El gran embrollo o cogollo

El gran embrollo o cogollo

por -
0 141 vistas

Ahora si que estamos liados, si era difícil aprenderse el nombre de las semillas queholandeses y compañía nos proporcionaban, desde luego ahora con la entrada de la armada española (bancos y banquitos de semillas españolas), el embrollo dialéctico está servido.

Sin ir más lejos, yo fuitestigo del “vació o laguna cerebral” al profesional, que les hacreado estos nuevos nombres de marcas y clases de semillas españolas. Todo un growshop-man del cultivo cannabico,me comentaba que las nuevas marcas “Made in Spain” que están surgiendo al mercado, están llenando de nombres muy singulares dicho terreno, es imposible ya aprenderse todos los nombres y marcas de semillas y es obvio que también es muy difícil que tengas todas a la venta. Éste profesional que siempre alardeaba (en el buen sentido de la palabra) de conocer casi todas las marcas de semillas de cannabis, en esta ocasión que charlábamos salió a relucir el tema, me confesó que últimamente, le estaban entrando clientes solicitándole información y simientes, de unos nombres y marcas que él mismo no había oído nunca.

Y, es que nuestra patria es así, resulta que empiezan a surgir marcas españolas por todos los rincones de esta piel de toro, nacen como champiñones, se reproducen como las ratas y además, y no tan extraño, con unos nombresque se las traen. Con este tipo de panorama, no es de extrañar que nuestros buenos amigos y profesionales de la venta, lleven un cacao mentalcon esto de las propiedades y características de todos los bancos de semillas. ¿Somos así? No hace muchos años solo se podía conocer una marca española yparecíaque era muy complicado legalizar esa misma y poder crear más. Actualmente, en casi todos los trozos de España (comunidades autónomas) existen marcas autóctonas y no precisamente una por región, en ciertas grandes ciudades las hay por barrios, y es que la fiebre semillera está aquí, con nombres irrepetibles, etiquetas fascinantes, garantías totales y sobre todo, con el empuje y la ilusión de sus propietarios (“nuevos banqueros”). ¡Viva la nueva fiebre del oro!, está animando el mercado y metiendo ilusión a mas de un cultivador, no se tienen que comer todo el pastel estos rubios del norte, aquí los latinos del sur tenemos mejor sol, mejor tierra y más ganas que nadie de comernos nuestro trozo de la tarta. Ahora si, también quiero dar mi opinión en cuanto a los nombrecitos que se le antojan a más de uno, si ha alguien se le ocurriera llamar a unas semillitas, Barcelona o catalana, malagueña, la vasca, pura bellota, Pilar como la Virgen, paella o sevillanas, seguro que serían mas fáciles de recordar y en un futuro tambiénse identificarían mas fácil con su lugar de procedencia.

Recordar este tema del lugar de procedencia, ya me ha llegado a mis oídos que mas de un cofee shop holandés esta muy interesado en esa nueva onda que es el semillero

Español. A quien corresponda; que sea profesional y no quiera hacer una mala praxis de este creciente mercado, su mal hacer,puede dañar los intereses futuros de muchos emprendedores que están trabajando con mucha ilusión y profesionalidad, si tenemos una buena imagen fuera de nuestras fronteras de nuestras marcas, entonces podremos empezar hablar que al sector semillero holandés, canadiense o suizo, tienen y les ha salido un grano en el culo, aquí al sur de Europa.

Mac

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 21 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 418 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 34 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 230 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.