Cannabis en Ghana

Cannabis en Ghana

por -
0 262 vistas

Por Seshata.- La República de Ghana es un pequeño país situado en la costa del Golfo de Guinea en África Occidental, al norte de la línea ecuatorial. Ghana ha disfrutado de estabilidad política y de un crecimiento económico desde 1992; sin embargo, la desigualdad entre las zonas urbanas y rurales también está aumentando, y el cannabis se está convirtiendo en un importante cultivo comercial para muchos agricultores pobres.

Historia del Cannabis en Ghana

El cannabis llegó a Ghana hace relativamente poco tiempo, como ha ocurrido en gran parte de África occidental; se cree que fueron los comerciantes de Sierra Leona los primeros en traer la planta al país en la década de 1930. Después de la Segunda Guerra Mundial, los militares que regresaban de prestar su servicios trajeron consigo el hábito de fumar marihuana en sus puestos militares en la India británica y en el Norte de África.

En la década de 1970, el declive económico interno – junto con la creciente demanda de cannabis, tanto del mercado nacional como del europeo – aumentó la importancia del cultivo para la comunidad agrícola de Ghana. Hoy, Ghana es uno de los principales productores de cannabis de África occidental, aunque su producción no tiene comparación con la de los países superproductores del continente, como Sudáfrica y Marruecos.

El Comercio de Cannabis en Ghana

Ghana se está convirtiendo rapidamente en un importante centro para las redes internacionales de tráfico de la zona que conectan África con las Américas, Europa y Asia. A las autoridades de Ghana le preocupan más la cocaína y la heroína, aunque como la importancia del cannabis para la economía está creciendo, también está atrayendo cada vez más la atención de los responsables políticos.

El cannabis se cultiva principalmente en las regiones de Sefwi y Aowin del oeste de Ghana, así como en las regiones de Ashanti y Brong-Ahafo del suroeste. En el sur y el oeste de Ghana, el clima es cálido y húmedo, por lo que resulta perfecto para el cannabis. Las plantas generalmente se cultivan intercalándolas con cacao, yuca u okra para disimularlas, y las plantaciones suelen encontrarse en lo profundo de las selvas pantanosas características de la zona, lejos del alcance de los cuerpos y fuerzas policiales.

Además del incremento del cultivo para el mercado interno, también está en aumento el tráfico dirigido fuera de Ghana. NOCAB ha estimado que desde 1980, al menos el 50% del cannabis producido en Ghana se ha destinado a la exportación. El principal centro de tráfico ilegal en Ghana es el aeropuerto internacional de Acra; sin embargo, también se utilizan barcos, camiones y el sevicio postal para exportar cannabis fuera del país.

En 2012, agentes de la Agencia para el Control de las Fronteras del Reino Unido se apoderaron en el aeropuerto de Heathrow de la mayor incautación de cannabis jamás realizada, procedente de Ghana con destino el Reino Unido; se confiscaron alrededor de 1,5 toneladas de cannabis de tres contenedores distintos, con un valor de £ 4,3 millones.

Uso Cultural del Cannabis en Ghana

Marihuana Ghana
El terreno fértil y agreste de la región de Brong-Ahafo del suroeste de Ghana es perfecto para ocultar los cultivos ilegales de cannabis.

Aunque el cannabis sólo ha existido en Ghana desde hace un siglo o menos, ha surgido una cultura relacionada con su uso. Existe una población rastafari importante en Ghana, gran parte de la cual participa activamente en el cultivo y venta de cannabis. Algunas de las variedades disponibles localmente son muy apreciados por su potencia, fragancia y efecto, y están muy lejos del cannabis de baja calidad que se exporta a Europa.

El consumo de cannabis en Ghana se asocia tradicionalmente a las personas que trabajan en ocupaciones peligrosas o arduas, como los peones o jornaleros, las prostitutas y agricultores, así como a la clase marginada compuesta por los delicuentes. El consumo de cannabis, sobre todo entre la juventud urbana del país, va en aumento, hasta el punto en que las autoridades lo consideran como un problema serio.

Entre los términos locales para el cannabis se incluyen bhanga e “Indian hemp” (Cáñamo de la India, como en Nigeria); el término común “weed” (marihuana, hierba) parece haber mutado en un coloquialismo alternativo, wee; además, está la expresión obonsam tawa, que se traduce como “el tabaco del diablo” y que proviene de la lengua indígena Twi.

El cannabis generalmente se adquiere ya “liado”: esto es, por lo general, un porro ya liado que contiene alrededor de 2,5 g de cannabis; a veces se puede comprar cannabis sin liar, en cuyo caso el distribuidor deberá proporcionar un papel de fumar como parte del servicio habitual. Un porro de cannabis suele costar GHS 0.1 ($ 0,05); a menudo se pueden comprar cantidades más grandes de 20-30g por GHS 2-3 ($ 1 a 1,50).

Legislación y Política Internacional

Ghana es signataria de la Convención Única de Estupefacientes de la ONU. La Ley de Estupefacientes (Control, Aplicación y Sanciones) de 1992 puso en marcha la Convención y fundó la Junta de Fiscalización de Estupefacientes (the Narcotics Control Board, NACOB), la autoridad principal encargada de la aplicación de la política de drogas a nivel nacional. La Unidad de Narcóticos de Policía, con sede en la capital, Acra, es la división de la policía encargada de hacer cumplir las políticas de drogas en Ghana.

Cannabis GhanaAdemás de no contar con los recursos suficientes para controlar el tráfico ilegal, Ghana sufre de altos niveles de corrupción, y existen indicios de que miembros de la policía y del gobierno – incluso miembros de la propia NACOB – participan activamente facilitando a los traficantes sus actividades.

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

A pesar de que la corrupción y el soborno son moneda corriente en Ghana, cuando se aplican penas de prisión, éstas pueden ser severas. La Ley de Farmacia y Drogas (The Pharmacy and Drugs Act) de 1961 y su modificación de 1963 establecen claramente las penas por delitos relacionados con la marihuana: para los primeros delitos, se impone un mínimo de cinco años de prisión, incluso para los casos de simple posesión. Para la tercera infracción, los casos de posesión son castigados con veinte años de prisión, y el cultivo y la distribución, a cadena perpetua.

Postura Actual hacia el Cannabis en Ghana

El uso del cannabis en Ghana ha aumentado de manera constante desde hace varias décadas: a finales de 1990, la UNODC estimó que el 8% de los ghaneses utilizan regularmente el cannabis; para el año 2011, el consumo había subido al 21% de la población, una de las tasas de prevalencia más altas del mundo.

Mientras que el cannabis es aceptado ampliamente a nivel social en Ghana, y se le considera menos dañino que otros narcóticos, los políticos en general, incluyendo la NACOB, creen que el cannabis es responsable de diversas enfermedades mentales y que, por lo tanto, hay que acabar con su uso.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marijuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 15 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 356 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 29 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 197 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.