Buscar

luxemburgo - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 194 vistas

La Ministra de Salud de Luxemburgo, Lydia Mutsch, ha anunciado que pronto entrará en vigor un proyecto de ley gubernamental que legaliza el cannabis para uso médico.

Los primeros pasos serán implementar un plan piloto de dos años, que se llevará a cabo en cooperación con otros ministerios, decía la declaración hecha el martes, aunque iba acompañada de una advertencia de que no se usaría como una solución o remedio para todas las enfermedades.

Para el esquema de los autorizados, se evaluará el número de pacientes potencialmente beneficiarios, así como las indicaciones para su prescripción. También serán necesarias las enmiendas a la ley de 1973 y las normas del Gran Ducado de Luxemburgo para la venta de medicamentos y lucha contra la drogodependencia.

Mutsch hizo hincapié en que la marihuana medicinal “no es la solución para todo”, y agregó que actualmente se sabe que sus beneficios ayudan a una serie de síntomas asociados con diferentes enfermedades.

Al abordar el uso de “otras posibles aplicaciones” para la planta, “es necesario dar tiempo a la ciencia para hacer su trabajo”, dijo el Ministerio de Salud en su comunicado.

1 100 vistas

Cannabis: ¿Por qué debe seguir sufriendo Luxemburgo?  Cannabis médico legal en Alemania: un gran sueño de Luxemburgo

Esta era una demanda que Jean Colombera esta pidiendo desde hace mucho tiempo! El médico ha estado luchando para que el consumo de cannabis medicinal sea aceptado en este pequeño y rico país europeo. Esto ahora se está implementando. Pero quien se quiera beneficiar en Luxemburgo tiene que ir a un médico alemán, debido a que en el país vecino es legal el cannabis desde el 1 de marzo y permite el tratamiento con los pacientes.

Quién tenga los síntomas de enfermedades graves en Alemania ahora pueden ser tratados con los productos del cannabis y no tiene nada de risa. Para combatir el dolor en los pacientes alemanes se les da una completa programación diaria.

El cannabis es recetado para el tratamiento del dolor en su totalidad. Funciona para el dolor crónico – no importa en qué parte del cuerpo se sienta. El cáncer, el reumatismo, la esclerosis múltiple o el SIDA también son dolencias por las que los médicos alemanes pueden prescribir marihuana o sus derivados. Incluso para los nervios, el glaucoma, el TDAH y el síndrome de Tourette.

El que sufra en Luxemburgo de estas enfermedades puede ir a un médico en Alemania. Pero cuidado: el SNC de Luxemburgo (Seguridad Social) apenas cubrirá el costo. La visita al médico alemán probablemente la deberán pagar ellos mismos. Incluso la marihuana recetada. A pesar de que Luxemburgo paga un fondo en el país vecino, el acceso gratuito a este servicio, como los ciudadanos alemanes, probablemente tendrá que esperar mucho antes de que sea cubierto.

No hay argumentos contra la prohibición del uso de canmnabis en Luxemburgo bajo control médico del cannabis y sobre todo porque no sólo se utiliza para el dolor, también en pacientes con VIH / SIDA y para combatir la anorexia y pérdida de peso. Después de la quimioterapia, el cannabis también es muy eficaz contra las náuseas y los vómitos producidos. Cuando el glaucoma reduce la presión interna en el ojo es cannabis también es un buen aliado, además de ayudar a los epilépticos a controlar las convulsiones.

0 103 vistas

Luxemburgo.- El jueves pasado en torno a una treintena de personas se manifestaron a favor de la prescripción de Cannabis medicinal frente al Ministerio de Sanidad de Luxemburgo.

La manifestación fue organizada por la UFCM (“Union Francophone pour les Cannabinoïdes en Médecine”) cuyo presidente, el Doctor Jean Colombera, está siendo víctima de la represión estatal después de que recientemente se declarara partidario de recetar Cannabis para determinadas dolencias.

El día 6 de octubre el domicilio privado de Colombera, que además es miembro del parlamento luxemburgués por el partido ADR (Partido Reformista de la Alternativa Demócrata), fue registrado por la policía siendos confiscados diversos historiales de pacientes y pequeñas cantidades de Cannabis de la empresa holandesa Bedrocan.

La fiscalía le acusa ahora de prescribir e importar sustancias ilegales. El Dr. Colombera sin embargo ha decidido salir a la luz pública con este asunto para informar a sus conciudadanos sobre la situación actual.

En la manifestación del jueves tomaron parte varios de sus pacientes que declararon encontrarse en un pésimo estado de salud tras la acción policial.

Fuente AlRicoCannabis

1 127 vistas

La legislación del cannabis se liberaliza en el mundo, pero muchos países no tienen límites de THC basados en la evidencia para los conductores. Esto implica que hay muchas disposiciones nacionales diferentes que sancionan conducir con THC o sus metabolitos en sangre. Aquí, exploramos los distintos enfoques de los límites y test de THC para los conductores.

La cantidad de THC que tiene que haber en tu sangre antes de que se te describa como bajo los efectos de una sustancia se interpreta de manera muy diferente según el país en el que te encuentres. En los EE. UU., muchos estados federales que han legalizado el cannabis como medicina o para uso recreativo han establecido un límite de cinco nanogramos de THC activo en la sangre. En Canadá, es probable que se establezca un límite concreto de THC una vez que el país lo legalice, y los planes pertinentes están listos y en espera.

Algunos test de THC incluyen el THC-COOH, que no es psicoactivo

Pero en Europa, la legislación todavía está llena de discrepancias. Mientras que en la mayoría de los estados europeos se mide solamente el THC activo, en algunos países de la UE, también se incluye el metabolito no psicoactivo THC-COOH cuando se hace el test para ver si una persona está en condiciones de conducir o no. En algunos países, es obligatorio un test de saliva o de orina antes del análisis de sangre. En otros, es voluntario. En una tercera variante, muchos países se las arreglan sin la prueba preliminar y dependen del ojo experimentado de un agente de policía para decidir cuándo solicitar un análisis de sangre. Al hacer esto, se está abriendo la puerta a prejuicios estereotipados contra los consumidores de cannabis. Sin embargo, en todos los países, solo se pueden usar los valores en sangre en los tribunales. Las sanciones van desde multas hasta prohibiciones de conducir, que con frecuencia se imponen durante muchos años o incluso de por vida.

La diferencia entre los límites de THC en la sangre y en el suero sanguíneo es muy importante

En Alemania, el número de usuarios de cannabis a los que se ha revisado la aptitud para conducir no ha dejado de aumentar desde mediados de la década de 1990. Cualquier persona que tenga más de 1 nanogramo (ng) de la sustancia activa tetrahidrocannabinol, o THC, en su suero sanguíneo, recibe una suspensión de tres meses de su permiso de conducir por parte de las autoridades de tráfico.

El límite de THC alemán es el más estricto del mundo, en comparación con otros países que tienen un valor fijo y, por lo tanto, un límite superior fijo para el THC. Otros países como Luxemburgo o Bélgica han definido el mismo límite superior, pero en estos países, el resultado se determina en relación con la sangre en su totalidad. En Alemania, el volumen de THC se calcula basándose en el suero de la sangre, lo que por lo tanto conduce a una lectura que es más de dos veces mayor.

Alemania tiene diferentes sanciones para los conductores que han consumido cannabis y los que han bebido alcohol

Como resultado, las autoridades alemanas de la dirección general de tráfico consideran que la capacidad para conducir se ve deteriorada incluso cuando no se sobrepasa el límite ya de por sí bajo para la muestra de sangre según las normas aplicables internacionalmente, y se cumple el requisito de sobriedad. La pena por conducir bajo los efectos del cannabis o del alcohol, de 800 € y un mes de suspensión, es la misma para todos los que comenten una primera infracción. Sin embargo, para los consumidores de cannabis, a esto suele seguirle otra carta, meses después de la sanción, que utiliza una norma legal administrativa para pedir que se entregue el permiso de conducir hasta que se haya demostrado que no se es adicto al cannabis. Las objeciones son inútiles y, en cualquier caso, sólo son posibles después de haber entregado este valioso documento.

El límite de THC para los conductores es mucho más alto en Suiza

Suiza también ha definido la conducción bajo los efectos del cannabis con mucha precisión, y lo sanciona tan estrictamente como Alemania. Pero con un total de 3ng en sangre, aplica un límite de THC mucho mayor. El límite suizo, que es comparable al nivel 0,0 para taxistas, es de 1,5ng/ml de THC en sangre en total. A primera vista, el límite de THC alemán de 1ng/ml no parece ser mucho más bajo. Pero si se tiene en cuenta que el límite suizo de THC para los conductores se mide en la sangre total y no, como en Alemania, en el suero sanguíneo, entonces esto equivale a un límite de 3ng/ml de suero. Por lo tanto, el valor límite umbral para los conductores profesionales en Suiza es de por lo menos 3ng/ml medidos al estilo alemán en comparación con el suero.

Noruega tiene una serie de normas sorprendentemente claras sobre el cannabis y la conducción

Aunque dista mucho de ser un líder en términos de despenalización, Noruega tiene un enfoque que de forma sorprendente se basa en la evidencia. Como está previsto en Canadá, aquí ya existe un sistema de tres niveles. Más de 1,3ng se trata como niveles de alcohol en sangre de 0,2 por mil. Más de 3ng se tratan como 0,5 por mil, y cualquier cosa mayor de 9ng recibe las mismas penas drásticas que por conducir ebrio con más de 1,2 por mil.

La determinación del valor de THC-COOH, a partir del cual supuestamente se puede calcular el nivel de consumo y, por lo tanto, la frecuencia de consumo, es igualmente controvertida. “Hasta ahora, se ha asumido que demostrar la presencia de productos de descomposición específicos del ingrediente activo del cannabis THC en el cabello era una prueba segura de consumo. Los investigadores del Instituto de Medicina Legal del Hospital de la Universidad de Friburgo, dirigido por el toxicólogo Prof. Volker Auwärter, han demostrado en estudios experimentales que esta conclusión puede conducir a conclusiones falsas”dice la revista Nature en sus “Scientific Reports” de octubre de 2015. Sólo el valor activo de THC es relevante para la cuestión de conducir bajo los efectos.

La campaña sobre cannabis y conducción ‘Clear Head. Clear Rules’

Primer plano de un porro de cannabis, unos cogollos de cannabis podados y recortados, y las llaves de un coche sobre un fondo blanco.

Con el fin de cambiar el sistema a largo plazo, por lo menos en Alemania, la Asociación Alemana del Cáñamo (DHV) puso en marcha la campaña “Clear Head. Clear Rules” (“Mente Clara. Normas Claras“, en español) en junio de 2017. En Alemania, la pérdida a menudo a largo plazo del permiso de conducir debido al consumo de cannabis está arruinando la vida a mucha gente. El tratamiento desigual de los conductores que han consumido cannabis y los conductores que han bebido alcohol tiene graves consecuencias para los consumidores de cannabis y para la sociedad. Los contribuyentes, sin poner el tráfico en riesgo o sin ni siquiera causar un accidente, se convierten en beneficiarios de prestaciones sociales, porque sin su carnet de conducir pierden su trabajo o incluso su propia empresa. Esto no castiga ninguna amenaza real a la seguridad vial, sino el uso del cannabis en sí mismo. Los expertos llaman a esto un sucedáneo de ley penal, porque estas medidas excesivas surgieron casi al mismo tiempo que la despenalización de la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para el consumo personal, en la década de los noventa.

El Prof. Volker Auwärter es un toxicólogo de Friburgo que asesora al gobierno federal alemán como miembro del Comité de Expertos en narcóticos, incluido en relación con la legislación de tráfico. Auwärter critica la falta de base científica para la legislación actual. Existe la amenaza de que se retire una licencia por cantidades que prácticamente no tienen efecto. El riesgo de un accidente en el límite legal de alcohol de 0,5 por mil es el doble que en 0,0 por mil. Con el límite actual de THC de 1ng/ml de suero sanguíneo, el efecto narcótico ha desaparecido hace tiempo.

Los conductores que han consumido cannabis causan menos accidentes que los conductores que han bebido alcohol

Además, las personas que conducen bajo los efectos del cannabis causan menos accidentes que aquellos que han consumido alcohol. A diferencia del alcohol, el cannabis no elimina las inhibiciones, lo que significa que la capacidad para tomar decisiones sigue vigente. En 2014, Auwärter manifestaba, en una conferencia de expertos en la ciudad de Frankfurt sobre el tema de los proyectos piloto de cannabis, que las personas que han consumido cannabis tienden a no conducir después. Y si conducen, entonces un conductor bajo los efectos del cannabis tiende a conducir mucho más a la defensiva que alguien que está borracho. Auwärter cree que el límite actual de THC es demasiado bajo, y le ha mencionado al periódico “Süddeutsche Zeitung” que estaba a favor de cambiarlo a “2-5” nanogramos.

Una guía de los límites de THC para los conductores en diferentes países:

Europa:

Bélgica: 1 ng

Dinamarca: 1 ng

Alemania: 1 ng en el suero sanguíneo, equivalente a 0,5 ng en sangre total. Valor de THC-COOH.

Reino Unido: 2 ng

Estonia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Finlandia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Francia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Irlanda: 1 ng

Italia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Croacia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Letonia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Lituania: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Luxemburgo: 1 ng

Malta: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Países Bajos: 3 ng, si se consumen junto con otras drogas o alcohol, 1 ng. Desde 2017, ha habido controles periódicos como parte de una política de tolerancia cero con las drogas y el alcohol en las carreteras. Anteriormente, los test solo se basaban en sospechas específicas de sustancias ilegales.

Noruega: Más de 1,3ng se trata como 0,2 por mil niveles de alcohol en la sangre, más de 3ng como 0,5 por mil, más de 9ng se trata como una ofensa/ delito criminal, como 1,2 por mil de alcohol en sangre

Austria: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Polonia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Portugal Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Rumania: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Suecia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Eslovenia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Eslovaquia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Republica Checa: 2 ng

Hungría: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Chipre: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Canadá

Canadá tiene la intención de introducir un sistema de tres niveles.

No se aplica ninguna sanción a menos de 2ng de THC por mililitro (ml) de sangre.

De 2 a 5ng de THC por mililitro (ml) de sangre se trata como un delito menor, punible con una multa de hasta 1.000 dólares canadienses.

5ng o más de THC por ml en sangre se tratan como un delito penal. Se decidirá en casos individuales si se el caso se lleva a los tribunales o se impone una multa.

Combinación de THC y alcohol: más de 0,5 por mil de alcohol en la sangre y más de 2,5ng se definen como delitos y reciben el mismo trato que conducir con más de 5ng.

Todos los niveles en sangre deben medirse dentro de las 2 horas posteriores a la detención del conductor.

EE.UU.

En los EE.UU., conducir bajo los efectos de una sustancia se considera básicamente un hecho delictivo. Aquí también, se decide en casos individuales si se presentan cargos o se impone una multa.

Montana: 5ng

Ohio: 2ng

Pensilvania: 1ng

Estado de Washington: 5ng. Los conductores con menos de 5ng también pueden ser acusados de conducir “bajo los efectos del cannabis” si la policía puede demostrar que el conductor no está capacitado.

