Etiquetas Posts etiquetados con "Bolivia"

Etiqueta: Bolivia

por -
0 1.335 vistas

La marihuana es la sustancia ilícita más consumida entre los universitarios de los cuatro países miembros de la Comunidad Andina (CAN), según el Segundo Estudio Epidemiológico Andino sobre Consumo de Drogas en ese sector, difundido este jueves.

De acuerdo con el informe, coordinado por el bloque andino, la marihuana es la droga con mayor consumo, ya sea de modo exclusivo o combinada con otras drogas, entre ese sector poblacional, pero con cifras muy variables entre las naciones.

Por ejemplo, hay una prevalencia del 3.6 por ciento en los estudiantes en Bolivia, 15.2 por ciento en Colombia, 8.8 por ciento en Ecuador y 4.2 por ciento en Perú, siendo la edad promedio para el primer uso de la marihuana los 18 años.

Además, el estudio refiere que en los cuatro países hay una mayor percepción de gran riesgo entre las mujeres, tanto en el uso ocasional como frecuente de marihuana.

El documento destaca la alta proporción de estudiantes que presentan signos de abuso o dependencia a drogas ilícitas como marihuana, pasta básica y cocaína: entre un 28 y 30 por ciento de los consumidores de drogas de Colombia, Ecuador y Perú presentan esta condición, cifras que suben a 40.9 por ciento en Bolivia.

Sin embargo, el estudio refiere que el alcohol es la droga lícita de mayor consumo entre los jóvenes universitarios andinos.

Respecto del consumo alguna vez en el último año los índices son de 57 por ciento en Bolivia, 85 por ciento en Colombia, 70.4 por ciento en Ecuador y 71.9 por ciento en Perú.

images (97)Entre los estudiantes de los cuatro países andinos existe un mayor consumo de alcohol entre los hombres, y la edad mediana de inicio es de 15 años en Colombia, 16 años en Ecuador y Perú, y 17 años en Bolivia.

Por último, la percepción de gran riesgo del uso frecuente de alcohol es bastante alta en todos los países, superando el 75 por ciento en cada uno de ellos.

El estudio se realizó mediante el Proyecto Antidrogas Ilícitas en la Comunidad Andina (Pradican), ejecutado por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Fuente RPP Noticias

por -
5 4.362 vistas

La Paz, Bolivia.- El gobierno boliviano abrió hoy la posibilidad de legalizar la marihuana para enfrentar al narcotráfico como pretende hacerlo Uruguay, pues considera que fracasó la lucha antidrogas a través de la interdicción.

 El gobierno boliviano abrió hoy la posibilidad de legalizar la marihuana para enfrentar al narcotráfico como pretende hacerlo Uruguay, pues considera que fracasó la lucha antidrogas a través de la interdicción.

“Algunos países latinoamericanos están viendo la posibilidad de analizar otras alternativas frente al tema antidrogas, porque la lucha contra el narcotráfico mediante la interdicción ha fracasado en el mundo. Estados Unidos y las Naciones Unidas lo saben”, afirmó la ministra de Comunicación, Amanda Dávila.

Agregó que esta propuesta es una opción a la interdicción de las drogas.

Según la portavoz gubernamental, la interdicción radical generaría violencia entre las fuerzas especiales dedicadas a la lucha contra el narcotráfico y las bandas criminales dedicadas a la fabricación y tráfico de drogas.

El gobierno uruguayo ha anunciado la “legalización regulada y controlada” de la marihuana en ese país para combatir el narcotráfico.

Además, ha prometido plantear esta estrategia de lucha contra este delito en varios foros internacionales, con el argumento de que el modelo vigente en la lucha contra el narcotráfico ha fracasado.

Dijo que en la actualidad hay una gran discusión con los líderes mundiales sobre la posibilidad de tomar otro camino alterno a la interdicción.

Para la ministra boliviana, uno de los caminos es el que está asumiendo Uruguay, por eso “vamos a ir avanzando en la legalización de la marihuana, porque la interdicción y la represión a las bandas criminales lo que provoca es más violencia”, aseveró.

En ese marco, dijo que si bien en Colombia se ha reducido la violencia por el narcotráfico, todos estos grupos de narcotraficantes se trasladaron a Argentina, México, Brasil y otros países donde es posible este movimiento.

“Si hay el tema de la violencia en la lucha contra el narcotráfico, se debe a que es una actividad ilegal que provoca el chantaje, que provoca el aumento de los precios, la delincuencia, que provoca absolutamente todo.

“Es una lucha fracasada, por lo tanto, si es así fracasada, muy poco tienen que decir quienes han apuntalado este sistema de lucha contra las drogas”, indicó.

Respecto al incremento de las plantaciones ilegales de coca, la ministra de Estado aseguró que los porcentajes son mínimos en comparación con otros países productores de la región.

 

Fuente Spanish.People

por -
0 2.138 vistas

La Paz, Bolivia.- El jefe de la Oficina Nacional de Información de Naciones Unidas en Bolivia, Robert Brockmann, desmintió hoy un supuesto informe de esa organización sobre la producción de marihuana en el país andino.

