Entrevista a Chulito Camacho, cantante y productor de reggae

Entrevista a Chulito Camacho, cantante y productor de reggae

por -
0 993 vistas

Por Tomás Muñoz

“Tuve que empezar a producir mi música porque aquí nadie hacía lo que buscaba”

Bajo el alias de Chulito Camacho se esconde un artista de reconocido nivel internacional en el mundo del reggae. Sin embargo, su historia comienza lejos de Jamaica y del movimiento rastafari. Fue en Coslada donde se crió y donde comenzó a sentir los ritmos de una música que a nadie parece desagradar. Productor, vocalista y, desde hace unos años, propietario de su propio sello, Chulito Camacho es un músico hecho a sí mismo.

 

¿Cómo es esa Coslada en la que te criaste y comenzaste en el mundo de la música?

Recuerdo una ciudad con dos partes bien diferenciadas, una con chalés y dinero, y otras más obrera. Yo me crié en esta última, lo que condicionó mi forma de pensar. Llegué allí con 9 años procedente de otros barrios humildes como Pozo Blanco, en Sevilla, así que el cambio no fue muy drástico. Yo vivía, concretamente, en el Hoyo, cerca del Centro Comercial Uruguay.

 

Antes de ser conocido en el mundo del reggae hiciste parada en el hip hop.

Comencé a moverme en la cultura hip hop y posteriormente me fue seduciendo la música reggae. Durante algún tiempo pertenecí un grupo de grafiteros muy famoso de Coslada, llamado KR2. Ese fue mi comienzo, haciendo grafiti, bailando break y escuchando rap.

 

“Fui a vivir a Londres con 18 años y allí me empapé de la cultura reggae”

Y ahí fue donde nació tu actual alias.

Sí. Camacho es uno de mis apellidos. Lo de Chulito me lo puse porque da un toque identificativo de cómo somos la gente de Madrid. Allá donde vamos somos los chulitos. Además, en Coslada, cada vez que tenía algún problema me decían aquello de “tú eres un poco chulito”.

 

Después, dejaste Coslada, Madrid e incluso España.

Decidí irme a Londres (Reino Unido) a mediados de los 90, ya que España se encontraba en una crisis similar a la actual. Tenía 18 años recién cumplidos y aquí no veía futuro. Por casualidades de la vida, mi primera noche en Londres la pasé en casa de unos buenos samaritanos que me acogieron en un barrio jamaicano. Y me quedé en aquella zona de la ciudad. Tan sólo yo y un amigo mío éramos los únicos españoles y, poco a poco, nos hicimos un hueco en el barrio empapándonos de la cultura de la ganja [cannabis] y el reggae. Tuvimos la suerte de conocer al sobrino de un conocido artista jamaicano llamado Tiger. Él fue el que me puso al día con la música reggae.

 

¿Has tenido ocasión de viajar posteriormente a Jamaica?

Sí, en dos ocasiones. Allí me di cuenta de lo que es la cultura jamaicana de verdad. Aprendí mucho como persona al ver el modo de vida de aquellas personas que no tienen de nada pero son extremadamente positivos. En aquella isla todo el mundo hace música, de hecho se puede decir que el reggae tiene casi más fuerza que los políticos, quienes usan el reggae para obtener réditos electorales. Este poder de la música sobre el pueblo me impresionó de verdad.

 

¿Crees en el reggae más allá de la música, como expresión del movimiento rastafari?

Me identifico bastante con la cultura y la forma de pensar del movimiento rastafari, pero entendiendo que es un movimiento panafricanista que defendía la libertad del hombre negro allá por los años 30. Yo no soy negro y no soy rasta. A mí me han educado para ser un cristiano católico, lo cual no es incompatible con el reggae. De hecho, el 80% de los que escuchan reggae son cristianos, luego hay un pequeño porcentaje de rastafaris. Simplemente coincido con el estilo de vida rastafari, pero sé que no es mi historia. No creo que Haile Selassie [último emperador de Etiopía] fuera el mesías que el pueblo rastafari esperaba, al igual que no creo ciertos dogmas de otras religiones.

Sin embargo, eres uno de los introductores de los riddims [ritmos] dancehall y roots en España, alcanzando éxito a nivel internacional.

Al menos así me lo han reconocido. En relación al reconocimiento fuera de nuestro país, todo vino con un par de singles que grabé con grandes artistas consagrados, como Capleton y Lucky D. El primero de ellos alcanzó el segundo puesto de sencillos más vendidos en Inglaterra, mientras que California (EE UU) se situó en el cuarto puesto durante algunas semanas. Además, se trata de una canción introducida en repetidas ocasiones en las mixtapes (recopilaciones) de los DJ’s franceses y alemanes de esa época. También he estado de gira en Sudamérica y allí tiene mucho tirón mi tema con Lucky D.

 

¿Qué tal se llevan tus facetas de vocalista y productor?

Ambas se complementan sin conflictos. Una llevó a la otra. Tuve que empezar a hacer riddims porque aquí en España nadie los hacía, así que comencé a producir mis propias canciones por la necesidad de hacer música jamaicana. En relación a la técnica, aprendí mucho de la gente del hip hop con la que me movía.

 

¿Se puede vivir del roots y el dancehall (dos tipos de reggae) en nuestro país?

Se puede vivir a veces. A pesar de que yo produzco constantemente, sólo cuando sale un LP es cuando surgen conciertos, giras, festivales y aumentan las ventas. Pero esas épocas terminan. Personalmente no me puedo quejar porque nunca me faltan conciertos.

 

¿En qué punto se encuentra el reggae en España?

Todavía no ha despuntado en comparación, por ejemplo, con la popularidad que alcanza actualmente el hip hop. Sí se nota cierto incremento en lo relativo a seguidores, artistas y sounds systems [fiestas reggae].

 

¿Qué tal funciona tu propio sello musical, Kinky Music?

Bien, aunque no hemos podido escapar de la crisis. Ahora acabamos de publicar Cannabic Sound Machine.

 

¿Qué caracteriza a este trabajo?

Se trata de un álbum donde todas las canciones hablan del cannabis y su cultura. Es el disco más variopinto que he hecho porque todos los ritmos son producidos por mí, pero actuamos varios artistas de distintas características. Yo actúo en dos temas, el primero y el último, mientras que el resto están cantados por artistas madrileños como Hermanos Herméticos, Guante Blanco, Randy MC o Efe Yerom. Salió a la venta el 15 de diciembre en CD, aunque también se puede descargar en Internet en páginas como iTunes.

 

¿Con qué nos sorprenderás en el futuro?

Estoy centrado en grabar mi próximo disco que saldrá, probablemente, a principios del año que viene, aunque sonará algún single hacia septiembre de este año.

Fuente GlobalHenares

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 13 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.
video

0 85 vistas
VICE presenta el reportaje Mariguana Mexicana que explora las posibilidades de la legalización en México para fines medicinales y recreativos.

0 54 vistas
Una ILP a nivel nacional para abrir el debate en la mesa del Congreso sobre la regulación, el autocultivo para autoconsumo de cannabis

0 50 vistas
Camboya podría ser un actor principal del Extremo Oriente en la incipiente industria mundial del cannabis