LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Alcohol"

Alcohol

0 1.714 vistas

Hace unos meses se publicó un estudio publicado en Archives of Sexual Behavior y realizado por Joseph Palamar junto a otros investigadores de la Universidad de Nueva York, donde se explica cómo afectan a las relaciones sexuales tanto el alcohol como el cannabis. Para el estudio se ha contado con la opinión en una encuesta de 24 personas adultas, 12 de ellas mujeres, y las otras 12 hombres. Las conclusiones al preguntarles sobre las propias experiencias sexuales bajo la influencia de alcohol y cannabis, tanto en dosis bajas como excesivas, han servido para sacar algunas de las siguientes conclusiones.

El alcohol distorsiona la percepción del atractivo físico y psíquico

En el estudio, tanto mujeres como hombres reconocieron que el alcohol disminuía su listón a nivel físico y también su carácter a la hora de buscar y encontrar a otras personas con las que mantener relaciones sexuales. En muchos casos, al día siguiente han llegado a no recordar o querer olvidar con quien habían mantenido relaciones.

En cambio cuando se les ha preguntado a los encuestados por el cannabis, tienen a reconocer que ésto no les sucede o loes sucede con mucha menos frecuencia. Ésto se debe en gran parte a que el cannabis siempre propicia mantener relaciones sexuales con personas más cernas, mientras que el alcoholo lo suele hacer con gente totalmente desconocida.

Con el alcohol el arrepentimiento es común

Los encuestados aseguran que bajo la influencia del alcohol las emociones suelen ser más negativas. Esto se debe a como mencionamos en el punto anterior, las relaciones sueles estar ligadas a encuentros con desconocidos. Hombres y mujeres de la encuesta hablan de arrepentimiento y vergüenza que se asocia al consumo y efectos del alcohol con más frecuencia.

En cambio es poco frecuente este tipo de arrepentimiento o vergüenza bajo los efectos de cannabis. Los encuestados aseguran que se muestras más sociales después de haber consumido cannabis, tanto antes de mantener relaciones sexuales como después. Ésto puede deberse a que el cannabis es una sustancia más de consumo privado e íntimo que el alcohol.

Un exceso de alcohol causan vómito, el exceso de cannabis paranoia

Varios de los encuestados aseguraron haber sufrido los efectos típicos de una borrachera como nauseas, mareos, vómitos o incluso pérdida del conocimiento durante las relaciones sexuales. Alguno de ellos afirmó incluso haberse quedado dormido. Otros manifestaron que han tenido que interrumpir el acto sexual para ir a vomitar.

En cuanto al cannabis, los encuestados afirmaron que un exceso también tiene efectos negativos, pero en cambio menores que los del alcohol. Éstos efectos son más mentales que físicos, como la distracción o la paranoia. También la abstracción en cuestiones intrascendentales que se tienden a olvidar en unos pocos minutos o incluso segundos.

El cannabis potencia las sensaciones corporales, el alcohol las anestesia

Los participantes de la encuesta también confesaron que el sexo bajo la influencia del cannabis llega a ser más emotivo y lleno de sensaciones. Tienden a volverse más sensibles físicamente, lo que permite que las relaciones se disfruten con mayor intensidad. Los orgasmos según los propios encuestados, son más intensos y prologados.

En cambio, el alcohol tiene un efecto entumecedor, con una sensación de ralentización que llega a limitar los estímulos sensoriales de las personas. También otra de las consecuencias de la ingesta de alcohol antes de mantener relaciones sexuales, es la de la incapacidad para mantener una erección en caso de los hombres, o una buena lubricación vaginal en caso de las mujeres, así como la incapacidad de llegar al orgasmo.

Conclusión: el cannabis y el sexo se llevan mejor

En cuanto al alcohol, varios de los hombres del estudios han afirmado que sentían más confianza con cantidades moderadas de alcohol. Varias mujeres afirmarion que se sentían más atractivas estando ebrias.

Con el cannabis en cambio, casi todos coincidieron en que se sentían un poco más conscientes y seguros de sí mismos, además de tener una actitud más desinhibida.

1 2.431 vistas

Muchas personas saben lo que es ir bebido y comer al mismo tiempo, también está la sensación que a menudo se le llama “combo” que es la mezcla de alcohol con marihuana. Pero, ¿sabemos lo que sucede cuando bebemos alcohol y fumamos marihuana al mismo tiempo?

En primer lugar: la marihuana contiene THC (tetrahidrocannabinol) , que actúa sobre los receptores de cannabinoides en el cerebro. El alcohol tiene un efecto sobre el sistema nervioso central. “Intentar comparar estas dos sustancias es como comparar manzanas con naranjas”, dice Gary Wenk, profesor de psicología y neurociencia en la Universidad Estatal de Ohio.

En las personas que bebían una gran dosis de alcohol, el nivel de THC en el plasma sanguíneo era casi el doble.

Los estudios han encontrado que las personas que fumaban marihuana y bebían alcohol tenían niveles casi dos veces más altos de THC en el plasma sanguíneo en comparación con las personas que fumaban hierba y tomaban una bebida con placebo. Además, se encontró que bajo la influencia del alcohol, el nivel del “subidón” es más alto y más rápido, los sujetos lo califican subjetivamente como “mejor”.

El alcohol puede causar cambios en los vasos sanguíneos que aumentan la absorción del THC. También se ha demostrado que los efectos causados ​​por la marihuana son más intensos bajo la influencia de las bebidas alcoholicas.

Una investigación reciente de la Universidad de Duke demostró que las ratas jóvenes bajo la influencia del etanol y el THC tenían menos probabilidades de explorar / moverse que aquellas bajo la influencia solo del THC o de las bebidas. El mismo estudio también mostró que las ratas adultas tratadas con una combinación de etanol y THC tenían más problemas para recordar objetos nuevos en comparación con las ratas que solo recibieron una de las sustancias.

0 397 vistas

Están apareciendo cada vez más estudios que investigan los posibles daños y beneficios del consumo de cannabis. Un nuevo estudio sugiere el alcohol cuando se trata de nuestro cerebro, es más dañino.

Investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder realizaron una revisión de la información e investigación existente que analiza los efectos del alcohol y el cannabis, en el cerebro. Entre sus hallazgos, encontraron que el consumo de alcohol produce cambios a largo plazo en la estructura de las sustancias blanca y gris del cerebro.

