Este mundo existe hace tiempo, solo hay que regularlo

Este mundo existe hace tiempo, solo hay que regularlo

por -
0 438 vistas

Bermeo, Vizcaya.- Urki Goñi preside una asociación de usuarios de cannabis en Bermeo que cuenta con 62 socios y lista de espera.

Por fuera parece una lonja más de las que usan los jóvenes y no tan jóvenes para pasar sus ratos de ocio: antigua oficina sin carteles identificativos con los cristales cegados. No hay ruidos ni trajín de gente. Al flanquear la puerta, el intenso olor a marihuana nos hace sospechar, y la decoración, la cartelería y la presencia de seis personas liando porros alrededor de una mesa mientras hablan nos lo confirma. Es un club de consumidores.

«Este mundo existe hace tiempo, solo hay que regularlo», afirma Urki Goñi, de 36 años, presidente de Urjoga Berdea.

Las asociaciones de consumidores de cannabis son una realidad tolerada más allá de lo que diga la ley. En los últimos años han proliferado en pueblos y ciudades de la geografía vasca, como este de Bermeo, que cuenta con 62 socios en la actualidad y lista de espera para entrar. La mayoría son hombres, el socio más joven tiene 24 años y el más viejo 72.

Se amparan en que el cultivo para uso personal no está tipificado como delito –tampoco el consumo–, y lo hacen de manera compartida. «Lo que está prohibido es el consumo o tenencia en la vía pública », explica Urki. Esto complica a las asociaciones tanto el transporte como el almacenamiento de la hierba, ya que sila Policíadetecta una cantidad importante actúa, aunque luego puedan explicar que pertenecía a un colectivo de autocultivadores sin ánimo de lucro.

«Cada socio firma un papel solidario con el resto, y otro con su previsión de consumo. Con ese dato planificamos la cantidad que necesitamos plantar», explica Urki.

La marihuana es una planta de ciclo anual, como el trigo, por ejemplo: en nuestro entorno se planta en mayo y se recoge en septiembre más o menos. Para hacerse miembro de la asociación hace falta el aval de un socio, tener 21 años cumplidos y definirse como consumidor de uso lúdico o terapéutico.

La mayoría –en torno a un 60%– de los socios de Urjoga Berdea lo son para consumo lúdico. «No nos gusta el modelo holandés; aquí nos dedicamos al autocultivo y al consumo compartido, a la producción integral», subraya Urki mientras lía un canuto, lo enciende, da varias caladas y sigue hablando normalmente.

No hacen cultivo de interior –con sustratos e iluminación artificial– porque «resultaría demasiado caro». Alquilan un terreno, piden el permiso, avisan a las autoridades y ala Ertzaintzay ponen su plantación de marihuana. La cuidan durante 5 o 6 meses, cosechan, la guardan y la van repartiendo en la asociación a cada uno de los socios en función de su demanda. «Está permitido tener una cantidad destinada al consumo inmediato, pero no más», indica Urki.

Los gastos son también compartidos: se dividen en cuotas mensuales para cada uno de los socios. Así evitan el mercado negro, donde un gramo de marihuana o hachís –que es la resina de la planta prensada– cuesta entre cinco y 10 euros de media, es de inferior calidad y favorece la proliferación de mafias.

Ni el Gobierno vasco ni el central pueden cambiar el Código Penal para legalizar la marihuana, pues es un tema al que afectan diversos tratados internacionales. Sí pueden, como hicieron en Holanda a finales de la década de los 70 del siglo pasado, aplicar un reglamento más permisivo que aproveche el escaso margen. «Nosotros no queremos Amsterdam, pero tampoco que venga una multinacional farmacéutica y patente una sustancia; no queremos que la vía de legalización sea económica», remarca Urki.

Los socios de Urjoga Berdea no hacen proselitismo de su afición, y niegan que una mayor permisividad redunde en un aumento del consumo. «No apoyamos un consumo irresponsable; no nos parece bien que los menores fumen en el recreo, pero tampoco que se beban una botella de whisky, y por eso nadie se plantea prohibirlo», sentencia Urki, que denuncia además que de 160 millones que dedica el Gobierno vasco a la lucha contra la droga, 115 se los quedala Ertzaintza.«Eso tiene que cambiar», afirma.

 

Fuente UrjogaBerdea

SIN COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 74 vistas
La marihuana es utilizada y conocida por los humanos en los cinco continentes además de utilizada por ellos para muchas circustancias

0 14.763 vistas
Mantener el humo del cannabis en los pulmones podría ser un grave error, ya que con el tiempo se desperdiciaría una buena parte del material

0 327 vistas
Un provincia argentina es el primer territorio del país que autoriza el cannabis medicinal para tratamiento de varias enfermedades

0 312 vistas
La variedad más famosa de Kannabia Seeds es la Mataro Blue, una planta de marihuana medicinal con gran predominancia índica, excepcional sabor y potencia elevada.