Buscar

upyd - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

2 255 vistas

UPyD ha presentado ya su programa electoral en el que se incluye la despenalización de la marihuana. No es la primera vez que esta fuerza política del parlamento español habla de regular la situación del cannabis en España.

Su actual líder Andrés Herzog, como la anterior Rosa Díez, se han mostrado partidarios de que esta medida este presente en su programa. UpyD es una formación del centro del arco parlamentario y con su nuevo jefe de filas esperan estar otra vez presentes en la nueva legislatura y si es posible superar los datos anteriores.

Así con la presentación del programa electoral, UpyD pasa a ser otro de los partidos políticos que en España aboga por otro tratamiento por parte de estado con el cannabis.

0 205 vistas

El Grupo Parlamentario Unión Progreso y Democracia, a instancia de su portavoz Doña Rosa Díez González y al amparo de lo dispuesto en los artículo 193 y siguientes del vigente Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente Proposición no de Ley sobre la adopción de medidas necesarias para despenalizar los derivados del cannabis para su debate en comisión.

La despenalización del consumo de drogas, particularmente de los derivados del cannabis o marihuana, es un debate recurrente en las sociedades democráticas. Con el paso de los años ha crecido el consenso, basado en muchas experiencias históricas, en que la legislación prohibicionista acaba favoreciendo no al consumidor, al que se pretende proteger mediante la persecución legal del consumo de ciertas sustancias tóxicas, sino a los narcotraficantes ilegales y al mundo de la delincuencia organizada montado en torno a ese tráfico.

Por otra parte, la inseguridad política respecto al modo mejor de proceder contra este consumo ha generado en España, como en otros países democráticos, inseguridad jurídica sobre las conductas y tipologías ilegales de consumo, producción y comercio del cannabis y sus derivados.

La distinción entre cultivo y propiedad para un “autoconsumo” despenalizado o para el tráfico a pequeña escala, o entre el tráfico ilícito y el cultivo y elaboración para el consumo tolerado, resulta demasiado ambigua e imprecisa. El marco legal vigente ignora la realidad social, tolerada, de círculos de cultivadores y consumidores habituales de estas sustancias organizados en clubs y asociaciones, sociedades y publicaciones periódicas que se dedican por entero a defender, publicitar y potenciar el mundo del cannabis.

Resulta paradójico que sea legal informar, anunciar e incluso fomentar un consumo, un tráfico y una actividad productora que siguen siendo ilegales en los supuestos previstos para infracciones graves por el art.23, i, de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección Ciudadana (“La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos”), y por el art. 25 de la misma Ley Orgánica (“Constituyen infracciones graves a la seguridad ciudadana el consumo en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como la tenencia ilícita, aunque no estuviera destinada al tráfico, de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya infracción penal, así como el abandono en los sitios mencionados de útiles o instrumentos utilizados para su consumo.)

La inseguridad jurídica reinante respecto al cultivo, tenencia y consumo de cannabis y derivados queda demostrada por esporádicas pero no raras operaciones judiciales o policiales contra cultivos de esa planta de extensión relativamente modesta, o contra “clubs de cannabis”, que dependen de normas de ámbito municipal y a los que, en ocasiones, se ha acusado de tráfico de sustancias ilegales por publicitar y facilitar semillas, productos del cannabis y utensilios para consumirlos, con la consecuencia de clausura administrativa o judicial. Es evidente que la situación actual de tolerancia indefinida y ambigua del “autoconsumo” en determinadas circunstancias no es, por su labilidad e imprecisión, la mejor desde un punto de vista jurídico, político ni policial, e incluso podría incentivar actuaciones administrativas arbitrarias.

En la línea de la famosa frase de Adolfo Suárez durante los inicios de la Transición, llamando a “hacer normal en las leyes lo que es normal en la calle”, es necesario afrontar el debate legislativo sobre la despenalización y regulación segura del consumo de derivados del cannabis, y de su cultivo, producción y venta.

descargaEstá demostrado que el prohibicionismo no consigue erradicar el consumo de estas sustancias y que, por el contrario, incentiva un tráfico ilegal floreciente, ligado a otras formas de delincuencia organizada. Por ejemplo, se ha documentado que redes, bandas o mafias organizadas para el tráfico de derivados de cannabis han servido como base para el tráfico de drogas mucho más peligrosas (narcotráfico), y de inmigración irregular y otras formas graves de trata de personas, como puso de relieve el Consejo Europeo de Tampere, reunido a finales de 1999, que señaló la fuerte relación entre crimen organizado para el tráfico de drogas, e inmigración irregular y trata de personas con fines de explotación sexual y laboral.

Por otra parte, crecen las críticas al presunto derecho del Estado a prohibir el consumo de sustancias que, sin ser en absoluto inocuas, pues está clínicamente demostrado que el consumo de derivados del cannabis puede producir daños neurológicos, en general no resultan más perjudiciales para la salud que otras de consumo legal, como el alcohol y el tabaco.

Así pues, a las críticas de tipo jurídico-policial contra una prohibición del tráfico y consumo de cannabis y derivados que ha demostrado ser muy poco eficaz cuando no claramente contraproducente, hay que añadir objeciones de orden ético y político a una prohibición que muchas voces consideran un abuso de poder impropio de una democracia avanzada. Esta debe basarse en el cultivo de la libertad y la responsabilidad personal, libre de tutelas paternalistas y autoritarias de las administraciones que devuelvan al ciudadano a la retrógrada condición de un “administrado” que debe ser protegido a su pesar por un poder omnisciente que decide por él que le conviene y que no.

Otros países de nuestro entorno ya han legislado la despenalización del cannabis bajo diferentes supuestos. Es conocido el caso de Holanda, que desde los años sesenta permite la posesión de marihuana y su venta y consumo semipúblico en determinados lugares (llamados coffe shops), sin que ello haya convertido a ese país en un paraíso de la delincuencia ni provocado problemas de salud a la población que no sean análogos a los de los países vecinos prohibicionistas. En otros países como Uruguay, el Congreso aprobó recientemente una Ley (impulsada por el propio Gobierno) que legaliza la cadena de producción y distribución de la marihuana. Finalmente, los Estados norteamericanos de Colorado y Washington han despenalizado el cultivo, posesión y venta de cannabis para fines terapéuticos y recreativos.

En España, se estima que la comunidad de consumidores habituales o esporádicos de cannabis y derivados, al menos una vez al mes, incluiría a unos 3 millones de personas. Según informes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las aproximadamente 700 toneladas de hachís incautadas cada año solo representan el 20 % del total que circula por España. Estamos tratando, pues, de un fenómeno de gran magnitud social.

descargaComo se ha dicho, la libertad de las personas que deciden consumir cannabis bajo su responsabilidad no debe quedar restringida por un Estado paternalista, autoritario e incoherente en tanto que sí permite, bajo ciertas condiciones legales restrictivas conocidas como “consumo responsable” (que incluye determinadas restricciones a la venta y publicidad), el libre consumo de otros productos y sustancias de conocido riesgo sanitario por sus propiedades adictivas, como las bebidas alcohólicas y el tabaco. Por tanto, se trata de sustituir el doble rasero moral y el paternalismo autoritario por una ley despenalizadora de calidad, basada en la libertad y responsabilidad de las personas, así como en la obligación del Estado de salvaguardar las garantías sanitarias, comerciales y jurídicas que deben regular la producción y consumo de sustancias con riesgo demostrado para la salud.

Se trata, en definitiva, de abordar el fin de la prohibición de consumo de cannabis y derivados regulando todos los aspectos del asunto: cultivo, venta y consumo, restricciones legales específicas (como la venta a menores o limitación de la publicidad), definición y supervisión sanitaria de los productos de venta legal, y tratamiento fiscal.
Por todo ello, el Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia presenta la siguiente:

PROPOSICIÓN NO DE LEY
El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

Adoptar las medidas necesarias para despenalizar la producción, comercio y consumo de cannabis y derivados, bajo controles y condiciones legales, fiscales y sanitarias análogas a las dispuestas para regular el consumo de cualquier sustancia que pueda ser nociva o peligrosas para la salud, legalizada bajo la libertad y responsabilidad del consumidor.

3 3.550 vistas

A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS
El Grupo Parlamentario Unión Progreso y Democracia, a instancia de su portavoz Doña Rosa Díez González y al amparo de lo dispuesto en los artículo 193 y siguientes del vigente Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente Proposición no de Ley sobre la adopción de medidas necesarias para despenalizar los derivados del cannabis para su debate en comisión.

Congreso de los Diputados, Julio de 2014

Doña Rosa Díez González. Portavoz del Grupo Parlamentario de UPyD

20130917154459-ea1832b6bbec4e5b9ad95690d79046a0La despenalización del consumo de drogas, particularmente de los derivados del cannabis o marihuana, es un debate recurrente en las sociedades democráticas. Con el paso de los años ha crecido el consenso, basado en muchas experiencias históricas, en que la legislación prohibicionista acaba favoreciendo no al consumidor, al que se pretende proteger mediante la persecución legal del consumo de ciertas sustancias tóxicas, sino a los narcotraficantes ilegales y al mundo de la delincuencia organizada montado en torno a ese tráfico.

Por otra parte, la inseguridad política respecto al modo mejor de proceder contra este consumo ha generado en España, como en otros países democráticos, inseguridad jurídica sobre las conductas y tipologías ilegales de consumo, producción y comercio del cannabis y sus derivados.

La distinción entre cultivo y propiedad para un “autoconsumo” despenalizado o para el tráfico a pequeña escala, o entre el tráfico ilícito y el cultivo y elaboración para el consumo tolerado, resulta demasiado ambigua e imprecisa. El marco legal vigente ignora la realidad social, tolerada, de círculos de cultivadores y consumidores habituales de estas sustancias organizados en clubs y asociaciones, sociedades y publicaciones periódicas que se dedican por entero a defender, publicitar y potenciar el mundo del cannabis.

Resulta paradójico que sea legal informar, anunciar e incluso fomentar un consumo, un tráfico y una actividad productora que siguen siendo ilegales en los supuestos previstos para infracciones graves por el art.23, i, de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección Ciudadana (“La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos”), y por el art. 25 de la misma Ley Orgánica (“Constituyen infracciones graves a la seguridad ciudadana el consumo en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos, así como la tenencia ilícita, aunque no estuviera destinada al tráfico, de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya infracción penal, así como el abandono en los sitios mencionados de útiles o instrumentos utilizados para su consumo.)

La inseguridad jurídica reinante respecto al cultivo, tenencia y consumo de cannabis y derivados queda demostrada por esporádicas pero no raras operaciones judiciales o policiales contra cultivos de esa planta de extensión relativamente modesta, o contra “clubs de cannabis”, que dependen de normas de ámbito municipal y a los que, en ocasiones, se ha acusado de tráfico de sustancias ilegales por publicitar y facilitar semillas, productos del cannabis y utensilios para consumirlos, con la consecuencia de clausura administrativa o judicial. Es evidente que la situación actual de tolerancia indefinida y ambigua del “autoconsumo” en determinadas circunstancias no es, por su labilidad e imprecisión, la mejor desde un punto de vista jurídico, político ni policial, e incluso podría incentivar actuaciones administrativas arbitrarias.

