Etiquetas Posts etiquetados con "Adicción"

Etiqueta: Adicción

por -
0 1.844 vistas

Las personas se preguntan si puedes convertirte en un adicto o si es adictivo el uso de marihuana con fines médicos. No es de extrañar, ya que la mayoría de la gente cree que la causa de la adicción es la misma sustancia. Sin embargo, esto está lejos de la verdad, como se ha demostrado en repetidas ocasiones en el estudio, por parte de los investigadores.

En este brillante vídeo corto de animación explican el por qué, de hecho, las drogas no causan adicción, es un cambio de vista sobre el tema.

El texto del vídeo traducido dice así:

                      ¿Qué causa, digamos, la adicción a la heroína? Esta es una pregunta realmente estúpida, ¿verdad?. Es obvio, todos lo sabemos, la heroína causa la adicción a la heroína. Así es como funciona.

Si consumes heroína durante veinte días, para el día veintiuno, tu cuerpo estará físicamente deseando la droga ferozmente porque hay “ganchos químicos” en la droga. Eso es lo que la adicción significa. Pero hay una trampa.

Casi todo lo que creamos saber acerca de la adicción, es incorrecto.

Si tu por ejemplo te rompes la cadera, te llevaran a un hospital y te darán diamorfina durante semanas o hasta meses. La diamorfina es heroína. Es, de hecho, heroína mucho mas potente que la que un adicto puede encontrar en la calle. Porque no esta contaminada por todo lo que los traficantes utilizan para diluirla.

Hay personas cerca de ti recibiendo mucha heroína de lujo en hospitales en este momento. Así que alguno de ellos deberían convertirse en adictos. Pero esto ha sido estudiado a fondo. No ocurre. Tu abuelita no fue convertida en una drogadicta por su reemplazo de cadera ¿Por qué?

Nuestra teoría actual de la adicción viene, en parte , de una serie de experimentos que se realizaron durante el comienzo del siglo XX. El experimento es simple. Coges una ratón, y lo pones en una jaula con dos botellas de agua, una contiene solo agua, la otra contiene agua mezclada con heroína o cocaína. Casi todas las veces que se realice este experimento, el ratón se obsesionará con el agua con droga, y regresará por más y más, hasta que se muera.

Pero en 1970, Bruce Alexander, un profesor de psicología se dio cuenta de algo extraño acerca de este experimento. El ratón es colocado totalmente solo. No tiene nada que hacer además de drogarse. ¿Qué pasaría? Se preguntó si lo intentamos de forma diferente. Así que construyó un parque de ratas, el cual es, básicamente, el paraíso para las ratas; Es una jaula lujosa donde los ratones tendrían pelotas de colores, túneles para corretear, muchos amigos con los que jugar y podrían tener mucho sexo, todo lo que un pueblo de ratones podría querer.

Y tendrían las botellas con agua con drogas, y con agua normal. Pero aquí está lo fascinante, los ratones casi nunca tomaban el agua con drogas. Ningún ratón la tomó de forma compulsiva. Ninguno tuvo sobredosis. Pero, tal vez es una cosa que solo ocurre a los ratones, ¿verdad?

Bien, resulta que hubo otro experimento humano algo parecido; la guerra de Vietnam. El 20% de las tropas americanas en Vietnam utilizaban mucha heroína, la gente en casa estaba realmente con pánico porque pensaban que habría miles de drogadictos por las calles de Estados Unidos cuando la guerra terminase.

Pero, un estudio siguió a los soldados cunado volvieron a casa y encontró algo sorprendente;no fueron a rehabilitación. Ni siquiera mostraron síntomas de abstinencia. El 95% de ellos simplemente pasaron una vez que llegaron a casa.

Si crees la teoría antigua de la adicción, esto no tiene ningún sentido. Pero si crees la teoría del profesor Alexander, tiene mucho sentido. Porque si te ponen en una horrible jungla es un país foráneo donde no quieres estar y puedes estar forzado a matar o morir en cualquier momento, consumir heroína en una buena forma de pasar tu tiempo; pero si regresas a tu lindo hogar con tus amigos y tu familia, es el equivalente de que te saquen de la primera jaula y que te metan en un parque de ratones para humanos; no son los químicos es tu jaula.

Necesitamos pensar de la adicción de forma diferente. Los humanos tiene una necesidad innata de crear lazos y conectarse. Cuando estamos felices y saludables, formaremos lazos con las personas al nuestro alrededor. Pero cuando no podemos porque estamos traumados, aislados, o derrotados por la vida, formaremos lazos con algo que nos de alguna sensación de alivio. Puede ser consultar nuestro teléfono sin parar, podría ser pornografía, videojuegos, reddit, apostar, o podría ser cocaína. Pero formaremos algún lazo, porque esa es nuestra naturaleza humana.

El camino para deshacerse de lazos no saludables, es formar lazos saludables, estar conectados con personas con las que quieres estar. La adicción es solo uno de los síntomas de la crisis de desconexión que está ocurriendo a nuestro alrededor. Todos lo sentimos. Desde 1950 el numero promedio de amigos cercanos que un norteamericano tiene, ha disminuido constantemente. Al mismo tiempo la cantidad del piso en sus hogares se ha incrementado constantemente. Escoger espacio de piso sobre amigos, escoger cosas sobre conexión.

