“Esto está funcionando”‘: Portugal, 12 años después de la despenalización de drogas

“Esto está funcionando”‘: Portugal, 12 años después de la despenalización de drogas

por -
2 6.011 vistas

Reportage ueber die Drogenpolitik PortugalsHace doce años, Portugal eliminó las sanciones penales para los usuarios de drogas. Desde entonces, los detenidos con pequeñas cantidades de marihuana, cocaína o heroína no son acusados y la posesión es un delito menor. Los expertos están satisfechos con los resultados

Antes de que se involucrase en la guerra global contra las drogas, João Goulão era un médico de familia con su propia consulta médica en Faro, en la costa del Algarve portugués. Al llegar a su pequeña oficina en Lisboa, con 58-años de edad, su chaqueta a un lado y dejando el cuello de la camisa torcido. Se le ve un poco cansado de los muchos viajes que ha tomado últimamente, el mundo quiere saber exactamente cómo funciona el experimento portugués. Goulão ya no puede aceptar todas las invitaciones que recibe y añade su último correo a la montaña de papeles sobre su escritorio.

Desde esta oficina, donde el aire acondicionado dejó de funcionar esta mañana, Goulão vigila uno de los mayores experimentos en el mundo de las políticas de drogas.

Un gramo de heroína, dos gramos de cocaína, 25 gramos de hojas de marihuana o cinco gramos de hachís: Son las cantidades de sustancias que puede legalmente adquirir, poseer en Portugal y portar por las calles de Lisboa en un bolsillo del pantalón, por ejemplo, sin miedo a las repercusiones. MDMA, el ingrediente activo en éxtasis y las anfetaminas, incluyendo speed y met que también puede ser poseído en cantidades de hasta un gramo. Eso es más o menos la cantidad permitida de cada una de estas sustancias para unos 10 días.

Estas son las cantidades que figuran en el cuadro anexo a la Ley portuguesa 30/2000. Goulão participa en la creación de esta ley, que ha puesto a su país en la vanguardia de los enfoques experimentales para el control de drogas. Portugal abrió un nuevo camino cuando decidió despenalizar las drogas de todo tipo.

“Pensamos que tal vez así seríamos más capaces de poner las cosas bajo control”, explica Goulão. “La criminalización ciertamente no funcionaba del todo bien.”

Lo mismo que un mal aparcamiento de vehiculo

Reportage ueber die Drogenpolitik Portugals
João Goulão

Como parte de su guerra contra las drogas, Portugal ha dejado de procesar a los usuarios. Las sustancias enumeradas en la Ley 30/2000 siguen siendo ilegales en Portugal, “Si no nos hubiéramos metido en problemas con la ONU”, explica Goulão – pero el uso de estas drogas no es más que un delito menor, lo mismo que un mal aparcamiento.

¿Por qué establecer los límites de estas sustancias para 10 días de uso?

“Bueno, es un límite, que por su naturaleza es arbitraria”, dice Goulão.Ahora, el jefe nacional de programa antidrogas de Portugal y figura importante en la política de salud portuguesas y que todavía habla como un médico de familia tranquilo. En las fotografías de su oficina se ven una de él con Richard Branson, el multimillonario británico y el operador del “globo de aire caliente”. Otra muestra Goulão con el rey de España. Estos dos hombres han recibido informes personales de Goulão sobre el programa en Portugal.

“En el momento en que diseñamos la ley, nosotros apenas teníamos datos en que basarnos,”refiere Goulão. “No estábamos lo más mínimo seguro de que esto iba a funcionar.”

La cuestión que esta en juego: ¿Cómo puede un gobierno mantener a sus ciudadanos con esta tesitura a las drogas peligrosas? Una forma de hacerlo es tomar medidas enérgicas contra los que proporcionan las drogas, carteles, intermediarios y vendedores callejeros. Otro enfoque consiste en centrarse en los clientes, arrestarlos, juzgarlos y encarcelarlos. Enjuiciamiento legal, como mecanismo de control y disuasión, es la opción elegida por la mayoría de los gobiernos.

