Adulteración del cannabis con tabaco, cálamo y otros compuestos colinérgicos

Adulteración del cannabis con tabaco, cálamo y otros compuestos colinérgicos

por -
0 5.959 vistas

Articulo por: John M. McPartland

Departamento de Medicina Familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont, Burlington, Vermont, Estados Unidos

En determinados círculos existe la costumbre de añadir al cannabis agentes colinérgicos con la intención de realzar el efecto cannabimimético o reducir los eventos adversos. El incremento de los efectos cannabimiméticos por el tabaco (o la nicotina) ha sido corroborado por estudios de mecánica in vitro, experimentos de comportamiento animal, informes anecdóticos de pacientes y un ensayo clínico. El mecanismo puede ser farmacocinéticos o farmacodinámicos. Esta tendencia de adulterar el cannabis con tabaco tiene problemas, consecuencia de los efectos adversos de éste, por lo que se sugieren distintas soluciones. La literatura gris también informa de mezclas de

cannabis con la raíz de la planta cálamo, con la intención de reducir los eventos indeseables del cannabis. Por lo menos un componente de dicha raíz (la beta azarona) bloquea la acetilcolinesterasa (AChE). Contrariamente a lo esperado, el bloqueo de la AChE disminuye el efecto cannabimimético. Es evidente la necesidad de continuar con las investigaciones.

El tabaco y la nicotina

La serie de casos de McPartland et al.  no fue la primera que informaba de que el tabaco aumenta los efectos “cannabimiméticos” del cannabis. El prohibicionista inglés Whitelaw Ainslie [3] afirmó que el tabaco mejora la intoxicación por cannabis. Desde una perspectiva diferente, O’Shaughnessy  señaló que la datura, otra planta colinérgica, aumento los efectos del cannabis. Fishbein  describió cómo en 1900 ciertos pacientes “sumergían” cigarrillos de tabaco en los extractos líquidos de cannabis disponible en las farmacias. Una reciente comparación entre el cannabis que consumen enfermos para el dolor crónico y el consumido de forma lúdica reveló una mayor tasa de adulteración con tabaco por parte de los primeros . Un análisis independiente del chi cuadrado de los datos muestra que la tasa más elevada de pacientes con dolor crónico se acercó a la significación estadística (p = 0,14). La tendencia poblacional en relación con la mezcla de cannabis y tabaco parece estar cambiando. En algunos países europeos, como Alemania, puede que cada vez haya menos individuos añadiendo tabaco al cannabis y que se esté sustituyendo el consumo de hachís por el de marihuana en bruto (F. Grotenhermen, com. Commun., 2008). Actualmente en Inglaterra hasta el 80% del

cannabis se mezcla con tabaco . En los últimos 15 años en los EE.UU. el tabaco ha ganado reputación entre los jóvenes de zonas urbanas por mejorar el “colocón” del cannabis . Esta creencia, y la práctica de mezclar tabaco con cannabis, ha crecido hasta convertirse en un nuevo fenómeno cultural. En una reciente encuesta realizada entre universitarios de EE.UU. el 40’5% admitió mezclar el cannabis con tabaco y el 18’9% dijo que fumaban tabaco para mantener y prolongar los efectos del cannabis . Este hecho, que se ha comprobado en estudios con animales, demuestra que la nicotina aumenta la discriminación del tetrahidrocannabinol (THC) [10] y que mejora algunos de los efectos del THC y de los cannabinoides sintéticos . En definitiva, unos pocos estudios afirman que no hay interacciones, o que estas son negativas (p. e.). Un ensayo clínico en humanos concluyó con que la nicotina mejora el “colocón” del cannabis en todos los sujetos, causando mayor estimulación en el sexo.

Farmacocinética del tabaco

Los elementos subyacentes de este fenómeno siguen siendo desconocidos. La literatura está llena de estudios acerca de la mecánica de los efectos del cannabis sobre el tabaco, pero son escasos los que lo analizan a la inversa. Varios autores han propuesto un mecanismo farmacocinético, compuesto por las cuatro fases características de absorción, distribución, biotransformación y eliminación .