La guerra contra las drogas que hemos estado peleando casi cien años ha empeorado todo. En ves de ayudar a la gente a curarse y reparar sus vidas, los hemos alejado de la sociedad, hemos hecho que sea más difícil que consigan trabajo y se vuelvan estables, les quitamos los beneficios y apoyos, los ponemos en cárceles que son literalmente jaulas, ponemos a gente que no esta bien en una situación que les hace sentir peor y los odiamos por no recuperarse.

Por demasiado tiempo, hemos hablado solamente acerca de la recuperación de la adicción individual. Pero ahora necesitamos hablar de la recuperación social. Porque algo nos ha salido mal como grupo. Necesitamos construir una sociedad que se parece mucho al Parque de Ratones y mucho meos como esas jaulas aisladas. Tendremos que cambiar el modo antinatural en que vivimos y redescubrirnos.

Lo opuesto a la adicción no es la sobriedad; lo opuesto a la adicción es conexión.

El vídeo es una colaboración con Johann Hari el autor del libro “Chasing de Scream: The first Days of the War on Drugs” que fue muy amable por colaborar con este vídeo para difundir el mensaje

 

por -
0 3.465 vistas

¿Es adictiva la marihuana? La respuesta a esa pregunta depende de a quién se le pregunte.

Los críticos con la legalización argumentan que la marihuana es altamente adictiva y que un mayor acceso a la sustancia alimentaría un ciclo de dependencia, especialmente entre los jóvenes. Los usuarios frecuentes, por el contrario, sostienen que literalmente no existe como tal la adicción a la marihuana .

La verdad estaría en algún punto intermedio.

La marihuana no es adictiva de la misma manera que drogas como la heroína, cocaína, metanfetamina, el alcohol y la nicotina que son adictivos , informó Psychology Today. Una persona se vuelve adicta a la heroína, por ejemplo, porque la droga inunda el cerebro y el cuerpo con opioides; después de un uso prolongado de heroína, el cuerpo deja de producir de forma natural opioides, dejando al usuario físicamente dependiente de la sustancia

Después de que un adicto a la heroína deje de consumirla  experimenta síntomas de abstinencia insoportables : náuseas, dolores musculares, sudoración, vómitos, cambios de humor, convulsiones y ansiedad, por nombrar unos pocos. Eso no ocurre después de que un usuario de marihuana deje su consumo, ya que los ingredientes activos de la droga (por ejemplo, el THC, el CBD) no parecen ser fisiológicamente adictivos , informó la revista Scientific American.

Entonces, ¿por qué el gobierno de Estados Unidos dice que el uso de la marihuana puede conducir a la dependencia?

Sobre “el 2,5 por ciento de los adultos en Estados Unidos- casi 6 millones de personas – han experimentado algún trastorno por consumo de marihuana en el último año, mientras que un 6,3 por ciento en algún momento de sus vidas había cumplido con los criterios diagnósticos para el trastorno”, según un estudio de 2015 publicado en Archives of General Psychiatry, y que fue realizado por el Instituto Nacional EEUU sobre el abuso de alcohol y Alcoholismo.

Pero es ” trastorno por consumo de marihuana ” ¿es lo mismo que la adicción? No exactamente. El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales – Manual para la Comunidad Médica para los Trastornos de Salud Mental – grupos “abuso” y “dependencia” bajo el término general de “trastorno por consumo de marihuana”.

Los Institutos Nacionales de Salud de EEUU explican :

“Para ser diagnosticado con el trastorno, los individuos deben cumplir al menos dos de los 11 síntomas [descritos en el DSM] que evalúan el deseo, la retirada, la falta de control, y los efectos negativos sobre las responsabilidades personales y profesionales. La gravedad del trastorno como leve , moderada o grave es en función del número de los síntomas Met “.

Si una persona tiene dos de los 11 síntomas siguientes, se califican como “trastorno por consumo de marihuana”.

       -1. Tomando la sustancia en cantidades mayores o por más tiempo que el que se querría.
       -2. Querer reducir o dejar de usar la sustancia, pero no su consumo.
       -3. Pasar mucho tiempo conseguiendo, utilizando, o recuperándose del uso de la sustancia.
       -4. Ansias y necesidad de consumir la sustancia.
       -5. No lograr hacer lo que debes en el trabajo, en casa, o en la escuela, debido al uso de sustancias.
       -6. Continuando con el uso, incluso cuando causa problemas en las relaciones.
       -7. Renunciar a importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de sustancias.
       -8. El uso de sustancias y otra vez más, incluso cuando se pone en peligro.
       -9. Continuando con el uso, incluso cuando uno sabe que tiene un problema físico o psicológico que podría haber sido causado o agravado por la sustancia.
      -10. Cuando se necesita más de la sustancia para conseguir el efecto deseado (tolerancia).
      -11. El desarrollo de los síntomas de abstinencia, que pueden aliviarse mediante la adopción de más sustancia.

El lenguaje de esta evaluación no tiene en cuenta las diferencias en cómo la marihuana afecta a la vida diaria de un usuario , en comparación con las drogas “duras” como la metanfetamina y la heroína, argumentó High Times.