Colorado: 5g

Nevada:  2ng

Alaska: sin límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre bajo sospecha

California: en California se considera que estás bajo los efectos de una sustancia si la policía puede demostrar mediante pruebas que:

– la persona da la impresión de estar intoxicada por cannabis

– hay un deterioro evidente de las capacidades físicas y mentales debido al consumo

– una persona no puede bajo esas circunstancias conducir tan cuidadosamente como alguien que está sobrio

Oregón: el fiscal del estado debe demostrar que el conductor está afectado de forma visible o demostrable.

Massachusetts: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha. Se considera que estás bajo la influencia si el cannabis afecta tu capacidad para conducir un automóvil con seguridad.

Maine: 5,0 ng

Washington / Distrito de Columbia: el fiscal del estado debe demostrar que el conductor está afectado de forma visible o detectable.

En los siguientes estados, incluso las más mínimas huellas de THC en tu sangre son suficientes para representar un hecho delictivo:

Arizona

Delaware

Georgia

Illinois

Indiana

Iowa

Michigan

Oklahoma

Rhode Island

Dakota del Sur

Utah

Wisconsin

by Micha

1 165 vistas

Francia introducirá una nueva ley a final del año para suavizar los castigos por consumo de cannabis, según las nuevas autoridades.

La legislación, una promesa clave del presidente Emmanuel Macron en su campaña electoral, terminará con las penas de prisión para los consumidores de marihuana.

Pero los cambios no llegan a la despenalización del consumo de la marihuana, de acuerdo con el portavoz del Gobierno Christophe Castaner .

Francia es uno de los países de la media docena que hay en la UE que aún criminaliza el consumo de cannabis, en contraste con Portugal.

Actualmente los capturados usando el cannabis en Francia se enfrentan hasta un año de cárcel y una multa que puede llegar a los 3.750 euros.

Castaner dijo que el promedio por delitos de drogas ocupa seis horas del tiempo de la policía, y lo mismo para los jueces.

“¿Es eficaz el sistema? No “, dijo. “Lo que es importante hoy en día es ser eficiente y, sobre todo, para liberar tiempo a nuestra policía para que pueda centrarse más en cuestiones esenciales.”

Patrice Ribeiro , de la Unión Policías de Francia, apoya los cambios propuestos.

“Es una buena idea que se tenga en cuenta la realidad”, dijo. “La mayoría de los agentes de policía que detienen a los consumidores les dicen que tiren el porro lejos y luego los dejan ir.”

Uruguay y un puñado de estados de Estados Unidos, especialmente los de la costa oeste, han legalizado el uso recreativo del cannabis.

El consumo de cannabis sigue siendo ilegal en la UE, pero se ha despenalizado – los delincuentes cometen una ofensa civil y no un delito y, a menudo son multados o determinado su rehabilitación – en Portugal, España (sólo en lugares públicos), Luxemburgo, Bulgaria, Estonia, Letonia y Lituania.

0 183 vistas

A falta de ocho meses para llegar a las elecciones presidenciales francesas , el cannabis es un invitado de honor en el discurso de los candidatos, y un tema de intensa controversia entre el electorado francés.

El debate político en esta cuestión sería sobre una hipotética” legalización completa o una mera despenalización

La legislación europea se hace eco de la ley internacional de restricción de consumo de estupefacientes, aunque los países pueden elegir si desean o no sancionar su uso. Ese detalle ha dado lugar a formas bastante peculiares a bailar alrededor de la ley, o entre las dos alternativas.

Despenalización significa que el uso o la posesión de cannabis no es un delito, pero la producción y comercialización siguen fuera de la ley, como en los Países Bajos

La legalización de la marihuana la pone al mismo nivel que el tabaco. Se levantaría la prohibición del uso, producción y distribución. El estado reemplazaría el mercado clandestino, que regula tanto la demanda mediante la exclusión de ciertos consumidores, como los menores. Así como la comercialización a través de comercios autorizados y controlados.

Ninguno de los miembros de la Unión Europea ha legalizado la marihuana por completo. España, Alemania, Portugal y los Países Bajos, entre otros, han torcido sus leyes de tolerar y enmarcar el uso y la venta de pequeñas cantidades a través de dispensarios especiales, tiendas de ocio (coffee shops) y clubes.

También existe “una especie de” despenalizado o “semi legalizado” en la República Checa, Bélgica, Dinamarca, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Croacia y Eslovenia, donde las multas son más ligeras, se acepta la posesión de cantidades personales y la legislación esculpe la diferencia entre drogas “duras” y “blandas”.

La República Checa, por ejemplo, aprobó una ley en el 2010 que despenaliza la posesión de estupefacientes en pequeñas cantidades. El resto sigue siendo ilegal.

Alemania tiene un régimen “especial” de tolerancia que convierte a las leyes del país como los más laxas, a pesar del hecho de que la posesión todavía está prohibida. Se espera que este año el país aprobará licencias para vender cannabis con fines terapéuticos.

En el 2001, Portugal se convirtió en el primer miembro de la UE en despenalizar el consumo personal de marihuana, aunque sigue siendo el cultivo penado, incluso si el cultivo es para uso personal. La venta, también, sigue siendo ilegal.

Los análisis de la legislación portuguesa son positivos: El consumo de drogas ha aumentado ligeramente entre los adultos y ha disminuido marcadamente entre los jóvenes.

En Italia, que algunos predicen que será el próximo país europeo y el segundo en el mundo después de Uruguay en legalizar el cannabis, la posesión está prohibida, pero no para uso personal y en pequeñas cantidades.

En España, el cultivo de cannabis en una propiedad privada para el consumo personal de los adultos en un espacio privado es legal. “Los Clubes sociales de cannabis” que organizan esas actividades se cuentan por cientos – más de 300 solo en Barcelona.

Al mismo tiempo, y tan contradictorias como en otras partes, la venta de cannabis siguen siendo ilegales.
Francia y el resto de la UE consideran que el uso de drogas, incluyendo la marihuana, son un delito y su posesión es siempre un crimen, aunque no siempre conduce a la cárcel. Chipre, por su parte, es la más estricta: La posesión puede ser castigada con hasta ocho años de cárcel.

Más del 80% de los franceses piensan que la legislación punitiva actual, entre los más represivas en el continente, siendo ineficaz mientras que el 52% está a favor en algún grado de la legalización y quieren ver el tema debatido durante la campaña presidencial de este año, según una encuesta de Ipsos en 2016.
La agencia de salud pública de Francia informa que 700.000 franceses consumen cannabis diariamente, mientras que 1,4 millones de ciudadanos fuman al menos 10 porros al mes.

“En Europa, 12 de nuestros vecinos han tomado el lado de la despenalización – con fines terapéuticos en Alemania o Rumanía, por ejemplo, o incluso de recreo en los Países Bajos, Italia, España y Portugal,”según Le Point. “Sin embargo, Francia mantiene una ley muy represiva que parece ineficaz. Hoy en día, según el Observatorio Francés de las Drogas y las Toxicomanías, 17 millones de franceses ya han fumado cannabis “.

Cinco de los siete candidatos presidenciales de los partidos de izquierda están a favor de la legalización o la despenalización del consumo de cannabis.

Entre los a favor del debate estarían Benoît Hamon, del Partido Socialista, que está a favor de la legalización, y Nathalie Kosciusko-Morizet del partido republicano de derecha, que opta por la despenalización.

Otros dos candidatos socialistas, Manuel Valls y Arnaud Montebourg, se oponen a una u otra opción.

0 561 vistas

Aunque hay mucha información actualizada y precisa online sobre el cannabis medicinal en Europa, encontrar una fuente fiable que te cuente todo lo que necesitas saber puede ser una misión prácticamente imposible. Así que hemos recopilado cientos de fuentes online – noticias de prensa, análisis de los gobiernos y de las ONG, y puntos de vista de los pacientes – con el fin de elaborar un resumen completo de la situación del cannabis medicinal en Europa.

Nos hemos esforzado por motivos de claridad y precisión en todos los aspectos, pero reconocemos el hecho de que, a veces, las aguas legislativas pueden ser turbias y se pueden cometer errores de interpretación. Sumado a esto, las legislaciones cambian rápidamente, por lo que iremos añadiendo actualizaciones cada tres meses, o más, si es necesario. Por lo tanto, agradecemos cualquier comentario, observación, o corrección – y tu contribución nos ayudará a que esta fuente sea realmente interactiva y a que siga siendo relevante ¡durante muchos años!

Legalidad y Disponibilidad del Cannabis Medicinal en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Este mapa muestra el estado general de la legalidad y disponibilidad del cannabis medicinal en Europa. Todos los países que han aprobado leyes relativas al cannabis medicinal, que han aprobado toda la planta de cannabis o medicamentos derivados del cannabis, o que tienen disponibles medicamentos a base de cannabis/derivados del cannabis en alguna forma están marcados en verde.

A primera vista, la situación parece relativamente buena en la mayoría de las naciones europeas. Sin embargo, hay que analizarla un poco más detenidamente para tener una idea clara de verdad, porque las leyes y la praxis del cannabis medicinal varían mucho de unos países a otros.

Algunos países que han aprobado leyes que, supuestamente, permiten el suministro de cannabis medicinal, en realidad, no permiten que nadie pueda usarlo. Otros países recetan determinados derivados del cannabis o cannabinoides sintéticos, pero no permiten el uso de toda la planta de cannabis, mientras que otros tienen leyes relativamente relajadas que permiten el cultivo medicinal personal, las asociaciones cannábicas que suministran a los consumidores medicinales, y una gama de diferentes medicamentos de venta con receta.

Algunos de los países marcados en verde, en realidad, no tienen ninguna ley relativa al cannabis medicinal, y no han aprobado ninguno de los medicamentos derivados del cannabis existentes, pero aún así tienen disponible cannabis medicinal o medicamentos derivados del cannabis para ciertos pacientes bajo normas especiales de acceso. En estos países, las autoridades sanitarias nacionales generalmente importan los fármacos sobre una base estrictamente limitada, basada en cada caso individual. Es obvio que no son sistemas ideales, pero si se han aprobado leyes o si hay pacientes que reciben medicamentos a base de cannabis o derivados en esos países, aparecen incluidos en la sección verde del mapa.

Si quieres saber más sobre los medicamentos derivados del cannabis que se encuentran disponibles actualmente en Europa, por favor, echa un vistazo a nuestro artículo Cannabinoides en la medicina – un resumen para médicos y especialistas, publicado en marzo de 2016.

Disponibilidad de Sativex en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

En primer lugar, vamos a echar un vistazo a la disponibilidad de Sativex. A pesar de ser polémico, Sativex ha tenido un éxito considerable al conseguir la aprobación en gran parte de Europa y en muchos otros países de todo el mundo. Las razones de la polémica en torno a Sativex son múltiples.

Muchos activistas y pacientes creen que autorizar y regular Sativex, mientras que el cannabis sigue siendo ilegal (como ocurre ahora en la mayor parte de Europa) es injusto y discriminatorio, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una extracción de la planta entera y, por lo tanto, es esencialmente cannabis (a diferencia de los medicamentos de síntesis de una única molécula, como nabilona y dronabinol, que veremos más adelante).

Estos problemas se ven agravados por el hecho de que Sativex es prohibitivamente caro y se encuentra disponible de forma irregular en muchos países. En el Reino Unido, Sativex sólo está disponible en la Seguridad Social (NHS) de Gales. En agosto de 2014, el grupo All Wales Medicines Strategy Group (AWMSG) recomendaba que Sativex pudiera prescribirse en el NHS (lo que significa que los costes serían asumidos por las autoridades sanitarias con sólo una pequeña carga nominal para el paciente) en Gales para el tratamiento de la espasticidad relacionada con la EM.

Sin embargo, el National Institute for Health and Care Excellence (Instituto Nacional para la Salud y Cuidado de la Excelencia), o NICE, no recomendaba la prescripción de Sativex en Inglaterra en su Guía Clínica de la EM de 2014 “porque no es un tratamiento rentable”.

En abril de 2011, el Scottish Medicines Consortium (SMC – el escocés equivalente a NICE) también anunció que no podía recomendar Sativex, ya que no había recibido ninguna solicitud de autorización de comercialización por parte de GW Pharmaceuticals. Por lo tanto, los pacientes de Inglaterra y Escocia que quieren conseguir Sativex deben “hacerlo de forma privada” y cubrir todos los costes ellos mismos.

Un tema de precios similar existe en Francia, donde las autoridades aprobaron Sativex en 2013, pero todavía tienen que ponerse de acuerdo con un precio de venta con el distribuidor europeo GW Pharmaceuticals, Almirall. Sensi Seeds informaba en diciembre del año 2015 que Sativex todavía no estaba disponible en Francia, y que había pocas probabilidades de que lo estuviera en un futuro próximo.

En Finlandia, Dinamarca y Noruega, Sativex está disponible de forma estrictamente limitada en base a cada caso individual, y tiene un precio prohibitivo en comparación con otras formas de cannabis medicinal. Sin embargo, la situación en Finlandia ha mejorado de forma considerable en los últimos años (desde que se aprobaron las leyes del cannabis medicinal en 2008); el número de pacientes que reciben cannabis medicinal en forma de Sativex o productos Bedrocan aumentó de tan sólo 12 en 2010 a unos 200 en 2014.

En Irlanda y Malta, técnicamente, Sativex ha sido aprobado pero nunca se ha recetado – en Irlanda, los problemas con el precio han retrasado el lanzamiento de Sativex, mientras que en Malta, la única solicitud recibida hasta el momento ha sido rechazada recientemente por las autoridades sanitarias.

El cuasi monopolio de GW Pharmaceuticals del cannabis medicinal legal le permite beneficiarse considerablemente, mientras que los individuos que cultivan cantidades personales de cannabis siguen siendo criminalizados en gran parte de Europa. Muchas de las personas que cultivan pequeñas cantidades de cannabis destinadas al uso medicinal y personal lo hacen porque supone la única opción verdaderamente asequible. Que estos individuos sigan siendo perseguidos por razones que parecen ser exclusivamente económicas es un estrepitoso fracaso por parte de las autoridades nacionales y supranacionales de Europa.

Disponibilidad de Marinol/Cesamet en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Nabilona y dronabinol, comercializados como Marinol y Cesamet (o Canemes en algunos países), son dos análogos sintéticos de una única molécula de THC, que también han conseguido la aprobación en muchos países europeos. En general, se han aprobado para las náuseas, vómitos y pérdida de peso relacionadas con el cáncer y el VIH.

Como medicamentos de síntesis de una única molécula, nabilona y dronabinol tienen una eficacia limitada, y además se asocian con más efectos secundarios graves que el propio cannabis. Varios países han permitido el uso de nabilona y dronabinol mientras siguen prohibiendo el uso del propio cannabis medicinal, como Dinamarca, que ha aprobado miles de solicitudes de Marinol durante la última década, pero ninguna de Bedrocan.

Dronabinol y nabilona se desarrollaron hace más de 30 años, y nunca han sido especialmente populares entre los pacientes o profesionales de la salud. A pesar de que se han prescrito a muchos más pacientes que Sativex a estas alturas, hay signos claros de que Sativex está tomando el relevo en términos de disponibilidad, aceptabilidad y popularidad. Sin duda, representa un paso en la dirección correcta, hacia el reconocimiento del valor medicinal superior de toda la planta de cannabis sobre los tratamientos sintéticos a base de moléculas individuales.

En Alemania, parece que tanto nabilona como dronabinol siguen estando disponibles con receta médica, pero desde 1991, no lo han estado en el mercado abierto como medicamentos terminados (es decir, que no están ni pre envasados ni disponibles para su compra en farmacias).

Curiosamente, dronabinol está reconocido en el derecho internacional, ya que es un estereoisómero del THC, mientras que la nabilona no lo está porque su estructura molecular difiere de los cannabinoides verdaderos sustancialmente. En Islandia, por ejemplo, dronabinol está técnicamente prohibido, pero la Agencia de Medicamentos del país ha autorizado su uso, de forma excepcional, en casos especiales. Nabilona no está sujeta a ninguna prohibición – pero ambos medicamentos se han recetado sólo en un pequeño número de casos, en virtud de las normas de acceso especiales.

Disponibilidad de Bedrocan en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

El número de países que permiten el uso de Bedrocan (u otros productos del mismo fabricante, es decir Bediol, Bedrobinol etc.) es mucho más reducido, y en la mayoría de los casos, la medicina sólo la pueden importar las autoridades sanitarias nacional del país en cuestión, y en base a cada caso individual.

Dado que los productos de Bedrocan son flores de toda la planta de cannabis, los países que permiten su uso parece ser los países europeos más progresistas en lo que se refiere a consumo de cannabis. En realidad, la situación es un poco más complicada.

Los productos de Bedrocan se consideran preferibles a Sativex, por diversas razones, pero sigue habiendo insatisfacción entre los pacientes. En Noruega y Finlandia, por ejemplo, los productos Bedrocan sólo pueden importarse en una estricta base de caso por caso, con la aprobación de las autoridades sanitarias nacionales. Representan una opción económica en comparación – en Finlandia, según los informes, Sativex cuesta € 650 por tres botellas de spray que contienen 810mg de THC y 750 mg de CDB en total; los cannabinoides totales equivalentes se pueden obtener a partir de productos Bedrocan que cuestan € 200 o menos.

Sin embargo, muy pocas personas tienen acceso a Bedrocan en realidad (en Finlandia: 123 en 2012, aunque es probable que los números hayan aumentado desde entonces), y el número de enfermedades para las que se puede prescribir es muy limitado.

Bedrocan en los Países Bajos

En los Países Bajos, Bedrocan se convirtió en el único productor de cannabis medicinal autorizado en 2003, al aplicar la ley de 2001 que, supuestamente, legalizaba el cannabis con fines medicinales – que también vio la creación de laDutch Office of Medicinal Cannabis (OMC).

Pero antes de esto, por lo menos, otro proveedor (Maripharm BV, una empresa que ahora se limita a hacer productos sólo de CDB) tenía disponible cannabis medicinal (según se informa más barato y más eficaz), y lo utilizaban muchos miles de pacientes, a los que sus médicos recetaban cannabis y que conseguían su medicina directamente de más de 1.000 farmacias diferentes. Esta situación no era legal, pero se toleraba, y parece haber sido mucho más preferible para los pacientes.

En 2001, se creó la OMC (según las normas del Tratado de la ONU, un país debe establecer una oficina para supervisar el cannabis medicinal si quiere que esté disponible), y en 2003, se puso en marcha la nueva política medicinal. Pero puede haber tenido el efecto de hacer que el cannabis medicinal estuviera menos disponible para los pacientes holandeses – según la BSEMC (the Public Interest Foundation for Effective Medical Cannabis), de 10.000 a 15.000 pacientes consumieron cannabis medicinal cada año bajo el viejo sistema en comparación con sólo 140 cada año entre 2003 y 2013.

Un estudio de la Universidad de Utrecht publicado en 2013 sitúa la cifra mucho más arriba, aproximadamente en 1.000 al año. Actualmente, estamos a la espera de las cifras de la propia OMC, y os pondremos al día tan pronto como dispongamos de la información.

Sin embargo, las preocupaciones de los pacientes con respecto a los productos Bedrocan no se limitan a la disponibilidad o al coste – todos los productos Bedrocan se tratan con radiación gamma para garantizar que se eliminan los pesticidas, metales pesados y microorganismos. Este es un requisito de la OMC, pero ha causado preocupación por su efectividad y seguridad en algunos pacientes, y ha llevado a muchos a comprar cannabis en los coffeeshops antes que los productos de farmacia. Este reportaje de vídeo de Cannabis News Network entra en detalles sobre el tema de Bedrocan y la legislación del cannabis medicinal en los Países Bajos.

Además, como Sensi Seeds informaba a principios de este año, Bedrocan tiene dificultades para proporcionar suficiente producto a otros países europeos. Como el único proveedor de cannabis medicinal en Europa, la demanda de sus servicios aumenta con rapidez, hasta el punto en que ha abierto una nueva planta de producción en 2015 – pero sigue habiendo problemas de abastecimiento.

Programas Nacionales Europeos de Cultivo de Cannabis Medicinal

En un pequeño número de países europeos, el gobierno nacional ha tomado la postura de que el control del Estado y la regulación del mercado de cannabis medicinal es la vía razonable. De manera clara, estos programas estatales tienen la ventaja de ofrecer cannabis a los pacientes registrados a un precio más bajo que el de las formas disponibles hoy en día.

En la actualidad, los únicos países europeos que han puesto en marcha la producción de cannabis medicinal controlada por el Estado son Italia, los Países Bajos y la República Checa. Como ya se hemos comentado, Holanda ha concedido la licencia exclusiva para producir cannabis medicinal a Bedrocan BV. Alemania yadebate los planes para aplicar un programa similar, pero no se cree que entre en vigor, por lo menos, hasta 2017.

No vamos a clasificar el Reino Unido entre los países productores de cannabis medicinal, a pesar de la licencia de GW Pharmaceuticals para cultivar cannabis y producir Sativex, ya que Sativex no se distribuye como flores de cannabis de la planta entera (y no está ampliamente disponible en el Reino Unido).

En la República Checa, la empresa de logística Elkoplast tiene licencia para producir cannabis medicinal utilizando las variedades y la experiencia de Bedrocan. Según los informes, Elkoplast ha distribuido su primera cosecha de 11kg en febrero de 2016; el coste del cannabis de Elkoplast es, al parecer, de unas 100 Coronas (€ 3,70) el gramo (en comparación con unas 300 Coronas/€ 11 del Bedrocan importado). Elkoplast tiene la intención de producir 40kg este año.

El año pasado, los médicos registrados para prescribir cannabis medicinal en la República Checa (que actualmente son cerca de 20) suministraron cannabis a sólo 30 pacientes. Se cree que la cifra de pacientes aumentará significativamente con la aplicación del nuevo sistema. El cannabis medicinal se legalizó en la República Checa en 2013, por lo que el progreso ha sido relativamente rápido hasta la fecha.

En Italia, el ejército ha completado recientemente su primera cosecha de cannabis destinada a la distribución a pacientes con receta médica para cannabis medicinal. El ejército tiene previsto cultivar este año 100kg – lo que parecer ser aproximadamente el doble de la cantidad que actualmente se importa de los Países Bajos, y las autoridades sanitarias regionales tienen como objetivo distribuirlo por € 5/€ 15 el gramo, en comparación con los aproximadamente 40 € por gramo de Bedrocan.

Curiosamente, cualquier médico italiano puede prescribir cannabis medicinal a un paciente – esta situación difiere radicalmente de muchos otros países europeos, donde el cannabis sólo puede ser recetado por especialistas como neurólogos y oncólogos. Además, el número de médicos dispuestos a recetar cannabis parece ser relativamente alto, y el interés de los pacientes crece rápidamente.

Por otra parte, este último dato se conoce parcialmente a través de la gran cantidad de solicitudes notificada para importar productos Bedrocan, presentadas por pacientes italianos ante la oficina holandesa OMC. La cosecha del ejército aún no se ha distribuido, y el proceso ha sufrido varios retrasos hasta el momento. Sin embargo, Italia está demostrando una actitud muy progresista a pesar de seguir atascado con las dificultades logísticas, y el nivel de los avances resulta muy alentador.

Que el Estado Controle el Cannabis Puede No Ser lo Ideal

Por lo general, el elemento de control del estado implicado en este tipo de programas consiste, sencillamente, en conceder licencias sobre el derecho a cultivar cannabis medicinal a un solo productor. Esto está lejos de ser lo ideal, por varias razones: problemas de suministro, tales como los experimentados por Bedrocan y una falta de competitividad en los precios, calidad y variedad, suelen mencionarse como problemas posibles.

En Italia, el control estatal de la producción de cannabis no existe junto con el derecho a cultivar cantidades personal de cannabis, como es el caso en los Países Bajos y la República Checa. Se informó ampliamente En enero de 2016, la noticia de que el cultivo del cannabis medicinal había sido despenalizado en Italia tuvo una gran repercusión informativa, pero no parece que esto sea del todo exacto.

El primer ministro italiano Matteo Renzi anunció en enero una larga lista de reformas de menor importancia, incluido el levantamiento de las sanciones penales por violaciones de las normas de cultivo de cannabis medicinal. Sin embargo, parece que esto sólo se aplica a los investigadores o personas “que trabajan en el campo del cannabis medicinal”, y no a la población general.

Por lo tanto, el sistema italiano ha recibido criticas por ser otra medida a medias, que monopoliza los beneficios posibles y priva a los pacientes de la elección y el anonimato. También existen dudas sobre si la cantidad de cannabis producido por el ejército será suficiente para satisfacer las necesidades de los pacientes, y como Italia funciona con un sistema sanitario regional, a algunos les preocupa que el coste del cannabis producido por el estado varíe ampliamente entre localidades. Según se informa, la cosecha también se irradiará con rayos gamma, lo que puede plantear problemas similares a los de los Países Bajos.

Sin embargo, los próximos años van a ser testigos del cambio decisivo en Italia. Actualmente, el Parlamento italiano mantiene conversaciones sobre la posibilidad de dar nuevos pasos hacia la legalización, tanto medicinal como recreativa del cannabis. Las conversaciones siguen en curso, y actualizaremos este apartado cuando los resultados de las deliberaciones queden claros.

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Legislación del Cultivo Personal en Europa

La despenalización del cultivo personal es un indicador muy útil para establecer el nivel de tolerancia que un país tiene hacia el concepto del cannabis medicinal.

El cultivo de cannabis por parte de la población general es ilegal en todos los países europeos. Sin embargo, hay un grupo de países que ha descriminalizado, o despenalizado, el cultivo personal o el cultivo personal para fines medicinales. Otros países han dado pasos hacia la despenalización o están en el proceso de poner en marcha leyes aprobadas recientemente, y se han establecido varios precedentes más gracias a los que los cultivadores medicinales han evitado cargos criminales a pesar de las leyes nacionales.

Otro aspecto a tener en cuenta es el hecho de que muchos países europeos presentan una desconexión entre la legislación y la práctica en lo que respecta a la posesión personal y al cultivo. Muchos países funcionan bajo políticas de tolerancia no oficiales que son contrarias a la legislación vigente; resulta muy difícil evaluarlo, ya que estas políticas no son oficiales, lo que significa que puede que no se lleven registros, y también que las políticas pueden cambiar en cualquier momento sin tener que ser respaldadas por la legislación.

Por lo tanto, es muy difícil ser 100% exacto con respecto a los lugares donde puedes salirte con la tuya fácilmente y cultivar unas pocas plantas, y hemos hecho todo lo posible para aclarar el panorama con la información de la que disponemos.

España, los Países Bajos, la República Checa y Bélgica son, sin duda, los más tolerantes con el cultivo de cannabis por parte de la población y, por lo general, disponen de una legislación vigente que confirma o protege el derecho del individuo a cultivar un cierto número de plantas (en los Países Bajos y el República Checa, hasta 5 plantas, y en Bélgica sólo una planta).

En España, no existe ninguna legislación que especifique que se permite el cultivo de cannabis, sino que hay leyes que avalan el derecho a poseer y consumir cualquier droga en privado, y un conjunto sustancial de precedentes legales que se han acumulado a lo largo de los últimos 20 años más o menos. En 1993, nació el precursor de lo que se convertiría en las asociaciones o clubes sociales de cannabis, utilizando las leyes existentes sobre la posesión de drogas para argumentar que las asociaciones, colectivas y privadas, de cultivo de cannabis deberían también, por lo tanto, ser legales. Después de muchos años de poner en duda, e interrumpir, el proyecto, las autoridades finalmente dejaron su persecución y autorizaron que el proyecto siguiera sin obstáculos, abriendo la puerta a cientos de otros clubes.

El Reino Unido es también un caso interesante. El cultivo casero de cannabis está muy extendido en el Reino Unido, y miles de personas cultivan con fines medicinales. Ha habido varios casos de personas con las que se ha sido condescendientes, o que incluso han escapado de los cargos de cultivo por completo, después de demostrar la necesidad médica, mientras que muchos otros siguen siendo criminalizados en todo el país.

Esta discrepancia existe en parte debido a que los diferentes cuerpos de policía regionales no tienen el mismo nivel de prioridad con respecto al cannabis – de hecho, varias fuerzas policiales del Reino Unido, según los informes, han practicado políticas de tolerancia no oficiales con cultivadores de cannabis debido a la indudable necesidad de liberar recursos para hacer frente a delitos más graves.

Suiza ha tenido un historial un tanto irregular en lo que se refiere al derecho a cultivar – debido a un vacío legal, desde 1995 hasta 1999, a los ciudadanos suizos se les permitía cultivar “cáñamo” sin límite máximo especificado de THC, e incluso después de que se modificase la ley, las tiendas siguieron vendiendo cannabis, por lo menos, hasta 2005. Actualmente, la ley no contempla el cultivo personal, pero es muy raro que haya noticias sobre cultivadores personales que sean procesados.

Otros países han dado algunos pasos hacia la despenalización, como por ejemplo, al eliminar las sentencias de prisión y la imposición de multas o cargos administrativos – como la isla de Malta, que hace poco ha aprobado leyes que despenalizan el cultivo de cantidades personales de cannabis. Sin embargo, no está claro cómo se aplicarán estas nuevas leyes en la práctica real.

Por último, Suecia, Alemania y Bulgaria han establecido precedentes gracias a los que cultivadores medicinales han conseguido zafarse de ser procesados.

Clubes Sociales de Cannabis en Europa

El pequeño número de estados europeos que han despenalizado el cultivo personal y también permiten los clubes sociales de cannabis son, sin duda, los más tolerantes de todos, aunque ningún país está exento de problemas. En su mayor parte, los clubes sociales han surgido en los países que ya tenían una fuerte subcultura de consumo de cannabis, y sirven como un medio para asegurar la calidad, seguridad y consistencia con respecto al mercado negro.

