Abonos, acondicionadores e insecticidas de origen animal

Abonos, acondicionadores e insecticidas de origen animal

por -
1 2.453 vistas

Options-for-Organic-Fertilizers_largePor Miguel Gimeno.- La agricultura ecológica no solo se nutre de abonos y enmiendas orgánicas de origen vegetal o animal, también existe una fuente natural como son los abonos minerales, entendiendo por tales, a los abonos de origen mineral que sin haber sufrido ningún proceso químico de síntesis, están contemplados en la normativa de AE que entró en vigor en la Unión Europea en el año 1991 (Reglamento (CEE) nº 2092/91), y del que ya hablamos extensamente en estas líneas en números anteriores.

Como ya hemos dicho para que un abono mineral esté permitido en para agricultura ecológica no ha debido sufrir tratamiento químico alguno de síntesis, sino que los minerales que han sido obtenidos de la propia naturaleza se han de procesar por medios físicos y mecánicos.

Ya desde tiempos remotos la forma más generalizada de realizar abonados nitrogenados era a través del uso del conocido “Nitrato de Chile”, que procedía de la molienda de rocas de yacimientos originarios de Chile, fue tal su auge y uso en la primera mitad de siglo XX que casi se llega a exterminar con este recurso natural, hoy controlada su extracción. La diferencia en comparación con los abonos minerales de síntesis química está en la veloz solubilidad de éstos últimos, por ello a la hora de aplicar abonos minerales permitidos en A.E. debemos de tener en cuenta tal circunstancia y realizar los abonos cuando hagamos la preparación del terreno, e incluso añadiéndolos en forma de enmienda a la pila de compost.

Los fertilizantes minerales permitidos en A.E. además de ser una fuente económica de aportar nutrientes a las plantas, se complementan a la perfección con otro tipo de prácticas ecológicas habituales como el abonado orgánico y el abonado en verde. Muchos suelos previamente a ser cultivados pueden presentar déficit de uno o diversos minerales imprescindibles para el desarrollo de las plantas. Puede que solamente con los aportes orgánicos no contrarrestemos este déficit, ya que su riqueza y composición no es homogénea ni está garantizada. Para enmendar estos déficits del suelo los abonos minerales de la A.E. se presentan como una gran herramienta de trabajo para el cannabicultor.

El origen y procedencia de los fertilizantes minerales son sales minerales o rocas provenientes de yacimientos mineros y salinos, los cuales son tratados mediante procesos físico-mecánicos. Los procesos de obtención de abonos minerales deben ser procesos físicos ó mecánicos de transformación como disolución en caliente, filtración, decantación, calcinación, molienda, procesos electroestáticos,…

Abonos Minerales Naturales permitidos en agricultura ecológica

 

Denominación

Descripción, requisitos de composición y condiciones de utilización

Fosfato natural blando Producto definido por la Directiva 76/116/CEE del Consejo3, modificada por la directiva 89/284/CEE4.
Contenido en cadmio inferior o igual a 90 mg/kg de P2O5
Fosfato aluminiocálcico Producto definido por la Directiva 76/116/CEE del Consejo3, modificada por la directiva 89/284/CEE4.
Contenido en cadmio inferior o igual a 90 mg/kg de P2O5.
Utilización limitada a los suelos básicos (pH >7,5).
Escorias de desfosforación Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Sal potásica en bruto (por ejemplo: kainita, silvinita, etc) Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Sulfato de potasio con sal de magnesio Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Derivado de la sal potásica en bruto.
Carbonato de calcio de origen natural (por ejemplo: creta, marga, roca calcárea molida, arena calcárea, creta fosfatada, etc.)
Carbonato de calcio de origen natural (por ejemplo: creta de magnesio, roca de magnesio calcárea molida, etc.)
Sulfato de magnesio (por ejemplo: Kieserita) Únicamente de origen natural.
Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Solución de cloruro de calcio Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Sulfato de calcio (yeso) Producto definido por la Directiva 76/116/CEE del Consejo3, modificada por la directiva 89/284/CEE4.
Únicamente de origen natural.
Azufre elemental Producto definido por la Directiva 76/116/CEE del Consejo3, modificada por la directiva 89/284/CEE4.
Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Oligoelementos Elementos incluidos en la Directiva 89/530/CEE5.
Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Cloruro de sodio Solamente sal gema.
Necesidad reconocida por el organismo de control o la autoridad de control.
Polvo de roca

Acondicionadores minerales para la enmienda en suelos que presenten déficits de K, Mg, P ó S:

 

Nutriente

Producto a usar

Potasio Patentkali (30%)
Magnesio Epsonita (16% MgO),
Kieserita (20-27%),
Patentkali (10%)
Calizas dolomíticas (18%)
Magnesita (60%)
Rocas silíceas (2-7%)
Fósforo Fosfato natural blando
Fosfato aluminiocálcico
Escorias de desfosforación
Azufre Azufre elemental
Productos a base de sulfatos como Patentkali, Epsonita.

 

MEN-FM11-gkh-fertilizer-1Abonos y Acondicionadores Minerales más comunes:

Polvo de rocas calizas.

El polvo de rocas calizas contiene bastante calcio (cerca del 50%) por lo que se puede usar tanto para aportar Calcio como para aumentar el pH de tierras ácidas. Según sea la acidez podemos utilizar de 20 a 150 gramos por metro cuadrado.

Cretas fosfatadas.

Contiene unos níveles practicamente iguales de Calcio que el polvo de calizas, además contiene cerca del 8 % de Fósforo así como otros oligoelementos. Su pueden utilizar de 30 a 100 gramos por metro cuadrado.

Margas.