1. La absorción del THC puede ser mejorada mediante mezclando tabaco al hachís. El tabaco ayuda al hachís a permanecer encendido, sirve como relleno y suaviza la inhalación de hachís de mala calidad . Van der Kooy et al. documentaron una mejoría de la eficacia de la combustión (cantidad de THC liberada por gramo de cannabis, medido en una máquina de fumar) , llegando a la conclusión de que la mezcla de cannabis y tabaco al 50% podría dar lugar a una inhalación de una cantidad de THC similar al de un cigarrillo 100% de cannabis.

2. La distribución del THC en sangre y cerebro puede verse alterada por ciertos componentes del tabaco (nicotina e hidrocarburos aromáticos policíclicos) por competición por la albúmina y las lipoproteínas del plasma. Además, determinados componentes del tabaco pueden alterar la permeabilidad de la barrera hematoencefálica .

3. El mecanismo de biotransformación fue propuesto por Starks , quien sugirió que el tabaco transforma el cannabidiol en THC, lo que parece poco probable.

Dos enzimas del citocromo P450, la CYP2C9 y la

CYP3A4, biotransforman el THC en el metabolito activo 11-OH-THC y en el metabolito inactivo THCCOOH . La nicotina no puede alterar estas enzimas

(la CYP2B6 es la principal enzima que metaboliza la nicotina), pero otros componentes del tabaco sí podrían hacerlo. En apoyo de esta hipótesis, fumar un porro con un contenido en THC de 29 mg al que se le ha añadido tabaco produce un pico del ratio THC-COOH / 11-OHTHC de 3’4 (datos a partir de ), mientras que fumar un porro con aproximadamente la misma cantidad de

THC pero sin tabaco da lugar a uno del 6’4 (datos a partir de ) – casi el doble de la cantidad de metabolito inactivo.

4. La eliminación del THC a través de heces y orina podría verse afectada por el tabaco, por un mecanismo desconocido.

Farmacodinámica del tabaco En lugar de la farmacocinética, McPartland et al.  propusieron que el tabaco altera la farmacodinámica del THC (es decir, objetivos y mecanismo de acción). Valjent et al.  sostuvieron que los efectos de la nicotina y THC no se limitan a un efecto aditivo, sino que propusieron una interacción sinérgica entre los sistemas endocannabinoide y nicotínico. Los efectos sinérgicos se ponen de manifiesto en los estudios donde son administrados simultáneamente la nicotina y los cannabinoides, mientras que la sensibilización de los efectos se observa al administrar una dosis previa de nicotina y comprobar cómo se alteran los efectos de los cannabinoides suministrados después. Fruto de la sinergia entre estos sistemas incluyen:

• regulación al alza de receptores y ligandos;

• interacción y dimerización a nivel de receptores;

• liberación de terceros neurotransmisores, tales como el óxido nítrico;

• interconexión a la baja de la transducción de las señales.

La nicotina puede regular a la baja la densidad de receptores cannabinoides del cerebro, por lo que el individuo aumenta su sensibilización a los efectos de los cannabinoides. La nicotina puede aumentar los niveles de los ligandos endocannabinoide (AEA y 2- AG) en algunas regiones del cerebro . Los endocannabinoides son sustitutos del THC en estudios de discriminación de drogas en animales . Dada la capacidad de los receptores cannabinoide (CB1) para interactuar con otros receptores , es tentador especular que CB1 y nAChR forman un heterodímero.

Se ha demostrado que la combinación de drogas cannabinoides y nicotínicas libera terceros neurotransmisores (por ejemplo, el óxido nítrico) y, posiblemente, afectan a la baja a los mecanismos del segundo mensajero

. La interacción del cannabis, los endocannabinoides y la nicotina, sin duda, varía según la especie, el sexo, la edad, la región y el cerebro. Los múltiples efectos de la nicotina pueden ser debidos a la heterogeneidad de las subunidades que componen los nAChR y al polimorfismos expresado en la población general de un único nucleótido (SNPs). Esta heterogeneidad se complica con la regulación a la baja por parte de los nAChR, el tráfico de agonista y la modulación de la síntesis endógena de ACh por los agentes colinérgicos exógenos .

