El cañamo, por Marcelo Violini

El cañamo, por Marcelo Violini

por -
1 2.463 vistas

Por Marcelo Violini.

Mientras en varios países del mundo como China, Alemania, Canadá, Australia, Inglaterra, Francia, Austria, España, Rusia, Corea y hasta Chile, investigan y desarrollan continuamente nuevos productos derivados del cáñamo, tanto de su fibra como de su aceite, en Argentina, es casi nula la información acerca de su siembra y cosecha para fines industriales.
Descifrar el por qué no producimos cáñamo en Argentina cuando, por ejemplo, importamos sus fibras desde Canadá para que el Ejército Argentino lo utilice en la limpieza de sus fusiles, o nos privamos de una dieta saludable y equilibrada de sus omegas 3 y 6 a través de su aceite, que lo asemejan más a un aceite de pescado que a uno vegetal, o dejamos de ver la posibilidad del agregado de valor in situ de la
cosecha (el rendimiento de la fibra de cáñamo es de más de 2 toneladas por hectárea) en tantos pueblos que podrían producirlo y procesarlo, no entiendo porque no lo estamos haciendo.

Sin lugar a dudas lo primero que necesitaríamos es una decisión política que pueda diferenciar claramente el cáñamo de la marihuana. Romper con los preconceptos vertidos a lo largo de los años de esta milagrosa planta y decir de una vez por todas que el cáñamo es importantísimo para las economías regionales.
Pero para poder saber más, acercándonos a la verdad y poder compartirlo con todos ustedes queridos lectores de HAZE, recurrí a los que saben. Por eso me fui a la Facultad de Agronomía de la UBA, la única facultad del mundo que hace 100 años es al mismo tiempo una plaza donde los vecinos pasean sus perros, ejercitan sus músculos o toman mate debajo de sus legendarios árboles. Allí me esperaba el Ing.
Daniel Sorlino, profesor de la cátedra de Cultivos Industriales de la Facultad de Agronomía de la UBA, especialista en fibras naturales y aceites.
La misma cátedra que por muchos años estuvo a cargo del Ing. Carlos Remussi quien además fue el encargado del Curso de Lino en la Facultad, técnico en la Estación Experimental de Pergamino, Director Técnico de la Linera Bonaerense y jefe segundo de la División de Plantas Textiles en el Ministerio de Agricultura argentino.
“Cuando entré a la facultad, el Ing. Carlos Remussi se dedicaba al estudio del cultivo e industrialización de plantas textiles, era un especialista, no puedo decir que tomé la posta pero si que me mantuve en el estudio e investigación de estas plantas” nos asegura Sorlino.
Cabe destacar que el Ing. Carlos Remussi fue el precursor del estudio de la soja en la Argentina en los años sesenta junto al Ing. Agr. Antonio Juan Pascale, a través de la metodología de siembras continuadas en diferentes ambientes. Digamos que fueron los que introdujeron la soja a la productividad.
Además, todos los años, Remussi, tenía cultivos anuales de cáñamo en hileras. El hizo cáñamo en la década del sesenta y fue preso dos días por tener una parcela con cáñamo, a pesar de que su interés era específicamente el estudio del mismo para su utilización como fibra textil. Existieron bateas donde se ponían los tallos para enríar, descomponer y después poder separar las fibras del tallo.
Cuando la consulta es directa sobre que hace falta para poner a prueba el cultivo en la Argentina, le pregunto al Ing. Sorlino si está dispuesto a realizar pruebas con el cáñamo allí en la Facultad.
“Desde luego que experimentaría con cáñamo, si en Europa lo están haciendo todos. En los últimos 10 años se realizaron muchísimos trabajos. Infinidad de ellos, con textiles y aceites. Estoy dispuesto a realizar la experiencia, para su investigación, de la siembra de cáñamo con el aval del decano” me responde el facultativo.
Todo esto a pesar de que en la facultad es complicada la investigación por el estudiantado. Hay que tratar de idear un formato, un lugar donde no hubiese acceso por parte de los alumnos, un lugar muy resguardado. El tema es que siempre se le de un uso a lo que se coseche. Hay experiencias de hace pocos años donde se intentó tener algunas plantas que lamentablemente fueron “robadas”.
En el jardín botánico de la facultad, hay amapolas, hay plantas que con una dosis baja te matan, y están ahí, un montón de plantas venenosas, que tienen en diferentes concentraciones, compuestos químicos como sales de arsénico o cosas por el estilo que te hacen daño. Productos tóxicos hay a patadas en la naturaleza, todo es cuestión de dosis. Entonces:¿por qué no podemos tener cáñamo?. El impedimento mayor es conseguir las semillas.

