El cannabis en Viena: Acuerdo “verde” entre comercios y habitantes

El cannabis en Viena: Acuerdo “verde” entre comercios y habitantes

por -
0 845 vistas

Viena, Austria.- Viena tiene un  Headshop por cada 100.000 habitantes. Aparentemente, la ciudad austríaca se presenta como el paraíso para los amantes del cannabis.  Superficies comerciales ofrecen de manera legal a su clientela todo tipo de material para el cultivo de esta planta. Sin embargo, la consumición de cannabis en la calle sigue estando al margen de la ley. Para asegurar un mejor control de su calidad y del tráfico de esta planta, las diferentes personas con las que hemos conversado en Viena abogan por una legalización total del cannabis.

Dieciséis minutos, cronometrados, ni uno más. Apenas aterrizas en el aeropuerto de Viena, el City Airport Train (CAT) te deja en pleno centro de la ciudad sin la menor dificultad. Con tanta facilidad y, tan rápidamente, todo turista que frecuentela Mariahilfer Strasse, la arteria comercial más grande de Viena, se verá cara a cara, y sin mala intención, en el “City Grow”. En el interior de esta superficie comercial de400 metros cuadrados, situada en el corazón mismo de la capital austríaca, se encuentra el mayor almacén dedicado al cultivo de cannabis. Impresionante. Pero todavía nos espera otra gran sorpresa al sur de la periferia vienesa. Con sus200 metros cuadrados, el centro comercial Grow City se presenta, de forma totalmente legal, como el mayor Grow Center del continente europeo.

Vamos a situarnos. Bienvenidos a los locales de la sociedad Bushplanet. Establecida en Viena desde 1997, esta empresa ofrece a sus clientes, desde hace 14 años, el surtido perfecto para el aficionado al cannabis: armarios de cultivo, componentes eléctricos, bombillas de alto y bajo consumo, reflectores, controladores y sistemas de iluminación, plásticos reflectantes, ventiladores, filtros de carbón activo, silenciadores, filtros antiolores, humidificadores, invernaderos, macetas, sistemas de irrigación, accesorios de jardinería, recortadoras, nutrientes, aditivos, abonos… todo recogido en un catálogo de 55 páginas. Material a la última, sí, pero nada de droga. No nos engañemos, Viena no se ha transformado de repente en el nuevo Amsterdam. No confundamos los famosos Coffe Shop holandeses con los Head & Growshop austríacos. En Bushplanet puedes encontrar todos los accesorios necesarios para el cultivo, así como plantas de cannabis, pero nada de flores, y ahí es donde se encuentra la sutileza. “Hay que saber que la producción de droga en Austria es completamente ilegal”, comenta de entrada uno de los empleados. “No obstante, si se está en posesión de un centenar de plantas pero puede explicar por qué, no habrá ningún problema. Encontrar una buena justificación acorde a las leyes austríacas no es tan fácil, pero el simple hecho de poseer plantas en casa no tiene nada de ilegal. Si se puede demostrar delante de un juez que posee las plantas pero no tiene intención de fumárselas, no le molestarán”.

¿Es fácil encontrar cannabis en plena calle?

En Viena, existen una veintena de grandes almacenes como este en cada esquina de la ciudad. En esta capital de dos millones de habitantes, el mercado está a punto de saturarse.“Si empieza hoy su negocio”, continúa nuestro interlocutor, “es imprescindible ser creativo. Para diferenciarse, hay que esforzarse mucho y ser valiente. No todo el mundo puede emprender un tipo de negocio así”.¿Cómo es la relación con las fuerzas del orden? “Al principio, la policía se planteó distintas opciones: controles frecuentes, destrucción de semillas. Hoy en día, colaboramos de manera más eficaz. Han comprendido que nuestras actividades no son ilegales y que hemos demostrado ser una sociedad responsable. Tomemos el ejemplo de la “Spice”, un tipo de cannabis sintético. Hace algunos años rechazamos vender este producto en nuestros almacenes y muchos de nuestros clientes no entendieron nuestra decisión, pero el tiempo nos ha dado finalmente la razón y, actualmente, este producto es ilegal. No estamos aquí únicamente para ganar dinero, hay toda una reflexión detrás de nuestras actividades. Nuestros negocios continuarán prosperando mientras no abusemos. Consideramos que hoy en día los vieneses tienen al alcance de la mano todo el equipamiento necesario para cultivar el cannabis.

Se nos vienen a la cabeza dos preguntas. ¿Es sencillo encontrar cannabis en plena calle? ¿Podemos establecer fácilmente un perfil del tipo de consumidor de marihuana? La respuesta a esta última pregunta no se hace de rogar. “Os aseguro que, desde que trabajo en Bushplanet, me resulta todavía más complicado diseñar el retrato robot de un consumidor de cannabis”, confiesa con una sonrisa otro vendedor de unos veinte años. “Nos sorprendió mucho atender a tres abuelitas que querían cultivar cannabis en sus jardines y balcones. Estaban muy interesadas en nuestros productos y no daban la impresión de venir en lugar de sus nietos. ¿Quizás formaron parte del movimiento hippy de los años sesenta? No lo sé, pero podría ser, ¿no? Entre nuestros clientes también encontramos de forma habitual hombres de negocios. Nuestros clientes no son camellos, sino simples consumidores que fabrican y controlan su propio consumo.”

Traducción: Laura Beltrán

Fuente CafeBabel

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 14 vistas
El retrato completo del profesor Raphael Mechoulam realizado con una mezcla especial de hierbas mezcladas para fumar con cannabis

0 27 vistas
John Doe es un término norteamericano que se emplea para referirse a una persona de la que no se conoce su identidad o bien se pretende mantener en secreto

0 26 vistas
Paraguay podría ser el próximo país de latino América en unirse al grupo de naciones que ya han despenalizado el cannabis medicinal

0 77 vistas
Los investigadores aseguran que están en condiciones de posicionar al Laboratorio como centro de producción de sustancias que sirvan para el control de calidad del aceite