                          “Durante mucho tiempo se ha reconocido que el cannabis es una sustancia que altera el humor con algún riesgo potencial,” Paul Armentano, el director adjunto de la NORML, dijo ATN :. “Dicho esto, los riesgos potenciales de cannabis a la salud ya su riesgo de dependencia en relación con otras sustancias, incluidas las sustancias legales como el alcohol, el tabaco y los medicamentos de venta con receta, no son tan grandes como para justificar su penalización constante y su prohibíción estado bajo la ley federal” estadounidense.

La adicción y dependencia no es lo mismo.

La adicción física y dependencia psicológica son dos cosas diferentes , según el Dr. Don J. Sharpsteen, profesor de Psicología en la Universidad de Missouri de Ciencia y Tecnología. A este respecto, la directriz DSM para el “trastorno por consumo de marihuana” no diferencia de manera efectiva las dos, ya que incluye tanto los síntomas físicos (por ejemplo, retiros) y síntomas psicológicos (por ejemplo, problemas de relación), lo que da la impresión de que una persona que reúna los requisitos por trastorno sufre de adicción completa.

Es cierto que los individuos pueden desarrollar una dependencia psicológica de la marihuana, explica Sharpsteen. Es una droga psicoactiva que produce efectos eufóricos, ofreciendo una “alta” o escape que pueden distorsionar el juicio de una persona y llevar a un uso irresponsable. Pero confundir los términos adicción y dependencia psicológica es problemático.

por -
0 3.648 vistas

No todas las drogas tienen el mismo potencial de adicción, te contamos cuales son las de mayor adicción

Las drogas son un peligro para nuestra salud y no todas tienen los mismos efectos sobre nuestro cuerpo. La adicción a una droga varía mucho de unas a otras y algunas son más complicadas de abandonar después de su consumo, aquí tienes las 15 que más adicción causan de menor a mayor.

  • 1. Extasis (potencial de adicción 20/100): Una droga que da al consumidor una sensación de euforia total y que lleva al cielo a quien la toma. Cuando se deja de tomar la “bajada” la transforma en un infierno, insomnio, depresión o ansiedad es el peaje.
  • 2. Marihuana (21/100): No tiene una elevada capacidad de adicción para el consumidor pero un porcentaje estimado de entre el 10 y el 14% se convierten en altos dependientes de esta droga.
  • 3. PCP o Polvo de Ángel (55/100): Esta droga sintética da una peligrosa sensación de invencibilidad a quien la consume, su utilización empezó en los quirófanos como anestesia. Los efectos secundarios pueden ser muy nocivos como la esquizofrenia, episodios depresivos o incapacidad para hablar correctamente,
  • 4. Cafeína (72/100): Probablemente es la droga legal más consumida en nuestro planeta. Pese a lo difundido de su consumo, al tomar más de 300 miligramos de forma diaria los efectos de su abstinencia son palpables, irritabilidad, dolor de cabeza o dificultades para conciliar el sueño.
  • 5. Cocaína (73/100): Una droga que da sensación de euforia, confianza en uno mismo y sociabilidad. La cara amarga de esta adictiva droga a dejar de tomarla se transforma en irritabilidad, ansiedad, depresión, episodios paranoicos o insomnio.
  • 6. Crank (81/100): La droga tiene unos efectos contundentes, reducción del apetito y menos necesidad de dormir unido a una sensación de euforia y se eleva la sensación de energía en el individuo, la cara “b” puede llevar a insuficiencia cardiaca o roturas de vasos sanguíneos en el cerebro.
  • 7. Heroína (81/100): Sus efectos nocivos por su alta capacidad de adicción son de sobra conocidos. La sensación de placer y bienestar, así como la calidez que percibe el consumidor se transforman al poco tiempo en temblores, diarreas, vómitos.
  • 8. Alcohol (82/100): Como el café una droga legal altamente extendida y que puede dañar a los consumidores habituales el páncreas, hígado o llevar a graves problemas coronarios.
  • 9. Seconal (82/100): Esta droga es un sedante que en el pasado solía utilizarse como sonmífero. Alta capacidad de adicción de efectos nocivos como ansiedad o subida del ritmo cardiaco.
  • 10. Metacualona (83/100): Parecidos efectos que al anterior, se utilizaba para poder dormir y hoy está prohibida por su peligrosidad.
  • 11. Valium (también llamado Diazepam) (94/100): Sus efectos son parecidos al seconal y su uso es muy popular para tratar los problemas para conciliar el sueño, o trastornos de tipo bipolar.
  • 12. Metanfetamina (Cristal) (94/100): Esta droga proporciona a los pocos minutos una sensación de euforia que termina convirtiéndose en un martirio para el adicto, cambios de humor radicales, daños en el cerebro que pueden llevar a pérdidas de memoria.
  • 13. Crack (97/100): Es una variante de la cocaina y produce placer intenso durante unos minutos, después se transforma sino se vuelve a tomar en depresión. Solo aliviará esto un consumo mayor. Sus letales efectos en la salud hicieron morir a muchos consumidores, sobre todo en los años 80.
  • 14. Metanfetamina de vidrio (98/100): Efectos como la numero 12 pero se fuma.
  • 15. Nicotina (100/100): La droga más adictiva en la actualidad y que las autoridades siguen permitiendo su consumo, en el tabaco además es acompañada por multitud de otras sustancias.

por -
0 672 vistas

La marihuana es la droga ilegal más consumida del mundo y, según el último macroestudio del investigador Wayne Hall de la Universidad de Queensland (Australia) es la menos adictiva, provocando menos adicción incluso que la nicotina y el alcohol.