Es importante tener en cuenta que los clubes sociales de cannabis o asociaciones cannábicas no son un concepto arbitrario de ninguna manera. Con el fin de ser reconocidos por ENCOD (the European Coalition for Just and Effective Drug Policies, que ha desempeñado un papel fundamental en la creación de clubes sociales en toda Europa), los aspirantes a formar un CSC deben cumplir varios requisitos.

El club debe ser una asociación registrada legalmente y, por lo tanto, responsable ante las autoridades locales y nacionales. Por otra parte, el código de conducta de ENCOD para los CSC establece cinco principios básicos:

  1. El club sólo produce cannabis para el consumo personal de sus miembros.
  2. El club está orientado a la salud: en la producción y elaboración se cumplen las normas de la agricultura orgánica también.
  3. El propósito del club no es obtener beneficios, sino apoyar el activismo que intenta poner fin a la prohibición del cannabis
  4. El club es transparente para sus miembros y está abierto al diálogo con las autoridades.
  5. Asimismo, el club ha acordado aceptar la mediación de Encod en caso de que surga un conflicto con uno de sus miembros o con otro CSC.

Si un CSC no cumple con estos requisitos, ENCOD no reconocerá el club como una entidad legal y oficial. A pesar de esto, hay muchos CSC que operan actualmente (especialmente en España) sin el reconocimiento oficial de ENCOD.

En España, el lugar original de nacimiento de los clubes sociales de cannabis, la situación es compleja. El sistema funciona bien en general, y el cannabis está ampliamente disponible y a buen precio, pero el país no está exento de problemas.

A pesar de que se supone los clubes funcionan sin fines de lucro, el potencial de hacer grandes cantidades de dinero ha atraído a muchos aspirantes a empresarios que no priorizan, necesariamente, el bienestar del paciente. Asimismo, el incumplimiento de las normativas de sanidad y seguridad, y las pequeñas infracciones similares han presentado a las autoridades, en Barcelona y en otras partes, la oportunidad de cerrar cientos de establecimientos.

ENCOD actualmente reconoce CSC en sólo cuatro países: dos en Bélgica, siete en España, uno en los Países Bajos, y uno en Eslovenia. El Club Social de Cannabis de Eslovenia ha sido registrado oficialmente por las autoridades locales, y las entrevistas sugieren que pueden estar suministrando cannabis a sus pacientes médicos – pero la legislación eslovena aún no admite el cultivo de cannabis medicinal por parte de la población, a pesar de una ley de 2014 que permite el suministro de cannabinoides medicinales.

Otros países trabajan con entusiasmo para sentar las bases de los que se convertirán en CSC oficiales tan pronto como la legislación lo permita. Entre estos países se incluyen el Reino Unido, Austria, Francia y Alemania.

UKCSC.co.uk proporciona una larga lista de clubes sociales de cannabis “oficiales” del Reino Unido, algunos de los cuales aparentemente no suministran cannabis a sus miembros – pero es importante tener en cuenta que, como las leyes del Reino Unido aún no permiten el cultivo personal, estos clubes no están reconocidos oficialmente por ENCOD. Sin embargo, es una red importante que crece rápido, que proporciona un apoyo muy necesario e información a sus miembros, así como a los medios de comunicación, al gobierno y el público interesado.

Entonces ¿Qué Países Son los Más, y los Menos, Tolerantes?

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Como hemos visto, cuando contabilizamos todas las diferentes variables, muchos de los países que, supuestamente, disponen de cannabis medicinal, de hecho, no lo tienen, y en realidad no están más avanzados en la práctica que los países que se han negado hasta ahora a considerar la idea.

Así que hemos clasificado todos los países de Europa en una escala de más a menos tolerantes, calificando con un 0 para el menos tolerante y con 24 como máximo.

Como era de esperar, los países que son claramente los más favorables al cannabis medicinal en Europa son los Países Bajos, España y la República Checa. La República Checa quizás sea la más llamativa en la rapidez con la que se ha apartado de su legado soviético y abrazado las políticas de drogas modernas y progresistas, que lo sitúan a la vanguardia de Europa.

Estas tres potencias van seguidas de cerca por Alemania e Italia, que avanzan con rapidez, y Bélgica, que tiene una postura incoherente hacia el cannabis, pero donde muchos pacientes están actualmente en condiciones de acceder o cultivar su propia medicina.

¿Qué Países Son los Más Contrarios al Cannabis Medicinal?

A continuación, tenemos países que hacen algunos progresos, pero que aún no proporcionan cannabis medicinal más allá de un pequeño número de casos limitados, o que siguen siendo en general contrarios a los cambios legislativos necesarios. Estos países son Francia, Irlanda, Islandia, Portugal, los estados del Báltico, y todos la países escandinavos.

Rusia persiste en sus políticas draconianas, a pesar de algunas informaciones recientes erróneas en sentido contrario. Medicalmarijuana.eu y MERCY afirman que Rusia ha descriminalizado el cultivo de hasta 20 plantas para uso personal, pero después una investigación más profunda parece que no es así: cualquier cantidad de cultivo puede dar lugar a cargos criminales, pero 20 plantas o más se considera una “cantidad grande”.

No hay duda de que Grecia es uno de los países más contrarios en la Europa de hoy, ya que penaliza de manera agresiva a los cultivadores de todo tipo, y no reconoce el concepto de cannabis medicinal en absoluto. De hecho, salvo unas pocas excepciones, la región de los Balcanes permanece bloqueada por sus políticas de drogas, profundamente regresivas.

Portugal sigue siendo sorprendentemente contraria al cannabis medicinal, a pesar de su famosa decisión, tomada en 2001, de despenalizar las cantidades personales de todas las drogas. Francia también ha persistido en las actitudes contrarias y regresivas con respecto al cannabis durante años, y resulta muy difícil acceder al cannabis medicinal.

Los micro estados San Marino, Mónaco, Andorra, Luxemburgo y Liechtenstein han avanzado muy poco hacia la legalización del cannabis medicinal. Los residentes de Andorra, por lo menos, puede acceder fácilmente al cannabis medicinal a una corta distancia, en Cataluña.

¿Y Qué Países Son una Buena Apuesta de Futuro?

Entre los países que han hecho progresos considerables, pero a los que todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que el cannabis medicinal esté ampliamente disponible, se incluyen Suiza, Austria y Eslovenia. Otro país más es Polonia, pero las informaciones más recientes sugieren que la situación va a mejorar considerablemente en un futuro próximo.

Malta, que acaba de legalizar el cannabis medicinal en cualquier forma, es un candidato sorprendente. La pequeña isla tiene una subcultura floreciente de consumo de cannabis; el cultivo personal acaba de ser descriminalizado, y varias formas de cannabis medicinal se encuentran nominalmente disponibles (aunque informaciones recientes nos dicen que se ha rechazado su única solicitud (para Sativex) hasta ahora ya que no fue recetada por un “especialista”).

También cabe destacar varios países de Europa del Este que acaban de empezar a apartarse de la actitud soviética de línea dura hacia las drogas que aún persiste en toda la zona. Varios de estos países – como Eslovenia, Macedonia, Croacia y Serbia –presentan una actitud cada vez más tolerante hacia el cannabis, y como tal, puede que veamos un progreso considerable en este ámbito en un futuro próximo. Tanto Croacia como Macedonia han acaparado los titulares de las noticias este año por la aplicación de las leyes de cannabis medicinal. Serbia y Eslovenia también han legalizado hace poco los derivados a base de cannabis, aunque los activistas lo han criticado por ser una medida conciliadora a medias.

Por último, el Reino Unido tiene una fuerte base de activistas y cultivadores, pero ha sufrido una serie de gobiernos que se siguen siendo, sorprendentemente, contrarios al cannabis. Sin embargo, la fuerte base de cultivadores/activistas, junto con la amplia red de clubes sociales de cannabis regionales que están tomando forma indican que el cambio es inminente. Por otra parte, debido a la incertidumbre que rodea a la votación del Brexit, la cuestión de la legalización del cannabis puede verse relegada al final de la cola, como lo ha ocurrido tantas veces en el pasado.

by Seshata

0 124 vistas

El 17 de junio de 2016, el Bundesrat alemán, la cámara de los estados federales, debatió la Ley del Uso Medicinal del Cannabis presentada hace poco ante el Parlamento. Con el fin de establecer una base jurídica para las flores de cannabis medicinal, la ley tiene que pasar por ambas cámaras.

El Bundesrat (Consejo Federal o Cámara Alta del Parlamento alemán) aprobó la ley, en principio, y pidió al Bundestag (Parlamento Federal o Cámara Baja del Parlamento alemán) que hiciese anónimo el estudio adjunto de los pacientes, además de convertir en ley la normalización del contenido en THC. Hasta la fecha, no se había establecido ninguna disposición para ninguno de los dos puntos en el proyecto de ley. Si el Bundestag cumple con su calendario ahora tras la aprobación del Länder o Estados Federados, se podrá recetar cannabis medicinal a partir de 2017. El Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos (BfArM) todavía no ha decidido ni cuándo ni cómo el primer paciente, que había interpuesto con éxito un recurso contra el gobierno alemán para cultivar su propia medicina, recibirá el permiso para cultivar cannabis, posiblemente porque, desde el fallo, más de 130 pacientes registrados han presentado peticiones similares. Después de todo, la ley se creó, de hecho, para evitar que los pacientes cultivasen su propia marihuana.

 

Legal Highs – una consecuencia mortal de la prohibición del cannabis

Pero mientras que el cannabis medicinal está en alza, se está haciendo muy poco en lo que se refiere a la relegalización en Alemania, con la excepción de unas pocas iniciativas locales. Suele resultar difícil conseguir hierba; como consecuencia, y en base a la falta de trazabilidad del mercado, cada día aumenta el número de jóvenes que recurren a mezclas de hierbas peligrosas, que suelen etiquetarse falsamente como cannabis sintético. Lo único que estas sustancias altamente peligrosas tienen en común con las flores de cannabis es el color verde; de otro modo, lo que contienen no se encuentra en el cannabis natural. El número de víctimas mortales de los “Legal Highs” en Alemania ha aumentadoconsiderablemente, mientras que los legisladores siguen a la zaga tanto de los avances más recientes como de la prohibición de estas Nuevas SustanciasPsicoactivas, o psicotrópicas, (NSP) durante un período de uno a dos años.

El intento de llevar la producción y venta de lo que a menudo constituyen sustancias peligrosas, (debido a la falta de estudios sobre sus efectos), dentro del ámbito de la Ley de Medicamentos fracasó estrepitosamente ante el Tribunal de Justicia Europeo en Luxemburgo. Desde entonces, ha sido prácticamente imposible procesar a los productores y vendedores de NSP, ya que los paquetes de colores que venden aún no se han incluido en la Ley de Estupefacientes (BtmG). Se tardan muchos años desde el momento en que una sustancia aparece por primera vez hasta que se establece una prohibición, aunque sólo sea porque el comité de narcóticos, cuya experiencia es necesaria para un cambio en la legislación, acude muy rara vez a las sesiones del parlamento. Sin embargo, el gobierno de Alemania tiene la intención de poner fin pronto a la situación jurídica de estas sustancias. Por consiguiente, se ha presentado un proyecto de ley al Bundesrat, que, por primera vez en los 45 años de historia de la BtmG, prevé una prohibición para un grupo de sustancias. Sin embargo, la “Ley contra la distribución de nuevas sustancias psicoactivas” de reciente creación es tan complicada que los consumidores casi no pueden entenderla. Según algunos, tampoco les hace falta. Después de todo, se supone que debe poner fin a los productores y distribuidores solamente, por lo que el proyecto de ley no contiene de momento ninguna pena para la posesión y la compra. Sólo los que participan en el tráfico y la producción estarán sujetos a penas de cárcel de hasta 10 años.

La aplicación dudosa de una prohibición

El proyecto de ley aprobado por una mayoría del Bundesrat prohíbe los cannabinoides artificiales, los cannabimiméticos y los compuestos derivados de 2-feniletilamina. El Gobierno bávaro ha llegado a presentar al Bundesrat una solicitud para estudiar “el proceso legislativo con el fin de determinar si la compra y la posesión prohibidas de nuevas sustancias psicoactivas debe constituir una actividad delictiva, o por lo menos una infracción”. Como si los consumidores de esta hierba química no tuvieran ya suficiente castigo. ¿Cómo se supone que alguien, que parece tener poco conocimiento de lo qué es el consumo seguro, va a comprender en realidad una ley de este tipo que hace referencia a un “grupo carbonilo en la posición beta con respecto al átomo de nitrógeno” o “a los sustituyentes con una longitud de cadena continua de una máximo 10 átomos (sin incluir los átomos de hidrógeno)”? Sorprendentemente, la propuesta radical de Múnich no tuvo aceptación, a pesar de las recomendaciones, y el apoyo mayoritario, del comité responsable.

La base de la nueva ley es un informe del comité de expertos sobre la prohibición de un grupo de sustancias. Sin embargo, desde 2011, sus miembros han subrayado en varias ocasiones que la inclusión de la prohibición de un grupo de sustancias en el derecho penal es sólo una buena idea si está claro que “estas sustancias se ponen en circulación con la intención expresa de crear narcóticos.” De momento, no se ha incluido el anexo ni en el proyecto de ley ni en muchos otros aspectos. Además. el borrador difiere de la propuesta de los expertos; no tienen nada en contra de la prohibición de un grupo de sustancias, en principio, a condición de que la libertad de investigación no se vea afectada.

¿Consecuencias para la investigación de los cannabinoides?

A pesar de las dudas expresadas, el gobierno alemán ha decidido dar este paso, que muchas personas creen que podría restringir la investigación médica. Después de todo, se va a penalizar estas sustancias por primera vez. Por lo tanto, debido a que una sustancia también puede tener un efecto psicoactivo, la investigación de su posible potencial médico, en el futuro se verá limitada como poco. Por ejemplo, los cannabinoides artificiales no fueron desarrollados por los distribuidores, sino por los médicos para aplicaciones medicinales. Hubo un tiempo en que Nueva Zelanda eligió adoptar un tercer enfoque, al clasificar las NSP según su potencial riesgo relativo para después decidir sobre la prohibición o autorización. Sin embargo, aunque soplaba un gran viento internacional a favor, Nueva Zelanda pasó a adoptar la política prohibicionista de otros países.

Incluso los recelos de quienes han analizado, evaluado y clasificado los grupos de sustancias para el gobierno de Alemania no dan ningún motivo para que la comisaria en materia de drogas del Gobierno Federal alemán, Marlene Mortler, dude de la rigurosa política prohibicionista por un momento. Si las sustancias se ilegalizan, se pueden encontrar enseguida, como pasa con todas las demás, en la web oscura o entre los distribuidores nacionales por un precio mucho más elevado. Ninguno va a necesitar mucha publicidad, gracias a la prohibición del cannabis y a las historias sobre los Legal Highs que han circulado durante décadas por los diferentes medios de comunicación.

