Etiquetas Posts etiquetados con "apetito"

Etiqueta: apetito

por -
0 262 vistas

El componente del cannabis cannabigerol (CBG) es un eficaz estimulante del apetito sin efectos secundarios negativos, de acuerdo con un nuevo estudio publicado online por la revista Psychopharmacology;  antes de su impresión por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos . El estudio fue publicado poco después de que un estudio por separado (también publicado por Psychopharmacology  ) encontrase que otros dos componentes del cannabis – tetrahidrocannabinol (THC) y ácido cannabidiólico (CBDA) – también son efectivos para estimular el apetito.

            “Las propiedades estimulantes del apetito por parte del cannabis están muy bien documentadas y han sido atribuidas en su mayor parte a la actividad hiperfágica del fitocannabinoide psicoactivo, Δ 9 -tetrahidrocannabinol (Δ 9 -THC)”, afirma el resumen del estudio. “Sin embargo, hemos demostrado previamente que un extracto de cannabis carente de Δ 9 -THC todavía sigue estimulando el apetito, lo que indica que otros fitocannabinoides también provocan la hiperfagia. Un posible candidato es el no psicoactivo fitocannabinoide cannabigerol (CBG), que tiene afinidad por varias dianas moleculares con una implicación conocida en la regulación del comportamiento alimentario “.

De acuerdo con los investigadores del estudio, el objetivo de dicho estudio “fue evaluar los efectos del CBG en la alimentación e ingesta de alimentos de patrón de microestructura” utilizando ratas administradas con CBG o con placebo, las cuales fueron evaluadas en “campo abierto, haz estática y la fuerza de agarre para determinar el perfil de tolerabilidad neuromotora para este cannabinoide “. Posteriormente,” el CBG (de 30 a 240 mg / kg, p.o) o placebo se administró a un grupo adicional de ratas pre-saciadas, y se registraron los datos de entrada y del modelo de comidas por hora y durante 2 horas “.

Los investigadores encontraron que el CBG “no produjo efectos adversos sobre cualquier parámetro de la batería de pruebas de tolerabilidad neuromotoras. En el ensayo de alimentación, 120-240 mg / kg de CBG aumentó más del doble la ingesta total de alimentos y el aumento el numero de comidas consumidas, y a 240 mg / kg redujeron la latencia para alimentar “

El estudio concluye; “Aquí, hemos demostrado por primera vez que CBG provoca hiperfagia [aumento del apetito], al reducir la latencia para alimentar y aumentar la frecuencia de comidas, sin producir efectos secundarios negativos neuromotores. La investigación del potencial terapéutico del CBG para condiciones tales como la caquexia, otros trastornos de la alimentación y la regulación del peso corporal está por lo tanto justificada.”

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Redding , se puede encontrar haciendo clic aquí .

por -
0 2.012 vistas

Las personas mayores sufren de problemas de salud asociados con el envejecimiento, como la artritis, los problemas neurológicos y la pérdida de apetito, lo que puede hacer que sea difícil para su vida de manera significativa. En lugar de los fármacos convencionales, el cannabis puede ayudar a los abuelos.

La población de ancianos en los países occidentales crece cada año y se estima que podrían duplicarse en pocos años. En la situación actual, muchas personas mayores se ven obligadas a tomar medicamentos recetados para el tratamiento de diversos problemas de salud asociados con el envejecimiento.

Los medicamentos recetados están causando un daño significativo a los pacientes adultos e incluso pueden llevarlos a la muerte en muchos casos. En cambio, el cannabis puede ser un remedio natural para combatir las enfermedades y diversos problemas de salud.

