En Malasia estudiante nigeriano condenado a muerte por marihuana

En Malasia estudiante nigeriano condenado a muerte por marihuana

por -
0 756 vistas

 

Desde Asia nos llega una noticia aterradora, el Tribunal Supremo condena a muerte a estudiante nigeriano por marihuana.  El terror lo pone el Tribunal.

La noticia dice así:

Malasia.- Un estudiante nigeriano de un colegio privado en Kuala Lumpur fue condenado esta semana a muerte por el Tribunal Supremo por tráfico de 16.936 gramos de cannabis hace dos años.

El comisionado Judicial Zaki Mohd Abdul Wahab dictaminó que la fiscalía había demostrado su caso más allá de duda razonable contra John Amaechi Eze, de 23 años.

El acusado fue declarado culpable de haber cometido el delito en frente de lejía Huat Garden sala en Jitra cerca de aquí el 10 de mayo.

A su juicio, Zaki dijo que el acusado afirmó que esperaba subir al autobús expreso, dirección Kuala Lumpur y en un restaurante en frente de la sala Garden lejía Huat, cuando fue detenido por la policía.

Sin embargo, dijo que el tribunal no le creyó cuando Eze aseguro que él no era propietario del equipaje cuando los testigos declararon que estubo con el equipaje todo el tiempo.

“El tribunal también determinó que el acusado no había podido probar que la bolsa no era de él,” dijo Zaki.

El adjunto el fiscal Wan Wan Nor Hasnita Daud procesó el caso mientras Eze estuvo representado por Ali Munawar Razak.

Fuente NewsStraitsTimes

 

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 49 vistas
El gobierno liberal de Justin Trudeau dará a conocer el próximo mes la legislación que legalizará la marihuana en Canadá el 1 de julio 2018.
video

0 97 vistas
Os dejamos dos capítulos veraniegos en Chile de la web serie Niña Marihuana y donde la playa es la gran protagonista

0 247 vistas
Las mascotas como perros y gatos también pueden beneficiarse de las ventajas terapéuticas del cannabis

0 312 vistas
Madre le da cannabis a su hijo cuando ningún fármaco recetado le podía calmar los dolores y ella no podía verlo sufrir