Buscar

sistema endocannabinoide - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 874 vistas

Os dejamos este maravilloso vídeo realizado por la fundación CANNA y donde se explica muy gráficamente el sistema endocannabinoide, y como los cannabinoides del cannabis encajan perfectamente en este sistema haciendo que nuestro cuerpo funcione perfectamente y esté protegido.

Si has oído muchas veces hablar del Sistema Endocannabinoide, pero aún no tienes muy claro su funcionamiento, te animamos a ver este vedo ilustrativo.

3 8.372 vistas

¿Cómo afecta a la salud el sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide es un sistema biológico que desempeña muchos papeles importantes en el cuerpo humano. También es el responsable de los efectos físicos y psicológicos del cannabis.

Los científicos descubrieron por primera vez el sistema al tratar de comprender los efectos del cannabis, y lo llamaron el sistema endocannabinoide por esta razón.

Endo significa endógeno, lo que significa originario dentro del cuerpo. Cannabinoides se refiere al grupo de compuestos que activan este sistema.

El sistema endocannabinoide es un objetivo principal de la investigación médica debido a sus efectos generalizados y potencial terapéutico. Aunque los científicos han resuelto los aspectos básicos de este sistema fascinante, queda mucho más que por cubrir.

¿Cuáles son los cannabinoides?

Los cannabinoides son los mensajeros químicos para el sistema endocannabinoide. Si bien existen muchos cannabinoides diferentes, todos ellos caen en dos categorías: endógena o exógena .

Los medios endógenos originarios dentro del cuerpo. También conocidos como endocannabinoides, estos compuestos son producidos naturalmente por el cuerpo humano. Ellos interactúan con los receptores cannabinoides para regular las funciones básicas , incluyendo el estado de ánimo, el apetito, el dolor, el sueño, y muchos más.

Los medios exógenos que se originan fuera del cuerpo. Los cannabinoides que se encuentran en la marihuana, tales como el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), se consideran exógenos. Cuando se consumen, también interactúan con los receptores de cannabinoides para producir efectos físicos y psicológicos en el cuerpo.

¿Cuáles son receptores cannabinoides?

Usted puede preguntarse, ¿qué son exactamente los receptores? Como su nombre indica, los receptores son receptores de mensajes. Los mensajes se presentan en forma de mensajeros químicos que se unen al receptor. Estos mensajes producen un efecto característico dentro del cuerpo.

El sistema endocannabinoide tiene dos receptores: CB1 y CB2 . Cada receptor responde a diferentes cannabinoides, pero algunos cannabinoides puede interactuar con ambos.

La distribución de los receptores CB1 y CB2 en el cuerpo y en el cerebro explica por qué los cannabinoides tienen ciertos efectos.

Los receptores CB1 se encuentran en todo el cuerpo, pero están en su mayoría presentes en el cerebro y en la médula espinal. Se concentran en las regiones del cerebro asociadas con los comportamientos que influyen.

Por ejemplo, hay receptores CB1 en el hipotálamo, que está involucrado con la regulación del apetito y la amígdala, desempeña un papel en la memoria y en el procesamiento emocional. Los receptores CB1 también se encuentran en las terminaciones nerviosas en las que actúan para reducir sensaciones de dolor.

Los receptores CB2 tienden a ser encontrados en el sistema nervioso periférico. Ellos se concentran especialmente en las células inmunes. Cuando se activan los receptores CB2, trabajan para reducir la inflamación. La inflamación es una respuesta inmune que se cree que juega un papel en muchas enfermedades y condiciones.

Con respecto a los cannabinoides que se encuentran en el cannabis, los investigadores han encontrado que el THC se une tanto a los receptores CB1 como al CB2, producen la activación de ellos al igual que un endocannabinoide.

El CBD no se une directamente a los receptores de cannabinoides. En su lugar, el CBD funciona mediante la inhibición de una enzima llamada FAAH, que es la responsable de la degradación de la anandamida – endocannabinoide más importante en el cuerpo. Cuando se inhibe la FAAH, no puede descomponer la anandamida a su ritmo normal. Esto conduce a una acumulación de anandamida en el cerebro.

¿Cuáles son endocannabinoides?

Los endocannabinoides son cannabinoides producidos de forma natural en el cuerpo humano. 2-AG y anandamida son los dos principales endocannabinoides que los científicos saben de ellos.

La anandamida endocannabinoide fue la primera a ser identificada por los científicos. Descubierta en 1992, su nombre proviene de la palabra sánscrita ananda  haciendo referencia a sus efectos únicos en la mente y el cuerpo. En 1995, los científicos descubrieron un segundo endocannabinoide y lo llamaron 2-AG (glicerol 2-araquidonoil).

La 2-AG se encuentra en concentraciones más altas en el cerebro, mientras que la anandamida se encuentra en concentraciones más altas en otras áreas del cuerpo. Ambas son capaces de unir a los receptores CB1 y CB2, pero difieren en sus afinidades para estos receptores (es decir, la probabilidad que existe de unirse y activar cada receptor).

Los endocannabinoides son neurotransmisores “orden-corta”, lo que significa que se sintetizan en la demanda. En otras palabras, los endocannabinoides solamente se producen cuando las señales del cuerpo los hacen ser necesarios, y su presencia es transitoria.

Después de ser liberados, los endocannabinoides son descompuestos rápidamente por enzimas , que incluyen la FAAH (hidrolasa de amida de ácido graso) y el MAGL (monoacilglicerol lipasa).

Por el contrario, cuando se consume marihuana, grandes cantidades de cannabinoides entran en el cuerpo y se quedan. Esto significa que el sistema endocannabinoide se activa con más fuerza y ​​durante más tiempo de lo que normalmente sería.

Hay otros endocannabinoides actualmente en estudio, incluyendo éter noladin, virodamina, y la dopamina N-araquidonil (NADA). Sin embargo, su papel en el cuerpo no se entiende completamente.

Funciones del sistema endocannabinoide

El sistema endocannabinoide está involucrado con la regulación de muchas funciones básicas del cuerpo humano, incluyendo:

  • Apetito
  • Metabolismo
  • Dolor
  • Dormir
  • Estado animico
  • Movimiento
  • Temperatura
  • Memoria y el aprendizaje
  • Función inmune
  • Inflamación
  • desarrollo neuronal
  • neuroprotección
  • La función cardiovascular
  • Digestión
  • Reproducción

Además de mantener las funciones básicas, el sistema endocannabinoide también actúa en respuesta a la enfermedad.

Por ejemplo, las células tumorales se han mostrado para expresar los receptores de cannabinoides más que las células sanas. Los estudios también muestran un aumento en los niveles de endocannabinoides en pacientes con diversos trastornos, como la enfermedad, la ansiedad, el dolor y la artritis crónica de Parkinson.

Como resultado, algunos científicos creen que la función general del sistema endocannabinoide es  regular la homeostasis .

La homeostasis es un elemento clave en la biología de los seres vivos. Se describe mejor como la capacidad de mantener las condiciones internas estables que son necesarias para la supervivencia.

La enfermedad es en gran parte un resultado de un fallo en la consecución de la homeostasis. Por lo tanto, el papel del sistema endocannabinoide en el mantenimiento de la homeostasis convierte en un objetivo único y prometedor en la medicina.

El sistema endocannabinoide en Medicina

(Foto: Connor Tarter / Flickr)

Debido a sus efectos generalizados en el cuerpo humano, se cree que el sistema endocannabinoide va a ser prometedor en el tratamiento de muchas enfermedades y condiciones. En los últimos años, los científicos han estado explorando diversas formas de orientar este sistema.

Actualmente hay dos formas principales de la orientación del sistema endocannabinoide: marihuana medicinal y los cannabinoides sintéticos .

La marihuana medicinal es la forma más común de la orientación del sistema endocannabinoide para tratar diversas enfermedades. Los compuestos de la marihuana, incluyendo el THC y el CBD, son conocidos por producir efectos terapéuticos mediante la interacción con el sistema endocannabinoide.

La marihuana medicinal puede ser prescrita para una amplia variedad de condiciones incluyendo el dolor crónico, náuseas, esclerosis múltiple, epilepsia, y los cuidados paliativos.

A pesar del éxito de la marihuana medicinal, algunos usuarios experimentan efectos secundarios desagradables, tales como sensación de vertigo. Algunas personas no disfrutan de los efectos psicológicos de la marihuana, y preferirían un tratamiento que evite esto.

Los cannabinoides sintéticos son moléculas que se han diseñado para imitar la actividad de los cannabinoides existentes. Estos compuestos pueden orientar el sistema endocannabinoide de una manera más específica y eficiente.

Por ejemplo, El dronabinol es una versión sintética de THC que se pueden prescribir para los pacientes de cáncer y SIDA para combatir las náuseas y pérdida de apetito. Cesamet es otro cannabinoide sintético que es similar al THC. Se utiliza para reducir los vómitos en pacientes con cáncer y para el tratamiento del dolor en varios trastornos, incluyendo la fibromialgia, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y el dolor crónico.

Además de imitar los efectos de los cannabinoides, tales como el THC, los cannabinoides sintéticos también pueden ser diseñados para apuntar a partes específicas del sistema endocannabinoide evitando al mismo tiempo los demás.

Por ejemplo, los investigadores están actualmente examinando si el sistema endocannabinoide puede ser dirigido periféricamente usando los cannabinoides sintéticos que no pueden cruzar la barrera hematoencefálica. Esto evitaría los efectos secundarios negativos de los cannabinoides que entran en el sistema nervioso central y que afectan al cerebro (es decir, la sensación de estar “colocados”).

En resumen, el sistema endocannabinoide es verdaderamente un tesoro para los científicos y los profesionales de la medicina. Es extremadamente complejo, juega un papel importante en muchos procesos vitales, y es muy prometedor como un objetivo de tratamiento para muchas enfermedades debilitantes.

0 917 vistas

Hay un sistema fisiológico que se encuentra en todos los vertebrados llamado: el sistema endocannabinoide. De acuerdo con el Dr. Dustin Sulak , “el sistema endocannabinoide puede ser el sistema fisiológico más importante que participa en el establecimiento y mantenimiento de la salud humana.” ¿Cuál es el sistema endocannabinoide, y qué es lo que hace que sea tan importante para nuestra salud?

En la década de 1980, los investigadores descubrieron un receptor en el cerebro y en el sistema nervioso central que le llamaron CB1. Este receptor cannabinoide, parecía existir específicamente para recibir el fitocannabinoide THC. Los investigadores centraron su atención en la búsqueda de productos químicos endógenos que actuasen sobre el receptor CB1: los endocannabinoides. El primer endocannabinoide que se investigó, se observó su unión con el receptor CB1y a ese receptor se llamaba anandamida. También conocido como el compuesto de la dicha, la anandamida estimula sensaciones de alegría y la felicidad. Aunque la anandamida tiene una estructura química diferente al THC, no obstante se une al receptor CB1. La anandamida incluso exhibe los mismos efectos que el THC, aunque en menor grado.

