Estados Unidos reescribe la historia del cannabis en el país

Estados Unidos reescribe la historia del cannabis en el país

por -
0 173 vistas

Es curioso, si más no, que en un país donde estén permitidas las armas, tanto venderlas como portarlas, todavía pongan los ojos como platos (algunos) al oír hablar sobre la legalización total del cannabis. Desde siempre, Estados Unidos ha sido considerado como el portavoz de todos los países del planeta Tierra. Se ha alzado, sin preguntar, con la bandera de primera potencia por derecho propio y de modelo a seguir del primer mundo. Pues bien, son muchos los que piensan que, a pesar de que los estadounidenses, sin duda, están a la vanguardia en muchísimos campos, todavía les queda largo camino por recorrer en cuanto a la regulación de nuestra tan amada planta se refiere.

El debate está servido, pero eso es algo que viene de lejos. La legalización de la marihuana lleva creando controversia muchísimos años y es que, desde los círculos de poder, no consiguen ponerse de acuerdo sobre los pros y los contras de lo que supondría una total regulación del cannabis. Cierto es que son muchos los países, como Uruguay, que hace tiempo ya iniciaron el camino hacia la normalización de la situación creando leyes más flexibles y tolerantes en cuanto a cultivo, posesión, venta y consumo. Y Estados Unidos, sin duda, está intentando recorrer el mismo camino.

Diferencias entre despenalización, no criminalización y legalización

Antes de todo, cabe destacar las diferencias que existen entre despenalización, no criminalización y legalización, conceptos distintos que se utilizan cuando hablamos de drogas.

Despenalización

Cuando hablamos de despenalización nos referimos a algo que era un delito que solía castigarse y que ahora, a pesar de seguir siendo un delito, ya no está penado. La ventaja que se obtiene con la despenalización es que se puede llegar a restar importancia al caso en cuestión incluso llegándose a archivar la causa. No es que deje de ser delito. Simplemente que ya no es tan importante.

De esta manera, la despenalización no quiere decir que un individuo pueda usar las drogas con total impunidad, sino que la posesión de pequeñas cantidades ya no condena al consumidor a una pena desmesurada que antes podía ser incluso de cárcel

No criminalización

La despenalización puede desembocar en no criminalizar el acto en sí. Esto es que, aunque la conducta , en este caso el uso y/o consumo de cannabis, esté prohibida e incluso sancionada, no supone en absoluto un crimen. De hecho lo que sucede es que, dicha conducta, pasa del ámbito penal al civil. De este modo, la sanción por el uso de cannabis estaría al mismo nivel, por ejemplo, que una sanción de tráfico. En efecto el individuo es de algún modo es “castigado” pero, ni de lejos, ha incurrido en un crimen.

Legalización

La legalización, en cambio, conlleva un cambio drástico de la situación y es que, lo que en un principio estaba prohibido pasa a estar permitido. Eso significa que, en ciertas situaciones, la venta, posesión, uso y consumo de cannabis puede no ser un delito ya que empieza a regularse bajo una serie de normas específicas.

De este modo, despenalizar y no criminalizar el cannabis no significa que éste sea legal, sino que la sanción es más tolerante, flexible y justa para con el consumidor. Por ello, solo estaremos hablando de legalización cuando el cannabis se encuentra dentro del marco legal y ha recibido una regulación especifica al respecto.

Una vez aclarados estos aspectos, podemos entender un poco la situación actual del cannabis en el mundo en general y en Estados Unidos en particular. Esta distinción entre despenalización y legalización es importante porque, tan solo algunos estados, han dado el paso hacia la legalización. Sin embargo, aunque otros estados se hayan limitado solo a despenalizar, éstas también pueden considerarse buenas noticias dado que  la despenalización es, sin duda, el primer paso hacia la normalización del cannabis.

Historia de la Prohibición

Pero empecemos desde el principio. Antes de abordar qué zonas del mapa estadounidense se han subido al barco de la legalización, debemos ponernos un poco en antecedentes y preguntarnos ¿ por qué dejó de ser legal el cannabis? ¿qué sucedió?  ¿Por qué lo que resultaba antes fácil y corriente es ahora, en muchos lugares,  complicado y fuera de lo común?

Pongámonos en antecedentes y hagamos un pequeño viaje a través de la historia.

hemp-for-victory5

Si volvemos la vista atrás, a hace mucho, muchísimo tiempo, la planta del Cannabis no era más que una fuente inagotable de beneficios y recursos.  Entonces ¿ qué sucedió?

¿Cómo fueron los primeros pasos hacia la prohibición? Pues simplemente que, como con tantas otras cosas a lo largo de la historia, el cannabis empezó a estorbar a la clase más poderosa y adinerada.

