Cannabis durante el embarazo y el parto: un remedio natural

Cannabis durante el embarazo y el parto: un remedio natural

por -
0 2.151 vistas

Inspirada por una mesa redonda con Ina May Gaskin, la “madre de la auténtica partería (asistencia al parto)”, hace unos meses aquí en Ámsterdam, decidí analizar más profundamente el tema del uso o consumo de cannabis durante el embarazo y el parto. Aunque la Sra. Gaskin no debatió sobre el consumo de cannabis con nosotros, hizo algunos comentarios qué despertaron mi interés por el tema. Esta es parte de la información que he encontrado al respecto. Echa un vistazo por ti mismo.

Cannabis durante el embarazo y el parto

Mucho antes de que se prohibiera, el cannabis era un remedio, o medicina, aprobado en obstetricia. Tiene un efecto calmante y ayuda a combatir las náuseas. El cannabis puede hacer maravillas por las mujeres que luchan contra la hiperémesis gravídica (HG), un trastorno relacionado con el embarazo. No existe tratamiento farmacéutico efectivo para este trastorno, pero el cannabis puede proporcionar alivio inmediato.

Hiperémesis gravídica (vómitos intensos durante el embarazo)

Se caracteriza por las náuseas y los vómitos intensos, y persistentes, durante todo el día, además de por la noche y con el estómago vacío, y también por la pérdida de peso: la hiperemesis gravídica es un trastorno grave del embarazo, si no se recibe tratamiento, puede resultar mortal para la madre y el bebé. Aproximadamente del 0,5 al 2,0% de las mujeres embarazadas presentan síntomas graves de hiperémesis gravídica.

Los informes de los estudios de caso en los que han participado futuras madres describen cómo el cannabis es el medicamento más eficaz – y el único – que ayuda contra estas quejas. Elimina las náuseas y los vómitos, estimula el apetito y es digestivo. En algunos estados de los EE.UU., se permite el uso de cannabis medicinal para tratar la hiperémesis gravídica. Según mi investigación, en Europa, sin embargo, todavía no es así.

La Dra. Wei-Ni Lin Curry, una mujer afectada por esta enfermedad, describía su propia situación de la siguiente manera:

“A las dos semanas de la concepción de mi hija, comencé a tener una náuseas terribles y vomitaba durante todo el día y la noche. …vomitaba bilis de todos los colores, y enseguida empecé a vomitar sangre. …Me sentía tan impotente y angustiada que me fui a la clínica de abortos en dos ocasiones, pero las dos veces me fui sin pasar por el procedimiento. …Por fin, me decidí a probar el cannabis medicinal. …Sólo una o dos pequeñas caladas por la noche, y si lo necesitaba por la mañana, dieron como resultado un día entero de bienestar. Pasé de no comer, no beber, no funcionar, y de tener vómitos continuamente y sangrar por dos orificios a estar completamente curada. …No sólo el cannabis salvó mi [la vida] mientras duro mi hiperemesis, sino que también salvó la vida del bebé que llevaba en mi vientre”.

La propia Dra. Curry ha realizado un estudio piloto breve sobre el tema y los resultados pueden consultarse aquí (en inglés solamente).

Cannabis durante el parto

Históricamente, el cannabis y el cáñamo se utilizaban para inducir, de forma natural, el parto o detener el sangrado, para aliviar el dolor o para iniciar el proceso de lactancia.

Lo que funciona para unas mujeres, no tiene por que ser adecuado para las demás. Hay variedades de cannabis que expanden la conciencia, mientras que otras tienen un efecto relajante y producen una sensación de ligereza. Durante el parto, algunas mujeres encuentran que el cannabis puede desencadenar ansiedad y, posiblemente, incluso paranoia, mientras que otras responden con una sensación de relajación, sentido del humor, curiosidad y una actitud receptiva. Estos últimos son los efectos sobre los que he leído en numerosas ocasiones. También, Susun Weed, la famosa herbolaria de los EE.UU., puede confirmar que el cannabis ayuda a las mujeres de parto a calmarse, relajarse y ayuda a fomentar la curiosidad y el sentido del humor.

Ina May Gaskin afirma también que el sentido del humor y la risa son completamente beneficiosos durante el parto. Se cree que el cannabis tiene un impacto importante sobre las contracciones y que posee cierta influencia hormonal. Además, se supone que proporciona una nueva perspectiva sobre el nacimiento y el parto.

Mucho de lo que sucede durante el parto tiene que ver con el instinto y se produce muy por debajo del nivel mental consciente. El cannabis puede ayudar a una mujer a depositar su confianza en el proceso de parto y no pensar demasiado en el proceso. Asimismo, la Sra. Gaskin siempre hace referencia al hecho de que el parto debe producirse de una forma tan deshinibida como sea posible y que hay que animar a las mujeres a seguir sus propios instintos.