Los investigadores encontraron más tarde, otro receptor cannabinoide CB2, más comúnmente encontrado en las membranas de las células inmunes, en el tejido inmune y órganos como el bazo, la médula ósea y las amígdalas. Otros cannabinoides, como los fitocannabinoides cannabidiol y cannabinol y los endocannabinoides anandamida y 2-Arachidonoylglycerl (2-AG), actúan sobre estos receptores.

Los endocannabinoides y la homeostasis

Entonces, ¿qué hace el sistema endocannabinoide? Sabemos que es uno de los mayores contribuyentes a la
homeostasis. La homeostasis es la “tendencia hacia un equilibrio relativamente estable entre los elementos interdependientes, especialmente en lo mantenido por procesos fisiológicos.” Los cannabinoides ayudan a regular la homeostasis en todos los niveles de la vida, desde los niveles subcelulares al propio organismo.

Una forma interesante que los endocannabinoides difieren de otros neurotransmisores es que transmiten información en retroceso. Esto significa que en lugar de viajar desde la neurona presináptica a la postsináptica, pueden fluir en sentido contrario. Al hacerlo, los endocannabinoides pueden proporcionar información al sistema nervioso. Por ejemplo, los endocannabinoides viajarán “aguas arriba” para informar a las neuronas presinápticas, cuando una neurona está disparándose demasiado rápida.

“En el sitio de una lesión, por ejemplo, los cannabinoides pueden ser encontrados disminuyendo la liberación de activadores y sensibilizadores de los tejidos lesionados, la estabilización de la célula nerviosa impide el disparo excesivo, y las células en las inmediaciones inmunes calmantes evitan la liberación de sustancias pro-inflamatorias. Tres mecanismos de acción diferentes en tres tipos de células diferentes para un solo propósito: reducir al mínimo el dolor y el daño causado por la lesión “, dice el doctor Sulak.

La investigación sugiere que podemos mejorar el sistema endocannabinoide, completándolo con cannabinoides exógenos. Los cannabinoides exógenos pueden ayudar a regular la homeostasis, porque ya tenemos la infraestructura orgánica en lugar de recibirla. Por ejemplo, cuando el THC se conecta con el sistema endocannabinoide, se proporciona un alivio altamente efectivo del dolor. El THC modula la función neurológica para reducir las señales de dolor. Del mismo modo, el THC, cuando esté conectado al sistema endocannabinoide, puede enviar células malignas en la apoptosis. El proceso celular de la autofagia es moderado por el sistema endocannabinoide. La autofagia no sólo mantiene las células sanas vivas, también hace que las células malignas del cáncer se consuman ellas mismas.

El Dr. Sulak esta de acuerdo en que el cannabis puede ayudar a prevenir la enfermedad y promover la salud mediante la activación del sistema endocannabinoide. Él dice: “La investigación ha demostrado que pequeñas dosis de cannabinoides de cannabis puede ser la señal de que el cuerpo produzca más endocannabinoides y que construya mas receptores cannabinoides.” Esto podría explicar por qué tantas personas no sienten los efectos del cannabis la primera vez que lo utilizan . “Más receptores aumentan la sensibilidad de una persona a los cannabinoides; Las dosis más pequeñas tienen mayores efectos, y el individuo tiene una línea de base mejorada de la actividad de los endocannabinoides. Creo que las dosis pequeñas y regulares de cannabis podrían actuar más como un tónico para nuestro sistema central de curación fisiológica”.

El sistema endocannabinoide, cannabis y el futuro

Es importante reconocer que el estudio de este antiguo sistema dentro de todos nosotros sólo acaba de comenzar. Por ejemplo, muchos investigadores sospechan que la existencia de un tercer receptor cannabinoide aún está por descubrir. Sabemos que la planta de cannabis emplea sus cannabinoides para mantener su propia salud y el sistema inmunológico. Así es – al igual que los cannabinoides ayudan a prevenir la enfermedad en los seres humanos, que llevan a cabo esa función en la planta del cannabis también. Esto se debe a que los cannabinoides tienen propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres que se generan con la radiación ultravioleta. Los radicales libres son responsables de enfermedades relacionadas con el envejecimiento en los seres humanos, incluyendo el cáncer.

 

El Dr. Robert Melamede, ex presidente de la biología en CU Colorado Springs, sugiere que los cannabinoides pueden incluso afectar a la política. El sistema endocannabinoide es en gran parte responsable de controlar el proceso de la neurogénesis: la regeneración de las células nerviosas. La neurogénesis se involucró con la plasticidad neuronal y el aprendizaje. En un documento publicado en NECSI por el Dr. Melamede dice: “Es la hipótesis de que las personas con una deficiencia endocannabinoide en áreas críticas del cerebro tienden a mirar hacia atrás en el tiempo, ya que la vista minimiza la necesidad de re-aprendizaje. Por el contrario, un sistema endocannabinoide robusto equipa a un individuo para adaptarse al futuro mediante el control de la reformulación de viejos recuerdos y patrones de comportamiento como nuevos dictados de aprendizaje “.

Por supuesto, cualquier población dada tendrá un espectro de actividad endocannabinoide. Hay muchas implicaciones de esto. “Los individuos con una deficiencia relativa de los endocannabinoides en áreas críticas del cerebro tienen una mayor tendencia a estar de acuerdo con uno y otro, ya que tienen una mayor probabilidad de mirar hacia el pasado y tratar de mantener el statu quo. Por el contrario, los individuos dotados de un sistema endocannabinoide por encima de la media pueden adaptarse mejor a la novedad de una situación en desarrollo. Un sistema cannabinoide deficiente tiende a dar a la población mayor poder político conservador”, dice el doctor Melamede.

Esto tiene implicaciones de peso. Si es verdad, las mismas personas con deficiencias de endocannabinoides son las mismas personas que están pasando leyes contra el cannabis. Como dice el Dr. Melamede, “La actividad biológica de los cannabinoides va en contra de su genética.” ¿Podría esto explicar en parte por qué la FDA norteamericana afirma que la marihuana no tiene beneficios médicos, a pesar de la creciente evidencia clínica y anecdótica? Podría ser “evolución en acción?”

Una cosa es cierta: que podemos esperar un amplio estudio de los cannabinoides y los endocannabinoides en un futuro próximo.

0 2.127 vistas
Credit Ene Wellman honeycolony.com

Pocas personas saben sobre el sistema endocannabinoide y sin embargo es el mayor descubrimiento médico del siglo 20.

¿Cómo es que una planta, el cannabis, puede tratar tantas enfermedades diferentes?
Es una gran pregunta y por suerte hay una gran respuesta basada en la investigación científica.
La respuesta está en el sistema endocannabinoide (ECS) de nuestro cuerpo.

La mayoría de las personas aún tienen que escuchar y aprender sobre el sistema endocannabinoide, pero a medida que el mundo esta comprendiendo mejor este sistema fundamental de nuestro cuerpo, se desbloquean los secretos del cannabis como medicina al mismo tiempo que se entiende más sobre la salud humana en general.

Aquí en un vistazo rápido sabremos algunos de los hechos y datos sobre el ECS:

1) El sistema endocannabinoide se descubrió a finales de 1980 cuando los investigadores estaban estudiando cómo el THC interactua con nuestro cuerpo. Por las razones que vamos a ver el Sistema Endocannabinoide pronto sería considerado como el o uno de los más importantes de los descubrimientos combinados de la neurociencia del siglo XX.

2) A principios de 1990 otro descubrimiento sorprendente vio la luz cuando los investigadores encontraron dos compuestos endógenos que se unen al igual que el THC con el ECS. Estos cannabinoides similar al THC, son producidos por nuestro propio cuerpo y se llaman respectivamente, la anandamida y 2-AG .

3) Con el tiempo quedó claro que los receptores que se integraban en el ECS fueron los neurotransmisores más prevalentes en todo el cerebro encontrándose también en los órganos, huesos y piel.

11-mind-blowing-facts-about-your-body’s-endocannabinoid-system_02-web

4) Los científicos han aprendido que el ECS desempeña un papel directo en la homeostasis , lo que significa que regula todos los procesos metabólicos en el cuerpo para que todo funcione como es debido.
Como el Dr. Sunil Aggarwal señaló durante la Cumbre de Salud del cannabis , el Sistema Endocannabinoide desempeña un papel en varios procesos tales como:
la regulación del humor
-Apetito
-Memoria
-Inflamación
-La percepción del dolor
-El tono muscular y el movimiento
-La extinción de la memoria traumática
-Protección de los nervios y tejido cerebral
-El crecimiento óseo
-La regulación del tumor
-Recompensa en periodo de lactancia del bebé
-Manejo del estrés
-La presión del ojo
-Motilidad gastrointestinal
-Actividad convulsiva
-Y muchos otros

5) Cuando no tenemos suficientes endocannabinoides en nuestro cuerpo, lo llamamos deficiencia clinica endocannabinoide– lo que los investigadores médicos conectan a una serie de enfermedades incluyendo enfermedades que no tenían tratamiento como el síndrome del intestino irritable, la fibromialgia o la migraña. Cuando el ECS no es saludable, cualquier número de cosas pueden salir mal. Los cannabinoides en el cannabis pueden ayudarnos a reforzar el Sistema Endocannabinoide, por lo que el cannabis es tan eficaz para muchas enfermedades diferentes.

6) Además de los cannabinoides endógenos basados ​​en las plantas, se han hecho intentos para estimular el ECS con cannabinoides sintéticos, tales como el Marinol , que es la versión sintética del THC. Mientras que algunos pacientes siguen beneficiándose de este fármaco aprobado por la FDA (EEUU) y en varios paises, los efectos secundarios pueden ser muy desagradables para muchas personas.

7) A pesar del conocimiento del ECS y su relación con el cannabis, los gobiernos han mantenido severas restricciones en su estudio y acceso legal a esta planta.

8) A las compañías farmacéuticas se les permite, por su parte, intentar descifrar el Sistema endocannabinoide de otras maneras, creando con frecuencia mezclas químicas que a veces tienen resultados ineficaces, duros o incluso fatales.
Por ejemplo, entre 1999 y 2014 el número de recetas de opioides se cuadruplicó. El número de muertes relacionadas con los opioides también se cuadruplicaron durante ese lapso de tiempo de acuerdo con los CDC.

9) La gente ha estado utilizando el cannabis durante más de 10.000 años (sin una sola sobredosis fatal). Los expertos creen que la selección natural ha conservado el sistema endocannabinoide en los organismos vivos durante 500 millones de años.

10) En las escuelas muchos exámenes médicos continúan pasando por alto el ECS , sin embargo, esto está empezando a cambiar ahora que ya existe el primer libro de texto de cannabis médico basado en la ciencia.

11) Casi todos los animales , con la excepción de los insectos, tiene un sistema endocannabinoide.