También investigaron este mismo hecho con el consumo de cannabis y descubrieron que no existían efectos significativos a largo plazo en la estructura del cerebro. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Addiction por Rachel Thayer, líder de la investigación, y sus colegas.

El fuerte movimiento existente y las cambiantes leyes hacia una legalización o despenalizacion en todo el mundo hace que los investigadores traten de averiguar más, sobre como beneficia o daña el consumo de cannabis a nuestra salud.

Los investigadores han descubierto que los fitocannabinoides, presentes en el cannabis, pueden y previenen la migraña.

Es peor para la salud el cannabis o el alcohol

Rachel Thayer, sus colegas de la Universidad de Colorado y el investigador Kent Hutchison de Psicología y Neurociencia además de coautor del estudio, trataron de aprender más sobre cómo el uso de marihuana afecta el cerebro. Los estudios que han investigado esta asociación producen resultados mixtos.

“Cuando miras estos estudios que datan de hace años”, explica, “ves que un estudio informará que el consumo de marihuana está relacionado con una reducción en el volumen del hipocampo. Luego aparece el siguiente estudio, y dicen que la marihuana el uso está relacionado con cambios en el cerebelo […] “. “El punto es que no hay consistencia en todos estos estudios en términos de las estructuras cerebrales reales” dice.

Llegados este caso, los investigadores realizaron un nuevo análisis de los datos e imágenes cerebrales recopiladas por los diferentes estudios. Se analizó como el consumo de cannabis afecta la materia blanca y la gris, en comparación con los efectos del consumo de otra droga como el alcohol con las que estamos familiarizados.

El equipo observa que cualquier tipo de disminución o pérdida, tanto de materia gris como blanca, provoca alteraciones en el funcionamiento del cerebro. “Con el alcohol, sabemos que es malo para el cerebro durante décadas”, señala Hutchison. “Pero para el cannabis, sabemos muy poco”.

El consumo de cannabis no tuvo impacto

En el estudio se incluyeron más de 800 imágenes de cerebros de personas entre 18 y 55 y otras 440 imágenes de jóvenes de entre 14 y 18, todos ellos, alteraron el consumo de alcohol y cannabis.

La investigación descubrió que el consumo de alcohol durante años en personas adultas se asoció con la reducción en el volumen de la sustancia gris, además de la merma en la integridad de la sustancia blanca.

Sobre el uso el uso de cannabis no pareció tener ningún impacto en la estructura de la materia gris o blanca en adolescentes o adultos.

Los investigadores del estudio creen que el consumo de alcohol es mucho más dañino para la salud cerebral que el consumo de cannabis.

“[…] aunque el cannabis también podría tener algunas consecuencias negativas, definitivamente no se acerca a las consecuencias negativas del alcohol”, dijo Kent Hutchison.

Sobre los beneficios del uso de cannabis, Rachel Thayer y sus colegas dijeron que se necesitaba más investigación para llegar a conclusiones.

1 131 vistas

Los estados norteamericanos que legalizaron la marihuana para uso médico vieron un promedio de caída del 15% en las ventas de alcohol, dice un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Connecticut y la Universidad Estatal de Georgia 

En el estudio, los investigadores utilizaron los datos “de compras de bebidas alcohólicas en los supermercados, tiendas especializadas, ventas de farmacos o gran distribución en los condados de Estados Unidos entre 2006-2015 para estudiar el vínculo entre las leyes de marihuana medicinal y el consumo de alcohol y centrándose en resolver el debate entre los posibilidad de sustitución o complementariedad entre el cannabis y el alcohol “. Para ello, observaron las diferencias en el tiempo de aplicación de las leyes sobre la marihuana entre los estados y descubrieron que estas dos sustancias son sustitutas.

“Los condados ubicados en estados con leyes de marihuana medicinal (MML) redujeron las ventas mensuales de alcohol en un 15 por ciento”, afirma el resumen del estudio. “Nuestros hallazgos son sólidos para el análisis de condados fronterizos, fechas efectivas de placebo para MML en los estados tratados y pruebas de falsificación con ventas de lápices y bolígrafos”.

El estudio completo, publicado por  SSRN , se puede encontrar haciendo clic aquí.

1 187 vistas

Estudio: los cannabinoides tienen un posible uso terapéutico en problemas relacionados con el alcohol

Los cannabinoides sostienen un potencial uso terapéutico en los problemas relacionados con el alcohol, dice un nuevo estudio que se ha publicado en la revista Alcohol y que fue publicado onlne antes de su impresión por el Instituto nacional de Salud de Estados Unidos.

“Informes del caso y los estudios observacionales sugieren que el uso de Cannabis SP mitiga el consumo problemático de etanol en los seres humanos”, asegura el estudio de resumen. “Aquí, comprobamos los efectos de los dos compuestos principales fitocannabinoides de Cannabis SP, el cannabidiol (CBD) y delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), en la expresión de la sensibilización locomotora inducida por el etanol en ratones”

Para el estudio, ratones adultos machos “fueron expuestos a sensibilización del aparato locomotor por inyecciones intraperitoneales diarias de etanol (2,5 g/kg) durante 12 días; los grupo de control recibieron solución salina.” “Después de la fase de adquisición, “los animales fueron tratados con cannabinoides: CBD (2,5 mg/kg); THC (2,5 mg/kg); CDB más THC (proporción 1:1), o vehículo por 4 días sin acceso al etanol durante este período”. Un día después de la última inyección de cannabinoides, “todos los animales fueron desafiados con etanol (2,0 g/kg) para evaluar la expresión de la sensibilización del aparato locomotor”.

Según los investigadores; “Los ratones que se trataron con solo con THC o CBD más THC mostraron una expresión reducida de la sensibilización del aparato locomotor, en comparación con el grupo de control del vehículo”

El estudio concluye señalando; “Nuestros resultados que muestran que el tratamiento con fitocannabinoides previene la expresión de la sensibilización conductual en ratones proporcionan información sobre el potencial uso terapéutico de los fitocannabinoides en problemas relacionados con el alcohol”.

2 640 vistas

Es una decisión complicada para algunos, pero si nos basamos en lo que dice la ciencia sobre alcohol y marihuana, parece haber un claro veredicto.