Renunciar a la idea de un mundo libre de drogas

Reportage ueber die Drogenpolitik Portugals
Manuel Pinto Coelho

“Es importante evitar que la gente compre drogas y las consuma, utilizando todos los medios a nuestra disposición”, dice Manuel Pinto Coelho, de 64 años, el último rival de gran experimento de Goulão.  Pinto Coelho quiere que su país vuelva a la normalidad, en la forma de dura guerra contra las drogas y que gran parte del resto del mundo lleva a cabo.

Pinto Coelho es un médico también. Ha dirigido centros de rehabilitación y escrito libros sobre la adicción. Ahora está en desacuerdo con sus antiguos colegas y con “el sistema”, como él dice.

Su mayor preocupación es que su país ha renunciado a la idea de un mundo libre de drogas. Pinto Coelho pregunta ¿Cómo es posible mantener a los jóvenes alejados de las drogas, cuando todo el mundo sabe exactamente la cantidad de pastillas legalmente que puede llevar a todas partes? Él todavía cree que los impedimentos son la mejor forma de prevención y que la retirada de las calles es el mejor método de tratamiento. Él también está luchando contra el programa de metadona extenso en Portugal y que comenzó como parte de la reforma de política de drogas y que ahora ofrece decenas a de miles de adictos la heroína este fármaco sustituto.

En estos días, Pinto Coelho se gana la vida viajando por clínicas para adelgazar, pero pasa sus noches escribiendo cartas y redactando presentaciones en su país “el experimento de la droga es absurdo”. Viaja a simposios para advertir al resto del mundo de sus peligros. En casa, en Portugal, su perspectiva crítica lo ha convertido en un extraño, pero dice que ha tenido una buena acogida en el extranjero. Como ofreciendo una prueba, muestra una hoja informativa emitida por la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de los Estados Unidos, un informe breve y redactando el escepticismo sobre el experimento portugués.

La libertad que colmó el País

Reportage ueber die Drogenpolitik Portugals

Cuando João Goulão quiere explicar por qué es Portugal, en particular, a quien se le ocurrió la idea de detener la persecución de usuarios de drogas, ésta se inicia con la Revolución de los Claveles en el país.

En 1974, Portugal se liberó de casi 50 años de dictadura militar, un cambio político simbolizado por los soldados con claveles en las bocas de los fusiles. “De repente, la marihuana estaba allí”, dice Goulão, los portugués volvían de las colonias portuguesas de ultramar y traían la marihuana con ellos. Goulão también dijo que fumó marihuana en ese entonces. Él tenía veinte años y “las drogas nos prometian la libertad”.

Pero era una libertad que pronto abrumó al país. Cuando Goulão estableció la práctica de medicina en Faro, pronto se vio abordado por padres cuyos hijos ya no sólo fumaban porros, se habían trasladado a la heroína. A veces, niños también y Goulão tuvo una idea de cómo tratarlos. Con la primera clínica estatal de rehabilitación que se abrió en Lisboa, Goulão asistió a un curso de formación allí.

En ese momento, dice, la epidemia de heroína estaba empezando.

En la década de 1980, la heroína barata de Afganistán y Pakistán comenzó a inundar Europa. Portugal no fue el único país afectado, pero Goulão dice que su país slo tuvo particularmente difícil, porque la gente de aquí no tenía ni idea de cómo manejar las drogas. “Fuimos ingenuos”, dice.

El número de personas que toman drogas ilegales en Portugal fue baja en comparación con la de otros países, pero de los que sí consumen drogas, un número inusualmente alto de ellos cayó en la categoría lo que los especialistas en este campo se refieren como “consumidores problemáticos de drogas.”

Desde el montón de papeles sobre su escritorio, Goulão desentierra una copia de un discurso que dio recientemente en París. Moviendo el montón de papeles encuentra lo que estaba buscando: 100.000. Este es el número de adictos graves de drogas en Portugal en el apogeo de la epidemia, a mediados de la década de 1990. El total de la población de Portugal en ese momento era poco menos de 10 millones, el número de adictos a las drogas que se infectaron con el VIH también fue considerablemente más alto que en la mayoría de los otros países.