0 2.141 vistas

Nuestro ritmo circadiano o reloj interno, ayuda a controlar mucho más que nuestros ciclos de sueño-vigilia. De hecho, muchos tejidos y células de todo nuestro cuerpo operan alrededor de este reloj biológico que cambia la forma en que se metabolizan la glucosa, los aminoácidos, las grasas y otros combustibles del cuerpo. Por otra parte, la mayoría de las células también cambian la forma en que responden a las diversas señales hormonales y ambientales en función de dónde se encuentren en el reloj. Las mismas señales como la de la luz, la ingesta de alimentos, las hormonas y el dormir, también alteran el biorritmo del cuerpo a su vez. En esencia, se trata de una vía de doble sentido en el que el ritmo actual de reloj del cuerpo altera el metabolismo de todo el cuerpo por un lado y la fisiología, y las señales ambientales ejercen influencia para regular y ayudar a “fijar la hora” en estos relojes biológicos por el otro lado.

Impacto de la privación del sueño y el aumento de peso por endocannabinoides

DdFal9MFS8uTx9DVTXWH_Body-1Con base en este contexto, no es de extrañar que las personas que no duermen lo suficiente se encuentren ganando más grasa corporal y tengan más difícil el perder peso o el control en sus niveles de azúcar en la sangre. Esto sucede, en parte, debido a que la falta de sueño amplifica ciertos aspectos del sistema endocannabinoide (ECS) que aumenta el apetito y los antojos de alimentos ricos en energía. Los resultados de un estudio reciente publicado en la revista Sleep sugiere que el pobre sueño de una noche conduce a un aumento de compuestos químicos del cuerpo como los del cannabis (incluyendo el endocannabinoide 2-AG, o 2-araquidonoilglicerol), y activa muchas de las mismas vías como el ponderado dominante receptor del cannabis CB1-THC que hace que la comida sea más atractiva y gratificante.

Hanlon et al. encontró que cuando un grupo de 14 voluntarios fueron privados de sueño hasta 4,5 horas durante un período de cuatro días en el laboratorio del sueño, sus niveles de 2-AG se elevaron a concentraciones más altas y se mantuvieron elevadas por más tiempo, lo que llevaba a picar alimentos poco saludables en comparación con el grupo control que durmió durante 9 horas. Durante la estancia de cuatro días en el centro del sueño todas las luces y sonidos fueron controlados, mientras que toda la ingesta de alimentos y comidas fueron cuidadosamente monitoreados. Los niveles en el plasma sanguíneo de 2-AG, alcanzaron su máximo a mediados y finales en la tarde, y cayeron a niveles más bajos en el medio de la noche en ayunas, sin embargo, en este estudio los niveles de los sujetos se mantuvieron más altos durante períodos más largos de tiempo. Estos niveles elevados de 2-AG cuando correspondían a los sujetos de la investigación estos comían en exceso productos de aperitivos.

Sabemos que la pérdida de sueño conduce a una caída en el rendimiento cognitivo y aumento de la impulsividad. También hay otros que equilibran las hormonas del apetito y de energía, como la grelina y la leptina, que están moduladas por la privación del sueño. Estos datos junto con otras investigaciones sugieren que la privación del sueño amplifica la unidad hedónica de búsqueda de alimentos, mientras que merman su capacidad para resistir la tentación y la toma de mejores decisiones con respecto a la ingesta de alimentos. Esto, junto con la sensibilidad a la insulina disfuncional y la partición del hígado, músculo y tejido adiposo proporciona la tormenta perfecta para un aumento de peso y una creciente obesidad.

El uso de CBD para optimizar el ritmo circadiano

marihuana-ramaEsta evidencia científica emergente muestra algunos posibles objetivos para la optimización del control de peso y la salud metabólica . Una estrategia es mejorar la higiene del sueño consiguiendo más luz natural, el consumo temprano de comidas en el día, y hacer más tiempo para conciliar el sueño. Por desgracia, la luz artificial, teléfonos inteligentes, televisores, estrés, horas de la noche, el exceso de uso de los medios sociales y el trabajo en turnos, todos han hecho que sea mas difícil satisfacer las necesidades de sueño.

Otra estrategia sería llevar el sistema endocannabinoide en equilibrio (es decir, lejos de la preferencia del receptor CB1 como 2-AG endocannabinoides o THC fitocannabinoide-dominante del cannabis) mediante el uso de derivados del cáñamo fitocannabinoides, como el CBD (cannabidiol) , que tienden a ser más ponderados hacia una respuesta mediada para el receptor CB2 a diferencia de una vía del receptor CB1. Al mantener nuestro sistema endocannabinoide en equilibrio, se allana el camino para nuestro biorritmo circadiano fomentando la salud y el bienestar óptimo.

0 1.678 vistas

El sistema endocannabinoide es uno de lo más importantes de nuestro cuerpo, esta involucrado en el establecimiento y ayuda a mantener la homeostasis en el organismo de los mamíferos. Los cannabinoides y sus receptores se encuentran en todas la partes de nuestro cuerpo desde tejidos, cerebro, glándulas y células de inmunidad.

Por ejemplo, el proceso llamado autofagia, proceso reparativo y evento constitutivo que regula el crecimiento celular, desarrollo y homeostasis . El sistema cannabinoide también ayuda en la comunicación entre las células y otros sistemas corporales.

Los cannabinoides son sustancias en nuestro cuerpo que se utilizan para estimular el sistema endocannabinoide. Dos moléculas que se encuentran naturalmente en el cuerpo humano son la anandamida (el primero de los receptores cannabinoides que se descubrió) y la 2-arachidonoylgylcerol (2-AG), que se encuentran principalmente en el sistema nervioso, así como en la leche humana. Sustancias similares se encuentran en las plantas, conociendo mejor como el delta-9-tetrahydrocannbinol (THC), así como el CBD y CBN.

Estas moléculas están siendo consideradas por científicos de todo el mundo como sustancias co-creadoras ayudando en todos los aspectos, desde la concepción, la implantación, el crecimiento del embrión, nacimiento, así como las defensas que nos proporcionan nuestras madres, tal vez esto es cierto.
La vida no sería posible si se nos privase de tales sustancias naturales. A partir de la concepción, tanto los receptores CB2 CB1 ya se encuentran en las células del esperma. Se necesitan niveles de la AEA cannabinoide para controlar la viabilidad y la movilidad de los espermatozoides.

Tanto La anandamida como la 2-AG se encuentran en el útero de la mujer. Estas sustancias son esenciales para el exitoso paso por las trompas de Falopio y la implantación en el útero. También hay un receptor que se unirá a un cannabinoide; estimulando el conocimiento del niño para mamar de su madre, asegurándose de que el niño recibe los cannabinoides que ayudarán a fortalecer su sistema inmunológico.

Aquí podéis encontrar más información sobre el sistema endocannabinoide

2 1.687 vistas

Los extractos de cannabis se han mostrado ser particularmente eficaces  contra una amplia gama de enfermedades. Lamentablemente, parte de la población reacciona negativamente, o no le funciona en absoluto, parece ser que su principal factor parece ser la genética. Algunas personas simplemente no pueden utilizar el cáñamo debido a una mutación genética rara. La razón principal para la falta de efecto beneficioso de cannabis puede ser la salud del sistema endocannabinoide.

El cannabis es un tratamiento efectivo, ya que afecta el sistema endocannabinoide, que es el responsable del mantenimiento de la homeostasis (autoregulación). Teniendo esto en cuenta, el sistema de endocannabinoide puede ser el objetivo principal del tratamiento de las enfermedades, las cuales generalmente son causadas por la falta de homeostasis. Si el cáñamo es eficaz, el sistema endocannabinoide debe estar sano.

Mientras que los extractos de cannabis pueden directamente mejorar el estado del sistema endocannabinoide, sin embargo, no son una panacea.

Hay dos formas básicas para fortalecer el sistema endocannabinoide . La primera es la evitación de estímulos destructivos para el sistema endocannabinoide. Por ejemplo, una función del sistema endocannabinoide es reducir la inflamación. Por lo tanto, el consumo de alimentos tales como cereales, azúcares y grasas trans (aceites vegetales hidrogenados) pueden ser perjudiciales. También el estrés no es un efecto positivo sobre el sistema endocannabinoide, una pobre dieta combinada con el estrés puede ser particularmente perjudicial. Una dieta rica en frutas, verduras, frutos secos, semillas y grasas saludables como el aceite de oliva, pescado y huevos son muy útiles porque ayudan a reducir el estrés, como el yoga o la meditación.

La segunda manera de fortalecer el sistema endocannabinoide está en alimentarse con productos que activen los receptores cannabinoides y los endocannabinoides. Por ejemplo, los probióticos aumentan el número de receptores CB2 en las células del intestino, y pueden incluso potencialmente reducir el dolor actuando sobre estos receptores. El ejercicio, como correr y montar en bicicleta también aumenta el nivel de los endocannabinoides. El aceite de oliva, excepto que tiene propiedades antiinflamatorias, puede ayudar en la lucha contra el cáncer de colon, aumentando el número de receptores CB1 en las células cancerosas.

Tanto la protección como el sistema endocannabinoide y una nutrición adecuada puede asegurar un funcionamiento óptimo. Incluso sin los cannabinoides suministrados con el cannabis, estas técnicas pueden ayudar a aliviar los síntomas de las enfermedades, mediante el aumento de la actividad de los endocannabinoides.

Mediante la implementación en su vida de prácticas en apoyo del sistema endocannabinoide, se pueden experimentar una mejora de los beneficios del sistema endocannabinoide en unas pocas semanas, días o incluso horas. El sistema cannabinoide en un estado correcto es muy importante, ya que es responsable de muchas funciones, incluyendo la actividad motora, el estado de ánimo, la motivación, el hambre y la saciedad, así como la regulación de la economía de la energía.

2 13.535 vistas

El Cannabis, nuestra mejor planta amiga.

La información sobre los efectos beneficiosos del cannabis como medicina esta creciendo, dando prueba de los efectos de cannabis y mostrando que esta planta (prohibida) tiene una fuerte influencia en el cuerpo humano. Es muy excepcional que una planta puede afectar a muchas partes diferentes de nuestro cuerpo y mente. ¿Pero cómo es esto posible? ¿Cómo puede ser que sea tan amplio? Y ¿cómo puede ser tan poderosa y al mismo tiempo ser tan segura?

La búsqueda de las respuestas a estas preguntas han llevado al descubrimiento y por consiguiente, detallar el sistema endocannabinoide. Este sistema es el centro fisiológico del cuerpo humano.

El sistema endocannabinoide fue descubierto en 1990, por Miles Herkenham y está siendo considerado uno de los descubrimientos médicos más importantes desde las técnicas quirúrgicas estériles y los antibióticos.

El sistema endocannabinoide es un sistema de monitoreo de toda nuestra fisiología, siendo mucho mas seguro gracias a los últimos años de investigación con esta sustancia única.

La forma en que se regula y modula la homeostasis (la estabilización de nuestra condición interna) es muy distinta y fascinante. El sistema endocannabinoide tiene un función importante en contra de los muchos defectos en el cuerpo humano, y se asegura de que nuestro cuerpo funcione normalmente.

El sistema endocannabinoide se remonta a más de 600 millones de años, el mismo sistema se encuentra en muchos diversos organismos, desde una perspectiva evolutiva. Además de los seres humanos y otros mamíferos, los animales como peces, erizos de mar y moluscos tienen un sistema endocannabinoide ‘incorporado’.