El cannabis en vez de medicamentos. Las investigaciones realizadas por el HMO de Maccabi en Israel mostraron que el consumo de cannabis conduce a una reducción de hasta el 30% de los pacientes que toman los medicamentos. Además, la investigación realizada en los países donde existe un tratamiento con el uso del cannabis médico, mostró que el número de muertes relacionadas con los farmacos con receta se redujeron en un 25%. Así que para las personas mayores es importante conocer las diferentes opciones de tratamiento médicos. Aquí hay cuatro problemas principales en el cannabis puede ayudar a abordarlos:

1 Artritis

La artritis son enfermedades que causan daño a las articulaciones del cuerpo. La osteoartritis (osteoartritis) se desarrolla en la edad adulta y se produce en aproximadamente 50% de la población sobre la edad de 60. Los estudios muestran que el cannabis puede reducir los dolores que acompañan a la enfermedad. Las propiedades anti-inflamatorias del THC del cannabis ayuda a reducir la inflamación causada por la inflamación.

2. Dolor Crónico

El dolor crónico puede venir en muchas formas, como resultado de una variedad de problemas que se ven. El cannabis se conoce como un analgésico desde hace miles de años y ha aumentado recientemente su uso. Un estudio realizado en el hospital Rambam en Haifa (Israel) mostró que el vapor de cannabis reduce hasta un 45% el dolor fuerte que sienten los pacientes. El consumo de cannabis se considera seguro y no adictivo en comparación con otros medicamentos para el dolor, sobre todo en comparación con los analgésicos opiáceos que conducen a la adicción.

3. La memoria y la función cerebral

Uno de los efectos secundarios graves y aceleradores de envejecimiento es una disminución de la memoria y la función cognitiva. El impacto del cannabis sobre la memoria consiste en los efectos iniciales del THC en el cannabis que perturba la memoria a corto plazo. Sin embargo, parece que el CBD del cannabis puede regular el funcionamiento del THC y preservar la memoria. De todos modos todavía no se ha encontrado daño a largo plazo en la memoria resultante por consumo de cannabis, incluso por mucho uso. Un estudio sobre el tema ha demostrado que el THC que se encuentra en el cannabis evita la acumulación de proteína tóxica llamada beta amiloide y que afecta a las células del cerebro conduciendo a la pérdida de la memoria y por lo tanto previniendo el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

4. Pérdida del apetito

El aumento de la sensación de apetito es uno de los efectos conocidos de la marihuana. El hambre se produce después de fumar cannabis y es causado ​​como consecuencia de los cannabinoides del sistema del cuerpo, refuerza el sentido del olfato y el gusto. El efecto sobre el apetito puede ayudar mucho a personas con tratamiento de diálisis y pacientes de quimioterapia que sufren de náuseas y pérdida de apetito.

por -
0 6.911 vistas
munchies cannabis

Que la marihuana aumenta el apetito, es un hecho, un estudio nos explica la causa.

El impulso incontrolable de comer después de consumir cannabis parece estar activado por las neuronas del cerebro que normalmente están involucradas en la supresión del apetito, según un estudio realizado por científicos de la Yale School of Medicine para la revista Nature. Los investigadores se propusieron controlar los circuitos cerebrales que promueven la ingesta manipulando selectivamente la vía celular que media la acción del THC en el cerebro, utilizando ratones transgénicos.

          “Al observar cómo el centro del apetito del cerebro respondía a la marihuana, hemos sido capaces de ver lo que impulsa el hambre provocado por el cannabis y cómo ese mismo mecanismo que normalmente se amortigua con la alimentación se convierte en un conductor de comer”, dijo Horvath, director del Programa  de Señalización Celular y Neurobiología del Metabolismo de la Universidad de Yale.

          “Nos sorprendimos al encontrar que las neuronas que pensábamos que eran las responsables de apagar el hambre para la alimentación, de repente se activan y lo promueven, incluso si el sujeto está saciado. Engañan al sistema de alimentación central del cerebro”, afirmó. Un grupo de células nerviosas llamadas neuronas pro-opiomelanocortinas (POMC) son consideradas como factores clave de la reducción del apetito cuando el sujeto está saciado. La activación de los receptores cannabinoides-1 por el THC promueve la actividad de las células POMC, y por tanto hace que aumente el apetito.

