Buscar

sequito - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

2 381 vistas

El THC y el CDB son los dos cannabinoide principales de la planta del cannabis, pero muchas propiedades medicinales dependen de una variedad de otros materiales que trabajan en conjunto, incluyendo a otros cannabinoides y los terpenos, en lo que se denomina “efecto séquito” (Efecto Entourage).

Desde el descubrimiento del THC, uno de los cannabinoides más activos en la planta de cannabis y descubierto por el Prof. Mechoulam en 1964, muchos estudios se han realizado en un intento de comprender los efectos de la planta de cannabis en el cuerpo humano, y la naturaleza de la actividad del  sistema endocannabinoide en el cuerpo.

La virtudes de los dos principales cannabinoide de la planta , THC y CBD, conocidos médicamente por su capacidad de manejar incluso problemas médicos difíciles, tales como el cáncer y la epilepsia, aunque tengan una alta concentración de uno de los cannabinoides no es suficiente para realizar plenamente el cumplimiento del potencial terapéutico de la planta.

Para llegar a su pleno potencial, es importante combinar para el proceso terapéutico otros cannabinoides que existen en las plantas como CBG, CBL, CBN y más, aparte de la importancia de su proporción áurea entre estos cannabinoides.

La comprensión completa del sistema endocannabinoide puede tener implicaciones de largo alcance y ayudar a tratar adecuadamente para la ansiedad, el dolor, las náuseas, la obesidad, la lesión cerebral y muchos otros problemas médicos.

Pero primero debe se entender qué tipo de materiales de la planta son los responsables de cada uno de los diferentes efectos y las interacciones entre ellos que son realmente el efecto comitiva o séquito:

CRqvGHvVRejee20hG20h_Cannabinoids-Infographic-English-500x500
Varios cannabinoides y cualidades medicinales

Efecto Séquito o Efecto Entourage

El efecto  del  cannabis medicinal pretende describir el impacto de todos los diferentes cannabinoides en su balance operativo que realizan juntamente con los sesquiterpenos (Terpenos), moléculas orgánicas simples y que se encuentran en todas las plantas siendo los responsables de la gran mayoría de los olores y sabores disponibles en la planta.

Aparte del gusto y del olfato, también los sesquiterpenos tienenpropiedades medicinales tales como analgésico y calmantes del sistema inmune. La combinación correcta de los cannabinoides y los terpenos, crea una ‘cura completa’ que contiene una variedad de ingredientes con propiedades medicinales y que pueden ayudar a tratar una gran variedad de condiciones médicas.

Por ejemplo, como se muestra en la imagen, el cannabinoide CBG y el CBD ayudan a aliviar la ansiedad y el THC ayuda a tratar el glaucoma. Aunque los dos principales cannabinoides son los responsables de la mayor parte del tratamiento, la integración del CBG en este caso es necesario y trae resultados mucho mejores. Por lo tanto, el consumo de cannabis en su forma natural, que contiene todos los cannabinoides, ayuda a las necesidades médicas más que consumir THC o CBD extraído por separado.

EJqeoWYISkyvq1IoSARU_Terpene-Wheel-Final-500x550
Diversas cualidades medicinales sesquiterpenos

Los cannabinoides y terpenos en perfecto equilibrio

La ciencia en todo el mundo examina la relación entre cannabinoides y los terpenos para conocer sus efectos exactos sobre el cuerpo, y para comprender las interacciones y las mutuas influencias entre ellos. Uno de los científicos más destacados en este campo es el Dr. Ethan Russo, investigador neurólogo especializado en la relación entre los cannabinoides y los terpenos y socio de Doctors Medical Cannabis Advocates(SCC).

Un estudio publicado por Rousseau en el 2011 enumera los diversos sesquiterpenos y argumenta que “incluso la más pequeña cantidad de terpenos tiene un impacto directo sobre los efectos del cannabis.”

Los primeros resultados de la investigación dicen que los distintos compuestos orgánicos tiene efectos significativos en la planta del cannabis. Por ejemplo, el Turpin (mirceno) ayuda a crear una sensación de

Dr.Ethan Russo
Dr.Ethan Russo

calma y al mismo tiempo acelera la absorción de otros cannabinoides en el cuerpo, mientras que el pineno ayuda a reducir los problemas de memoria causados ​​por el THC, y cuando están en combinación de ambos dan una solución que ayuda a reducir los sentimientos de ansiedad.

Toda la zona de estudio se encuentra todavía en pañales, sobre todo bajo la condición jurídica y problemática del cannabis en la mayoría de los países, aunque con la decadencia de las viejas normas en los últimos años y la llegada de una nueva conciencia publica con la planta se esperan en los próximos años nuevos estudios en este campo. Empresas ya están trabajando en esta linea para tratar de caracterizar o descubrir la combinación exacta de estos compuestos del cannabis, incluyendo cualquier secuencia de cannabinoides y terpenos.

1 12.773 vistas

La marihuana, a diferencia de la mayoría de medicinas modernas, contiene una amplia gama de compuestos químicos. Los científicos han identificado más de 60 moléculas únicas en cannabis conocidas como cannabinoides, que incluyen el THC y CBD. Muchos otros compuestos no cannabinoides que son producidos por la planta también tienen efectos reguladores.

Por ejemplo, los terpenos, moléculas responsables del olor de la marihuana, que se ha demostrado que bloquean algunas zonas de los receptores cannabinoides en el cerebro mientras que otros promueven la unión de cannabinoides con otros. Como resultado, los terpenos se cree que afectan a muchos aspectos del cómo el cerebro toma el THC o el CDB, al tiempo que ofrece diversos beneficios terapéuticos propios.

De hecho, mientras que el THC ha conseguido la mayor parte de atención, los estudios sugieren que muchos de los compuestos de la marihuana trabajan juntos para producir una sinergia de efectos. Esto se conoce como el “efecto séquito”

La comprensión de las distintas cepas o variedades

La marihuana viene en miles de diferentes variedades o cepas. Las diferentes variedades tienen muy diferentes perfiles químicos que causan diferentes experiencias en la misma persona.
Esto explica por qué a veces la marihuana puede hacer que una persona se sienta tranquila, mientras que otras veces puede hacer que esa misma persona se sienta ansiosa o paranoica.

Los componentes químicos de la marihuana incluyen, pero no limitan a, terpenos, cetonas, ésteres, lactonas, alcoholes, ácidos grasos y esteroides. Los efectos de todos estos productos químicos que trabajan juntos y que regulan al otro serán muy diferentes a los efectos de cualquier sustancia química que trabaje solo.

En otras palabras, la marihuana está compuesta de miles de sustancias químicas diferentes que trabajan juntas para producir algún efecto general. Cambie la receta y cambiará el efecto.

El Efecto Séquito – Un Ejemplo

Uno de los ejemplos más crudos del efecto séquito fue un estudio británico que daba a los pacientes el THC puro por vía intravenosa un día, y otra vez una mezcla de THC y CBD vía intravenosa una semana más tarde.

Nicky Taylor, lanfitriona del documental de la BBC “Should I Smoke Dope,” participó en el estudio y lo filmó:

Aunque ella seguía refiriéndose al cannabidiol (CBD) de manera inexacta como “cannabinoide”, el resultado final fue muy ilustrativo.

En el video, ella dijo sentirse horrible con sólo THC, “como estar en un funeral.” Sin embargo, con la mezcla del THC y el CBD, no pudo contener la risa durante toda la sesión. El THC y CBD parecen interactuar de alguna manera, que también ha sido demostrado por otros estudios .

Por cierto, no sabía la mezcla de cannabinoides que se le dio.

Marinol o marihuana

El Marinol es un medicamento recetado que contiene THC sintético puro. El Marinol fue aprobado por la FDA en 1985 para el tratamiento de los efectos secundarios de la quimioterapia. Sin embargo, muchos médicos y pacientes han llegado a encontrar en el Marinol un pobre sustituto del cannabis.

Esto es más probable por la relación del efecto de la comitiva de la marihuana, como el Dr.Sanjay Gupta  de la CNN explica:

                      “Cuando el medicamento llegó a estar disponible a mediados de la década de 1980, los científicos pensaron que tendría el mismo efecto que toda la planta de cannabis. Pero pronto quedó claro que la mayoría de los pacientes preferían el uso de toda la planta que tomar Marinol”.

                 “Los investigadores comenzaron a darse cuenta de que otros componentes, como el CDB, podrían tener un papel más importante lo que se creía “.

De hecho, el “efecto séquito ‘era un término acuñado por el Dr. Ethan Russo, quien, en el 2011, publicó un artículo en la revista British Journal of Phrmacology describiendo las contribuciones sinérgicas de otros compuestos en el cannabis.

Científicos como el Dr. Russo están utilizando toda la marihuana para desarrollar productos farmacéuticos tales como el Sativex , con el fin de incluir los beneficios de muchos compuestos de la marihuana y sus efectos séquito. Fuente

0 1.168 vistas

A principios de 1960, un joven estudiante postdoctoral israelí se topó con algo que le intrigaba.

Después de leer mucho sobre el cannabis, se sorprendió al ver que mientras que el compuesto activo en la morfina había sido aislado de la amapolas del opio 100 años antes y la cocaína aislada de las hojas de coca en la misma época, el componente activo de la marihuana era aún desconocido.

Esta simple observación inició el trabajo de su vida. Ese joven investigador israelí, Raphael Mechoulam (foto), es ahora un científico altamente distinguido y recientemente nominado para el prestigioso Premio de Rothschild. Sin embargo, hace más de 50 años, tuvo problemas para iniciar su viaje científico.

Para empezar, necesitaba cannabis para estudiar y no sabía cómo obtenerlo. Finalmente, obtuvo su suministro para la investigación de los amigos del departamento de policía. El joven científico se tomó su tiempo y no quería esperar para a la burocracia requerida por el Ministerio de Salud de Israel.

“Sí, me rompía la ley”, me dijo cuando me reuní con él en Tel Aviv el año pasado, “pero me disculpé y le expliqué lo que estaba tratando de hacer.”

El gobierno israelí no caló su progreso, porque Mechoulam se movía a una velocidad vertiginosa.

El Dr. Sanjay Gupta: “Doblar” sobre la marihuana medicinal

Por el 1963, se determinó la estructura de cannabidiol (CBD), un componente importante de la marihuana. Un año más tarde, se convirtió en la primera persona en aislar el delta-9 tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo de la marihuana. En las décadas siguientes, Mechoulam y su equipo continuaron aislando los numerosos compuestos de la planta del cannabis.

Su trabajo también fue un largo camino hacia la iluminación de cómo funciona la droga en el cerebro. Cuando el equipo de Mechoulam identificó el primer conocido cannabinoide endógeno, una sustancia química en realidad hecha por el propio cerebro, la llamó “la anandamida.” En el idioma sánscrito, ananda significa “felicidad suprema”, que nos da una idea de lo que Mechoulam piensa de los cannabinoides en general.

Fue a mitad de camino y a través de nuestra larga discusión por la tarde cuando Mechoulam, ahora de 83 años, sacó un papel que había escrito en 1999 y que describe algo que se conoce como “el efecto séquito.”

Piense en ello como esto: Hay más de 480 componentes naturales que se encuentran dentro de la planta de cannabis, de las cuales 66 han sido clasificados como “cannabinoides”. Esas son las sustancias químicas únicas de la planta, incluyendo el delta-9-tetrahidrocannabinol y cannabidiols. Sin embargo, hay muchos más, incluyendo:

– Cannabigerols (CBG);

– Cannabichromenes (RSC);

– Otro Cannabidiols (CDB);

– otros Tetrahidrocannabinoles (THC);

– El cannabinol (CBN) y cannabinodiol (LVBP);

– otros cannabinoides (como cannabicyclol (CBL), cannabielsoin (CBE), cannabitriol (CBT) y otros tipos diversos).

Otros componentes de la planta de cannabis son: compuestos nitrogenados (27 conocidos), aminoácidos (18), proteínas (3), glicoproteínas (6), enzimas (2), azúcares y compuestos relacionados (34), hidrocarburos (50), simples alcoholes (7), aldehídos (13), cetonas (13), ácidos simples (21), ácidos grasos (22), ésteres simples (12), lactonas (1), esteroides (11), terpenos (120), no fenoles cannabinoides (25), flavonoides (21), vitaminas (1), pigmentos (2), y otros elementos (9).

La hija del ministro: El Cannabis “un regalo de Dios “

Aquí está el punto importante. Mechoulam, junto con muchos otros, dijo que cree que todos estos componentes de la planta de cannabis probablemente ejercen algún efecto terapéutico, más que ningún compuesto solo compuesto.

Mientras que la ciencia aún no ha demostrado el papel exacto o mecanismo para todos estos diferentes compuestos, crece la evidencia de que estos compuestos trabajan mejor juntos que por separado: Ese es el ” efecto séquito “.

Tomemos el caso de Marinol, que es puro, el THC sintético. Cuando el fármaco está disponible desde mediados de la década de 1980,los científicos pensaban que tendría el mismo efecto que toda la planta de cannabis. Pero pronto quedó claro que la mayoría de los pacientes prefieren utilizar la planta entera que tomar Marinol.

Los investigadores comenzaron a darse cuenta de que otros componentes, como el CDB, podrían tener un papel más importante del que se creía.

Para entender mejor el concepto del efecto séquito, viajé a los laboratorios secretos de GW Pharmaceuticals, en las afueras de Londres. En el desarrollo de Sativex, un medicamento basado en el cannabis para tratar la esclerosis múltiple , el presidente de la compañía, el Dr. Geoffrey Guy me dijo que la compañía se encontró con algunos de los mismos obstáculos con que se habían enfrentado con el Marinol.

Más de una década de experimentos revelaron que un extracto de la planta entera, criado para contener aproximadamente la misma cantidad de THC y CBD, además de los otros componentes de la planta, era más eficaz en la reducción del dolor y de los espasmos de MS que un medicamento hecho de un solo compuesto.

Podría ser que múltiples compuestos individuales juegan un papel, podría ser debido a su interacción en el cuerpo o que también podría ser la combinación de ambos, dijo Guy.

Ahora, tal vez todo esto suena obvio. Después de todo, comer frutas reales, verduras y otras plantas ofrece una mejor nutrición que acaba de tomar las píldoras de vitaminas con un nutriente o mineral en cada una. La ciencia nos está demostrando que probablemente podemos decir lo mismo del cannabis.

A medida que avanzamos con la creación de medicamentos, como la novela La telaraña de Carlota , para los pacientes que pueden beneficiarse de cannabis, este es un punto importante a tener en cuenta.

A diferencia de otras drogas que pueden funcionar bien como compuestos individuales, sintetizadas en un laboratorio, el cannabis puede ofrecer su más profunda beneficio como una planta entera, si dejamos el efecto séquito de la planta entera, como Mechoulam sugirió hace más de una década.

By Dr. Sanjay Gupta, CNN chief medical correspondent

3 6.671 vistas

“Es una pena, porque nos falta algo aquí”, dijo en un discurso en Colorado el Prof. Raphael Mechoulam, un especialista mundial en el cannabis, y alabó el ingrediente especial del cannabis sin efecto psicoactivo pero con propiedades para la salud muy importantes. “Espero 10 años a que se realice la investigación clínica, pero es caro”, añadió .

El cannabidiol (CBD), el componente del cannabis que a diferencia del THC no tiene un efecto psicoactivo y es considerado su consumo como un gran beneficio para la salud, en ciertos países está definido aún como una droga peligrosa, por ser parte de la planta de cannabis.