Mortandad

Para hacerse una idea, solo en los Estados Unidos el año pasado fallecieron más de 30.000 personas inducidas por el alcohol, y eso sin contar los accidentes relacionados con su consumo ni los homicidios. Si estas muertes se incluyen, serían 90.000 las cifras que barajaríamos según la CDC.

Por otra parte, no se han reportados ni una sola muerte por cannabis, dice la DEA. American Journal of Public Health publico un estudio de 16 años de duración en el que los usuarios sanos de cannabis no eran más propensos a fallecer de muerte prematura que las personas sanas que no usaban cannabis.

Adicción

El cannabis es una de las sustancias mas usadas por los adultos, sin embargo muy poca gente se vuelve adicta. En 1994 el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas encuestó a mas de 8.000 personas sobre uso de drogas y solo un 9% de los que habían consumido cannabis encajaban en su perfil de adicción. Con el alcohol, la cifra era de un 15% de adicción, un 17% para la cocaína, un 23% para la heroína y un 32% para la nicotina

Corazón

Con temas de corazón, la marihuana acelera este musculo pudiendo tener efectos negativos a corto plazo. Sin embargo, el consumo moderado de alcohol se relaciona con un menor riesgo cardiaco, aunque este dato debe “cogerse con pinzas”, puesto que especialistas como el británico James Nicholls del Alcohol Research UK dijo que “cualquier efecto protector tiende a eliminarse por episodios ocasionales de consumo excesivo de alcohol”.

Cáncer

También, el Departamento de Salud de EEUU dice que el alcohol es un carcinógeno humano conocido y el Instituto Nacional del Cáncer sugiere que cuanto más se bebe regularmente , mayor es el riesgo de desarrollar cáncer. En el caso del cannabis, algunas pruebas inicialmente sugirieron un vínculo entre fumar y el cáncer de pulmón, pero eso ha sido desacreditado. Un extenso informe en enero encontró que el cannabis no está relacionado con un mayor riesgo de cáncer de cabeza o cuello vinculado a fumar.

Accidentes automovilísticos

Una investigación publicada por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos concluyó que tener una cantidad detectable de THC en su sangre no aumentaba el riesgo de accidentes automovilísticos. Tener un nivel de alcohol en la sangre de 0.05% o más aumentó las posibilidades de tener un accidente en un 575%.

Violencia

Varios estudios sugieren un vínculo entre el alcohol y el comportamiento violento. El alcohol es un factor en el 40% de todos los delitos violentos , y por otro lado, parece que no existe tal relación para el cannabis. Un estudio reciente analizó el uso de cannabis y la violencia infligida por la pareja en la primera década de matrimonio, y descubrió que los usuarios de marihuana eran significativamente menos propensos a cometer actos de violencia contra una pareja que aquellos que no la usaban.

Memoria

Tanto el cannabis como el alcohol alteran temporalmente la memoria mientras se usan, y el alcohol puede causar apagones al hacer que el  cerebro sea incapaz de formar recuerdos . En términos de sus efectos a largo plazo, los impactos más severos se observan en usuarios compulsivos, crónicos o compulsivos que comienzan a usar en la adolescencia.

Para la marihuana, los estudios han demostrado que estos efectos pueden persistir durante varias semanas y existiría un vínculo entre  el uso diario de malezas y una peor memoria verbal en adultos que comienzan a fumar jóvenes. Los bebedores crónicos muestran reducciones en la memoria, la atención y la planificación , así como los procesos emocionales y la cognición social deteriorados, y estos pueden persistir incluso después de años de abstinencia.

Enfermedad psiquiátrica

Estudios con la marihuana  encontraron  evidencia sustancial de un mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia en las personas predispuestas y también podía desencadenar sentimientos temporales de paranoia. Por otro lado, la autolesión y el suicidio son mucho más comunes entre las personas que consumen alcohol o beben con demasiada frecuencia.

Peso corporal

El consumo de cannabis produce hambre, incluso hace que la comida parezca mejor, pero los usuarios de cannabis por lo general no tienen un IMC mas alto. Por el contrario, los grandes bebedores de alcohol si parece por lo general tener mayor riesgo de sobrepeso como lo dice un estudio. El alcohol también es una sustancia calórica.

Conclusión

La ciencia cuando se trata de adicción y su riesgo de muerte o la sobredosis combinada con sus vínculos con el cáncer, accidentes automovilísticos, violencia y obesidad, si nos dice que el consumo de alcohol tiene un riesgo mucho mayor que el de cannabis.

0 665 vistas

Un estudio publicado en el “Daily Addiction ” mostró que el consumo de cannabis no está asociado con ningún cambio en la materia gris del cerebro , que es responsable del control muscular, la percepción, el lenguaje y las emociones.

“No se observaron asociaciones entre las medidas estructurales y el consumo de cannabis durante 30 días en adultos o adolescentes”

“El consumo de alcohol está asociado con el cambio de volumen y la integridad de la materia gris del cerebro.”

Investigadores de la Universidad de Colorado estudiaron a través de una neuroimagen cerebral de los adolescentes y adultos que consumían alcohol y marihuana durante 30 días. En el cerebro de los sujetos que consumían alcohol se observaron cambios significativos en el cerebro, pero no se observaron ningún cambio visible en el cerebro de los fumadores de cannabis.

Las conclusiones fueron prometedoras para los consumidores de cannabis, pero no para los consumidores de alcohol

“El consumo de alcohol se asocia con un menor número de materia gris materia blanca de la población adulta y un menor número de materia gris entre los adolescentes. No hubo cambios estructurales en relación después del período de 30 días de consumo de marihuana entre adolescentes y adultos “.

Estos no son nuevos descubrimientos. Estudios anteriores también indican, que no se observaron diferencias significativas entre los cerebros de los consumidores de cannabis y en los de los no usuarios.

Mientras que el consumo de alcohol causa daños en el cerebro de los jóvenes y adultos, los consumidores de marihuana pueden estar más seguros.

The Journal of Neuroscience, también mostró que el consumo de marihuana no conduce a cambios adversos en la estructura del cerebro. British Medical Journal, dio un paso más y se encontró que incluso el consumo moderado de alcohol tiene un efecto negativo en el cerebro, y una de las consecuencias puede ser la atrofia del hipocampo, que es su desaparición, lo que puede ser una causa de la depresión.

