Etiquetas Posts etiquetados con "Asociación de Cannabis"

Etiqueta: Asociación de Cannabis

La Audiencia Provincial de Palma ha absuelto a seis miembros de la Asociación Green Lemon de Ibiza rechazando el recurso impuesto por el Ministerio Fiscal. Con esta resolución el Tribunal da la razón al Juzgado numero 1 de lo Penal que avalaba así la legalidad del cultivo de marihuana y su distribución para los asociados del club.

La asociación de consumidores de cannabis Green Lemon de Ibiza contaba con 455 socios y tenían que cumplir con la reglamentación interna, como la de ser mayor de veinte años, ser consumidor adicto al cannabis, abastecerse de hasta dos gramos diarios, ser diagnosticado con alguna enfermedad que la marihuana palíe o que el consumo sea en el local de la asociación sin poder vender a terceros.

En febrero del 2012 la Guardia Civil localizó cuatro kilos de marihuana preparada para el consumo y porciones de hachís cuando entró en la sede de la asociación y poniendo a disposición del juzgado a seis de sus miembros. La Fiscalía entendía que la asociación de cannabis era una simple tapadera para la venta y distribución de marihuana pero el Juzgado nº 1 de lo Penal de Ibiza así no lo entendió equiparando los hechos a un consumo compartido entre un grupo de amigos.“No es razonable hacer depender la relevancia penal del hecho en el número de consumidores, ni mucho menos establecer un número a partir del cual el cultivo compartido es delito”, dice la sentencia. De hecho, la Audiencia Provincial entiende que los cuatro kilogramos de marihuana habría que dividirlos entre los 455 socios y de esa forma ya no es tan llamativa la cantidad de la incautación de la sustancia.

Otra razón que también recoge la sentencia es que la creación de estas asociaciones o clubes tienen como objetivo también evitar la compra de cannabis en el mercado negro por la consiguiente adulteración de la sustancia y engrandecimiento de dicho mercado ilícito

por -
5 11.606 vistas

El 13 de agosto el Ayuntamiento de Barcelona  ordenó el cierre de 49 asociaciones cannábicas por deficiencias en su funcionamiento. Los clubes clausurados en el marco de la operación sativa representan más de un tercio del total de los 145 clubes que hay en la capital catalana. La comisión de gobierno del consistorio ya había aprobado suspender la apertura y ampliación de clubes cannábicos durante un año, y escenificó así mano dura contra este tipo de locales. A principios de agosto el rotativo británico The Guardian se refirió en Barcelona como el Amsterdam del sur y denunció que, mientras en esta ciudad holandesa se ​​está restringiendo la venta de cannabis, en Cataluña ha habido una gran proliferación de este tipo de clubes.

Hasta ahora el foco político y mediático se ha centrado en los negocios que cometían ilegalidades y que buscaban principalmente un afán de lucro. Sin embargo ¿cómo  funciona un club que cumple todas las normas? La asociación Actúa, situada en el barrio del Born, abrió en agosto del 2012 y asegura que nunca ha tenido ninguna queja de los vecinos y que nunca ha recibido ningún aviso de la administración. “No hemos tenido ningún problema con el Ayuntamiento porque no les hemos dado motivos. Si causaramos molestias, hubiesemos tenído “, explica el presidente del club, Miguel Estrada. Además, recuerda que el Ayuntamiento no había puesto palos en las ruedas a los clubes cannábicos hasta ahora.” Durante los últimos dos años no se habían mostrado preocupados para estos locales “.

