Etiquetas Posts etiquetados con "Agua"

Etiqueta: Agua

por -
0 2.673 vistas

El agua es uno de los pilares básicos para el crecimiento de las plantas y el uso de un agua apropiada es fundamental si queremos conseguir unas cosechas increíbles. En muchas ocasiones, puede ser el mejor o el peor aliado del cultivador. ¿Pero cual es el papel fundamental del agua en el cultivo de marihuana?

Toda planta para vivir necesita aire, luz y agua. Así podremos observar como en las zonas con más precipitaciones del planeta la vegetación es abundante y densa, mientras que a medida que las precipitaciones disminuyen, también lo hace el volumen de vegetación. Mediante la fotosíntesis, la clorofila presente en las plantas capta la luz solar rompiendo la molécula de agua, separando el hidrógeno del oxígeno y liberando éste a la atmósfera. El hidrógeno por su parte se une al dióxido de carbono gaseoso presente en el aire, dando como resultado la producción de compuestos orgánicos, principalmente el carbohidrato llamado glucosa, un tipo de compuesto similar al azúcar. Tras este proceso ocurre una secuencia de otras reacciones químicas que dan lugar a la formación de almidón y varios carbohidratos más y a partir de éstos la planta elabora lípidos y proteínas necesarios para la formación del tejido vegetal, lo que produce el crecimiento. La síntesis de materia orgánica a partir de la materia inorgánica también se realiza mediante la fotosíntesis, así que podemos decir que toda la energía que consume la vida de la biosfera terrestre procede de la fotosíntesis y por lo tanto sin plantas, el ser humano y los animales estaríamos condenados a la extinción.

¿ES EL AGUA IGUAL EN TODAS LAS ZONAS GEOGRÁFICAS?

Ya en casi todos los ayuntamientos por muy pequeños y recónditos que sean tienen instaladas depuradoras donde purifican el agua proveniente de ríos o manantiales normalmente con Cloro. Todas estas aguas pueden contener mayor o menor concentración de sales que dependerá en mayor parte del suelo y que son en mayor parte sales de Calcio y Magnesio. Cuando tiene una concentración de sales elevada, es lo que conocemos como aguas duras; por el contrario si la cantidad de sales es bajo las conocemos como aguas blandas, así podemos ver en el siguiente mapa qué tipos de agua tenemos en España (seguro que encuentras un mapa similar de tu país si no vives aquí)

ba3d77a6-c8c3-47e3-a907-39f394b08bac

Y ya hemos nombrado los principales peligros que nos podremos encontrar en el agua que decidamos usar para cuidar nuestras plantas, que son el Cloro que usan en las depuradoras, y una alta concentración de sales o una EC elevada. Por un lado el Cloro es un químico que se emplea para potabilizar el agua y mata todo tipo de bacterias y virus que puedan contener. Las concentraciones que se emplean no son perjudiciales para el ser humano, si bien para las plantas es veneno: quema las raíces, mata los microorganismos y bacterias presentes en el sustrato y también las presentes en los fertilizantes orgánicos, ralentizando el crecimiento vegetativo. El Cloro se degrada fácilmente, sólo con dejar reposar el agua unas horas desaparecerá completamente. Cuando tenemos un pequeño cultivo, no es problema disponer de varias garrafas, cubos o depósito lleno de agua reposada para usar cuando lo necesitemos. Cuando ya contamos con un gran cultivo y además queremos abastecer un pequeño huerto o incluso un gran huerto, es poco menos que imposible poder almacenar tal cantidad de agua.

El otro gran problema del agua es la concentración de sales y que podremos comprobar muy fácilmente con la ayuda de un Medidor de Electroconductividad. Con la siguiente tabla lo entenderás mejor:

– 0,01 a 0,14 ms/cm2——– agua muy blanda
– 0,14 a 0,30 ms/cm2———agua blanda
– 0,30 a 0,50 ms/cm2———agua ligeramente blanda
– 0,50 a 0,64 ms/cm2———agua ligeramente dura
– 0,64 a 0,84 ms/cm2———agua dura
– y superior a 0,84 ms/cm2–agua muy dura

3d966212-2188-46cf-8628-24c3ad47bedeLa dureza del agua, tan sólo tiene en cuenta la concentración de sales de Calcio y Magnesio y puesto que son dos nutrientes esenciales en la alimentación de las plantas, un agua con niveles razonables de estos dos elementos puede ser muy buena para cultivos de marihuana. Pero si los niveles son demasiado altos, puede hacer que otros elementos importantes como el fósforo forme fosfato de calcio, que es indisoluble y por lo tanto las plantas no lo podrás absorber. El Calcio también se precipita en forma de Cal, formando incrustaciones en las ras raíces de las plantas impidiendo la asimilación de nutrientes. Si regamos con aguas duras podremos ver en los bordes y en el fondo de las macetas como se va formando una costra blanquecina. También el tronco junto al sustrato veremos esta capa blanca. Las plantas de marihuana llegan a tolerar una EC de hasta 2,2 ms/cm2, así que si partimos de un agua muy blanda podremos usar más cantidad de abono que si usamos un agua muy dura, algo que beneficiará a las plantas con unas tasas de crecimiento mayores y unas producciones más abundantes.

¿QUÉ HAGO SI MI AGUA NO ES APROPIADA PARA EL CULTIVO DE MARIHUANA?