El hipocampo es una parte del cerebro responsable de la memoria y el aprendizaje, así como la parte del cerebro que afecta la enfermedad de Alzheimer. Vale la pena tener en cuenta que cada trago de alcohol en sus diferentes formas es un pequeño paso hacia la demencia.

0 425 vistas

El alcoholismo o beber diariamente puede tener consecuencias irreversibles en el cuerpo y la mente. En EEUU muchos programas de recuperación para los grandes bebedores o alcohólicos están reemplazando el uso diario del alcohol con el de la marihuana medicinal. Se necesitan diferentes programas de recuperación, el modelo occidental y convencional de tratamiento del alcohol tiene una tasa de éxito estadísticamente muy baja, ya que aproximadamente la mitad de las personas que comienzan un programa de tratamiento de la adicción al alcohol recaen dentro de los siguientes seis meses. Es más, los médicos son conocidos por prescribir benzodiazepinas bastante potentes y adictivas para ayudan en la abstinencia de alcohol. Si bien es obvio que el uso de cannabis como una herramienta de recuperación de alcohol es bastante controversial en la mentalidad estadounidense convencional, los estudios muestran que puede ser una poderosa herramienta de recuperación.

En la nomenclatura de los estudios de recuperación, la recuperación del alcoholismo con ayuda de cannabis se conoce como “Marijuana Maintenance  (Mantenimiento de la marihuana)”. En principio, ofrece una solución relativamente poco impactante a los antojos de alcohol, ya que los adictos fumar o ingerir cannabis en lugar de tomar una bebida. A lo largo de esta línea de pensamiento, el Harm Reduction Journal informa que el cannabis puede frenar el impulso al alcohol de un adicto y es una alternativa viable y natural a los medicamentos recetados como las benzodiazepinas. En segundo lugar, una gran cantidad de bebedores se medica con alcohol para aliviar las condiciones psicológicas tales como la ” depresión, ansiedad, estrés o PTSD “. Los estudios demuestran que el uso responsable de cannabis puede proporcionar alivio de estas mismas dolencias emocionales,

0 464 vistas

Según un nuevo informe, la marihuana está teniendo un impacto sustancial en la industria del alcohol, y una mayoría de Millennials (nacidos 1980-1995) prefieren cannabis ante el alcohol.

OutCo , una empresa de cannabis del sur de California, se ha asociado con Monocle Research  para llevar a cabo un nuevo  informe  sobre el creciente uso de cannabis en California y su impacto en la industria del alcohol. El estudio reveló un gran cambio que está llegando con esta generación en California que dicen no al alcohol y sí a la marihuana. La investigación indica, además, que este cambio continuará aumentando lo que podría tener un impacto significativo en la industria del alcohol.

Los millennials estarán más abiertos a la diversidad en el consumo de sustancias recreativas que las generaciones mayores, con más del 50% de ellos que sustituyen el cannabis por alcohol por completo. El estudio muestra además que uno de cada cinco de la Generación X también sustituirán el alcohol por la marihuana, al igual que el 8% de los baby boomers.

“Hemos encontrado que para la generación de los millennials, la elección entre las dos principales sustancias recreativas, el alcohol y el tabaco, ha sido siempre una tarea fácil. Crecer con mensajes anti-tabaco, la tasa de fumadores para los jóvenes de 18 a 29 años en los EE.UU. se ha reducido en un 22% durante la última década, dejando el alcohol como la sustancia de elección “, dijo el CEO de OutCo, Lincoln Fish. 

“Pero ya estamos viendo una disminución en la venta de alcohol, lo que significa que el cannabis está preparado para ser la nueva sustancia recreativa de elección para muchos millennials y más allá.”

Otros hallazgos del informe incluyen:

1. La cerveza fue la sustitución más popular, con un 34% de la generación de los millennials diciendo que optarán por el cannabis más que la cerveza.
2. 18% de la generación del milenio va a sustituir el vino por el cannabis.
3. 14% de la población milenaria sustituirá las bebidas espirituales (fuerte graduación) por cannabis.

Algunos de los hallazgos más interesantes llegan las explicaciones de los usuarios en cuanto a por qué se eligen para sustituir el alcohol por la marihuana. La mayoría de las respuestas se agruparon en torno a algunos temas particulares, que incluyen la percepción de seguridad, el costo y la salud.

En lo que respecta a la seguridad, muchos expresaron el temor de tomar malas decisiones cuando se consume alcohol, que incluía pasar por encima del límite legal. El coste también entró en juego, con muchos diciendo que su gasto total del alcohol supera al del cannabis de alta calidad. Por último, la salud se afirmó como un factor cuando se sustituye el alcohol por marihuana. Los participantes compartieron que los efectos de una resaca de alcohol dura todo el día siguiente, mientras que los altos volúmenes de uso de cannabis no tuvieron efectos notables duraderos; con lo que ellos se sienten más saludables y más activos.
Para el informe completo, haga clic aquí .

0 3.605 vistas

Cuerpo humano. Una investigación realizada por la American Association for Clinical Chemistry muestra como interactúa el cannabis y el alcohol

Las concentraciones de THC en la sangre se elevan considerablemente si también se consumen bebidas alcoholicas. Es la conclusión a la que ha llegado a una investigación científica de la American Association for Clinical Chemistry (AACC).

En la investigación participaron 19 participantes. A la mitad de ellos se les dio el alcohol y a la otra parte sólo el placebo. Diez minutos después de que todo el mundo hubiese tomado 500 mg de cannabis con una concentración de THC de 6,7%.

Los análisis de los datos de los resultados netos de los participantes: los sujetos del estudio que habían sólo habían tomado cannabis el porcentaje de THC en la sangre estaba en una media entre 32,7 y 42,2 microgramos . Entre los participantes que habían consumido también la concentración con alcohol fue significativamente mayor: entre 35,3 y 67,5 mcg .

Según los investigadores esto es una demostración de cómo el uso simultáneo de alcohol y cannabis refuerza los efectos de ambas sustancias , generando mayores riesgos y que se deben considerar especialmente antes de empezar a conducir.

0 190 vistas

Los nuevos hallazgos “sugieren fuertemente” que el cannabidiol (CBD) puede ser útil en el tratamiento de los trastornos por consumo de alcohol.