Incluso hay una teoría de que el hombre y la planta de cannabis son socios evolutivos.

La simbiosis compleja entre el hombre y la planta del cannabis es directa en un vínculo indisoluble y co-evolución. Prueba de esta conexión son excavaciones de tumbas antiguas, que datan de 4000 años, en las cuales los restos de cannabis fueron hallados al lado de los cadáveres descubiertos.

La planta del cannabis y los seres humanos también pueden existir el uno sin el otro, y si se pierde uno de los dos, esto no significa el final de la otra especie. Las abejas y las distintas especies de plantas específicas sería el mismo caso.

A pesar de que la teoría de co-evolución no esta confirmada, sigue siendo un hecho que la humanidad y la planta de cannabis hayan evolucionado una junto a la otra, el uso de la planta con fines medicinales se remonta a miles de años.

El sistema endocannabinoide.

images (2)El sistema endocannabinoide o nuestro “sistema congénito cannabis” es uno de los más extensos sistemas metabólicos de nuestro cuerpo. Al momento los cannabinoides exógenos tales como el derivato de cannabis entran el cuerpo, influyen positivamente en varios varios procesos en el cuerpo. Podríamos considerar que el sistema endocannabinoide como uno de los principales centros de mando y control del cuerpo humano. Este sistema permite al metabolismo adaptarse y responder a las condiciones cambiantes en el cuerpo.

Este sistema de comunicación interno refinado, presente en cada cuerpo, es tan impresionante debido a los receptores de los cannabinoides, que pertenecen al grupo de receptores acoplados a la proteína G (G-receptores acoplados a proteína), que actúan directo en todos los aspectos del cuerpo humano .
Los receptores cannabinoides se encuentran en mayores cantidades que cualquiera de los otros sistemas receptores distribuidos por todo el cuerpo.

Hay diferentes tipos de receptores de cannabinoides, los dos receptores principales son los receptores CB1 y CB2. El receptor CB1 se encuentra principalmente en el sistema nervioso, el tejido conjuntivo, testículos, glándulas y órganos, mientras que el receptor CB2 está presente predominantemente en nuestro sistema inmune y otras estructuras asociadas.

Muchos tejidos contienen una combinación de ambos receptores y los investigadores suponen que en realidad no tomaran mucho tiempo antes de que se pueda descubrir un tercer receptor de cannaboides.
Los endocannabinoides y fitocannabinoides.

Los endocannabinoides son moléculas de cannabis producidos por el propio organismo con el fin de estimular los receptores cannabinoides. Los endocannabinoides se producen y secretan por las células nerviosas, y son derivados de los ácidos grasos de la familia de los eicosanoides. Por ejemplo, esto incluye los ácidos grasos omega-3. Los dos más conocidos son los endocannabinoides anandamida y 2-araquidonoilglicerol (2-AG).

Debido a que los endocannabinoides se sintetizan y se entregan por las neuronas , también funcionan como neurotransmisores. Sin embargo, ellos se diferencian de otros neurotransmisores, en dos aspectos fundamentales. Ellos trabajan como mensajeros inversos y no se acumulan en las vesículas sinápticas.

Los fitocannabinoides son sustancias similares a los endocannabinoides, pero sólo están presentes en las plantas, no en el mismo cuerpo. Debido a que son tan similares a nuestros propios cannabinoides son capaces de estimular el sistema cannabis de nuestro cuerpo.

La mayoría de fitocannabinoides están siendo aislados de la planta de cannabis, pero otras plantas como la echinacea purpurea, contiene sólo fitocannabinoides  no-psicoactivos.

El CBD y el THC son los dos cannabinoides más famosos de las plantas naturales.

Los seres humanos utilizan plantas que contienen fitocannabinoides por sus propias propiedades para la salud y curación. Los cannabinoides en los seres humanos y plantas funcionan también como un antioxidante.

Además de el THC y el CBD, el cannabis contiene más de 80 fitocannabinoides, como el CBN, CBG y CBC siendo las sustancias más importantes presentes, además de los terpenos y flavonoides.
El cannabis ha sido utilizado y proscrito debido a sus propiedades psicoactivas de la substancia THC (tetrahidrocannabinol) en la planta.

La presencia y los beneficios del CBD, una sustancia no psicoactivo del cannabis durante mucho tiempo, ha sido subestimada en muchas décadas. Hoy, sin embargo, el CBD, o, los cannabinoides son un tema tópico en la prensa y se permite su consumo de esta sustancia beneficiosa.
Al leer esto articulo usted sabrá que el sistema endocannabinoide es esencial para la buena salud.

vitrovit-cbx-lamarihuanaLos fitocannabinoides ayudan a sobrevivir en un entorno cambiante y anti-natural de hoy en dia. La suplementación con fitocannabinoides es una manera efectiva de estimular este sistema prehistórico que tenemos todos dentro el cuerpo, y para aumentar nuestra vitalidad.

Las dosis bajas de fitocannabinoides garantizan que el cuerpo en sí produzca más endocannabinoides y aumente la densidad de los receptores de cannabinoides. Además de este aumento de la densidad de los receptores que tiene el cuerpo, los más sensibles de los fitocannabinoides y sus numerosos beneficios entran el sistema de uno.

Las dosis bajas, pero frecuentes se recomiendan para uso general, pero un paciente puede ajustar sus dosis en situaciones individuales. Un extracto de cannabis rico en fitocannabinoides funciona como un tónico para el cuerpo. El poder del extracto de cannabis natural está en la complejidad y diversidad de los fitocannabinoides y en los co-factores. Esta sinergia no puede ser superada por los derivados sintéticos.

La falta de cannabinoides: Deficiencia EndoCannabinoide Clínica (CEDC)

Debido a que muchas personas se benefician del uso de cannabis para diversas indicaciones y condiciones, se propuso, en el 2004, de que esto podría ser debido a la falta sistemática de los endocannabinoides. Esto puede ser causado por las cambiantes influencias ambientales yl os efectos en nuestro estado de salud actual. Además, el estilo de vida moderno, con una gran abundancia de alimentos poco saludables y la falta de ejercicio físico provoca las causas de tal deficiencia.

Después de leer la información anterior, es lógico que habrá consecuencias si el sistema endocannabinoide, que está tan profundamente arraigado en el cuerpo humano, no está suficientemente estimulado. Las deficiencias pueden manifestarse de muchas maneras diferentes. Los fitocannabinoides como complemento en concentraciones bajas pueden llevar a cabo una mejora fisiológica y más vitalidad. La ventaja de la ingestión de fitocannabinoides en nuestro cuerpo para estimular nuestro sistema cannabinoide es un efecto rápido después de la ingestión.

Hoy en día, una deficiencia de cannabinoides es un fenómeno ampliamente reconocido, y los fitocannabinoides se han convertido en nutrientes esenciales.

La mayoría de las personas no son conscientes ni están informados sobre las deficiencias que se pueden producir en su sistema endocannabinoide, y mucho menos sabe la gente que el FitoCBD puede tener un valor añadido para ellos y su salud.

CECD ya está asociada a muchas enfermedades comunes, como la fibromialgia, migraña, reumatismo y artritis, que apunta a una deficiencia de cannabinoides como la causa de estos trastornos. Universidades e investigadores de todo el mundo están intentando establecer el vínculo entre la falta de cannabinoides en estas y muchas otras enfermedades y defectos.

5a0134a1d6dc0ece8d3e8c54a73acfc264cf18d5_12176181_10205147960798941_445596444_oUsted no debes esperar a que aparezcan un día los trastornos físicos causados por una falta de los cannabinoides.

El CBD o los cannabinoides estimulan el sistema inmunológico, reducen la inflamación, tienen propiedades antibacterianas, son neuroprotectores, es un relajante y calmante, y después de investigaciones, se ha comprobado que es la mejor cura para la fibromialgia. Los resultados con las personas que sufren de epilepsia son increíbles, el CBD reduce los espasmos con EM, y así sucesivamente.

El aceite de CBD (extracto de cáñamo) debe extraerse de cáñamo cultivado sin pesticidas y herbicidas.

Los fitocannabinoides son un componente no psicoactivo de cannabis, usted no se sentirá “colocado”o apedreado después de usarlo, incluso en dosis más altas.

0 554 vistas

La fibrosis quística (FQ), también conocida como mucoviscidosis, es un trastorno genético que afecta a los pulmones y a otros órganos. Los síntomas incluyen dificultad para respirar y tos con esputo como resultado de infecciones pulmonares. Actualmente, se considera la posibilidad de que la enfermedad se deba a un sistema endocannabinoide disfuncional.

La pérdida de grasa, la FQ y el sistema EC

CF-1-250x229
Los pacientes con FQ presentan una función pulmonar reducida y una producción excesiva de moco (© Liverpoolhls)

La fibrosis quística (FQ) se asocia con el metabolismo anormal de los lípidos, y la pérdida de grasa progresiva es un síntoma común de la enfermedad. En la FQ, los pulmones y el páncreas son los órganos más afectados, lo que resulta en un daño pulmonar progresivo e insuficiencia pancreática.

Debido al proceso de la enfermedad, los pacientes con FQ necesitan consumir un número mucho mayor de calorías que el recomendado para otras personas. El objetivo nutricional para los pacientes con FQ es lograr un crecimiento y desarrollo normales y, una vez que se alcanza el potencial genético, mantener un buen estado nutricional durante toda la vida. La pruebas han demostrado que la función pulmonar está estrechamente relacionada con el estado nutricional en la FQ y que el estado nutricional es un indicador independiente de supervivencia.

La mayoría de los pacientes con FQ llevan una dieta alta en calorías para ayudar a lograr un crecimiento y desarrollo normales, y mantener una buena función pulmonar. La ingesta calórica inadecuada en la FQ puede conducir a la desnutrición y posterior pérdida de grasa. La desnutrición en la FQ requiere tener en cuenta, de forma minuciosa, la historia multidisciplinar, el examen físico, y la evaluación global del paciente/familia. Sólo mediante la determinación de la causa real de la malnutrición pueden utilizarse terapias apropiadas y seguras para su tratamiento.

Aunque los estimulantes del apetito resultan eficaces en el tratamiento de la desnutrición en la FQ, sólo deben recetarse si la menor ingesta de alimentos, consecuencia del apetito inadecuado, es la causa principal de la desnutrición y si todos los demás factores que contribuyen han sido evaluados, excluidos o tratados. Si se demuestra que ese es el caso, el tratamiento con THC podría representar una opción ideal, ya que estimula el apetito y al mismo tiempo ayuda, potencialmente, a controlar muchos de los otros síntomas de la FQ.

Disfunción EC pre/posnatal y FQ

Los medicamentos convencionales no mejoran mucho los síntomas de la FQ (© Frankieleon)
Los medicamentos convencionales no mejoran mucho los síntomas de la FQ (© Frankieleon)

La disfunción del SEC durante los primeros años de vida puede explicar muchos de los síntomas de la FQ. Mientras que la enfermedad es genética por naturaleza, los genes en cuestión parecen estar implicados en el funcionamiento del sistema EC, aunque aún queda mucho trabajo por hacer antes de que estas implicaciones se entiendan completamente.

