Cannabis medicinal, Italia a la vanguardia

Cannabis medicinal, Italia a la vanguardia

por -
0 579 vistas

El 18 de septiembre de 2014, los Ministros de Defensa y de Salud firmaron un memorando para crear un proyecto piloto de “producción nacional de sustancias y preparados a base de plantas de cannabis para fines médicos y científicos. Para el cultivo de las plantas fue elegida una fábrica militar farmacéutica en Florencia por las “habilidades de su personal militar y civil” y por la “capacidad de fabricación y control de calidad de la industria farmacéutica”, combinado con el “nivel de seguridad militar ».

Al igual que en el 2010 con la senadora Donatella Poretti Berlusconi que instó al gobierno a favorecer tal acuerdo, durante la aprobación de la ley sobre cuidados paliativos también se contó con la opinión favorable de Giovanardi. La idea de que un fármaco fuera producido por los militares en un monopolio no convencía. Periodistas y profesionales después de visitar el Instituto de Florencia cambiaron de opinión, descubrieron una realidad crucial para responder a ciertas situaciones de emergencia y crisis médico-farmacéutica planetaria.

En junio pasado en Florencia se hizo la primera cosecha experimental, las cincuenta primeras plantas de cannabis, cuyas cepas habían sido seleccionadas por el Centro de Investigación para los cultivos industriales de Rovigo, produciendo dos kilogramos de inflorescencias que al parecer contenían ingredientes activos de una calidad que permitía estandarizar el producto libre de moho, hongos u otros contaminantes. Después de la inspección de la AIFA, la Agencia de Medicina, se dio la luz verde por parte del Ministerio de Salud, que a partir de septiembre finalmente se empezaría a producir. A partir de enero del 2016, se podrá llegar a los 200 metros cuadrados de invernaderos para obtener hasta 100 libras o 45 kilos por año de producción para ser enviados a las farmacias que lo soliciten. Italia se convertirá en el primer y único Estado miembro de la ONU que gestionará la producción publica de cannabis.

Ahora, es importante que el Ministerio de Salud emita un dictamen favorable a este juicio y asuma la responsabilidad de adoptar las directrices para la prescripción de estos cannabinoides médicos “made in Italy”, en base a las amplias investigaciones científicas que confirman el uso positivo y altamente discapacitante del cannabis, entre otros, para la esclerosis múltiple, esclerosis lateral, glaucoma, enfermedades neoplásicas, espasmos musculares y el dolor.

Ocho años después de la aprobación de la ley, los marcos reguladores nacionales y regionales siguen siendo desconocidos por los operadores si no son boicoteados sutilmente.

Mientras tanto, la calidad y el cuidado de la cosecha están en pleno cumplimiento de las obligaciones europeas con la producción de ingredientes farmacéuticos activos; en segundo lugar, porque gracias a la inevitable expansión de la demanda exponencial de cannabis medicinal en los próximos años, el Ministerio de Defensa está listo para quintuplicar la inversión inicial en el año 2016, y porque los ingresos de cannabis realizados en Italia serán elegibles para apoyar la producción digna florentina de los llamados medicamentos “huérfanos” (para enfermedades raras) un verdadero mundo de “servicio público” que tiene lugar en Italia y sin su merecido reconocimiento.

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 15 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 351 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 29 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 197 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.