El cannabidiol tiene muchas ventajas (anti-inflamatorio, reduce la ansiedad, contra las náuseas y los vómitos, y ayuda a tratar los trastornos del sueño), el CBD fue descrito en primer lugar por el Prof. Raphael Mechoulam , revelándolo, después de investigar el THC en la Universidad Hebrea durante seis décadas, como ” ideal para el tratamiento de la esquizofrenia .”

La semana pasada, en una conferencia sobre cannabis dada por el Instituto de Investigación de la Universidad de Colorado en Pueblo, entre otras cosas, alabó la virtud de este componente singular para el tratamiento de la esquizofrenia y dijo que la ley debe permitir su uso, ya que no es psicoactivo o tóxico y no es adictivo.

También predijo, que en el futuro el CBD será el remedio común especialmente en diabetes tipo 1 – una enfermedad crónica que no tiene cura y que es más común en la infancia y la adolescencia. “Tenemos que hacer más investigaciones sobre el tema, pero por desgracia no pasa nada en este momento,” dijo Mechoulam, agregando que la razón de esto es que los estudios clínicos en este campo son muy caros.

“Durante 10 años esperando drogas y otro cuerpo grande para llevar a cabo la investigación clínica para examinar los efectos del CBD sobre la diabetes”, dijo. “Es una pena que nos estemos perdiendo algo aquí, creo que la diabetes de tipo 1 puede ser tratada con el CBD, y sin efectos secundarios en absoluto.”

“Creo que el CBD debe eliminarse de la lista actual al lado de la heroína (en varios países como EEUU, Israel, etc)”, dijo. “Obviamente, no tiene sentido. No es tóxico, no causa ninguna adicción, entonces debería salir de ahí. Y una vez que esté fuera más gente va a utilizarlo, y espero que se convierta en un recurso común y significativo.”

Además de este cannabinoide, también habló sobre la importancia de la investigación sobre el efecto séquito (Efecto de todos los componentes del cannabis juntos), que es un formidable reto para los investigadores que están tratando de aislar los componentes del cannabis, para poder ofrecer una breve descripción y crear recetas propias con algunos de los componentes, pero no todos. Incluso, antes de que el CBD pueda ser utilizado como complemento alimentario , como medicina para animales y como componente de los cosméticos – abriendo todo un mercado de una industria global estimada en mil millones.

En algunos países europeos como Suiza, ya se ha excluido de la Ley de Drogas, por ejemplo, se puede comprar legalmente flores o cogollos de cannabis con altos contenidos en CBD.
Recientemente también se ha definido el componente en Estados Unidos y el Reino Unido como material médico, lo que reduce las posibilidades de que se elimine de la ley de drogas en estos países.

0 1.791 vistas

Por mucho que pudiésemos estar tentados a hablar en términos de sustancias que compitan con las propiedades curativas de la marihuana, la verdad es que lo que hace al cannabis tan notable en tantos frentes es la sinergia que parece ocurrir entre todas las sustancias que tiene.

Desde el visionario investigador de cannabinoides Rafael Mechoulam que empezó a escribir sobre el “ Efecto Entourage (efecto séquito o comitiva)” de la sustancia a mediados de los años noventa, la ciencia ha estado aprendiendo más y más acerca de cómo cada componente molecular de la planta de cannabis trabaja en conjunto para la curación en una multitud de niveles. Esto es cierto por el estado en que se encuentran estas sustancias. El  THCA y el CBDA ambos se encuentran en la planta del cannabis en crudo o natural. Y la investigación reciente está descubriendo que ambos tienen características propias de gran alcance cuando se trata de tratamientos de las enfermedades, especialmente el cáncer.

¿Cuáles son el THC-A y CBD-A?

El ácido Cannabidiólico (CDB-A) y el ácido Tetrahidrocannabinol ( THCA ) son similares en muchos sentidos. Ambos son sustancias a base de ácido que se encuentran en la planta del cannabis en crudo o natural. Ambos no son psicoactivos. Y ambos se convierten en sus respectivos homólogos CBD y THC cuando se calientan por encima de una cierta temperatura (aproximadamente entre 94 a144 grados celsius (200 a 290 F) para el THCA y entre 115 a 144 grados celsius (240 F a 290 F) para el CBDA.

El proceso a través del cual estas sustancias “A” son capaces de convertir en sus homólogos más conocidos se llama descarboxilación. Esto se debe a que tanto los átomos de carbono del THCA como los de CBDA se pierden cuando se calienta para convertirse en THC y CBD.   La forma más común para producirse la descarboxilación es a través de fumar o vaporizar, aunque también cocinando u horneando el cannabis se estimula la descarboxilación para la fabricación de productos comestibles.

El THCA y el CBDA son similares en la forma más importante: ambos de estos cannabinoides pueden ayudar con la curación de algunas de las condiciones de enfermedades más graves.

El poder curativo del cáncer-de CDBA

CBDA

El CBDA ha estado últimamente mucho en las noticias, sobre todo para las recién encontradas formas en que se ha demostrado inhibir el cáncer. La relación entre el cáncer y el CBDA fue catalizada por un estudio de 2012 que observó el efecto del CBDA en las células del cáncer de mama. Esto y los estudios posteriores descubrieron que el CBDA del cannabis en bruto puede suprimir la enzima COX-2, un importante promotor de la metástasis del cáncer de mama, así como otras formas de cáncer.

El último estudio, publicado en enero de 2017 de la revista Journal of Natural Medicine por investigadores de la Universidad Internacional de Hiroshima, añade más luz al tema. Los investigadores descubrieron una posible forma por la que el CBDA inhibe la enzima COX-2 en los tumores altamente agresivos de cáncer de mama. Su estudio se centró en la inhibición de la proto oncogén del CBDA c-Fos , un precursor común de las proteínas implicadas en la metástasis del cáncer.

El CBD-A también se ha conocido durante algún tiempo por sus efectos anti-inflamatorios; de hecho, esta es una gran parte de lo que lo convierte en un potencial asesino del cáncer. En 2011 un estudio sueco evaluó seis cannabinoides diferentes  el CBDA y el THCA, así como el THC, CBD, CBDA, CBG y CBGA, por sus efectos sobre los procesos inflamatorios, incluyendo la COX-2. Encontraron que seis de estas sustancias en su conjunto tuvieron un profundo efecto en los procesos inflamatorios en líneas celulares de cáncer de colon en laboratorio. Según los investigadores:

“Los endocannabinoides son estructuralmente similares a ácido araquidónico y se han sugerido para interferir con el proceso inflamatorio. También se ha demostrado que inhibe la proliferación de las células de cáncer “.

El ácido araquidónico es un ácido graso omega-6, que es un elemento necesario en el cuerpo para la salud del cerebro y el funcionamiento general de casi todos los sistemas en el cuerpo. Es un antioxidante y mediador de las reacciones inflamatorias nocivas, como las que ocurren con las principales enfermedades como el cáncer. El descubrimiento del estudio de las estructuras de endocannabinoides que son similares a los de otras sustancias curativas en el cuerpo es excitante. Es una prueba más de la capacidad de cannabis »para equilibrar el sistema endocannabinoide para la curación total de la enfermedad.

THC-A: Un sanador potente y aún misterioso

THCA

Aunque todavía hace falta mucha investigación sobre el CBDA, todavía existe más misterio acerca del THCA, la forma no psicoactiva al natural (antes de descarboxilación) del THC. El estudio sueco mencionado anteriormente, así como algunos otros estudios, sin embargo, han demostrado que el THCA es también un potente anti-inflamatorio. Como tal, también se cree que tiene efectos antiproliferativos contra el crecimiento del cáncer y la metástasis. También es un conocido neuro-protector, un anti-espasmódico y un potente endocannabinoide para el dolor.

El THCA también se ha demostrado que es un regulador del sistema inmune. Según la ciencia más reciente, los efectos del THCA del sistema endocannabinoide en su conjunto, no sólo actúa en los receptores CB1. El THCA puede afectar a la liberación de enzimas inflamatorias COX-1 y COX-2 así como al TNF-alfa. También ayuda en la producción de interleucina-10 . Esta potente citocina antiinflamatoria, también conocida como Human Cytokine Synthesis Inhibitory Factor (CSIF), se produce por las células T en el sistema inmune.

Mientras que el CBD ha sido conocido por sus efectos sobre la epilepsia y las convulsiones desde hace algún tiempo, en los últimos años el Δ9-THC se ha encontrado ser útil en una nueva investigación que apunta a  los beneficios del THCA  en este frente también. Entre las investigaciones más recientes hay un estudio realizado por la Universidad de Alabama y publicado el 10 de enero 2017 en la edición de la revista médica Epilepsy and Behavior  (Epilepsia y Comportamiento) .

Se necesita más investigación sobre el CBD-A y el THC-A

La investigación que se tiene sobre los beneficios para la salud tanto del CBDA como del THCA, sobre todo cuando se trata de cáncer, ofrece una gran noticia para aquellos que quieren sanarse con el cannabis, pero cuyos sistemas pueden no responder positivamente a los efectos psico-activos del THC. Con la cada vez más apertura mundial de las puertas de la marihuana medicinal (toda la planta y no sólo el CBD) recibirá más atención en la relación de las sustancias que existen en la planta natural del cannabis como el CBDA y también el THCA.

0 195 vistas

Mariah Carey  fue fotografiada haciendo algunas compras de última hora justo antes de Navidad en un dispensario de cannabis.
La diva mundialmente famosa de 47 años de edad, estrella del pop y su séquito fue vista en un dispensario de marihuana llamado “The Original Leaf (La hoja original”)  en la ciudad turística de Aspen en Colorado.

Mariah llevaba un vestido de noche verde y gafas de sol para la excursión nocturna, la estrella sonrió a los fotógrafos mientras entraba y salía del comercio especializado.

La cantante iba vestida con un abrigo a cuadros rojos y negros de cachemira de Moncler, junto con un par de mitones de Santa que llevaba en sus manos y unos tacones de plataforma altísimos.

A Mariah no se le observó llevar ninguna “bolsa especial”, las fotos fueron tomadas exactamente una semana antes de su pesadilla de actuación en Times Square.

The Original Leaf promociona la frescura, gran calidad, textura, sabor y variedad », dice la web del dispensario.

‘Nuestro cannabis es cultivado de forma natural y se produce sin los productos químicos agrícolas potencialmente dañinos para el medio ambiente y de larga duración comúnmente utilizados desde los años 1950.
“Sin embargo, la agricultura orgánica no es primitiva, en realidad es una agricultura del futuro y en nuestro corazón.”

La tienda ofrece una variedad de productos comestibles recreativos, tópicos, extracciones DAB y marihuana recreativa

1 1.198 vistas

En invierno, a la mayoría nos afecta la tos y el resfriado. Aunque los simples virus omnipresentes que causan estas enfermedades comunes son muy difíciles de “curar”, hay varias maneras de utilizar el cannabis para aliviar sus síntomas. ¡Sigue leyendo y averigua cómo incorporar el cannabis en tu dieta y régimen médico para prevenir y tratar los resfriados!

¿Qué Causa la Tos y los Resfriados en Invierno?

El resfriado o catarro común es una enfermedad viral muy contagiosa, que afecta a las personas con mayor frecuencia durante los meses de invierno. Responsable de una serie de síntomas que incluyen tos seca o de pecho, goteo o congestión nasal, garganta irritada, fiebre y fatiga, el resfriado común no se debe a un único virus. En su lugar, se relaciona con un máximo de 200 cepas diferentes.

Un tipo de virus que se asocia especialmente con el resfriado común es el rinovirus (“rhino” significa “nariz”, así que ¡literalmente significa “virus de nariz”!). Hay tres especies principales de rinovirus, y por lo menos 99 serotipos (cepas) diferentes. Además del rinovirus, el resfriado común también se vincula a diversas cepas de coronavirus, adenovirus, enterovirus y del virus de la gripe.

Cannabis para la Tos y los Resfriados - Sensi Seeds Blog
La mayoría de los resfriados comunes los causan diferentes tipos de rinovirus (© wellcome images)

¿Cómo Causan los Síntomas los Virus del Resfriado?

Los virus del resfriado o catarro se transmiten de persona a persona por contacto de mano a mano y de mano a superficie, además de mediante la transmisión aérea de partículas virales. Por lo tanto, es importante cubrirse la boca o la nariz mientras se tose o se estornuda, ¡y lavarse las manos con regularidad!

Una vez que un virus del resfriado ha infectado a un huésped humano, se pone a trabajar – infiltrándose en las membranas mucosas de la nariz, la boca y la garganta, y reproduciéndose rápidamente. En su mayor parte, los virus del resfriado como el rinovirus no causan ningún daño particular al cuerpo – simplemente producen una respuesta inmune a medida que el cuerpo reconoce invasores no deseados que se aprovechan de sus recursos. Pero en el caso de las personas inmunocomprometidas, o personas que padecen asma o EPOC, coger un resfriado pueden ser muy malas noticias.

Muchos serotipos de rinovirus se unen a una proteína inmune conocida como molécula de adhesión intercelular 1 (ICAM-1). Esta proteína está presente en la membrana celular externa de ciertas células epiteliales (que constituyen la capa superior de las membranas mucosas). El rinovirus básicamente se apropia de ella/ la secuestra para acceder al interior de la célula. Una vez que el virus ha entrado en su primera célula huésped, puede tomar el control de la célula y secuestrar su sistema reproductivo ¡para reproducirse!

Por lo general, ICAM-1 ayuda a las células a adherirse (pegarse), especialmente después de sufrir una lesión o estrés. Pero cuando el rinovirus la secuestra, desencadena una liberación de citoquinas proinflamatorias (proteínas de señalización celular), lo que conduce a la inflamación de las membranas mucosas de la garganta y la nariz. Esta respuesta inflamatoria es clave para la sensación de congestión e irritación asociada con tener un resfriado. Para la mayoría de la gente, eso es más o menos lo peor – pero puede llevar a complicaciones graves, incluida la neumonía, en el caso de ciertos individuos.

Cannabis para la Tos y los Resfriados - Sensi Seeds Blog
El resfriado común produce congestión nasal, estornudos y tos (© tinafranklindg)

Cannabinoides e ICAM-1

A día de hoy, se sabe que el sistema endocannabinoide está profundamente involucrado en el sistema inmunológico, y se ha demostrado en repetidas ocasiones que los cannabinoides producen efectos inmunológicos complejos. Pero en lo que respecta a ICAM-1, se dispone de escasa investigación, y al parecer nada sobre la relación directa entre los cannabinoides, ICAM-1 y el rinovirus.

Hay pruebas de que los cannabinoides pueden afectar a los niveles de expresión de ICAM-1 en ciertas situaciones. Un estudio revela que el CBD y el THC pueden producir una mayor expresión de ICAM-1 en las células del cáncer de mama, lo que conduce a una mayor tasa de “lisis” celular (muerte celular por desintegración de la membrana).

Esta puede ser una buena noticia para la investigación del cáncer, pero el aumento de la expresión de ICAM-1 no es lo que se necesita cuando se intenta evitar que un rinovirus se haga con el control. De hecho, hay pruebas de que el rinovirus puede aumentar la expresión de ICAM-1 con el fin de darse ¡más oportunidades de secuestro! Sin embargo, quizás sea más útil el descubrimiento de que ciertos cannabinoides pueden reducir la expresión de ICAM-1 en otras situaciones.