Si vives en el Noroeste de España estás de suerte, seguramente tengas un agua muy blanda y que con tan solo dejarla reposar para eliminar el Cloro será inmejorable. Si vives en las Islas o en el Sureste o el levante, posiblemente tengas un agua dura o muy dura y sea un serio problema. E igual sucederá vivas en el país que vivas. Muchos cultivadores optan por garrafas de agua mineral, pero a la larga resulta algo muy caro e incómodo, cuando toque hacer lavados de raíces precisaremos de varias decenas de garrafas. Nosotros hemos optado por instalar un filtro de osmosis inversa de Growmax Water, el Mega Grow 1000, un sistema ecológico con una capacidad de filtrado de 1000 litros a la hora, suficiente para el cultivo y todas las 3197bc83-5f79-4956-a4ec-2871e1a7c20bnecesidades diarias de un domicilio, ya que todos conocemos por los anuncios de la televisión cómo quedan los electrodomésticos cuando usamos aguas con excesos de calcio (muy exagerados y con fines claramente comerciales). En estos equipos y los de similares características, el agua pasa por una serie de filtros que van eliminando sedimentos, cloro y hasta un 95% de las sales disueltas, metales pesados y otros posibles contaminantes. Si bien los filtros debemos sustituirlos regularmente, dispondremos de una cantidad ilimitada de agua con sólo abrir el grifo, siendo sin duda una de las mejores opciones para cualquier cultivador.

Usa para regar tus plantas un agua de calidad y ellas te lo agradecerán con un mayor crecimiento, una salud envidiable y unas cosechas mucho más productivas. Se trata de un pequeño gesto con el que lograrás optimizar tu cultivo.

por -
1 7.755 vistas

Las plantas de gran tamaño usan más agua que las plantas pequeñas pero, además del tamaño, hay otros muchos factores a tener en cuenta en el consumo de agua por parte de una planta. El tamaño del contenedor o maceta, la edad de la planta, la textura de la tierra, la temperatura, la humedad y la ventilación, son factores que contribuyen a determinar las necesidades de agua. Si alguna de estas variables cambia, el consumo de agua también se verá alterado. Para que los fluidos circulen libremente, la planta ha de tener una buena ventilación, algo que ayudará a una transpiración adecuada y un crecimiento rápido. Cuanto más sana está una planta, más rápido es el crecimiento y más agua necesita.

Las plantas pequeñas, con sistemas radiculares poco extensos, que están en contenedores de tamaño reducido deben regarse a menudo. Hay que hacer riegos frecuentes, tan pronto como se seque la superficie de la tierra. Cuando las plantas pequeñas están expuestas al viento, se secan rápidamente.

Cuando se ha secado la tierra algo más de un centímetro por debajo de la superficie hay que regar. Teniendo un buen drenaje la planta no acusará exceso de agua. Los clones de cuatro semanas que florecen en macetas de 7,5 a 11 L necesitan ser irrigadas una o dos veces al día. De hecho, la mayoría de los cultivadores prefieren las macetas de menor tamaño porque son más fáciles de controlar.

La marihuana en floración utiliza niveles altos de agua para llevar a cabo una rápida formación de flores. Reducir el aporte de agua frena la formación de inflorescencias.

Las plantas que están expuestas al viento se secan mucho más rápido. En un día caluroso y con viento, la cantidad de agua que consumen las plantas que están al aire libre, en terrazas y en patios puede multiplicarse por tres y hasta por cuatro veces.

Utiliza agua abundante y deja que drena hasta el 10% cada vez que riegues. Este drenaje evitará que el fertilizante se acumule en la tierra. Riega al comienzo del día, de forma que el exceso de agua se evapore de las hojas y de la superficie del sustrato. Dejar la tierra y el follaje mojados follaje mojados durante la noche invita a un ataque fúngico.

Cultiva la superficie del sustrato para proporcionar que el agua penetre uniformemente y para que no se formen embalsamientos de tierra seca, de esta forma, también se evita que el agua se escurra a través de los agujeros de drenaje por la grieta que se forma entre la tierra y el interior del contenedor. Desmenuza y cultiva suavemente la capa superior del sustrato (algo más de un centímetro) con los dedos o con un tenedor. Ten cuidado con las raicillas superficiales.

El exceso de riego es un problema común, especialmente cuando se trata de plantas pequeñas. Demasiada agua ahoga las raíces al cortarles el suministro de oxígeno.

Las señales que indican un riego excesivo son: hojas amarillentas y enrolladas hacia abajo, tierra saturada de agua y empapada, crecimientos y desarrollo lento. Los síntomas del exceso de riego suelen ser sutiles, y puede que los jardineros inexpertos no perciban ningún indicio claro en mucho tiempo.

El exceso de agua provoca un desarrollo lento y un posible ataque fúngico.

La falta de riego es un problema menor; sin embargo, resulta bastante común cuando se emplean macetas pequeñas (4-8litros) y el cultivador no se da cuenta de las necesidades hídricas de las planta que crecen rápidamente. Los contenedores pequeños se secan con rapidez y pueden requerir riegos diarios. Por falta de agua las plantas se atrofian. Una vez que las tiernas raíces capilares se secan, mueren.

Añade unas gotas (una gota por cada medio litro) de jabón líquido concentrado y biodegradable al agua. Actuará como agente humectante, ayudando a que el agua penetre en el sustrato de forma más eficiente, y evitará que se formen embalsamientos de tierra seca. La mayoría de los fertilizantes solubles contienen un agente humectante. Aplica entre la cuarta parte y la mitad del agua/fertilizante que puede necesitar la planta, y espera de 10 1 15 minutos para que se impregne por completo. Aplica más agua/fertilizante hasta que la tierra esté uniformemente húmeda. Si hay bandejas debajo de las macetas, deja que el agua sobrante permanezca en la bandeja unas horas o, incluso durante toda la noche antes de retirarla.

