Adicción a la marihuana y al chocolate, los mismos receptores

Adicción a la marihuana y al chocolate, los mismos receptores

por -
1 4.280 vistas

El chocolate (el de comer no, el de fumar) y la marihuana llevan sustancias que aumentan el placer y bienestar.

Adicción al chocolate.  Hay personas que tienen una necesidad imparable de comer chocolates, son incapaces de reprimir este deseo, semejante a lo que le sucede a un adicto a sustancias ilegales.

El tema es que los azúcares del chocolate acrecientan el nivel de serotonina en el cerebro, por lo que el estado de ánimo mejora. Un dato curioso a tener en cuenta es que el deseo compulsivo de comer este dulce sucede mayormente en mujeres.

La adicción al chocolate  está regida por causas biológicas y psicológicas, este alimento tiene la capacidad de calmar el malestar que genera la agresividad, el mal humor y el dolor sentimental.

El chocolate está compuesto por metilxantinas que son teobromina, cafeína y feniletilamina, y posee anandamida, la cual tiene los mismos receptores de la marihuana. Estas sustancias aumentan las propiedades sensoriales encargadas delplacer y el bienestar.

Además de esto, la principal causa de adicción al chocolate es su sabor, posee la combinación ideal entre dulzura y grasa. El chocolate, como alimentos semejantes, tienen la capacidad de liberar endorfinas en el cerebro, y los medicamentos que inhiben el accionar de éstas son los indicados para mermar las ganas de comer chocolate.

Fuente Nutricion

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

Últimas Noticias

1 240 vistas
Es importante y necesario estar informados de los posibles efectos asociados al uso recreativo de la marihuana

0 89 vistas
"cuando se compra la marihuana en la calle, no hay forma de saber si lo que compras esta mezclado con alguna otra droga o algún tipo de producto químico
video

0 89 vistas
En este nuevo programa la empresa californiana Auntie Dolores fabrica alimentos con THC y CBD incluso para mascotas y la segunda parte de la Serie Maria.

0 190 vistas
El primer día hubo mucha música y no se quiso entrar en polémica con las leyes de Indiana esperando mejor ocasión