La investigación reciente sugiere que los endocannabinoides y sus receptores cannabinoides tienen una gran influencia durante el desarrollo pre y postnatal. En primer lugar, el embrión presenta altos niveles del endocannaboide anandamida y de receptores cannabinoides antes de la implantación y en el útero, mientras que, para la implantación embrionaria, resulta imprescindible una reducción temporal de los niveles de anandamida.

En las mujeres, se ha descrito la existencia de una relación inversa entre la amida hidrolasa de ácidos grasos (la enzima responsable de la degradación de la anandamida) en linfocitos humanos y el aborto involuntario.

En segundo lugar, los receptores CB1 muestran una presencia transitoria en áreas de materia blanca del sistema nervioso pre y postnatal, lo que sugiere que los receptores CB1 juegan algún papel en el desarrollo cerebral.

En tercer lugar, se han detectado endocannabinoides en la leche materna y la activación de los receptores CB1 parece resultar fundamental para que los ratones recién nacidos succionen la leche, supuestamente, activando la musculatura oral motor.

En cuarto lugar, la anandamida tiene propiedades neuroprotectoras en el cerebro postnatal en desarrollo. Por último, la exposición prenatal al componente activo de la marihuana (Δ9-tetrahidrocannabinol) o a la anandamida afecta a las funciones prefrontales corticales, funciones de la memoria y motoras, y a las conductas adictivas, lo que sugiere que el sistema endocannabinoide de receptores CB1 juega un papel en las estructuras cerebrales que controlan estas funciones.

Observaciones posteriores sugieren que los niños pueden ser menos propensos a los efectos secundarios psicoactivos del Δ9-tetrahidrocannabinol o de los endocannabinoides que los adultos. Las implicaciones clínicas de estos nuevos avances son de gran alcance y sugieren un futuro prometedor para los cannabinoides en la medicina pediátrica de enfermedades que incluyen el “retraso del crecimiento no orgánico” y la fibrosis quística.

Cómo administrar THC a niños en situación de riesgo puede reducir la posibilidad de desarrollar FQ
Se ha recopilado una cantidad sustancial de datos con respecto a la base molecular de la patogénesis de la fibrosis quística (FQ), mientras que la influencia de las alteraciones bioquímicas en los procesos cerebrales ha recibido mucha menos atención.

En un estudio reciente, se han analizado algunos parámetros de comportamiento, como la actividad motora y el nivel de ansiedad, en un modelo de ratón con FQ, partiendo del supuesto de que el funcionamiento del sistema endocannabinoide podría verse afectado en la FQ (los endocannabinoides son derivados de los ácidos grasos, y la deficiencia de ácidos grasos se considera un factor importante en la etiología de la FQ).

Se ha sugerido que el tratamiento crónico con agonistas de los receptores cannabinoides durante la infancia podría equilibrar los niveles de cannabinoides y prevenir alteraciones del comportamiento relacionadas con la FQ. Se estudiaron tanto la actividad motora como el nivel de ansiedad en ratones naïve adultos con FQ (ratones con deficiencia en CFTR) y se compararon con ratones de tipo silvestre y ratones con FQ tratados crónicamente con Δ9-tetrahidrocannabinol (Δ9-THC. agonista de los receptores endocannabinoides) durante la infancia (de 7 a 28 días).

La actividad motora se comprobó en la tétrada, y el nivel de ansiedad en el laberinto plus, un mes después de la interrupción del tratamiento. Se encontraron con una disminución de la actividad motora y un elevado nivel de ansiedad en los ratones naïve adultos con FQ en comparación con los ratones de tipo silvestre. Los ratones con FQ tratados con THC en la infancia presentaron niveles normales de actividad motora y de ansiedad en la edad adulta.

La alteración de la función motora y los elevados niveles de ansiedad en la FQ pueden resultar de la falta de canales CFTR en las neuronas y de la actividad alterada de diversas áreas del cerebro, además de derivarse y estar mediados por la deficiencia de ácidos grasos, niveles alterados de endocannabinoides y sus receptores. Se puede sugerir que el tratamiento crónico durante la infancia restablece la función endocannabinoide y, por lo tanto, previene las alteraciones del comportamiento.

El consumo de cannabis de los enfermos de FQ

Los pacientes con FQ tienen malos resultados en el medidor de flujo espiratorio
Los pacientes con FQ tienen malos resultados en el medidor de flujo espiratorio

Aunque el consumo de sustancias en pacientes con FQ es menor que en la población general, se sigue consumiendo cannabis con relativa frecuencia. De hecho, algunos trabajos han observado una frecuencia de hasta el 60% (que es, de hecho, mucho más alta que el consumo dentro de la población general, pero es probable que esta cifra sea un tanto exagerada).

Tras realizarse un análisis de los estudios existentes en 2001, se afirmó que no ha habido “ningún estudio a largo plazo que analice el consumo de marihuana en la población con FQ, aunque varios trabajos han observado una prevalencia inquietante de hasta un 60%. Algunos pacientes pueden beneficiarse de un efecto bronco-dilatador transitorio (sic.) al fumar marihuana, pero este beneficio es de muy corta duración y los pacientes deben ser conscientes del daño a largo plazo tanto de los productos del tabaco como de los metabolitos de la marihuana”. Uno de los primeros estudios reveló que el cannabis “a menudo agrava los síntomas pulmonares crónicos, aunque algunos pacientes ha informado de un alivio transitorio durante el consumo”.

Por supuesto, este análisis presupone que el cannabis se fuma con tabaco, y analiza, específicamente, los peligros de fumar cannabis en lugar de otras formas de consumo. Además, los estudios más recientes han sugerido que los riesgos para la salud de fumar cannabis son mucho menores que los de fumar tabaco. No está claro si fumar cannabis por sí solo podría resultar beneficioso para los enfermos de FQ de una manera similar al alivio que, de forma anecdótica, describen innumerables enfermos de asma. Sin embargo, puede ser recomendable que los pacientes existentes opten por un método de consumo que conlleve un menor potencial de irritación del tejido pulmonar.

Implicaciones para la salud
Queda mucha investigación por hacer antes de que hayamos adquirido una comprensión completa de las complejidades del sistema endocannabinoide, su importancia para el desarrollo humano, y su relación con muchas enfermedades, que antes se consideraban inexplicables, como la fibrosis quística. Sin embargo, la investigación inicial sobre la importancia de los agonistas de los receptores cannabinoides como el THC es muy prometedora y, sin duda, servirá de base para futuros tratamientos específicos.

Por Seshata

0 415 vistas

Os dejamos el trailer de este documental producido por La Fundación CANNA sobre este gran científico y su gran legado. En breve podremos verlo en su totalidad.

En 1964, el Profesor israelí Raphael Mechoulam y su grupo de investigación lograron aislar, por primera vez, el tetrahidrocannabinol, o THC, el ingrediente psicoactivo del cannabis. El año pasado se celebró el 50 aniversario de ese momento tan especial en la historia del cannabis.

Más información sobre Raphael Mechoulam

0 407 vistas

Al leer sobre cannabinoides, es posible que hayamos leído a través de algunos recursos insinuantes que algunos compuestos que no son del cannabis funcionan tan bien como los cannabinoides que emulan. No tan rápido, vamos a bucear en los compuestos que imitan a los cannabinoides para ver comparativamente si afectan al sistema endocannabinoide, o ECS.

¿Estos polifenoles de plantas afectan el sistema endocannabinoide?

Trans-resveratrol, el ingrediente activo de la piel de la uva, el vino tinto y varias bayas

La curcumina, el ingrediente activo de la cúrcuma

Epigalocatequina-3-O-galato (EGCG), el ingrediente activo del té verde

Lo que pasa es que, además de tener beneficios notables para la salud como antiinflamatorio, antioxidante, cardioprotector y propiedades neuroprotectoras, estos polifenoles de plantas afectan a la ECS, pero ¿qué significa eso?

De hecho, los investigadores han demostrado que bajo ciertas condiciones experimentales, pueden inhibir las enzimas que descomponen los endocannabinoides, interactuar con los receptores de los cannabinoides e influir en la disponibilidad de ciertos precursores de fosfolípidos utilizados para sintetizar los endocannabinoides (Gertsch et al 2010.):

-De origen natural derivados de ácidos grasos tales como los del Theobroma (árbol del cacao) y la Echinacea

-Los terpenos como el β-cariofileno, pristimerina, y euphol

-Los polifenoles tales como el trans-resveratrol, curcumina, y 7-hidroxiflavona.

Sin embargo, aunque es tentador afirmar que estos efectos sobre el ECS son directamente responsables de los beneficios para la salud de estos compuestos, esta conclusión es especulativa y prematura. En otras palabras, pisemos el freno por un minuto.

¿Hay beneficios de pérdida de peso en los polifenoles?

Por ejemplo, un estudio inicial informó de que los polifenoles trans-resveratrol, curcumina, y epigalocatequina-3-O-galato (que se encuentra en las variedades de hojas de té) eran todos capaces de unirse (aunque débilmente) con el receptor humano CB1 (Seely et al . 2009). Estos compuestos también han mostrado beneficios en la pérdida de peso sustancial en ratones, similares a los efectos del receptor CB1 rimonabant agonista inverso. ¿Qué significa todo eso?

Un agonista inverso es un agente que se une al mismo receptor como un agonista pero activa una respuesta farmacológica contraria. El Rimonabant es un agonista inverso para el receptor de cannabinoides CB1, y su efecto principal es reducir el apetito. El hecho de que un compuesto natural tenga “afinidad de unión” a los receptores CB1 o CB2 no significa necesariamente que la unión sea funcional o biológicamente relevante.

En otras palabras, dado lo que sabemos sobre los efectos de pérdida de peso que parecía tener los tres polifenoles en ratones, su débil interacción con los receptores CB es poco probable que jueguen un papel directo. De hecho, las afinidades de unión y la señalización parecen ser muy marginales en el mejor de los casos.

¿Que Significa Todo Esto?

Una explicación mucho más plausible es que estos compuestos promueven cambios en la sensibilidad a la insulina / de señalización, metabolismo de los carbohidratos y la grasa en el hígado y músculo, e incluso el microbioma (es decir, los organismos que residen en el tracto gastrointestinal) que favorece la pérdida de peso. Dicho esto, cada uno de estos mecanismos fisiológicos y vías tienden a superponerse o cruzarse con muchos efectos observados de la ECS (es decir, las alteraciones en la energía de todo el cuerpo / la homeostasis de calorías, glucosa / metabolismo de los lípidos, el hambre / saciedad).

Al final cruzando la acción de duplicidad o los resultados fenotípicos redundantes no necesariamente significa la misma vía bioquímica o molecular que se utiliza como mecanismo real por el cual un compuesto “mágico funciona en el vientre”…aunque es divertido especular

0 504 vistas

Estudio/Investigación.- Un estudio reciente publicado por la Revista Europea de Medicina Nuclear e Imagen Molecular , ha encontrado evidencia que sugiere que un sistema endocannabinoide disfuncional puede conducir a trastornos de la alimentación como la anorexia nerviosa. Estos resultados indican que el cannabis puede ser un tratamiento efectivo para estos tipos de trastornos, ya que, naturalmente, activa y cura los receptores cannabinoides de nuestro cuerpo.