Claves históricas para el uso de cannabis en la asistencia al parto

Las referencias históricas al uso terapéutico del cannabis para una serie de trastornos de las mujeres se remontan al siglo VII a. C. En su libro “Cannabis Treatments in Obstetrics and Gynaecology: A Historical Review” (“Tratamientos con Cannabis en Obstetricia y Ginecología: Una Revisión Histórica”), el Dr. Ethan Russo describe las partes de la planta de cannabis, que incluyen sus flores y semillas, que se utilizaban en China y Persia para inducir las contracciones, prevenir los abortos/mortinatos y reducir el sangrado posnatal.

Según la tradición, los vikingos y los alemanes de la época medieval utilizaban el cannabis como un remedio para los dolores del parto.

A mediados del siglo XIX, las tinturas de cannabis eran un compuesto popular en las culturas occidentales y surgieron una serie de recetas a base de cannabis. Por ejemplo, sólo unas gotas mezcladas con agua tibia eran una fórmula eficaz contra el dolor durante el parto, además de para la histeria y los dolores menstruales. A mediados del siglo XIX, prácticamente todos los farmacéuticos o boticarios elaboraban su propia tintura.

Estudios sobre el uso de cannabis en la asistencia al parto

Junto con sus colegas, la Dra. Melanie Dreher ha estudiado el uso o consumo de cannabis en las mujeres embarazadas en Jamaica durante un largo período de muchos años, además de los informes sobre cómo la planta se ha empleado, tradicionalmente, para tratar las náuseas y estimular el apetito. Es cierto que el consumo de cannabis no se fomenta oficialmente en Jamaica, y de hecho se aplica lo contrario. Sin embargo, las mujeres jamaicanas consideran la costumbre del uso terapéutico del cannabis para ellas, y sus bebés por nacer, como una ayuda y un remedio.

Durante su estudio, que duró 30 años, sobre el consumo de cannabis durante el embarazo, laDra. Dreher llegó a la conclusión de que no hay pruebas científicas de que el consumo de cannabis sea perjudicial para el feto humano.

En su libro “Marijuana Myths, Marijuana Facts: A Review of the Scientific Evidence” (“Marihuana: Mitos y Hechos. Una Revisión de las Pruebas Científicas”), John P. Morgan y Lynn Zimmer afirman que “[la] marihuana no tiene un impacto fiable sobre el tamaño al nacer, la duración de la gestación… o la aparición de anomalías físicas” en los lactantes. Este descubrimiento parece haber sido corroborado por otros estudios en Gran Bretaña, los Países Bajos y también en Australia.

Sobre Ina May Gaskin

Volvamos a la mujer que me inspiró para analizar tanto la información histórica como la más reciente sobre el uso de cannabis durante el embarazo y el parto.

Puede que los lectores de nuestro blog conozcan a Ina May Gaskin como la “madre de la auténtica partería”, además de conocerla como el cofundadora de The Farm (La Granja), una comunidad hippy internacional ubicada en Summertown, Tennessee, que se basa en los principios de la no violencia y el respeto a la tierra. Otros podrían conocerla como la primera mujer en haber ingresado en el Counterculture Hall of Fame de High Times, un honor que se le concedió en el año 2000.

Ina May Gaskin no es sólo otra partera o comadrona. ¡No! Ha reavivado el debate en torno a los partos naturales. Junto con otras comadronas, ha puesto en marcha su propio centro de maternidad en La Granja, en la que su libro “Spiritual Midwifery” (“Asistencia al Parto Espiritual”) juega un papel clave. También es la fundadora del proyecto “The Safe Motherhood Quilt Project”, una iniciativa en los EE.UU. en menoria de las madres que han muerto a causa de complicaciones durante el embarazo y el parto, y para dar a conocer, más ampliamente, el tema de la mortalidad materna durante el parto.

Su trabajo se ha retratado en películas como “Birth Story” y “The Business of Being Born”. Es justo decir que ella es una de las comadronas, o doulas, más famosas del mundo. Su contribución a la asistencia al parto natural es inmensa: “menos es más” o “la naturaleza manda” son sólo dos de las afirmaciones que suele hacer.

Tal vez sea hora de que la asistencia al parto moderna eche un vistazo atrás si quiere seguir adelante. El cannabis puede contribuir de manera considerable, pero necesitamos más estudios independientes y clínicos, y no sólo informes de los estudios de casos y encuestas, por importantes que sean, con el fin de poner en el mercado el cannabis para el embarazo y el parto. Soy consciente del debate sobre el tema y de que no es ni el primero, ni el último, al que el tema tendrá que enfrentarse.

En 2012, mi colega Seshata también escribió un artículo sobre el tema del “Cannabis y el embarazo”, que me gustaría que no te perdieras. Lo puedes encontrar aquí.

Por Stefanie

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 53 vistas
Bill Murray fue detenido en el aeropuerto de Chicago con marihuana cuando tenía veinte años
video

0 54 vistas
En este nuevo programa veremos Infomaria, la constitución de un club 2, sabremos de Expomedeweed y un poco más sobre cultivo

0 1.029 vistas
Ranking mundial de los países donde sus ciudadanos consumen más cannabis en tanto por cien según la población

0 58 vistas
La legalización de la marihuana ha sido la única clara ganadora en las elecciones de 2016. Es hora de la vigilancia y del valor no de la paranoia y el derrotismo