Por ejemplo, el cannabinoide sintético R (+) WIN 55, 212-2 indirectamente puede bloquear la expresión de ICAM-1 bloqueando la actividad de la interleuquina-1, otra importante proteína inmunológica. En este estudio en particular, se investigó la EM y cómo los cannabinoides pueden ayudar a retrasar su progresión – y curiosamente, hay un conjunto de pruebas cada vez mayor que sugieren que el rinovirus podría ser fundamental en la patogénesis (desarrollo) de la EM.

Está claro que todavía queda mucho que aprender sobre la transmisión y la patología del rinovirus y otros tipos de virus del resfriado común – además de cómo todo esto se relaciona con los trastornos autoinmunes crónicos como la esclerosis múltiple. Pero está claro que el sistema endocannabinoide tiene una participación fundamental, y puede haber potencial para que ciertos cannabinoides ayuden a prevenir la transmisión del rinovirus en ciertas situaciones, reduciendo la expresión de ICAM-1.

Entonces, ¿Cómo Pueden los Cannabinoides Ayudar a Tratar la Tos y los Resfriados?

A pesar de todos nuestros mejores esfuerzos, y sin importar lo sanos que estemos, es casi imposible evitar que antes o después uno de esos 200 virus termine burlando los sistemas de defensa del cuerpo y cause un resfriado o tos. Cuando sucede eso, no hay mucho que se pueda hacer para curar la enfermedad – los virus del resfriado son tan numerosos y mutan tan rápido que desarrollar antivirales y vacunas eficaces es casi imposible.

Así que cuando nos resfriamos, es casi inevitable que tengamos que dejar que el virus siga su curso, y que nos sintamos en un estado significativamente insatisfactorio durante varios días. Sin embargo, hay varias maneras en las que podemos aliviar los síntomas de los resfriados y la tos – la miel, las gárgaras con agua salada, las gotas de solución salina, el ibuprofeno o el paracetamol pueden aportar beneficios antisépticos, analgésicos o antiinflamatorios, por ejemplo.

¿Y qué pasa con el cannabis? Hay una gran cantidad de pruebas que demuestran que diferentes compuestos del cannabis tienen un efectos antiinflamatorio y analgésico. Se sabe que el THC, el CBD, el CBC y el CBG ejercen diferentes grados de acción antiinflamatoria y analgésica, y hay un montón de terpenos y terpenoides en el cannabis con propiedades similares, tales como el linalol, el limoneno y el eucaliptol.

Además de esto, varios cannabinoides y terpenoides son conocidos por sus efectos relajantes, sedantes o contra la ansiedad. Durante los momentos de enfermedad, dichas propiedades pueden ser muy útiles para aumentar la sensación subjetiva de bienestar. Además, los resfriados comunes también pueden producir una pérdida del apetito en algunas personas, y se ha demostrado repetidamente que, en concreto, el THC presenta propiedades estimulantes del apetito.

Cómo Utilizar Cannabis Durante un Resfriado

Cuando nos resfriamos, es posible que experimentemos congestión nasal y dolor en los senos, irritación y dolor de garganta, tos seca o de pecho y ojos irritados – y ninguno de estos síntomas mejora al fumar ninguna sustancia. Hasta vaporizar o el dabbing probablemente exacerbarían los dolores de garganta y la tos – incluso aunque estos métodos no suelen implicar tanto calor ni sean tan fuertes como lo es fumar.

Por esta razón, lo mejor es limitarse a los productos comestibles, tópicos y a cualquier otra cosa que no irrite la garganta ni los pulmones. Los caramelos duros infundidos con CBD o THC pueden ayudar a calmar la inflamación y el dolor de garganta. Por lo menos una empresa estadounidense, Jolly Meds, ofrece pastillas de THC-CBD con aceites de mentol y eucalipto añadidos para aportarles efectos calmantes y descongestionantes.

Cannabis para la Tos y los Resfriados - Sensi Seeds Blog
Las pastillas para la tos infundidas con cannabinoides y terpenoides pueden aliviar (© Jolly Meds)

Otro método que muchas personas comunican que aporta alivio subjetivo es el té de cannabis. Las infusiones de té e infusiones de hierbas pueden proporcionar una agradable sensación de alivio, calmante y reconfortante, de los síntomas del resfriado y la tos, y cuando se añaden extracciones de cannabis, pueden representar una ayuda extra en la lucha contra la inflamación y el dolor.

Hay varias maneras de hacer el té de cannabis, pero la idea general es asegurarse de que se utiliza por lo menos algo de grasa o aceite, con el fin de permitir que los cannabinoides se disuelven y se infundan por toda la mezcla. El agua caliente por sí solo no disolverá los cannabinoides. Por lo tanto, hacer un poco de mantequilla de cannabis o leche infundida de cannabis y añadírselo a una infusión de agua caliente dará mejores resultados.

Además de los propios cannabinoides, otros compuestos vegetales pueden proporcionar beneficios si se infunden en el té. Por ejemplo, el té (especialmente el té verde) contiene catequinas flavonoides, que se ha descubierto que son beneficiosas contra el resfriado y los virus de la gripe.

Cannabis para la Tos y los Resfriados - Sensi Seeds Blog
Mucha gente ha descubierto que el té de cannabis les ayuda durante un resfriado (© Rados?aw Kut)

Equinácea, Endocannabinoides y Rinovirus

Curiosamente, disponemos de información valiosa sobre la respuesta del sistema endocannabinoide al rinovirus que procede de la investigación sobre una planta que ni siquiera es el cannabis – la equinácea, que contiene compuestos conocidos como alquilamidas que se unen a los receptores CB1 y CB2. Hay incluso alguna evidencia de que estos compuestos “cannabimiméticos” naturales ejercen un efecto directamente antiviral, reduciendo la duración de los síntomas hasta cuatro días.

Cannabis para la Tos y los Resfriados - Sensi Seeds Blog
La equinácea contiene compuestos, parecidos a los del cannabis, eficaces contra el resfriado (© Lumiere2005)

Se ha demostrado, en ensayos clínicos, que la equinácea reduce notablemente la gravedad y la duración de los síntomas del resfriado común. Hay varios compuestos en la planta de los que se cree que tienen un efecto, incluido el ácido cícórico (un antioxidante natural), varios polisacáridos y las alquilamidas antes mencionadas.

La actividad biológica de la equinácea es compleja y todavía no se entiende completamente, y se ha demostrado que los compuestos activos contenidos en su interior funcionan de manera que puede ser dependiente o independiente del receptor CB. Pero lo cierto es que el sistema endocannabinoide tiene una participación fundamental.

En un estudio de 2009, se demostró que las extracciones de equinácea con un alto contenido en alquilamidas causan una reducción en la citoquina proinflamatoria, el factor de necrosis tumoral A (TNF-α) y un aumento en la citoquina antiinflamatoria interleucina-10 – a través de la activación de los receptores CB2.

Además, este estudio sugería que las extracciones elaboradas con raíces y hojas, que contenían diferentes perfiles de alquilamidas, eran más eficaces en combinación que solas, lo que sugiere que la equinácea tiene su propio “efecto séquito”.

Por lo tanto, el uso de ambas extracciones de cannabis y de equinácea puede beneficiar a las personas que sufren tos y un resfriado, de diversas formas complejas que aún no se han investigado completamente. Aunque el resfriado común no suele representar un riesgo grave para la salud, sin embargo, es responsable de hasta un 40% del absentismo laboral debido a enfermedades en los Estados Unidos y en todo el mundo, y se gastan miles de millones de dólares en remedios que pueden tener poca o ninguna eficacia.

Tenemos mucho que aprender sobre cómo estos complejos mecanismos biológicos interactúan y ejercen sus efectos, pero con el paso del tiempo, cada vez está más claro que necesitamos replantearnos completamente la medicina vegetal y reevaluar radicalmente su potencial contribución a la salud humana.

by Seshata

4 903 vistas

Como es sabido, existen muchas pruebas con éxito sobre la curación de muchas enfermedades con el uso de extractos de cannabis (Aceite RSO ), así como los cogollos o flores de cannabis, lo que ha llevado a un mayor interés en los usos médicos de la marihuana. Estudios recientes financiados en parte por GW Pharmaceuticals sugiere que los extractos de cannabis rico en cannabidiol ( CDB ) puede ser un tratamiento eficaz para el cáncer colorrectal.

A partir de recientes estudios se sugiere que la marihuana podría ser beneficiosa para pacientes con cáncer. A menudo se utiliza para contrarrestar los efectos negativos de la quimioterapia, pero también son conocidos los muchos ejemplos en los que los pacientes que recibieron extractos tales como el Aceite RSO se deshicieron completamente de sus células cancerosas.

Un equipo de investigadores del Reino Unido e Italia, publicó un informe en el que se demostraba que los extractos ricos en cannabidiol (CBD) pueden ayudar a prevenir la propagación del cáncer de colon. El estudio fue publicado en fitomedicina .

De acuerdo con los resultados de las pruebas, el extracto de cannabis alto en cannabidiol (CBD) inhibe el crecimiento de las células cancerosas sin inhibir el crecimiento de células sanas. Los investigadores encontraron que este efecto era debido a la activación de los receptores CB1 y CB2.
Se examinó el efecto del extracto puro cannabidiol (CBD) sobre el cáncer de colon. De acuerdo con los datos recogidos el puro CBD también inhibió el crecimiento del tumor. Curiosamente, sólo se activa el receptor CB1.

Los investigadores sugirieron que el uso de cannabidiol (CDB) de cannabis puede ser una opción terapéutica eficaz para aquellos que no quieren utilizar extractos con contenido de tetrahidrocannabinol psicoactivo (THC). Como es sabido, todo el grupo de los cannabinoides de cannabis funciona mejor que el cannabinoide aislado, debido al efecto de sinergia llamado séquito, comitiva o entourage.

medical illustration of the effects of colon cancer

El cannabidiol (CBD) tiene muchas ventajas, pero no solo se limitan a este cannabinoide. El Tetrahidrocannabinol (THC), el cannabicromeno (CBC) o el tetrahidrocannabivarina (THCV) se conectan entre ellos trayendo más opciones terapéuticas. Los terpenos que se encuentran en el cannabis también mejoran su eficacia.

El extracto de cannabis o cáñamo con todos sus componentes es la forma más eficaz de tratamiento. Cabe señalar que los cannabinoides actúan de manera diferente en cada persona, por lo que cada relación de los cannabinoides debe ser diferente.

La investigación sugiere, sin embargo, que el extracto con alto contenido en CBD inhibe el crecimiento de cáncer de colon y evita que se propague a través de la activación de los receptores CB1 y CB2. Ciertamente, debe llevarse a cabo más estudios sobre este tema, pero los resultados de estos estudios son prometedores. Esperamos que en el futuro los medicamentos basados en el cannabis se utilicen comúnmente para tratar el cáncer.

1 458 vistas

Chris Brown y su séquito fueron reportados a la policía después de que presuntamente fumaran marihuana a bordo de un avión privado.

Según los informes, Chris Brown fue expulsado de un avión privado por fumar marihuana en la aeronave.

La policía fue supuestamente llamada por la firma de aviación del Miami International Airport el lunes (16May16) después de que el piloto del avión que transportaba a Brown se quejase de que había un fuerte olor de marihuana en la cabina, de acuerdo con los editores de TMZ.

Al parecer, el piloto había advertido al cantante de 27 años de edad y a su entorno que no fumasen marihuana en el avión y no haciendo caso los pasajeros, incluso antes de que el avión comenzase a moverse.

Una vez que llegó la policía también notaron el olor y pidieron a todos los pasajeros que saliesen. No se hicieron arrestos.

Todavía no es legal fumar marihuana con fines recreativos en California, sin embargo, el estado tiene una industria próspera de marihuana medicinal, y produce más cannabis que cualquier otro estado, incluyendo aquellos que ya lo han legalizado como Colorado, Washington y Oregón.

Seis meses es el tiempo que falta para que California junto a Maine y Nevada puedan decidir si deben o no legalizar el uso recreativo de marihuana para adultos.

0 848 vistas

Para responder a la pregunta que todo el mundo se hace: sí, el CDB puede contrarrestar los efectos producidos por el THC. Esta afirmación se ha demostrado tanto en el ámbito clínico, como a través de estudios destinados a explorar las posibilidades futuras de productos farmacéuticos derivados del cannabis, y por medio de los propios consumidores recreativos.

El CBD y el THC, un tándem popular

El CBD y el THC son dos de los muchos cannabinoides “populares”: no sólo se menciona la importancia de ambos en estudios médicos, sino que sus diferentes propiedades, medicinales o de otro tipo, se han popularizado gracias a los medios de comunicación durante los últimos diez años, aumentando la concienciación y promoviendo la causa del uso de los cannabinoides en la medicina.

Para responder a la pregunta que todo el mundo se hace: sí, el CDB puede contrarrestar los efectos producidos por el THC. Esta afirmación se ha demostrado tanto en el ámbito clínico, como a través de estudios destinados a explorar las posibilidades futuras de productos farmacéuticos derivados del cannabis, y por medio de los propios consumidores recreativos.

Los niveles de THC y de CBD varían en las diferentes variedades de cannabis. Esta es la razón por la que las variedades que contienen altos niveles de cualquiera de los dos se anuncian como tal, respectivamente, a los pacientes y a los consumidores recreativos.

Desde un punto de vista recreativo, el CBD no es lo que convencionalmente se busca, mientras que el THC sí, simplemente porque este último es un cannabinoide psicoactivo que tiende a definir la potencia total de una variedad. Las variedades de cannabis con niveles altos de CBD son, en su mayoría, populares entre los pacientes, así como entre los consumidores moderados que no quieren terminar encontrándose a sí mismos en una nebulosa, potencialmente no funcional.

CBD para contrarrestar el THC en la medicina

Debido a la ilegalidad en la que el cannabis permanece en muchos países, el uso de cannabinoides con fines medicinales no está precisamente tan democratizado como debiera. El THC, a pesar de sus innumerables ventajas (control del dolor, estimulante del apetito, antiemético, reducción de la presión intraocular, etc.), sigue siendo objeto de tabú, únicamente a causa de sus propiedades psicoactivas. El CBD, por otra parte, aunque una mala elección para los consumidores recreativos, está muy centrado en crear tratamientos con efectos secundarios mínimos.

La mayor parte de los efectos inducidos por el THC resultan de su actividad agonista parcial sobre los receptores CB1 y CB2, respectivamente presentes en el sistema nervioso central y en el sistema inmune. Sus propiedades psicoactivas, por ejemplo, tienen que ver con el primero. Asimismo, el CBD interactúa con estos dos receptores, aunque como antagonista. Varios estudios han explorado el impacto exacto de los dos fitocannabinoides en pruebas de laboratorio de sus equivalentes sintéticos. Puedes leer más detalles sobre las acciones respectivas de los dos compuestos aquí o aquí.

Como se puede observar al consultar el segundo estudio antes mencionado, algunos de los experimentos se llevan a cabo exclusivamente con el propósito de contrarrestar o neutralizar los llamados efectos “permanentes” y “adversos” del THC, tales como la paranoia, la ansiedad y las alteraciones de la memoria. Este propósito es discutible desde el punto de vista recreativo, y en algunos casos, desde un punto de vista medicinal. Cuando un paciente consume cannabis para aliviar varios síntomas a la vez, algunos de ellos pueden estar relacionados con los beneficios del THC, mientras que otros se ven afectados por el consumo de CBD (y posiblemente de otros cannabinoides, menos conocidos).

Sin embargo, es interesante imaginar las consecuencias que tales resultados podrían tener en la futura fabricación de remedios derivados del cannabis para los pacientes que no quieren acostumbrarse a los efectos secundarios mencionados anteriormente, sin dejar de beneficiarse plenamente de las ventajas medicinales que le acompañan.

El “efecto séquito” ya juega un papel en este sentido: al aumentar los efectos deseables de cada uno, el CBD y el THC pueden coexistir como una opción de tratamiento viable. En concreto, el CBD ralentiza la descomposición del THC en el hígado, lo que permite una eficacia más duradera de sus cualidades terapéuticas.

Sin embargo, en este momento, no se ha hecho ningún progreso en dicha dirección. En algunos países, es posible encontrar aceite de CBD o productos a base de CBD que cubren las necesidades de la creciente comunidad de consumidores de cannabis medicinal. Sin embargo, a pesar de su falta de propiedades psicoactivas, el CBD sigue siendo ilegal en muchos lugares, incluso en la mayoría de los estados de los EE.UU., a pesar de que la mayoría de ellos autoriza el uso de cannabis medicinal.

Queda mucho trabajo por hacer para determinar los detalles exactos de cómo el CBD interactúa con los receptores CB1 y CB2, afectando así a los efectos producidos por el THC. Determinados estudios han comenzado a desvelar la posibilidad de que los efectos observados pueden variar en función de si el CBD es, o no es, el único cannabinoide presente: por ejemplo, si se consume a través de la planta de cannabis en combustión o vaporizada, una vía opuesta al aceite de CBD puro, en el que, presumiblemente*, la mayoría del resto de cannabinoides no están presentes.

Por último, teniendo en cuenta las propiedades antipsicóticas demostradas por el CBD en este ámbito específico, muchos estudios en el futuro deberían centrarse en su posible aplicación en lo que respecta a las reacciones químicas naturales, como las observadas en ciertas enfermedades mentales: trastorno bipolar, esquizofrenia, demencia, etc. Para que esto suceda, teniendo en cuenta las limitaciones que implica la utilización de sus versiones sintéticas, tanto el CBD como el THC necesitan beneficiarse de un estatus totalmente legalizado.

* Hasta este momento, se han identificado 113 cannabinoides diferentes en la planta de cannabis. Sin embargo, no hay certeza de que sean los únicos cannabinoides existentes, lo que convierte el concepto de un aceite “puro”, en el que se aísla un cannabinoide con éxito, en potencialmente inexacto.

CBD-to-counter-THC-Sensi-Seeds-Blog-02-6-1024x564

Los consumidores de cannabis recreativo y el CBD

Muchas variedades de cannabis se anuncian como “maravillas para quedarte pegado al sofá”, “portentosas” o incluso un “puñetazo en la cara”, por su extrema potencia y, por lo tanto, capacidad absoluta para proporcionar los efectos que más o menos se buscan: mejora de las sensaciones físicas, mejora de los sentidos, alteración mental, efecto relajante, etc.

El hecho de que el CBD puede contrarrestar los efectos del THC ha sido trasladado a un proverbial artículo por la comunidad científica. En cualquier caso, los consumidores recreativos han puesto a prueba la teoría mucho antes de que la bien intencionada comunidad médica, que tantos obstáculos encuentra, pudiera poner sus manos en los compuestos versátiles que son estos dos cannabinoides.

Por desgracia, Internet (o las conversaciones con un público tolerante con el cannabis) es la única fuente a través de la cual se puede obtener la confirmación de que el CBD, de hecho, reduce los efectos causados por el THC en un contexto recreativo. Es decir: fumando y vaporizando cannabis.

Varios fumadores entendidos y experimentados han realizado una serie de informes. La mayoría de estos informes surgen de evaluaciones accidentales. Por una u otra razón, ya sea por la necesidad repentina de medicación, la falta de conocimiento del producto disponible, o simplemente el deseo de probar una variedad de cannabis “sólo de CBD”, muchos fumadores han experimentado de repente la sensación inquietante de dejarse llevar por la subida al dar unas caladas/bocanadas de un porro/pipa, aparentemente inocentes y en teoría recreativos.

Lo que describen los consumidores

Aconsejar CDB a los principiantes como un “recurso de emergencia” es cada vez más común, especialmente en los paraísos de la marihuana recién descubiertos, como son los estados de Colorado y Washington. Sobre todo en lo que respecta al consumo de productos comestibles, los nuevos consumidores han encontrado en los productos de CBD una forma más segura de paliar un potencial (aunque inofensivo) “viaje”. De hecho, a pesar de que los productos comestibles llevan las muy necesarias etiquetas de instrucciones exigidas por los gobiernos, muchos han encontrado inesperadamente los efectos psicoactivos abrumadores; un problema fácil de solucionar con los productos adecuados de CBD.

Nota importante: el CBD en cantidades muy pequeñas (menos del 4%) puede ampliar una subida inducida por el THC. ¡Elige tu producto de CBD con prudencia!

Recomendaciones para los consumidores ocasionales

Si eres consumidor de cannabis ocasional, es decir, si fumas con relativa regularidad, pero no con frecuencia, podrían interesarte los beneficios del CBD para contrarrestar el THC. Evidentemente, no sobre una base regular; ¿por qué estropear un perfecto estado de subida si no consumes muy a menudo, para empezar? Sin embargo, muy pocos consumidores ocasionales están completamente a salvo de sentirse abrumados. Una variedad fuerte de CBD guardada en algún sitio a mano puede ser muy útil en caso de un fugaz momento de pánico – aunque sólo sea como placebo visual que reconforta, no muy diferente de un inhalador para el enfermo de asma.

Además, si te encuentras ante la oportunidad de degustar una variedad de cannabis especialmente potente, puede que quieras experimentar el alcance de su potencia sólo durante una determinada cantidad de tiempo. En ese caso, digamos que una cápsula de CBD o un osito de gominola mezclado con CBD pueden “ahorrarte” una inmersión no deseada e introspectiva en tu subconsciente.

Recomendaciones para los que consumen a diario

¿Cuál podría ser el aspecto positivo de todo esto, podría preguntarse un consumidor diario de cannabis recreativo? ¡Absolutamente ninguno, responde otro!

“El impulso irresistible de colocarse de nuevo” al consumir un producto con un gran contenido en CBD es generalmente la afirmación clave que se oye hacer a estos consumidores. De hecho, con el tiempo, y a medida que el propio consumo de cannabis diario se estabiliza o aumenta, uno se acostumbra a los efectos del THC. Piensa en algo similar a la tolerancia que se desarrolla mediante el consumo de paracetamol o ibuprofeno a diario, sin los lamentables peligros para la salud, y las posibilidades de sobredosis.

Pero con el ánimo de convertir la experiencia del cannabis en una incluyente, es importante – incluso para aquellos que no lo necesitan – preguntarse en qué contextos recreativos el CBD podría, de hecho, ser beneficioso. Te remitimos al subtítulo anterior; puede que conozcas a gente que no consume cannabis con regularidad, o que no lo consume nunca. ¿Quién no se ha erigido en mentor por un día, y asesorado a alguien para familiarizarle con la planta hermosa y versátil que es el cannabis?

La próxima vez que lo hagas, plantéate poner el CBD a disposición de tus aprendices.

¿Vas a viajar a Ámsterdam pronto? ¿Quieres probar el cannabis de forma segura, y con el apoyo de consumidores recreativos con conocimientos? Visita el Cannabis College, patrocinado por Sensi Seeds.

Por Sylent Jay

1 470 vistas

Hace quince años, si hubieses entrado en un coffeeshop en Ámsterdam y preguntado por el contenido en CBD y THC del cannabis, seguramente habrías recibido una mirada de confusión de la persona que se encuentra detrás del mostrador.

Sin embargo, si te hubieras encontrado en el Cannabis College y hubieses formulado la misma pregunta, lo más probable es que uno de los voluntarios te habría dibujado un gráfico circular básico para explicarte la proporción de los tres cannabinoides que más se habían estudiado: el Tetrahidrocannabinol (THC), el Cannabidiol (CBD) y el Cannabinol (CBN). Por aquel entonces, se creía que el CBN era un cannabinoide totalmente independiente de los otros dos; ahora sabemos que, en realidad, es un metabolito del THC que se convierte en CBN a medida que el THC se degrada.

El Gráfico Circular de los Cannabinoides

La explicación del gráfico circular era una forma mucho más simplificada de describir qué causa los efectos de los diferentes tipos de cannabis – después de todo, hay más de 85 tipos de cannabinoides diferentes que se producen en el cannabis, no sólo tres – pero cumplía su función. Si la proporción del gráfico correspondiente al THC era mayor que las del CBD y CBN juntas, el efecto iba a ser cerebral y estimulante. Si sucede lo contrario, y el THC es el porcentaje más pequeño del gráfico, entonces el efecto sería más relajado y soporífero. Prácticamente todo el mundo lo entiende de inmediato.

Dado que el compuesto THC es el que causa la subida, o efecto cerebral, estimulante de energía y la risa floja que perseguían un gran número de personas, se dedicó una gran cantidad de tiempo, energía y recursos a la cría de variedades de semillas de cannabis con un nivel tan alto como fuera posible de THC. El éxito de esta tendencia culminó – por lo menos en los Países Bajos – con propuestas de las partes interesadas (y generalmente mal informadas) para ilegalizar la venta de cannabis que contuviese más del 15% de THC en los coffeeshops. En la búsqueda para encontrar la subida definitiva del cannabis, sobre todo en los años 90 y 2000, se desarrollaron variedades tales como Silver Haze y Mother’s Finest pero muchas de las ramas comerciales del sector del cannabis en su conjunto ignoraron o se olvidaron del CBD y del CBN – excepto las comunidades científicas y médicas.

Como se mencionó anteriormente, el CBN se crea cuando el THC se degrada; los dos cannabinoides se producen en proporción inversa entre sí. Esto explica por qué cuando el cannabis cosechado se guarda durante mucho tiempo (y especialmente si se expone a la luz y al aire), los cogollos pueden producir un efecto físico y corporal, incluso si la planta tiene sobre todo genéticas Sativa. El CBN es sólo ligeramente psicoactivo, y hasta ahora no ha producido efectos más allá de los que el THC (altamente psicoactivo) y el CBD (que modera los efectos del THC) ya causan en mayor grado. El CBD, por su parte, ha mostrado una serie de propiedades que siguen teniendo un impacto significativo en el campo de las aplicaciones del cannabis medicinal.

El Efecto Séquito

cbd1En 2016, el CBD se ha vuelto mucho más conocido y ha sido objeto de muchos más estudios en profundidad. Estos han demostrado que, a pesar de considerarse no psicoactivo, el CBD tiene un efecto soporífero y actúa como moderador de los efectos del THC. Los experimentos sobre los efectos del THC, cuando se administra con y sin CBD, han demostrado que cuando se utiliza solo, el THC es más proclive a causar sensación de ansiedad e incluso morbilidad. Cuando se utiliza junto con CBD – como, no olvidemos, la naturaleza ha previsto – se experimenta considerablemente el efecto enérgico, eufórico, que provoca la risa fácil que la mayoría de nosotros identificamos como el signo de una buena sativa. Fuera del laboratorio, es virtualmente imposible consumir THC puro ya que, en todas las formas naturales de cannabis, le acompañan todos los demás cannabinoides, moderando su efecto de manera que en realidad mejoran la subida o efecto cerebral del usuario. Esto se ha denominado “el efecto séquito”. Las investigaciones de este tipo sugieren claramente que los medicamentos que aíslan el THC o están hechos de THC sintético, como por ejemplo Marinol, son a la vez menos eficaces y producen muchos más efectos secundarios no deseados que la forma de la planta sin procesar y natural. Como el cannabis contiene una gran variedad de cannabinoides de los que en la actualidad sabemos poco, y los produce en un equilibrio delicado y complejo que la ciencia no puede, actualmente, esperar emular, no resulta muy sorprendente que la gran mayoría de usuarios de cannabis medicinal opten por la forma vegetal y natural de la planta.

CBD sin THC – alivio del dolor sin efecto psicoactivo

Sin embargo, cuando se administra CBD sin THC, no se produce ninguno de los efectos negativos antes mencionados del THC solo. El CBD parece no necesitar THC para ser un tratamiento bien recibido, y esta es una de las facetas más interesantes de su potencial medicinal: se puede usar para el alivio de diversos males y enfermedades sin causar un efecto psicoactivo notable. A día de hoy, se considera que el CBD tiene un potencial medicinal aún mayor que su primo más famoso, el THC. A pesar de las acusaciones, no siempre infundadas, de que a los usuarios medicinales “sencillamente les gusta colocarse”, hay muchas personas para quienes la parte del “colocarse o experimentar el efecto cerebral” es un efecto secundario no deseado e incluso desagradable de su medicación. El cannabis que se ha criado específicamente para tener un alto contenido en CBD y bajo en THC sería una solución idónea para los pacientes que simplemente quieren aliviar el dolor sin ningún tipo de experiencia psicoactiva.

En Israel, que se ha beneficiado de la marihuana medicinal legal durante más de una década y cuenta con un programa medicinal con unos 22.000 pacientes, durante más de diez años ha habido un programa de cría en marcha para crear precisamente este tipo de cannabis. La compañía israelí Tikun Olam ha logrado crear una variedad que tiene menos del 1% de THC y un 15,8% de CBD, algo sin precedentes. Esta nueva variedad dio resultados muy positivos desde el principio, ya que se puso a disposición de los pacientes autorizados antes de que ni siquiera hubieran comenzado los ensayos clínicos.

Como nota aparte, date un momento para pensarlo. El cannabis es tan seguro que una nueva forma experimental del mismo puede administrarse a los pacientes incluso antes de que se haya empezado a probar en ratones. Así de segura es esta sustancia.

Una nueva forma de ingerir CBD puro – aceites y e-líquidos

cbd2A medida que la tecnología avanza, los últimos adelantos en el campo del CBD son el aceite de CBD, que se utiliza como suplemento dietético, y los e-líquidos de CBD para su uso en cigarrillos electrónicos y vaporizadores. Sensi Seeds ha perfeccionado sus propias versiones de cada uno. Ambos líquidos de CBD utilizan cannabinoides extraídos del cáñamo producido por HempFlax. Esto asegura una calidad excepcional, y permite la trazabilidad completa de los productos del campo al cliente. El aceite de CBD de Sensi Seeds está en una base de aceite de cáñamo, para que sea más beneficioso para la salud.

Entonces, ¿qué hace exactamente el CBD que es tan sorprendente?

Además de moderar los efectos del THC de varias maneras, incluida una reducción de la conocida experiencia de la pérdida de memoria a corto plazo, el CBD por sí solo puede hacer algunas cosas bastante espectaculares. A pesar de la reputación de los “fumetas” de ser introvertidos y antisociales, el CBD en realidad tiene efectos ansiolíticos (contra la ansiedad) y antidepresivos que pueden ayudar a reducir la ansiedad social, entre otras cosas. El CBD también ha demostrado actuar como analgésico, que alivia el dolor localizado sin entumecer la zona. Actualmente, se están investigando las propiedades neuroprotectoras del CBD; la neuroprotección, en pocas palabras, protege las delicadas estructuras del sistema nervioso central y el cerebro de los daños causados por el estrés, enfermedades u otros traumas. Esta es la propiedad que actúa en el tratamiento del síndrome de Dravet, cuando el cannabis con un alto porcentaje de CBD puede reducir drásticamente el número de convulsiones que sufren los pacientes. Y, quizás lo más sorprendente, se ha demostrado que el CBD inhibe la proliferación de las células cancerosas en ciertos tipos de cáncer.

El cannabis no cura el cáncer – todavía.

