Cómo incrementar la potencia en plantas de Marihuana

Cómo incrementar la potencia en plantas de Marihuana

por -
1 24.234 vistas

Los tricomas son las glándulas que crecen sobre le epidermis de nuestras plantas de Marihuana, esos palos semitransparentes que parecen chupa-chups. A simple vista quizás no podamos apreciarlos bien, pero con la ayuda de una lupa, microscopio o cámara de fotos podremos ampliarlos para quedarnos embobados ante tal belleza.

En la “cabeza” de los tricomas es donde se encuentran los cannabinoides, tales como el THC (responsable del efecto psicoactivo), el CBD (muy apreciado últimamente por sus propiedades medicinales) o el CBN (también psicotrópico que actúa como agonista en los receptores CB1 y CB2), entre muchos otros menos conocidos.

Sabiendo esto, es lógico pensar que cuantos más tricomas tenga una planta mayor cantidad de cannabinoides tendrá y por ende, un efecto mucho mayor, más potente.

Pero aumentando la cantidad de tricomas de una planta, no solo aumentamos el número de cannabinoides. Los terpenos también se encuentran en estas glándulas y son los responsables del olor y del sabor de la marihuana al fumarla o vaporizarla.

Por lo que si pudiéramos aumentar el número de tricomas de una planta de marihuana, no solo aumentaríamos la potencia de su efecto, sino que también tendría más sabor y olor.

La pregunta es bastante sencilla…. ¿Cómo aumentamos el número de tricomas en una planta de Marihuana?

Los cultivadores de exterior nos dieron la clave hace ya muchos años. Cogemos dos clones de una misma planta madre y los plantamos el mismo día pero en lugares diferentes. Les damos a ambos los mismos cuidados y los cosechamos el mismo día cuando sus cogollos hayan madurado.

Con la única diferencia de que uno de ellos lo plantaremos a nivel del mar y el otro en un pueblo de montaña, a unos 1,500 metros de altura. Os sorprenderéis al ver la enorme diferencia que existe entre ambos. El esqueje que hemos plantado a 1,500 metros de altura tiene muchísima más cantidad de tricomas que el que fue plantado a nivel del mar.

Esto tiene una explicación muy sencilla a la par de lógica. Cuanto más nos elevamos sobre el nivel del mar, mayor es la fuerza de los rayos del sol. El sol es mucho más fuerte a 1,500 metros de altura que a nivel del mar.

Los rayos del sol contienen entre tantas radiaciones Rayos UV-B. Estos rayos son dañinos para las plantas de Marihuana (y para todo, prácticamente). Degradan y destruyen bastantes tricomas en las plantas, lo que obliga a las plantas a generar nuevos tricomas constantemente.

La planta genera tricomas para protegerse a sí misma, a sus flores (cogollos) y semillas (si las hubiera), contra insectos y condiciones adversas, entre ellas los Rayos UV-B.

De esta forma, una planta cultivada a 1,500 metros de altura recibe los rayos de sol con más fuerza que una planta que está siendo cultivada a la vez a nivel del mar. Así que para protegerse de la mayor cantidad de rayos UV-B lo que hace es generar muchos más tricomas.

Las plantas son sabias, saben protegerse de forma natural con los medios que disponen. Así que si vamos a realizar un cultivo en exterior, debemos recordar que a mayor altura mayor cantidad de tricomas producirá nuestra planta. Pero ojo, que a mayor altura por lo general también suele bajar más la temperatura por la noche. Hay que cerciorarse de que las mínimas son aceptables.

¿Y qué pasa con los cultivos de Interior?

En interior es todo mucho más sencillo. Normalmente se realiza el ciclo vegetativo o de crecimiento con una bombilla de Halogenuros Metálicos (HM) y el ciclo de floración con una bombilla de Vapor de Sodio (HPS), dado que su luz amarillenta (contiene más rojos) está más indicada para el desarrollo y maduración de los cogollos, además de aportar más lúmenes por W que los Halogenuros Metálicos.

Pues bien, los Halogenuros Metálicos emiten mucha más cantidad de rayos UV-B que el Vapor de Sodio, por lo que si durante las dos últimas semanas de floración sustituimos la bombilla de Vapor de Sodio por una de Haalogenuros Metálicos, el nivel de resina será superior. Nuestra planta producirá más tricomas que si hubiéramos finalizado con la bombilla de Vapor de Sodio.

¿Donde está la trampa?

No hay trampa, solo pura lógica. Si el Vapor de Sodio emite más lúmenes, la producción será mayor si realizamos el ciclo completo con esta bombilla.

Si los Halogenuros Metálicos emiten más rayos UV-B pero emite menos lúmenes, la producción será algo menor pero la cantidad de resina será superior, si realizamos el ciclo de floración entero con esta bombilla.

Así que la forma de obtener una buena producción y aumentar también un poco la cantidad de resina, es simplemente sustituir la bombilla de Vapor de Sodio por la de Halogenuros Metálicos las dos últimas semanas de floración manteniendo el mismo horario (de 12/12).

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 40 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 51 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas

0 50 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento

0 64 vistas
Las probabilidades de mortalidad hospitalaria se redujo significativamente entre los usuarios de marihuana en comparación con los no usuarios en hospitalizados