicina en la Universidad de Arizona College of Medicine, Tucson, y editor en jefe de la revista, dijo: “Estas son las observaciones notables que son apoyadas por experimentos científicos básicos que llegaron a conclusiones similares.

Endocannabinoid-System“Necesitamos desesperadamente mucha más investigación básica y clínica sobre los efectos a corto y largo plazo de la marihuana en una variedad de situaciones clínicas como la diabetes y el cáncer por la fragilidad de los ancianos.”

Casi uno de cada 20 adultos en el Reino Unido tiene diabetes, de los cuales 2,6 millones son diagnosticados y 500.000 están sin diagnosticar. Las tarifas están aumentando en este país y en todo el mundo, impulsada por los estilos de vida occidentales, y se espera que el número de casos supere los 4 millones en el Reino Unido enel 2025.

La enfermedad aumenta el riesgo de insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal y la muerte y es uno de los mayores retos de salud que se enfrenta el Reino Unido.

Leído en Independent

Investigación.- El Cannabis, obviamente, puede reducir el riesgo de contraer diabetes de tipo 2. La revista BMJ informa de la “Guía de Diabetes”, citando un estudio de aproximadamente 11.000 participantes y que se ha publicado en la revista “British Medical Journal“.

Los participantes del estudio que consumían cannabis de vez en cuando, tienen la mitad de probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 que los no usuarios.

Otros factores de riesgo para la diabetes, tales como la obesidad y la herencia fueron considerados. Una posible explicación de los investigadores de esa disminución es por las sustancias que contiene la planta de cannabis que neutraliza los procesos inflamatorios que promueven la diabetes.

Fuente Extremnews

diabetes2De acuerdo con un comunicado de prensa de GW Pharmaceuticals el tetrahidrocannabivarín (THCV), al que denominan GWP42004, puede tener potencial terapéutico contra la diabetes tipo 2. En un pequeño estudio clínico, que examinó una serie de criterios de valoración clínicos relevantes en pacientes con diabetes tipo 2, el cannabinoide oral mostró una evidencia consistente de los efectos anti-diabéticos. En el estudio, de 5 brazos, 13 semanas de duración y controlado con placebo, se utilizó THCV (5 mg), CBD (100 mg) y dos dosificaciones distintas de CDB:THCV (5mg: 5 mg y 100mg: 5mg). Cada tratamiento fue administrado dos veces al día.

El estudio exploratorio captó a un total de 62 enfermos con diabetes tipo 2, de manera que cada grupo de tratamiento tenía de 11 a 14 pacientes. Entre otros efectos positivos el THCV produjo una reducción del nivel de glucosa en plasma en ayunas con un aumento de la insulina en ayunas y mejoró la función de las células beta del páncreas, productoras de la insulina.

GW Pharmaceuticals del 28 de noviembre de 2012

Registro de datos de ensayos de la OMS

Fuente IACM

 

Según un estudio representativo realizado con 10.896 ciudadanos norteamericanos, los consumidores de cannabis tenían un riesgo significativamente menor de desarrollo de diabetes mellitus en comparación con los no consumidores. El estudio fue dirigido por el Dr. Rajendra Tangirala, co-director del Centro de Investigación de Diabetes y Endocrinología de la Universidad de California de Los Angeles y San Diego. Los autores usaron datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición realizada por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. El estudio incluyó cuatro grupos: no consumidores de cannabis (61’0%), ex-consumidores (30’7%), consumidores actuales leves (de una a cuatro veces/mes) (5’0%) y grandes consumidores actuales de marihuana (más de cinco veces/mes) ( 3’3%).

Los consumidores de cannabis tuvieron una menor prevalencia de diabetes en comparación con los no consumidores (odds ratio: 0’42). En un modelo estadístico para controlar los factores socio-demográficos, entre otros, el riesgo volvió a disminuir (odds ratio ajustado: 0’36). Esto significa que el riesgo de los consumidores de cannabis era sólo el 36% del riesgo de los no consumidores. El autor concluye diciendo que el consumo de cannabis “está asociado con una menor prevalencia de DM [diabetes mellitus]. Son necesarios más estudios para demostrar un efecto directo de la marihuana sobre la DM”.

 Rajavashisth TB, Shaheen M, Norris KC, Pan D, Sinha SK, Ortega J, Friedman TC. Decreased prevalence of diabetes in marijuana users: cross-sectional data from the National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) III. BMJ Open. 2012 Feb 24;2:e000494.

Texto completo gratis.