Inhibición de la acetilcolinesterasa

La acetilcolinesterasa (AChE) es la enzima que cataboliza la ACh. Los agentes que bloquean la AChE (anti-AChE) aumentan la ACh sináptica y, por tanto, mejoran la señalización nAChR. El bloqueo AChE también aumenta la señalización de los receptores ACh muscarínicos (mAChRs). Ocho estudios in Vitro demostraron que los agonistas mAChR, como la ACh, la pilocarpina, el carbacol y la oxotremorina, aumentan efectivamente la liberación endocannabinoide y la consiguiente señalización CB1 (véase revisión en).

Los estudios en animales han demostrado que la pilocarpina y la oxotremorina incrementan los efectos del THC . Sobre la base de las pruebas de que los agonistas nAChR y mAChR incrementan los efectos de los cannabinoides, podemos predecir que los compuestos anti- AChE actúan de forma similar. Pero aparentemente no lo hacen. En estudios con animales, la fisostigmina (anti-AChE, así como una mezcla de agonistas nAChR y mAChR y un agonista nAChR alostérico) enigmáticamente disminuyeron la discriminación , la sedación

y el déficit de memoria provocado por el THC . Según un informe clínico, la fisostigmina aminoró el “colocón”, la taquicardia, el enrojecimiento de los ojos y la sequedad de boca causada por el THC, aunque el paciente experimentó una mayor sedación . La raíz de cálamo (Acorus calamus) contiene betaazarona, un compuesto anti-AChE . Informes de la literatura gris afirman que el cálamo disminuye el efecto cannabimimetico (p. e. ). Añadir una “pizca” de cálamo seco en polvo a una pipa de cannabis proporciona “claridad mental y mejoría de la memoria” . En la antigua India ya era práctica añadir cálamo al cannabis; según textos médicos ayurvédicos, el cálamo “balancea” y “neutraliza los efectos secundarios tóxicos” del cannabis [44]. El uso ayurvédico del cálamo como sedante contradice al que hacían los indios Cree de Norteamérica como estimulante, discrepancia que puede deberse a las diferencias farmacológicas entre el cálamo ayurvédico de Asia y el de América.

Conclusiones

Los estudios en animales  y el anecdotario humano [1] indican que añadir tabaco al cannabis aumenta los beneficios terapéuticos de éste. Los médicos deben desaconsejar dicha práctica. El uso del cannabis por sí solo conlleva riesgos, pero al añadirle tabaco aumenta enormemente los efectos adversos. La mezcla de cannabis y tabaco puede ser considerado como una “puerta de entrada” a la dependencia de este, provocando una inversión de la secuencia típica de inicio en el consumo de estas sustancias . Proporcionar a los pacientes un cannabis de mejor calidad podría servir como alternativa a la adulteración; un suministro legalizado y regularizado podría solucionar el problema. Los cultivadores de Cannabis autorizados podrían modular el efecto colinérgico del propio Cannabis; la planta produce de forma natural muchas sustancias anti-AChE, entre las que se encuentran el óxido limoneno, el α-terpineno, el γ- terpineno, el terpinen-4-ol, el carvacrol, la l-carvona, la d-carvona, la 1,8-cineola, el p-cymeno, el fencono,

 

Declaración de conflicto de intereses

El autor desempeñó con anterioridad el cargo de consultor

de GW Pharmaceuticals (www.gwpharm.com/).

Fuente CannabisMed

ARTÍCULOS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 83 vistas
Firmas de esta industria pueden temer la legalización de la marihuana ya que se le considera como una alternativa más segura al alcohol.

0 217 vistas
La acuaponía es una técnica de cultivo basada en la acuicultura, una combinación de la hidroponía y los sistemas acuícolas de recirculación cerrados.

0 123 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 97 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas