En Suiza un nuevo impulso después de años de estancamiento

En Suiza un nuevo impulso después de años de estancamiento

por -
0 320 vistas

Hasta hace unos pocos años, el cannabis era prácticamente legal en Suiza. De 2009 a 2013, hasta que se produjo la revisión de la Ley de Estupefacientes (Narcotics Act), el cultivo de cannabis estaba permitido, sin imponer ningún tipo de limitación sobre el contenido de THC. Sólo estaba prohibida la preparación, distribución y el consumo de las partes de la planta que contienen THC, a menos que al agricultor se le hubiera concedido una autorización especial, que se proporciona para el suministro a las fábricas de cerveza que usan cannabis o para la producción de extractos para la aromaterapia.

Los suizos estuvieron a punto de regular el cultivo e, incluso, el procesamiento y la venta de marihuana y hachís, siguiendo la recomendación de la Federación Suiza para Asuntos de Drogas (Swiss Federation for Drug Issues, EKDF) de revisar la Ley de Estupefacientes (BetmG) y legalizar el consumo, el comercio y el cultivo de cannabis. En respuesta, el 9 de Marzo de 2011, el Consejo Federal Suizo aprobó una revisión de la Ley de Estupefacientes de acuerdo con las recomendaciones de la EKDF. El Consejo de los Estados de Suiza, la cámara alta (una de las dos cámaras legislativas), siguió las recomendaciones del Consejo Federal de Suiza y aprobó la propuesta con la mayoría de los votos. Sin embargo, el Consejo Nacional (la cámara baja) perdió mucho tiempo y, además, estuvo sometido a la presión de las Naciones Unidas, durante el verano de 2002.

En aquel momento, el argumento que se esgrimía en Nueva York era que debería adherirse un nuevo miembro a la Convención Única de 1961, que había conseguido que el cultivo de cannabis fuera borrado de la faz de la tierra. Las disposiciones de este dogma de la ONU eran tan restrictivas que incluso el cultivo de cáñamo para uso industrial estaba sujeto a trámites complicados y costosos, lo que hizo (o ¿estaban diseñados para ello?) que el cultivo les resultase poco atractivo a muchos agricultores en todo el mundo. Fue entonces cuando Suiza decidió entrar a formar parte de la comunidad internacional, siendo uno de los últimos países del mundo en hacerlo. La comunidad internacional se oponía totalmente a la revisión prevista de la Ley de Estupefacientes Suiza. Este pequeño estado federal tuvo que elegir: marihuana legal o ser miembro de pleno derecho de las Naciones Unidas. Por supuesto, ante tal elección, el Consejo Nacional prefirió la ONU a la regulación. En 2003, la Ley, que se consideraba una opción firme, recibió todo tipo de oposición y, en 2004, fue rechazada por completo. La decisión dividió a todos los sectores políticos y motivó la fundación de la asociación “Protección Pro Juventud” (Pro Jugendschutz), en la que participaban, de forma activa, representantes de todos los partidos y muchos ciudadanos de la sociedad civil. En 2006, se presentaron 115.000 firmas ante el Consejo Federal en apoyo a “una política razonable sobre el cannabis que proteja con eficacia a la juventud”, que se conoció en la prensa como la “Iniciativa del Cannabis”.

Esta iniciativa de base para volver a legalizar el cannabis fue posteriormente rechazada por casi dos tercios (63%) de la población suiza, el 30 de Noviembre de 2008. Sin embargo, al mismo tiempo, se aceptó una propuesta de revisión de la Ley de Estupefacientes, bajo la que:

  • el consumo de cannabis o la posesión de pequeñas cantidades para uso personal sólo sería una falta reglamentaria que se castigaría con una multa
  • sería obligatorio poner en conocimiento de las autoridades el cultivo de cáñamo
  • el contenido máximo autorizado de TCH sería del 1,5% (0,3% en la UE).

En Berna, el Gobierno Federal tardó casi 5 años antes de que se pusieran en marcha todos los puntos de la revisión. Hasta 2013, no se tomó una decisión en lo que se refiere al sistema de multas por consumo y posesión de pequeñas cantidades

La Iniciativa de Ginebra

GenevaTras el rechazo de la iniciativa del cáñamo, el tema de la vuelta a la legalización dejó de ser de interés público durante algún tiempo. Sólo en las ciudades de Berna, Zúrich y Basilea continuó el debate sobre el cannabis en forma de un proyecto piloto para vender cannabis legalmente.