Hasta la fecha, no existen pruebas que demuestren que se han tomado medidas educativas y, por lo tanto, de prevención genuina cuando se trata de los legal highs. La prohibición sólo sirve para hacer que las NSP resulten aún más atractivas, como ha sido el caso del cannabis y otras drogas durante los últimos 40 años. ¿Cómo se supone que va a funcionar el sistema de control de las NSP si ya cuenta con 40 años de fracasos a sus espaldas? ¿Sobre todo cuando las leyes necesarias son cada vez más complejas y se formulan de una manera que resulta incomprensible para los miembros del público? Los legal highs nos han demostrado con mucha claridad los límites de la BtmG en su estado actual; muchos expertos han reconocido que la nueva ley se referirá, de hecho, a la mayoría de sustancias para las que ha habido algún vacío jurídico hasta ahora, pero que no va a tener ningún éxito resolviendo el problema fundamental.

El cannabis resuelve el problema por sí mismo

A la vista de las víctimas mortales, hay una clara necesidad de pasar a la acción y salvar vidas debe ser la máxima prioridad al respecto. Con este fin, los hospitales y los profesionales sanitarios de emergencias deben recibir la formación necesaria primero para reconocer qué sustancia se vende en cada paquete de colores. Habría que clasificar, analizar y publicarlas todas, mientras que en paralelo se establece la disponibilidad de las sustancias realmente peligrosas. Todos los detalles de cómo podría organizarse se encuentran en el informe Alternative Drugs Addiction Report elaborado por expertos de varias ONG, a los que Mortler no está interesada en escuchar. Su estrategia se percibe más como una amenaza que como una solución en la oficina de la comisaria en materia de drogas. Cuando, en 2007, apareció en escena “Spice”, la primera de muchas NSP, los infiltrados advirtieron de la nueva tendencia y pidieron un replanteamiento de la política de drogas. En ese momento, todavía no se habían producido víctimas mortales y no se escuchó a los expertos. Desde entonces, el gobierno alemán ha recurrido a la represión, pero ha descuidado el informar a la población sobre los peligros de las NSP. Ahora, con la muerte de unos cuantos cientos de personas, el derecho penal se endurece aún más, a pesar de que la educación y la información siguen disponibles sólo de mano de expertos de diferentes ONG. Quién sabe cuántos de los que murieron podrían seguir vivos hoy si se hubiesen tomado medidas cautas cuando Spice & co. aparecieron en escena, o si hubiera habido una regulación del cannabis en marcha.

Pero no nos engañemos. Es en los lugares donde la hierba está más prohibida donde se fuman las drogas más terribles; ya sea porque no hay cannabis, o porque a alguien no se le permite fumar marihuana durante exactamente 12 meses según lo establecido por las condiciones de la libertad condicional o según lo exigido por la autoridades de tráfico. Posiblemente, el escenario más temido por los distribuidores de NSP es la creación de un mercado regulado de cannabis. Por ejemplo, en Colorado, donde la marihuana es legal desde 2013, el problema se ha resuelto prácticamente solo.

by Micha

0 606 vistas

Estas semanas en Alemania uno de los temas que se está debatiendo es la marihuana medicinal. En este momento, muy pocos alemanes pueden consumir marihuana para aliviar su dolor. Pero todo eso podría cambiar.

Cuando Lars Scheimann tenía siete años, fue diagnosticado con el síndrome de Tourette.  Mirando hacia atrás, dice que a menudo se golpeaba la cabeza contra la pared, completamente involuntariamente, y no tenía el control sobre sus hombros o músculos de su cara, especialmente los de la boca.

Ahora con 44 años, dice que en esa època se le dio todo tipo de medicación fuertes, pero que nada funcionaba. Hasta que probó un porro en una fiesta cuando tenía 22 años. “Diez minutos después de la primera calada, podía sentir mis espasmos nerviosos como desaparecían”, dijo Scheimann, de lo que ahora llama “el mejor día de mi vida “.

Scheimann ahora fuma todo el tiempo. Para él, no es nada más que su medicina y está luchando por su derecho a tener esa medicación. Fue el primer “paciente cannabis” en Alemania y se le ha recetado la marihuana durante los últimos seis años. Su terapia, sin embargo, es cara. Cinco gramos, su dosis diaria, le producen alrededor de 20 porros, le cuesta € 75 en la farmacia. Podría conseguirla más barata en la calle, de manera ilegal, si quisiera, pero no lo hace. Y el seguro médico alemán no cubre la terapia con marihuana. “Trabajo prácticamente sólo para pagar mis medicamentos“, dijo a DW.

La pregunta del cannabis

0,,18292121_403,00
Lars Scheimann dice que la marihuana le salvó la vida

La marihuana es la droga ilegal más popular en Alemania. Pero mientras que los usuarios recreativos están interesados ​​en su efectos relajantes, los investigadores han estado buscando en la naturaleza exacta de la droga sus efectos en los seres humanos desde hace algún tiempo. El cannabis se compone de tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD), además de unos 600 otras sustancias. Los investigadores todavía están en la oscuridad acerca de cómo todos estos productos químicos reaccionan cuando son inhalados por los humanos. El THC, por ejemplo, estimula la psique, el CDB mucho menos.

Los efectos positivos de cannabis se han documentado principalmente en pacientes con dolor crónico. El médico alemán Franjo Grothenhermen, autor de un libro sobre los efectos medicinales de cáñamo, está convencido de los beneficios de la marihuana. “El espectro es enorme”, dijo. En su clínica trata a los pacientes con cáncer que sufren náuseas y pérdida de apetito, sino también a los pacientes con el VIH, la hepatitis C, esclerosis múltiple o el síndrome de Tourette, como en el caso de Lars Scheimann.

Como médico registrado, Grothenhermen está autorizado para prescribir ya sea en gotas o un aerosol que contiene tanto THC y CBD. Si sus pacientes prefieren fumar la marihuana, tienen que pasar por un largo proceso para obtenerla legalmente que implica demostrar que todas las demás vías medicinales se han intentado.

“Yo no estaré como estuve más. Yo era obeso, estaba muerto en mi cerebro, y ni siquiera podía caminar en línea recta realmente”, dijo Scheimann, de sus intentos con la terapia tradicional. Después de que él demostrase que ningún otro medicamento podía ayudarle, se le concedió un permiso especial para recibir marihuana. En este momento en Alemania hay alrededor de 370 personas que pueden comprar marihuana médica en una farmacia, en un país de más de 80 millones.

Los peligros de la adicción?

red-head-girl-smoking-marijuana-weed-hbtv-hemp-beach-tv“Con respecto a nuestros tratamientos medicinales, tratamos de permanecer bajo un cierto umbral”, dijo Grothenhermen, a fin de evitar la aparición de la adicción. “Al principio, el paciente recibe una dosis pequeña que no puede hacer ningún daño. Con el tiempo, el cuerpo se adapta, y los efectos psicológicos se reducen.
El consumo de marihuana de Lars Scheimann aumentó lentamente con el tiempo. Desde hace años, sin embargo, se ha quedado con una dosis diaria constante de cinco gramos. Esto ya no lo hace sentirse “colocado”. Independientemente, Grothenhermen admite que el cannabis puede tener un “potencial adictivo.”

Al igual que con cualquier otro medicamento, la prescripción de cannabis sólo puede ser autorizada después de una evaluación de riesgo por su utilización. “Pero hoy en día, somos muchos más de lo que éramos en los años 1970, por ejemplo. En aquel entonces, los pacientes de cáncer en realidad estaban muriendo de dolor.” El temor al potencial adictivo de los analgésicos fuertes significaba que los médicos no estaban recetando morfina. “Esa fue una idiotez. Hoy en día, si los pacientes lo necesitan, se les da opiáceos”.

El presidente de la Asociación Alemana para el Estudio del Dolor, Michael Schäfer, ve el potencial adictivo del cannabis con la terapia medicinal como “relativamente bajo”, concedió administrar el THC y CBD en niveles consistentes durante un largo período de tiempo. En una reciente entrevista con la revista médica Ärzte Zeitung, sin embargo, hizo hincapié en los peligros de dar cannabis para los jóvenes. “Esto podría dar lugar a reacciones psíquicas graves, como trastornos de la personalidad”, dijo, y agregó, sin embargo, que la edad media de los pacientes que reciben terapia de cannabis era bastante alto.

En la valla

0,,18292117_401,00Lars Scheimann ha hecho del cannabis su medio de vida. En la ciudad occidental alemana de Duisburg, donde vive Scheimann, tiene una tienda de cáñamo donde vende alimentos para animales y todo tipo de artículos, incluyendo espaguetis, chocolate y pesto, todos hechos de cáñamo, sin THC.

“La gente de todos los ámbitos de la vida compra aquí”, dice. Comenta que planta el cáñamo para la alimentación animal en Luxemburgo, donde no tiene que temer a las autoridades. A pesar de todos los clientes que entran en su tienda, Scheimann lucha para ganar lo suficiente para pagar su terapia. Él y otros pacientes de cannabis en Alemania han llevado el caso a los tribunales; quieren ser capaces de cultivar su propia marihuana.

El gobierno federal quiere impedir la posibilidad de que los ciudadanos cultiven sus plantas, pero han indicado que quieren que sea más fácil para los pacientes de cannabis recibir su medicación. La Representante Federal de drogas Marlene M. anunció el mes pasado que el gobierno estaba considerando una ley que permitiría a estos pacientes tener sus medicamentos cubiertos por el seguro de salud. “Alemania está en el centro de este campo de momento”, dijo Grothenhermen, cuando se trata de una comparación internacional sobre el cannabis como medicina.

Naciones como Israel y Canadá son mucho más progresistas. En algunos estados de los Estados Unidos, en los Países Bajos y Uruguay, la marihuana ha sido completamente legalizada. El negocio de cannabis ha hecho muchos comerciantes millonarios en estos lugares, pero eso no es lo que Lars Scheimann busca. Su plan es sólo para ser capaz de pagar su medicina por sí mismo.

“Yo ya soy muy rico, porque tengo mi salud, porque ya no tengo que temer los tics nerviosos y porque puedo vivir una vida normal.”

3 2.293 vistas

La mitad de los estados de EE.UU. consideran la despenalización y 20 ya permiten el uso medicinal.

Se empieza a conocer como la ‘fiebre verde’ por aquello de la fiebre del oro. Es el producto en el cual los inversionistas tienen puestos los ojos en este momento. “La mejor idea de inversión para los próximos diez años”, según expertos. ¿Cuál es? Marihuana.

“Cada día, más y más gente se da cuenta de que la marihuana será legal en más sitios y que será la próxima gran industria estadounidense. Los que saben están colocando sus apuestas”, afirma Bloomberg en Businessweek.

Recientes estimativos indican que el mercado para uso medicinal y recreativo crecerá 64 por ciento, de 1.440 millones de dólares a 2.340 millones en el 2014, según un informe de la firma Arcview Group, dedicada a inversión e investigación de la hierba.

Como ejemplo, mencionan el astronómico 500 por ciento de crecimiento experimentado por la compañía GW Pharmaceuticals en menos de un año, desde el verano del 2013. En una entrevista que fue reproducida en diferentes medios, Todd Harrison, fundador de la compañía de medios financieros Minyanville y conocido comentarista sobre tendencias financieras, predice un crecimiento exponencial de la inversión en toda clase de compañías relacionadas con la marihuana, inspirado en la necesidad de ingresos fiscales por parte de los diferentes estados de Estados Unidos.

Según el diario New York Times, la mitad de los estados, incluyendo algunos en el sur conservador, están considerando la despenalización de la hierba. Veinte estados ya permiten el uso de marihuana medicinal.

AUGE MUNDIAL

A nivel global, el informe de la ONU sobre las drogas en el 2013 dice que “el cannabis sigue siendo la sustancia ilícita más consumida en el mundo”. En diciembre, Uruguay se convirtió en el primer país en legalizar su cultivo, posesión, venta y uso. En enero, Francia se unió a Austria, Israel y Suiza, autorizando medicamentos basados en cannabis, y Canadá aprobó nuevas normas para uso de marihuana medicinal.

Las recomendaciones sobre inversión en acciones de empresas relacionadas con la industria de marihuana, por parte de revistas especializadas en asuntos financieros, expertos académicos y economistas abundan de manera casi abrumadora. Por supuesto, los escépticos también existen y los riesgos asociados a tales inversiones son indiscutibles e impredecibles, dada la novedad de la industria como entidad legal.

Lo indiscutible es la inmensa variedad de posibilidades, desde las empresas que se dedican a la producción industrializada de cannabis, maquinaria para cosecharla y empacarla, extracción de concentrados y derivados para alimentos, las farmacéuticas y la finca raíz dedicada a arrendar espacios interiores para el cultivo de marihuana o a la compra de tierras para el mismo uso. Pero el espectro es mucho más amplio.

Las compañías relacionadas con la marihuana aumentaron más del 50 por ciento en el 2013 y este año abrió con un incremento de casi 150 por ciento.

Estos son ejemplos publicados por el diario Boston Globe: las acciones de la empresa Hemp Inc. subieron 563 %, las de Advanced Cannabis Solutions Inc., 423 %; las de Medical Marijuana Inc., 92 %, y las de GW Pharmaceuticals Plc, 35 %.

El consejo de Alan Brochstein, analista financiero que dirige la firma 420investor.com y monitorea varias decenas de empresas del ramo, es que aunque “todo el mundo quiere hacerse rico muy rápido, esa no es la mejor manera de ver estas empresas. …Hay que pensar a largo plazo”.

Dice que de las 42 firmas que supervisa y que cotizan en EE. UU., parte son probablemente estafas, y recomienda inversión en ocho, incluyendo la compañía de software BreedIT Corp., de Israel; Full Circle Corp., de EE. UU., y el productor de medicinas cannabinoides GW Pharmaceuticals Plc, de Gran Bretaña.

“Las empresas en las que la gente puede invertir en este momento son solo una diminuta fracción de lo que vendrá en el futuro”, puntualiza.

Cecilia Rodríguez

Especial para Portafolio/Luxemburgo

0 310 vistas

Pelea de ososPor Cecilia Rodríguez.- La ola internacional de apertura a la idea de legalización está abriendo puertas a actividades que habían operado bajo radar debido a la naturaleza ‘ilegal’ de la hierba.

Uno de los periódicos aquí en Luxemburgo publicó un aviso de una página con la foto del ministro de Salud fumando un gran porro de marihuana. Es parte de una campaña publicitaria y la foto es un montaje para anunciar que “cuando el gobierno legalice la cannabis usted lo leerá primero en este diario”.

Aunque inusual y un poco arriesgado, el aviso no provocó ninguna crítica o reclamo por parte de los lectores, del Gobierno, ni del Ministro. Como si se tratara de una publicidad normal, no diferente a ver gente fumando marihuana en el cine o en series de televisión, lo cual ocurre con más y más frecuencia. Fumar hierba hoy comienza a ser aceptado como lo fue fumar cigarrillo en otras épocas. El uso es tan común que se refleja en distintas expresiones de la cultura popular y como pasatiempo para adultos ya no escandaliza a nadie.