Este último dato es el que ha llevado al clamor de “¡el cannabis cura el cáncer!” que, aunque tiene un potencial muy emocionante, es una afirmación hecha demasiado pronto y en base a muy poco. Lo que podemos decir en este momento es que el CBD puede ser capaz de eliminar ciertos tipos de cáncer en algunos casos. El Dr. Lester Grinspoon, uno de los mayores expertos en cannabis medicinal y autor del libro revolucionario “Marijuana Reconsidered” (“La Marihuana Reconsiderada”), dice lo siguiente al respecto:

“No hay duda de que el cannabis ahora puede jugar algún papel no curativo en el tratamiento de esta enfermedad (o enfermedades) porque a menudo es útil para los pacientes con cáncer que padecen náuseas, anorexia, depresión, ansiedad, dolor e insomnio. Sin embargo, aunque cada vez se dispone de más pruebas aportadas por los estudios en animales de que puede reducir las células tumorales y causar otros efectos beneficiosos prometedores en algunos tipos de cáncer, actualmente no hay evidencia de que cure alguno de los muchos tipos diferentes de cáncer. Creo que llegará el día en que se demuestre que algunos derivados cannabinoides tienen propiedades curativas del cáncer, pero mientras tanto, hay que tener mucho cuidado con lo que prometemos a estos pacientes.”

Encender un porro o rellenar un vaporizador – incluso consumiendo la variedad más fuerte, más rica en CBD que puedas encontrar – no va a salvarte la vida, ni tampoco te va a garantizar una existencia libre de cáncer. Pero puede relajarte con eficacia de verdad, y aliviar los dolores musculares y de otro tipo, desde los dolores menstruales a los causados por la EM. Se están descubriendo aplicaciones nuevas para el CBD de forma casi mensual, tal vez la más emocionante sea su sorprendente efecto en quienes sufren de síndrome de Dravet, y seguro que esta parte del gráfico de los cannabinoides seguirá revelando sus propiedades a medida que se lleva a cabo una mayor investigación.  Por Scarlet Palmer

0 507 vistas

Todo el mundo escucha hablar de las grandes posibilidades terapéuticas que tiene el cannabidiol o CBD, pero se tiene que tener en cuenta que se necesitan de todos los demás cannabinoides y terpenos presentes en la planta del cannabis para su perfecto funcionamiento. Incluso en muy pequeñas cantidades, estos compuestos orgánicos de la planta deben estar presentes, actuando juntos y lo que los investigadores han llamado el efecto “séquito” o “comitiva”.

Evidentemente el THC es uno de los principales del grupo que aún, en mínimas cantidades, debe actuar sinérgicamente con el CBD y el resto de cannabinoides y terpenos presentes en el cannabis.

Mucha personas buscan el CBD y, deben saber que no tienen que adquirirlo solo, deben conseguir el extracto o aceite con todo su séquito y por lo tanto debemos poner en duda su correcto funcionamiento cuando el elemento esta aislado. Padres de niños con epilepsia están empezando a darse cuenta de que hay más de una opción con este producto, se promete que es la panacea y en realidad es solo una parte del espectro de lo que pueden hacer estos compuestos. ”

Un estudio reciente en Israel demostró que el CBD puro requiere dosis mucho más altas para alcanzar la misma eficacia que el extracto de toda la planta, además de que la dosis tuvo que ser precisa. Si la cantidad de CBD puro era demasiado baja o demasiado alta, la eficacia se perdía por completo.

También se advierte en contra de cualquiera estos productos llamados CBD puros que existen en el mercado, incluyendo un nuevo polvo de cannabidiol que supuestamente es del 98% de pureza, porque no esta claro lo que puede suceder cuando se aíslan compuestos para el consumo así.

0 4.503 vistas

“Si se quisiera representar el conjunto de forma gráfica, cada episodio, con su clímax, se necesitaría un modelo tridimensional, o más bien, ningún modelo: cada experiencia es irrepetible. Lo que hace que el acto sexual y la lectura se parezcan más entre si es que dentro de ambos se abren el tiempo y espacio, a diferencia del tiempo y del espacio cuantificables.”

Italo Calvino (1923-1985), Si una noche de invierno un viajero

¿Cómo puede una subida producida por la marihuana mejorar el sexo–si se utiliza con habilidad y conocimientos en circunstancias favorables? Mi respuesta es: de muchas más formas de las que suelen mencionarse. Incluso los expertos subestiman, con firmeza, el amplio espectro de efectos psicológicos de una subida de la marihuana. A este espectro lo llamo el “efecto bouquet” psicológico de la subida. Una subida, o efecto psicoactivo, producida por la marihuana afecta a toda una gama de funciones cognitivas y fisiológicas, desde la memoria episódica, la atención y el reconocimiento de patrones hasta la alteración de nuestro sentido del tiempo, la percepción de nuestro cuerpo, la imaginación, el pensamiento creativo, y la comprensión empática. Cada una de estas funciones puede desempeñar una función fundamental a la hora de enriquecer los encuentros sexuales. Por lo tanto, permitidme presentaros un breve estudio sobre las muchas formas en que estos efectos pueden mejorar el sexo.

La Subida del Cannabis – Un Efecto Bouquet

El cannabis se lleva utilizando durante miles de años para múltiples fines, y son muchas las culturas y subculturas de todo el mundo que han estudiado su valor para el sexo a lo largo de la historia. En la región del norte de la cordillera del Himalaya y de la India, el cannabis se ha utilizado desde tiempos prehistóricos en el chamanismo. En algunos linajes de la tradición tántrica, el cannabis se utilizaba para inducir un estado de meditación, para traer la mente de vuelta al “aquí-y-ahora” del momento presente, y para alcanzar finalmente un estado de iluminación a través de las prácticas sexuales. Estos usos antiguos del cannabis superan en mucho nuestra comprensión occidental actual tanto del potencial de la experiencia sexual en sí, como del potencial de una subida de la marihuana para mejorar dicha experiencia.

Pero incluso sin este conocimiento tántrico, innumerables consumidores de marihuana contemporáneos han redescubierto diferentes usos de la subida de la marihuana para mejorar su vida sexual. Cuando se está bajo los efectos psicoactivos del cannabis, la atención se centra en el aquí y el ahora y nos relajamos. Nos olvidamos de una pelea verbal previa con nuestra pareja, de un examen que tenemos al día siguiente. En este espacio, nos concentramos en nuestro propio cuerpo y en el de nuestra pareja, sus necesidades actuales, anhelos, deseos. La atención a menudo tiende a redirigirse al cuerpo. Las sensaciones corporales se intensifican y se experimentan con mayor profundidad; el roce de los labios al besarse, los olores, las caricias–todo parece más intenso, pero también se percibe con mucho más detalle.

Tahquitz_1-250x280Es como si te hubieras alejado del pasado y del futuro, flotando. Parece que el tiempo pasa de forma más lenta durante una subida. Como dijo una vez Carl Sagan, esta desaceleración de la percepción del tiempo conduce a una sensación prolongada del orgasmo, y, yo añadiría, a una sensación prolongada de toda la experiencia de hacer el amor. [1]

Todos los efectos mencionados hasta ahora han sido citados por otros a la hora de tratar el tema de los efectos positivos de la subida en el sexo–pero estos son sólo el principio. Una de las mejoras más importantes producidas durante una subida–que, sin embargo, suele ignorarse–se describe en un cuento de la colección de cuentos árabes Las Mil y Una Noches, donde un fumador habitual de cannabis, obviamente, “tiene un viaje” tras consumir una gran cantidad de hachís y vuelve en sí en un baño público:

“Abrió los ojos y se encontró tendido en el borde del depósito de agua fría, entre una multitud de personas que se reían de él; porque le picaba algo y la túnica se le había caído de la cintura. Entonces supo que todo eso no era más que una confusión producida por los sueños y una ilusión del hachís (…)”[2]

Durante una subida fuerte bajo una dosis tan grande, los consumidores de cannabis han descrito, con frecuencia, que “tienen viajes visuales”. Pero incluso con dosis moderadas de marihuana, las habilidades imaginativas pueden potenciarse. La imaginación juega un papel crucial en el sexo, pero cuando se trata el tema de la de la marihuana y el sexo, los comentaristas olvidan mencionar esta mejora experimentada durante una subida.

Además, un sinfín de consumidores de marihuana han descrito una aumento de su capacidad para reconocer patrones durante una subida. Descubren un patrón fijo en su propia forma de caminar, o una predisposición para el comportamiento defensivo en un oponente de una partida de ajedrez. Cuando se practica el sexo durante una subida, reconocer mejor los patrones puede ser de utilidad de muchas maneras. Puede ayudarte a reconocer mejor un estado de ánimo en el lenguaje corporal de tu pareja, o a darte cuenta de que has estado llevando una rutina sexual aburrida durante un tiempo con tu pareja–que luego te facilita ir más allá de la rutina.

El software de reconocimiento facial moderno funciona bien para identificar caras, pero los seres humanos pueden incluso “leer” innumerables estados de ánimo y emociones de las expresiones faciales
El software de reconocimiento facial moderno funciona bien para identificar caras, pero los seres humanos pueden incluso “leer” innumerables estados de ánimo y emociones de las expresiones faciales

Muchos consumidores han descrito que se vuelven demasiado introspectivos durante las relaciones sexuales, lo que, sin duda, no ayuda con la experiencia. Parece que la dosis, las habilidades, el humor, la actitud, y el contexto juegan un papel crucial aquí. Sin embargo, para muchos otros, la subida no sólo genera fuertes sentimientos de intimidad, sino que conduce a una comprensión verdaderamente empática y más profunda del carácter del otro, de sus necesidades y deseos, en base a varios patrones en el lenguaje corporal de la pareja, en el tono en que se habla, o en los gestos faciales. Esta mejora de la comprensión empática es fundamental para el sexo, que es como una danza, una forma de comunicación que necesita, constantemente, de seguir explorando y descubriendo cosas fascinantes en común.

Lo que nos lleva a uno de los efectos más fundamentales de la subida, la mejora de la creatividad. Los amantes bajo los efectos psicoactivos o subida suelen romper con las rutinas y se vuelven creativos durante las relaciones sexuales. Además, la subida puede proporcionar un efecto ansiolítico, que ayuda a superar las inhibiciones morales y de otro tipo. Este puede ser un factor importante para que fluya de verdad la energía sexual. Como Jim Morrison dijo en una ocasión:

“El sexo está lleno de mentiras. El cuerpo trata de decir la verdad. Pero, por lo general, está demasiado castigado por las reglas que hay que seguir, y limitado por los pretextos así que casi no se puede mover. Nos paralizamos a nosotros con mentiras”.

En resumen, entonces, hay todo un ramillete o bouquet de efectos durante una subida que pueden resultar todos de profunda utilidad para mejorar las relaciones sexuales. Durante el acto sexual, experimentas la riqueza y singularidad de varios estados alterados de la conciencia que culminan en un orgasmo. Todas estas mejoras mentales durante una subida descritas anteriormente pueden enriquecer, profundamente, los encuentros sexuales y dar un significado, nuevo y profundo a la experiencia.

El Efecto Séquito

¿Hay otras formas fisiológicas, más directas en las que la marihuana puede funcionar como un afrodisíaco? ¿Qué, exactamente, puede hacer un aceite de cannabis por una mujer si se aplica en la vagina? A pesar de que se dispone de una gran cantidad de evidencia anecdótica de los efectos afrodisíacos de la marihuana, todavía no hemos empezado realmente a investigar estas preguntas. Si queremos comprender mejor lo mucho que el cannabis puede hacer por el sexo, también tenemos que investigar más a fondo el efecto séquito de la marihuana: el cannabis expresa más de 100 cannabinoides, unos 200 terpenos y algunos flavonoides, que de forma sinérgica interactúan y generan diferentes subidas o efectos psicoactivos a través de un “efecto séquito”.[3] El singular “efecto bouquet” de la marihuana, descrito anteriormente, varía de manera significativa para cada variedad y depende de su composición única. Los consumidores tendrán que averiguar qué variedad les funciona mejor. Mientras tanto, algunos criadores se esfuerzan por crear variedades específicas de “maría para el sexo”. Puede que algunos herbolarios tántricos creasen las variedades más increíbles para el sexo hace más de mil años. Nos queda un largo y placentero viaje por delante–un viaje que comenzó hace miles de años.

[1] Carl Sagan, (1971) “Mr. X”, en: Grinspoon, Lester, Marijuana Reconsidered (La Marihuana Reconsiderada), Harvard University Press, p.123-130.

2 Burton, Richard F. (2013). pp. 92-93. The Book of the Thousand Nights and a Night  (El Libro de las Mil y una Noches) (Vol. 3). Londres: Forgotten Books. (Trabajo original publicado en 1894)

[3] El efecto séquito del cannabis fue mencionado por primera vez por Ben-Shabat, Shimon (1998).”An entourage effect: inactive endogenous fatty acid glycerol esters enhance 2-arachidonoyl-glycerol cannabinoid activity”. European Journal of Pharmacology 353 (1): 23–31. doi:10.1016/S0014-2999(98)00392-6

3 947 vistas

La marihuana comprende al menos 60 sustancias químicas conocidas como cannabinoides que activan los receptores cannabinoides que se producen naturalmente en el cuerpo (endocannabinoides).
El tetrahidrocannabinol (THC) es el principal ingrediente responsable de los efectos psicoactivos, que se asocia con la marihuana. Mientras que el THC se conoce desde hace tiempo, recientemente, la investigación con otros cannabinoides, dice que tiene más beneficios terapéuticos que muchos fármacos disponibles en el mercado.

¿Qué es el cannabidiol (CBD)?

Esto se conoce como cannabidiol cannabinoide (CBD) y es el segundo cannabinoide más abundante que se encuentra en las plantas de cannabis. Las pruebas llevadas a cabo por GW Pharmaceuticals sugirieron que el CBD puede ser utilizado para tratar los síntomas de la artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes, diabetes, náuseas, epilepsia, trastornos gastrointestinales y sus más difíciles de controlar efectos secundarios. De acuerdo a los artículos publicados en ProjectCBD.org, el CBD tiene un efecto neuroprotector y su potencial contra el cáncer se está probando actualmente.

Aunque en un principio se afirmó que el CBD es un producto degradado del THC ahora se sabe que tanto el THC y CBD son metabolitos de los cannabinoides acidos THCA y CBDA. Estos precursores del ácido por calor o extracción se descarboxilan de THC y CBD. El compuesto tiene propiedades medicinales sin causar una sensación de “colocado” o “high”, lo que para muchos pacientes no es deseable. Esto hace que el CDB sea atractivo para los pacientes que buscan alternativas a los medicamentos existentes y que a menudo producen efectos similares a los opiáceos.

cannabidiol-cbd-wzor-strukturalny
Cannabidiol CBD

También se sabe que el cannabidiol contrarresta algunos de los efectos inducidos por el THC. El tetrahidrocannabinol aumenta nuestro apetito y el CBD lo suprime, pudiendo ser ideal para pacientes que deben tener cuidado para controlar el peso corporal. Tal vez el CBD será un componente clave del cannabis para bajar de peso, ¿quién sabe?

Hay una excepción en la teoría de que el CBD suprime el apetito, que también es muy importante. Muchas personas que tienen problemas con los alimentos provocado por el estrés o la ansiedad, pueden beneficiarse del CBD para deshacerse de la sensación de náuseas en el pecho o en el abdomen, lo que les permite un consumo normal después de los temores de renuncia.

Un estudio reciente publicado en la revista International Journal of Neurophamacology indicaba al cannabidiol (CBD) como la causa de la neurogénesis en el cerebro, especialmente en el hipocampo, que es el área responsable de la memoria y la orientación. Los científicos creen que la reducción de la ansiedad causada por el CBD podría ser debido a la neurogénesis.