20130917154459-ea1832b6bbec4e5b9ad95690d79046a0En la línea de la famosa frase de Adolfo Suárez durante los inicios de la Transición, llamando a “hacer normal en las leyes lo que es normal en la calle”, es necesario afrontar el debate legislativo sobre la despenalización y regulación segura del consumo de derivados del cannabis, y de su cultivo, producción y venta.

Está demostrado que el prohibicionismo no consigue erradicar el consumo de estas sustancias y que, por el contrario, incentiva un tráfico ilegal floreciente, ligado a otras formas de delincuencia organizada. Por ejemplo, se ha documentado que redes, bandas o mafias organizadas para el tráfico de derivados de cannabis han servido como base para el tráfico de drogas mucho más peligrosas (narcotráfico), y de inmigración irregular y otras formas graves de trata de personas, como puso de relieve el Consejo Europeo de Tampere, reunido a finales de 1999, que señaló la fuerte relación entre crimen organizado para el tráfico de drogas, e inmigración irregular y trata de personas con fines de explotación sexual y laboral.

Por otra parte, crecen las críticas al presunto derecho del Estado a prohibir el consumo de sustancias que, sin ser en absoluto inocuas, pues está clínicamente demostrado que el consumo de derivados del cannabis puede producir daños neurológicos, en general no resultan más perjudiciales para la salud que otras de consumo legal, como el alcohol y el tabaco.

Así pues, a las críticas de tipo jurídico-policial contra una prohibición del tráfico y consumo de cannabis y derivados que ha demostrado ser muy poco eficaz cuando no claramente contraproducente, hay que añadir objeciones de orden ético y político a una prohibición que muchas voces consideran un abuso de poder impropio de una democracia avanzada. Esta debe basarse en el cultivo de la libertad y la responsabilidad personal, libre de tutelas paternalistas y autoritarias de las administraciones que devuelvan al ciudadano a la retrógrada condición de un “administrado” que debe ser protegido a su pesar por un poder omnisciente que decide por él que le conviene y que no.

Otros países de nuestro entorno ya han legislado la despenalización del cannabis bajo diferentes supuestos. Es conocido el caso de Holanda, que desde los años sesenta permite la posesión de marihuana y su venta y consumo semipúblico en determinados lugares (llamados coffe shops), sin que ello haya convertido a ese país en un paraíso de la delincuencia ni provocado problemas de salud a la población que no sean análogos a los de los países vecinos prohibicionistas. En otros países como Uruguay, el Congreso aprobó recientemente una Ley (impulsada por el propio Gobierno) que legaliza la cadena de producción y distribución de la marihuana. Finalmente, los Estados norteamericanos de Colorado y Washington han despenalizado el cultivo, posesión y venta de cannabis para fines terapéuticos y recreativos.

20130917154459-ea1832b6bbec4e5b9ad95690d79046a0En España, se estima que la comunidad de consumidores habituales o esporádicos de cannabis y derivados, al menos una vez al mes, incluiría a unos 3 millones de personas. Según informes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las aproximadamente 700 toneladas de hachís incautadas cada año solo representan el 20 % del total que circula por España. Estamos tratando, pues, de un fenómeno de gran magnitud social.

Como se ha dicho, la libertad de las personas que deciden consumir cannabis bajo su responsabilidad no debe quedar restringida por un Estado paternalista, autoritario e incoherente en tanto que sí permite, bajo ciertas condiciones legales restrictivas conocidas como “consumo responsable” (que incluye determinadas restricciones a la venta y publicidad), el libre consumo de otros productos y sustancias de conocido riesgo sanitario por sus propiedades adictivas, como las bebidas alcohólicas y el tabaco. Por tanto, se trata de sustituir el doble rasero moral y el paternalismo autoritario por una ley despenalizadora de calidad, basada en la libertad y responsabilidad de las personas, así como en la obligación del Estado de salvaguardar las garantías sanitarias, comerciales y jurídicas que deben regular la producción y consumo de sustancias con riesgo demostrado para la salud.

Se trata, en definitiva, de abordar el fin de la prohibición de consumo de cannabis y derivados regulando todos los aspectos del asunto: cultivo, venta y consumo, restricciones legales específicas (como la venta a menores o limitación de la publicidad), definición y supervisión sanitaria de los productos de venta legal, y tratamiento fiscal.

Por todo ello, el Grupo Parlamentario de Unión Progreso y Democracia presenta la siguiente:

PROPOSICIÓN NO DE LEY

El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

Adoptar las medidas necesarias para despenalizar la producción, comercio y consumo de cannabis y derivados, bajo controles y condiciones legales, fiscales y sanitarias análogas a las dispuestas para regular el consumo de cualquier sustancia que pueda ser nociva o peligrosas para la salud, legalizada bajo la libertad y responsabilidad del consumidor.  

Comunicado Unión Progreso y Democracia

0 682 vistas

La formación de Rosa Díez ha presentado en el Congreso una Proposición No de Ley (PNL) en la que pide que no se penalice el consumo del cannabis y de sus derivados.

El partido UPyD parece ahora dispuesta a ir más lejos que algunos partidos de izquierda en lo que respecta a la despenalización del consumo de las drogas blandas con la vista puesta ya en las próximas elecciones generales.

Lo paradójico es que hace poco más de un año, en marzo de 2013, UPyD votó en contra, como PP y PSOE, de una moción de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) que sí contó con el apoyo de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), “para regularizar, en el plazo más breve posible, la producción, distribución y consumo de cannabis”.

La PNL que acaba de registrar UPyD -que revisó este tema en su último Congreso- se  basa más en los aspectos “sanitarios” que conllevaría la medida, según argumentan. En ella instan al Gobierno a “adoptar las medidas necesarias para despenalizar la producción, comercio y consumo de cannabis y derivados, bajo controles y condiciones legales, fiscales y sanitarias análogas a las dispuestas para regular el consumo de cualquier sustancia que pueda ser nociva o peligrosa para la salud, legalizada bajo la libertad y responsabilidad del consumidor”. La pretensión de UPyD es que esta iniciativa pueda ser sometida a la discusión de los grupos en la Comisión de Sanidad y vaya también a pleno.

En la exposición de motivos, UPyD justifica su propuesta en el debate abierto en la sociedad y en que actualmente en España hay “inseguridad política” respecto a este consumo que ha generado, como en otros países democráticos de nuestro entorno, una “inseguridad jurídica sobre las conductas y tipologías ilegales”. Asimismo, considera que resulta “demasiado ambigua e imprecisa” en nuestra legislación la distinción entre “cultivo y propiedad para un autoconsumo despenalizado o para el tráfico a pequeña escala, o entre el tráfico ilícito y el cultivo y elaboración para el consumo tolerado”.

Además, a juicio de la formación magenta, “está demostrado que el prohibicionismo no consigue erradicar el consumo de estas sustancias y que, por el contrario, incentiva un tráfico ilegal floreciente, ligado a otras formas de delincuencia organizada”.

UPyD cree que “la libertad de las personas que deciden consumir cannabis bajo su responsabilidad” no debe quedar restringida por “un Estado paternalista, autoritario e incoherente” que sí permite, por el contrario, bajo ciertas condiciones legales restrictivas conocidas como “consumo responsable”, consumir otras sustancias muy nocivas para la salud, como el alcohol o tabaco. Incluso recuerda la famosa frase de Adolfo Suárez durante los inicios de la Transición que apeló a “hacer normal en las leyes lo que es normal en la calle”.

“Se trata, en definitiva, de abordar el fin de la prohibición de consumo de cannabis y derivados regulando todos los aspectos del asunto: cultivo, venta y consumo, restricciones legales específicas (como la venta a menores o limitación de la publicidad), definición y supervisión sanitaria de los productos de venta legal, y tratamiento fiscal”, concluye en su escrito la formación.

Aunque la coalición de Cayo Lara incluye esta propuesta en su programa electoral, lo cierto es que no ha presentado ninguna iniciativa en este sentido a lo largo de esta legislatura. Sí lo hizo durante el primer mandato de Zapatero. En abril de 2006, IU presentó una PNL muy similar a la de UPyD en la que pedía la “legalización del consumo, producción, distribución y uso terapéutico del cannabis”. Un año después, en 2007, la coalición de izquierdas volvió a presentar otra PNL en el Congreso en la que exigía la reforma de la Ley sobre protección de la seguridad ciudadana para la despenalizar el consumo de drogas, en especial del cannabis.

La diputada Isaura Navarro criticó entonces que la ley persiga la tenencia y consumo de este tipo de drogas de forma “hipócrita e injusta” y exigió al PSOE “coherencia” para que “se acabe con este absurdo que supone la persecución de jóvenes por llevar una china o fumarse un canuto”. También la diputada de ICV, Nuria Buenaventura, preguntó al Gobierno sobre esta causa en la pasada legislatura. Fuente 

 

0 465 vistas

Los grupos municipales del PSOE y UPyD en el Ayuntamiento de Alicante pedirán al equipo de Gobierno (PP) que apoye hoy miércoles la propuesta de EU para regularizar los clubes de cannabis de la ciudad. Alicante se sumaría así a Barcelona o San Sebastián, donde ya existe una ordenanza municipal que controla la creación y gestión de estas entidades sin ánimo de lucro, y establecería un reglamento para cubrir el «vacío legal» que, en opinión de las asociaciones pro cannabis que operan en Alicante, existe en España sobre el tema.

La intención de Esquerra Unida, según explicó su concejal Dani Simón en una rueda de prensa, es «contribuir a acabar con el mercado negro, normalizar la actividad y dar un marco de legalidad donde ahora existe un vacío». La postura de los socialistas en principio estaba clara (ya votaron a favor en aquellos sitios donde se había propuesto la regularización) pero la de UPyD aún tenía que definirse; sin embargo, su portavoz en Alicante, Fernando Llopis, aseguró a EL MUNDO que la directriz de su partido es «a favor de la legalización» por lo que «apoyaremos la moción de EU».

Aún así, varios miembros de UPyD en Alicante mantuvieron una breve reunión con un representante del Grupo de Acción para la Legalización del Cannabis en España (Galce) en el transcurso de una de sus asambleas locales con los militantes para «escuchar sus argumentos sobre el tema».

El posicionamiento del PSOE y UPyD encendió twitter este fin de semana, donde los ataques a los grupos fueron frecuentes. Fue especialmente virulento contra los socialistas, a quienes se les acusó de «electoralismo» pese a que ya habían apoyado la moción en otras localidades. Ayer, de hecho, tras fijar el posicionamiento del grupo en una reunión, los integrantes de las asociaciones pro cannabis se hicieron una foto con varios de los concejales del grupo municipal socialista, lo que tampoco aplacó las críticas hasta bien entrada la tarde.

Por otra parte, está previsto que en el pleno del miércoles varios representantes de los clubes de cannabis que operan en la ciudad de Alicante hagan un alegato inicial para convencer al PP de que deben crear la ordenanza municipal.