Esta investigación ha sido publicado en la revistaAddiction, se basó en una revisión de los resultados de todos los estudios relacionados con el consumo de cannabis en los últimos 20 años.

Entre las conclusiones negativas destacan su efecto sobre las mujeres embarazadas. Los niños de mujeres que fuman marihuana en el transcurso del embarazo tienen hijos con un peso más reducido en el momento del nacimiento

El el 10% de las personas que consumen marihuana desarrolla dependencia; este porcentaje se incrementa al 16,5% si se trata de adolescentes. Según dicen, el cannabis es mucho menos adictivo que otras sustancias como la nicotina, la heroína, la cocaína o el alcohol. Además, a diferencia de las otras, el cannabis no provoca sobredosis mortales.

¿Puede provocar psicosis? El cannabis dobla este riesgo si se usa habitualmente, especialmente si hay antecedentes familiares o si se comienza a fumar marihuana en la adolescencia. Esta última condición favorece también trastornos cognitivos, lo que lleva a unos peores resultados académicos.

“Las personas pueden tener dificultades con el consumo de cannabis, sobre todo si lo hacen a diario durante un largo período. No hay duda de que los grandes consumidores experimentan un síndrome de abstinencia al igual que con el alcohol y la heroína”, afirma Hall. Fuente

por -
5 3.860 vistas

 

“Un creciente número de estudios apoya un papel crítico del ECBS y su modulación por los cannabinoides sintéticos o naturales en diversos aspectos neurobiológicos y conductuales de la adicción a los estimulantes. Por lo tanto, los cannabinoides modulan los sistemas de recompensa del cerebro, íntimamente involucrados en la adicción a los estimulantes, y proporcionan evidencia adicional de que el sistema cannabinoide podría estudiarse como un objetivo potencial de descubrimiento de fármacos para el tratamiento de la adicción a través de diferentes clases de estimulantes.”- US Natural Library of Medicine National Institutes of Health
En un estudio publicado por el “National Institute of Health”, los investigadores descubrieron que los cannabinoides afectan al sistema de recompensa del cerebro, que incluye los componentes del cerebro de un individuo responsables de determinar su comportamiento y la cantidad de placer que siente en respuesta a una sustancia, de un modo similar a la de los estimulantes. La evidencia sugiere que el sistema endocannabinoide (ECBS), produce procesos neurológicos similares a los presentes en el cerebro de las personas que sufren de adicciones a los estimulantes. Los investigadores de ‘La Unidad de Investigación de Psiquiatría en el Centro Hospitalario de Montreal’ en Canadá, afirman que este descubrimiento abre la puerta a una mayor exploración en cuanto a la posibilidad del sistema cannabinoide como un “objetivo potencial de descubrimiento de fármacos para el tratamiento de la adicción a través de diferentes clases de estimulantes .”
No es ningún secreto que la adicción a la metanfetamina solamente sigue aumentando dramáticamente cada año que pasa, sobre todo en Estados Unidos. Aunque se han llevado a cabo una gran cantidad de diversas investigaciones centradas en la adicción a los estimulantes en las últimas décadas, una terapia farmacológica que sea capaz de tratar con éxito los síntomas primarios del síndrome de abstinencia de la adicción a los estimulantes como la ansiedad y los antojos, o uno que ayude a reducir el riesgo de recaída, aún tiene que ser claramente identificado. Varios agentes farmacológicos han sido probados sin éxito incluyendo antidepresivos, anticonvulsivos y antipsicóticos. Sin embargo, toda esperanza queda lejos de perderse como evidencia la continúa y emergente demostración del sistema endocannabinoide (SEBC), que juega un papel importante en las actividades cognitivas y fisiológicas relacionadas con los presentes durante la adicción a los estimulantes. Tales actividades incluyen la sensación de “recompensa” derivada del abuso de estimulantes, la capacidad de respuesta al estrés y la inducida por plasticidad sináptica, que se refiere a la potencia de la sinapsis cerebral para fortalecerse o debilitarse con el tiempo como resultado del aumento o disminución de la actividad.

image1
La relación del sistema endocannabinoide en el sistema de recompensa del cerebro considera un factor dotado con el potencial para posiblemente ser utilizado e interferir con, y tal vez detener, los efectos neurológicos observados en aquellos que sufren de adicción a los estimulantes. En relación con la recaída, el cannabis puede reducir el riesgo, ya que también se encontró que efectos de receptores específicos ayudan a reducir los factores desencadenantes y las tentaciones con a menudo una rápida recuperación de los adictos, que caen desde la sobriedad y los usan de nuevo. Las similitudes en la forma en el que el cannabis y los estimulantes afectan al sistema de recompensa del cerebro son incomparables, y apunta a la posibilidad del desarrollo de futuras terapias farmacológicas derivadas del cannabis para tratar con éxito la adicción a los estimulantes, debido al hecho de que la planta es generalmente bien tolerada y no adictiva para la gran mayoría de la población. Sin embargo, deben llevarse a cabo más investigaciones para que este emocionante tratamiento y aparentemente prometedor pueda convertirse en una opción disponible para los que sufren de adicción, pero las pruebas reunidas hasta el momento deja muchas esperanzas de que la presentación de una innovadora respuesta al abuso de estimulantes puede estar en un no tan lejano horizonte después de todo.
Referencias:
1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24069004
2. http://en.wikipedia.org/wiki/Synaptic_plasticity
3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3780360/
4. http://www.drugaddictiontreatment.com/types-of-addiction/stimulants-types-of-addiction/marijuana-may-treat-stimulant-addiction/
5. http://www.theweedblog.com/new-study-marijuana-may-treat-addiction-to-hard-drugs/