Casi todos conocemos la historia de la Marihuana Tax Act de 1937 con la que se dio el primer paso hacia una prohibición sin sentido, que todavía se palpa a día de hoy, pero podemos remontarnos a tiempos aun más tempranos.

Cuenta la historia que Randolph Hearst, famosísimo magnate de la prensa,  perdió muchísimo dinero cuando empezaron los primeros cultivos de cáñamo. Hearst se dedicaba a la producción de papel por lo que  el cáñamo que empezaron a plantar sus vecinos mexicanos, rompió todos sus esquemas. Perdió no solo dinero sino gran cantidad de terrenos y por ende, gran parte de su negocio.

¿Como podía ser que aquellos ciudadanos de “segunda clase” le arrebataran lo que tenía? Por supuesto Hearst no iba a permitirlo, así que decidió utilizar sus propios periódicos para atacar al cannabis. Él sabía perfectamente que si lo presentaba como una droga maligna y peligrosa el cultivo de cáñamo que llevaban a cabo sus competidores, acabaría. De eso modo, no se lo pensó dos veces y atacó  por el lado fácil, por el que más duele, pero el que más impacta. Hearst  afirmaba que quien fumaba cannabis se convertía en una bestia asesina bajo sus efectos y alentaba a la opinión publica a acabar con cualquier resquicio de la planta. Además se dedicó a inventar  (por supuesto, publicándolas en las portadas de sus diarios) teorías racistas relacionando a los criminales mexicanos con el consumo de marihuana. La sociedad, como ya se sabe, es de manual y por supuesto las reacciones no se hicieron esperar. Como si de un efecto dominó se tratase, Hearst destruyó cualquier intento de mantener a flote el cultivo de cáñamo.

Claro está que no lo hizo solo. Tenía a peces gordos de su parte: Harry J. Anslinger de la Federal Bureau of Narcotics (FBN) / Oficina Federal de Narcóticos, el banquero Andrew William Mellon, la familia Du Pont ( ¿Quién no conoce sus relojes?)…y una larga lista de gente de “pasta”. Obviamente, uniendo sus fuerzas, ¿ como no iban a acabar con la industria del cáñamo y de todo lo relacionado con la planta del cannabis? Si hubiesen querido hubiesen acabado con absolutamente cualquier industria.

Si a eso le sumamos la llegada de la industria químico farmacéutica, que por intereses lógicos, también veía amenazada su fortuna, la historia aún se complicó más y era todavía más difícil de resolver.  Lo que sucedió a partir de ahí, ya lo sabemos todos y las prohibiciones absurdas que estamos viviendo hoy en día no son mas que las consecuencias de antaño.

Para aquellos individuos y su inquebrantable núcleo de poder, daba igual que el cáñamo fuera más ecológico, más duradero, más resistente y más barato. Daba igual incluso que el cannabis  llegase a curar dolencias y a ser una luz al final de túnel de muchísimas enfermedades.  Como siempre, cuando llegas a la ultima página del libro,  lo importante era, es y, probablemente, seguirá siendo el poder y el dinero.

Y entonces llegó el cambio…

A Estados Unidos se le cayó, casi de repente, la arcaica venda que llevaba. Veamos cómo ha sido su evolución.

Año 1996. California

La veda la abrió California, dado que allá por el año 1996 se convirtió en el primer estado en legalizar el consumo medicinal de cannabis, algo histórico que serviría de modelo en el futuro. De hecho, fueron muchos los estados que posteriormente dijeron sí al uso medicinal.

Año 2012. Washington y Colorado.

Tuvieron que pasar 16 años para que EEUU sorprendiera al mundo de nuevo con un golpe de honor y es que, en noviembre del año 2012, Washington y Colorado.  tomaron el timón. Ambos estados fueron los primeros en aprobar la legalización de la venta y posesión de marihuana para uso recreativo.

Ciudadanos celebrando la decisión
Ciudadanos celebrando la decisión

 

Año 2014. Minnesota, Florida, Nueva York…

El 1 de enero de 2014 comenzó, en el estado de Colorado,  la venta legal de marihuana con fines recreativos dando paso así al primer mercado público de marihuana de Estados Unidos.

En mayo de 2014, Minnesota legaliza el cannabis medicinal, aunque permite únicamente los extractos de cannabis.

En junio de ese mismo año, el gobernador de Florida, Rick Scott, firmó aprobar, de modo definitivo e inmediato, un proyecto de ley referente al cannabis medicinal del Estado. Lamentablemente, unos meses después definitivamente la iniciativa referente al cannabis medicinal fracasó estrepitosamente al no obtener los votos suficientes y por ello no poder ser incluida en la constitución.