Fuente ElMundo

0 1.340 vistas

La iniciativa presentada por el partido de Esquerra Republicana contó solo con el apoyo de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA)

Ayer por la tarde el Congreso de los Diputados, con votos del PP, el PSOE y UPyD, rechazó la propuesta presentada por Esquerra (ERC) y que apoyó Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), la medida trataba de regular lo antes posible posible, la producción, distribución y el consumo de cannabis en España.

También se planteaba la creación de una subcomisión que estudiase la despenalización, tampoco fue aprobada.

La moción era consecuencia de la interpelación que el portavoz de ERC,  el diputado Alfred Bosch, dias antes había debatido con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, éste si que se mostró dispuesto a estudiar la posibilidad de legalizar el consumo de cannabis para uso medicinal

40.000 puestos de trabajo

El partido ERC, destacó que la legalización de la producción del cannabis crearía 40.000 puestos de trabajo, y esto supondría unos ingresos para la Seguridad Social y el IRPF de unos 400 millones de euros.

escudoreinofumetadeespac3b1a2Es más, el diputado republicano comentó que el 2010, los beneficios de este nuevo nicho de mercado generaría muchos puestos de trabajo que podrían suponer para el Estado unos 6.000 millones de euros anuales.

En este caso, otro diputado republicano como Joan Tardà defendió la iniciativa y se preguntó lo que pasaría si un diputado afirmase que se fuma un porro de marihuana, cuando ya se admite que uno se puede emborrachar de vez en cuando. «Sería objeto de burla y de estigmatización. Existe una doble moral y ERC pide que se regule el cannabis que no es legal y entonces se hablaría de la protección de menores, espacios para su consumo y de todo lo demás. Se trata de educar y no de prohibir» dijo.

Por su parte, el diputado del PP, Joaquín Villanova, considera que la legalización aumentaría mandaría un mensaje a los jóvenes de tolerancia a las drogas y minimizaría la percepción sobre los efectos negativos para sus consumidores.

Fuente de la noticia ABC

 

7 972 vistas

Rosa Diez, lider del partido Unión, Progreso y Democracia, declaró que estaba a favor de la legalización de la marihuana, evidentemente con todas las debidas garantías. Apuntó, que su partido no tiene aún clara cual es su punto de vista con el tema de la legalización del cannabis, pero, ella a titulo personal si que es partidaria de dicha legalización, con sus debidas garantías en todos los casos.

La lider de UPyD hizo las declaraciones en un Chat con los lectores de 20minutos.es.

Fuente lamarihuana.com

0 304 vistas

¿Qué tienen en común Susan Sarandon , Bill Maher , Sarah SilvermanTommy Chong , Spike Lee, Joan Baez, Mark Ruffalo, Killer Mike, Margaret Cho, Jon Fishman, Nas,  Jesse Ventura  , Dick Van Dyke  y Harry Belafonte? Todos instan a los votantes apoyar al senador por Vermont Bernie Sanders  para la presidencia de los Estados Unidos.

Sarandon : “Este es un momento de la historia donde podemos tener un cambio, porque tenemos un hombre que constantemente ha estado en el lugar correcto cuando no ha sido popular.”

Maher : ” El dice que podríamos ser más como una democracia europea donde se paga un poco más de impuestos, pero mira lo que obtienes – universidad gratuita, atención médica gratuita, ir tras los bancos. Este material nunca ha estado sobre la mesa.”

Silverman : “Su brújula moral y su sentido de valores me inspira.” Mira su vídeo aquí .

Chong : “Bernie apoya la legalización que me importa – la legalización de una medicina estupenda, la marihuana.”Mira su vídeo aquí .

Lee : ” B .. Ernie estaba en la marcha en Washington con el Dr. King fue arrestado en Chicago por protestar por la segregación en las escuelas públicas, luchó por la riqueza e igualdad de la educación a lo largo de toda su carrera. Escucha su anuncio de radio aquí .

Joan Baez: … “Me gusta que sea un chico judío viejo gruñón sin pelo, me gusta su actitud, que no tiene cuidado … Si Hillary (Clinton) si está nominado, votaré por ella, pero creo que Sanders habla de la condición humana. Rara vez hago esto, pero realmente estoy fundiendo mi suerte con Bernie Sanders. También piensa en los jóvenes lo están apoyando, los jóvenes no están prestando atención a lo que sucede en los medios de comunicación, pero los más jóvenes están apoyando su campaña una vez al mes o una vez a la semana “.

Ruffalo : “Bernie sigue siendo el candidato transformador y el más dispuesto a llevar a todos a lo largo.”

Killer Mike: “.. La única persona que tengo en la conciencia para trabajar por ella es por Bernard Sanders es la única persona de mi bella mente lógica, el negro me permitirá votar por el senador Bernie Sanders” Mira su vídeo aquí .

Margaret Cho: “Soy una fan desde hace mucho tiempo y amiga de Hillary Clinton , pero he decidido apoyar Bernie Sanders siento el Bern.”.

Fishman: “Me trasladé a Burlington  se convirtió en alcalde y me encontré con que él es una persona honesta que trabajó muy duro para conseguir hacer las cosas que dijo que haría lo que he encontrado que es coherente con toda su carrera politica y… no conozco personalmente a nadie más en la política que haya tenido esa experiencia con o sentir lo mismo”. Mira su video aquí .

FeelTheBern-300x204Nas:  “Creo firmemente que el senador Bernie Sanders es el hombre adecuado para dirigir este país. Yo  creo que debido a que, a diferencia de cualquier otro candidato, dijo: “Me gustaría restaurar la Ley de Derecho al Voto. Él, a diferencia de cualquier otro candidato, dijo: “Me gustaría terminar esta guerra contra las drogas ilegales.”  A diferencia de cualquier otro candidato en mi vida, dijo que la educación debe ser gratuita. ” 

Ventura : “. Felicitaciones a Bernie Sanders le voy a ayudar con lo que pueda”.

Van Dyke: “Sea o no llegue a la Casa Blanca, espero que todo el mundo escuche lo alto que está sonando. Ver vídeo. Aquí .

Belafonte : “Él representa un imperativo moral que representa un cierto tipo de verdad que no a menudo se pone de manifiesto en el curso de la política.”. 

Aquí más famosos que apoyan Sanders : Jello Biafra, Jackson Brown, Ben Cohen, David Crosby, Danny DeVito, Steve Earle, Pulga, Mike Gordon, Anthony Kiedus, Wayne Kramer, Zoe Kravitz, Donovan Leitch, Juliette Lewis, Justin Long, Adam McKay, Thurston Moore, Graham Nash, Patton Oswalt, Jeremy Piven, John C. Reilly, Serj Tankian, Jeff Tweedy, el Dr. Cornell West, Lucinda Williams y Steve Wozniak. 

1 766 vistas

A falta de unos escasos días para las elecciones generales hemos querido recoger toda la información sobre lo que opina cada partido político en relación a la marihuana. Hemos rastreado toda la red… hemos revisado todos los programas electorales… y esto es lo que nos hemos encontrado:


(partidos ordenados por estricto orden alfabético)

Ciudadanos – C’s

El partido naranja apuesta por la despenalización y la regulación. En su programa lo presenta de esta forma: “El cannabis como todas las drogas es perjudicial para la salud. No obstante, por razones de salud pública, apoyaremos la adopción de medias legislativas encaminadas a la despenalización y regulación por parte del Estado de la producción y distribución del cannabis y sus derivados, tanto para su consumo particular como para su uso terapéutico. Como medidas paralelas necesarias e imprescindibles para su regulación social, promocionaremos programas de información y concienciación de las consecuencias nocivas para la salud derivadas de su consumo. Diseñaremos programas de desintoxicación y abandono dle hábito, priorizando los de reducción de daños. Perseguiremos severamente el tráfico y distribución ilegal de dicha sustancia”. Lo que propone el partido de Albert Rivera parece que va mas a enfocado al modelo americano de dispensarios. Como anécdota, Albert Rivera, candidato a la presidencia del Gobierno, declaró haber fumado marihuana alguna vez aunque no es consumidor.

Partido Popular – PP

Tampoco aparece propuesta alguna sobre el cannabis en el programa del PP. Ni a favor, ni en contra. Aunque por declaraciones de miembros de la formación están en contra de cualquier propuesta orientada a la regulación o despenalización o legalización de la marihuana. Para el secretario ejecutivo de Sanidad, José Ignacio Echániz, las “ofertas electorales” de otros partidos parten de una falta total de responsabilidad. También aseguró que: “No hay que regular nada porque ya está regulado. La liberalización afecta a toda la sociedad, no solo a los adultos que consumen cánnabis. En esta materia debe predominar el bien común sobre lo demás”. Por otro lado, un asunto a destacar es la nueva Ley de Seguridad Ciudadana que aprobó el Gobierno de Rajoy durante la actual legislatura, donde se endurecen las multas por consumo o tenencia en lugares públicos y se clasificaba como infracción grave a los cultivos de marihuana en lugares visibles al público.

Partido Socialista Obrero Español – PSOE

Los socialistas sí incluyen al cannabis en su programa electoral. Aunque no se mojan mucho. De momento solo proponen su debate, concretamente y cito: Promover el debate con participación de todos los actores implicados para abordar la situación del consumo de cannabis en nuestro país y participar en los organismos internacionales que estudien la modificación de la Estrategia UNGASS para conocer las líneas generales de un posible consenso internacional sobre el cannabis”. No hemos encontrado declaraciones recientes dentro de los miembros del partido. Aunque hace dos años rechazaron, junto al PP y UPyD, una propuesta para despenalizar el cultivo, distribución y consumo de cannabis. En cambio, según explicó el año pasado María del Puerto Gallego, portavoz socialista, el partido apuesta “por la permisividad en el consumo pero prefiere centrarse en la prevención.

Podemos

El partido liderado por Pablo Iglesias, apuesta por la despenalización en su programa electoral. Podemos propone la despenalización del cannabis, concretamente: “Despenalizaremos el cultivo y la tenencia de cannabis a nivel personal y colectivo, y regularemos la actividad de los clubes sociales de cannabis. Para ello, proponemos convocar una mesa de trabajo sectorial encargada de presentar una propuesta que garantice las libertades y derechos fundamentales de los consumidores y que contemple la regulación de la producción, distribución y consumo de cannabis.”, se recoge en su programa electoral. Además podemos ver en su reddit, Plaza Podemos, el desarrollo de la propuesta, los objetivos, las medidas, la exposición de motivos, así como una memoria jurídica y económica. Resulta totalmente novedoso que las personas puedan aportar y opinar en las propuestas de un partido. A fecha de hoy, la propuesta del partido morado tiene más de 100 aportaciones.