“Actualmente, en países donde está permitido el uso de cannabis, se receta para aumentar el apetito y el peso corporal en personas con cáncer, VIH/SIDA y anorexia nerviosa”

por -
2 8.773 vistas

Cannabis sativa, más comúnmente conocida como marihuana, ha sido utilizada durante siglos por los chamanes y místicos de diversas culturas por sus propiedades psicoactivas. En muchos países, es una sustancia ilegal. Aunque es técnicamente una planta, se clasifica como un fármaco, debido al efecto que tiene sobre el metabolismo humano cuando las hojas y flores de la planta se fuman o se ingieren de otra manera.

THC

La sustancia química activa en la marihuana es el delta-9-tetrahidrocannabinol, más comúnmente conocido como THC. Cuando se inhala el humo, el THC entra en los pulmones y pasa rápidamente al torrente sanguíneo. La sangre lo lleva a través del cuerpo al cerebro y otros órganos. Según el National Institute on Drug Abuse (NIDA), la investigación sobre los efectos a largo plazo del consumo continuo de cannabis en el cerebro ha dado resultados poco concluyentes. Aunque los estudios de imágenes cerebrales de los consumidores crónicos suelen mostrar alteraciones consistentes, alguna relación entre estas alteraciones y el deterioro de las funciones cognitivas tampoco está claro.

Cómo funciona el THC

El THC afecta a puntos específicos en el cerebro llamados receptores canabinoides, mediante la activación de reaccionescelulares que hacen que el usuario pueda experimentar la euforia asociada con la marihuana. Estos receptores canabinoides se encuentran principalmente en las partes del cerebro que influencian el placer, la memoria, la concentración, la coordinación física y la percepción del tiempo y los estímulos sensoriales. La estimulación de estos receptores puede perjudicar la coordinación, la capacidad para resolver problemas y la memoria.

Efectos en el metabolismo

Uno de los efectos primarios que el cannabis tiene sobre el metabolismo es el ritmo cardíaco. De hecho, la inhalación de la marihuana aumentará la frecuencia cardíaca desde un 20 al 100 por ciento. Este aumento puede durar hasta tres horas. Por esta razón, se señala que los fumadores de marihuana pueden tener un riesgo mayor de infarto al miocardio en la primera hora después de fumar. La marihuana también puede causar fluctuaciones en el ritmo cardíaco, tales como palpitaciones y arritmia.

Apetito

Otra forma en la cual el cannabis afecta el metabolismo es aumentando el apetito del usuario. Los fumadores de marihuana a veces se refieren a este efecto como “antojos”. Su efecto sobre el apetito se observó inicialmente en un estudio sobre el efecto del THC en los pacientes con Alzheimer, lo que indica que el THC afecta al metabolismo estimulando el apetito. Esta propiedad ha conducido al uso de cannabis para tratar a pacientes de cáncer sometidos a quimioterapia, lo que causa náuseas y pérdida de apetito.

por -
1 9.183 vistas

Durante muchos, muchos años, se ha intentado comprobar que la marihuana es una de las drogas (hasta hoy ilegales) más inofensivas del mundo. Científicamente hablando, fumarte un porro de marihuana no pone en peligro tu vida, al contrario, incluso puede tener beneficios medicinales.

Pero después de esta maravillosa sensación, vas corriendo a la cocina para buscar algo de comer, ya sea en tu refrigerador, en la alacena, donde sea. Y si no hay nada, pues la solución es pedir una pizza a domicilio. Aquí es cuando tu cartera sale dañada. ¿Por qué pasa esto? Es decir, ¿por qué fumar marihuana te da hambre? Como en todo lo que pasa con nuestro cuerpo, siempre hay una explicación científica.

El proceso es el siguiente

Cuando le pegas una calada a un porro de marihuana, se activan algunos interruptores celulares, y el más importante de estos es conocido como CB1 (receptor cannabinoide de tipo 1). Cuando el receptor CB1 es activado, éste envía una señal a un tipo de neurona conocido como POMC (proopiomelanocortina), la cual nos dice cuándo estamos llenos y cuándo no. Cuando se activa todo este mecanismo, las neuronas POMC liberan una encima conocida como beta endorfina, la cual induce el hambre.