Fuente: collective-evolution.com

 

por -
0 5.231 vistas

Todas las adicciones a sustancias, incluyendo la marihuana, están definidas por las directrices establecidas en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).

Aún así, la adicción a la marihuana, también conocida como la dependencia del cannabis, es a la vez ampliamente debatida e incomprendida.

Aquí hay 4 mitos sobre la adicción a la marihuana que deberían haber sido desacreditados hace mucho tiempo.

Mito 1 – No es adictivo.

A pesar de lo que algunos pueden argumentar, el uso de marihuana puede calificarse como una adicción en virtud de las directrices médicas actualmente aceptadas.

Según el DSM-IV, la adicción a la marihuana se define de acuerdo con los criterios generales para todas las formas de la dependencia de sustancias. Es cierto que la definición abarca una gama de escenarios y puede ser subjetivo a veces.

Pero, como un ejemplo: Si alguna vez has pasado por experimentar la tolerancia, la dificultad para recortar y “un tiempo considerable” invertido en obtener marihuana, entonces has cumplido con los criterios de adicción a la marihuana. Los síntomas de abstinencia (como el insomnio, la ansiedad y la pérdida de apetito) también pueden ser un signo de adicción.

En general, un estudio realizado por investigadores del NIDA concluyó que el 9% de las personas que alguna vez consumen marihuana se convertirán en adictas a ella en algún momento.

Mito 2 – Es altamente adictiva.

El 9% puede parecer mucho, pero en realidad no lo es si tenemos en cuenta el potencial de adicción de otras sustancias populares : 15% para el alcohol, el 17% de la cocaína, el 23% de la heroína y el 32% para el tabaco.

De hecho, sería más exacto decir que la marihuana es mucho menos adictiva que muchas sustancias recreativas que son legales en la actualidad.

Mito  3 – adicción adolescente se está disparando.

La adicción a la marihuana entre los adolescentes es un importante foco de debate, y es a menudo citado como una razón para mantener la marihuana ilegal.

Hay dos problemas con esta noción, sin embargo. Por un lado, muchas de las afirmaciones más negativas son también las más científicamente discutibles, incluyendo estadísticas como  que 1 de cada 6 de los que tratan con la marihuana se vuelven adictos y que el 60% de los adolescentes en rehabilitación son adictos a la marihuana.

En segundo lugar, la mayoría coincide en que los adolescentes no deben consumir marihuana en primer lugar. Por desgracia, una industria ilegal tiende a hacer que sea más fácil para los niños de la escuela secundaria obtener la marihuana y más difícil para los adultos responsables.

Mito  4 – La adicción es siempre mala.

Así que la marihuana no es tan adictiva como otras sustancias, pero es que ni siquiera eso perjudicial para aquellos que son adictos.

Además de la falta de problemas de salud a largo plazo , el uso frecuente de marihuana a veces puede ser una forma efectiva de automedicación.

De hecho, los estudios sugieren que las personas con condiciones difíciles de identificar como el TDAH y la depresión pueden tratarse con una dosis diaria de marihuana .

Para aquellos que se dan cuenta de la versatilidad de la marihuana como medicina, hay tal vez sólo haya una cosa que hace del hábito diario de consumir marihuana diferente de un régimen de tratamiento de píldoras de prescripción: Una es legal, y la otra no lo es

Fuente Leafsciencie traducido por La Marihuana

Estudio/Investigación.- De acuerdo con un nuevo estudio publicado la semana pasada por el Instituto Nacional de Salud de EEUU , el cannabis puede ser un tratamiento eficaz para curar las personas con adicción a las drogas duras como la cocaína y las anfetaminas.

Según los investigadores, este estudio “presenta una revisión al día con una visión profunda de la función fundamental del SEBC [sistema endocannabinoide] en la neurobiología de la adicción a los estimulantes y efectos de la modulación de las conductas adictivas. Afirman que: “Un número creciente de estudios apoyan el papel crítico de los SEBC y la modulación por los cannabinoides sintéticos o naturales en diversos aspectos neurobiológicos y conductuales de la adicción a los estimulantes.”

Para el estudio, los investigadores encontraron que “los cannabinoides modulan los sistemas de recompensa del cerebro íntimamente involucrados en la adicción y a los estimulantes, que proporcionan evidencia adicional de que el sistema cannabinoide podría estudiarse como un gran potencial para el descubrimiento de fármacos para el tratamiento de la adicción a través de diferentes tipos de estimulantes.”

El estudio, fue realizado en la Unidad de Investigación en Psiquiatría en el  Centro Hospitalario de la Universidad de Montreal en Canadá. .