Unidad Popular – UP (Izquierda Unida / Ahora en Común)

La candidatura de Alberto Garzón es la que incluye más propuestas en su programa electoral en relación al cannabis, como ya presentamos anteriormente. Ya en las anteriores elecciones generales Izquierda Unidad incluyó al cannabis en su programa, apostando por la legalización de la marihuana y la despenalización de las drogas en general. Y políticamente, desde entonces han demostrado iniciativa de ello. En 2014, registraron una proposición no de ley en el Congreso que insta al Gobierno a “adoptar las reformas legislativas necesarias, tanto del Código Penal como de la Ley de Seguridad Ciudadana, para despenalizar totalmente el consumo y la tenencia de los derivados del cannabis. Aunque ésta fue rechazada un año después con los votos en contra del PP.  En su programa actual se centran en 5 puntos:

  • Uso personal y autocultivo de cannabis
  • Cultivo colectivo. Clubes sociales de cannabis
  • Comercio con licencia
  • Formación para un consumo responsable
  • Acceso terapéutico al cannabis

UPyD

El partido magenta también incluye, aunque brevemente, al cannabis en el programa para las elecciones del 20D. Proponen la despenalización del consumo de cannabis bajo condiciones de información sanitaria
suficiente de los riesgos inherentes al consumo”. En el último año UPyD ha demostrado en el Congreso apostar por la despenalización del cannabis.


Como podéis ver, en estas elecciones el cannabis sí que tiene protagonismo, por lo menos a nivel electoral, si lo comparamos con las elecciones anteriores. De todos los partidos mencionados, el único que no incluyen a la marihuana en su programa electoral, es el Partido Popular, que parece seguir apostando por la prohibición. En cambio, los otros partidos… Unos partidos abogan más por la despenalización… mientras que otros apuestan mas por la regulación por medio de los clubes sociales y otros por el modelo dispensario.

Solo espero que después de las elecciones del 20D cada partido se acuerde del programa electoral y luche por las propuestas que hicieron a sus electores y no se quede todo en papel mojado.

¡Necesitamos avanzar en el asunto del cannabis!

0 788 vistas

Las próximas elecciones en España serán este domingo día 20,  las personas que utilizan y dependen de la marihuana medicinal para tratar con sus dolencias miran directamente a los ojos de los partidos políticos y a sus propuestas sobre la legalización o regulación del cannabis.

Carolina es una persona que utiliza la marihuana para calmar sus dolores y en un programa de la televisión telecinco cuenta como la marihuana le ha ayudado y como el dolor no puede esperar. Los partidos políticos como Ciudadanos, Podemos, UpyD, Izquierda Unida, se han reafirmado en su postura de regular esta situación, mientras que el Partido Popular y el Partido Socialista no se han pronunciado a favor de esta medida.

Carolina es una persona que consume marihuana medicinal como fines terapéuticos, la consume desde hace unos cuatro años porque de pequeña tuvo una caída y se rompió el coxis y cuando se lo quitaron le dañaron los nervios de la médula.

                “El cannabis entro en mi vida como una nueva medicación”

               “En mi caso fue cuando hicimos la bajada de la morfina, porque yo era muy joven y la morfina es muy dañina y adictiva, al abandonar la morfina necesitaba algo que me ayudara porque el dolor están grande que necesitaba un colchón para que me ayudase a sobrevivir con tanto dolor” .

               “Mi medico sabe de mi consumo y no hay problema, porque además hay un derecho que es el de los enfermos a decidir que quieren hacer con su cuerpo, lo único que tenemos que hacer es informar, educar y ayudar a que los usuarios terapéuticos vayamos de la mano de un medico para que nos avisen de las contra indicaciones y efectos secundarios. Y, es más, te digo una cosa, nadie nos puede juzgar ni creo que se debería estigmatizarnos a los usuarios terapéuticos porque creo que nadie, o solo la gente que lo ha vivido con amigos, familiares o por si mismos, entienden lo que es vivir así”

A la pregunta de la periodista de si cree que se conseguirá regularizar en estas elecciones por parte de los partidos, Carolina responde

              “yo creo que al uso terapéutico se le debería dar un empujón y al uso recreativo también, pero el dolor no puede esperar”

Esta semana hemos visto como el Congreso de los Diputados, con los votos en contra del Partido Popular y con la abstención del Partido Socialista, tumbaba la proposición no de ley de Izquierda Unida y presentada por la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para el estudio de las Drogas que proponía despenalizar el consumo y la tenencia de cannabis en España.

Las próximas elecciones al Congreso de los Diputados y que se celebraran en un par de meses, pueden estar muy reñidas y, opiniones sobre temas exactos, pueden hacer vacilar la balanza hacia una parte u otra. Los políticos y candidatos en España deben empezar a mojarse en el tema de la legalización o despenalizacion del cannabis porque la medida puede afectar a cientos de miles de ciudadanos y, no hay que olvidarse que votan.

Recopilemos un poco de información y veamos lo que últimamente los políticos ibéricos han comentado sobre esta cuestión. Los encargados de la comunicación de los partidos deben darle la importancia que tiene esta cuestión, de hecho, en países como los Estados Unidos la cuestión de la marihuana es un tema importante en los debates, siempre aparece.

Sabemos que las investigaciones científicas en este campo están haciendo variar las opiniones de los grandes políticos y es que no se puede ir en contra de su evidencia médica. Por lo tanto, ya en el aspecto medicinal se tiene que regular, puesto que miles de facultativos en los países que gozan de grandes inversiones científicas así lo atestiguan. Eso sabiendo que grandes autoridades en investigación cáncer y marihuana son españoles.

rajoy, dos_20090305152038_500

El Gobierno actual en España con el Partido Popular a la cabeza siempre ha tenido muy clara su posición, como en el siglo XX pasado, esta semana hemos tenido la oportunidad de saber desde primera mano su opinión, ha tumbado la iniciativa pro-cannabis. No sabemos si por presentarla la izquierda o porque siguen pensando como antaño. ¿Las mentes pensantes y de comunicación de este partido no leen las noticias? Dejan para la próxima legislatura una puerta abierta a debatir la cuestión medicinal de la marihuana. Aunque siempre se han acercado más a una postura castigadora de un partido súper conservador más que a una postura abierta y libertaria de un partido liberal, aunque muchos de ellos así se llaman.

El Partido Socialista Obrero Español y otra de las grandes formaciones, su líder, Pedro sánchez, hace poco en pedro-sanchez-facebookuna entrevista argumentó que no estaba preparado aún para asegurar una posición en este campo y así el dirigente no se “mojó” en esta cuestión. Esta semana se abstuvieron y no aceptaron la proposición no de ley presentada por Izquierda Unida. También es cierto que desde sus filas, como la diputada María del Puerto Gallego, han reconocido que “la guerra contra las drogas ha fracasado totalmente” y por ello se muestra a favor de “promover un debate social con la participación de todos” y que oriente las decisiones que se tomen más adelante. Los que planifican en esta formación deberían fijarse en las posturas de sus homólogos, si existen, en países como EEUU y Canadá  y darse cuenta de que la batalla del “no” esta perdida, y es cuestión de cuando se legalizará.

albert-riveraUnos de los partidos que más esta subiendo según las encuestas es Ciudadanos, partido liberal progresista que en boca de su líder, Albert Rivera, si que se ha mojado. En este caso el líder liberal si que aboga por un aclara legalización o regulación de una sustancia que es utilizada por cientos de miles de sus conciudadanos y aunque no este a favor de su consumo, si que esta a favor de que las personas que quieran puedan consumirlo legalmente pagando impuestos de una forma regulada. La legalización o regulación de la marihuana y la prostitución y su imposición de impuestos se asemeja a la opinión que dio el colectivo de inspectores de hacienda como una medida recaudatoria muy interesante además de regulatoria.

Unión Progreso y Democracia UPyD, también ha sido muy clara en su postura y, ya hace mucho tiempo que aboga por una clara regulación de la marihuana y sacar de la ilegalidad a cientos de miles de ciudadanos que la consumen para uso terapéutico o recreativamente.

Izquierda Unida, además de que esta semana ha abogado por despenalización en el parlamento español es una de las formaciones políticas que más ha aclarado su posición, por supuesto a favor de su regulación y despenalización.

929402_1El otro partido que parece que va a dar mucha guerra en la próxima legislatura española es Podemos. Pablo Iglesias, a la cabeza de este grupo político que parece ser que tienen mucho que decir en el futuro y próximo parlamento de los diputados, es otro político que ha dejado muy clara su postura en este tema de regular y despenalizar el uso de la marihuana, a favor.

Mas o menos, estos son los partidos que se presentan en todo el territorio nacional y que posiblemente pueden tener acceso a escaños. También, hay otros partidos que van a tener sillones en el codiciado Parlamento, desde nacionalistas vascos, catalanes, gallegos, valencianos, canarios y alguno más.

El Partido Nacionalista Vasco que gobierna en el País Vasco y que lógicamente estará presente en el Parlamento español después de la elecciones de Diciembre, ya sabe lo que son las asociaciones o clubs de cannabis. En su territorio actualmente cuenta con muchas de estas asociaciones creadas bajo su mandato.

artur-normal-365xXx80En Cataluña, el nuevo grupo político “Junts per el si” que aboga por un estado independiente catalán está formado principalmente por Convergencia de Catalunya, partido que ha gobernado en Cataluña y en que bajo su mandato ha llegado una gran creación de clubs de cannabis. La otra formación de esta agrupación independentista en Esquerra Republicana la cual aboga por la legalización de la marihuana. Por lo tanto no sabemos exactamente la opinión de este nuevo grupo indepententista pero se intuye su posición.

En Valencia, con un gran auge de fuerzas de izquierdas como Compromís, ya han demostrado públicamente su apoyo a otro estatus legal para el cannabis.

En Navarra, con una ley de clubs de cannabis bajo la “espada de Damoclespor importante tribunal como el Constitucional, su actual gobierno autonómico de Geroa Bai también aboga por regular estas actividades y se espera que los votos que en su día fueron al parlamento autonómico en forma de diputados, ahora también sumen fuerzas en el Parlamento español.

r-map-esGalicia, con pequeñas fuerzas nacionalistas, es una de las plazas fuertes del Partido Popular, aunque también, aparte de los socialistas, podría sumar diputados de izquierdas nacionalistas que abogan por regular el cannabis.

El nuevo Parlamento Español, que sabremos de su configuración a partir del día 20 de Diciembre, vivirá una legislatura en la que se entiende que se volverá a debatir sobre la marihuana y será muy importante su configuración de fuerzas políticas. El estatus del cannabis se jugará mucho en la composición del nuevo Parlamento Español y saber de la opinión de los dirigentes políticos y sus formaciones será muy importante.

De aquí a las elecciones habrá que hablar mucho de política y marihuana en España y, no es que sea el binomio políticos-marihuana exclusivo de la península ibérica, es una corriente en muchos países del mundo. Las elecciones norteamericanas son en el 2016 y cada vez que debaten los candidatos dentro de un mismo partido por saber quien les dirigirá en la formación, el cannabis sale a la palestra y ocupando muchas lineas en la prensa norteamericana.