Cannabidiol (CBD) puede curar una serie de enfermedades

El Dr. Sean McAllister, un científico de la Pacific Medical Center en San Francisco, hizo un descubrimiento sorprendente del CBD. McAllister examinó compuestos cannabinoides durante 10 años en la búsqueda de nuevas terapias para diversos tipos de cáncer. Encontró que el cannabidiol es un potente inhibidor de la proliferación celular (células cancerosas que proliferan lentamente) la metástasis tumoral y el crecimiento tumoral. Los resultados de los experimentos demostraron en el cáncer de mama que cuanto más el CBD se aplicaba, el número de células tumorales se reducían. Básicamente, el CBD puede ser un medio eficaz para apagar los genes que causan el cáncer, proporcionando a los pacientes una terapia no tóxica que trata una forma agresiva de cáncer.

Professor_Raphael_Mechoulam
Raphael Mechoulam

Raphael  Mechoulam de la Universidad Hebrea de Jerusalén, examinó los cannabinoides casi 50 años. Mechoulam dio una conferencia sobre el cannabidiol después de 45 años investigando en esta área, lo que le llevó a docenas de estudios. Describió el experimento que tuvo lugar en Brasil, los pacientes que sufrían de epilepsia se les administraba diariamente medicamentos anticonvulsivos con 200mg de CBD. Después de unos meses, sólo 1 de cada 7 pacientes no encontraron ninguna mejora, en tres sujetos los ataques cesaron por completo, uno experimentó sólo uno o dos ataques al mes, y los dos últimos experimentaron una gran reducción de su gravedad y aparición de convulsiones.

El cannabidiol (CBD) tiene propiedades antiinflamatorias y previene la diabetes

Marc Feldman, del Imperial College de Londres, probó el CBD en ratones, que tenían artritis reumatoide. Encontró que el CBD redujo la artritis en un 50% a 5 mg / kg de peso corporal. Los cardiólogos en la Universidad Hebrea que trabajaron con ratones descubrieron que dosis de CBD inmediatamente después de un ataque cardíaco reducían el tamaño del infarto en aproximadamente un 66%.

Otro estudio notable hecho por Raphael Mechoulam en ratones con diabetes desarrolladas de tipo 1 en la semana 14 se les suministró CBD durante las primeras 6-7 semanas de edad, y luego otra vez a las 6-7 semanas más tarde encontrando que sólo en 30% de ellos desarrollaron diabetes (en comparación con el 90-100% de los tratados con placebo.

Se repitió el experimento y el CBD no se sirvió hasta las 14 semanas, cuando desarrollaron diabetes. Se ensayó con los ratones a las 24 semanas de edad y la diabetes de nuevo sólo apareció en un 30% de ellos. “El CBD no sólo previene sino que también bloquea el desarrollo de la diabetes.”

Las variedades ricas en CBD vuelven

Desafortunadamente, en los últimos 20-30 años, la mayoría de las cepas de indicas disponibles comercialmente fueron cultivadas con el fin de lograr un alto nivel de THC. Esto llevó al hecho de que la mayoría de variedades contienen concentraciones muy bajas de CBD.

Típicamente, la concentración de CBD ronda el 1%, y es difícil encontrar una variedad que contenga una baja concentración de THC, con el fin de que evite el “subidón” que los pacientes pueden experimentar. Esto no significa, sin embargo, que las variedades ricas en el CBD no existan.

CBD-Critical-Mass
Variedad rica en CBD Critical Mass

Actualmente, muchos “breeders” o especialistas en creación de variedades, se centran en la creación de variedades ricas en cannabidiol (CBD) por sus beneficios terapéuticos, en lugar de buscar variedades con una alta concentración de THC, vuelven tales variaciones.

Un contenido alto en CBD tiene la cepa llamada “La telaraña de Charlotte”. Esta variedad contiene menos de 0,3% de THC y ha ganado popularidad como un tratamiento eficaz para la epilepsia y un número de otras enfermedades. La eficacia de esta variedad es causada por altos niveles de CBD y ha sido cultivada por los agricultores de Colorado – Los Stanley Brothers, sobre todo para una joven paciente que sufre de epilepsia, Charlotte, que sufría 300 ataques por semana.

El nombre de “La telaraña de Carlota” viene precisamente por esta niña, Charlotte Bragas y también por una red densa de pelos en las flores. Esta variedad es eficaz y causa unos leves efectos psicoactivos, por lo que es ideal para los pacientes que no quieren que sus medicamentos tengan un impacto psicoactivo en su vida cotidiana.

El Cannabidiol o CBD en la planta de cáñamo o hemp

Plantaciones de cáñamo de Vitrovit en la costa este española
Plantaciones de cáñamo para extracción de cannabidiol CBD

Otros productos que están teniendo una enorme demanda son los extractos de cáñamo o hemp (inglés) muy ricos en este cannabinoide CBD. Una gran diferencia existe entre lo que llamamos marihuana o cáñamo, pese a denominarse las dos plantas cannabis,  la segunda produce muchos más cannabidiol (CBD) que la planta de marihuana, que produce mas tetrahidrocannabinol (THC).

Por eso en la actualidad, otra forma de producir cannabidiol en grandes cantidades es cultivar cáñamo a gran escala para conseguir el extracto de cáñamo rico en CBD.

0 1.449 vistas

Los nombres comunes de las plantas y de los animales suelen usarse a nivel muy local, y pueden no significar nada, o algo completamente diferente, para los hablantes de otra lengua. Los nombres científicos, derivados en parte del griego y latín antiguos, se crearon para que quienes se interesen por un determinado organismo, e investiguen por su cuenta o en una lengua extranjera, puedan saber exactamente si los demás se están refiriendo al mismo organismo. En ocasiones, los idiomas utilizan el nombre científico como nombre común, como por ejemplo, el uso de la palabra británica “cannabis” para referirse al Cannabispsicoactivo (drug Cannabis, en inglés). Los consumidores de marihuana de hoy en día suelen describir las variedades de cannabis híbrido como “más indica” o “más sativa”, que son términos casualmente derivados de nombres científicos válidos. De esta forma, suelen referirse a que una variedad produce o bien un efecto más corporal y físico o un efecto más cerebral, a nivel cognitivo. En general, “las indicas” son más adecuadas para relajarse en el sofá, mientras que “las sativas” son más agradables para las actividades mentales, como los juegos, escribir o tocar un instrumento. ¿De dónde vienen estos términos? ¿Cómo se relacionaron con las diferentes variedades de Cannabis psicoactivo? ¿Puede una comprensión más profunda de los nombres que se pone al Cannabis darnos una idea de su compleja evolución y hacer que valoremos más la profunda diversidad experimentada en el Cannabispsicoactivo actualmente?

Orígenes del Cannabis sativa

El nombre científico Cannabis sativa lo publicó por primera vez, en 1753, el botánico sueco Carlos Linneo, a quien hoy se conoce como el padre de la taxonomía moderna, la ciencia de la clasificación de los organismos. El término sativa simplemente significa “cultivado” y describe la planta de cáñamo común cultivada ampliamente en toda Europa en su tiempo. C. sativa es originaria de Europa y Eurasia occidental donde se ha cultivado durante miles de años para cosechar la fibra y las semillas, y se introdujo en el Nuevo Mundo durante la colonización europea. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. sativa y comemos semillas y aceite de semillas de C. sativa, pero no fumamos plantas de C. sativa ya que tiene poca capacidad para producir el cannabinoide delta-9-tetrahidrocannabinol o THC, el principal compuesto psicoactivo y médicamente valioso encontrado en el Cannabis. Además, en comparación con el aceite esencial de variedades de C. indica, C. sativa produce menos cantidad y variedad de terpenos, de los que cada día se demuestra que son muy importantes para la eficacia del cannabis medicinal. C. sativa representa una porción muy pequeña de la diversidad genética observada en el Cannabis en todo el mundo, y no se divide en subespecies en base a los diferentes orígenes y usos como C. indica. Probablemente Linneo nunca vio ningún tipo deCannabis psicoactivo, y resulta, por lo tanto, incorrecto utilizar “sativa” para describir las variedades psicoactivas (drug varieties, en ingles).

Orígenes del Cannabis índica

Más de 30 años después, en 1785, el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck describió y puso nombre a una segunda especie, Cannabis indica, refiriéndose al Cannabis de la India, donde se originaron las primeras muestras de la planta que llegaron a Europa. C. indica es originaria del este de Eurasia y los seres humanos la extendieron por todo el mundo, principalmente, como una fuente de THC psicoactivo. C. indica se utiliza para producir marihuana y hachís pero, en muchas regiones de Asia oriental, tiene una larga historia de cultivo por sus fibras fuertes y semillas nutritivas. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. indica y nos comemos las semillas y el aceite de semillas de C. indica, pero también utilizamos C. indica como planta recreativa y medicinal valiosa. C. indica incluye la gran mayoría de las variedades de Cannabis que existen hoy día, y se divide en varias subespecies en función de sus diferentes orígenes y usos.

Type specimens of C. sativa NLH, C. indica NLD and C. ruderalis the PA or NLHA. - Sensi Seeds blog
Tipo de espécimen de C. sativa NLH, C. indica NLD y C. ruderalis PA o NLHA. (De Cannabis: Evolution and Ethnobotany)

El debate sobre el Cannabis

Desde la década de 1960, los taxonomistas han defendido varios sistemas de nombres, o nomenclaturas, diferentes. Muchos prefirieron un concepto de tres especies al reconocer C. ruderalis como una especie silvestre, posiblemente antepasado tanto de C. sativa como de C. indica. Otros prefieren reducir C. indica y C. ruderalis a subespecies o variedades de una misma especie C. sativa. A finales de 1970, se introdujeron en el oeste variedades para hacer hachís, sensiblemente diferentes, desde Afganistán y algunos lo consideraron el verdadero C. indica y otros una cuarta especie C. afghanica, mientras que el resto de variedades psicoactivas eran miembros de C. sativa, siguiendo el modelo de una sola especie. A principios del nuevo siglo, reinaban la confusión y el desacuerdo, pero la ciencia se iba a imponer.

La reconciliación a través de las agrupaciones taxonómicas

Karl Hillig de la Universidad de Indiana (publicado en 2004 y 2005) investigó la diversidad delCannabis mediante la caracterización de los contenidos químicos de plantas a partir de una amplia gama de orígenes geográficos y de usos. Y propuso agrupaciones taxonómicas (subespecies) que reconciliaban los sistemas de nombres anteriores, además de encajar bien en un modelo hipotético de la evolución del Cannabis. La investigación de Hillig apoya el concepto de dos especies originales para el Cannabis C. sativa Linneo y C. indica Lamarck – siendo C. indica mucho más diversa, genéticamente, que C. sativa. Hillig reconocía las subespecies europeas cultivadas como C. sativa subsp. sativa. Debido a que normalmente tiene foliolos estrechos y se utiliza para la producción de fibra de cáñamo y de semillas, lo ha llamado cáñamo de hoja estrecha o NLH (narrow-leaf hemp). También identificó las poblaciones que crecían de forma espontánea, silvestres o asilvestradas, anteriormente llamado C. ruderalis como C. sativa subsp. spontanea que denominó ancestro putativo o PA (putative ancestor), y yo me refiero a ella como ancestro de cáñamo de hoja estrecha o NLHA (narrow-leaf hemp ancestor).

Cuatro subespecies C. indica

Hillig agrupó las variedades C. indica en cuatro subespecies – tres en función de sus diversas características morfológicas y bioquímicas, y otra caracterizada en gran parte por su hábito de crecimiento espontáneo.

Subespecie indica

Las variedades de C. indica subsp. indica se extienden por todo el subcontinente indio, desde el sudeste asiático hasta el oeste de la India y hasta África. Esto es lo que Lamarck describió como C. indica o Cannabis indio. Las poblaciones de subespecies indica se caracterizan por tener un alto contenido en THC, con poca o ninguna cantidad de cannabidiol o CBD – el segundo cannabinoide más común, que es no psicoactivo y del que también se ha demostrado que tiene eficacia médica. En el siglo XIX, estas variedades de droga o psicoactivas llegaron a la región del Caribe del Nuevo Mundo, y se extendieron por toda América Central y América del Sur a un ritmo constante. Desde la década de 1960, se ha exportado a Europa, América del Norte y más allá, surgiendo la primera reserva genética de marihuana sin semilla. Los consumidores de marihuana habitualmente las llaman “sativas” porque sus foliolos son relativamente estrechos, sobre todo en comparación con las variedades afganas (para hacer hachís tamizado) o “indicas” que se introdujeron más tarde, y por lo tanto presentan un parecido superficial con las plantas de C. sativa europeas, cáñamo de hoja estrecha o NLH. Sin embargo, este es un nombre inapropiado ya que las plantas C. sativa producen poco o ningún THC. Según la investigación de Hillig, ahora llamamos a los miembros de C. indica subsp. indica variedades de droga, o psicoactivas, de hoja estrecha o NLD (narrow-leaf drug) porque, a pesar de que también tienen foliolos estrechos, producen THC y por lo tanto son variedades psicoactivas.

Subespecie afghanica

Las subespecie afghanica se originó en Afganistán y en el vecino Pakistán, donde se cultivaban tradicionalmente para fabricar hachís tamizado. Desde 1974, cuando el profesor de Harvard Richard Schultes describió por primera vez en inglés el Cannabis Afgano, se hizo evidente que representaba un tipo de Cannabis psicoactivo o droga antes desconocido para los occidentales. Su estatura baja y robusta, y sus amplias hojas de color verde oscuro la distinguían de las variedades más altas, de un verde más claro y con ramificaciones más laxas o NLD. A finales de 1970, las semillas de las variedades apara hacer hachís Afgano llegaron a Europa y a América del Norte y se diseminaron rápidamente entre los cultivadores de marihuana. En este momento, se consideraba habitualmente que todas las variedades deCannabis pertenecían a C. sativa, y las variedades de marihuana NLD conocidas fueron llamados “sativas” para diferenciarlas de las variedades de reciente introducción y bastante diferentes de aspecto denominadas “indicas.” Hillig llamó a las variedades destinadas a elaborar hachís Afgano C. indica subsp afghanica y yo las llamo variedades de droga de hoja ancha o BLD para diferenciarlas de las variedades NLD. Las poblaciones BLD pueden tener niveles de CDB iguales a los de THC. Ambas subespecies indica y afghanica producen una amplia gama de compuestos aromáticos que son importantes para determinar sus efectos físicos y mentales.

Richard Evans Schultes with C. indica ssp. afghanica broad-leaf drug or BLD plants in Afghanistan. - Sensi Seeds blog
Richard Evans Schultes con plantas C. indica subsp. afghanica de droga de hoja ancha o BLD en Afganistán.(De Cannabis: Evolution and Ethnobotany; cortesía de Neil Schultes)

Subespecie chinensis

El tercer grupo de Hillig dentro de C. indica es la subespecie chinensis que comprende los cultivares de fibra y semillas tradicionales de Asia oriental, que llamamos cáñamo de hoja ancha o BLH (broad-leaf hemp). Al igual que otras subespecies C. indica, las variedadeschinensis poseen el potencial genético para producir THC psicoactivo, pero las limitaciones culturales de Asia oriental propiciaron la selección de estas variedades por el valor económico de su fibra y semillas, en lugar de por su potencial psicoactivo. Las culturas asiáticas y europeas tienen muchos usos parecidos para las fibras y las semillas de cáñamo.

