Defensores del cannabis recurren a clubes privados para consumir

Defensores del cannabis recurren a clubes privados para consumir

por -
1 971 vistas

Los cuerpos de seguridad «vigilan» una decena de asociaciones en Galicia y recuerdan que el cultivo de estupefacientes está castigado por el Código Penal

Reconocen que se mueven en los límites de la legalidad. Aproximadamente, una decena de colectivos en Galicia, siguiendo el ejemplo de otras asociaciones surgidas a finales de los años noventa en el País Vasco y Cataluña, están fomentando el consumo de cannabis en clubes privados escudándose, por un lado, en las lagunas legales que permiten el consumo en entornos privados y, por otro, en que la ley de asociacionismo establece que los colectivos «deben reunirse por motivos privados».

En breve, está previsto que abra sus puertas un local de estas características en pleno corazón del casco histórico de Pontevedra. El impulsor de la Asociación Pontevedresa de Estudios del Kannabis (APEK) -denominación, por cierto, muy semejante a la de APEC o Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción-, José Francisco Paz Fontenla, aseguró ayer que la agrupación como tal ya está constituida desde hace más de un año. Añadió que solo están pendientes de acondicionar un local social en la calle San Nicolás. «Estamos registrados en el Ayuntamiento como asociación, en la Xunta, en el Ministerio del Interior… A nivel legal, estamos perfectamente».

Eso sí, admite: «Nos encontramos en el límite de la legalidad, en un margen legal, pero alegal no es». Paz Fontenla asume que existen una serie de resquicios que posibilitan que determinados colectivos, como APEK en Pontevedra o MarinGuana en Marín, puedan existir y reivindicar «unos derechos», al tiempo que sostiene que hay una jurisprudencia que los avala.

Las distintas fuentes consultadas afirman que cuatro son los pilares sobre los que se fundamentan estos clubes privados. Las dos principales premisas serían las de ser un local de acceso restringido -se evitaría, de este modo, encuadrarse en lo que es el consumo público- y que no se obtenga un beneficio económico, de tal modo que se descartaría que se pudiese hablar de tráfico de drogas. Los socios del club -en el caso de APEK se habla de una cifra que podría rondar el centenar de personas- deben ser mayores de edad, mientras que las cantidades de cannabis que lleven encima no pueden rebasar lo que se considera autoconsumo.

Más discutido es el tema de los llamados cultivos sociales. A este respecto, dejó claro que se trata de plantaciones en el exterior, para lo que se contrataría a un jardinero para cultivar la marihuana que luego se consumiría en el club.

Sin embargo, las fuentes consultadas tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil incidieron en que, hoy por hoy, el cultivo de cannabis esta penado en el Código Penal, por lo que es perseguible policialmente. Asimismo, explicaron que se está muy encima de este tipo de asociaciones por si, llegado el momento, cometiesen algún tipo de ilícito penal. Si bien, reconocieron que son conscientes de que, en otras comunidades, existen desde hace años estas asociaciones privadas.

Fuente LaVozdeGalicia

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 100 vistas
Mantener el humo del cannabis en los pulmones podría ser un grave error, ya que con el tiempo se desperdiciaría una buena parte del material

0 60 vistas
Un provincia argentina es el primer territorio del país que autoriza el cannabis medicinal para tratamiento de varias enfermedades

0 158 vistas
La variedad más famosa de Kannabia Seeds es la Mataro Blue, una planta de marihuana medicinal con gran predominancia índica, excepcional sabor y potencia elevada.

0 38 vistas
Australia, con Nueva Gales del Sur a la cabeza, está dirigiendo sus políticas hacia la legalización del cannabis medicinal