No se trata solo de la representación más realista del consumo de cannabis en los medios de comunicación o de las recientes medidas para despenalizar el uso recreacional y medicinal de marihuana en distintos países, incluyendo, sorprendentemente, varios estados en EE. UU. Es también que la ola internacional de apertura a la idea de legalización está abriendo puertas a esfuerzos y actividades que hasta ahora habían operado bajo radar debido a la naturaleza ‘ilegal’ de la hierba.

Francia ofrece el ejemplo más reciente sobre el cambio de actitudes aquí en Europa. Si bien el consumo y la posesión de marihuana para uso personal no es delito, cultivar y venderla sí lo es. Con el argumento de que la cannabis cultivada y vendida legalmente es la mejor manera de erradicar las mafias del tráfico ilegal, grupos de cultivadores que operaban a escondidas decidieron salir del anonimato para presionar abiertamente al Gobierno en favor de la legalización. Reunidos en organizaciones conocidas, como Cannabis Social Clubs, hay entre 150 y 200 clubes repartidos por el país.

A diferencia de Holanda, donde contradictoriamente es legal vender cantidades menores y fumar marihuana en los famosos coffeshops (cafés autorizados), pero es delito cultivar y comprar para comerciar, los clubes franceses siguen el modelo español, donde la ley permite el cultivo en cantidades controladas y para uso privado. Existen numerosos “clubes cannábicos” que cultivan y proveen marihuana de manera colectiva para los socios, de acuerdo con cuotas más o menos estrictas, argumentando que así se puede mantener mejor control del mercado, la calidad del producto, los precios y asegurar que no se venda a menores.

Los clubes sociales de cannabis franceses anunciaron la intención de comenzar en febrero a solicitar permisos de funcionamiento en las prefecturas de policía. Como los permisos no existen, “se trata es de un acto de desobediencia civil con el objeto de imponer nuestra actividad”, declaró Dominique Broc, quien tiene un “espacio de cultivo” de aproximadamente 100 metros cuadrados en su casa.

Otro efecto de la apertura global del debate sobre marihuana es la publicación de experimentos científicos que se mantenían en secreto. Es el caso de “granjas de cannabis”, aprobadas por el gobierno en Israel.

Cientista-Maluco[1]Aunque el uso y posesión de marihuana es todavía ilegal en Israel y el uso medicinal no ha sido del todo regularizado, las plantaciones localizadas en sitios secretos están -según el New York Times- “a la vanguardia del debate sobre la legalidad, los beneficios y riesgos”. Equipadas con los más sofisticados equipos para controlar la luz, la humedad, el calor, la composición del suelo y las propiedades de los diferentes tipos de hierba, las granjas son además prósperas empresas comerciales.

Para los críticos, mientras la hierba siga siendo ilegal, ese tipo de experimentación es un negocio ilegal disfrazado bajo la insignia de ciencia y manejado por un nuevo tipo de mafia que usa uniformes blancos.

Por Cecilia Rodríguez.

Fuente ElTiempo

Drink Green Tea To Boost Your Health (2)Por Alyx Kerr y traducción de Adela Kaufmann

Los cannabinoides pueden prevenir el cáncer, reducir los ataques cardíacos en un 66% y la diabetes dependiente de la insulina en un 58%.

El médico clínico del cannabis, Dr. William Courtney recomienda beber 4 a 8 onzas de flor cruda y jugo de las hojas de cualquier planta del cáñamo, 5 mg de cannabidiol (CBD) por kg de peso corporal, una ensalada de germinados de semillas de cáñamo y 50 mg de THC tomadas en 5 dosis diarias.

El Cannabis, ya sea,

  • Sativa
  • Indica
  • Ruderalis
  • hembra, macho, hermafrodita
  • salvaje
  • criados para fibra
  • semillas
  • resina medicinal,

…es un vegetal con cada esencial de la dieta que generalmente no podemos sintetizar:

  • Aminoácidos Esenciales
  • Ácidos grasos esenciales
  • Ácidosescenciales cannabinoides
  • cientos de compuestos anticancerígenos

El médico clínico del cannabis, Dr. William Courtney recomienda,

  • beber 4 a 8 onzas de jugo de brotes y hojas de cualquier planta del cáñamo
  • 5 mg de CBD por kg de peso corporal
  • una ensalada de germinados de semillas de cáñamo
  • 50 mg de THC al día,

…dividido en 5 dosis con una fuente de ácido araquidónico, tales como aceite de semilla de cáñamo.

“Si usted calienta la planta, se descarboxilará el ácido-THC y sentirá euforia, y obtendrá su 10 mg.

Si no la calienta, se puede ir hasta cinco o seiscientos miligramos y lo utiliza como un cannabis dietético… y lo empuja hasta los niveles antioxidantes y neuroprotectores que entran en juego en cientos de miligramos”, dijo el Dr. William Courtney.

“La cantidad de cannabinoides que necesitamos sería difícil de conseguir a través del cannabis fumado sin sentir los efectos intoxicantes”, dijo Kristen Courtney.

El sistema endocannabinoide (ECS) mantiene nuestros sistemas biológicos mediante la regulación de cada tejido celular.

Utiliza el ácido araquidónico/Omega 6 para hacer Endo-cannabinoides:

Las moléculas grasas que comunican daño  entre las células.

El cannabis dietético imita el ECS proporcionando cannabinoides cuando hay una deficiencia de ácido araquidónico o deficiencia de Cannabinoide clínico.

El cuerpo se regenera mejor cuando está saturado de fito-cannabinoides, que toma 3 meses de consumo de cannabis dietética. Los pacientes de más de 4 décadas necesitan Cannabis en su dieta diaria.

Los pacientes que usan medicamentos para,

  • presión arterial
  • control de la natalidad
  • epilepsia
  • anti-psicóticos
  • cualquier medicamento cardiaco,

… necesitan más Cannabis dietético para elevar sus niveles de cannabinoides en suero.

  • Enfermedades oxidativas y el daño de Anfetaminas, radiación o alcohol puede ser prevenido o tratado con terapia de cannabinoides.
  • Los cannabinoides son particularmente eficaces en el tratamiento de enfermedades asociadas con el SNC oxidativo debido a que cruzan la barrera hematoencefálica y ejercen sus efectos antioxidantes.
  • El jugo de cáñamo ha disminuido la presión arterial promedio de 10 puntos en 2 horas.
  • Los pacientes que sufren de cáncer en fase terminal necesitan comer brotes enteros.
  • Las plantas rociadas cualquier cosa no deben convertirse en jugo, pero algunas plagas son comestibles, tales como ácaros.
  • Para preparar las hojas para un exprimidor, evite enjuagarlas – déjelas remojar en agua durante 5 minutos.
  • Los exprimidores de masticación son eficientes para las hojas, yemas y brotes; un extractor centrífugo puede necesitar vegetales adicionales para cortar las fibras.
  • Para preservar el jugo llene los recipientes para que el aire se reduzca al mínimo, una dosis de jugo congelado en una bandeja de cubitos de hielo conserva valor medicinal.
  • Un brote es profiláctico, analgésico, ansiolítico, antioxidante y sus actividades hacen pico en un lapso de 1-2 semanas.

hervir-aguaPara un CBD sin disforia de psico-toxicidad del THC, caliente el brote a 166 grados con una pistola de calor – mientras más tiempo se hierve un capullo, menos THC queda.

  • D9THC Hierve a 157° C
  • D8THC hierve a 175° C
  • CDB hierve a 188° C

Beber el jugo calentado para THC, es más potente porque hay menos vaporización, adhesión o degradación que disminuya la potencia.
Al calcular la dosis de jugo calentado de una cepa nueva, asegúrese de comenzar con dosis más pequeñas: la cantidad de THC en una taza de jugo puede exceder 100 cigarrillos en valor – lo que podría dejarlo inconsciente durante varios días – e incluso las hojas calentadas pueden ser psico-activas.

Una dosis de 20 mg de THC causa que la mayoría de los pacientes se tambaleen después de más de 30 mg de THC, la mayoría son incapaces o no están dispuestos a aguantar.

“La planta de cáñamo es una planta realmente excelente porque el contenido de THC puede ser bajo, eso es si usted está tratando una afección para la cual el complemento alimenticio cannabinoide está en orden…

Las plantas que estamos usando en Luxemburgo tienen sólo 1% CBD, una planta del 1% de CBD le proporciona 19 veces más CDB por libra de lo que las naranjas le proporcionan vitamina C.

Un 1% es una excelente fuente, usted puede hacer tremendos concentrados, puede comer la planta cruda – y la ausencia de la THC – se puede calentar el cáñamo, que no se puede hacer con otras cepas debido a que el ácido THC se sale y usted termina con una sustancia psico-tóxica”, dice el Dr. William Courtney

La semilla de cáñamo de los sitios Web detoxyourworldhappilyraw y gojiking.co.uk se acercan al Cannabinoide puro.

  • Semillas de cáñamo esterilizadas al vapor o con UV brotan a una tasa de germinación inferior, tales como semillas de frutos secos punto com, Orgánicos aviar y sitios Web Persnickety Parrot.
  • El aceite de semilla de cáñamo canadiense contiene 10 mg por kg de CBD, el aceite de semilla de cáñamo procedente de Suiza y Finlandia puede contener hasta 50 mg de THC por kg.
  • El aceite “esencial” de cáñamo suizo  contiene 540 mg de CBD y 3 mg cada CBD, CBG y CBN por kg sin ácidos.
  • El cannabis crudo produce cannabinoides ácidos no psicoactivos. Es medicinal en dosis más bajas que las preparaciones calientes porque los constituyentes tienen un efecto de látigo cuando actúan sinérgicamente.

El 90% de los componentes medicinales son destruidos con calor – tales como los terpenoides, los cuales pueden prolongar considerablemente la cantidad de tiempo que un cannabinoide afecta a nuestro cuerpo.

“Es la ‘postal-infantil’ de los alimentos crudos.”

  • Los cannabinoides ácidos son absorbidos por el cuerpo 400% mejor que los cannabinoides neutros y no requieren un receptor Cannabiniode para producir actividad medicinal.
  • Los cannabinoides neutros son el producto del envejecimiento, el calor o la luz.
  • THC – el único grupo psico-activo de los cannabinoides – y todos los otros cannabinoides neutros, apenas están presentes en el cannabis en bruto.
  • Hay 16 clases posibles de cannabinoides y más de cien cannabinoides en cada tricoma; en una relación que cambia a través de todo el desarrollo con variaciones entre los cultivos.

spinalcordmarijuanaCada uno actúa en modo diferente:

El  ácido-CBD tiene actividad antibiótica, pero el CBD no la tiene.

Contacte,

…o pregunte a los productores locales en un foro de Cannabis por hojas frescas  de Cannabis.

Fuente Preventdisease

1 367 vistas

Luxemburgo.- Cecilia Rodríguez. La Comisión Mundial de Políticas sobre Drogas recomienda empezar por la “despenalización”. El paso siguiente sería legalización.

No se por qué el nuevo debate sobre la posibilidad de legalizar la marihuana en América Latina suena anticlimático. Debe ser porque entre una ruidosa deliberación internacional sobre el tema y la siguiente durante las últimas décadas, varios países, como Portugal, España, Italia y, desde luego, Holanda, entre otros, simplemente lo han hecho a diferentes niveles de manera callada y en general con buenos resultados.

Hasta los Estados Unidos, furtiva e hipócritamente, considerando la posición oficial de guerra contra las drogas mantenida hasta ahora, han permitido informalmente el consumo y el cultivo de marihuana tras la cortina de “uso terapéutico” aprobada por una docena de estados. En ciudades como Nueva York, Los Ángeles o San Francisco se puede hasta ordenar a domicilio. Obtener una prescripción médica para comprarla en los dispensarios licenciados es tan fácil como pedir fórmula para aspirina.

En Los Ángeles, la proliferación convenció al concejo municipal de la necesidad de aprobar una ordenanza para “cerrar” la mayoría de los más de 1.000 dispensarios de marihuana “medicinal” concentrados en zonas comerciales y residenciales. Si uno lee con atención, la medida no los cancela sino los traslada a sitios menos visibles.

La propuesta del Presidente uruguayo de una legalización de marihuana controlada y regulada por el Estado es legislativamente más radical que cualquiera de las adoptadas por otros países, incluyendo Holanda, donde más bien están retrocediendo los límites de tolerancia hacia las drogas.

La posición más cercana es la adoptada por Portugal, que en EL 2001 fue el primer país que explícitamente discriminalizó el uso personal de drogas. Eso significa que no hay arrestos ni castigos para portadores de dosis personales para menos de 10 días no solo de marihuana sino heroína, cocaína, éxtasis y metanfetaminas. De ser uno de los países con las más altas tasas de drogadicción en 1999 y después de haber gastado presupuestos millonarios en destrucción de cultivos, persecución de narcotraficantes, aumento de penas carcelarias para vendedores y consumidores, sin resultados, Portugal trata el problema de drogas solo como un asunto de salud pública. Los índices de abuso de drogas siguen bajando al igual que el peso para el sistema penal y carcelario y las tasas de muertes relacionadas con uso y tráfico de estupefacientes. Los temores iniciales de que el país iba a convertirse en un “paraíso para el turismo de drogas” resultaron infundados y el balance general es positivo.

En todo caso, para Latinoamérica ya es hora. Defender la guerra contra las drogas es simplemente retrógrado. No existen estadísticas, análisis o estudios que permitan afirmar hoy, después del inmenso daño causado dentro de tantos países a nivel de seguridad nacional, de pérdidas en vidas humanas, de valores cívicos, éticos, morales y sobre todo económicas, que existe alguna posibilidad de ganar tal guerra.

La Comisión Mundialde Políticas sobre Drogas, de la cual hacen parte expresidentes de Colombia, Brasil, Chile, México, Polonia, entre otros, recomienda empezar por la “despenalización”. El paso siguiente sería legalización. Eso significa parar arrestos y cárcel para usuarios o portadores de drogas para consumo personal y ser más indulgentes con los traficantes de menor escala, cuyos arrestos no afectan en ninguna proporción el flujo nacional e internacional de drogas.

Con el gobierno uruguayo dispuesto a establecer lo que muchos analistas están llamando una “Marijuana Republic” y la actitud reflexiva y conforme demostrada hasta ahora por la mayoría de los gobiernos de los otros países de la región, el camino hacia la legalización al fin parece abierto. Ahora nos toca cruzar los dedos.

Fuente El Tiempo

 

0 2.819 vistas

Europa.- En la actual crisis que afecta a los ciudadanos y gobiernos europeos, es ahora esencial considerar el impacto financiero de un fin a la prohibición de las drogas.

 Este impacto puede ser dividido en tres áreas:

 1.         Ahorros en la inversión pública debido a una reducción de gastos policiales y judiciales

A fines de calcular los ahorros sobre el gasto público que podría ocurrir si las drogas fueran descriminalizadas, sería necesario determinar el monto exacto de este gasto. Ello es un ejercicio difícil, sino imposible. Sin embargo, se pueden hacer estimaciones, basadas en datos que han sido producidos por fuentes tanto gubernamentales y no-gubernamentales.

 Datos gubernamentales

 El Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanía público un informe en 2008, ‘Hacia una mejor comprensión del gasto público relacionado con las drogas en Europa’. La conclusión primordial de este informe es que la investigación sobre gastos relacionados con las drogas continúa siendo bastante insuficiente.