Otra manera de humedecer las macetas por completo consiste en sumergir los contenedores en agua. Sumerge la maceta en el cubo durante un minuto o más, hasta que el medio de cultivo esté completamente saturado. Humedecer las plantas totalmente asegura que no se produzcan embalsamientos de tierra seca.

Fuente Agrobeta

por -
2 970 vistas

Por Miguel Gimeno.

El Dios “EOLO”, el rey de los vientos, como lo llamaban en la antigua Grecia, es bien conocido y temido por marineros y agricultores cuyas fortunas dependían del baibén continuo del clima. Afañábanse pues en pronosticar, cuanta mayor exactitud menor pobreza para el mañana. Pero el viento, no es sólo símbolo de mal, no puede ser el mal cuando es uno de los cuatro elementos de la naturaleza, uno de los cuatro formadores del sistema. El viento es símbolo de renovación, ¿quién no conoce la expresión “con aires nuevos” que hace referencia al cambio?. También es símbolo de pureza, pulcritud, limpieza,…, quién no a dejado ropa ahumada por el humo de la fragua al abrigo de la noche para que se “oreara”. A parte del mundo espitirual, que se que hay muchas personas que discrepan de ello, en el mundo de las plantas es la que esparce y disemina el polen de las plantas y árboles que terminarán por polinizarse dando lugar a nuevas generaciones; también es fuente de causa del crecimiento de tallos más fuertes y resistentes, produciendo plantas más lozanas y vivas. Pero cuidado, un exceso de tal fuente vital también puede ser mal compañero. En plantas grandes he podido ver, por desgracia, como en un día de fuertes ventoleras se ha perdido casi una tercera parte de la cosecha, más o menos, al ser desgarradas las ramas más grandes y productivas, ya que son las que más pesan. Peor son los días de fuertes lluvias con viento, pues aumentan todavía más el peso de las plantas poniendo en peligro la resistencia de las ramas de la planta, se de gente que ha perdido plantas por completo tras una fuerte tormenta de agua y aire. Un buen remedio conocido por todos es el de entutorar las plantas con tutores lo mas resistentes posibles, al tiempo que fijaremos con cuerdas el tutor para darle mayor estabilidad.

El viento también provoca una acción de desgaste en las plantas, les causa deshidratación, debido a la fuerte evapotranspiración que provoca en las mismas. Los días que se prevean de fuertes vientos, y más si éstos provienen del sur, es aconsejable regar el vergel a primera hora del día. Si se llegan a deshidratar las plantas pueden romperse también las ramas al no presentar éstas ninguna resistencia al viento, al tiempo de romper la humedad constante del suelo de cultivo, lo que merma la capacidad paulatinamente de retención hídrica del substrato. Otro factor a tener en cuenta es la proximidad de otras plantas, muros, setos, etc…, pues el aire sacude las plantas y aquellas ramas que se hallan más cercanas a muros y demás pueden presentar síntomas de rozamiento con la consecuente pérdida de producción.

Ahora bien, algo que también nos importe es lo que transporta el viento, aquello que contiene nuestra atmósfera y que la energía del viento traslada en incesante viaje por los recónditos rincones del planeta. Actualmente se conoce con bastante exactitud la composición del aire:

-Componentes fundamentales: nitrógeno (78,1%) y el oxígeno (20,9%)y vapor de agua %(varia entre 0-7%)

-Componentes secundarios: gases nobles y dióxido de carbono (1%).

-Contaminantes: Monóxido de Nitrógeno, dióxido de carbono, metano, dióxido de azufre, dióxido de Nitrógeno, amoniaco y monóxido de carbono.

-Componentes universales: agua (en sus 3 estados) y polvo atmosférico (humo, sal, arena fina, cenizas, esporas, polen, microorganismos, etc.).

Componentes fundamentales.

El Nitrógeno atmosférico, en estaso gaseoso, está compuesto de dos átomos de N unidos, el N2 es un gas inerte, y se necesita una gran aporte de energía para poder romper este enlace y combinarlo así con otros elementos como el carbono y el oxígeno. Esta ruptura de enlace puede hacerse por dos mecanismos distintos:

– La primera forma de fijación del N es mediante descargas eléctricas y la fijación fotoquímica, que suministran suficiente energía para poder romper la unión del N y unirse a otros tres atomos de Oxígeno para formar el anión nitrato (NO3-). Similar a este procedimiento es el que se siguen en las plantas productoras de fertilizantes químicos de síntesis.

-La segunda forma de fijación del N es llevada a cabo por ciertas bacterias que usan enzimas especiales en lugar de luz solar o de descargas eléctricas. Entre estas bacterias cabe destacar aquellas que pueden vivir libres en el suelo, ó las que viven en simbiosis con raíces de ciertas plantas (Leguminosas) y las cianobacterias fotosintéticas (las antiguas “algas verde-azuladas”) que viven libres en el agua, dato que no es relevante para nuestro cultivo. Las tres fijan N, tanto como nitratos (NO3-) o como amonio (NH3). Por eso es importante realizar como cultivos previos al de cannabis cultivos de abonos verdes como habas forrajeras, trébol ó altramuces (entre otros muchos) con la intención de atrapar e incorporar a nuestro suelo de cultivo la mayor cantidad posible del Nitrógeno atmosférico presente en cada momento. Esta técnica reducirá de forma considerable las enmiendas de nuestros suelos de cultivo con abonos nitrogenados, sean los abonos del origen que sean.