Un barrio marginal de drogas en Lisboa, en el borde de un barrio conocido como Casal Ventoso, ahí adictos dormían en chozas o en la basura en condiciones de extrema pobreza. “Le disparaban en la calle y morían en ella”, dice Goulão. Cualquier persona en Portugal podría observar este fenómeno, en la televisión, en imágenes de los periódicos o incluso desde la autopista cercana.

Parte 2: “Los usuarios de drogas no son criminales, son enfermos”

Estas eran las condiciones en el país en el momento en que el gobierno portugués convocó una comisión antidrogas compuesta por 11 expertos, entre ellos Goulão. La mayoría de los miembros de la comisión no eran políticos.

“Los usuarios de drogas no son delincuentes, son enfermos”, dice Goulão y no todo el mundo está de acuerdo, Pinto Coelho, por ejemplo. Pero la comisión antidrogas rápidamente estuvo de acuerdo con esta posición, que sirvió de base para el experimento en Portugal del trato con los usuarios de drogas sin tener que lidiar en elementos de disuasión. Goulão repite esta afirmación muchas veces, al igual que los miembros de su personal dentro del programa de lucha contra las drogas, así como los médicos de las clínicas de drogas estatales. Más sorprendente es que un comisario de policía de Lisboa, cuyos oficiales pasan los días en busca de drogas, lo afirma también.

La extensión lógica de esta afirmación es que las personas que no son criminales no deben ser tratadas como delincuentes. No deben ser detenidas, juzgadas o encarceladas. El castigo por posesión de drogas en Portugal antes de la despenalización era de hasta un año de prisión.

El experimento portugués ha estado en acción desde la Ley 30/2000 que entró en vigor hace casi 12 años y el personal de Goulão está actualmente calculando la cantidad de dinero que el sistema judicial del país se ha ahorrado en tribunales y prisiones, ahora que ya no tienen que procesar la policía a individuos con unos pocos gramos de droga.

“La policía todavía busca personas con drogas”, señala Goulão. Hachís, cocaína y éxtasis, aún confisca la policía portuguesa y destruye después todas estas sustancias.

Antes de confiscar, sin embargo, lo primero que hacen es sopesar las sustancias y consultar la tabla con la lista oficial de los límites de 10 días. Cualquier persona en posesión de exceso droga de estas cantidades es tratado como un distribuidor y acusado ​​en los tribunales. Cualquier persona que tenga menor que el límite se le dice que le informa de un organismo denominado “comisión de advertencia sobre la adicción a las drogas” dentro de las siguientes 72 horas.

La segunda vez trae consecuencias

En Lisboa, por ejemplo, la comisión de la drogadicción local está ubicada en la primera planta de un edificio de oficinas sin complicaciones. La idea es que nadie debe sentirse incómodo acerca de ser visto aquí. A sus 19 años de edad con una camisa blanca espera en una habitación, la policía lo atrapó el fin de semana con cerca de un gramo de hachís. Un trabajador social ya lo ha interrogado durante media hora y ya saben de que él hizo la formación profesional en una escuela de agricultura, vive con sus padres y fuma marihuana de vez en cuando. Esta fue la primera vez que fue capturado en posesión de drogas.

“User Social, sin factores de riesgo presentes”, señala el trabajador social.

A continuación, un psicólogo y un abogado hablan con el joven, ellos quieren saber si él es consciente de los peligros del cannabis.

“Sí, sí, desde la escuela”, dice. “Hemos tenido una clase sobre la prevención”.

Siempre y cuando no se detecte de nuevo en los próximos tres meses, su caso será cerrado. “No vamos a informar a las personas que estaban aquí y esto no va a ir en su curriculum”, explica el abogado. “Pero si ocurre una segunda vez habrán consecuencias graves”.

Más tarde, le pidió que explicara estas consecuencias con más detalle y nada ha pasado especialmente grave, un par de días de servicio a la comunidad, tal vez. La comisión también puede imponer multas, pero el abogado dice que no le gusta que lo hagan a los adolescentes. Las multas no están destinadas a las personas que la comisión determine que son adictos, ya están pagando para mantener su hábito. “Nuestra tarea más importante es invitar a la gente a participar en la rehabilitación”, explica. La policía de Lisboa envía alrededor de 1.500 personas a la comisión cada año, con un promedio de cinco al día. El setenta por ciento de estos casos, tratan de marihuana. Los que no asisten al curso recibirán un par de recordatorios, pero la corrección no es una parte prevista de este sistema.