Los países europeos en general no pueden producir estimaciones de sus gastos de su política de drogas. Además, las formas en que se hacen estos estimaciones difieren entre estados, lo que dificulta una comparación.

En 2005, la cifra total del gasto público relacionado con las drogas parala Unión Europea(501 millones de habitantes) fue estimada en 34 mil millones de euros. La cifra fue basada sobre una extrapolación de cifras de 11 países. Tiene una margen de inseguridad de 95%, lo que significa que la cifra real puede estar entre 28 y 40 mil millones de euros. El percentaje de esta cifra que fue gastado en la persecución judicial es desconocido.

Basado en una calculación realizada en 5 países dela UE(República checa, Francia, Luxemburgo, Polonia y el Reino Unido), donde el 11% de todo el gasto público relacionado con las drogas en 2005 fue gastado en salud pública, y 89 % en interdicción, la cifra total que fue gastada en interdicción relacionada con las drogas enla UEpuede ser estimada entre 25 y 35 mil millones.

 Datos no-gubernamentales

 Varios actores han realizado investigaciones en el gasto público relacionado con la interdicción contra las drogas en los últimos años.

En un estudio dela Universitadegli Studi en Roma en 2009, Marco Rossi estimó el monto total de la guerra a las drogas en Italia en 2,1 mil millones de euros, de los que 943 millones de euros fueron gastados solamente en la prohibición de cannabis.

La Asociación Alemana para el Cañamo (DHV) estimó en un estudio en 2008 (“Finanzielle und wirtschaftliche Auswirkungen einer Cannabislegalisierung “) el monto total de la interdicción relacionada al cannabis en Alemania en 1 mil millones de euro/año.

La Cámara de Diputados del Reino Unido estimó en agosto de 2000 que los gastos de la interdicción para mantener la prohibición del cannabis solamente en el Reino Unido en 1,35 mil millones de euros por año.

2. Ingreso para el Estado como resultado de la introducción de impuestos sobre el mercado del cannabis.

Aparte de la reducción del gasto público en interdicción como resultado de la reforma de la legislación de drogas, una regulación legal del mercado también produciría beneficios en forma de impuestos. Un primer caso para considerar es la regulación del mercado de cannabis.

El consumo de cannabis ha logrado ser un fenómeno integrado en la sociedad europea. Con aprox. 23 millones de consumidores regulares enla Unión Europea, el cannabis es la droga ilegal más consumido. En varios países europeos el consumo, la posesión de cantidades pequeñas y el cultivo para uso personal, hasta la distribución a pequeña escala para adultos ya está descriminalizada. Esta medida ha incrementado la posibilidad de obtener una mejor vista sobre el mercado de cannabis, así que se puede calcular el ingreso de impuestos que podría generarse si este mercado se reglementaría legalmente.

Varios estudios han sido hechos sobre las implicaciones financieras de una regulación del mercado de cannabis. De estos estudios es posible hacer una extrapolación de las implicaciones para todala Unión Europea.

El estudio de cannabis dela Bibliotecadela Houseof Commons en agosto de 2000 estimó el monto de impuestos que podría ser alzado en cannabis vendido en el Reino Unido como 1,2 mil millones de euros por año.

En 2001 un estudio dela Universidad Librede Bruselas calculó el posible monto de ingresos de impuestos anuales derl mercado de cannabis en Bélgica en 360 millones de euros.

Más recientemente, en septiembre de 2011,la Unidad IndependienteObservadora de Drogas calculó en un estudio ordenado por CLEAR que la regulación del mercado de cannabis en el Reino Unido resultaría en un beneficio netto para el estado de aprox. 7.6 mil millones de euros/año.

De la misma forma, el economista holandés Martijn Boermans dela Academiade Utrecht, estimó el ingreso de impuestos anuales de un mercado de cannabis legal para el estado holandés en 850 de millones de euros por año. En un estudio publicado en 2008,la Asociación Alemana para el Cañamo estimó este monto para Alemania en 2,8 mil millones de euros.

Extrapolando estas cifras ala UE entera, el monto total de ingresos por impuestos que podría ser generado con la legalización del mercado de cannabis podría ser estimado entre 10 y 25 mil millones de euros / año.

El monto total de ingresos para el estado que podría ser producido con una combinación de la descriminalización de las drogas (causando una reducción significativa en la interdicción) y la regulación legal del mercado de cannabis podría ser estimado entre 35 y 60 mil millones de euros (o sea entre 70 y 120 euros por cápita por año).

 3. Otros beneficios

 La regulación del mercado de cannabis facilitará a las autoridades a controlar la producción y distribución de este producto. Asegurará el establecimiento de códigos de conducta que garantizarán el respeto a la salud pública, la seguridad y el medio ambiente. La regulación mejorará el impacto de medidas para reducir el aceso al cannabis para menores. Las personas que trabajan en establecimientos donde se vende el cannabis pueden ser obligados de controlar la edad, seguir cursos sobre el reconocimiento de uso problemático, higiene social etc..

La regulación del mercado de cannabis facilitará también la adaptación más liberales con respecto al cultivo de cañamo, lo que podría contribuir bastante a la economía. Las aplicaciones de cañamo en el área de téxtil, papel, nutrición, isolación y carburos son considerables. Actualmentela UEestá subvencionando el cultivo de cañamo: ello no sería necesario más si los campesinos podrían cultivarlo más libremente.

En una época de crisis económica, es particularmente importante que los gastos relacionados con la política de drogas son eficientes. A pesar de los muchos miles de millones gastados en la interdicción de las drogas cada año, existen interrogantes significativas sobre la efectividad de la actual prohibición de drogas a nivel nacional e internacional.

 

 Fuente ENCOD

4 10.403 vistas

El propósito del siguiente texto es informar a los consumidores sobre el tipo de legislación que existe en otros países. No se pretende animar a nadie a que vulnere las leyes del estado que visita, sino informar sobre las consecuencias que puede tener fumarse un porro y que cada cual obre según crea más conveniente. Por supuesto, en el caso aquellos países con legislaciones duras, recomendamos a quien lea este texto que extreme las medidas de prudencia.

Alemania
A falta de una legislación más permisiva, la costumbre de detener a los consumidores está en desuso entre policías y jueces. En algunas ciudades (Colonia, Hamburgo, Berlín…) hay barrios o centros ocupas en los que el hachís se vende descaradamente, al igual que sucede en el famoso barrio de Cristiania, en Copenhague (Dinamarca).

 

Argentina
No sólo está prohibidísimo fumar, sino que tampoco se puede hablar del cannabis de modo imparcial, porque podemos tener problemas. El consumo y las posesión, siguiendo el modelo estadounidense, llevan penas de arresto.

 

Bélgica
El Reino de Bélgica despenalizó el consumo y la posesión de pequeñas cantidades de cannabis en el año 2001. Tampoco existen sanciones administrativas, como en España. El consumo en la calle y espacios públicos sí que está multado.

 

Brasil
Al igual que en todo el Cono Sur, la ley sanciona con penas de arresto la posesión de pequeñas cantidades, así como el consumo en lugares públicos. Como ocurre en Argentina, su policía es corrupta (la coca mueve millones en esos países), tiende a emplearse con violencia y tiene muy mala leche con los mariguanos (fumetas en brasileño).

 

Chile
Cárcel por consumo y posesión. Dentro de las legislaciones restrictivas del Cono Sur, Chile se lleva la palma, algo que tampoco extraña, dado que es el país más religioso y tradicionalista de toda esa región (para que os hagáis una idea, el divorcio no está contemplado por las leyes).

 

China
Al igual que en todo el Extremo Oriente, en China los castigos por tenencia de drogas para uso personal son durísimos. Según un reciente informe, el 90% de las condenas se dan por cantidades no superiores a los 10 gramos de la sustancia prohibida. La posesión de más de 50 gramos puede llevar a la condena a muerte en un país que ejecuta a más de 3000 presos al año.

 

Estados Unidos
El país occidental más duro con los fumetas el también el país con mayor número de consumidores y el primer productor mundial de marihuana para abastecer su gigantesca demanda interna. Como te pillen con un miserable porro te vas a la cárcel unos días. Si te cogen con más, mucho cuidado. Las penas por tener cantidades más o menos importantes (50-100 gramos) pueden subir a algunos años de cárcel sin posibilidad de reducción de condena. Esta feroz política contra los consumidores de cannabis, además de desproporcionada no cuenta con ninguna oposición en la sociedad (salvo de las asociaciones de consumidores, claro). Las drogas son un tema tabú si no se va a hablar para condenar su uso y demonizar a los consumidores. Los principales medios de comunicación respaldan sin críticas estas políticas y el debate brilla por su ausencia (por ejemplo, las cadenas de televisión insertan tramas antidroga en las series en virtud de acuerdos firmados con el gobierno).

 

Egipto
En el Valle del Nilo el cannabis está socialmente aceptado desde hace milenios. Es relativamente fácil de encontrar en los cafés de las grandes ciudades (especialmente en El Cairo y Alejandría) y en zonas rurales, principalmente del Delta del Nilo. Es un hachís distinto al marroquí, para fumar en cachimba mezclado con tabaco, pero que también tiene su gracia. Si la policía te coge con algo y no es una cantidad muy cantosa, la cosa se arreglará con una propina (o siendo turista, igual ni eso). Eso sí, como te pillen con una buena cantidad encima, conocerás las cárceles egipcias. De todas formas, como en la mayoría de países en vías de desarrollo (Turquía, Marruecos, México…) es muy difícil que la policía registre así como así las maletas de turistas occidentales (al menos en las zonas más turísticas).

 

Francia
Teóricamente la posesión de pequeñas cantidades y el consumo se pena con meses de prisión y se producen unos 800 arrestos de consumidores al año. Sin embargo, cada vez más frecuentemente, los jueces y los fiscales se niegan a seguir adelante con procesos abiertos en consumidores. Cuidado porque, en virtud de la Ley 630, que prohibe la apología de las drogas (además de difundir información), llevar una simple camiseta con una hoja de marihuana puede suponernos algún que otro contratiempo con la justicia. Según testimonios recientes, la actitud de la policía ha cambiado y los propios agentes hacen la vista gorda ante la posesión de cantidades pequeñas, haciendo más seguros los viajes de los fumetas. Pero ojo, esto no se aplica en los trenes que vienen de Ámsterdam ni en las autopistas que conectan Francia con Bélgica y los Países Bajos, rutas en las que habrá que tener especial precaución.

 

Finlandia
La posesión y el consumo se condenan penalmente, aunque se puede evitar ir a la cárcel acudiendo a terapia de desintoxicación.

 

Gran Bretaña
En julio de 2002 se ha aprobado la descatalogación del cannabis como droga tipo B a tipo C (más inofensiva). A partir de mediados de 2003 no se penalizará a los consumidores, ni administrativa ni penalmente (hasta ahora eran detenidos y enjuiciados). En el caso de que se esté consumiendo en algún lugar “sensible” (cerca de colegios, etc.), la policía podría confiscar la china sin mayores consecuencias. Aunque los políticos tienen un año para preparar la ley, de momento no se plantean permitir cofee-shops, aunque los grupos por-legalización presionan por ese lado. Como curiosidad, añadir que por 15 euros, no conseguirás comprar más de un par de gramos, cosas de los países ricos.

 

Grecia
La situación no está clara y la represión de las autoridades contra los consumidores ha sido muy dura en el pasado. Ahora mismo, con la ley en la mano, te podrían llevar ante el juez por un porro o llevar una piedra encima. Sin embargo, esto no es, ni mucho menos, la práctica habitual. Salvo que sean cantidades escandalosas, la policía tiende a ser comprensiva, aunque la precaución nunca está de más.

 

Holanda
Desde hace 25 años en los Países Bajos se permite el consumo y la compra de pequeñas cantidades en los famosos coffee-shops. Gracias al sistema de coffee-shops, las autoridades holandesas han logrado separar totalmente los mercados de las drogas duras y las blandas. Las cifras hablan por sí mismas: en el país de los tulipanes hay un tercio menos de heroinómanos que en España y la mitad de consumidores de cannabis (en ratio por 1.000 habitantes). También es el país europeo con menor tasa de contagio de VIH y otras enfermedades venéreas entre heroinómanos. Sin embargo la legislación holandesa tiene aún un par de puntos negros, uno es que el cultivo no está legalizado y el otro son las fuertes multas que se pueden imponer a quien consuma cannabis en la vía pública. Otro efecto positivo de la legislación holandesa son los millones de turistas que se acercan a conocer los coffee-shops cada año.

 

India
En las regiones en las que el cannabis (en el norte del país, hacia el Himalaya) está socialmente normalizado, ningún problema. Si te pilla un madero en estas zonas, la cosa se arregla con una propina en dólares. Sin embargo, allí donde el cannabis no está aceptado, te pueden enmarronar, y la pena por fumarte un simple porro o llevar una china puede costar de 5 a 10 años de cárcel.

 

Italia
Tras décadas de dura represión el consumo, así como la tenencia de pequeñas cantidades, se sancionan administrativamente, según un modelo bastante reciente que se ha inspirado en el español.

 

Jamaica
En la isla de Bob Marley el cannabis está socialmente aceptado desde hace siglos, lo que equivale a una legalización de facto (aunque las autoridades del país tienen que hacer la parodia de que luchan contra los cultivos para que el emperador de Washington no les ponga en la lista negra de los que no colaboran). Lo más difícil es que, siendo un turista europeo, se pueda conseguir a precios competitivos maría de primera calidad. Los isleños se reservan lo mejor de la cosecha para sus propios pulmones.

 

Kenia
Aparte de sus famosos safaris y parques naturales, el aeropuerto de su capital, Nairobi, es una escala frecuente en los vuelos que unen Europa con la India y el sudeste asiático. Fumarse un porrito en la parada para hacer más llevadera la espera es muy mala idea. Penas de 10 años de cárcel por consumo y tenencia.

 

Luxemburgo
Al igual que Bélgica, esta pequeña nación ha despenalizado el consumo y la posesión de pequeñas cantidades para uso personal. Hasta donde sabemos, no se ponen multas, si bien es mucho mejor no fumar en la calle.

 

MaliHace milenios que la yerba es conocida y querida por los habitantes de este país. En general las autoridades hacen la vista gorda y si hay algún problema se puede resolver mediante un soborno.

 

Marruecos
Técnicamente la posesión de pequeñas cantidades no está castigada. Sin embargo, si un policía te encuentra algo, es más que probable que tengas que soltarle una buena propina. Tranquilo, es la norma del país. Si te cogen con cantidades importantes cuidado. El tráfico a pequeña escala se castiga con penas de entre dos y diez años de cárcel. A gran escala, de 10 a 20 años. Como curiosidad, añadiremos que el hachís es tan abundante en el Rif como escaso y valorado en el sur del país. De todos modos, cuidado cuando os mováis en coche.