Menos beta endorfina = menos hambre después defumar cannabis

¿Esto se puede evitar? Pues, podemos decirte que se ha intentado. En 2006, la compañía Sanofi-Adventis lanzó al mercado una píldora que alteraba el proceso arriba descrito, y evitaba que te diera hambre en algunas situaciones, como después de fumar marihuana. Este producto vivió muy pocos años en las farmacias, ya que sus efectos secundarios incluían depresión y ansiedad.

Bueno, ya sabes por qué te da hambre después de fumar marihuana. Más información aquí

por -
0 1.604 vistas

Se está produciendo muchos avances en lo que respecta al potencial del cannabis para curar el cáncer, aunque la comunidad científica está lejos de llegar a un consenso. Sin embargo, lo que es mucho más cierto es la capacidad del cannabis para mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer sometidos a los tratamientos tradicionales, como la quimioterapia. En este artículo, vamos a ver cómo puede ayudar.

Antiemético/Contra las náuseas

Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios muy comunes de la quimioterapia. Los medicamentos quimioterapéuticos (principalmente, el cisplatino) causan las náuseas mediante la producción excesiva de serotonina en las células enterocromafines especializadas, que se encuentran en altas concentraciones en el tracto gastrointestinal (GI).

El exceso de serotonina irrita la mucosa (revestimiento interior) del tracto GI y estimula los receptores de serotonina (5-HT) del nervio vago neurálgico, el nervio principal que controla el sistema nervioso parasimpático del tracto GI. Entonces, el nervio vago envía los estímulos al área postrema, una área pequeña situada en el bulbo raquídeo (tallo cerebral inferior) que se conoce como el centro del vómito.

Se cree que los cannabinoides (en particular, el CDB) reducen los síntomas en los pacientes sometidos a quimioterapia mediante la unión a los receptores HT-5 y el bloqueo de la acción de la serotonina. Los agonistas de los receptores cannabinoides, tales como el THC, parece que también suprimen directamente los vómitos y las náuseas al agonizar el receptor de CB₁, mientras que los antagonistas de los receptores CB, tales como CDB son neutrales, y los agonistas inversos realmente causan las náuseas. Esto sugiere que tanto el THC como el CBD desempeñan un papel a la hora de controlar las náuseas y los vómitos, el THC al agonizar el receptor CB₁, y el CDB antagonizando los receptores 5-HT y bloqueando la acción de la serotonina.

thc cbd

Estimula el apetito

Los medicamentos quimioterapéuticos son bien conocidos por causar anorexia (pérdida del apetito), lo que, en parte, es debido a sus efectos sobre el sistema de señalización de la serotonina. Los estudios han demostrado que la presencia de cisplatino conduce a un exceso de producción de serotonina y de estimulación del nervio vago. Esto lleva a una reducción de grelina, la “hormona del hambre” que es secretada cuando el estómago está vacío. Sin ghrelina, el cerebro no recibe los estímulos necesarios para producir la sensación de hambre.

Diversos estudios han demostrado que la presencia de ghrelina o agonistas cannabinoides, como el THC, causan un aumento de la producción de una enzima AMP, activada por la proteína quinasa (AMPK), en el hipotálamo. La enzima es crucial para los procesos metabólicos que regulan la homeostasis de la energía (equilibrio energético) en el cuerpo, y se produce en respuesta a la estimulación de los receptores GHS-R1a de ghrelina que se encuentran en el tracto GI. Por lo tanto, el THC puede hacer el trabajo de la ghrelina de forma eficaz mediante la activación de los receptores y estimular, directamente, el cerebro para producir la sensación de hambre.

Antidiarreico

La diarrea puede ser un efecto secundario de la quimioterapia y de la radioterapia, y también puede ser un síntoma del mismo cáncer, incluyendo el linfoma, cáncer de colon, cáncer de páncreas, y algunos carcinomas y cánceres neuroendocrinos. Si los episodios de diarrea se prolongan, pueden causar Cannabis sativadeshidratación, pérdida de peso, fiebre y dolor abdominal. La diarrea secretora, en la que el cuerpo libera el exceso de agua o de hormonas en el tracto GI, es la forma más común asociada al cáncer.