Inmediatamente después de Florida, también en junio de 2014, el estado de Nueva York hizo exactamente lo mismo, convirtiéndose así en el estado número 23 en legalizar el cannabis medicinal. Una victoria un tanto agridulce para los neoyorquinos que vieron sus ilusiones un tanto borrosas dadas las limitaciones impuestas por el Gobernador Cuomo. Veremos qué sucede en el año 2021, fecha en la que caducará su programa medicinal.

En 2014 también llegó el turno de Alaska, Oregón y Washington D.C

Noviembre de 2014. Pasaron exactamente dos años desde el increíble precedente marcado por Washington y colorado para que Alaska, Oregón y Washington D.C. decidieran legalizar el cannabis con fines recreativos.

El Estado de Oregón votó a favor de la Measure91 (Medida 91), que legaliza la posesión, uso y venta del cannabis recreativo para adultos mayores de 21 años. También fue muy destacado el hecho de que el 70% de los votantes del Distrito de Columbia aprobaran la Iniciativa 71 para legalizar la marihuana. De hecho, Muriel Bowser, la alcaldesa de Washington DC, anunció en directo por televisión que la posesión de marihuana sería legal a partir de las 12:01 del jueves 26 de febrero de 2015 en la capital de Estados Unidos.

Desde ese momento, la ‘Iniciativa 71’ permite a los mayores de 21 años poseer entre 50 y 60 gramos de marihuana, fumarla en su casa o en espacios privados, compartir hasta 30 gramos y cultivar hasta seis plantas en el hogar, (de las cuales únicamente 3 pueden ser plantas maduras). Cabe decir que esta medida, no se aplicaría a los sectores de la ciudad bajo autoridad federal. De hecho, el 29% del territorio de Washington, está bajo jurisdicción federal (parques nacionales, propiedades militares o viviendas públicas). En esos lugares seguirá estando prohibido portar cualquier cantidad de marihuana, de acuerdo con la ley federal, que aún prohíbe su posesión y consumo .

A qué apunta 2016: Los planes antes de que acabar el año

Al menos 20 estados más, donde existen varias iniciativas activistas, tienen la posibilidad de regular la marihuana a lo largo de 2016. Éste, sin duda, será un tema candente en las próximas y esperadas elecciones estadounidenses del próximo mes de noviembre. Los estados que den el paso adelante y regulen el cannabis para uso medicinal o recreativo se unirán a los 35 estados que ya han legalizado en alguno de los dos ámbitos.

medical use only USA

Los estados de California, Nevada, Arizona y Maine se encuentran entre los favoritos para que la marihuana de uso recreativo se legalice antes de que acabe el año. Como hemos comentado, el consumo de cannabis para fines recreativos ya es legal en Washington, Colorado, Alaska, el Distrito de Columbia y Oregón. Precisamente en Oregón es legal el uso medicinal desde el 1 de julio de 2015 y ya no se pena el transporte de pequeñas cantidades desde el 1 de enero de 2016)

Asimismo, se han impulsado varias iniciativas a favor de la regulación para el cannabis medicinal, recreativo o ambos en los estados de Arizona, Arkansas, Georgia, Idaho, Massachusetts, Michigan, Mississippi, Missouri, Montana, Nuevo México, Dakota del Norte, Oklahoma, Dakota del Sur, Utah y Wyoming.

Ohio también se sumó a la lista cuando, el pasado 8 de junio de 2016, el Gobernador John Kasich firmó una legislación que legalizaba la marihuana para uso medicinal. Pennsylvania hizo lo mismo tan solo unos meses antes, el 17 de abril de 2016.

Los que todavía no han oficializado la legalización o la descriminalización han, como mínimo, dado pasos adelante para iniciar el proceso. Vermont, por ejemplo, presentó una propuesta a principios de 2016, donde proponía el fin de la prohibición del cannabis así como la legalización del uso recreativo.

Por ello, no es de extrañar que, según la información de algunas encuestas realizadas a los ciudadanos estadounidenses, la legalización del cannabis cuenta ya con el apoyo de más de la mitad de la población de todo el país.

Desde Sensi Seeds animamos a que Estados Unidos continúe su camino hacia el fin de la prohibición, cerrando así el último capítulo de un libro que ellos mismos empezaron.

by Diana

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 324 vistas
¿Qué considerar en tu instalación básica de cultivo de interior? Lee nuestros consejos aquí y cosecha la mejor medicina. Decidir pasar del cultivo en exterior...

0 36 vistas
El estado de Washington en lo que va de año ha recaudado en impuestos para el estado 240 millones de dólares

0 516 vistas
Existen miles de trastornos raros y cmplejos. El cannabis y los compuestos cannabinoides pueden dar soluciones complejas a estas enfermedades

0 38 vistas
El gobierno de la isla caribeña de Santa Lucía quiere la discusión de la despenalización de la marihuana.