La marihuana es noticia de actualidad porque hoy en día hay millones y millones de consumidores en todo el mundo que no quieren quebrantar la ley y quieren consumir legalmente.  Mac

1 2.130 vistas

Con las elecciones locales y autonómicas los partidos políticos se dejan querer por la ciudadanía y muchos de ellos comienzan a dejar clara sus posturas con relación al consumo de cannabis por parte de los españoles. Unos a favor de regular su consumo, otros no tanto y otros totalmente en contra, pero es si, lo que esta claro es que muchos lo consumen y por lo tanto la opinion de esta tema por los partidos políticos es un tema que interesa y muchísimo, más de lo que algún partido se cree.

Partido Popular THC
descarga (31)

No somos los únicos que nos hemos dado cuenta que el lema del PP o Partido Popular para estas elecciones autonómicas o locales es similar al que hubiésemos elegidos muchos de nosotros para un partido que se presentase a estas mismas elecciones, THC. Además, las siglas del “slogan” de la formación política vienen de “Trabajar, Hacer, Crecer” que también coincidirían con nuestra forma de pensar, aunque la última palabra de su mensaje es la que mas nos gusta. De todas formas, no nos hagamos ilusiones, éstos liberales bajo el yugo de los conservadores por ahora no están a favor de la esta corriente verde regulatoria.
descarga (30)

Partido socialista PSOE

El partido socialista por ahora no ha dado muestras claras de su opinión en esta tema, en parlamentos regionales si que parece que ha estado al lado de políticas más dóciles cuando se trata de clubes de cannabis o asociaciones pero, en el parlamento nacional no parece que su dirección política ha ido encaminada hacía un claro camino “verde”. Por favor, que dejen clara y concisa su postura, queremos saber si el voto para esta formación no cae en saco roto en este caso.

Representación Cannabica Navarra RCN
descarga (29)

Se presentan en Navarra y quieren crear la Universidad del Cannabis: “Señores, el que se adelanta canta. Ser los primeros en tener una Universidad destinada al estudio del cannabis nos permitirá tener a los mejores técnicos”. El partido pro-cannabis también quiere diseñar el primer parque temático del mundo del cannabis.
UpyD, Unión Progreso y Democracia.
En este partido si que han dejado clara su postura, están a favor de una regulación de este prometedor sector industrial y por supuesto tienen muy claro que el sistema represor no ha funcionado ni funcionará.

Podemos

Su líder Pablo Iglesias comentó hace muy poco por las redes sociales que no ve con malos ojos una regulación de la marihuana, de hecho, comento que en una entrevista con el ex presidente uruguayo Mujica, le había alabado las medidas regulativas de sus país hacía esta planta
ciudadnos

Ciudadanos

Este partido abogó por una regulación en toda regla de este sector e industria con sus clubes y empresas además de una correcta fiscalización para que pague impuestos el sector como cualquier otro. Me parece muy razonable, medida liberal y progresista a la vez.

Izquierda Unida.

Por supuesto esta formación política siempre ha estado al lado de la opinión de que así no se puede continuar y hace falta una política regulatoria de la marihuana y su consumo
compromis

Compromís

Solo se presenta por la Comunidad Valenciana, pero su opinión prácticamente es la misma que la de Izquierda Unida, si a una regulación de la marihuana

Neodemocratas
S7gaS08p_400x400

Los moderados de Neodemocratas se presentan por primera vez a estas elecciones pero ya han dejado muy clara su postura hacia la marihuana, Regulación o Legalización, llámalo como quieras.

Evidentemente hay muchos más partidos,  solo es una muestra de algunos que se presentan.

La mayoría de los partidos que acuden a las elecciones parece ser que no ven el tema cannabis como lo veían los partidos en el siglo XX, algo esta cambiando y esperamos que a partir de estas próximas elecciones locales existan mas guiños a políticas más tolerantes y regulatorias con este nuevo y prometedor sector de la industria del cannabis. En otros países ya se han dado cuenta de este hecho y “no miro al tío Sam”

2 481 vistas

El pasado sábado 25 de Octubre se llevó a cabo una reunión inédita hasta el momento en Baleares, el primer encuentro de asociaciones cannábicas en Baleares donde se analizó el recorrido de los clubes sociales, sus dificultades y la realidad actual con la que tienen que lidiar día a día.

Fueron convocados, 16 clubes sociales que en la actualidad están registrados en toda Baleares, profesionales del ámbito de la prevención y reducción de riesgos en el uso de sustancias (Energy Control), representantes de la federación catalana implicada en el debate con la generalitat sobre la regulación en Catalunya (CatFac), así como con representantes de las fuerzas políticas con las que más contacto y reuniones se han realizado en nuestras islas para informar de manera detallada del modelo de clubes: PP, PSOE, GRUP MÉS, IU Y UpyD

La gran asistencia de convocados marcó esta jornada, resultó más que evidente el interés y necesidad de unión de todo un movimiento asociativo balear, que cada año cobra más fuerza en nuestra comunidad.

La decisión fué unánime, es necesario dotar de servicios profesionalizados y unificados en la gestión de nuestros clubes, establecer protocolos de prevención de riesgos y detección de posibles consumos problemáticos, organizar un departamento terapéutico común formado por facultativos especialmente formados en tratamiento con cánnabis, seguir con determinación la lucha por los derechos de todo/as los usuario/as responsables de cánnabis de Baleares y poe extensión en todo el estado español. Por lo tanto solicitamos a todos los grupos políticos que se aborde de manera inmediata los siguientes puntos:

– La tramitación de iniciativas parlamentarias que permitan la regulación de todos los clubes sociales de cánnabis de Baleares
– La creación de un registro específico para nuestros clubes
– Homologación del código de buenas prácticas de un CSC
– Determinar las normativas y mecanismos de control por los que se deberán regir todos los clubes sociales
– Instar al gobierno central a un cambio legislativo que despenalice el autocultivo personal de cánnabis y tipifique el número de plantas que una persona puede plantar sin que pueda ser considerado delito
– Que se ponga en marcha un departamento terapéutico dependiente de la conselleria de Sanidad especializada en uso médico del cánnabis

trobadabalears1

 

Las conlusiones obtenidas del análisis de la trayectoria del movimeinto asociativo, son ejemplo de que se han hecho bien las cosas desde el principio, estos son algunos puntos de interés

– No ha existido presión ni acoso en nigún momento por parte de los municipios donde residen los clubes, tampoco por parte de los cuerpos policiales
– La comunicación de la localización y caracteristicas de los proyectos de cultivo a los ayuntamientos y cuerpos de seguridad, ha sido determinante en esta situación de total normalidad
– La juventud y determinación de nuestro movimiento. Muchos de los clubes son de reciente creación y están en fase de organización interna
– Se echa en falta la poca formación especializada en la puesta en marcha de las actividades de un CSC. Es fácil crear un club pero resulta complejo organizar el trabajo a nivel interno y organizativo
– El movimiento asociativo balear se encuentra en actual expansión
– Es necesario la unión de todo nuestro movimiento
– La importancia de realizar actividades conjuntas donde se ofrezca información continuada en la prevención de riesgos
– La creación de un grupo de trabajo abierto con el mayor número de fuerzas politicas para el consenso de una propuesta de regulación de clubes sociales de cánnabis y el reconocimiento de los derechos de los consumidores terapéuticos y particulares de cánnabis en Baleares

El debate con las distintas fuerzas políticas, transcurrió con total transparencia y cordialidad en sus formas y en la calidad de análisis del problema sobre la actual legislación sobre cánabis en nuestra comunidad. Grup Més, IU y UpyD, coincidieron en que las competencias actuales de nuestro gobierno autonómico pueden permitir la regulación de los clubes sociales, determinando claramente las obligaciones, responsabilidades y normativas que deben de cumplir todos los clubes que quieran formalizar su situación. Serviría de ejemplo para que otras comunidades regularizen también sus clubes sociales y para que el gobierno central ponga en marcha los mecanismos legislativos necesarios para adaptar el actual código penal en materia de uso, producción y tenencia de cánnabis.

Si algo se echó en falta sin duda alguna, fué la ausencia de representantes de los dos principales partidos de nuestro país en último momento. Cierto es que el PSOE, si que se ha puesto en contacto con nosotros para tener una reunión en el menro plazo de tiempo para debatir las conclusiones de esta primera reunión para analizar la cuestión de la regulación en el uso de cánnabis.
Queremos agradecer al Ayuntamiento de Llubí por su colaboración en la cesión de un espacio donde llevar a cabo esta reunión pionera en Baleares.

trobadabalears2

CONVOCADOS

ABEIC (Llubi) · BOCA (Maó) · CARB (Alaró) · ANCE (Palma) · CCB (Manacor) · CANNABIS SMOKE CONTROL (Manacor) · BONA VIDA SOCIAL CLUB (Pollença) · ASOCIACIÓN AMICS DEL CANNABIS (Alcudia) · HAZE CLUB (Ibiza) · QUNUBU (Ibiza) · AMESCA (Menorca) · MEDICAL GANJA (Formentera) · NA MARIETA (Calviá) · GREEN LEMON (Ibiza) · MAMCUC (Palma) · ENERGY CONTROL (Baleares) · CATFAC (Catalunya) · EUSFAC (Euskadi) PP · PSOE · GRUP MÉS · EU · UPyD

ASISTENTES
ABEIC (Llubi) · BOCA (Maó) · CARB (Alaró) · BONA VIDA SOCIAL CLUB (Pollença) · ASOCIACIÓN AMICS DEL CANNABIS (Alcúdia) · ENERGY CONTROL (Baleares) · CATFAC (CATALUNYA)

APOYOS A LA PROPUESTA
HAZE CLUB (Ibiza) · NA MARIETA (Calvia) · CCB (Manacor) · FAC (Federación nacional)

GRUPOS PARLAMENTARIOS ASISTENTES
Lluís Apesteguía (Concejal GRUP MÉS) · Nacho Martín (Dirección EU Balears) · Valentín Gomila (Comunicación UpyD)

Fuente FAC

0 433 vistas

Después de que UPyD e Izquierda Plural hayan pedido en la Cámara alta que se despenalice la producción, el comercio y el consumo del cánnabis, varias asociaciones de consumidores presentan una propuesta de regulación del sector.

El pasado mes de julio, Unión Pogreso y Democracia (UPyD) pedía en el Congreso que se despenalizara la producción, el comercio y el consumo de cánnabis en España. En su Proposición No de Ley (PNL), el partido de Rosa Díez insistía en que la legalización permitiría acabar con el narcotráfico asociado a esta droga y remarcaba que “el marco legislativo vigente ignora la realidad social”. Un marco legislativo que castiga el tráfico, pero no el autoconsumo de la sustancia ilegal más consumida del mundo, y una realidad social que coloca a España en el tercer puesto de países europeos con mayor consumo de cannabis, según la Federación Mundial contra las Drogas.

En las antípodas de UPyD, al otro lado del arco parlamentario, coinciden con el diagnóstico: hace menos de una semana, el grupo parlamentario de la Izquierda Plural registró una PNL para que el Congreso debata sobre las “reformas legislativas necesarias, tanto del Código Penal como de la Ley de Seguridad Ciudadana, para despenalizar totalmente el consumo y la tenencia de los derivados del cánnabis”.