Fuente TheJointBlog 

por -
3 9.155 vistas

En este trabajo se discuten los daños físicos,  de psicología y sociales de las dos sustancias estupefacientes de más uso  frecuente en el Reino Unido, es decir, el cannabis y el alcohol. Durante los últimos 40 años, el uso de ambas drogas se han incrementado de manera significativa con consecuencias diferenciales. Se argumenta que el aumento de la vigilancia del consumo del cannabis bajo el sistema de clasificación de las drogas actuales conducirán a la criminalización creciente de los jóvenes, pero es poco probable que se reduzcan significativamente las tasas de esquizofrenia y de psicosis. En comparación, el aumento del consumo de alcohol está relacionado con un aumento significativo en las admisiones a hospitales por dolencias del hígado (cirrosis) y la mortalidad, en una época en que las tasas de mortalidad por otras causas principales están en declive. Un experto comparó los daños sociales y de salud causada por las sustancias más comúnmente usadas ​en el Reino Unido mostraron que el alcohol es más del del doble que el cannabis y cinco veces más dañino que otras sustancias. Los resultados subrayan la necesidad de una política coherente, basada en la evidencia y una  política de drogas que permita a las personas tomar decisiones informadas sobre las consecuencias de el consumo de drogas.

Journal of Psychopharmacology

 A menudo se me hizo la pregunta “si el consumo estuviese legalizado como  el alcohol que se utiliza y que perjudica contra mas cantidad”. Por supuesto, la respuesta es sí en ambas. Sin embargo, con la cantidad de  jóvenes de cannabis que lo  utilizan, al eliminar las sanciones penales,  el aumento sería relativamente modesto, a menos que se comercialiase activamente como  el del alcohol. Ciertamente, el modelo de cafetería holandesa de acceso regulado, pero la legalización del cannabis no parece no haber aumentado  el uso ya que los jóvenes en los Países Bajos tienen algunos de los índices más bajos de consumo de cannabis en Europa.

Tal vez la pregunta más interesante se encuentra en esta circunstancia sería lo que el efecto neto sobre los daños en la población? Sería liberalizar el acceso a cannabis reduciría el consumo de alcohol en buena medida y podría reducir la suma total de los daños? Este tema es abordado en mi nuevo papel en el Journal of Psychopharmacology [Weissenborn y Nutt 2011, estupefacientes Popular: ¿Qué lecciones se pueden aprender de los últimos 40 años de alcohol y la regulación de cannabis? (PMID: 21.926.420)]. Los puntos clave de este documento se describen brevemente a continuación.

Una buena medida del daño son los costes para el SNS. Los ingresos hospitalarios por número de cannabis a menos de 1.000 por año mientras que el alcohol representa en la actualidad el mayor número  x 1000 – más de un millón el año pasado de los cuales 13.000 tenían una edad menor de 18 años. El papel de cannabis en las causas de la esquizofrenia sigue siendo controversial – el ACMD en su revisión de cannabis tercio estima que para detectar un caso de esquizofrenia, aparecería cada 5.000 jóvenes y 7.000 mujeres jóvenes que hubiesen fumado alguna vez cannabis. Algunos estudios sugieren ahora que el cannabis puede ayudar a los pacientes con esquizofrenia. Por el contrario, el alcohol causa enfermedades del hígado es tan incuestionable como es su contribución a la aceleración de las tasas de mortalidad masiva de la enfermedad hepática en el Reino Unido. La contribución  que hace el consumo de alcohol con la violencia doméstica, abuso infantil y los accidentes de tráfico fueron algunas de las razones por las que  se calificó al alcohol como la droga más perjudicial para el Reino Unido en la sociedad actual y en la escala de ISCD nocivos de la droga, publicado en la revista The Lancet el año pasado.

Hasta el último gobierno les indujo a pensar de otra manera por lo que el cannabis fuera un  objetivo, la policía siempre ha considerado que los consumidores de cannabis eran mucho menos propensos a la violencia que los intoxicados con el alcohol. De hecho, la policía es firme partidaria de la recomendación dela ACMDde cannabis downgrade ala Clase Cen 2004. Parece probable que el reciente aumento en el consumo de alcohol en el Reino Unido puede haber sido en parte debido a la presión de la policía anti-cannabis que lleva a los jóvenes a cambiar hacia su intoxicante preferido, el alcohol.

La verdadera estimación de los daños  entre el  alcohol y el cannabis no es fácil de valorar ya que no existen en las sociedades actuales la misma disponibilidad de las dos sustancias. Sin embargo, cuando no son legales – como en algunos estados islámicos –  el alcohol parece ser la causa con más dependencia que el cannabis, incluso en Marruecos, un país tradicional den el cultivo de cannabis.

En su conjunto se estima que el alcohol es por lo menos dos veces más perjudicial que el cannabis y 5 veces más perjudicial para la sociedad en general. La conclusión obvia es que la legislación actual de criminalización de los consumidores de cannabis es ilógica, así como inhumana y pueden estar causando mucho más daño que bien. ¿Tiempo para una intervención racional Cameron?