Fuente IACM

 

1 1.088 vistas

Una compañía farmacéutica británica está desarrollando a base de marihuana un medicamento contra la diabetes y sus síntomas, como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

Los investigadores de la compañía GW Pharmaceuticals han revelado que dos componentes de la famosa droga, el Tetrahydrocannabivarin (THCV) y el cannabidiol, pueden tratar la diabetes de segundo tipo gracias a que pueden reducir el nivel de colesterina en la sangre y la grasa en los órganos, como, por ejemplo, en el hígado.

Aunque se sabe que el cannabis produce sensación de hambre cuando se fuma, estos dos componentes producen el efecto contrario: disminuyen el apetito y protegen las células que generan insulina, haciéndoles funcionar mejor.

Actualmente los médicos llevan a cabo experimentos con unos doscientos pacientes y esperan que las conclusiones del estudio estén disponibles a finales de este año.

“El efecto en las ratas fue muy prometedor, los componentes han mejorado el metabolismo de los animales. Ahora queremos ver cómo influirá la nueva medicina en los humanos.

La gente utiliza el cannabis desde hace centenares de años, por eso tenemos mucha experiencia con esta planta”, señala Stephen Wright, uno de los autores del estudio.

GW Pharmaceuticals tiene licencia para el cultivo de marihuana en invernáculos especiales en el sur de Inglaterra, aunque su localización exacta se mantiene en un secreto.

 

Fuente Radio Santiago

Esto no es un estímulo para fumar, de inmediato especificaron  los autores de la Universidad de Los Ángeles. Su estudio ha confirmado, efectivamente, una menor prevalencia de diabetes tipo 2 entre los consumidores de cannabis.
En caso de que uno o más cannabinoides y sus efectos inmunomoduladores y antiinflamatorios. Estos resultados ponen de manifiesto otros posibles efectos de los compuestos del cannabis sobre la diabetes  que acaban de ser publicado en la edición del 28 de febrero el Abierto de BMJ.
El estudio examinó datos de 10.896 adultos participantes en el Estudio de Salud Nacional y Examen Nutricional (NHANES III, 1988-1994), liderados por el CDC de los EE.UU.. Los participantes fueron divididos en 4 grupos, los no usuarios de cannabis: un 61,0%, los usuarios de cannabis ultimamente: 30,7%, moderado (1-4 veces / mes): 5,0% y el “intensivo” (más de 5 veces al mes): 3,3%. Los datos sobre índice de masa corporal, el tabaquismo, el alcohol, el nivel de colesterol sérico, colesterol LDL, los triglicéridos, niveles séricos de vitamina D, A1C , glucosa plasmática en ayunas y el suero C-reactiva se encontraron. El análisis se limita a los adultos de 20-59 años. Los sujetos con datos faltantes para algunas variables se excluyeron, y el número final de pacientes fue de 8.127 adultos.
–          Los consumidores de cannabis mostraron una menor prevalencia de diabetes frente a no usuarios: O: 0,42, IC 95%: 0,33 a 0,55.
–         La prevalencia de la elevación de la PCR (> 0,5 mg / dl) fue significativamente mayor entre los no usuarios de cannabis (18,9%) o ex-usuarios (12,7%) o bebedores moderados (15 , 8%) vs el consumo intensivo de: 9,2%.
–         Después de ajustar todos los factores sociodemográficos, de salud y las mediciones de laboratorio, la reducción del riesgo de diabetes entre los consumidores de cannabis es significativa (OR ajustado: 0.36, IC 95%: 0,24 a 0,55).
Si bien la prevalencia de diabetes tipo 2 está aumentando, la reducción de cualquier factor involucrado o asociado, tales como la inflamación sistémica, es esencial. Componentes bioactivos de cannabis, cannabinoides, cuyo ingrediente activo es el THC (delta 9-tetrahidrocannabinol), y los endocannabinoides, un grupo de neuro-moduladores lípidos tienen efectos inmunomoduladores y antiinflamatorios propiedades que merecen ser mejor estudiado.
Si se necesitan más estudios para demostrar su efecto directo sobre el riesgo de diabetes, una vez más estos resultados, señalan los autores, no es un estímulo  para consumir cannabis.
Fuente Santelog

6 3.718 vistas

Científicos del Colegio Médico de Georgia en Augusta, EE.UU., sugieren que el cannabinoide natural cannabidiol (CDB) puede ser una nueva opción de tratamiento útil para la lesión de la retina en la diabetes (retinopatía diabética).

(retinopatía diabética). (Fuente: Liou G, et al. Curr Pharmacogenomics Person Med 2009;7(3):215-222.)

Fuente CannabisMed