Son mezclas de minerales arcillosos y caliza que llegan a contener sobre un 20 % de Ca, en suelos arenosos funcionan bien para enmendar una deficiencia de este mineral. Dosis de 30 a 100 gramos por metro cuadrado.

Yeso.

El yeso (sulfato cálcico hidratado) contiene cerca del 30% de Calcio y se usa para mejorar las tierras con problemas de Sodicidad.

Dolomita Cálcica.

Contiene sobre el 20% de Magnesio y sobre un 30% de Calcio. Se puede utilizar como enmienda de Mg y Ca pero solo en con un pH neutro o ácido. Utilizar 10 a 40 gramos por metro cuadrado.

Carbomagnesia.

Tiene una mayor concentración de Calcio que la Dolomita, pero su contenido en Magnesio es menor. Al igual que en el caso anterior, solo se debe usar en suelos ácidos o neutros.

Kieserita-Sulfatos Magnésicos de origen marino.

Su composición varía en ambos casos. La Kieserita posee sobre un 25 % de Magnesio y un 20% de Azufre, y los sulfatos marinos sobre un 15 % de Magnesio. Son aconsejables para suelos alcalinos, aplicar de 15 a 30 gramos por metro cuadrado de Kieserita, en caso de los sulfatos marinos al ser mucho más solubles es recomendable usar dosis mucho más bajas y aplicarlo más periódicamente.

35Patentkali.

Proviene de depósitos salinos naturales. Es rica en Potasio (30%), Magnesio (10%) y Azufre (17%), además de pequeñas cantidades de otros elementos como el Silice. Mejora a los suelos con problemas de salinidad. Se puede utilizar en la preparación del terreno en casos de floración deficiente de la cosecha anterior.

Fosfatos naturales y Fosfal.

El contenido en Calcio de los fosfatos naturales es alto además de poseer cerca de un 30 % de Fósforo. Utilizar sólo en suelos ácidos, sobre 20 a 40 gramos por metro cuadrado. En suelos neutros y básicos se puede afirmar que los fosfatos naturales son totalmente inertes.

El fosfal (fosfato calcinado) contiene un porcentaje de Fósforo similar a los fosfatos naturales, pero contiene Aluminio en una elevada proporción además de ser de asimilación más rápida. Utilizar en suelos alcalinos con el mismo intervalo de dosis que los fosfatos naturales.

Minerales de Sílice.

Hay multitud de rocas como el gneis, el basalto y granito que son ricas en Sílice y otros microelementos. Sobre la mitad de su contenido es Sílice, el resto pueden ser Magnesio, Potasio y numerosos microlementos. Es ideal para aquellos privilegiados que pueden hacer cultivos de exterior en invierno, refuerza a las plantas frente a las heladas y la lluvia. Se pueden utilizar de 20 a 150 gramos por metro cuadrado.

Insecticidas de origen minera:

Alumbre (sulfato doble de alúmina y potasa): Tomamos 40 gramos de alumbre, lo disolvemos en agua hirviendo y luego lo diluimos en 10 litros de agua. Es un remedio eficaz contra el pulgón, y se pulveriza sobre suelo y plantas. Realizar una segunda pulverización a los quince días de haber realizado la primera.

Arcilla: Podemos tomar una tierra excesivamente arcillosa o bien comprar caolín (arcilla con la que se realizan manualidades de venta en papelerías y tiendas de manualidades) y untar sobre tallos y ramas de las plantas, tiene las mismas utilidades que la cera. También podemos untar el agujero de trasplante antes de colocar las plantas, con ello se facilita un mejor enraizamiento.

Arena de cuarzo (silice): Un buen remedio preventino es tomar arena de silice y espolvorear las plantas, actuando como repelente contra insectos.

Azufre: Existen diversos tipos de azufre mineral que podemos utilizar para solucionar ciertos problemas contra hongos y ácaros: molido, sublimado, ventilado, coloidales y mojables. El molido tiene un grano muy grueso, y los coloidales y mojables se utilizan diluidos en agua, por lo que si vamos a solucionar un problema con hongos no interesa aportar más agua a las plantas. Los más recomendables son el sublimado y el ventilado, ambos los podemos utilizar espolvoreándolos (con un simple calcetín por ejemplo) sobre las plantas. El azufre resulta tóxico para las micorrizas del suelo, por lo que hay que controlar su uso para no causar daños mayores. Del mismo modo se debe aplicar por la tarde-noche y evitar las migueltemperaturas altas en las que el azufre se puede volver tóxico para las propias plantas tratadas, además evitar que el suelo presente cierto grado de humedad antes de aplicarlo. Aplicar sólo durante la floración.

Jabón negro potásico: También podemos preparar una solución contra pulgones, cochinillas y ácaros disolviendo 25 gramos de jabón de potasa en 1 litro de agua. Se pulveriza durante la tarde-noche y nunca durante la floración.

Sulfato de aluminio: Contra cochinillas y mosca blanca también podemos elaborar un remedio, que consiste en disolver 200 gr de sulfato de aluminio en 1 de agua, una vez está la mezcla bien disuelta se le añaden 9 litros más de agua y se agita concienzudamente. Se aplica en caso de ataque pulverizando sobre las plantas dañadas y alrededores, siempre por la tarde-noche y en crecimiento.

Por Miguel Gimeno

ARTÍCULOS SIMILARES

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 3 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 29 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.

0 32 vistas
Una ILP a nivel nacional para abrir el debate en la mesa del Congreso sobre la regulación, el autocultivo para autoconsumo de cannabis

0 44 vistas
Camboya podría ser un actor principal del Extremo Oriente en la incipiente industria mundial del cannabis