Todo el Oxígeno de la atmósfera es biogénico; es decir que ha sido liberado desde el agua mediante la fotosíntesis de los organismo autótrofos. Tuvieron que trancurrir sobre 2 billones de años para que los seres autótrofos (principalmente cianobacterias) pudieran liberar el aproximado 21 % de oxígeno que contiene la atmósfera actual. Entre otros seres que precisan de este gas para su existencia cabe destacar a los microorganismos aerobios, importantes en multitud de procesos edafológicos del suelo, sobre todo en lo procesos de compostaje aeróbico, ayudando a degradar la materia orgánica hasta reducirla a simple humus. Hay que tener en cuenta que la infiltración del Oxígeno en el suelo es inversamente proporcional a la fijación de agua, cuanta más agua menos oxígeno y cuanto más oxígeno menos agua, por lo que hay que mantener un equilibrio constante en nuestros substratos de ambas sustancias oxígeno y agua, ya que si cualquiera de ellas faltara durante un tiempo considerable se produciría la muerte de la planta. También si se desequilibra este estado entre las concentraciones de Oxígeno y Agua también se acorta la vida del substrato en que están sembradas las plantas, por disminuir su capacidad de retener agua y nutrientes. Para evitar todo ello hay que tener un substrato que permita cierta absorción de agua al tiempo que le de impermeabilidad al agua sobrante de tal forma que no permita que se formen encharcamientos en la zona de cultivo, practicar escarificaciones en el suelo de cultivo mejora tanto la aireación como la permeabilidad en mayor profundidad del agua de riego, lo que también evita encharcamientos no deseados.

Las proporciones de Vapor de Agua varían según el punto geográfico de la tierra. Actúa condensando las partículas del polvo atmosférico, pues estas forman núcleo en la condensación de agua y nieve en las nubes. La capacidad del agua como disolvente conlleva a que se formen, junto a los contaminantes presentes en el polvo atmosférico, sustancias como ácidos nítricos y nitroso, sulfúrico y sulfuroso, que forman la llamada lluvia ácida, que a pesar de ser foco de contaminación, también podemos afirmar que aporta a la tierra nutrientes en forma de Amonio, Nitratos y Sulfatos, aunque ya digo su efecto contaminante es tremendamente mayor a su efecto de nutrición del suelo.

Compuestos secundarios.

El gas noble más común en la atmósfera es el argón y no causa efectos apreciables sobre la biología terrestre. Sin embargo las emanaciones de radón que pueden acumularse en los sótanos de las casas, provenientes de depósitos minerales radioactivos, pueden provocar cáncer y otras enfermedades debido a su radiactividad.

En cuanto al CO2 todo el mundo sabe que es el gas que necesitan las plantas para poder respirar y realizar la fotosíntesis y sus procesos metabólicos. El viento es el encargado de reestablecer las concentraciones de gases en la atmósfera, dotando de aire limpido aquellas zonas viciadas, todos los cannabicultores de indoor saben de la necesidad de tener un buen sistema de intracción-extracción-aireación del habitáculo de cultivo, de no hacerlo así se produce un ambiente estanca muy viciado que conlleva problemas de carácter criptogámico (hongos) sobre todo, y disminución del crecimiento por presentar el cultivo concentraciones muy bajas de dióxido de carbono. Algunos cannabicultores incluso instalan sistemas de dispensación extra de CO2 para aumentar la concentración de este gas, y así aumentar la fotosíntesis en las plantas, consiguiendo un incremento en el crecimiento. Esto conlleva un grave peligro, a partir de ciertas concentraciones de dióxido de carbono en el ambiente se puede producir envenenamiento en el ser humano y producirle asfixia celular, pudiendo producir hasta la muerte, ya que produce inoxia (falta de oxígeno en la sangre).

También es conocido la asociación que hay entre las contínuas emanaciones a la atmósfera de este gas y el aumento del efecto invernadero del planeta, y que, evidentemente, plantando cánnabis como cualquier otra planta se reduce el efecto invernadero y se crea más oxígeno, una causa más por la que seguir cultivando nuestras queridas marías y reducir nuestra huella ecológica.

Contaminantes.

A. Contaminantes primarios: son las sustancias que tienen carácter contaminante y son vertidas directamente a la atmósfera desde los focos emisores, tanto natural como antropogénico, y provocan alteraciones en la calidad del aire produciendo lo que se conoce a menudo como contaminación convencional.

Los más frecuentes proceden de la combustión de carburantes fósiles, aunque en estos procesos se emiten otras muchas sustancias: anhídrido carbónico (CO2), óxido de azufre (SO2), monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (NOX), compuestos orgánicos volátiles (COVs), partículas (sedimentables y en suspensión). Estos contaminantes, junto con los humos, componen la lista de los principales contaminantes a la atmósfera que aparecen relacionados en la normativa que regula la materia.

También aparecen los denominados contaminantes especiales, como son: los derivados de azufre y nitrógeno (amoniaco, NH3 y sulfuro de hidrógeno, SH2), halógenos, compuestos orgánicos e inorgánicos, los olores y las partículas radiactivas.