Se ha demostrado que los cannabinoides reducen los síntomas de la diarrea secretora, particularmente Δ⁹-THC, que agoniza los receptores CB₁ en el tracto GI y, por lo tanto, ayuda en la regulación de la motilidad intestinal y las secreciones. La inflamación intestinal también puede desempeñar un papel a la hora de causar diarrea. El uso de cannabinoides para reducir la inflamación es muy conocido.

Analgésico

Los enfermos de cáncer sometidos a quimioterapia suelen informar de dolor, incluyendo dolores de cabeza, dolores musculares, dolor de estómago y la neuralgia (dolor provocado por el fallo del sistema nervioso). Gran parte del dolor que aparece a causa de la quimioterapia se produce debido a la inflamación, aunque también puede surgir debido a la formación de lesiones o úlceras en las membranas mucosas. Además de esto, la propia enfermedad puede causar dolor severo en sus últimas etapas, a menudo debido a que los tumores ejercen presión sobre los nervios, los huesos o los órganos a medida que crecen.

El cannabis se utiliza ampliamente en el tratamiento del dolor crónico resultante de una amplia variedad de enfermedades que no se limitan al cáncer. La capacidad del cannabis para reducir la inflamación es de vital importancia en el tratamiento del dolor que surge debido a la quimioterapia. Se cree que tanto los antagonistas, como el CDB, y los agonistas, tales como el THC (y el agonista endógeno 2-AG), reducen la inflamación mediante la inhibición de la función de los macrófagos, que son células blancas de la sangre de gran tamaño y especializadas, fundamentales para diversas respuestas inmunes.

Además, la hiperalgesia (aumento de la sensibilidad al dolor) y el dolor neuropático producido debido al daño inducido por el tumor en los nervios periféricos pueden controlarse directamente a través del uso de cannabinoides. Los estudios han demostrado que los agonistas de los receptores cannabinoides, tales como el THC y el cannabinoide sintético WIN55,212-2, reducen la hiperalgesia en los tejidos profundos afectados por el crecimiento del tumor al agonizar los receptores cannabinoides de los nociceptores, o neuronas sensibles al dolor.

Antidepresivo

La depresión en los pacientes de cáncer es uno de los síntomas que recibe menos atención, pero que puede resultar gravemente perjudicial para la calidad de vida del enfermo, y que sufren la mayoría de ellos. Si no weed3depresionse recibe tratamiento, la depresión puede llevar a una serie de complicaciones que pueden trabajar, conjuntamente, para hacer de manera efectiva que el paciente se sienta aún más enfermo, por ejemplo, la pérdida del apetito asociada a la quimioterapia puede aumentar, de manera significativa, en los pacientes con depresión. También puede afectar a la calidad del sueño y a los niveles de estrés, lo que puede causar problemas de salud a nivel fisiológico. Los pacientes con cáncer tratados con antidepresivos también describen como sienten una reducción de la fatiga, la ansiedad y el dolor.

La capacidad del cannabis para tratar la depresión se discute, y se dispone de pruebas sustanciales aportadas por ambas partes. Varios estudios han indicado que Δ⁹-THC, el CBD, y el cannabicromeno (CBC) pueden ejercer un efecto antidepresivo. Se sabe que el sistema endocannabinoide desempeña un papel importante en la regulación del estado de ánimo y los niveles subjetivos de felicidad, y los endocannabinoides, como la anandamida, son fundamentales para el proceso. Se cree que ciertas variaciones genéticas en la expresión de los receptores CB₁ hacen que algunos individuos sean más sensibles a los efectos de elevación del estado de ánimo del cannabis.

El cannabis puede no ser beneficioso para todos los individuos que padecen cáncer, e incluso puede provocar efectos adversos en un pequeño número de personas, aunque los efectos adversos experimentados, por lo general, son mucho menos graves que los efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia. Sin embargo, a medida que sabemos más sobre las propiedades del cannabis, empezamos a comprender lo importante que podría ser para controlar los síntomas del cáncer. Los fármacos con la capacidad de tratar, al mismo tiempo, un amplio conjunto de síntomas, como las náuseas, la anorexia y la diarrea, son poco frecuentes, y los que pueden hacerlo sin causar efectos secundarios graves propios son menos frecuentes todavía.

