El cannabis australiano

El cannabis australiano

por -
0 582 vistas

Las primeras noticias sobre esta sub-especie provienen de la zona Norte de Australia, entre el solitario desierto de Tanami que termina en Tennant Creek y el territorio al Sur de la ciudad de Darwin, alrededor de 1992. Al parecer, las autoridades encontraron una plantación y tras destruirla, aparecieron una serie de noticias sobre una nueva y “peligrosa” especie de cannabis. A partir de ahí, distintos cultivadores australianos y extranjeros han tenido contacto con ella.

Tiene una estructura idéntica a la del cannabis “clásico”, pero con tallos extremadamente finos y con hojas con apariencia deforme, gruesas, de color oscuro y sin dientes de sierra en los bordes. Los foliolos existen, pero están poco definidos, naciendo más arriba del peciolo, lo que da a la hoja un aspecto de “hoja de arce” irregular. Realmente, el aspecto de sus hojas, sobre todo en vegetativo es como el de una revegetación. Su resistencia es extrema, soportando tanto temperaturas superiores a los 40º centígrados como las mas tremendas heladas, y enraíza con sorprendente facilidad.

El origen de esta subespecie es desconocido, aunque existen dos corrientes de opinión acerca de la cuestión: una juega con la posibilidad de algún resto de cultivo tradicional de los bushmen o bien semillas “viajeras” que se asilvestró y se adaptó durante décadas llegando a altos niveles de endogamia, lo que justificaría sus extrañas deformaciones. La otra opción sería un experimento fallido con mutágenos y más en concreto la colchicina, que produce extraños efectos de poliploidismo. Una vez concluido el experimento, la variedad consiguió autoreproducirse y extenderse por el territorio.

Lo cierto es que en el año 2005, Simon Gilmore, portavoz del Instituto Tecnológico de Canberra (CIT), manifestaba que la ABC podía ser considerada como cannabis a partir del análisis de su ADN, mostrando un altísimo porcentaje de afinidad con la cannabis Sativa L., descubriendo además tres tipos diferentes de ADN mitocondrial, lo que podría indicar distintos intentos de domesticación.

En cuanto a psicoactividad, parece ser poco potente aunque realmente habría que realizar un trabajo serio de selección y crianza para mejorar la variedad, pues hay noticia de algunos ejemplares con alto contenido en THC. Desde hace tiempo, diversos criadores norteamericanos y canadienses tratan de conseguir un híbrido de alta psicoactividad manteniendo la extraña forma de la ABC, a modo de camuflaje.

 

Fuente CannabisMagazine

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 10 vistas
Las disfunciones sexuales del sexo masculino y femenino podría tener el mismo tratamiento

0 33 vistas
El retrato completo del profesor Raphael Mechoulam realizado con una mezcla especial de hierbas mezcladas para fumar con cannabis

0 53 vistas
John Doe es un término norteamericano que se emplea para referirse a una persona de la que no se conoce su identidad o bien se pretende mantener en secreto

0 31 vistas
Paraguay podría ser el próximo país de latino América en unirse al grupo de naciones que ya han despenalizado el cannabis medicinal