El estudio , publicado por la revista Addiction Biology “, evaluó los efectos del cannabidiol (CBD) en refuerzo de etanol, la motivación y la recaída” en ratones. “Los efectos de “CBD (60 mg / kg, ip) sobre la concentración de etanol en sangre, hipotermia y convulsiones inducidas por manipulación asociadas a la administración aguda de etanol fueron evaluadas”.

Los investigadores utilizaron el paradigma de la elección de dos botellas para evaluar los efectos de CBD (30, 60 y 120 mg / kg / día, ip) en la ingesta de etanol y preferencia. Además, “un experimento de auto-administración de etanol por vía oral se llevó a cabo para evaluar los efectos del CBD [una sola administración subcutánea de una formulación de micropartículas que proporciona una liberación controlada continua de CBD (30 mg / kg / día)] en el refuerzo y motivación para el etanol . También se evaluaron los efectos del CBD (60 y 120 mg / kg / día, ip) en la recaída inducida por etanol “.

En la realización de estas pruebas, los investigadores encontraron que el cannabidiol “redujo la hipotermia inducida por etanol y las convulsiones también inducidas por su manipulación” reduce el consumo de etanol y la preferencia en la elección de dos botellas, disminuyó significativamente la ingesta de etanol y el número de respuestas eficaces en la auto administración de etanol por vía oral, y reduciendo la recaída inducida por el etanol. “

Por otra parte, “la administración del CBD redujo significativamente la expresión génica relativa de la tirosina hidroxilasa en el área tegmental ventral, OPRM1, CB 1 r y GPR55 en el NACC y aumentado significativamente el CB 2 r en el NACC.”

Tomados en conjunto, “estos resultados ponen de manifiesto que la administración de CBD reduce las propiedades de refuerzo, la motivación y la recaída por etanol”.

El estudio concluye; “Estos resultados sugieren fuertemente que el CBD puede resultar útil para el tratamiento de trastornos por uso de alcohol.”

Según la Clínica Mayo , un trastorno por consumo de alcohol es “una enfermedad crónica que se caracteriza por beber sin control ni preocupación por el alcohol.”

El estudio fue publicado online por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos , así como  Addiction Biology; se puede encontrar haciendo clic aquí .

1 266 vistas

Informe: Los volúmenes de cerveza en descenso en los mercados donde el cannabis lúdico es legal

La legalización de la marihuana en tres mecas de la cerveza artesanal de Estados Unidos ha desacelerado sus ventas, según informe de Cowen and Company.

En Colorado, Oregon y Washington, donde ha sido legalizado el consumo recreativo de cannabis, el negocio de la cerveza ha bajado, según Vivien Azer, directora gerente y analista de investigación especializado en los sectores de bebidas, tabaco y cannabis de Cowen and Company.

Azer ha desempaquetado los últimos datos de Nielsen en los tres Estados y ha encontrado que “la magnitud de la merma del consumo se ha incrementado notablemente,” con los volúmenes de cerveza cayendo más del dos por ciento hasta la fecha y en el mercado global de cerveza estadounidense.

“Si bien las ventas al por menor de marihuana se abrieron en estos mercados en diferentes fechas, con los tres Estados ahora completamente desarrollados después de haber implementado una infraestructura de venta al por menor, el bajo rendimiento de la cerveza en estos mercados ha empeorado en el transcurso del 2016,” escribió Azer.

“Este dato tal vez no es sorprendente, dado que los datos del gobierno de Estados Unidos para los Estados de CO, WA, todos muestran un crecimiento constante en la incidencia de cannabis entre los jóvenes de 18-25 años, añadió,” junto con la disminución en la incidencia de alcohol.

“En dichos mercados, la venta de cerveza artesanal se está desacelerando pero el “mayor lastre” esta en los productores de cerveza corriente, los volúmenes económicos de cerveza de estas empresas se han reducido un 2.4 por ciento y los volúmenes nacionales de premiun (Bud Light, Coors Light, etc.) se han reducido un 4.4 por ciento, escribió Azer.

Cowen espera ver un “volumen de presión constante” sobre Anheuser-Busch InBev (BUD) y MillerCoors (TAP). A pesar de ser “biggest drag (mayor lastre)” en la economía y en las categorías nacionales premium, MillerCoors ha recibido una calificación de “outperform (promedio de mercado)” debido a que Cowen “alentó a la empresa para que ahorrase costes como compensación” escribió Azer.

Mientras tanto, el crecimiento de la cerveza artesanal también se ha desacelerado en los tres mercados analizados por Cowen. Colorado está “en declive”, mientras que Oregon y Washington todavía están viendo un cierto crecimiento, señaló Azer.

Denver está bajo la mayor presión, dijo, señalando que los volúmenes totales de cerveza en ese mercado han caído un 6,4 por ciento en lo que va de año y los volúmenes de la cerveza artesanal han bajado un cinco por ciento.

cervezaEs importante señalar que en los tres estados, la desaceleración de los volúmenes de cerveza artesana es “compatible” con las tendencias en todo el país, dijo Azer, señalando que los mercados donde el consumo de cannabis es legal están por debajo de lo esperado de todo el mercado de la cerveza artesanal de Estados Unidos en unos 950 puntos básicos.

Mientras tanto, las importaciones parecen ser “inmunes” a la presión de la marihuana legal, aunque los volúmenes en los tres estados del oeste todavía se están quedando “significativamente” por detrás del crecimiento registrado a nivel nacional.

La fortaleza de su negocio de importación de México, Constellation Brands (STZ) sigue siendo “top pick” para Cowen en la bebida alcohólica, dijo Azer. Eso es debido a que Constellation Brands tiene una cartera “con bajos índices de consumo de cannabis (dado los niveles más bajos de consumo de cannabis entre los hispanos y las mujeres, y beneficiándose así su compañía de cerveza y vino),” escribió.

0 150 vistas

El ejecutivo de una importante empresa del sector del alcohol fue entrevistado por Bloomberg e hizo un guiño a la incorporación futura del cannabis al sector de las bebidas como un nuevo nicho de mercado.

La multininacional del alcohol Constellation Brands Inc., fabricante de la cerveza Corona (Coronita) y el vodka Svedka, está considerando un nuevo enfoque para amenizar sus bebidas: la marihuana.

“Estamos pensando en ella“, dijo el CEO Rob Sands, en una entrevista. “Serán bebidas alcohólicas, que también contendrán cannabis”.