Con respecto a la producción de cáñamo en Europa es importante, creciente y hay estudios que propugnan el cultivo de cáñamo para su uso en forma masiva porque ellos no tienen la posibilidad de lograr fibras como la de otros cultivos más tropicales, todo es cuestión de clima, entonces está en auge el cáñamo. Además esto tiene que ver con el cuidado del ambiente, la vuelta a lo natural es muy fuerte, y de la mano de esto, por ejemplo, las fábricas de autos ya no quieren utilizar la fibra de vidrio en sus vehículos, porque si hay que reciclar, la fibra de vidrio es un contaminante importante. Entonces comenzaron a utilizar fibras naturales, entre ellas el lino y el cáñamo.
En Argentina, en el INTEMA (Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de materiales) por ejemplo, se estudian y realizan materiales compuestos (composit), materiales que combinan dos materiales, una matriz polimérica a la que se le agregan fibras en forma de esqueleto para hacerlo más resistente, aquí podrían ser utilizadas perfectamente las fibras de cáñamo.
Para Sorlino, “hay una especie de mito que se agiganta cuando uno menciona la palabra marihuana que traba absolutamente todo y que a uno lo convierte en alguien sospechado de tener las mas malas intenciones. ¿Va a estar estudiando cannabis porque le interesa la fibra…? si con lo otro puede obtener más. Por eso, si uno tiene interés porque en otros lugares del mundo se lo utiliza y es una planta tan noble, que tiene usos por donde lo quieran ver igual que el lino, realmente es para llorar, porque uno dice, tanta ignorancia, tanta estupidez, realmente hay formas de poder manejar las cosas y hacerse de las variedades que no tienen THC para que todo el mundo este tranquilo y poder utilizarlas tranquilamente.
A nivel semillas es muy difícil diferenciarlas, y si uno quiere ingresarlas debería hacer estudios destructivos, romperla, procesarla y químicamente verificar si tiene o no THC porque en la semilla está presente, no son concentraciones importantes pero se manifiestan, en toda la planta hay THC cuando se trata de marihuana”

“El cáñamo quiere un terreno pingüe, estercolado y de riego o llano, húmedo y labrado profundamente. En cada pie cuadrado se siembran seis cañamones a la salida de Arctúro que es á últimos de febrero, ácia el día quinto ó sexto ántes de las calendas de marzo. Sin embargo no es malo sembrarlo hasta el equinoccio de primavera, si el tiempo está lluvioso.” Lucio Junio Moderato, Columela, libro segundo de agronomía, año 40
de nuestra Era. La obra de Columela es considerada el repertorio más amplio y documentado sobre agricultura romana.

Antes no podíamos diferenciar claramente las especies, hoy si podemos decir esto es cáñamo. Y las variedades que están utilizando en Europa por mejoramiento genético, se han incorporado diferencias que ha simple vista se dejan ver y que te permiten definir cuando es una y cuando es otra.
“La marihuana es una planta maravillosa al igual que el cáñamo, el aditamento ahí son sus componentes que bien manejados son útiles para la sociedad, el problema no está en la planta sino en la gente en como la usa, todo es cuestión de educación, de entendimiento, de tener la cabeza un poco más abierta. Siempre va a haber quien las quiera utilizar mal pero teniendo los resguardos necesarios, a mi me parece que no tiene ningún sentido no aprovechar ese beneficio adicional. Al estigmatizarla con tanta persecución le das lugar a un montón de gente inescrupulosa.
En el mundo se cultivan mayoritariamente tres variedades de cáñamo industrial, de la especie botánica
Cannabis sativa L.

