El uso del ajo como repelente de plagas, insectos y como control...

El uso del ajo como repelente de plagas, insectos y como control de enfermedades criptogámicas

por -
8 34.618 vistas

Por Juanjo Gimeno

El extracto de vegetales ocupa un lugar importante dentro del uso de la agricultura orgánica. La información referente a extractos vegetales para el control de enfermedades criptogámicas y bacteriales es mucho más escasa que en el caso del control de plagas de insectos, debido principalmente a que los cambios son menos perceptibles y por lo tanto más difíciles de estudiar.

 

El empleo de estos extrantos en la agricultura ecológica es una alternativa natural y rentable que permite producir alimentos de buena calidad, con un beneficio para el medio ambiente y la salud de los productores y consumidores, ya que el producto no es un elemento tóxico. Esta opción combina y aprovecha aquellas ventajas que brindan las plantas, a través de sus ingredientes activos con comprobada acción insecticida o fungicida.

 

El ajo, Allium sativum, conocido por todos como alimento, para condimentar comidas a las que da un sabor muy característico y medicina es una alternativa natural contra plagas de ácatos, babosas, minadores, chupadores, barrenadores, masticadores, áfidos, pulgones, bacterias, hongos y nematodos. Se puede utilizar de varias maneras, en extracto, purines y maceración, tenemos que tener en cuenta que los ajos si son silvestres o ecológicos, tendrán mayores principios activos, que si han recibido abonos químicos y así mantendran todo su potencial repelente y toda la fuerza de sus principios activos, en los ajos de comercio convencional suele practicarse una irradiación e ionización a los bulbos para de esta forma queden asépticos y no germinan, por lo que duran más tiempo, pero han perdido lo esencial de su vitalidad y de sus virtudes. En Agricultura Ecológica, está prohibido radiar o ionizar los alimentos, que provengan de sus cultivos orgánicos.

Es una planta perenne de la familia Lilácea al igual que las cebollas y los puerros, es cultivada como anual. Es un repelente, actúa por ingestión, causando ciertos trastornos digestivos, dejando el insecto de alimentarse. En algunos casos causa cierta irritación en la piel de las orugas. Es sistémico de alto espectro, es absorbido por el sistema vascular de la planta.

El cambio de olor natural de la planta evita el ataque de las plagas, se basa en un enmascarador del olor del alimento, de las feromonas (evita la reproducción de las plagas) y en los pájaros los desconcierta porque el ajo es irritante para ellos. El extracto de ajo puede enmascarar el olor de las trampas de feromonas de algunas plagas y puede hacerlas más ineficaces, esto habrá que tenerlo en cuenta si hemos puesto alguna trampa con feromonas en nuestros cultivos. El extracto de ajo es completamente biodegradable, no cambia el olor y sabor de los cogollos ni de las hojas, o de cualquier cultivo donde se aplique. El olor a ajo desaparce en unos minutos después de la aplicación.

Sus ingredientes activos son: Alina, alicina, cicloide de alitina y disulfato de dialil. Se aisló el agente activo básico del ajo, la alina, que cuando es liberada interactúa con una enzima llamada alinasa y de esta forma se genera la alicina, la sustancia que contiene el olor característico y penetrante del ajo. También es rico en compuestos azufrados.

Como repelente en los cultivos es suficiente con intercalarlo en filas entro las plantas o en las mismas macetas donde cultivamos el cananbis para reducir, con su efecto repelente, la población de pulgones o de mosca blanca. Las raíces del ajo sembrado junto a los cultivos ayuda a evitar enfermedades criptogámicas, intercalado con las fresas es un cultivo ideal ya que le evita que le ataquen los hongos y también se dice que plantado en los pies de los rosales hace que sus rosas tengan más aroma de lo normal.

Sus principios activos se concentran en el bulbo, en lo que llamamos dientes de ajo, que se pueden emplear machacados, en maceración o enteros. Actúa provocando una hiperexcitación del sistema nervioso, que se traduce en repelencia, inhibición de la alimentación, inhibición del crecimiento e inhibición de la puesta de huevos. Cuando se mezcla con jabón, el ajo mata por contacto a los pulgones e insectos en general ya que el ajo sin mezclar solo actúa por ingestión, como hemos mencionando anteriormente.

Si nos fijamos, en el huerto nunca es comido por las babosas y caracoles y repele a los roedores, conejos, ratones, topos y hormigas.

Inhibe el crecimiento fungoso (enfermedades criptogámicas), se ha comprobado que el extracto de ajo combate las siguientes especies de hongos: Penicillium italicum, Aspergilus flavus, Fusarium sp., Rhizoctonia solani, Alternaria sp., Colletotrichum sp., Pythium sp., etc.

Para el preparado del extracto de ajo, hay que lavar, secar, pesar y picar en trozos pequeños, se pueden utilizar los dientes de ajo enteros si lo hacemos de esta manera hay que dejarlos por lo menos una hora a remojo para ablandarlos lo bueno sería dejarlos unas 24h., y luego llevarlos a cocción a punto de hervor durante 20 minutos.