Por Seshata

por -
3 8.107 vistas

Un estudio reveló el funcionamiento de un receptor específico del cerebro, que es activado precisamente por componentes como la resina del hachís y, en este caso, el principio activo de la hierba (THC)

Quien no lo haya presenciado en primera persona, ya sea por consumo propio o ajeno, seguramente tiene conocimiento de ello por el cine o la literatura: la marihuana abre al apetito incluso si el que la toma acaba de comer recientemente. Ahora, un grupo de científicos del French National Institute of Health and Medical Research de Burdeos (Francia) ha elaborado un estudio para deducir por qué se produce este efecto.

El trabajo, ha sido publicado en la prestigiosa revista Nature, ha consistido en un experimento que ha probado el mecanismo que conecta el hambre con el sentido del olfato y la comida. Para ello emplearon ratones como ‘cobayas’ y prestaron atención a un receptor específico del cerebro, concretamente el cannabinoide 1 (CB1), que es activado precisamente por componentes como la resina del hachís y, en este caso, el principio activo de la marihuana (THC).

El equipo de científicos liderado por Giovanni Marsicano descubrieron durante su ensayo que a los ratones a los que les fue bloqueado el receptor CB1, y habían estado en ayunas durante 24 horas, disminuyeron su ingesta de comida sin presentar rasgos de ansiedad. Por otro lado, los rodeadores que fueron estimulados mediante el receptor CB1 con el principio activo de la marihuana y que también estuvieron en ayunas, mejoraron su sensibilidad a los olores y se mostraron muy hambrientos.

De esta forma, y con más aplicaciones futuras en otros campos, este trabajo concluyó que el circuito olfativo del CB1 podría ofrecer un punto de partida para el tratamiento de desórdenes alimenticios como la anorexia o la bulimia. Fuente

por -
2 2.016 vistas

Además de ser analgésico, estimulante y depresor, la cannabis tiene también el efecto secundario de dejar un hambre muy particular.

El ser humano ha consumido el THC de la cannabis desde hace casi 3 mil años, pero fue recién durante los años 80 y 90 del siglo pasado cuando la neurociencia trató de explicar sus efectos en el cuerpo: acelera el corazón, pero provoca relajación; relaja la tensión orbital, contrarrestando los síntomas del glaucoma; cura (o produce) el insomnio; además de ser analgésico. Estimulante y depresor, la cannabis tiene también el efecto secundario de dejar un hambre muy particular.

Conocida popularmente como “munchies” (probablemente por el sonido de alguien al masticar, “to munch”, en el sentido de “roer”), el hambre que deja la cannabis es otro de los efectos del procesamiento de THC. Los receptores de canabinoides son proteínas que viven en la superficie de nuestras células y procesan el THC de la cannabis; los receptores de canabinoides en nuestro hipotálamo son los encargados de avisar a tu cuerpo cuando este tiene hambre, de manera natural –pero estimulados por la cannabis, el efecto regulador del apetito se potencia, activando la respuesta de los canabinoides.

Existen estudios sobre pacientes con cáncer quienes recuperaron el hambre después de consumir un compuesto de THC: la quimioterapia puede hacer que los pacientes sientan asco simplemente al oler o ver comida. Luego de estimular un poco los receptores de canabinoides con THC, los pacientes pueden recuperar la habilidad para apreciar los olores y sabores de la comida, en lo que podríamos considerar una aplicación médica del famoso munchies.

La ciencia no se ha ocupado (que sepamos) de entender por qué el munchies se asocia con la comida chatarra, pero podemos aventurar que la disponibilidad de comida chatarra combinada con la urgencia de masticar algo hace que al vernos afectados por el hambre comamos algo procesado o empacado, en lugar de preocuparnos por cocinar algo. ¿Podríamos considerar los brownies felices como un combo high + munchies? ¿Cuál es el tipo de munchies que prefieres? Cuéntanos en los comentarios.

Fuente Pijamasurf