Subespecie kafiristanica

La cuarta subespecie C. indica subsp. kafiristanica incluye poblaciones que crecen, espontáneamente, como ferales o silvestres, y Hillig planteó la hipótesis de que podría ser el ancestro de las variedades de droga o psicoactivas de hoja estrecha o NLDA (narrow-leaf drug ancestor).

El debate ruderalis

Algunos investigadores han sugerido también una tercera especie C. ruderalis como el progenitor de ambas C. sativa y C. indica. La teoría evolutiva predice que debe haber existido un ancestro parecido a rudelaris de las dos especies modernas, pero muy probablemente se ha extinguido, y las agrupaciones propuestas NLHA y NLDA representan poblaciones silvestres NLH y NLD, respectivamente en lugar de ancestros. El C. sativa NLH probablemente se originó en una región templada de Eurasia occidental—posiblemente en las estribaciones de las montañas del Cáucaso—a partir de un ancestro de cáñamo putativo o PHA (putative hemp ancestor) que carecía del potencial biosintético para producir THC. C. indicaprobablemente se originó en la Sierra Hengduan—en lo que hoy es el suroeste de China—a partir de un ancestro de droga putativo o PDA (putative drug ancestor) que había desarrollado la capacidad de producir THC. Esta PDA entonces se habría diversificado a medida que los seres humanos lo extendían a diferentes regiones geográficas, donde evolucionó aún más en las subespecies NLD, BLD y BLH, de las que todas producen THC y complejos séquitos de terpenos aromáticos. Estas subespecies de C. indica son la fuente de todo el Cannabis psicoactivo encontrado hoy. Por lo tanto, cuando hablamos de Cannabispsicoactivo nos referimos a C. indica ya que no existen variedades de drogas o psicoactivas “sativa”. A lo que la gente suele referirse como “sativas” son realmente C. indica subsp indicay, para mayor comodidad, deberían llamarse variedades de droga de hoja estrecha o NLD. Y, lo que se conoce comúnmente como “indicas” verdaderamente son variedades C. indicasubsp afghanica de droga de hoja ancha, o simplemente variedades BLD.

Present-day distribution of Cannabis taxa (From Cannabis - Evolution and Ethnobotany) - Sensi Seeds blog
Distribución actual de los taxones del cannabis (De Cannabis: Cannabis: Evolution and Ethnobotany)

Cultivares y variedades locales, tradicionales y clásicas

Las variedades de plantas cultivadas se llaman cultivar, y cuando los cultivares o grupo de plantas se cultivan y son mantenidas por los agricultores locales, nos referimos a ellos como cultivares autóctonos o variedades locales. Las variedades locales evolucionan en un equilibrio entre las presiones de la selección natural ejercida por el medio ambiente local, que favorecen la supervivencia, y la selección humana que favorece la capacidad de un cultivar tanto para prosperar al cultivarlo como para producir determinados productos finales, culturalmente preferidos. Los primeros humanos extendieron el Cannabis a medida que emigraban, y en cada nueva ubicación de estas primeras poblaciones, seleccionaban semillas de las plantas de mejor calidad apropiadas para sus propios usos individuales y métodos de procesamiento. Al sembrar semillas de los ejemplares más favorables, los agricultores tradicionales desarrollaron y preservaron las variedades locales de gran calidad sobre las que se fundó la industria de la marihuana para el cultivo propio.

Variedades locales sinsemilla o landraces de los países asiáticos lejanos como la India, Nepal, Tailandia, Camboya y Vietnam; variedades locales africanas de Sudáfrica, Malawi, Zimbabue, y mucho más; además de las variedades locales del Nuevo Mundo, de Colombia, Panamá, Jamaica y México son todas variedades NLD. Los híbridos entre variedades de variedades locales NLD importadas formaron el núcleo del genoma de la marihuana producida en el país, tanto en América del Norte como en Europa, antes de la introducción de las variedades locales o landraces BLD de Afganistán a finales de 1970.

El Cannabis Hoy en día

Actualmente, casi todas las variedades de cannabis de droga o psicoactivas modernas son híbridos entre miembros de dos subespecies C. Indica: subespecie indica, en representación de las variedades locales, tradicional y geográficamente extendidas, de marihuana NLD, y subespecie afghanica, que representan a las variedades locales, geográficamente limitadas, destinadas a la elaboración de hachís o BLD de Afganistán. Mediante la combinación de las variedades locales de dichas poblaciones, geográficamente aisladas y genéticamente diversas, ha florecido la gran variedad de híbridos actuales de variedades de Cannabis recreativo y medicinal.

Desgraciadamente, hoy no podemos regresar a una región conocida previamente por su excelente Cannabis y esperar encontrar las mismas variedades locales que crecían allí hace décadas. El Cannabis es una planta de polinización libre, y presenta flores masculinas y femeninas en plantas separadas y, por lo tanto, para producir una semilla, por lo general, deben participar dos plantas. Es de esperar que se produzcan combinaciones aleatorias de alelos y variaciones como consecuencia. Las variedades locales o landraces de Cannabis son un están en permanente evolución. Son preservadas mediante la selección natural y la selección humana repetida in situ—la naturaleza selecciona para la supervivencia y los seres humanos seleccionan en función de los rasgos beneficiosos—y sin la selección humana constante y su preservación pueden volver a su atávico nivel de supervivencia debido a la selección natural.

Preservar el legado

El mundo occidental empezó a consumir marihuana y hachís importado en los años 1960, y todas las increíbles variedades importadas disponibles entonces se preservaron de forma tradicional como variedades locales. En una década, la demanda de Cannabis psicoactivo de calidad superaba la oferta tradicional, y la producción en masa se convirtió en la regla, en ausencia de ningún tipo de selección. En lugar de plantar solamente semillas seleccionadas, los agricultores comenzaron a sembrar todas las semillas con el fin de intentar abastecer la demanda del mercado, y la calidad del Cannabis psicoactivo disponible en el mercado empezó a disminuir. Esta disminución de la calidad se vio agravada por la presión sobre la producción de Cannabis y el uso de las fuerzas del orden de la mayoría de los gobiernos de todo el mundo. Las variedades locales ya no pueden ser sustituidas, sólo pueden ser preservadas. Las pocas variedades de variedades locales puras que quedan en existencia ahora y que se mantienen vivas desde los años 70 y 80, son las claves para el futura desarrollo de la cría y evolución del Cannabis psicoactivo. Sería una pena que los agricultores locales perdieran los mejores resultados de cientos de años de selección. Después de todo, nuestro papel debería ser el de cuidadores que preservan el legado de los agricultores tradicionales para las generaciones futuras. Por Robert Connell Clarke

NOTA: Para más debates en profundidad sobre la taxonomía y evolución del Cannabis, por favor consulta mi reciente libro, escrito con el distinguido profesor Mark Merlin de la Universidad de Hawái, llamado Cannabis: Evolution and Ethnobotany, publicado por University of California Press y disponible aqui.

0 2.418 vistas

Los nombres comunes de las plantas y de los animales suelen usarse a nivel muy local, y pueden no significar nada, o algo completamente diferente, para los hablantes de otra lengua. Los nombres científicos, derivados en parte del griego y latín antiguos, se crearon para que quienes se interesen por un determinado organismo, e investiguen por su cuenta o en una lengua extranjera, puedan saber exactamente si los demás se están refiriendo al mismo organismo. En ocasiones, los idiomas utilizan el nombre científico como nombre común, como por ejemplo, el uso de la palabra británica “cannabis” para referirse al Cannabispsicoactivo (drug Cannabis, en inglés). Los consumidores de marihuana de hoy en día suelen describir las variedades de cannabis híbrido como “más indica” o “más sativa”, que son términos casualmente derivados de nombres científicos válidos. De esta forma, suelen referirse a que una variedad produce o bien un efecto más corporal y físico o un efecto más cerebral, a nivel cognitivo. En general, “las indicas” son más adecuadas para relajarse en el sofá, mientras que “las sativas” son más agradables para las actividades mentales, como los juegos, escribir o tocar un instrumento. ¿De dónde vienen estos términos? ¿Cómo se relacionaron con las diferentes variedades de Cannabis psicoactivo? ¿Puede una comprensión más profunda de los nombres que se pone al Cannabis darnos una idea de su compleja evolución y hacer que valoremos más la profunda diversidad experimentada en el Cannabispsicoactivo actualmente?

Orígenes del Cannabis sativa

El nombre científico Cannabis sativa lo publicó por primera vez, en 1753, el botánico sueco Carlos Linneo, a quien hoy se conoce como el padre de la taxonomía moderna, la ciencia de la clasificación de los organismos. El término sativa simplemente significa “cultivado” y describe la planta de cáñamo común cultivada ampliamente en toda Europa en su tiempo. C. sativa es originaria de Europa y Eurasia occidental donde se ha cultivado durante miles de años para cosechar la fibra y las semillas, y se introdujo en el Nuevo Mundo durante la colonización europea. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. sativa y comemos semillas y aceite de semillas de C. sativa, pero no fumamos plantas de C. sativa ya que tiene poca capacidad para producir el cannabinoide delta-9-tetrahidrocannabinol o THC, el principal compuesto psicoactivo y médicamente valioso encontrado en el Cannabis. Además, en comparación con el aceite esencial de variedades de C. indica, C. sativa produce menos cantidad y variedad de terpenos, de los que cada día se demuestra que son muy importantes para la eficacia delcannabis medicinal. C. sativa representa una porción muy pequeña de la diversidad genética observada en el Cannabis en todo el mundo, y no se divide en subespecies en base a los diferentes orígenes y usos como C. indica. Probablemente Linneo nunca vio ningún tipo deCannabis psicoactivo, y resulta, por lo tanto, incorrecto utilizar “sativa” para describir las variedades psicoactivas (drug varieties, en ingles).

Orígenes del Cannabis índica

Más de 30 años después, en 1785, el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck describió y puso nombre a una segunda especie, Cannabis indica, refiriéndose al Cannabis de la India, donde se originaron las primeras muestras de la planta que llegaron a Europa. C. indica es originaria del este de Eurasia y los seres humanos la extendieron por todo el mundo, principalmente, como una fuente de THC psicoactivo. C. indica se utiliza para producir marihuana y hachís pero, en muchas regiones de Asia oriental, tiene una larga historia de cultivo por sus fibras fuertes y semillas nutritivas. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. indica y nos comemos las semillas y el aceite de semillas de C. indica, pero también utilizamos C. indica como planta recreativa y medicinal valiosa. C. indica incluye la gran mayoría de las variedades de Cannabis que existen hoy día, y se divide en varias subespecies en función de sus diferentes orígenes y usos.

Type specimens of C. sativa NLH, C. indica NLD and C. ruderalis the PA or NLHA. - Sensi Seeds blog
Tipo de espécimen de C. sativa NLH, C. indica NLD y C. ruderalis PA o NLHA. (De Cannabis: Evolution and Ethnobotany)

El debate sobre el Cannabis

Desde la década de 1960, los taxonomistas han defendido varios sistemas de nombres, o nomenclaturas, diferentes. Muchos prefirieron un concepto de tres especies al reconocer C. ruderalis como una especie silvestre, posiblemente antepasado tanto de C. sativa como de C. indica. Otros prefieren reducir C. indica y C. ruderalis a subespecies o variedades de una misma especie C. sativa. A finales de 1970, se introdujeron en el oeste variedades para hacer hachís, sensiblemente diferentes, desde Afganistán y algunos lo consideraron el verdadero C. indica y otros una cuarta especie C. afghanica, mientras que el resto de variedades psicoactivas eran miembros de C. sativa, siguiendo el modelo de una sola especie. A principios del nuevo siglo, reinaban la confusión y el desacuerdo, pero la ciencia se iba a imponer.

La reconciliación a través de las agrupaciones taxonómicas

Karl Hillig de la Universidad de Indiana (publicado en 2004 y 2005) investigó la diversidad delCannabis mediante la caracterización de los contenidos químicos de plantas a partir de una amplia gama de orígenes geográficos y de usos. Y propuso agrupaciones taxonómicas (subespecies) que reconciliaban los sistemas de nombres anteriores, además de encajar bien en un modelo hipotético de la evolución del Cannabis. La investigación de Hillig apoya el concepto de dos especies originales para el Cannabis C. sativa Linneo y C. indica Lamarck – siendo C. indica mucho más diversa, genéticamente, que C. sativa. Hillig reconocía las subespecies europeas cultivadas como C. sativa subsp. sativa. Debido a que normalmente tiene foliolos estrechos y se utiliza para la producción de fibra de cáñamo y de semillas, lo ha llamado cáñamo de hoja estrecha o NLH (narrow-leaf hemp). También identificó las poblaciones que crecían de forma espontánea, silvestres o asilvestradas, anteriormente llamado C. ruderalis como C. sativa subsp. spontanea que denominó ancestro putativo o PA (putative ancestor), y yo me refiero a ella como ancestro de cáñamo de hoja estrecha o NLHA (narrow-leaf hemp ancestor).

Cuatro subespecies C. indica

Hillig agrupó las variedades C. indica en cuatro subespecies – tres en función de sus diversas características morfológicas y bioquímicas, y otra caracterizada en gran parte por su hábito de crecimiento espontáneo.

Subespecie indica

Las variedades de C. indica subsp. indica se extienden por todo el subcontinente indio, desde el sudeste asiático hasta el oeste de la India y hasta África. Esto es lo que Lamarck describió como C. indica o Cannabis indio. Las poblaciones de subespecies indica se caracterizan por tener un alto contenido en THC, con poca o ninguna cantidad de cannabidiol o CBD – el segundo cannabinoide más común, que es no psicoactivo y del que también se ha demostrado que tiene eficacia médica. En el siglo XIX, estas variedades de droga o psicoactivas llegaron a la región del Caribe del Nuevo Mundo, y se extendieron por toda América Central y América del Sur a un ritmo constante. Desde la década de 1960, se ha exportado a Europa, América del Norte y más allá, surgiendo la primera reserva genética de marihuana sin semilla. Los consumidores de marihuana habitualmente las llaman “sativas” porque sus foliolos son relativamente estrechos, sobre todo en comparación con las variedades afganas (para hacer hachís tamizado) o “indicas” que se introdujeron más tarde, y por lo tanto presentan un parecido superficial con las plantas de C. sativa europeas, cáñamo de hoja estrecha o NLH. Sin embargo, este es un nombre inapropiado ya que las plantas C. sativa producen poco o ningún THC. Según la investigación de Hillig, ahora llamamos a los miembros de C. indica subsp. indica variedades de droga, o psicoactivas, de hoja estrecha o NLD (narrow-leaf drug) porque, a pesar de que también tienen foliolos estrechos, producen THC y por lo tanto son variedades psicoactivas.

Subespecie afghanica

Las subespecie afghanica se originó en Afganistán y en el vecino Pakistán, donde se cultivaban tradicionalmente para fabricar hachís tamizado. Desde 1974, cuando el profesor de Harvard Richard Schultes describió por primera vez en inglés el Cannabis Afgano, se hizo evidente que representaba un tipo de Cannabis psicoactivo o droga antes desconocido para los occidentales. Su estatura baja y robusta, y sus amplias hojas de color verde oscuro la distinguían de las variedades más altas, de un verde más claro y con ramificaciones más laxas o NLD. A finales de 1970, las semillas de las variedades apara hacer hachís Afgano llegaron a Europa y a América del Norte y se diseminaron rápidamente entre los cultivadores de marihuana. En este momento, se consideraba habitualmente que todas las variedades deCannabis pertenecían a C. sativa, y las variedades de marihuana NLD conocidas fueron llamados “sativas” para diferenciarlas de las variedades de reciente introducción y bastante diferentes de aspecto denominadas “indicas.” Hillig llamó a las variedades destinadas a elaborar hachís Afgano C. indica subsp afghanica y yo las llamo variedades de droga de hoja ancha o BLD para diferenciarlas de las variedades NLD. Las poblaciones BLD pueden tener niveles de CDB iguales a los de THC. Ambas subespecies indica y afghanica producen una amplia gama de compuestos aromáticos que son importantes para determinar sus efectos físicos y mentales.