B. Contaminantes secundarios: son el resultado de la interacción química, entre contaminantes primarios o con otros compuestos habituales de la atmósfera, los más importantes son el ácido sulfúrico (H2SO4), ácido nítrico (HNO3), ozono (O3) y peroxiacetilnitrato (PAN). Una ventaja del cannabis frente a otras semillas productoras de nutrientes, proteínas  carbohidratos, etc.., es la capacidad de soportar mayor concentración de ozono (un dato cuanto menos curioso es que la planta de tabaco apenas aguanta concentraciones medias de ozono en aire), y de rayos ultravioletas que cultivos como la soja. Con el tiempo el cáñamo debe tomar el valor alimentario que le corresponde, al ser la segunda semilla agrícola con mayor valor nutritivo tras la citada semilla de soja.

Componentes universales.

Los efectos del componente universal agua en los cultivos los podemos dar por resumidos cuando ya hablamos del vapor de agua.

Como ya hemos dicho las lluvias y la nieve contienen elementos en forma de partículas disueltas que pueden incluir cantidades importantes de sustancias como azufre, nitrógeno, cloro, fósforo, potasio, calcio y magnesio. Las deposiciones de nutrientes desde la atmósfera ocurren a través de tres procesos: (a) deposiciones húmedas o adiciones contenidas en las lluvias o en la nieve; (b) deposiciones secas o adiciones directas de partículas atmosféricas o gases sobre la superficie del suelo (también sobre superficies de agua o de la vegetación); y (c) deposiciones nubosas, que corresponden al ingreso de pequeñas gotas de agua no precipitada.

Rangos de aportes de nutrientes provenientes de la atmósfera en ecosistemas rurales y forestales:

Elemento. Aportes (kg/ha/año). Precipitaciones Aerosoles y polvo.

K                    0.5 – 20.0                                  4.0 – 6.0

Ca                  1.0 – 20.0                                  4.0 – 6.0

Mg                 0.5 – 20.0                                  0.5 – 2.0

N                     1.0 – 20.0                                  0 – 4.0

P                      0.1 – 2.3                                     0 – 0.2

Na                   0.02 – 0.03

Cl                     0.04 – 0.06

Fe                     0.002

Pb                     0.0003

Fuente: Diversos autores

Podríamos definir como un efecto negativo para los cannabicultores la capacidad de transporte del viento del polvo atmosférico. El polvo atmosférico está formado por las partículas finas de sustancias orgánicas e inorgánicas que se hallan en suspensión en la atmósfera terrestre, llamadas partículas en suspensión o aerosoles. Y aunque no lo creamos las mayores emisoras de estas partículas son las áreas desérticas, superando con creces a otras fuentes como fuegos, erupciones volcánicas o emisiones relacionadas con las propias actividades antropogénicas. Las partículas en suspensión pueden ser por tanto fibras animales o vegetales, polen, sílice, bacterias y moho, en ciudades además hay presente un elevado número de partículas de humo y de hollín, y en las zonas industrializadas los niveles de concentración pueden resultar de unos cuantos millones por centímetro cúbico, mientras que por ejemplo en medio de un océano o en montañas altas puede ser de apenas unos pocos cientos de miles. Las partículas en suspensión pueden permanecer en el aire duranta largos período de tiempo, así como recorrer distancias kilométricas, vamos que la contaminación de aquí, puede ir a parar a la más hermosa de las selvas.

En marihuana un factor muy nefasto para los cannabicultores son las contaminaciones por pólenes transportados por el viento a distrancias kilométricas, cuando se trata de grandes extensiones de cultivo donde no se han seguidos métodos de polinización semicontrolada, como es el caso de algunos cultivadores de Málaga, Almería y Cádiz, que ven como sus cultivos son polinizados por los cultivos de Kiff (variedad rifeña) desde Marruecos. Los mismo sucede en las zonas de España donde se cultiva cáñamo industrial, los cannabicultores límitrofes a este tipo de cultivos padecen devastadoras polinizaciones cada año. Las probabilidades de sufrir polinizaciones no deseadas aumentan los días en los que el viento seco sopla con fuerza, por el contrario en los días de excesiva humedad ambiental es casi imposible poder sufrir polinización alguna (el polen de destruye con la humedad, algo que hay que tener en cuenta si queremos guardar polen para producir semillas, en lugar seco y muy fresco, ya que el calor es otro factor negativo para la conservación de polen de fecundación).

Solo queda decir que el mejor aliado para todo cannabicultor contra lo que el viento nos traerá el día de mañana es el vigor genético de nuestros cultivos. Mejorar nuestras genéticas ante adversidades que puedan llegar, las plantas sanas responden mejor y más contundentemente ante diversas adversidades ambientales. Cultiva al natural y todo será ….. ¡mucho más natural!.

Por Miguel Gimeno

por -
1 3.281 vistas

Por Miguel Gimeno.- “El agua es probablemente el elemento más extraño que existe en nuestro planeta. De hecho no existen dos gotas de agua exactamente iguales y, por tanto, quizás ninguna otra sustancia presente tantas diferencias siendo el mismo elemento” (Sascha Witschonke)

 El agua, fuente de vida, es un líquido único. La ciencia, por medio de la Física y la Química no son capaces de encontrar diferencias entre un agua viva (de manantial, recién salida del seno de la tierra), y el agua muerta (agua “potable” de las ciudades), que ante analíticas diversas resultan iguales, aunque este no quiere decir que lo sean. El efecto biológico que producen no es el mismo: no es lo mismo que las plantas reciban agua de lluvia que de riego aunque sea en igual cantidad y por sistema de aspersión, que es lo más parecido al agua de lluvia, buena fé pueden dar de ello los agricultores. El agua es una sustancia muy sensible a variaciones del medio, en la naturaleza la hallamos en estado sólido (hielo y nieve), gaseoso (vapor) y líquido (tal cual la necesitan los organismos vivos para su hidratación). La molécula de agua (dos átomos de Hidrógeno por uno de Oxígeno) presenta un momento dipolar permanente debido a la separación habida entre el centro de las cargas negativas y el de las positivas, lo que hace que campos eléctricos exteriores orienten y aumenten el momento dipolar, o lo que es lo mismo, el agua es capaz de polarizarse. La conductividad y la constante dieléctrica del agua, característica de su propia naturaleza (creación pero también destrucción), cambian en función de la polarización.

