Cannabis: la curación de Japón

Cannabis: la curación de Japón

por -
0 1.902 vistas

 

Cada verano en Hokkaido y en el norte de Honshu, pelotones de policías y servidores públicos limpian los campos de marihuana.

Para una nación conocida por sus estrictas leyes contra las drogas, las plantas son muy fáciles de encontrar. En un año de promedio, las patrullas descubren entre 1 millón y 2 millones de ellas, algunos son sembrados por los fumadores ilícitos pero la mayoría de cannabis ha nacido salvaje, cultivado legalmente antes de su prohibición en virtud de la Ley de Control del Cannabis 1948.

Independientemente del origen de las plantas, son arrancadas con sus raíces y son cargadas en furgonetas e incineradas en hogueras a barlovento de las zonas habitadas.

Durante mucho tiempo, algunas personas cuestionaron estas campañas anuales de erradicación. Ahora, sin embargo, una minoría está desafiando su eficacia y el enfoque general de Japón hacia el cannabis.

Uno de estos críticos es Hideo Nagayoshi, autor de “Taima Nyumon” (“Una introducción a la Cannabis”), que fue publicado en el 2009. En su libro, Nagayoshi sostiene que los millones de plantas de cannabis destruidas cada año deberían ser mejor utilizadas como para la medicina, la energía de la biomasa y para las industrias de la construcción.

Nagayoshi también destaca la falta de sentido de las leyes actuales, que impiden la investigación interna aobre el cannabis medicinal y manejan los estudios de científicos en el extranjero.

Otro abogado del cannabis es Yukio Funai, autor de “Akuho! Taima Torishimariho no “(” Ley mala! La verdad detrás de la Ley de Control del Cannabis “) Shinjitsu, que fue publicado en el 2012.

En un desglose detallado de los beneficios económicos potenciales de la legalización del cannabis en Japón, Funai calcula que el país podría aprovechar tanto como ¥ 30 trillones por la planta. El Cannabis, escribe, es un huevo de oro.

Si la legalización está a la altura de las promesas económicas de estos autores es incierto. Lo que, sin embargo, podrían ser garantizadas son los beneficios humanos.

Cada año, la policía japonesa arresta a aproximadamente 2.000 personas por posesión de cannabis; sin distinguir entre los usuarios recreativos o medicinales y que los tribunales suelen encarcelar durante un máximo de cinco años.

Este tratamiento parece ignorar desde hace mucho tiempo, olvidar, la historia de Japón con el cultivo de cannabis.

En el 2008, por ejemplo, un luchador de sumo fue arrestado por posesión de la misma planta de la que se tejen los mejores cinturones yokozuna de su deporte.

El fanatismo anti-cannabis de Japón es una importación reciente. Primero impuesto por las fuerzas de ocupación de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, ahora se enmarca en una política de drogas siguiendo el modelo de la campaña “Just Say No”, creado por la primera dama Nancy Reagan durante la presidencia de su marido en la década de 1980. (En Japón, el eslogan es “Dame. Zettai.”)

Hoy en día, en el sitio web del Departamento de Policía Metropolitana de Tokio contiene afirmaciones generales acerca del cannabis, por ejemplo, el fumar “provoca alucinaciones y delirios, comportamiento violento” datos que no son consistentes con la investigación reciente.

Todo esto llega en un momento en que los propios Estados Unidos se está alejando de un enfoque de cero tolerancia hacia la reducción de daños. En la actualidad, 20 estados de los EE.UU. permiten la venta de marihuana medicinal; Colorado y Washington han legalizado por completo.

Un economista de EE.UU. estima que el tamaño potencial del mercado de cannabis de América puede llegar a más de $ 10 mil millones para el 2018.

Sin embargo, el debate público sobre la política de cannabis que se ha estado librando en el extranjero desde la década de 1960 todavía tiene que llegar a las costas de Japón. Hasta que la discusión se lleve a cabo, los beneficios del cannabis que podría traer a la economía nacional son generalmente desconocidos.

Los actualmente ilegales cultivos ya florecen en todo el norte de Japón, que se cultiva sin productos químicos agrícolas o, en la mayoría de los casos, sin la intervención humana.

Objeto de un uso adecuado, estas plantas podrían aportar soluciones a una serie de problemas que enfrenta el país hoy en día, incluyendo la excesiva dependencia de las industrias de papel de los árboles, la calidad de la atención de miles de pacientes con cáncer y la depresión agrícola, especialmente en la región de Tohoku.

Hasta Japón re-evalúa su patrimonio de cannabis y se embarca en una discusión abierta de su guerra contra la marihuana, todo este potencial se sigue convirtiendo en humo.

Por Jon Mitchell

Fuente The Japan Times traducido por La Marihuana

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 15 vistas
John Doe es un término norteamericano que se emplea para referirse a una persona de la que no se conoce su identidad o bien se pretende mantener en secreto

0 24 vistas
Paraguay podría ser el próximo país de latino América en unirse al grupo de naciones que ya han despenalizado el cannabis medicinal

0 72 vistas
Los investigadores aseguran que están en condiciones de posicionar al Laboratorio como centro de producción de sustancias que sirvan para el control de calidad del aceite

0 256 vistas
¿Qué efecto te hacen los comestibles? Más de uno de los que consumen cannabis por primera vez se lo ha preguntado.