“Varias líneas de evidencia implican un disfuncional sistema endocannabinoide (ECS) en los trastornos alimentarios”, dijo Cindy Casteels, autora principal del estudio. Los investigadores usaron “tomografía por emisión de positrones de pequeños animales” e investigaron “por primera vez, los cambios cerebrales en cannabinoides tipo 1 (CB1) en comparación con las condiciones de control del motor y referente a la alimentación por separado y en comparación con las variables de tales comportamiento.”.

“Estos datos apuntan a una perturbación transitoria generalizada en la transmisión de datos endocannabinoide (para las personas con anorexia), específicamente por los receptores CB1”, concluyen los investigadores.

El estudio se llevó a cabo en la División de Medicina Nuclear en el Hospital Universitario y KU Leuve en Bélgica.

Fuente TheJointBlog

0 430 vistas

El SEC (siglas en español) es una sofisticada red de neuromoduladores (llamados cannabinoides endógenos), sus receptores (CB1 y CB2) y las vías de señalización ayudan a mantener la homeostasis en el cuerpo humano. El SEC, se cree que es el mayor sistema de receptores en el cuerpo humano, se encuentra en el cerebro, los órganos, el tejido conectivo, los huesos, el tejido adiposo y los sistemas nervioso e inmunológico.

El SEC regula procesos internos tales como el movimiento, el humor, la memoria, el apetito y el dolor. Dado que desempeña una función reguladora importante en el cuerpo, el SEC también desempeña un papel en la gestión de una variedad de síntomas o estados de enfermedad subyacentes. Claramente, un buen funcionamiento del sistema endocannabinoide es esencial para nuestra salud y bienestar.

Los pacientes experimentan los efectos del cannabis debido a que sus compuestos se unen y activan pequeños receptores moleculares codificados por nuestros genes. Estos receptores cannabinoides de captura, conocidos como receptores de cannabinoides, son proteínas que se expresan en la superficie de las células. Los receptores pueden ser pensados ​​como cerraduras, a las cuales un producto químico correspondiente (natural o sintético) se conformará como una llave, si tiene la estructura apropiada para conformarse a él.

Existen muchas células y tipos de tejidos diferentes en nuestro cuerpo que expresan estos receptores cannabinoides y son responsables de la diversidad de los efectos del cannabis.

Vídeo que te explica el sistema endocannabinoide del cuerpo humano

0 1.599 vistas

Un breve pero muy interesante vídeo realizado por la Fundación CANNA que no te puedes perder y que nos cuenta la gran importancia de los cannabinoides y de nuestro sistema cannabinoide.

“El sistema endocannabinoide es uno de los grandes desconocidos de la biología de nuestro organismo. Básicamente, se trata de un sistema de neurotransmisión, aunque es mucho más que eso, ya que se encuentra en otros órganos y tejidos del cuerpo, y no exclusivamente en el cerebro.”

“En Fundación CANNA hemos elaborado un vídeo para ayudarte a comprender por fin, de manera sencilla, qué es y qué supone para nuestro funcionamiento interno. También mostramos cómo los cannabinoides que se encuentran en la planta del Cannabis se conectan y encajan perfectamente con nuestro sistema interno.” Fundación CANNA

0 1.570 vistas

Los endocannabinoides para tener buena salud

Hay un vínculo entre el déficit del sistema endocannabinoide y nuestra condición física. Las investigaciones sugieren que el cannabis es naturalmente rico en cannabinoides y tiene potencial terapéutico , siendo muy útil en el tratamiento de la migraña, fibromialgia y el síndrome de intestino irritable entre otros. El Dr. Titus “CEO de Medical Marijuana Inc.” escribió un artículo, presentando la marihuana como un gran complemento para nuestro sistema endocannabinoide y describe su efecto como beneficioso para el mantenimiento de una salud óptima.

Construcción y operación del sistema endocannabinoide

El sistema endocannabinoide se compone de receptores celulares, enzimas y endocannabinoides, que son los responsables de la regulación de varias funciones , como la función inmune, el estado de ánimo y el sueño. Los endocannabinoides producidos de forma natural por el cuerpo humano reaccionan como receptores CB1 y CB2, que se traduce en el mantenimiento de la homeostasis, que es el mantenimiento de un ambiente interno estable, a pesar de los cambios en el ambiente externo. Más información aquí.

Los efectos de la deficiencia de endocannabinoides en el cuerpo

La pérdida de neurotransmisores está fuertemente ligada a la enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y la depresión. Los científicos propusieron primero la teoría de la deficiencia clínica endocannabinoide en el 2001 y se encontró que el déficit puede ser la razón de la aparición de ciertos trastornos. En el caso de una cantidad reducida de endocannabinoides en el cuerpo, se reduce el umbral de dolor y existen problemas con el estado de ánimo, el sueño y la digestión. Estas deficiencias pueden ser congénitas o adquiridas en el curso de la enfermedad. Las enfermedades que también pueden estar asociadas con una deficiencia de endocannabinoides es la fibrosis quística, sensación de dolor del miembro fantasma, trastorno bipolar, trastorno de estrés post traumático, así como varias otras enfermedades.

Curiosamente, la investigación reciente sugiere que la deficiencia de los endocannabinoides puede ser la causa de los trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia. Los investigadores encontraron déficits en la reducción de los niveles de endocannabinoides o la función del receptor CB1 en el cerebro en las mujeres con anorexia.  La disponibilidad CB1R fue mayor en la región del cerebro llamada la ínsula, entre las mujeres con anorexia y la bulimia. La insula “es una región del cuerpo que integra la percepción de la información del sabor, las emociones, el sistema de recompensa y las funciones que causan perturbaciones en este grupo de pacientes,” explicó el Dr. Koen Van Laere, autor principal del estudio. Aquí sobre este estudio.

0 1.384 vistas

Endocannabinoides. El cuerpo humano se beneficia de su propia red de cannabinoides, llamada sistema     endocannabinoide. Sobre todo si tenemos en cuenta el increíblemente gran tabú en torno a la planta de cannabis y su consumo, se ha profundizado de forma diversa en el tema general de los cannabinoides producidos de forma natural por el cuerpo humano.

El tema de los endocannabinoides y el desarrollo también se ha alimentado, a pesar de mantener ampliamente un perfil bajo. Y tal vez con “razón”; ¿qué tendrían que decir los legisladores sobre que los cannabinoides son en gran parte responsables de algunos de los primeros intentos de supervivencia de los embriones humanos?

 

Endocannabinoides: breve resumen de los conceptos básicos

Los receptores cannabinoides (CB) están presentes en numerosos lugares de todo el cuerpo humano. Por un lado, los receptores CB1 se encuentran en muchos tejidos neuronales y no neurales, en particular en el cerebro, en el sistema nervioso, sistema digestivo, sistema reproductivo, tejidos conectivos, y en las glándulas. Por otra parte, los receptores CB2 se pueden encontrar en el tejido no neuronal, por ejemplo en el sistema inmunológico. Los beneficios aportados por estos receptores cannabinoides y sus cannabinoides asignados son variados, pero se centran en un único objetivo: la homeostasis, es decir, la capacidad de un organismo para regular su medio interno con el fin de adaptarse a los parámetros externos.

Por ejemplo …
Se sabe que los receptores CB1 son el objetivo del famoso cannabinoide THC, pero otros cannabinoides y endocannabinoides también colaboran con los receptores CB1, como la anandamida.
El CBD, otro cannabinoide muy popular famoso por sus múltiples propiedades terapéuticas, interactúa con los receptores CB1 y CB2.

Endocannabinoides y desarrollo: la implantación embrionaria

Los endocannabinoides se detectan en el cuerpo humano muy pronto, antes de que dicho cuerpo humano esté completamente formado en el útero. De hecho, ambos receptores CB1 y CB2 están presentes a partir de las primeras etapas de la gestación, sobre todo durante el proceso de implantación del embrión – es decir, cuando el propio embrión “se adhiere” con éxito a la pared uterina de la madre/madre sustituta.

La implantación del embrión tiene lugar de 6 a 12 días después de la ovulación. La madre empieza a proporcionar oxígeno y nutrientes al embrión con el fin de permitir que crezca. Durante ese tiempo, el útero suele registrar altos niveles de anandamida, y requiere una reducción muy específica y muy localizada de los niveles de anandamida para que el proceso de implantación tenga éxito, es decir, exclusivamente en la ubicación en la que el embrión se adhiera. [1]

Debido a su relación con la anandamida, los receptores CB1 se encuentran en el centro de este proceso. En caso de que el proceso de implantación sea deficiente, es decir, que el sistema endocannabinoide no esté cumpliendo con su función, el embrión no lograría sobrevivir, por lo que el endocannabinoide anandamida no sólo es importante para el crecimiento en las primeras etapas de la gestación, sino que también es de vital importancia para la supervivencia final del embrión.

¿Qué significa?
El proceso de implantación del embrión se entiende de una manera muy limitada. En concreto, las numerosas razones por las que la implantación del embrión puede fallar no siempre se pueden explicar.
Estudiar más a fondo la anandamida y sus efectos cuando se le administra al cuerpo humano a partir de fuentes externas podría resultar de utilidad en el tema general de la infertilidad.
Además, utilizar de forma más democrática estos conocimientos también podría mejorar las probabilidades con respecto a la fertilización in vitro; uno de los principales obstáculos de este tipo de procedimientos es cuando el óvulo no se implanta en el útero de la madre.

Embryo-in-utero

Endocannabinoides y desarrollo: la primera conexión neuronal post-natal

Desarrollo neuronal

Otros estudios sobre las funcionalidades gestionadas por los receptores CB1 en el cerebro han demostrado que estos receptores están presentes en las áreas que están desiertas una vez que el cuerpo alcanza un estado adulto.
De hecho, los receptores CB1 no sólo se encuentran en el córtex cerebral y elhipocampo, que son áreas en las que se sabe estos receptores están activos en los seres humanos adultos, sino que en el caso de los cerebros en desarrollo, también en la sustancia blanca, sobre todo en la cápsula interna y en la pirámide bulbar, así como en la zona subventricular.
En otras palabras, se cree que los receptores CB1 juegan un papel más importante en las primeras fases de desarrollo del cerebro humano. Posteriormente, el cuerpo humano adulto hace caso omiso de los receptores una vez que se ha completado esta parte específica del proceso de desarrollo neuronal.
En un intento por detectar el mismo proceso en otras especies, se han realizado estudios sobre el desarrollo del cerebro en animales que también han demostrado la presencia de receptores CB1 hasta el día postnatal 5 en las áreas de la sustancia blanca tales como el cuerpo calloso, y, en la comisura anterior, que a su vez conecta los dos hemisferios del cerebro. [2] [3]

Ambos resultados demuestran una presencia transitoria de receptores cannabinoides en varias regiones del cerebro en desarrollo, coincidiendo con la teoría de que los endocannabinoides desempeñan una función en el desarrollo del cerebro.