Los efectos biológicos de la radiación ambiental en forma de microondas sobre el agua han sido objeto de múltiples estudios. La vieja ciencia distingía entre Aguas vivas y aguas muertas. Con este término, el de aguas vivas, diferenciaban cierta virtud que se le comunicaba al agua, y otras sustancias, en la que se le atribuían cualidades curativas o especiales; estando en el polo puesto las aguas muertas, causantes de degeneración y foco de emfermedades. A lo largo de la historia múltiples son las religiones que han realizado y realizan ritos en torno al Agua, ocupando un lugar privilegiado en su ceremonial religioso. Peró ¿ que hay en el agua que la vuelve tan mística a los ojos de tantas y diversas religiones ?. Las experiencias de laboratorio han demostrado de forma contundente como la conductividad de una columna cilíndrica de agua varía ante la mera presencia del ser humano, alteraciones que si bien son microvoltaicas, no dejan de ser variaciones que antes con sistemas de medición menos precisos no se podían observar. Este hecho lleva a la interpretación que la radiación que emana del organismo es capaz de polarizar las moléculas de agua hacia sí mismo, lo que es considerado por muchos como que el aura humana tiene cierto poder sobre el agua, hecho que han afirmando los magnetizadores a través de los siglos.

El agua de manantial o de pozo es agua pura, viva, que presenta una estructura estable y ordenada. Cada vez son más los científicos que aseguran que el agua vivia tiene como un archivo de datos, una memoria que le permite almacenar informaciones y energías que ha absorbido de las sustancias con las que ha estado en contacto. Diversas son las investigaciones realizadas sobre la estructura y el comportamiento del agua, destacando las llevadas a cabor por el profesor Masaru Emoto, que van desvelando el misterio de su capacidad para guardar informaciones, por este motivo son cada vez más los científicos que afirman de forma abierta que el agua posee ‘memoria’.

El agua de las plantas potabilizadoras, tratada químicamente o desmagnetizada por el contacto con los metales, pierde esa extraordinaria sensibilidad que la hace tan preciosa como elemento revitalizante. El agua potabilizada ha sido sometida a un proceso de purificación y aunque se supone que es apta para el consumo, su calidad no deja de ser algo muy discutible, a pesar del cloro utilizado no todos los microorganismos son eliminados. Hay que disponer de agua lo más pura y viva posible. Para ello muchos utilizando medios mecánicos de purificación, centrándose básicamente en tres posibilidades: los filtros (mecánicos, de carbón activado y los de resinas de intercambio iónico), los dispositivos de ósmosis inversa y las destiladoras al vapor.

De entre los diversos filtros mecánicos del mercado los más efectivos son los de carbón activado pues dejan el agua libre de arena, cloro y diversos contaminantes orgánicos tales como pesticidas, herbicidas, benceno, trihalometanos, policlorobifenilos, …, y eliminan el mal olor. Los dispositivos de ósmosis inversa además de lo anterior también son capaces de eliminar los contaminantes inorgánicos como arsénico, boro, cadmio, calcio, metales pesados, sulfatos, cloruros, sodio, selenio, zinc, contaminantes radioactivos, y la mayor parte de microbios y agentes bióticos patógenos presentes. Aunque sí reslutan más eficaces que los filtros de carbón son mucho más costosos, al tiempo que se desperdicie entre el 80% y el 90% del agua filtrada que va directamente al desagüe.

Ahora bien, después de depurar el agua por diversos métodos mecánicos ¿ se puede llamar aguas vivas a las resultantes de tales procesos ?. ¿Cómo se puede revitalizar el agua?.

Hoy día sabemos que el agua puede sufrir diversos procesos que pueden cambiar sus funciones y mecanismo de actuación:

  • Agua activada. Se llama así a la obtenida por Piccardi al poner el agua ordinaria en contacto con una ampolla de vidrio que contiene mercurio y gas neón a presión reducida. El agua así tratada sirve para desincrustar los depósitos calcáreos.

  • Agua cromatizada. Se consigue irradiando el agua con luz a distintas frecuencias y colores.

  • Dializada. Se obtiene exponiendo el agua a una energía débil que logra aumentar en sus moléculas la distancia de los átomos de hidrógeno respecto de los del hidrógeno y disminuye el ángulo de colocación espacial de los mimos. Esa fuerza es ejercida por los pequeños campos electrostáticos que generan un grupo de cristales de cloruro de sodio y cloruro de litio. Tales cristales -debidamente tratados- son introducidos en unas ampollas de vidrio que a su vez se sumergen durante unas horas en el recipiente donde está el agua -por ejemplo, un vaso- dando lugar así por resonancia al agua dialítica. Se trata pues de un “agua con átomos descolocados” capaz de disgregar y “alisar” cálculos, y aumenta la solubilidad de las sales minerales que circulan por la savia -especialmente las cálcicas-.