 

México
Una bolsita de marihuana de unos 5 gramos puede valer alrededor de 2,50€. Técnicamente, la ley no pena a quien se le coja con alguna droga ilegal para uso propio, siempre y cuando sea la primera vez. Pero si te coge la policía el tema se solucionará con la habitual mordida (como llaman los mexicanos al soborno o propina), en cualquier caso es mejor que enfangarse en un kafkiano proceso donde todos van a querer sacarte algo (es exactamente el mismo caso que el de Marruecos).

 

Noruega
Como el resto de los países nórdicos, Noruega no es especialmente tolerante con los consumidores de cannabis. Penas de arresto que se pueden evitar acudiendo a un centro de desintoxicación.

 

Pakistán
A pesar de que esté prohibido, la tenencia de pequeñas cantidades no acarrea mayores problemas (si no se va por ahí fumando en cualquier sitio). Al igual que en la vecina India, en las regiones en las que se cultiva el cannabis no hay mayor problemas para el visitante que el de elegir el material de mejor calidad y regatear con el vendedor. La heroína causa estragos en algunas partes del país, como es el caso de su principal puerto, Karachi, por lo que las autoridades tienen que preocuparse de problemas más importantes que el del cannabis.

 

Portugal
Nuestro vecino inició una reforma de sus leyes sobre el cannabis basada en el modelo español que ha despenalizado, además del cannabis, la posesión de pequeñas cantidades de sustancias como el éxtasis o la cocaína. En el caso concreto de los canutos, la piedra que se permite llevar encima debe ser de 10 gramos como máximo, aunque la gardinha (equivalente luso de nuestra pintoresca Guardia Civil) tampoco se mosqueará mucho si hay algo más (ellos son los primeros que dan por hecho que lo de los 10 gramos no se cumple al pie de la letra). Sed cuidadosos a la hora de fumar en espacios públicos en pueblos de las zonas del interior, donde no son tan permisivos como en zonas de costa como el Algarbe, o en ciudades como Oporto o Lisboa, donde no es raro ver a alguien fumando. Los inmigrantes procedentes de África (angoleños y mozambiqueños, principalmente) manejan buen hachís a precios competitivos en algunas zonas de las grandes ciudades como en el Bairro Alto lisboeta.

 

Rusia (y repúblicas ex soviéticas)
En ciudades como Moscú o San Petersburgo no es difícil encontrar cannabis (una de las palabras que usan los rusos para nombrarlo se pronuncia plan). Al país llega hachís de Afganistán y sobre todo, marihuana autóctona, que crece silvestre en muchas regiones de las estepas deshabitadas de Siberia y que se cultiva en la Rusia europea desde el Neolítico. Eso sí, mejor que no te pille la policía: además de ir a una celda, corres el riesgo de sufrir los malos tratos que han hecho tristemente célebres a las fuerzas de seguridad rusas. A pesar de todo, esta planta no es una de las prioridades de los responsables de la lucha antidroga, dado que el éxtasis y las drogas de síntesis arrasan entre los jóvenes y que la heroína ha alcanzado a mucha gente en las antiguas ciudades industriales soviéticas, con el consiguiente problema de la extensión del VIH. El tema de las drogas es casi tabú en la sociedad rusa y en sus medios de comunicación. En el Asia Central (Tadjikistán, Uzbekistán, Kazajstán, etc.) y en países como Ucrania o Georgia la situación es parecida, aunque el paquete que te puede caer es mayor. También las policías de estos países son fácilmente corrompibles si hay algún problema (no como la policía rusa, que es de lo poco que siguió funcionando bien tras el fin de la URSS en 1991).

 

Senegal
En Senegal hay también marihuana (igual que en casi todos países del África Subsahariana). Su consumo está socialmente aceptado y relativamente tolerado por las autoridades. Para cualquier problema, las propinas a la policía ayudan como en otros muchos países.

 

Suecia
Tiene el dudoso honor de ser el país de la UE con la legislación más dura en materia de drogas. Allí se puede dar la situación de que la policía obligue a un ciudadano a que se haga un análisis de sangre en una comisaría para comprobar si ha consumido o no cannabis. Para que os hagáis una idea, ni siquiera el alcohol es bien tolerado: incluso los borrachos son detenidos en las calles por la policía y obligados a pasar la borrachera en comisaría.

 

Suiza
Mientras en el Parlamento se debate una ley federal que autorice la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para su consumo, en unos estados de manera oficial, y en el resto de hecho, unos 200 locales dispensan marihuana, técnicamente sólo a ciudadanos suizos, aunque no son muy exigentes con la documentación (basta un abono de tren para que certifiquen que eres residente). Allí, el cultivo y consumo de cannabis está normalizado socialmente desde hace siglos, pero ahora se salvaguardarán por escrito los derechos de los cultivadores. Legalizar la tenencia es un primer paso, tal y como ha reconocido el gobierno suizo, y posteriormente la legislación se completará con normas relativas al consumo y a la compra-venta de cannabis. Desde que se ha promovido la normalización, el turismo a aumentado en los verdes valles suizos y en las estaciones de esquí, antes reservadas a las élites europeas, en las que cada vez se dejan ver más aficionados al snowboard procedentes de todas las partes del mundo.

 

Turquía
Es relativamente fácil encontrar cannabis en los cafés de las grandes ciudades (Estambul, Ankara) y en ciudades costeras como Izmir o Antalya (que son centros vacacionales para los propios turcos). Más que producción nacional, es hachís procedente de Líbano o Afganistán. Si te coge la policía, ya sabes, soborno al canto (y mejor que no te cojan con una cantidad importante). Se suele fumar en pipas de agua con buen tabaco turco.

Fuente Yomeplanto

 

3 1.411 vistas

Alemania.- Para combatir criminalidad en cercanías de cafés con licencia para vender y consumir estupefacientes, Gobierno holandés restringirá venta a los extranjeros. Cafés de “porros” o “cachos” se volverán “clubs”.

Rita está enojada. “Están locos”, se queja esta estudiante alemana. “Fumamos aquí tranquilamente nuestro porro, nunca hacemos alboroto, y ahora quieren que nos vayamos, sólo porque no somos holandeses”.

También están furiosos, como esta joven alemana, otros clientes del café “Get Down To It” de Ámsterdam. Italianos, belgas, franceses, rusos, todos ellos prometen “no regresar nunca más, si hacen lo que tienen planeado”.

El proyecto del gobierno en La Haya consiste en transformar los cafés para el consumo de marihuana en Holanda -los “coffeeshops”- en clubes, cuyos miembros sólo podrán ser “ciudadanos mayores de edad de Holanda”. Así lo decidió el gabinete de minorías conservador, que en el Parlamento cuenta con el respaldo del populista Geert Wilders, líder del partido PVV (Partido de la Libertad).

Está claro que por esta medida habrá un descenso de la cantidad de turistas que visiten Holanda, dijo el ministro de Justicia, Ivo Opstelten, del partido liberal de derecha VVD. Al fin y al cabo se sabe que muchos sólo viajan a Holanda “para consumir tranquilamente cannabis en los cafés”.

Pero, en el futuro, los extranjeros deberían “acudir en sus respectivos países a los mercados ilegales”, añadió. Que Holanda se quiere sacar de encima la mala reputación como paraíso del porro es una meta prioritaria para el gobierno que asumió en octubre pasado, con Mark Rutte, del VVD, como primer ministro.

Consumo con tarjeta en mano

En ese sentido, tal como fue anunciado en el programa de gobierno, se está impulsando la introducción en todo el país del “carné del club”, que en el lenguaje popular se denomina “wietpas”, “carné de marihuana”.

Y así funcionaría: quien quiera consumir marihuana o hachís, si es mayor de edad y ciudadano holandés, podrá comprar un carné de miembro por al menos un año de un club de su elección. Cuando ingrese al local, se controlará si el “wietpas” corresponde al documento y ambos a la persona que lo presenta. Un sistema electrónico interconectado debe evitar que alguien consiga varios “carnés de marihuana”, para de esta manera poder comprar más que los cinco gramos por día autorizados de productos derivados del cannabis.

Cuando el ministro Opstelten anunció el año pasado la nueva norma, cosechó elogios en ciudades y municipios a lo largo de las fronteras holandesas. Hace años que la gente que vive allí se queja de las actitudes groseras que deben soportar de los consumidores de marihuana de Alemania y Bélgica.

Vendedores “indignados”

En cambio, en Ámsterdam, los dueños de los cafés que venden marihuana alzaron su voz indignados, junto con el alcalde Eberhard van der Laan. Es un retroceso a los peores tiempos, vaticinó el socialdemócrata. “El café es un invento de Ámsterdam”, dijo.

Desde 1976, cuando por iniciativa de los políticos de la capital se reformó la ley de estupefacientes, la policía y la Justicia toleran el consumo de “drogas blandas” en cafés con licencias especiales para ello.

Si se cierran los cafés de marihuana para los cientos de miles de turistas extranjeros, “volveremos a tener pronto de nuevo los traficantes de drogas en las calles”, advirtió Van der Laan. Al igual que antes de 1976, no sólo venderían hachís y marihuana, sino también drogas más peligrosas.

El objetivo principal, asegura el gobierno, no es desalentar a los visitantes, sino luchar contra el crimen organizado. Éste se expandió en la zona gris de tolerancia alrededor de los cafés en los que está permitido consumir marihuana.

Muchos sólo son “fachadas legales” para un mercado floreciente con enormes cantidades de marihuana, que son vendidas en Europa. Esto sólo se podrá contener a través de un estricto sistema de control, como el que será creado con los clubes de marihuana “sólo para holandeses”.

Gobierno de La Haya quisiera cerrar expendios de drogas

El último obstáculo cayó a fines del año pasado. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo dictaminó que prohibir la entrada de extranjeros a los clubes de drogas no viola el derecho europeo. El tribunal rechazó una demanda de los dueños de los “coffeeshops” con el argumento de que restringir el acceso no es una forma de discriminación de ciudadanos de la Unión Europea, sino que “el objetivo de la lucha contra el turismo de drogas y los problemas que este trae consigo justifica” esa medida.

El único consuelo para los viajeros en relación con el cannabis es que hay un período de gracia, que, dependiendo del lugar -ante todo en Ámsterdam- se puede extender durante mucho tiempo. Sólo después del verano se comenzará con la introducción del sistema del “wietpas”, según el ministro Opstelten, y en una primera fase en el sur del país.

Gradualmente, hasta a más tardar a fines de 2012, los alrededor de 670 cafés que permiten el consumo de marihuana tienen que convertirse en clubes cerrados o directamente cerrar, lo que le parecería aún mejor al gobierno de La Haya.

Fuente DW-world

 

 

1 855 vistas

El problema no está en el barrio rojo de Ámsterdam o en las grandes ciudades como Rotterdam o Utrecht, sino en las pequeñas localidades fronterizas como Maastricht. Aparcar y circular por esta ciudad es muy complicado. Sus habitantes se quejan de los extranjeros que cada día visitan la ciudad solo en busca de cannabis.

“El sector también mantiene 1.600 empleos fijos en la ciudad, así que económicamente es muy bueno”, dice Josemans.

El concepto coffee-shop nos traslada directos a Holanda, el país europeo por excelencia para el consumo legal de cannabis. Pero la sociedad holandesa parece no estar del todo de acuerdo con esta idea, la cuestión de la que se habla ahora es: ¿deben entrar los turistas en los coffee-shops?

“Se trata de un tipo de discriminación”, explica Nicole Maalste. Esta socióloga trabaja en la Universidad de Tilburg (Holanda) y lleva más de veinte años estudiando los efectos sociales del cannabis. Maalste duda sobre la legalidad de la norma que plantea el nuevo Gobierno holandés.

Si todo sale según lo previsto por el Ejecutivo de Mark Rutte, los no residentes en Holanda tendrán acceso limitado a estos locales. El Tribunal de Justicia de la UE en Luxemburgo decide hoy sobre la legalidad de la medida.

En julio de 2010, este órgano europeo ya tomó una decisión prejudicial. “La medida no está comprendida en el ámbito de la libre prestación de servicios a la que se refiere el artículo 56 del TFUE [Tratado de Funcionamiento de la UE]”, detalló el abogado general Yves Bot.

La ciudad donde se probaría esta medida sería Maastricht, una población fronteriza con Bélgica y muy cerca del límite con Alemania. Muchas de las ciudades que se establecen al sur del país tienen numerosos coffee-shops destinados a turistas, explica Maalste, “y a muchos no les gusta”.

“El problema es el aparcamiento”

No parece que se trate de un tema de imagen internacional. En Ámsterdam hay más de 200 coffee-shops, y muchos son para turistas. Sin embargo, el problema no está en la capital, “allí los turistas también van al Museo Van Gogh”, dice Maalste.

Nada que ver con Maastricht, donde todo los coffee-shops se encuentran en el centro “y no tienen una infraestructura adecuada”. En 2008, más de dos millones de turistas gastaron 140 millones de euros en la ciudad, detalla Marc Josemans, director de la Asociación Oficial de Coffee-shops de Maastricht (VOCM).

“El sector también mantiene 1.600 empleos fijos en la ciudad, así que económicamente es muy bueno”, dice Josemans.  “La prohibición no nos ayudaría, pero sí a las organizaciones criminales”, opina el director y portavoz de la VOCM.

Maalste coincide en la idea, si se prohíben “se creará un mercado ilegal mayor o habrá gente que salga de los bares para venderlo en la calle”.

Dos tipos de turismo en Holanda

En Holanda “podemos diferenciar entre los turistas que hacen todo tipo de actividades y los que solo van a Holanda a comprar o consumir cannabis”, desarrolla la socióloga. Maalste apunta a otro problema: los drugrunners, un tipo de relaciones públicas clandestinos.

Estas personas atraen a los turistas para que entren en los coffee-shops ilegales, en los que también se dispensan otras drogas. “La gente cree que estos drugrunners son turistas, y habría que diferenciar bien”, explica Maalste.

La VOCM publica un folleto en el que se detallan los riesgos que a los que se exponen los turistas en Maastricht. En él puedes encontrar información sobre cómo esquivar a estos drugrunners, el tratamiento que se debe hacer de los residuos o avisos sobre los posibles efectos adversos del cannabis.

Fuente LaInformacion

2 14.471 vistas

Luxemburgo.- Tras una reciente entrevista televisiva donde habló sobre cómo trata con cannabis a pacientes de Luxemburgo, el Dr. Jean Colombera, médico y miembro del Parlamento de dicho país, ha sido acusado de violación de la ley de estupefacientes.

El Dr. Colombera es presidente de la UFCM (Union Francophone pour les Cannabinoïdes en Médecine; Unión Francófona por los Cannabinoides en Medicina). Lleva 18 meses prescribiendo cannabis a pacientes que lo consiguen (Bedrocan, Bediol) a través de las farmacias holandesas. El Ministro de Sanidad de Luxemburgo está molesto por el comportamiento del Dr. Colombera.

En un comunicado el Dr. Colombera ha decidido hacer pública su acción y arrojar luz sobre la situación actual. Está acusado de prescribir e importar sustancias ilegales, y por haber recetado cantidades demasiado altas. Ahora no puede continuar con dicha actividad, dejando a varios de sus pacientes en una situación difícil y desesperada.

Fuente CannabisMed