¿Qué significa?
Por desgracia, los estudios realizados sobre el tema de los endocannabinoides y el desarrollo, sobre todo relacionados directamente con el cerebro humano, están demasiado centrados en los conceptos básicos de este descubrimiento como para poner en marcha cualquier tipo de aplicación concreta. Se podría teorizar que tal vez, algún día, podrían detectarse ciertas enfermedades congénitas que afectan al sistema nervioso (como la parálisis cerebral), y posiblemente tratarse antes de su aparición.

Propiedades neuroprotectoras

Los endocannabinoides también parecen influir en la pérdida neuronal inducida por un traumatismo durante un corto periodo de tiempo después de nacer.
Los experimentos llevados a cabo tras el nacimiento en animales han demostrado que el traumatismo de orígenes externos responsable de provocar una pérdida neuronal podría verse afectado por las acciones protectoras de un compuesto sintético que imita al THC. En estos casos, la ingesta de THC evitó la neurotoxicidad tanto de efecto inmediato como retardado como resultado del trauma.
El estudio más profundo de este proceso ha demostrado que dependiendo de la edad exacta del sujeto, los resultados podrían variar; parece ser que las propiedades neuroprotectoras proporcionadas por los receptores CB1 están activas sólo durante un período corto y crítico después de nacer. [2] [4]

Las observaciones basadas en este experimento, y otros similares, han demostrado que se produce un importante aumento de los niveles del endocannabinoide anandamida tras un traumatismo craneal. La hipótesis es que la anandamida, que interactúa con los receptores CB1, podría estar actuando como un neuroprotector endógeno.

¿Qué significa?
Es evidente que el cuerpo de los mamíferos ya tiene una forma de defenderse de ciertos peligros que pueden ocurrir después de nacer. Sin ningún tipo de desencadenante que no sea un traumatismo en sí, la anandamida protege el cerebro joven de la pérdida neuronal. Sin embargo, el componente THC, administrado externamente, podría llegar a ser un importante elemento clave para el tratamiento del traumatismo temprano en recién nacidos. La mayoría de estas fuentes de traumatismo temprano son el resultado de complicaciones en el proceso del parto, por ejemplo, asfixia o paro cardíaco. Sin embargo, debido a la naturaleza psicoactiva del THC, es probable que hiciera falta realizar ciertos ajustes. Digamos, ¿una mezcla de CBD-THC?

human-brain

Endocannabinoides y desarrollo: la respuesta a la lactancia y la lactancia materna

Respuesta a la lactancia y retraso en el desarrollo

La respuesta a la lactancia de un recién nacido, es decir, “la [succión instintiva] de todo lo que toca el paladar, y simula la forma en que un niño come de forma natural“, es un hito crucial en el ciclo de la vida humana. En los casos en que el recién nacido sobrevive a la ausencia de respuesta a la alimentación, puede condicionar desarrollos físicos futuros que pueden llegar hasta la edad adulta, tales como el crecimiento, la relación general con el proceso de alimentación, y sus respectivos subproductos (aumento de peso en relación a la edad, dificultades gastrointestinales, etc.) también puede influir en la relación madre/cuidador y el niño, o proceder de ella.

Los estudios han intentado demostrar que los receptores CB1 son un parámetro importante en la iniciación de la respuesta a la lactancia en los recién nacidos. Por ejemplo, las pruebas que implican la inyección de un antagonista de los receptores CB1 resultaron en un fracaso en la ingestión de leche, con las muertes eventuales de los sujetos sometidos a prueba unos días más tarde. Tales resultados sólo pudieron observarse cuando el antagonista se administraba durante las 24 horas siguientes al nacimiento, y administrarlo más tarde resultaba en un porcentaje de menor a inexistente de muertes resultantes. El antagonista de los receptores CB1 también provocó hipotermia y la falta de capacidades motoras para alimentarse. Una vez más, parece que el sistema endocannabinoide pone en marcha los mecanismos de supervivencia temporal, sólo para desactivarlos cuando el cuerpo no los necesita. [2]

¿Qué significa?
El retraso en el desarrollo de origen no orgánico, que es un retraso en el desarrollo sin una fuente orgánica conocida, podría estar relacionado con un sistema endocannabinoide deficiente. A pesar de los estudios relacionados que se han realizado hace más de una década, la hipótesis aún no se ha estudiado en más profundidad.

Lactancia materna

El papel de ciertos endocannabinoides en el proceso de alimentación de los lactantes fue reconocido hace más de dos décadas por diversos estudios. Tanto la anandamida como su compañero endocannabinoide 2-araquidonoilglicerol (2-AG) se encuentran en la leche humana y en la leche de vaca, con un nivel de 2-AG diez veces superior al de la anandamida.

Los resultados de las pruebas sugieren que el objetivo de 2-AG en el cerebro es estimular la respuesta a la lactancia, y que la ingesta de leche resultante aumente su niveles, creando en un período de 2 días un patrón de comportamiento de lactancia de leche. En los casos en que se administra un antagonista, la falta de 2-AG derivado de la leche resulta en una falta de desarrollo de este patrón, poniendo en peligro la supervivencia del sujeto lactante. [2]

Por otro lado, se ha demostrado que la anandamida aumenta la ingesta de alimentos. Según los científicos, “los circuitos subyacentes responsables de la eficacia terapéutica de los cannabinoides para estimular el apetito no se conocen todavía, a pesar de que están probablemente relacionados con el hecho de que el receptor CB1, la anandamida y 2-AG están presentes en el hipotálamo, del que se sabe que está relacionado con la alimentación”. [5]

¿Qué significa?
¿Alguna vez has consumido cannabis con fines recreativos, o con fines medicinales? ¿Te ha dado algunas vez unas ganas locas de comer o picar algo? Si es así, has experimentado de primera mano el mecanismo que estimula la lactancia y el apetito, y en general promueve el crecimiento y el desarrollo a lo largo del ciclo de la vida humana.
Por razones que van de la ética a la actual guerra contra las drogas, el tema, muy sensible, de los endocannabinoides y el desarrollo aún no ha alcanzado su punto máximo en lo que se refiere a la proliferación de estudios, por no hablar de ensayos clínicos.
Con suerte, los cambios legislativos recientes se traducirán en una financiación más consecuente de la investigación de los cannabinoides.

¿Te has topado con algún nuevo estudio sobre el tema? ¿Quieres compartir tu experiencia personal con nosotros?
Háblanos de los endocannabinoides y el desarrollo, en la sección de comentarios.

 by Sylent Jay

[1] Dysregulated cannabinoid signalling disrupts uterine receptivity for embryo implantation, 2001, USA, Germany

[2] The endocannabinoid-CB receptor system: Importance for development and in paediatric disease, 2004, Israel

[3] The endogenous cannabinoid system and brain development, 2000, Spain

[4] Cannabinoids: Well-suited candidates for the treatment of perinatal brain Injury, 2013, Spain

[5] Cannabis and endocannabinoid modulators: Therapeutic promises and challenges, 2008, USA

0 5.828 vistas

El sistema endocannabinoide tiene una importancia fundamental para la regulación de los procesos digestivos, incluido el apetito, la salivación, el hambre y la saciedad. Los receptores cannabinoides se encuentran ampliamente distribuidos por todo el sistema digestivo, así como por las regiones del cerebro que se consideran esenciales para el eje cerebro-intestinal.

El sistema endocannabinoide tiene una importancia fundamental para la regulación de los procesos digestivos, incluido el apetito, la salivación, el hambre y la saciedad. Los receptores cannabinoides se encuentran ampliamente distribuidos por todo el sistema digestivo, así como por las regiones del cerebro que se consideran esenciales para el eje cerebro-intestinal.

El sistema endocannabinoide es complejo y muy preciso

El cannabis alivia las náuseas en la mayoría de la gente, pero puede causárselas a otros (Evil Erin)
El cannabis alivia las náuseas en la mayoría de la gente, pero puede causárselas a otros (Evil Erin)

En algunos individuos, introducir cannabinoides adicionales en el, tan preciso, sistema endocannabinoide del tracto gastrointestinal (GI) (el término científico para el sistema digestivo) puede tener efectos positivos. Es especialmente cierto en los individuos que sufren ciertos trastornos gastrointestinales, incluida la enfermedad de Crohn, las enfermedades inflamatorias del intestino (EII) y el síndrome del intestino irritable (SII).

Además, en las personas que carecen de apetito, el cannabis puede ser todo lo que se necesita para inducir un hambre voraz. Puede resultar muy ventajoso en los individuos que sufren enfermedades concretas que afectan al apetito, desde el cáncer a los propios trastornos alimentarios, además de en el caso de individuos sanos que han perdido el apetito a causa del estrés u otros factores.

Por otro lado, en algunos individuos, el efecto producido al introducir cannabinoides adicionales en el tracto GI resulta perjudicial y puede producir una serie de síntomas poco frecuentes e inesperados. Algunos científicos creen que, incluso en casos raros, el cannabis puede causar un síndrome de vómitos agudos conocido como síndrome de hiperémesis cannabinoide, además de causar pancreatitis aguda.

Los efectos positivos del consumo de cannabis en el tracto GI

En múltiples estudios, se ha demostrado que el cannabis puede ser útil en el tratamiento de la enfermedad de Crohn, de la EII, del SII, y de la anorexia y la caquexia (pérdida de apetito y pérdida de masa muscular) relacionadas con el cáncer. Se ha llegado a especular que las tres primeras enfermedades son el resultado de la deficiencia endocannabinoide clínica (CECD), un problema de salud debido al cual el individuo no produce suficientes cannabinoides o receptores cannabinoides, como resultado de problemas de desarrollo en el útero o durante la primera infancia.

En general, se han relacionado a los cannabinoides con la reducción de la inflamación en el tracto GI, y también se sabe que reducen la motilidad intestinal (básicamente, reducen la velocidad a la que la materia pasa a través del intestino grueso) y las secreciones de fluidos causadas por la inflamación, lo que ayuda a aliviar las náuseas y prevenir los vómitos y la diarrea.

¿Cómo estimula el apetito el cannabis?

En los individuos “normales”, la sensación de hambre se genera cuando el estómago se vacía. Se libera una hormona llamada grelina, que estimula el nervio vago del tracto GI y viaja hasta el cerebro por el eje cerebro-intestinal hasta llegar al hipotálamo, donde, de hecho, se originan los ataques de hambre.

El THC, en realidad, activa los receptores de grelina, enviando señales a través del eje cerebro-intestinal a las regiones del cerebro encargadas de emitir la sensación de hambre (en concreto, al hipotálamo) y en última instancia, produce la sensación de hambre, incluso si el estómago no está vacío.

Los efectos negativos del consumo de cannabis en el tracto GI

El hipotálamo es responsable de generar la sensación de hambre
El hipotálamo es responsable de generar la sensación de hambre

Por el contrario, en ocasiones, el consumo de cannabis puede causar problemas digestivos desagradables, y en algunos casos, extremadamente raros, se cree que produce ciertas enfermedades graves y debilitantes. En general, este fenómeno parece afectar a los consumidores crónicos que han consumido cannabis de forma habitual y prolongada durante varios años.