La legalización de la marihuana en California y en otros estados norteamericanos que se suman a los ya existentes donde ya es legal la marihuana recreativa, están estimulando la creación de un gigantesco nuevo mercado para el cannabis legal.

La votación del 8 de Noviembre ha hecho que uno de cada cinco adultos estadounidenses ahora vivan en un área donde va a ser legal su consumo lúdico.

Aunque para muchos la marihuana es vista como una amenaza para la industria de las bebidas alcohólicas, Sands lo que ve es una gran oportunidad. Se espera que la industria crezca más de ocho veces en la próxima década, desde los $ 6 mil millones en 2015 a los $ 50 mil millones para el año 2026, según los datos de Cowen & Co. Esas son las cifras del tamaño del mercado de América del Norte para los aperitivos salados.

“¿Por qué una gran empresa, por decirlo así, no estaría muy interesada en una categoría de esa magnitud?”, Dijo Sands. “Si hay una gran cantidad de dinero en juego, no se va a dejar solo a los pequeños”.

El número de bebedores que también fuman cannabis ha crecido en la última década, mientras que el número de fumadores de marihuana que beben ha disminuido, según los datos de Cowen y la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud.

Por el momento, parece que hay un amplio mercado para ambas sustancias. La venta de alcohol no han disminuido en Colorado o Washington desde la legalización en esos estados.

“Las personas que utilizan el cannabis pueden ser reacias a beber tanto ya que tienen otro modo, pero tal vez no beberán en un primer momento pero luego beben algo”, dijo Sands. “Tal vez la cosa funcione de forma sinérgica.”

0 1.263 vistas

Son muchas investigaciones las que lo corroboran pero esta vez, fue el tweet del Dr. Peter Grinspoon, que trabaja en el Hospital General de Massachusetts.

Grinspoon apoya la votación a favor de la Question 4 en Massachusetts, lo que haría legal la marihuana para uso recreativo . Él Dr. tiene mucha experiencia personal con las drogas; está en la recuperación de una adicción al Vicodin y algunos otros analgésicos opioides. Pero cuando se le preguntó acerca de su tweet Grinspoon habla de sus pacientes. Dice que hasta la mitad de sus pacientes usan la marihuana, para aliviar el dolor o para otras cuestiones, Grinspoon dice que es un beneficio para la salud.

Por el contrario, Grinspoon dice: “Usted sabe que no hay vida detrás del alcohol, el alcohol separa a familias y no esta muy lejos para ver vidas destruidas por el tabaco, pero yo nunca en 20 años como… un médico de atención primaria vi una sola vida llevada por la marihuana “.

OK, esa es la opinión de un médico. Veamos la ciencia que hay detrás de la “más segura ” afirmación en tres áreas: la adicción o dependencia, enfermedad y muerte.

En primer lugar: la adicción. Éstos son los tipos más ampliamente aceptados: 9 % de los consumidores de marihuana se vuelven dependientes . En cuanto al alcohol, es del 10 al 15% y en  el tabaco es del 24 % . El riesgo de la adicción a todas las sustancias parece ser mayor si se inicia cuando uno es adolescente y se utiliza a menudo.

Con la marihuana, algunos médicos les preocupa que el porcentaje de usuarios que lleguen a ser dependientes pueda aumentar a medida que los productores desarrollan variedades con mayor concentración de THC.

“A medida que aumenta la potencia, los casos de adicción tienden a subir,” dijo el Dr. John Kelly, profesor asistente de psiquiatría y medicina de la adicción de la Escuela de Medicina de Harvard.

Un punto más sobre su adicción: La mayoría de los pacientes dicen que la retirada de la marihuana es mucho menos intensa que la del alcohol o el tabaco.

Ahora vamos a comparar enfermedad o dolencia. Hemos observado a la marihuana y el cerebro en algunas historias anteriores . A continuación, vamos a hablar de los pulmones. Algunos investigadores dicen que hay razones para pensar que la marihuana puede conducir a cáncer de pulmón.

“No sólo debido a las sustancias químicas cancerígenas contenidas en el humo de la marihuana, sino también a que los fumadores de marihuana tienden a inhalar más profundamente, a mantener el humo más tiempo, y también tienden a fumar cigarrillos de marihuana o porros sin filtros”, dijo Russ Callaghan, un profesor asociado de psiquiatría en el Northern Medical Program de la University of Northern British Columbia. .

Cuando Callahan revisó 40 años de datos sobre los hombres en Suecia , encontró que los fumadores de cannabis tenían más del doble de probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón en comparación con los no fumadores. Aunque Callaghan dice que muchos estudios muestran una mayor probabilidad de cáncer de pulmón de hasta 15 veces entre los fumadores de cigarrillos.

“Ese riesgo es mucho más alto, así que creo que lo que estamos tratando de averiguar es por qué el riesgo es mucho más reducido en la marihuana que lo que es de esperar que con el tabaco”, dijo Callaghan.

Sugiere que el cannabis puede ser menos propenso a provocar cáncer de pulmón debido a que el volumen inhalado es mucho más pequeño y hay muy pocos fumadores de marihuana de un paquete al día.

Callaghan dice que hay problemas con siete o más estudios a largo plazo de la marihuana y el cáncer de pulmón. Es difícil distinguir los efectos del tabaco y los de la marihuana, porque la mayoría de los grandes consumidores de cannabis también fuman tabaco. Y también es difícil comparar los resultados porque no hay tal cosa como un porro tamaño estándar de marihuana. Callaghan dice que la investigación sobre el cannabis y los pulmones esta de tres a cuatro décadas por detrás de la del tabaco, siendo una razón para tener cuidado de no aumentar su acceso.

Pero cuando se trata de la muerte, lo que es realmente el malo de la película parece ser el alcohol.

Investigadores de la Universidad Técnica de Dresde, en Alemania, en un estudio publicado el año pasado , estimaron el riesgo de morir después del uso a largo plazo de las 10 sustancias recreativas.

“El alcohol era el de mayor riesgo y el cannabis en el extremo más bajo de riesgo”, dijo el autor principal Dirk Lachenmeier.  Con el alcohol, Lachenmeier observó el peligro de muerte por cirrosis en toda Europa. No hubo datos que relacionen claramente la marihuana a la muerte en los seres humanos. La nicotina de los cigarrillos representara un riesgo elevado de muerte, pero no ta alto como el alcohol.