Ideas, todas ellas, que se escucharán este martes en la Comisión Mixta del Congreso para el Estudio del Problema de las Drogas, donde tres plataformas cannábicas (Fac, Pauc y FedCat) reclamarán que la Cámara baja “tome consciencia de una realidad social inapelable”, “deje atrás los parches legales” y “avance en una verdadera regulación que implique un cambio legislativo como por ejemplo una Ley de Cánnabis Integral”, cuenta a Público Martín Barriuso, portavoz de la Federación de Asociaciones Cannábicas de España (Fac). El objetivo de la comparecencia es pedir que se cree una comisión de expertos que elabore una propuesta de regulación.

La producción industrial de marihuana en España se ha quintuplicado entre 2009 y 2013 y el decomiso de plantas de cannabis ha crecido un 532%, según el Ministerio del Interior. Cerca del 30% de los jóvenes españoles asegura haber probado el cánnabis alguna vez, según la última encuesta del Plan Nacional sobre Drogas, y el 47% está a favor de legalizarlo, según el último Eurobarómetro sobre la relación entre la juventud y las drogas.

El movimiento cannábico lleva 13 años reclamando que “las leyes se adecúen a la realidad social”, insiste Barriuso, pero dada la “inacción de los políticos”, aprovecharon el vacío legal resultante de que el tráfico de cánnabis esté prohibido pero no el autoconsumo para poner en marcha los llamados clubes cannábicos.

La federación calcula que en España hay más de 700 locales de este tipo, que engloban a unas 200.000 personas. A la espera de una regulación que establezca normas a nivel estatal, los centros tienen libertad para decidir su funcionamiento, basado generalmente en limitar el acceso a menores de edad, aceptar sólo a personas que vengan avaladas por otro socio y ser colectivos sin ánimo de lucro.

Estos espacios de consumo, donde se puede comprar marihunana, empezaron a crearse en Catalunya, donde la Federació d’Associacions Cannàbiques de Catalunya (CatFac) calcula que hay más de 400 clubes que acogen a más de 100.000 socios. Su portavoz, Jaume Xaus, explica que la existencia de estos clubes regulados “evitan el mercado negro” y promueven “la prevención y la detección precoz de riesgos” porque cuentan con profesionales médicos y jurídicos. Además, hay limitación de consumo: un socio no puede comprar más de 60 gramos al mes o más de 15 gramos a la semana.

A pesar de la presión de la Administración sobre estos centros -el Ayuntamiento de Barcelona cerró casi 50 el pasado mes de agosto y ya no da licencias para tal uso- en Catalunya se es consciente de la necesidad del debate. Por ello, la Comisión de Salud (liderada por la Agencia de Salud Pública de Catalunya y con representación de la Policía, la Administración Local, entidades jurídicas y la Fiscalía de Catalunya) llevará el mes que viene al Parlament un borrador de Propuesta de Buenas Prácticas para regular el autoconsumo de cánnabis en la comunidad.

El motor del debate han sido las asociaciones cannábicas, pero también los colectivos que trabajan en la prevención de la drogoadicción. “El cannabis no puede seguir en un marco de desregulación que beneficia principalmente a organizaciones criminales con enormes rendimientos económicos”, afirma a Público Josep Rovira, jefe del área de drogas de la asociación Benestar i Desenvolupament (ABD). La Federació Catalana de Drogodependències -que agrupa a ésta y otras entidades- critica en un manifiesto las políticas prohibicionistas porque “criminalizan al consumidor” y porque “no han logrado reducir el mercado ni el consumo”.

De hecho, la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida también como Ley Mordaza, ha elevado las sanciones por tenencia y consumo de cánnabis (la multa mínima pasa de 300 a 601 euros) y no permite sustituir las multas por programas de rehabilitación en el caso de los menores de edad.

Tener el sector regulado haría posible un modelo restrictivo de club para limitar el número de socios y las cantidades de cultivo y “permitiría la reducción de daños y riesgos porque podrían evitarse malas prácticas, como las que se han dado en algunos clubes de Barcelona, que se lucraban y hasta vendían a menores”, explica a PúblicoTeresa Brugal, responsable de Adiciones de la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB), dependiente del Ayuntamiento.

En Euskadi, otra de las regiones pioneras en esta lucha, PNV, Bildu y PSE han consensuado un informe para solicitar al Parlamento que legisle y normalice el funcionamiento de los clubes.

En Madrid, la Federación Madrileña de Asociaciones Cannábicas (MadFac) y otros 25 colectivos vinculados a otros ámbitos sociales, como la prevención y reducción de riesgos, trabaja en la regulación responsable de los clubes, una iniciativa que parte de una agrupación de ciudadanos y organizaciones sociales respaldada por “líderes de opinión, referentes de la cultura, de la política, de la salud, del derecho y personas de los más diversos ámbitos han mostrado su apoyo”, reza su página web. Igual que en Catalunya, proponen el registro de clubes, un protocolo de actuación policial, vetar la entrada a menores de 21 años, planificar la producción y no hacer apología del consumo, entre otras propuestas.

La iniciativa, presentada el pasado mes de septiembre y todavía en fase embrionaria, está orientada hacia una regulación integral y cuenta con una comisión formada por expertos técnicos, médicos y juristas.

“El 80% de los consumidores accede al cánnabis mediante redes ilícitas, sólo el 20% lo hace en clubes o a través del autoconsumo”, explican en un vídeo, “por eso la regulación del sector permitiría -además del control de acceso a menores y la reducción de daños y riesgos asociados al consumo- un ahorro en recursos policiales, judiciales y penitenciarios y un ingreso de impuestos que podrían destinarse a Sanidad o Educación”.

El asesor jurídico de MadFac, Bernardo Soriano (S&F Abogados), explica a Público todas estas iniciativas son la prueba de que, en los últimos años, el escenario está cambiando. “Se está demostrando que las políticas prohibicionistas han fracasado, que con ellas no se reduce la oferta ni las adulteraciones. Sabemos que con el PP es imposible avanzar, pero sí esperamos que en 2016, si hay cambio de Gobierno, se llegue a un consenso para cambiar la ley”, confía.

El espejo en el que se miran estos colectivos son las recientes experiencias en Colorado y Washington, donde se legalizó el cannabis para uso recreativo a finales de 2012, y Uruguay, que a principios de año aprobó la venta de esta sustancia en farmacias.

“Lo principal es que se trata de un fenómeno que ya es una realidad. Hay pequeños camellos por todas partes que no garantizan el coste ni el servicio y que pueden poner a disposición de los consumidores otro tipo de sustancias. Los clubes son plataformas seguras para comprar y consumir, y además, inciden en la salud”, insiste Xaus.  Fuente

0 752 vistas

Insta al Gobierno que incluya estas agrupaciones en la Ley vasca de Adicciones. Quiere soporte legal al cultivo para el consumo colectivo de las personas asociadas. PNV, EH Bildu y PSE-EE abogan por dar pasos a la existencia legal.

El Parlamento Vasco ha instado al Gobierno autonómico a regular la actividad de los clubes de cannabis en la futura Ley vasca de Adicciones y a dar soporte legal al cultivo para el consumo colectivo de las personas asociadas.

La Cámara vasca ha puesto fin a dos años de trabajo de la ponencia que ha estudiado una solución regulada a estos clubes con la aprobación de unas recomendaciones que, a juicio del PNV, “situarán a Euskadi a la cabeza de la regularización de estos locales”.

El PP ha sido el único grupo que se ha apeado del grueso de las recomendaciones y conclusiones aprobadas, ya que entiende que ni la Comunidad Autónoma Vasca tiene competencias para regular esta cuestión, ni el Parlamento Vasco puede ofrecer una solución normativa para las asociaciones de cannabis.

Por contra, PNV, EH Bildu y PSE-EE han abogado por ir dando pasos jurídicos hacia la existencia legal no conflictiva de los clubes de cannabis y han instado al Gobierno vasco “a avanzar en un sistema propio que ofrezca garantías y seguridad jurídica” a estas asociaciones, así como a abordar “los desarrollos normativos que contribuyan a dar una solución a la citada actividad”.

El parlamentario del PNV Luis Javier Tellería ha opinado que el margen de maniobra del Gobierno vasco en este sentido es “estrecho” pero ha dicho que “ha llegado el momento de dar pasos hacia la legalización” de estas asociaciones, que actualmente se mueven en la alegalidad.

En las recomendaciones consensuadas por PNV, EH Bildu y PSE-EE se contempla que, mientras no exista dicha regulación, las asociaciones de cannabis de Euskadi deberían establecer sus propios mecanismos de autorregulación y buenas prácticas.

Asimismo, se prevé que los usos terapéuticos y/o sanitarios deberán quedar excluidos del ámbito de estas asociaciones, que en los últimos años se han convertido “en una realidad cotidiana” ya que cada vez son más numerosas.

Uno de los argumentos para pedir la regulación de estos clubes es el respeto a la libertad individual y a los derechos de los consumidores.

En este sentido, se considera necesaria una reflexión sobre nuevos modelos de regulación jurídico-administrativa que permitan un consumo informado, libre, responsable y sometido a sistemas de control por las administraciones públicas.

También se destaca de los clubes sociales de cannabis el respeto que promueven de las libertades individuales pero sin dejar de lado la protección de la salud, lo que minimiza los riesgos del consumo de esta sustancia.

Por todo ello, se emplaza al Gobierno de España a revisar la normativa con el objeto de dar a estas asociaciones un soporte legal y evitar así la inseguridad jurídica en la que se encuentran, petición que ha sido apoyada también por el PP.

“No puede ser que Irun (Gipuzkoa) acoja una feria sobre marihuana y que, a escasos 10 kilómetros, en Oiartzun, se destruya una plantación de un club social de cannabis por instrucción de un fiscal”, ha advertido Tellería durante el debate en comisión.

Asimismo, el texto aprobado pide a las administraciones competentes que intensifiquen los esfuerzos públicos en campañas para limitar el consumo de esta sustancia, con especial atención a los menores de edad.

Iñaki Lazarobaster (EH Bildu) ha reconocido que a su grupo le habría gustado mayor concreción y ambición en las recomendaciones aprobadas pero ha dado prioridad a la existencia de “un consenso amplio en torno a unos mínimos”.

Txaro Sarasúa (PSE-EE) ha afirmado que en el País Vasco hay más de 50 asociaciones destinadas al autocultivo de cannabis (el triple que hace tres años) y ha opinado que son una realidad que debe regularse dentro de un marco de derechos y obligaciones.

Carmelo Barrio (PP) ha apuntado que no existe evidencia científica como para considerar que los clubes sociales de cannabis puedan ser centros orientados a la reducción de daños, ya que son lugares de consumo y de comercialización de esta sustancia.