El documento completo se puede encontrar en el Journal of Psychopharmacology http://jop.sagepub.com/content/early/2011/09/03/0269881111414751

 

David Nutt J D. Nutt @ imperial.ac.uk

Unidad de Neuropsicofarmacología dela Divisiónde Medicina Experimental, del Imperial College de Londres, Londres, Reino Unido

Fuente Profdavidnutt

Traducción Lamarihuana

 

por -
0 3.501 vistas

Sin duda es necesario mejorar los tratamientos para combatir las adicciones. Muchas personas drogodependientes terminan con una enfermedad crónica y las recaídas son muy frecuentes a pesar de que hayan pasado largos periodos de abstinencia.

El ejercicio aeróbico parece ser un buen candidato para mejorar estos tratamientos en un gran número de adicciones a diversas substancias ya que produce una gran variedad de cambios en el cerebro que influyen en los niveles de ansiedad y el uso de drogas.

Los mecanismos mediante los cuales el ejercicio aeróbico influye en el uso de drogas y mitiga el ansia por su consumo son los siguientes:

  • Alteraciones en el circuito de recompensa cerebral
  • Incremento de la liberación de dopamina por el cerebro y cambios en la sensibilidad del receptor de dopamina.
  • Disminución de la ansiedad y síntomas depresivos.

Teniendo en cuenta esto, Maciej Bukowski y sus colegas de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, EEUU) estudiaron la sensación de adicción y el uso de cannabis en una serie de sujetos consumidores habituales de cannabis sometidos a ejercicio aeróbico. Estas personas fueron intervenidas con diez sesiones de tratamiento durante 14 días. Sesiones que consistieron en 30 minutos de ejercicio en una cinta de entrenamiento al 60% de su tasa cardíaca máxima.

Todos los sujetos cumplieron con los criterios DSM-IV que miden la dependencia de cannabis. Además, éstos no estaban involucrados en ningún programa de tratamiento de abusos de sustancia estupefacientes y no habían expresado el deseo de reducir o suspender el consumo de cannabis, es decir, eran consumidores habituales y querían seguir siéndolo. El consumo diario de porros de cannabispor parte de los participantes en el estudio antes, durante y después del tratamiento se puede observar en la siguiente gráfica tomada directamente del trabajo:

 

Como se puede observar, la gráfica muestra una reducción significativa en el consumo diario de cannabis durante el período de ejercicio aeróbico. El número de porros consumido durante el período de ejercicio se redujo en todos los participantes aproximadamente desde unos seis porros al día a un promedio de entre dos y tres. Al finalizar la fase de ejercicio, el consumo diario volvió a subir paulatinamente, hasta prácticamente alcanzar de nuevo los niveles previos al periodo de ejercicio. Además del uso, también se estudió los niveles de ansiedad por consumir cannabis –separados comportamiento compulsivo, reacciones emocionales, expectación e intención-, los cuales también se vieron reducidos significativamente durante los periodos de ejercicio.

Los resultados obtenidos sugieren que el ejercicio aeróbico puede tener un gran valor para ser usado como tratamiento para dejar de consumir cannabis y además ayudar a reducir la ansiedad y el ansia por volver a consumir después de un largo periodo de abstinencia. Teniendo en cuenta que este estudio fue realizado sobre consumidores habituales de cannabis que no tenían intención de dejar de consumir, se supone que los resultados serán mejores para personas que sí estén motivadas para dejar de consumir. De todas maneras, nuevos estudios son necesarios para saber exactamente porqué se producen los efectos observados y de esta manera mejorar el tratamiento y conseguir efectos duraderos a lago plazo.

Referencia:

Buchowski MS, Meade NN, Charboneau E, Park S, Dietrich MS, Cowan RL, & Martin PR (2011). Aerobic exercise training reduces cannabis craving and use in non-treatment seeking cannabis-dependent adults. PloS one, 6

 

Fuente CuantaCiencia

 

 

 

 

por -
4 3.893 vistas

Centros como Alborada tienen lista de espera para jóvenes con denuncias por consumo o posesión de drogas en zonas públicas

pagar una multa de 300 euros por fumar un porro en la vía pública o acudir a un tratamiento de desintoxicación.

 Una alternativa en boga: pasar un curso o terapia de rehabilitación está gozando de gran aceptación para librarse de la sanción que impone la Policía Nacional y Local al pillar in fraganti a alguien consumiendo estupefacientes. De hecho, 284 infractores multados en los cinco primeros meses de año por tenencia o consumo de drogas en la calle ya prefirieron someterse a un tratamiento y su expediente quedó automáticamente suspendido. De los incoados en la provincia, la mayoría corresponden a Vigo, donde 160 finalizaron con éxito el método de prevención.

Uno de cada tres pacientes que acude a desintoxicación en la ciudad es consumidor de cannabis. Y el número de adictos que siguen tratamiento se ha cuadriplicado en los últimos cuatro años (del 8,4% de 2006 a un 30,4% el año pasado). Detrás de esta tendencia se esconde una mayor sensibilización de las familias pero, sobre todo, el programa “Alternativa”, que conmuta las sanciones de 300,51 euros si el joven lo solicita. Curso o terapia de deshabituación condonan la multa en virtud de un acuerdo en cuatro administraciones (Xunta, Sergas, Subdelegación del Gobierno y Fundación Galicia Innova).

Las cifras hablan por sí solas: 109 jóvenes se beneficiaron de esta solución durante 2009 en el centro Alborada de Vigo y otros 51 lo hicieron ya en lo que va de año. Pero el número real de demandantes es mayor, dado que existe lista de espera sobre todo para participar en los cursos, según confirma el director asistencial y psicólogo clínico del centro, Jesús Cancelo.