La despenalización, no Legalización

portugalAdvertencias, recordatorios e invitaciones, parece que Portugal en su guerra contra las drogas es suave. “Humanista y pragmático” es como João Goulão describe el nuevo programa. Se basa en la despenalización, que no debe confundirse con la legalización . Portugal consideró ese camino, pero al final decidió no ir tan lejos.

Cuando el parlamento de Portugal estaba debatiendo el proyecto de Ley 30/2000, los representantes de los partidos de derecha declararon que los aviones iban a llegar al país todos los días, llenos de gente en busca de una oportunidad fácil y se llenaría de drogas. Nuestro país se convertiría en un barrio plagado de drogas, decían estos partidos. Los partidos de izquierda en el parlamento tenían la mayoría, sin embargo.

Goulão se sienta en su oficina y en las páginas a través de gráficos y tablas que son sólo algunas de la gran cantidad de datos que su equipo ha recogido en los últimos años.

Los datos muestran, entre otras cosas, que el número de adultos en Portugal que en algún momento han tomado drogas ilegales está aumentando. Al mismo tiempo, sin embargo, el número de adolescentes que han tenido en algún momento drogas ilegales está cayendo. El número de adictos a las drogas que han sido sometidos a rehabilitación también se ha incrementado de manera espectacular, mientras que el número de adictos a las drogas que se han infectado con el VIH ha caído significativamente. Lo que, sin embargo, no significan nada estos números¿Con qué exactamente pueden ser comparados? No hay una gran cantidad de datos de antes de comenzar el experimento. Y, por ejemplo, el número de adultos que han probado drogas ilegales en algún momento de su vida está aumentando en la mayoría de otros países de Europa.

La falta de dinero

portugal_25abril19741
Revolución de los claveles

“No hemos encontrado alguna cura milagrosa”, dice Goulão. Sin embargo, hacer un balance después de casi 12 años, su conclusión es: “La despenalización no ha empeorado el problema.”

Por el momento, la mayor preocupación de Goulão es la política del gobierno portugués de austeridad, a raíz de la crisis del euro. La despenalización no tiene sentido, dice, sin la compañía de programas de prevención de drogas, clínicas y trabajo social llevado a cabo directamente en la calle. Antes de la crisis del euro, Portugal gastó € 75 millones ($ 98 millones) al año en sus programas antidrogas. Hasta el momento, sólo ha visto Goulão cortar un par de millones en sus programas, pero si la crisis en el país empeora, en algún momento puede que ya no sea suficiente dinero.

Es simplemente una casualidad que el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT) tenga su sede en Lisboa. Frank Zobel trabaja aquí, en el análisis de los diversos enfoques de la lucha contra la droga y él dice que aquí puede observar “la mayor innovación en este campo” justo fuera de la puerta de su oficina.

No existe una política de drogas, dice Zobel, realmente puede evitar que la gente tome drogas, al menos y no está familiarizado con otro modelo que funcione de esta manera. En cuanto a Portugal, Zobel dice: “Esto está funcionando. El consumo de drogas no ha aumentado fuertemente. No hay caos en masa. Para mí, como un evaluador, es un resultado muy bueno.”

Leído en Spiegel Online

2 COMENTARIOS

Dejar una Respuesta

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 23 vistas
Las búsquedas sobre marihuana y sus beneficios para la salud se han disparado en los buscadores como Google

1 36 vistas
Muchos intereses económicos de empresas farmacéuticas y sustancias recreativas legales están en contra de la legalización de la marihuana

0 87 vistas
El Presidente de la República de Perú comenta sobre el cannabis y un periodista da su opinión sobre el comentario del mandatario
video

0 89 vistas
Un nuevo vídeo de Undergrow TV correspondiente al programa 104 que nos enseñaran como hacernos un batido (milkshake) de marihuana y más