En una nota, Gorka Maneiro (UPyD) ha pedido ir más allá y afrontar el debate legislativo sobre la despenalización y regulación segura del consumo de derivados del cannabis, y de su cultivo, producción y venta. Fuente

0 893 vistas

-Las asociaciones cannábicas proliferan en España colándose por las grietas de una legislación difusa

-“La sociedad está preparada para la regulación pero no por la puerta grande”, apunta la Federación Nacional de estas entidades

-El Gobierno ha aumentado las penas previstas por tenencia y consumo en el espacio público

Hasta hace dos semanas, comprar hachís o marihuana era una actividad cotidiana más para Roberto. Sólo tenía que acercarse a su club de fumadores en un barrio del sur de Madrid, bajar al dispensario, pedir la cantidad y variedad que quisiera y pagar el precio estipulado por ello. “Sabía cuándo podía ir, qué tenían, a qué precios… me ofrecía seguridad”, cuenta.

Hace dos sábados apareció en su Facebook un anuncio de su club. “Nos vemos obligados a cerrar cautelarmente por orden del juzgado”. Vuelta a las andadas. Vuelta a buscar un camello que ofrezca alguna confianza, vuelta a las citas precavidas, a las visitas a casas extrañas –“quédate un rato que no se mosqueen los vecinos con tanto ir y venir”–, a las esperas en un parque, vuelta a ese sentimiento olvidado ya de las compras clandestinas de cannabis.

Roberto pertenece a ese 17% de jóvenes de entre 15 y 34 años que ha fumado esta sustancia en el último año en España, según el Observatorio Europeo de Drogas . La cifra sube hasta el 26% –uno de cada cuatro– si la edad se rebaja a 18 años. Es, de lejos, la droga ilegal más consumida en Europa y España. No son tantos los que como Roberto pertenecen a alguna asociaciones de fumadores, clubes privados en los que se puede adquirir cannabis y fumarlo si uno lo desea.

No son todos, pero sí son cada vez más. Amparadas por la difusa legislación española y con una gran demanda que satisfacer, en los últimos años proliferan este tipo de asociaciones. Dado el carácter semiclandestino de algunas de ellas, las cuentas bailan, pero los recuentos de la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC) hablan de hasta 800 repartidas por toda la geografía. Sólo en Cataluña hay unas 400 con 100.000 usuarios, según calcula la Federación de Asociaciones Cannabicas de Cataluña (CatFac).

“Somos muchos, no somos bichos raros, somos perfectamente aptos para llevar a cabo cualquier actividad de la sociedad”, explica Jaume Xaus, portavoz de CatFac. “Y estamos en una situación jurídica muy peligrosa”. Tras años de prácticas prohibicionistas “fracasadas”, con las experiencias legalizadoras de Uruguay y Colorado (EEUU) y los números como argumentos de fuerza, creen que ha llegado su momento: “Despenalización del consumo con fines lúdicos y desestigmatización del usuario”, reivindican.

La ley española sobre la materia castiga la tenencia, el cultivo y el transporte… si está destinado a terceras personas. El cultivo de marihuana para uso propio no está contemplado en el Código Penal. “Hasta el momento la jurisprudencia establece que el autocultivo para uso personal no está castigado”, explica Xaus. Aunque sea para el autoconsumo de grupos.

La ley es inconcreta y no marca la línea que separa el autoconsumo del tráfico (por ejemplo estableciendo una cantidad de referencia). Esa interpretación está quedando en manos de los jueces, que valoran situación y contexto de cada caso. A título particular, “más de cinco o diez gramos al día sería muy difícil que un juez creyera que es para uno mismo”, valora Xaus a modo aproximativo. Un gramo de marihuana o hachís cuesta a partir de unos cinco o seis euros. En casa resultaría difícil justificar el cultivo de mucho más que un par de plantas.

Por la rendija del autoconsumo se colaron hace más de 20 años las primeras asociaciones de fumadores de cannabis. Son grupos que se juntan para abastecerse de cannabis y a la vez tener un espacio en el que evitar la presión legal, centralizar la producción y distribución entre sus miembros y fumarse un porro tranquilamente sin tener que mirar de reojo por si aparece la policía.

Justo todo lo que buscaba Roberto en su club. Pero, como la actividad que realizan tampoco acaba de ser legal, lo han cerrado. Es una situación que se repite de cuando en cuando, en ocasiones con gran revuelo mediático. Un juzgado recibe una denuncia –las federaciones no tienen constancia de que actúen de oficio– y se clausura cautelarmente el local. Incautaciones, detenidos e imputados son el saldo habitual de estas operaciones.

No una legalización sin más

Para ellos ya no es una cuestión de si se va a regular el consumo lúdico de cannabis o no, sino de cuándo. El asunto se está moviendo ya en parlamentos como el catalán o el vasco, pero las asociaciones lamentan que las regiones, que tienen la voluntad, no tienen las competencias, y con el Gobierno central ocurre todo lo contrario. “Este periplo entre 2014 y 2015 será decisivo porque se van a tomar una serie de decisiones en el Parlamento catalán, vasco y quizá Baleares. Los partidos de centroizquierda están barajando y estudiando una regulación”, explica Barbé. UPyD presentó recientemente una moción en el Congreso al respecto.

Más allá, opinan que hay una necesidad social. Por parte de los clubes, por descontado: “Aunque no es ilegal, toda la actividad que se viene haciendo tras 20 años de movimiento asociativo, el modelo no está escrito en ningún sitio en el nivel legal. Cuando quieres averiguar si lo estás haciendo bien dentro de la ley o no, el único que lo puede decidir es un juez, y entonces nos vemos envueltos en detenciones, incautaciones, cierres… un sinvivir”, explica Xaus.

También para los no fumadores. “Están demandando ese espacio, en el que se pueda conjugar el uso del cannabis con garantías con no molestar a otras personas por ello. Qué mejor que un club privado donde además se ofrece información o ayuda si es necesaria”, añade Rabé. “La sociedad está preparada para una regulación, pero no por la puerta grande. Hay que estudiar el tema, que el Congreso empiece a tener una apertura clara y se acerque a la realidad, que es la que es. Hay mucha gente joven que tiene acceso a esta sustancia, con una regulación el mercado negro no tendría sentido”, argumenta. Y se aleja del estilo holandés de regulación sin más: “Ese modelo no sería viable aquí. Nuestro modelo 100% social creemos es el que va a tener mucho más recorrido”, valora Rabé.

Por no hablar del impacto económico que podría tener para el Gobierno la regulación del sector a través del cobro de impuestos, etcétera. Sólo los cerca de 400 clubes en Cataluña facturan unos cinco millones de euros al mes. Para las personas que viven de esto –los clubes tienen empleados–, también supondría un alivio. “Están malviviendo más bien, en una situación muy precaria”, explican desde la FAC.

Pese al optimismo de las federaciones, de momento la situación es la que es. Si bien es cierto que internacionalmente las políticas tienden hacia la regulación, el Gobierno español ha aumentado las penas previstas por tenencia y consumo en el espacio público, y se plantea prohibir expresamente el cultivo de cannabis, aunque sea para autoconsumo. Mientras llega el año 2016, en el que las asociaciones tienen fija la vista como año clave para sus aspiraciones, muchos fumadores de cannabis seguirán buscándose la vida por la calle para fumarse un porro de dudosa calidad.

Dos modelos para crear un club

Actualmente se puede hablar de dos modelos de clubes. Por un lado los limitados, basados en el autocultivo, transparentes y con los socios como eje sobre el que giran. Es el modelo más antiguo, “100% social”, que defiende e impulsa la FAC. Tienen todo un marco teórico detrás que establece cómo es el modelo, “reconocido por la ONU”, destacan. Son asociaciones cerradas, con estatutos y todas las formalidades legales. “Tienen unos 700 socios como mucho, las decisiones se toman de forma asamblearia, todo es muy transparente. Tenemos un programa de auditoría activo, libros de control, pagos y transferencias a través de cuenta bancaria y pagamos impuestos. Cada socio tiene la posibilidad de presentarse a las juntas directivas cada cuatro años, etc.”, explica David Rabé, secretario de la federación.

En estos clubes se realiza una previsión de consumo según el número de socios (y un máximo de dos gramos al día por miembro para evitar ventas posteriores), se cultiva esa cantidad de marihuana y luego se distribuye. Se controla el proceso para evitar que alguien convierta el autoconsumo en tráfico.

La labor de estos clubes no se limita a dispensar cannabis. “Ofrecemos también una serie de servicios enfocados al usuario de cannabis: actividades de todo tipo relacionadas con la planta, campañas serias de gestión de riesgos, informativas, trabajamos lo que creemos que pueden ser consumos problemáticos…”, enumera Xaus, portavoz de la CatFac.

Por otro lado, más recientemente han aparecido otros clubes con una concepción ligeramente distinta. Muchos de ellos tienen dueños, el acceso a la dirección no es libre. Se basan en la compra mancomunada. También suelen ser cerrados en cuanto a su acceso pero tienden más a no limitar el número de socios ni la cantidad de cannabis que se puede retirar, aunque también llevan un recuento.

El problema que desde asociaciones como la FAC observan con este modelo es que acudir al mercado negro a abastecerse es sinónimo de problemas. “Se está metiendo dinero en asociaciones clandestinas, nadie sabe dónde va, si se está declarando…”, observa Xaus. No es que todas las asociaciones de este estilo sean así, pero suelen ser éstas las que están teniendo más problemas con la administración. Fuente ElDiario

0 632 vistas

Los nuevos requisitos impuestos por la Comisión Europea a los países sometidos a su dirección de computar las drogas y la prostitución en la contabilización del PIB como primer paso para legalizar ambas actividades económicas llegan a la política española no sin ciertos precedentes que podrían terminar por sentar cátedra después de tantos años de insistencia y debate.

Al anuncio de “modernizar” el cálculo de las cuentas públicas de los países miembros de la Unión Europea, cambiando el antiguo sistema de 1995 por el 2010, se suma la reciente propuesta de la Organización Profesional de Inspectores de Haciencia del Estado de llegar a permitir la prostitución y el tráfico de drogas para cosechar más impuestos y equilibrar unas cuentas públicas que resisten en un déficit estancado por encima del 5% por la falta de eficacia y contundencia de las decisiones gubernamentales. Sin embargo, ambas noticias no caen como hechos aislados en un panorama totalmente adverso a dichas ideas, sino en un caldo de cultivo abierto a ellas, tenue pero trabajado por las ideologías liberales, socialistas y comunistas, y sus diversas formaciones políticas.

En la cuestión de que la droga pueda venderse como un producto normal más y de que la prostitución sea considerada como un trabajo igual que cualquier otro, comunistas, socialistas y liberales se mantienen unidos en un mismo frente.

Respecto al tráfico de drogas, en el año 2012, pasadas las elecciones generales, UPyD a través de su diputado Toni Cantó propuso “abrir el debate” sobre su legalización. Igualmente, este partido presentó junto con el PSOE en el Ayuntamiento de Alicante la regularización de “clubes de cannabis” y, aunque la formación socialista se ha posicionado por el momento oficialmente en contra, el mismo Felipe González también declaró que sería una buena decisión para luchar contra el narcotráfico.

UPyD y a algunas voces disidentes del PSOE con cierto peso, se añade igualmente IU, formación que un año antes llevaba en su programa electoral un proyecto de legalización de la marihuana y despenalización del consumo de drogas, y que en los sucesivos años, hasta este último 2014, ha continuado con su campaña de propaganda, llegando incluso a ampararse en el ejemplo del capitalista Estados Unidos donde ya se comercializa en muchas zonas aportando ingresos a la Administración.