Una de las razones de que alcohol sea más de 100 veces más riesgoso que la marihuana, es que el estudio muestra que está ese riesgo en todas partes.

“Aquí en Europa está disponible en todas las tiendas de alimentos, supermercados, estaciones de servicio, y por lo tanto el alcohol por supuesto es mucho más fácil de conseguir que las drogas ilegales”, dijo Dirk Lachenmeier .

Lachenmeier hace hincapié en que sus hallazgos no significan que la marihuana sea segura. Algunos médicos argumentan que preguntar si la marihuana es menos peligrosa que el tabaco o el alcohol es un error. La Dra. Sharon Levy, que dirige el programa de abuso de sustancias entre los adolescentes en el Hospital Infantil de Boston, dice que las personas que usan marihuana son propensas a beber y fumar cigarrillos también.

“Así que no es una estrategia de salud realmente productiva decir, ‘Mira, si todos nos ponemos a comenzar a fumar marihuana entonces podríamos evitar estas otras sustancias.’ Eso no es algo que es verdad “, dijo Levy.

0 1.123 vistas

Un estudio publicado en la revista Frontiers in Neurociencia Celular y el Instituto National de Salud de Estados Unidos mostró que la activación de los receptores CB2 en el cuerpo, lo que ocurre de manera natural como resultado del consumo de marihuana, puede proteger al cerebro del daño causado por el alcohol.

“La exposición crónica al alcohol disminuye la actividad del sistema endocannabinoide e interfiere con la neurogénesis, lo que conduce a cambios estructurales y funcionales“, se lee en el resumen de la investigación.

“La neuro degradación inducida por el alcohol y los déficits cognitivos se producen debido a la muerte celular neuronal y a la pérdida de la neurogénesis por envenenamiento agudo y crónico del alcohol. Por lo tanto, una persona dependiente de cierto volumen de alcohol presentará una pérdida significativa de las estructuras cerebrales corticales y subcorticales, incluyendo la reducción de la sustancia gris y la materia blanca “.

“Los agonistas de cannabinoides (marihuana) promueven la proliferación de las células neuronales (CPN).”

En el estudio, los investigadores evaluaron el efecto protector del antagonista del receptor CB1 y un agonista del receptor CB2 .

Después de las pruebas, los científicos descubrieron:“Estos resultados indican que la activación de los receptores específicos CB2 restauran el deterioro los trastornos guardados NPC causados por el alcohol.”

Según los investigadores, “el sistema endocannabinoide está atrayendo la atención porque media en la neuroprotección de los daños anteriores y afecta a la proliferación de las células madre neurales.”

El estudio se puede leer aquí

1 363 vistas

La industria del alcohol se ha unido a la industria farmaceutica en la lucha contra la legalización de la marihuana en los EE.UU. en medio de los temores de perder cuota de mercado significativa.

La semana pasada salió a la luz que una empresa de cannabis sintético ayudó a financiar a la oposición al cannabis legal en el estado de Arizona, y ahora, de acuerdo con The Intercept,  , un grupo de la industria de la cerveza hizo una de las donaciones más grandes a una organización que esta contra la legalización en Massachusetts.

El Beer Distributors PAC es un afiliado que representa a 16 empresas de cerveza de distribución en el noreste y el informe afirma que dieron $ 25,000 a la campaña para un Massachusetts Seguro y Saludable, por lo que son las terceros mayores contribuyentes financieros para la organización anti-pote.

Arizona es actualmente uno de los cinco estados con medidas para la legalización de la marihuana en las elecciones de noviembre, pero ya han visto como la Asociación del Vino y Licor de Arizona Asociación donó $ 10,000 a un grupo de oposición a la legalización. Por otra parte, en el 2010, cuando California consideraba la legalización del cannabis, otra empresa de bebidas alcohólicas dio su respaldo financiero a una campaña centrada en aplicación de la ley para combatir la legalización.

La industria del alcohol esta en un largo camino de unificación de las políticas contra la legalización de cannabis y con un número de cervecerías artesanales que no les agrada dar la bienvenida a las leyes relajadas sobre el cannabis.

Las compañías de alcohol están preocupadas por la marihuana al representar una amenaza que podría obligarlos a cambiar su enfoque de ventas drásticamente.

0 516 vistas

El cannabis se acredita a menudo como la peor droga de entrada a cosas más fuertes, pero un nuevo estudio ha demostrado que el alcohol es mucho peor.

Durante muchas décadas y después de un montón de afirmaciones sobre el consumo de drogas en el mundo occidental, la web del Instituto Baker de la Universidad Publica de Rice, ahora confirma que al cannabis se le ha etiquetado bastante injustamente durante muchos años como como la antesala o puerta de entrada a otras drogas.

Los gráficos de droga de Brian C Bennett trazaron el patrón de uso del cannabis durante más de 40 años, y que recientemente ha sido afrontado por William Martin, director del Programa de Política de Medicamentos del Instituto Baker.

  “La reputación de la marihuana como una droga” puerta “no es compatible, incluso por un mayor uso de la marihuana. Más de la mitad de los encuestados menores de 60 años han utilizado marihuana durante su vida, pero menos del 10 por ciento lo usa regularmente”, dijo Martin.

                 “Todavía un número mucho menor de personas progresan a drogas más duras. el uso actual de cocaína mensualmente es del 0,6 por ciento; y para la heroína y metanfetaminas, sólo el 0,2 por ciento”

                 “El alcohol causa mucho más daño personal y social que cualquier otra droga legal o ilegal. Las drogas ilegales comprenden menos del 20 por ciento de los trastornos por uso de sustancias en los EE.UU. “

Los resultados de las investigaciones y estudios realizados con el cannabis, son la mejor arma y carta de presentación para la campaña de los pro-cannabis. Por el contrario, para los detractores de la planta, la misma investigación solo hace que mermar cada vez más sus “opiniones e historietas del siglo XX”.

0 2.067 vistas

Las actitudes hacia la marihuana están cambiando , las reglas que rigen su uso están cambiando y cada vez más son los países y estados de EEUU que quieren tener otro estatus legal con ella

Con la amplia aceptación del cannabis que esta llegando, se están planteando un montón de preguntas interesantes para los investigadores sociales. ¿Cómo va a afectar a la marihuana legal a nuestros hijos, a los puestos de trabajo  o a nuestras relaciones ?