  • Dinamizada. El agua dinamizada -que tiene propiedades terapéuticas- se obtiene según el método que creó Marcel Violet mediante un condensador cuya tensión se armoniza con la energía del paciente. Se conoce igualmente con este nombre al proceso que consiste en agitar enérgicamente los preparados homeopáticos una vez diluidos a fin de potenciar sus propiedades curativas. Es ideal para riego, para diluir abonos líquidos y productos fitosanitarios, potencia sus efectos usando tan solo concentraciones traza de los productos a usar.

  • Energetizada o pranizada: Se llama agua energetizada o pranizada a la que resulta tras verterla 8 veces seguidas de un recipiente a otro desde una altura de medio metro. Ideal para riego y preparados fitosanitarios ecológicos, los químicos destrullen la energetización.

  • Indumizada. Se trata de un proceso creado por Ludwig en 1984 en virtud del cual se somete el agua a la acción de los plasmones de los elementos- traza esenciales contenidos en el hierro y proyectados por la corriente eléctrica de un electroimán.

  • Irradiada cósmicamente. Se obtiene por su exposición a las energías cósmicas durante la noche. Se coloca un vaso de agua corriente de noche al sereno tras haberle añadido una pizca de bicarbonato y se deja que se cargue de la radiación cósmica natural. Con este método se obtiene un agua terapéutica con la que se consiguen notables mejorías ante fitopatologías diversas, y mejorando las flores de cannabis en caso que lo hagamos cuando la luna pasa ante una región de flor.

  • Magnetizada. Es el resultado de someter el agua a la acción de un campo magnético de imanes permanentes que cambie sus propiedades físicas. Según sean las condiciones de magnetización puede obtenerse agua imantada, agua ionizada, agua polarizada o agua magnética. Esta última es la de mayor capacidad curativa; de hecho, se han obteniendo excelentes resultados en el tratamiento de numerosas patologías. Este método es utilizado por algunos productos del mercado para desobstruir las cañerías de Calcio. Este agua es ideal para realizar los plantones y esquejes, ya que el magnetismo mejora el vigor germinativo y enraizante de semillas y esquejes.

  • Mesmerizada. Se llamada agua mesmerizada a la que se carga con energía vital al hacer sobre ella una imposición de manos, atendiendo a los postulados de Messmer sobre el magnetismo animal. Algunos cannabicultores, precisamente debido al efecto magenizante de la imposición de manos, mantienen varios minutos los cañamones en sus manos para cargarlos y hacer que éstos germinen con mayor vigor. En ello se basa el agua bendita de la Iglesia Católica, aunque hoy por hoy …..

  • Oxigenada. El agua oxigenada contiene dos átomos de hidrógeno y otros dos de oxígeno (en lugar de una como el agua corriente) y se utiliza básicamente como antiséptico general. En cannabis lo podemos aplicar como limpieza y desinfección de heridas en tallos, y sobre enfermedades criptogámicas, sólo como preventivo.

  • Ozonizada. El ozono es un gas que se genera a partir del oxígeno cuando se le aplica una descarga de alto voltaje. Merced a ella, parte del oxígeno (O2) se transforma en ozono (O3). Después ese gas -el ozono- se disuelve en agua obteniéndose así un agua ozonizada que adquiere diversas propiedades terapéuticas dependiendo de la proporción de ozono.
    Podemos utilizar el agua ozonizada para realizar preparados contra virales, bacterianas o criptogámicas, tanto agudas como crónicas.

  • Solarizada. El agua solarizada es simplemente agua que se deja durante varias horas expuesta a la radiación solar. En mi tierra es mucy común el “reg per sequia” (riego por acequia), en el que el agua transcurre descubierta al aire y al sol circulando por pequeños canales dispuestos ordenadamente por la zona de cultivo.

  • Sonorizada. Se llama sonorizar a la exposición o estimulación del agua con sonidos (por ejemplo, con música).

Con lo dicho anteriormente, a muchos se les puede plantear la duda entre agua imantada, agua ionizada, agua polarizada y agua magnética:

-Se llama agua imantada a aquella que es sometida a la influencia del campo magnético de un imán durante cierto tiempo. Por ejemplo, colocando simplemente un imán grande debajo de una vaso con agua.

Se denomina agua ionizada a aquella cuya conductividad aumenta tras ser sometida a la acción de un campo eléctrico o magnético débiles que actúan sobre las sales de electrolitos disueltas en la misma.

-El agua polarizada es aquella en la que el campo magnético tiene la potencia suficiente como para provocar un giro en las moléculas dipolares del agua.

-Finalmente, el agua magnética es la que resulta de ser sometida a la acción de un campo magnético intenso en determinadas condiciones adquiriendo merced a ello unas propiedades físicas específicas diferentes.