Aunque generalmente el consumo de cannabis se relaciona con la estimulación del apetito, parece que en algunos casos tiene el efecto opuesto y produce náuseas a los usuarios dejándoles incapacitados para comer. Otros síntomas que describen con frecuencia los individuos afectados son dolor abdominal y náuseas, y en ocasiones vómitos. Este efecto se ha descrito de forma amplia y anecdótica en los foros de Internet, aunque no parece que se haya realizado ninguna investigación formal sobre dicha afirmación.

Muchos consumidores habituales de cannabis durante un tiempo prolongado informan de que no son capaces de comer a menos que fumen cannabis. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen y el apetito normal se reanuda aproximadamente una semana después de dejar de consumir. En tales casos, ¿cabe la posibilidad de que el consumo habitual de cannabis esté afectando a la señalización normal de grelina de modo que el individuo termina necesitando el THC para hacer el trabajo de la grelina?

Existe un grupo bastante pequeño, pero más importante, de individuos que afirman quemientras fuman cannabis, son totalmente incapaces de comer o sólo pueden tolerar cantidades de comida más pequeñas de lo normal. Esto parece completamente contradictorio, dado que el THC debería estimular los receptores de grelina y producir la sensación de hambre. Sin embargo, dado el gran número de informes similares, parece ser un fenómeno que merece la pena investigar.

Síndrome de hiperémesis cannabinoide

Este efecto puede estar asociado con el trastorno, poco frecuente, conocido como síndrome de hiperémesis cannabinoide. Se ha informado de que los pocos pacientes que se habrían visto afectados por este síndrome necesitaron tratamiento médico para los vómitos y náuseas agudas después de un periodo de consumo intensivo y prolongado de cannabis, lo que llevó a los autores de los estudios de caso a la conclusión de que el cannabis era la causa del problema.

Aunque polémica y poco estudiada, ahora se dispone de más de dos decenas de informes de casos de esta afección, todos muy consistentes, y en todos está implicado en gran medida el cannabis. El síndrome de hiperémesis cannabinoide provoca vómitos cíclicos, y una necesidad compulsiva de bañarse en un esfuerzo por aliviar las sensaciones de náuseas y la necesidad de vomitar. Una vez más, por lo general, se produce en aquellos que han consumido cannabis muy habitualmente desde hace muchos años.

Aunque la mayoría de los informes de casos no han hecho ningún esfuerzo para explicar el mecanismo subyacente a este efecto secundario, aparentemente paradójico, del consumo excesivo y prolongado de cannabis, por lo menos un estudio ha establecido la hipótesis de que el síndrome puede ocurrir debido al efecto del THC en la motilidad intestinal, que se cree que posiblemente conduce a un retraso del vaciado gástrico.

Pancreatitis aguda inducida por el cannabis

Ducharse compulsivamente es una característica singular del síndrome de hiperémesis cannabinoide (AndYaDontStop)
Ducharse compulsivamente es una característica singular del síndrome de hiperémesis cannabinoide (AndYaDontStop)

Además del síndrome de hiperémesis cannabinoide, actualmente se ha relacionado al cannabis con unos cuantos de casos de pancreatitis aguda, aunque una vez más, la relación es débil, y la mayoría de los informes de casos involucran a personas que además habían sido fumadores crónicos de tabaco durante varios años.

En la actualidad, se dispone de una media docena de informes de individuos que presentaron pancreatitis aguda (inflamación del páncreas), en los que se llegó a la conclusión de que su estado se debía, en última instancia, a un gran consumo de cannabis durante el período previo a la búsqueda de tratamiento. En un caso, se observó al paciente durante varias semanas, y se constató que, con el tiempo, su estado de salud empeoraba cada vez que fumaba cannabis (que le habían llevado los amigos en secreto al hospital).

Por lo tanto, parece que, por lo menos, el cannabis juega un papel, aunque también puede ser que estas personas tengan una afección preexistente que, de alguna manera, es exacerbada por el consumo de cannabis. O puede ser que el efecto dependa de la dosis, o dependa de la actividad de otras moléculas de señalización. De hecho, en un estudio reciente sobre los niveles de anandamida en individuos con pancreatitis, se constató que la anandamida puede reducir, o aumentar, la gravedad de la pancreatitis, dependiendo de si se administraba antes o después de la administración de cerulenina, una hormona del estómago de la también se sabe que influye en la motilidad intestinal y en las secreciones de fluidos.

¿Por qué algunas personas experimentan problemas digestivos con el cannabis?
No está claro por qué algunas personas comunican estos efectos, aparentemente contradictorios, del consumo de cannabis, y no se ha demostrado que el cannabis sea, de hecho, la causa subyacente. Sin embargo, la gran cantidad de informes anecdóticos tiende a dar a entender que el consumo de cannabis está, de alguna manera, relacionado con el fenómeno.

Una posible vía de investigación son otras enfermedades preexistentes que pueden causar problemas digestivos, que pueden exacerbarse con el consumo de cannabis. Por ejemplo, se sabe que el estrés crónico hace que muchas víctimas experimenten pérdida de apetito, y también suele tratarse con cannabis. Muchos informes anecdóticos de consumo habitual de cannabis con la pérdida de apetito también implican a los síntomas de estrés. Además, se sabe que tanto el consumo de cannabis como el estrés crónico pueden alterar la producción y transmisión de la “hormona del hambre”, la grelina.

Más allá de las consideraciones obvias con respecto a la dosis, la consistencia y la duración del consumo de cannabis (y las interacciones y las relaciones, un poco menos obvias, entre los innumerables compuestos intestinales, como la grelina y cerulenina), puede llegar a darse el caso de que las diferencias genéticas entre los individuos determinen la posibilidad de experimentar efectos negativos en la regulación del apetito con el consumo de cannabis. Con frecuencia, una sola mutación de un solo gen puede hacer que un individuo experimente lo contrario de lo que se considera “normal”.

Los posibles efectos negativos del cannabis pueden, a veces, no ser comunicados por los individuos que los experimentan. Puede deberse al temor al juicio o al castigo, sobre todo en las sociedades donde el cannabis sigue siendo ilegal, pero también puede deberse a la tendencia generalizada a tener fe ciega en las propiedades curativas del cannabis y la negación completa de todo lo que va en contra de ese argumento.

Sin embargo, es importante que nos alejamos de esta tendencia, con el fin de presentar una imagen objetiva del verdadero potencial que el cannabis tiene que ofrecer, junto con sus limitaciones y contraindicaciones.

El cannabis realmente tiene numerosas propiedades notables y una amplia aplicación en la medicina, pero es falso afirmar que no existe absolutamente ninguna posibilidad de que cause efectos secundarios desagradables y debilitantes en ningún individuo. Sin embargo, estos efectos secundarios generalmente son leves, y aunque en ocasiones pueden llegar a ser graves, parecen limitarse a una pequeña fracción en comparación con el número total que consumen regularmente sin perjuicio, ya sea por razones recreativas o medicinales.

Por Seshata

2 537 vistas

 

– El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos ha aprobado recientemente el primer estudio clínico para el uso del cannabis para el tratamiento de los veteranos de guerra que regresan y sufren de TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático) – algo de los veterinarios han estado pidiendo a los federales desde hace años.

– Una amplia investigación en animales de laboratorio (ratones) han vinculado los cannabinoides de la marihuana a una enzima que impide la producción de placa en el cerebro – la reducción de uno de los precursores más grandes a la enfermedad de Alzheimer. Los cannabinoides podrían ayudar, o tal vez revertir la pérdida de memoria debido al envejecimiento.

– Las personas que sufren de diversas formas de cáncer pueden dar fe de la eficacia de la marihuana para aliviar los síntomas de la enfermedad y su tratamiento: la mitigación de la pérdida de apetito, de las náuseas y del dolor. Adicionalmente Activos, estudios recientes realizados en España y California también encontraron que el cannabis y sus cannabinoides también pueden inhibir o incluso reducir los tumores de cáncer.

– El Cirujano General de Presidente Obama y corresponsal médico en jefe de la CNN, el Dr. Sanjay Gupta hizo un informe desgarrador el año pasado, enseñando al mundo el caso de Charlotte Fugi , una niña de 5 años de edad que sufre de una forma grave de epilepsia. El sufrimiento de más de 300 ataques a la semana y las incautaciones de Charlotte se redujeron drásticamente cuando se trató con un sencillo elixir de aceite de CBD , un cannabinoide que se encuentra en la marihuana que no puede producir un alto o colocón. Poco después, la Fundación para la Epilepsia se subió a bordo del tren del CDB, y comenzó a pedir una nueva investigación intensificada de los cannabinoides de la marihuana.

– Cannabis salva vidas. Los estudios científicos realizados y publicados en febrero en la revista American Journal of Public Health, profundiza en las tasas de suicidio en los EE.UU. durante más de 17 años, y lo que encontraron era casi chocante. Los Estados que habían legalizado o despenalizado la marihuana, encontraron que su tasa de suicidios entre hombres de 20 a 40 años habían caído en picado – bajando en un 10 por ciento su tasa de suicidios en los estados.

– La investigación indica que hay una fuerte evidencia anecdótica de la experiencia del paciente, que la marihuana y sus ingredientes activos en pequeñas cantidades pueden hacer de analgésicos más eficaces que los opiáceos o incluso hacerlos innecesarios. Potencialmente disminuyen el deseo de lso analgésicos a base de opiáceos o tratare a las personas con una adicción a ellos.

Entonces, ¿qué salió mal? codicia, el miedo, la intolerancia y una lujuria insaciable por el poder se puso de moda, aplastando toda investigación humana del cannabis en los EE.UU., mientras que una lluvia de décadas de miseria, encarcelamientos y la ignorancia después de que Richard Nixon lanzara su “guerra contra las drogas . ”  los federales clasificaron el cannabis como un narcótico Lista 1 … afirmando que no había “ningún uso médico aceptado actualmente”.

La medicina holística y la compasión son condenados, teniendo en algunos de los mayores retos de la salud mundial occidental como el trastorno de estrés postraumático, la enfermedad de Alzheimer, la adicción, el suicidio, el cáncer y la epilepsia – los compuestos de la marihuana potencialmente ofrecen una alternativa de bajo costo por el desfile de las grandes farmacéuticas de sus píldoras costosas … y que no sienta bien a las grandes compañías farmacéuticas de los Estados Unidos.

Si bien es demasiado pronto para declarar que el THC es una cura para el cáncer … o que todo subidón en el cannabinoide CBD curará a los veteranos con TEPT. Los cannabinoides de la planta de la maceta de hoy pueda llegar a ser un día nada menos que un moderno fármaco que ayude a mantener nuestro sistema endocannabinoide en equilibrio y en buen funcionamiento. Tal vez algún día sabremos más acerca de cómo mantener adecuadamente sano el sistema endocannabinoide.. hemos comenzado ese largo y accidentado camino.

Fuente Marijuana