¿O qué tal nuestra vida sexual?

Esta última pregunta inspiró un proyecto de investigación de Joseph Palamar y sus colegas de la Universidad  de Nueva York. “Dado que el panorama está cambiando, y la marihuana sigue aumentando en popularidad en todo el mundo, la investigación es necesaria para continuar examinando cómo el uso de la marihuana puede influir en comportamiento sexual de riesgo”, escriben en la edición de julio de la revista Archives of Sexual Behavior.

A tal fin, Palamar y sus colegas reclutaron a 24 adultos heterosexuales para participar en una serie de entrevistas en profundidad sobre las experiencias sexuales anteriores que ocurrieron bajo la influencia del alcohol o la marihuana. El propósito era obtener una evaluación cualitativa rigurosa de los diferentes efectos del alcohol y la marihuana en los comportamientos sexuales de las personas y utilizar esto como punto de partida para una investigación cuantitativa futura.

Estas son algunas de las observaciones de los investigadores basadas en las entrevistas.

1. Nublarse con alcohol es real.

Los encuestados “abrumadoramente informaron que el consumo de alcohol afectaba mas negativamente a sus usuarios”, según el estudio. Tanto hombres como mujeres eran bastante mas propensos a decir que el alcohol tuvo un efecto reductor de sus normas para ir a dormir, en términos de carácter y apariencia. Con la marihuana, esto parecía ser mucho menos un problema.

“Con las malas hierbas sé con quién estoy al despertar. Con alcohol, no se sabe. Una vez que se comienza a beber, todo el mundo se ve bien”, dijo una mujer de 34 años de edad.

El consumo de marihuana también se asocia más con el sexo con la gente que ya conocías, novias y novios, por ejemplo. Pero el alcohol “era comúnmente discutido en términos de tener relaciones sexuales con desconocidos (o alguien nuevo)”, encontró el estudio.
2. El sexo estando borracho a menudo conduce a lamentar. El sexo bajo efectos cannabis normalmente no lo hace.

“La sensación más frecuente después del sexo bajo el efectos del alcohol era de pesar”, encontró el estudio. “Tanto los machos como las hembras ha divulgado que el arrepentimiento y la vergüenza se asociaron con el consumo de alcohol, pero esto rara vez se informó de la marihuana.”

“Quiero cocinar algo de comer para la persona (después del sexo) cuando voy de marihuana”, dijo un entrevistado.”Cuando estoy borracho, es como, ‘Me voy de aquí.’ O alejate de mí “.

Estas emociones negativas son probablemente al menos en parte debido a que el sexo cuando vas borracho se asocia más con los extraños.

3. El sexo borracho puede hacer que se encuentre uno mal. El sexo empedrado puede hacer que te distraigas.

“La náusea, sensación de mareo, vómitos y perder el conocimiento se ha asociado con frecuencia con el consumo de alcohol”, encontró el estudio. Un varón dijo que accidentalmente se quedó dormido durante el acto sexual mientras estaba borracho. Otro dijo de varios casos en los que tuvo que ser interrumpido porque el sexo “He tenido que parar por estar indispuesto”

Hubo menos efectos adversos reportados con la marihuana, y éstos tendían a ser más mentales. Uno de los encuestados dijo que el uso de la marihuana había disminuido su motivación para tener relaciones sexuales. Otro informó que estando bajo sus efectos se distrajo de la experiencia.

“Usted está tan colocado (la marihuana) … se empieza a pensar que el sexo es raro.” ¿Qué es el sexo? ‘ “, Informó una encuestada femenina.

4. El placer es generalmente mejor con la marihuana.

El estudio encontró que “el alcohol tiende a adormecer las sensaciones y la marihuana tiende a mejorar las sensaciones.”

“El alcohol tiende a ser mucho más insensible”, dijo un informante masculino. “Todo es una especie de roma y silenciado, mientras que con la marihuana se intensificó.”

Este “adormecimiento” se asoció con una mayor duración de las relaciones sexuales en estado de embriaguez. Pero eso no era necesariamente una buena cosa.

Que “a veces dura demasiado tiempo”, dijo uno de los encuestados de sexo femenino. “En comparación con cuando vas de cannabis, que te sientes tan grande que podría ser un poco más rápido.”

El estudio encontró que los hombres y las mujeres informaron de más tiempo y orgasmos más intensos con la marihuana, con la presentación de informes de una mujer que fueron “magnificadas por lo menos cinco veces.”

Además, la marihuana le llevó a ser “más tierno, lento, y los actos sexuales compasivos, e involucrando más sensación y sensualidad que con el alcohol”, según el informe.

5. El sexo borracho es más arriesgado en general.

“En relación con el comportamiento sexual de riesgo, la mayoría de los participantes consideró que el alcohol era más arriesgado, sexualmente, que la marihuana,” encontraron Palamar y sus colegas. La gente normalmente dijo que su juicio era más pobre cuando bebían que cuando fumaban, y tenían más probabilidades de apagarse y olvidarse de con quien estaban, lo que estaban haciendo o si usaron protección.

En general los participantes dijeron que no tenían este tipo de comportamiento con la marihuana, si bien en virtud de sus efectos, sentían tener más control total. “Uno de los participantes señaló que el uso de marihuana disminuye la probabilidad de incurrir en conductas de alto riesgo porque cuando estas bajo sus efectos estas mas paranoico que para ceder”, encontró el estudio.

Hay algunas cuestiones utiles en este caso desde una perspectiva de salud pública. En primer lugar, los resultados confirman una cosa que muchos otros estudios ya han demostrado : El consumo de alcohol parece estar estrechamente asociado con comportamiento sexual de alto riesgo .

Aparte de la relación con el sexo sin protección y el correspondiente riesgo de embarazo no deseado o enfermedades de transmisión sexual, los estudios también han dibujado inquietantes paralelos entre el consumo de alcohol y el asalto sexual. En una pequeña muestra del estudio de Palamar incluso apareció: Una de las 12 mujeres entrevistadas reportaron un caso de asalto sexual mientras estebo bajo los efectos del alcohol.

Estas consecuencias negativas parecen ser menos pronunciadas con la marihuana. La investigación encontró insignificantes incidencias menores de violencia doméstica entre parejas que fuman marihuana, por ejemplo.