1) Cáñamo común ó cáñamo ordinario, que es el más extendido en Europa. Ordinariamente sus tallos tienen de 1,5 a 2 m de altura.
Se cultiva para fibra y semilla. De origen remoto, según Heredoto se introdujo en Europa a través de los escitas con la que confeccionaban textiles, cuerdas y redes entre otras cosas.

2) Cáñamo de Piamonte; cáñamo de Bolonia ó gran cáñamo, se deriva de la anterior por selección, tiene un mayor desarrollo y sus tallos llegan a alcanzar los 4 metros de altura, justamente debido a los terrenos medianamente consistentes y sumamente fértiles. Como su nombre lo indica, esta variedad fue desde hace años cultivada en Piamonte, Bolonia, Italia hasta hoy. El cáñamo de Anjou no fue más que el cáñamo de Piamonte cultivado en Francia. Se cultiva preferentemente por sus largas fibras.

3) Cáñamo de China ó Lo-má, conocida también como la especie Cannabis gigantea o Cannabis índica, ingresó de China a Europa en el año 1866. Sus tallos se desarrollan hasta los siete metros de altura y su fibra es fina, de aspecto sedoso y muy resistente. Por ser más tardía requiere para su cultivo un clima cálido y húmedo.

Se puede utilizar por el lado medicinal por su aceite además de sus fibras. Si la gente pudiera tener una plantita no le haría mal a nadie, que le hagan problema a alguien por tenerla es una estupidez.. Estoy a favor del cultivo controlado . Por ejemplo, el opio para hacer morfina, a la gente con grandes dolores se le suministra morfina, ¿alguien puede negar que eso sea bueno para la salud?
Las empresas que suministran la materia prima a las farmacéuticas tienen permisos especiales para su cultivo, con resguardos especiales y eso se hace en el campo en superficies controladas, pequeñas, con un alto valor por supuesto ¿Como se puede hacer esto y no se puede hacer lo otro?”

Entre el año 2000 y el 2006, la producción mundial de fibra de cáñamo creció de 50.000 toneladas a casi 100.000 toneladas, casi la mitad de ella producida en China, líder mundial indiscutido. En tanto, la producción en Europa fue de 25.000 toneladas aproximadamente, cultivados en 15000 ha de tierras (estas fibras se utilizan mayoritariamente para la fabricación de celulosa, por su bajo contenido en lignina). China además es el mayor exportador de textiles a base de cáñamo principalmente a Europa y EEUU, donde el mercado de ropa de cáñamo se está expandiendo rápidamente.

En estos países las regulaciones para el cultivo, cosecha y posterior industrialización son bastantes simples. Cultivos contratados, un sistema de mapas aéreos de los cultivos (ASCS), control gubernamental sobre la semilla cultivada (siempre con niveles de THC muy bajos), controles pre y post cosecha. Nada más.
.
Así que creo que necesitamos cañamones para ir probando nosotros en el fondo de nuestras casas, por ahora, hasta que tengamos una buena señal de que lo podamos hacer sin escaparnos de nadie.

 

Fuente Revista Haze Argentina

1 COMENTARIO

  1. Hola, soy un joven de 17 años . Acabo de leer este tema y me parece mas que interesante la posibilidad existente de trabajar con el cáñamo con fines industriales evadiendo el tema del THC , ya que como decias al hablar de ” marihuana ” te miran como mala persona pero si existe la posibilidad de explotarla industrialmente es algo muy inovador y natural . 

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 4 vistas
La acuaponía es una técnica de cultivo basada en la acuicultura, una combinación de la hidroponía y los sistemas acuícolas de recirculación cerrados.

0 76 vistas
Abrirán las puesrtas del primer museo del cannabis en Latino América en la ciudad de Montevideo, la capital uruguaya

0 62 vistas
Donald Trump está considerando la posibilidad de un inversor de Silicon Valley cercano a Peter Thiel para dirigir la Administración de Alimentos y Drogas

0 54 vistas
La ciudad alemana quiere legalizar la marihuana en vista del fracaso de su prohibición y tratamiento