Fuente FarodeVigo

por -
0 1.934 vistas

Por Ari Volovich

“La adictología es una rama de la psiquiatría (o de las ciencias de la conducta) creada debido a una necesidad creciente. Se puede definir como la ciencia que se encarga de observar el fenómeno del consumo de sustancias y sus consecuencias”, explica el médico psiquiatra y adictólogo Gady Zabicky, quien formó y dirigió la Clínica de Trastorno Dual dentro del Programa de Investigaciones Relacionadas con Sustancias del Instituto Nacional de Psiquiatría (INP). Su trayectoria académica comenzó en el INP y continuó en la Universidad Rockefeller en Nueva York, donde se enfocó en la genética de las adicciones y las clínicas de metadona.

“Si te pones a pensar en las sustancias psicoadictivas, los problemas que tenemos ahora se pueden resolver con una sola decisión. Lo que prevalece ahora es esta ideología prohibicionista del establishment: la guerra contra las drogas como la conocemos. Necesitamos variar tan sólo un poco nuestra manera de pensar para poder dar entrada a un nuevo paradigma; todo esto tiene que ver con nuevas respuestas a preguntas como ¿qué es el éxtasis? ¿qué importancia tiene el placer y el sufrimiento?”, comenta.

Zabicky forma parte del Colectivo por Una Política Integral hacia las Drogas (CUPID) —recientemente configurados como organismo civil— que ideó la propuesta para la despenalización de la marihuana en México.

“Esta ley surgió como una respuesta a las iniciativas mal elaboradas durante la administración de Fox. Si los gobernantes no saben qué hacer, pues entonces la sociedad civil tiene que intervenir. Nosotros redactamos una iniciativa formal; una ley muy bien diseñada que no viola ningún acuerdo internacional ni mexicano. El año pasado nos presentamos frente al Congreso para entregar esta iniciativa (en unas hojas de hemp, que es cáñamo, una variante del cannabis); se metió a Comisión y fue rechazada; desde entonces quedó volando en el limbo legal. No obstante, de la iniciativa quedaron las ideas, la gente, y un patrocinio importante a escala internacional de personas libertarias que nos apoyan económicamente”, confiesa Gady.

“La propuesta está dividida en tres partes: los usos lúdicos y los derechos de los consumidores; la marihuana medicinal, y los usos agroindustriales. Normalmente la gente confunde la despenalización de la marihuana con la legalización de las drogas, y ése es uno de los anzuelos que mordemos cuando entramos en este debate. El cannabis es la punta de lanza del movimiento por la naturaleza propia de esta sustancia, por el tipo de consumidores y la incidencia que tiene el consumo de esta hierba. Además, la marihuana tiene usos industriales y medicinales muy claros; por eso el cannabis parece ser lo más emblemático del movimiento a favor de la despenalización”, señala Zabicky.

“Si sumáramos todas las drogas ilícitas no llegaríamos ni siquiera a la mitad de muertes causadas por el alcohol y el tabaco. Dividirlas en ’legales’ e ’ilegales’ no tiene mucho sentido; esto sólo tiene una utilidad en términos de fiscalización y penalización. Para un psiquiatra, un farmacólogo, o para el consumidor esto es completamente irrelevante. El diazepam, el clonozepam, todos estos medicamentos que se llaman benzodiazepinas y que se venden en las farmacias, son sumamente adictivos. Aquí chocamos otra vez con la doble moral, con el lenguaje. Nadie le va adecir a una señora del Pedregal que es una drogadicta porque toma Tafiles; está completamente aceptado y, sobre todo, existe una enorme presión por parte de la industria farmacéutica: un gigante que genera billones de dólares anuales y que no tiene escrúpulo alguno. También hay mucha presión por parte de la industria tabacalera y alcoholera para que siga existiendo esta frontera conceptual entre las drogas ’legales’ e ’ilegales’. En México hay entre ocho y 10 millones de personas (casi 10 de cada 100) que beben de manera patológica”.

“A finales de los ochenta tuvimos una epidemia terrible de adicción a la cocaína. Yo lo viví como residente de psiquiatría, trabajando en la calle; fue realmente dramático. En cuestión de cinco años tuvimos un incremento de consumo de entre 300 y 500 por ciento, aunque el consumo se ha estabilizado, como sucede con todas las epidemias”, añade Zabicky.

“Sí, también hay quienes llegan a tener problemas con la marihuana; gente que sufre del síndrome amotivacional, pero no existe una adicción neuroadaptativa como la de quien consume heroína o del alcohol-dependiente. La relación que existe entre la sicopatología, la enfermedad mental y las toxicomanías es muy compleja. El vínculo entre el alcohol y la depresión es un ejemplo típico de esto, sobre todo en nuestro país. Yo me especializo en el trastorno dual, indicativo de un diagnóstico psiquiátrico mayor: léase depresión, crisis de angustia, esquizofrenia, anorexia, trastorno bipolar, combinados con un problema asociado a las sustancias. Es una ecuación parecida a la del huevo y la gallina. Mucha gente no está segura si empezó a beber debido a una depresión o viceversa”.

Fuente AriVolovich