“La proliferación de las asociaciones que vulneran la ordenanza nos perjudica a todos”, y añade que “dañará” todo el trabajo que ha hecho el movimiento cannábico a nivel asociativo. “Era necesario poner orden”, defiende, aunque cree que se han visto perjudicados algunos locales que “sí cumplían la normativa”. La asociación Actúa decidió abrir las puertas hace dos años para normalizar el consumo de marihuana y así poder tener un control sobre lo que se fuma. “Si una persona que quiere consumir cannabis debe ir a la calle a buscar, no sabe qué es lo que realmente va a fumar. Además, a través del camello podría tener acceso a otro tipo de sustancias estupefacientes. En cambio, esto en los clubes cannábicos no pasa “, defiende el presidente. No obstante, la psiquiatra especialista en drogas Carmen Vecino alerta del peligro de este tipo de cannabis: es mucho más fuerte y puede tener efectos más nocivos. “Este tipo de droga tiene una pureza que no tenía antes, y esto, a la larga, puede causar más problemas psicológicos explica. Lo que sí es positivo es que esta droga deje de estar en manos de las mafias “, reconoce.

Consumo “banal”

Dos años después de su apertura, Actúa tiene 1.600 socios registrados, pero sólo 400 van de manera habitual. Cada día pasan una media de 40 personas. Para poder hacerse socio hay que tener algún conocido dentro de la asociación. Una vez el usuario se ha registrado , tiene que pagar una cuota anual de 10 euros y cada mes una cuota variable dependiendo del grado de consumo. Para poder adquirir cannabis debe llenar una solicitud y hacer un cálculo aproximado de lo que querrá ese mes. “De esta manera nosotros podemos hacer una previsión de lo que tenemos que cultivar”, detalla el presidente de la asociación. El consumo máximo permitido en este club es de 60 gramos al mes, que equivaldría a entre 300 o 400 euros, según el tipo de marihuana que se escoja. Estrada explica que este consumo es muy elevado y que cuando un usuario lo supera desde la asociación se le hace “un toque de atención”. “El perfil medio del socio es totalmente transversal, de edades comprendidas entre los 21 años hasta los 70, que se dedican a un abanico amplísimo de profesiones diferentes”, Estrada explicó, que añade que el consumo medio es de entre 50 o 60 euros al mes. La psiquiatra comenta que este consumo medio detallado por Estrada “no es banal” y advierte que aún no están establecidos los límites de riesgo de un consumo mínimo y que, por tanto, los efectos que se pueden sufrir son “una lotería”.

Las consecuencias del consumo podrían ser afectaciones en el pulmón, el sistema nervioso central y el cerebro, entre otras muchas. “Se trata de una droga depresora y que de manera rápida genera el síndrome amotivacional, que hace que el fumador tenga pocas ganas de moverse y de hacer actividades”, detalla. Actúa está abierto de 11 a 14 horas y de 17 a 22 horas y vende mayoritariamente hierba, pero también derivados (hachís), con un precio similar al que se puede encontrar en la calle. La marihuana la cultivan en espacios alejados del local, “Para que nadie se moleste”, para evitarse problemas. Ser socio de este local permite poder consumir dentro del local, poder comprar la dosis de cannabis que se quiera y también poder acceder a un servicio de asesoramiento jurídico para hacer frente a posibles multas. “Antes de ser socio de este local tenía que ir con la piedra en el bolsillo por la calle, y me arriesgaba a ser multado “, explica Carlos, un socio de Actúa de 37 años que hace 20 que fuma cannabis . En este sentido, el presidente de la asociación denuncia que los consumidores de esta sustancia tienen “menos derechos” que los demás ciudadanos. “Si te paran por la calle y portas el material encima, aunque no te lo estés fumando ya te multan”, describió. Estrada cree que los que más lo sufren son “los jóvenes” y que la existencia de estos clubes permite que los consumidores no estén “tan castigados”.

En este local la principal actividad que se practica es fumar marihuana, pero Estrada asegura que también se organizan barbacoas, partidos de fútbol y cenas. “Venir aquí es como ir a comprar el pan”, explica Carlos, que expresa que fue porque lo tiene al lado de casa y porque aquí puede fumar mientras charla con gente con la que tiene un nexo común: la afición por el cannabis. Fuente