Los agricultores biodinámicos potencian la eficacia de los preparados biodinámicos para abonar la tierra, tratar plagas y eliminar hierbas adventicias agitando las cubas durante un buen rato en un sentido y otro alternativamente, repitiendo el proceso dependientemente de la potenciación que quieran hacer. Un dato curiso es el que no interviene en la dinamización ningún objeto metálico, al igual que en método tradicional español de preparar las olivas para comer. Si ocurriera así, la dinamización quedaría anulada. Algunos cannabicultores que utilizan remedios homeopáticos líquidos en las plantas, además de la dilución interviene también la sucusión; que consiste en dar una serie de golpes con el frasco que contiene el remedio contra una superficie de madera, los cuales también tienen la propiedad de “abrir”, de potenciar el efecto terapéutico del mismo. Un ejemplo claro de los agricultores biodinámiso en en cuanto a dinamización del agua se refiere; son los pilones o fuente Virbela (patentados y de venta comercial), que intenta reconstruir el movimiento en la naturaleza del agua viva, de modo que salte y describa una serie de circuitos en forma de 8 o lemniscata. El batido del agua y los torbellinos así generados la dinamizan, de modo que aumenta las cosechas obtenidas con su riego hasta en un 30%, siempre en relación a otras obtenidas con aguas normales. Como ya he comentado con el sistema de acequias, los agricultores han sabido interpretar la necesidad del agua de lo pozos de ser aireada y soleada antes de irrigar con ella las tierras de labrego. Hoy día existen aparatos que dinamizan el agua elevándola por encima del nivel del recipiente donde se halla contenida (como es el caso del elevador de acuario). Se la hace burbujear en continuo expuesta al Sol, para darla de regar a continuación a las plantas. Existen también aparatos de dinamización por electrodos; el Oli-Dyn, fabricado en Bélgica, es el más potente del mercado, y dinamiza un litro de agua en 30 minutos. Funciona con corriente eléctrica de 220 voltios y dispone de una variedad de electrodos que es necesario sumergir en el agua a dinamizar, contenida en recipientes de vidrio. Genera una serie de pulsos de alta frecuencia, capaz de causar modificaciones físicas en el agua.

Espero que comencéis a preocuparos por mejorar la calidad del agua de vuestros cultivos, vuestras plantas de maría os lo agradecerán y …….. vuestras alacenas y paladares también.

Articulo por Miguel Gimeno

 e.m@il: miguegimeno@hotmail.com

por -
0 7.501 vistas

Demasiado riego

Síntomas: La tierra está siempre mojada. Sale moho en la tierra o el tallo de la planta comienza a ponerse blando al nivel del suelo. El crecimiento se atrofia y las raíces crecen mal porque no tienen suficiente oxígeno.

Remedio: Las plantas necesitan un periodo seco entre dos riegos. Espera hasta que la superficie de la tierra se haya secado antes de volver a regar. Si la mezcla de tierra que utilizas se mantiene húmeda demasiado tiempo, prepara una nueva mezcla con más perlita, vermiculita, arlita o arena que drene mejor y se seque antes. Si el tallo de la planta se ablanda es que los hongos le están atacando. Remueve la tierra y mantenla más seca y aireada.

Poco riego

Síntomas: La planta crece poco. Cuando vamos a regarla tiene las hojas flácidas y mustias. La tierra se seca mucho entre riego y riego. Tiene pocas hojas y son pequeñas.

Remedio: Siempre que reguemos una planta debemos usar agua abundante. Con poco riego, parte de la tierra no se moja bien y las raíces sufren y mueren. La mejor forma de asegurarse de que toda la tierra de la maceta se moja es regar hasta que el agua comience a salir por los agujeros del tiesto. Si la tierra está tan seca que no empapa el agua añadiremos unas gotas de jabón líquido biodegradable para vajillas en el agua de riego. Estos jabones contienen unos compuestos humectantes que ayudan a que el agua penetre en la tierra.

Poca luz

Síntomas: Las plantas crecen espigadas, estirándose en dirección a la luz. Se hacen larguiruchas, poco frondosas, con cogollos pequeños. En condiciones de poca luz suelen salir muchos más machos.

Remedio: Moveremos las plantas a un lugar con más horas de sol o, si cultivamos en interior, instalaremos más luces o más potentes.

Acumulación de sales

Síntomas: Las plantas muestran deficiencias que no se corrigen cuando fertilizamos. Se ven restos secos de sales en los bordes de la maceta, en el plato donde reposa, en la tierra o en los tallos de las plantas. Las hojas se curvan hacia abajo como cuando padece un exceso de abono.

Remedio: Es este uno de los problemas más comunes entre los cultivadores noveles. Cuando el riego es escaso y se fertiliza mucho las sales que se acumulan en la tierra pueden llegar a matar a la planta. La solución pasa por lavar la tierra con mucha agua, cuanta más mejor. Si las sales se han ido acumulando a lo largo de varios meses, lavaremos la tierra al menos dos veces con dos o tres litros de agua por litro de tierra. Si el problema persiste volveremos a lavar la tierra. Una vez que veamos que la planta mejora comenzaremos a abonar de nuevo, con fertilizantes muy diluidos. Como medida de prevención lavaremos la tierra cada cuatro o seis semanas durante toda la temporada de cultivo.

 

Fuente Cogollo

por -
0 9.763 vistas

En cuanto al agua, nada especial, sólo que el PH se encuentre a ser posible entre 5,5 y 7,5 y que no esté muy clorada, pero es muy difícil el caso de agua corriente con un PH tan desproporcionado que mate a una planta, más bien se notaría en una menor producción en cogollos. Incluso en el Mediterráneo Español, donde es más dura que las piedras, no hay problemas que supongan gravedad, aunque si alguien es sibarita y busca la perfección o le apetece controlar el PH del agua de riego, en los grows hay medidores y correctores para tal efecto.
También hay cultivadores que almacenan agua de lluvia y la mezclan con mineral y otro poco del grifo, o algunos que mezclan destilada con mineral y del grifo + un par de gotitas de abono líquido… en fin, que tampoco es un tema para ahondar, hay miles de cultivadores que lo hacen con agua mala del grifo y cosechan buenos cogollos, eso si, todo sea dicho, un agua muy clorada trae problemas, y un PH desproporcionado hace que la cosecha pueda ser algo menor.
Para evitar el cloro, que sí es malo malísimo, lo mejor es almacenar el agua en una nevera de playa bidón, y dejarla reposar un par de días; así tendremos agua limpia de cloro malvado.