En la lucha contra enfermedades criptogámicas se emplean 150 gramos de material fresco, ó 50 gramos de material seco para 1 litro de agua, se prepara en el mismo día de su utilización y se utiliza sin diluir. Como preventivo se machacan 75 gramos de ajo y se agregan a 10 litros de agua. Se utiliza a comienzos de primavera, aplicándoselo 3 veces con un intervalo de 3 días, se aplica sobre las plantas y el suelo sin diluir.

Otra fórmula, se pican 150 grs. de ajos, se disuelven 100 grs. de jabón en 10 litros de agua. Se mezcla bien y se filtra. Se aplica en caso de ataque, sobre las plantas o al pie de la planta, sin diluir. Es un buen bactericida e insecticida, apropiado para ácaros y pulgones.

Se puede hacer otro preparado de la siguiente manera; una taza de dientes de ajo, 1 pastilla de jabón negro o el equivalente si es en pasta, 4 cucharadas de aceite. Los ajos se machacan o licuan en medio litro de agua y se colocan en una botella de plástico o de vidrio. Se tapa bien la botella y se deja reposar durante 24 horas. Transcurrido este tiempo, se agrega a la mezcla 4 cucharadas de aceite. En otro recipiente se disuelve el jabón con medio litro de agua, se mezcla el preparado del ajo con el jabón y se filtra. Este extracto solo actúa como repelente de insectos, se aplica a partir de la germinación de las plantas, cada 8 días si es necesario hasta la floración. Las dosis de apicación son de 1 litro de extracto de ajo por 20 litros de agua.

Agua de ajo, contra enfermedades criptogámicas y bacterianas, ácaros y pulgones. También ahuyenta a los caracoles. Se utiliza 50 gr de ajos triturados en 1 litro de agua, se filtra y se añade oro medio litro de agua. Se pulveriza sobre las plantas durante 3 días seguidos.

Las sustancias naturales del ajo se degradan con la luz, temperatura y aire (oxígeno) por lo que debe aplicarse temprano por la mañana o cerca de la caída del sol. Puede usarse a cualquier hora cuando la tierra está mojada.

Los preparados de ajo no deben dejarse nunca en recipientes metálicos, debido a que sus principios activos se degradan más rápidamente y que pueden producirse reacciones no deseadas con el extracto.

Hay mucha gente que mezcla el extracto de ajo con otros vegetales como la cebolla, guindillas, nicotina, etc., todo esto lo podeís probar vosotros mismos y daros cuenta de que mezcla obteneís mejores resultados, también hay que tener en cuenta el estado de la planta cuando realizamos las aplicaciones y del estado de los bulbos de ajo, todo esto tiene una importancia lógica, ya que si somos observadores veremos que en unas ocasiones obtenemos mejores resultados que en otros aunque estemos aplicándolo al mismo tipo de plaga. Os animo a que empeceis a probar con el ajo seguro que os gusta y más a vuestras plantitas. Si no teneis tiempo o ganas de fabricaros vuestros propios extractos en el sector de los grows esta a la venta en polvo y en líquido preparado ya para utilizar, preguntar a vuestro grow más cercano, ya me contareis como os ha ido…

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA:

Preparaciones de ajo. Carlos Romaní. La Fertilidad de la Tierra nº 19. Revista de Agricultura Ecológica.

JUANJO GIMENO

 

Fuente Ecomaria

8 COMENTARIOS

  1. Muy buen tema es un excelente producto una ves mas la naturaleza nos demuestra que no necesitamos mas que lo que ella nos brinda

  2. sisi totalmente de acuerdo la naturaleza te enseña q no hay quimicos q te sirva como lo hace la propia naturaleza

  3. si totalmente cierto ,la naturaleza por si misma es totalmente sostenible
    e empezado a probar rociando ajo para eliminar una pequeña plaga de moscas blancas
    ya os dire como me ido

  4. Veo en la tierra de mis plantas unos bichos de color blanco muy pequeños le he regado ajo, tabaco y nada funciona y al parecer se esta comiendo las raices ya me esta acabando el cultivo agradezco sus comentarios, mi email, gairavip@yahoo.es

Dejar una Respuesta

Últimas Noticias

video

0 64 vistas
Nuestros amigos de Herbies Seeds te traen una muestra de las chicas que se pudieron ver en la Feria de Austria

0 62 vistas
Para los que gustamos de las variedades claramente sativas, Amnesika 2.0, es una bendición y no de Dios, en este caso de Philosopher Seeds

0 134 vistas
Se busca comparar el olor, precio, color y gramaje de la cannabis en las tiendas autorizadas para su venta

0 306 vistas
En Alemania la marihuana se utiliza ampliamente y se encuentra fácilmente disponible en la mayoría de las ciudades, aunque su cultivo, venta y consumo siguen siendo ilegales.