Richard Evans Schultes with C. indica ssp. afghanica broad-leaf drug or BLD plants in Afghanistan. - Sensi Seeds blog
Richard Evans Schultes con plantas C. indica subsp. afghanica de droga de hoja ancha o BLD en Afganistán.(De Cannabis: Evolution and Ethnobotany; cortesía de Neil Schultes)

Subespecie chinensis

El tercer grupo de Hillig dentro de C. indica es la subespecie chinensis que comprende los cultivares de fibra y semillas tradicionales de Asia oriental, que llamamos cáñamo de hoja ancha o BLH (broad-leaf hemp). Al igual que otras subespecies C. indica, las variedadeschinensis poseen el potencial genético para producir THC psicoactivo, pero las limitaciones culturales de Asia oriental propiciaron la selección de estas variedades por el valor económico de su fibra y semillas, en lugar de por su potencial psicoactivo. Las culturas asiáticas y europeas tienen muchos usos parecidos para las fibras y las semillas de cáñamo.

Subespecie kafiristanica

La cuarta subespecie C. indica subsp. kafiristanica incluye poblaciones que crecen, espontáneamente, como ferales o silvestres, y Hillig planteó la hipótesis de que podría ser el ancestro de las variedades de droga o psicoactivas de hoja estrecha o NLDA (narrow-leaf drug ancestor).

El debate ruderalis

Algunos investigadores han sugerido también una tercera especie C. ruderalis como el progenitor de ambas C. sativa y C. indica. La teoría evolutiva predice que debe haber existido un ancestro parecido a rudelaris de las dos especies modernas, pero muy probablemente se ha extinguido, y las agrupaciones propuestas NLHA y NLDA representan poblaciones silvestres NLH y NLD, respectivamente en lugar de ancestros. El C. sativa NLH probablemente se originó en una región templada de Eurasia occidental—posiblemente en las estribaciones de las montañas del Cáucaso—a partir de un ancestro de cáñamo putativo o PHA (putative hemp ancestor) que carecía del potencial biosintético para producir THC. C. indicaprobablemente se originó en la Sierra Hengduan—en lo que hoy es el suroeste de China—a partir de un ancestro de droga putativo o PDA (putative drug ancestor) que había desarrollado la capacidad de producir THC. Esta PDA entonces se habría diversificado a medida que los seres humanos lo extendían a diferentes regiones geográficas, donde evolucionó aún más en las subespecies NLD, BLD y BLH, de las que todas producen THC y complejos séquitos de terpenos aromáticos. Estas subespecies de C. indica son la fuente de todo el Cannabis psicoactivo encontrado hoy. Por lo tanto, cuando hablamos de Cannabispsicoactivo nos referimos a C. indica ya que no existen variedades de drogas o psicoactivas “sativa”. A lo que la gente suele referirse como “sativas” son realmente C. indica subsp indicay, para mayor comodidad, deberían llamarse variedades de droga de hoja estrecha o NLD. Y, lo que se conoce comúnmente como “indicas” verdaderamente son variedades C. indicasubsp afghanica de droga de hoja ancha, o simplemente variedades BLD.

Present-day distribution of Cannabis taxa (From Cannabis - Evolution and Ethnobotany) - Sensi Seeds blog
Distribución actual de los taxones del cannabis (De Cannabis: Cannabis: Evolution and Ethnobotany)

Cultivares y variedades locales, tradicionales y clásicas

Las variedades de plantas cultivadas se llaman cultivar, y cuando los cultivares o grupo de plantas se cultivan y son mantenidas por los agricultores locales, nos referimos a ellos como cultivares autóctonos o variedades locales. Las variedades locales evolucionan en un equilibrio entre las presiones de la selección natural ejercida por el medio ambiente local, que favorecen la supervivencia, y la selección humana que favorece la capacidad de un cultivar tanto para prosperar al cultivarlo como para producir determinados productos finales, culturalmente preferidos. Los primeros humanos extendieron el Cannabis a medida que emigraban, y en cada nueva ubicación de estas primeras poblaciones, seleccionaban semillas de las plantas de mejor calidad apropiadas para sus propios usos individuales y métodos de procesamiento. Al sembrar semillas de los ejemplares más favorables, los agricultores tradicionales desarrollaron y preservaron las variedades locales de gran calidad sobre las que se fundó la industria de la marihuana para el cultivo propio.

Variedades locales sinsemilla o landraces de los países asiáticos lejanos como la India, Nepal, Tailandia, Camboya y Vietnam; variedades locales africanas de Sudáfrica, Malawi, Zimbabue, y mucho más; además de las variedades locales del Nuevo Mundo, de Colombia, Panamá, Jamaica y México son todas variedades NLD. Los híbridos entre variedades de variedades locales NLD importadas formaron el núcleo del genoma de la marihuana producida en el país, tanto en América del Norte como en Europa, antes de la introducción de las variedades locales o landraces BLD de Afganistán a finales de 1970.

El Cannabis Hoy en día

Actualmente, casi todas las variedades de cannabis de droga o psicoactivas modernas son híbridos entre miembros de dos subespecies C. Indica: subespecie indica, en representación de las variedades locales, tradicional y geográficamente extendidas, de marihuana NLD, y subespecie afghanica, que representan a las variedades locales, geográficamente limitadas, destinadas a la elaboración de hachís o BLD de Afganistán. Mediante la combinación de las variedades locales de dichas poblaciones, geográficamente aisladas y genéticamente diversas, ha florecido la gran variedad de híbridos actuales de variedades de Cannabis recreativo y medicinal.

Desgraciadamente, hoy no podemos regresar a una región conocida previamente por su excelente Cannabis y esperar encontrar las mismas variedades locales que crecían allí hace décadas. El Cannabis es una planta de polinización libre, y presenta flores masculinas y femeninas en plantas separadas y, por lo tanto, para producir una semilla, por lo general, deben participar dos plantas. Es de esperar que se produzcan combinaciones aleatorias de alelos y variaciones como consecuencia. Las variedades locales o landraces de Cannabis son un están en permanente evolución. Son preservadas mediante la selección natural y la selección humana repetida in situ—la naturaleza selecciona para la supervivencia y los seres humanos seleccionan en función de los rasgos beneficiosos—y sin la selección humana constante y su preservación pueden volver a su atávico nivel de supervivencia debido a la selección natural.

Preservar el legado

El mundo occidental empezó a consumir marihuana y hachís importado en los años 1960, y todas las increíbles variedades importadas disponibles entonces se preservaron de forma tradicional como variedades locales. En una década, la demanda de Cannabis psicoactivo de calidad superaba la oferta tradicional, y la producción en masa se convirtió en la regla, en ausencia de ningún tipo de selección. En lugar de plantar solamente semillas seleccionadas, los agricultores comenzaron a sembrar todas las semillas con el fin de intentar abastecer la demanda del mercado, y la calidad del Cannabis psicoactivo disponible en el mercado empezó a disminuir. Esta disminución de la calidad se vio agravada por la presión sobre la producción de Cannabis y el uso de las fuerzas del orden de la mayoría de los gobiernos de todo el mundo. Las variedades locales ya no pueden ser sustituidas, sólo pueden ser preservadas. Las pocas variedades de variedades locales puras que quedan en existencia ahora y que se mantienen vivas desde los años 70 y 80, son las claves para el futura desarrollo de la cría y evolución del Cannabis psicoactivo. Sería una pena que los agricultores locales perdieran los mejores resultados de cientos de años de selección. Después de todo, nuestro papel debería ser el de cuidadores que preservan el legado de los agricultores tradicionales para las generaciones futuras.

Por 

0 9.858 vistas

Cuando se trata de conseguir “un subidón” con la marihuana, la sabiduría tradicional dice que una de las dos especies de la planta, sativa o indica, determinará si se consigue ese subidón o por el contrario te bloquea en el sofá. (Una tercera especie, la ruderalis, también ha sido identificada, pero no tiene un gran efecto psicoactivo y es más similar al cáñamo)

Hay una buena cantidad de verdad en la sabiduría popular sobre los efectos que tienden a producir las índicas convencionales, estupor y máximo narcótica, mientras que las sativas tienden a producir vértigo y estimulación, aunque hay un poco más que todo eso. Aquellos que dependen de la guía de que la buena sativa te sube y la indica te baja pueden encontrarse con una sorpresa.

Las diferencias entre las dos especies son evidentes a simple vista. Las sativas son generalmente altas y desgarbadas, con largas hojas estrechas, mientras que indicas son más cortas, más gruesas, más espesas, y sus hojas son mas rechonchas. Según Krymon DeCesare, director de investigación en jefe del Steep Hill Halent Lab en Oakland, esto se debe a que las dos especies de cannabis se desarrollaron en entornos diferentes.

DeCesare le dijo a High Times que los orígenes de la planta de la marihuana están en Sur y Centro de Asia, y la planta siempre se ha diferenciado en especies distintas para dar cabida a diferentes regímenes de humedad. Delgados y desgarbados tallos con las hojas largas de las plantas sativa permite que respire más eficiente y prospere en entornos muy húmedos, mientras que las cortas y rechonchas indicas evolucionaron para hacer frente a condiciones cálidas y secas.

Por lo tanto, las variedades criollas “puras” originales de índica, como la Afghani o la hindú Kush se han desarrollado en las estribaciones secas del Himalaya, mientras que las sativas puras evolucionaron en las tierras bajas húmedas y en los valles de los ríos. Actualmente en los mercados norteamericanos y europeos, las cepas criollas son una rareza y la gran mayoría de la variedades que se cultivan y se consume en estos mercados son híbridos de indicas y sativas.

Eso tiene sentido, tanto para los productores como para los consumidores. Para los productores, incluso si quieren que las sativas sean estimulantes, no dejan pasar semanas adicionales a la espera de que maduren, así que utilizan cepas híbridas con cantidades variables de índica que maduran más rápido que una sativa pura.

Para los consumidores, los híbridos son igualmente de atractivos. Puede obtener tu “bloqueo en el sofá” y risas sin ir completamente sedado o completamente “colocado”. Los compradores buscarán un híbrido que ellos piensan que satisfará sus deseos: ¿Quieres principalmente con un toque ponerte alerta? Entonces es posible que se quiera un híbrido de sativa pesado como la Haze, Blue Dream o Strawberry Cough. ¿Quieren conseguir estupor, pero tal vez reír un poco, también? Entonces van a ir a por las variedades indicas dominantes como Hash Plant, Blueberry or Girl Scout Cookie

Arnolds-7-Holy-Principles-For-Success-In-The-Gym2Pero no siempre se obtiene el punto que crees que vas a conseguir. Esto se debe a que las condiciones de cultivo pueden hacerlas diferente, e incluso estabilizando cepas puras o híbridos, pueden exhibir nuevos rasgos cuando se cultiva en condiciones a las que no están acostumbradas. Aunque parte de la razón es un poco extraña y pone en duda la tradicional dependencia de la distinción indica / sativa.

                “Los términos sativa e índica realmente solo son válidos para la descripción de las características físicas de la variedad de cannabis en un entorno determinado,” dijo DeCesare a High Times.

Explicó que los efectos del THC, ya sea en índicas o sativas, son los mismos: Se crea una sensación de euforia estimulante cuando se fuma. La sensación de subidón en una indica que contiene el mismo THC que una sativa es muy parecido, ¿por qué algunas índicas te dejan en un estado postrado de estupor?

DeCesare tiene la respuesta. Tanto las índicas como las sativas generalmente, ademas del THC, contienen el complemento completo de cannabinoides, y los mismos compuestos químicos-terpenos que crean los olores y los aceites esenciales, algunas índicas son especialmente duras o en un terpeno que maneja el control en el ascendente del THC. Eso terpeno es el mirceno.

                   “Nos encontramos constantemente con elevados niveles del terpenoide mirceno en el cannabis indica, en comparación con la variedad sativa”, explicó.

                   “El mirceno es el ingrediente principal responsable de ‘voltear’ el efecto energético normal del THC en un efecto de bloqueo sofá.”

De hecho, DeCesare dice, que el mirceno en lugar del THC es probablemente la variable más importante en la creación de las diferencias psicoactivas entre las indicas y las sativas. Esta conclusión se basa en el análisis de más de 100.000 muestras de marihuana tomadas en los últimos siete años.

Señala a la teoría del “efecto comitiva,” o efecto séquito” desarrollado por su colega, Ethan Russo, como una mejor explicación de los diferentes máximos de la distinción entre indica / sativa. Esta teoría postula que es la combinación de diferentes cannabinoides y terpenos que trabajan juntos la que crea los máximos distintivos de varias cepas.

El mango tiene Mirceno

El mirceno no se limita a la marihuana. Existe en muchas frutas y plantas de todo el mundo, y algunos de ellos proporcionan apoyo adicional a la teoría de DeCesare.                

                       “Observe la sensación relajada que se obtiene a partir de un par de cervezas de lúpulo?”, Preguntó DeCesare.

“Ese efecto es, en buena medida, debido al mirceno presente desde los saltos.”

En su trabajo en Steep Hill Halent, DeCesare encontró que los niveles de mirceno marcan la diferencia. Un nivel por debajo del 0,4% no parece afectar el excitante “subidón”.

Pero va más allá de eso y “la tensión se vuelve cada vez más sedante y pedregosa,” señaló DeCesare.

” La OG Kush esta considerada por la mayoría como una cepa de fuerte “bloqueo sofá” con aproximadamente 1,25% mirceno. Muy pocas cepas tienen un contenido de mirceno que exceda del 3%. Otros productos químicos pueden jugar papeles de menor importancia en el efecto , incluyendo el CBD, CBN y linalol, cuando están presentes en cepas sedantes, pero no siempre están presentes o son tan influyentes. “

Una vez que la marihuana sea ampliamente legal, el contenido del mirceno deberá ser parte del etiquetado, sugirió.

                        “En el futuro cuando las organizaciones oficiales USDA y la FDA supervisen los reglamentos para la distribución del cannabis insistirán en un etiquetado preciso que asegure que si un cliente compra una variedad energética o sedante, obtenga por lo que pagaron. Y la única manera confiable de determinar su contenido de mirceno será por un laboratorio de pruebas “.

0 1.745 vistas

Quienes están familiarizados con el efecto comitiva o séquito entenderán que una compleja interacción de los múltiples cannabinoides, con alguna mejora o amortiguación los efectos de los demás, está involucrado en el tratamiento de cualquier condición con la marihuana. Para ELA específicamente , las siguientes cannabinoides son especialmente beneficiosos. Los pacientes con ELA que desean tratarse a sí mismos con el cannabis deben buscar cepas altas en los siguientes cannabinoides.

THC : Reduce la inflamación y el dolor.

CBD : Alivia los espasmos musculares, reduce la inflamación, y un poderoso antioxidante.

CBN : Reduce la espasticidad muscular (anticonvulsivo)

THCV : Reduce la inflamación.

CBC : Reduce la inflamación, mata el dolor (analgésico) y promueve el crecimiento del cerebro.