Cuando se introdujo el sistema de multas el año pasado, llovieron críticas desde todos los cantones. La policía de Basilea prefirió no castigar a los consumidores de cannabis en absoluto, y mientras que en Zúrich se ponían multas a la menor oportunidad, en otras partes se consideraba que el sistema de multas era demasiado liberal.

En respuesta a las deficiencias de la nueva ley, a finales de 2013, un grupo de políticos del cantón de Ginebra presentó un plan para promover un proyecto piloto, a nivel nacional, para la venta regulada de cannabis. El profesor Sandro Cattacin, Presidente del Grupo del Proyecto de Ginebra y Director de la Facultad de Sociología de la Universidad de Ginebra, también cree que podría llevarse a cabo un ensayo de regulación sin la aprobación de Berna:

Un cambio de la ley, a nivel nacional, simplemente no tiene una oportunidad en este momento. Por consiguiente, mi suposición es que los ensayos comenzarán en los cantones, lo que Berna verá, tal vez, con escepticismo, pero lo tolerará de alguna manera. Después de todo, no van a enviar a las tropas, ¿verdad?”,

explicó Cattacin en una entrevista concedida a la televisión suiza. Si Berna no cambia de opinión, se podría llegar a la desobediencia civil, dicen en Ginebra. Cattacin, que es miembro de la EKDF, promueve tanto el ensayo de los coffee shops, como de la regulación del cultivo privado en forma de Clubes Sociales de Cannabis.

Tan pronto como empezaron a salir las palabras de la boca del precursor del grupo de proyectos, llegó el apoyo de Berna, Zúrich y Basilea. El Presidente de la EKDF y Médico Jefe Adjunto de Psiquiatría, de Winterthur, Toni Berthel, apoya el plan de Ginebra. Su ciudad natal, Winterthur, la sexta ciudad más grande de Suiza, también tomó la inesperada decisión, el 19 de marzo de 2014, de apoyar las ventas reguladas a nivel local. Por último, pero no menos importante, en Tesino, la “Associazione Cannabis Ricreativa Ticino” (la Asociación de Cannabis Recreativo de Tesino), ha presentado hace muy poco una propuesta al parlamento cantonal. La comisión, liderada por Thomas Kessler, está elaborando el modelo de regulación de la venta de cannabis legal, que se propondrá en mayo. Hasta finales de 2013, Kessler fue miembro de la comisión. Actualmente trabaja como urbanista para la ciudad de Basilea. El Grupo del Proyecto afirma que el ensayo se realizará de conformidad con el derecho, tanto suizo como internacional.

A medida que las absurdas consecuencias de la Ley de Estupefacientes, caprichosamente revisada, se hicieran evidentes, por fin hay movimiento de nuevo en Suiza, después de años de estancamiento. Es una pena que primero tuviéramos que dar un paso tan grande hacia atrás.

¿Quién está a favor de la regulación del cannabis en Suiza?

Ginebra: A diferencia de las otras grandes ciudades, en Ginebra el parlamento del Cantón es el responsable de la iniciativa. El objetivo principal es un intento, científicamente respaldado, para establecer un Club Social de Cannabis en el que el cannabis se puede vender a los adultos.

Berna: votó a favor de un intento de establecer el modelo de ensayo de coffee shop ya en 2006. Desde entonces, esta opinión se ha reiterado continuamente.

Basilea: El Ayuntamiento de Basilea ha querido instaurar el modelo de los coffee shops desde 2010. Junto con la ciudad de Zúrich, Basilea presentó el modelo al Consejo Federal para su aprobación, que la rechazó, alegando que contravenía la legislación vigente. El urbanista del ayuntamiento de Basilea, Thomas Kessler, está actualmente trabajando en la modificación del modelo de regulación mencionado anteriormente.

Zúrich: Al igual que Basilea, el ayuntamiento de Zúrich también ha querido el modelo de coffee shop desde 2010, pero esta propuesta fue revisada y rechazada junto con la Iniciativa de Basilea. Al igual que Basilea y Berna, Zúrich tiene representantes en el grupo de trabajo para la regulación del cannabis de la EKDF.

Winterthur: El 19 de Marzo de 2014, el consejo de Winterthur decidió participar en el proyecto piloto, gracias a la mayoría más ajustada posible, 26 frente a 25.

Tesino: El Gobierno cantonal actualmente está revisando las propuestas de la “Associazione Cannabis Ricreative Ticino”.

Por Micha

Fuente Sensi Seeds

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 12 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 329 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 29 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 193 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.