Otros partidos políticos más anecdóticos como el PCE y el P-Lib también se sitúan en la misma posición. El último, que se presenta además como defensor del ideario liberal de intelectuales como Friedrich A. von Hayek o el judío Ludwig von Mises, considera la prohibición de las drogas como un grave atentando al libre mercado por ideas de corte “colectivista-socialista”, llamando poderosamente la atención que sus compañeros en estas peticiones son  precisamente de este corte ideológico.

Seguir leyendo Negocios 

Por Daniel Marín Arribas

0 530 vistas

“Smoking herb reveals you to yourself” decía Bob Marley. Y no, no murió por consumirla. A pesar de las leyendas urbanas que rodean su muerte, se debió a un melanoma que se había formado en el dedo gordo de su pie derecho y no a una herida en el pie que evolucionase a una septicemia jugando al fútbol, una de sus grandes pasiones .

Me centraré en el debate que hoy nos compete: ¿vislumbra la marihuana un horizonte legal? Parece ser que sí. Ya son varios los países que están sometiendo a debate la cuestión sobre si legalizar la marihuana o no. Sobre todo los países de la cuenca caribeña y los de américa latina. De hecho, Uruguay, con el emérito Pepe Mújica como impulsor, ya ha aprobado un anteproyecto de ley y refrendo en el Senado para su legalización. Es un camino trazado.

La historia, dicen, nos sirve para no repetir los errores del pasado, y ya son más de cien años de lucha contra el narcotráfico. ¿El resultado? Prácticamente nulo. Por cada alijo incautado, quedan miles sin localizar. Y la crisis, encima, no hace más que fomentar tanto la producción como el consumo. De eso podemos dar fe cualquier español.

Solución: legalización, como decía la tantas veces tarareada canción de Ska-p. Tal vez es cuestión de robarle a la clandestinidad su esencia. Tal vez sea cuestión de trabajar a favor del consumidor y no en contra del productor. El tabaco es una plaga, el alcohol también, pero, ¿acaso es posible su prohibición? La desastrosa Ley Seca en EEUU de 1920 sólo tardó 13 años en caer, e impulso el fenómeno del “gangsterismo” que, bajo disfraces, sigue perdurando en la actualidad.

El ser humano es pasional y en su evolución pasa de disfrutar los placeres del cuerpo a los de la mente. Primero cultiva la pasión, el amor, el sexo. Después germinan la cultura, la razón, la lógica. Es absurdo tratar de prohibir que cada uno haga con su cuerpo lo que quiera, lo que nos lleva a otra cuestión: la educación. Si sabes lo que bebes o fumas, te harás responsable. Conocer los riesgos y los límites es básico. Por ello debemos preguntarnos ¿Quién es el Estado para prohibírtelo? ¿Quién es el Estado para decirte que no fumes de una planta que crece en la Naturaleza? ¡¡Pero si el Estado somos nosotros!!

Es ya un hecho, como antes mencioné, el horizonte legal de la marihuana. América Latina estableció, allá por la década de los 70, un nuevo paradigma económico-social. Tras la crisis de deuda de los países latinoamericanos en la que, recordemos, el Banco Mundial y el FMI concedieron a éstos millonarios créditos para promover la globalización del capital y, sin previo aviso o excusa, les aumentó el interés de todo el dinero prestado -una cantidad muy significativa, como los intereses correspondientes- que provocó una de las mayores recesiones conocidas… ¿Os suena la prima de riesgo y la consecuente crisis de deuda?.

Con este nuevo paradigma parece ser que países como Uruguay, México, Colombia, Ecuador, México o Argentina tienen ya sistemas independientes. Legislan solos, ejecutan solos. Al menos diez países alrededor del mundo ya debaten este tema tabú, que poco a poco va dejando de serlo. España es el undécimo. Resulta además, como dato curioso, que en EEUU, uno de los países más tolerantes en lo que a la marihuana se refiere, ha bajado el consumo de cocaína mientras ha aumentado el de la marihuana. Hasta en el seno del país del individualismo por antonomasia, del “american way of life” y del “Manifest Destiny” aparecen grietas. Algo está cambiando.

Voy a dar paso a un pequeño resumen de estos diez países y luego hablaré de cómo España está gestionando este asunto:

Holanda: Comienzo por este pequeño y a la vez gran país por ser, precisamente, el primero en Occidente en legalizar el consumo de marihuana. Es cierto que existen lagunas acerca de su producción y comercialización e, incluso, han intentado acotar sus dominios, pero no hay duda del voluminoso turismo que ha generado desde su aprobación en el año 1979. Su modelo es el del “cofee-shop”.

Uruguay: La novedad del programa uruguayo reside en que se trata de una ley única y novedosa, incluso más “liberal” que la holandesa. Aunque aún se está estudiando, se prevé que la ley permitirá un consumo de hasta 40 gramos mensuales para evitar el contrabando fronteras afuera. Es reseñable que Uruguay se encuentre entre los países con menos corrupción y con un Índice de Desarrollo Humano envidiable al de otros países occidentales o de su entorno. El otrora guerrillero Pepe Mújica también estudia legalizar el aborto y la prostitución a pesar de estar en contra de estas prácticas. En su opinión, de esta forma el Estado “podrá obrar persuasivamente en beneficio de aquellas personas que, por condiciones económicas, sociales o de simple soledad, acudan a estos ámbitos”.

México: La cruenta lucha que libera México contra el narcotráfico es mundialmente conocida. 120.000 muertos durante los últimos seis años dan fe de ello. Es por ello que los ex presidentes Vicente Fox y Ernesto Zedillo (socialdemócratas) actúan como puntas de lanza de esta iniciativa pro legalización. Resulta paradójico que ellos encabecen este movimiento, pues ambos lucharon de forma coactiva contra la droga. En la Ciudad de México se trabaja para que, a finales de este año, la marihuana esté despenalizada. Además, el Senado de la República, puede recoger este testigo y elevar a ley nacional la cuestión de su legalización.

tumblr_mkgkdpLXw11s229qfo1_250Chile: Tras reuniones con sus homólogos uruguayos en estrecha colaboración, una de las economías más potentes de la zona, ha decidido despenalizar el consumo, y, aunque el debate existe desde el 2007, la opinión pública sigue dividida. En Chile, la producción y la venta están prohibidos, no así su consumo.

Colombia: El también ensangrentado país sudamericano, socio de los EEUU, ha aprobado la posesión de hasta cinco gramos marihuana y uno de cocaína. Fue en el año 2012 cuando, la Corte Suprema, aprobó esta ley. Está abierto a despenalizar aún más las drogas blandas pero sólo en caso de consensuar una ley común con los países del entorno .

Ecuador: En el pasado mes de Julio, Rafael Correa, Presidente de Colombia, despenalizó el consumo de drogas blandas, aunque, como Colombia, espera un acuerdo sobre este tema con los países vecinos. Por ahora no hay proyectos para ampliar la ley relativa al consumo de este tipo de drogas.

Argentina: Fue en el año 2009 cuando la Corte Suprema despenalizó la posesión de drogas blandas para consumo propio. Aunque el cultivo y la comercialización del cannabis sigue estando en el limbo, el Parlamento argentino trata de apuntalar más la ley relativa al consumo.

Guatemala: Aunque gobierne la derecha, su presidente conservador Otto Pérez ha demostrado que este debate no lo debe capitalizar sólo la izquierda. De hecho, el Presidente de Guatemala, antiguo combatiente del ejército y que luchó contra el narcotráfico, ha proclamado que militarizar esta lucha sólo conduce a la violencia. A pesar de esta idea, y posiblemente debido a las presiones por parte de EEUU, Guatemala no está sometiendo a consenso ninguna ley de este rango.

EEUU: El entramado legal estadounidense es muy complicado. Al estar compuesto por un sistema federal, los estados de la Unión e incluso algunos distritos tienen potestad para regular este tipo de asuntos. A pesar de la negativa de la Administración Obama, los estados de Colorado y Washington (no la ciudad, ojo) han despenalizado el consumo con fines recreativos. Además, ya se preparan para regular la producción y venta. Otros 20 estados cuentan con ambiguas leyes de las que se benefician los consumidores. Señalar, por último, el gran impacto económico que está suponiendo la marihuana en el mercado, convirtiéndose en un lobby más de la endeudada economía norteamericana.

Portugal: En último lugar no quería dejar pasar la oportunidad de hablaros de Portugal. Resulta que nuestro querido vecino legalizó, allá por el año 2001, el consumo de drogas. El resultado de esta controvertida ley ha sido la reducción abismal de adictos. Y claro, no hay acción sin reacción, por lo que se estudia ahora un proyecto a la holandesa que propone crear centros sociales donde sea legal la producción de algunos tipos de drogas.

Y nuestra España querida, país con el índice de consumo más alto de toda Europa donde, según la OMS, un 25,7 por ciento de estudiantes de 15 años reconoce haber probado el cannabis (supongo que será mucho más elevado al tener que lograr el reconocimiento de niños de tan sólo 15 años en un tema tan polémico) sigue siendo un tema tabú. En los últimos años ha sido propuesta la despenalización del consumo de marihuana (y sucedáneos) en varias ocasiones, pero el gobierno de turno se ha dedicado a tumbar tales propuestas. El último intento se produjo en marzo de este mismo año, cuando Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) elevaron una iniciativa al Parlamento. El Pleno del Congreso rechazó la propuesta con los votos de PP, PSOE y UPyD. Es en Cataluña, combativa como siempre, donde germinó el movimiento pro legalización. Veremos cómo cristaliza tal movimiento, que ha de hacerlo antes o después.

Aparte del tema ideológico, con valores u opiniones más o menos favorables, existe el debate económico. En España, la legalización de la producción, comercialización y venta, podrían crear hasta 40.000 puestos de trabajo y generar unos beneficios (sí, beneficios) de unos 6.000 millones de euros. Os recuerdo que los recortes en educación y sanidad han supuesto más de 10.000 millones. Supongo que la ya famosa “clase extractiva” creerá no computable en votos tales medidas. Lo de siempre, vamos.

tumblr_mrancqGJcr1qegm8co1_500-7769No quiero dejar pasar la oportunidad, por último, de señalar la fuerza con la que miles de expertos tratan de elevar al máximo nivel esta cuestión. En una época donde el capitalismo se está reinventando y por ello busca desesperadamente donde crear riqueza, sorprende que la demagogia y la hipocresía de los dueños de nuestro propio destino no sean capaces de entender que el ser humano nace libre, y que es la educación y sólo la educación lo que nos hace dueños de nuestras decisiones. Pero claro, el que aprende duda, y el que duda hace preguntas, y, si hay preguntas, harían falta muchas televisiones de plasma para contestar.

Espero que mi aportación, como mínimo, ayude a profundizar este debate.

 by Bajoelpanteon Deparis

Fuente BajoelPanteóndeParis