En declaraciones al programa “El Pueblo es Noticia”, de la red estatal Radio Patria Nueva, el funcionario precisó que varios medios bolivianos replicaron una nota falsa publicada en un diario de El Salvador y tomada de un portal en internet.

Según Brockmann, en ningún estudio de ONU se asevera que Bolivia ocupa el primer lugar en Suramérica en la producción de ese estupefaciente.

Asimismo precisó que ninguno de los matutinos locales que reprodujeron la noticias consultaron a su despacho en La Paz.

Antes, la La Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODC) desmintió un presunto informe publicado en la prensa boliviana, que asegura que Bolivia lidera la producción de marihuana en Sudamérica.

“No es cierta ninguna de las aseveraciones, hechos, nombres ni cifras contenidos en ese presunto informe atribuido a la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito”, añade el documento.

En esa dirección, afirma enfáticamente que no existe ninguna iniciativa para cuantificar los cultivos de marihuana en el continente americano.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, expresó su indignación por los titulares de algunos medios impresos que aseguraron que “Bolivia es el mayor productor de marihuana”.

Llorenti desmintió esa información basado en un informe de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas.

La ONU, por el contrario, alabó que en el periodo 2003-2009, en particular, las incautaciones de cannabis en el Estado Plurinacional de Bolivia aumentaron de manera constante, de 8,5 toneladas en 2003 a mil 937 toneladas en 2009.

 

Fuente PrensaLatina

por -
0 918 vistas

 La Organización de Naciones Unidas reveló que el cultivo de marihuana en Bolivia aumentó de 8,5 toneladas en 2003 a 1.937 toneladas en 2009.

 Una medición dela Oficina de las Naciones Unidas contrala Drogay el Delito (UNODC) estableció que Bolivia lidera la producción de marihuana en Sudamérica y que esta aumentó de 8.5 toneladas en2003 a1,937 toneladas en 2009.

“Esto representó un incremento de 228 veces durante un período de seis años, lo que equivale a aumentos consecutivos anuales de 147%. En 2008, la producción fue la tercera más alta reportada por un solo país en todo el mundo, y en 2009 fue superior a las mayores cantidades alcanzadas durante2008 anivel mundial”, destacala ONU.

En tanto, el viceministro boliviano de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, reportó hoy que de enero a julio de 2011 se decomisaron 369.7 toneladas de marihuana y 13.8 de cocaína –la mitad peruana– en 6,668 operativos.

Asimismo, informó que se destruyeron 2,815 fábricas de ese tipo de droga, 3,469 pozas de maceración de coca, ocho laboratorios de cristalización de cocaína y siete de reciclaje.

Además, fueron detenidos 1,797 ciudadanos bolivianos, 47 peruanos, 34 colombianos, 26 brasileños, 20 españoles, nueve chilenos, seis mexicanos, cinco polacos, cinco venezolanos, cinco paraguayos, cuatro argentinos, tres ecuatorianos, dos italianos, dos israelíes, un alemán y un estadounidense.

 

Fuente Peru21

por -
2 1.627 vistas

Bolivia,- La mujer se encontraba bajo los efectos de la marihuana

La víctima ha sufrido heridas en el brazo izquierdo, en el tórax y en el cuello y ha sido ingresado en el hospital de la Paz (Bolivia).

A las 8:30 horas un empleado del alojamiento escuchó un ruido “como de petardos”; los demás alojados escucharon la discusión y advirtieron que el ruido parecía más bien de un arma, en la pieza 11. De inmediato informaron el hecho a la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP). Cuando llegaron encontraron a la dama de compañía Neiza V. (25) que intentaba escapar, dejando al oficial inconsciente y desangrándose en la habitación. Según la declaración de la víctima, la noche anterior conoció a Neiza en un local y después fueron al alojamiento.

Según el informe de la Policía, la mujer, que estaba bajo los efectos de la marihuana, ha utilizado un revolver calibre 22 para herir a su cliente.

Al amanecer en varias  ocasiones ella quería irse, entraba y salía de la pieza. En la segunda vez, relató la víctima, que  la vio apuntándole con el arma, al tratar de protegerse, recibió el primer impacto en la mano, después intentó quitarle el arma y en el forcejeo Neiza disparó dos veces más.

Los efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones de la Policía desplazados hasta el lugar han detenido a la joven de 25 años de edad, han decomisado el arma y han encontraron seis gramos de marihuana en su cartera.

Habría que ver el desenlace de la noticia porque huele raro, la prostituta y el militar con estrellas, y éste último dice que no paga, no sé…

Fuente Opinión

por -
1 807 vistas

Por detrás de Afganistán y Marruecos

Asimismo, Bolivia se mantiene como el tercer productor de coca del mundo tras Colombia y Perú

Narcotraficantes brasileños ya están operando en Santa Cruz, en el este de Bolivia. El Comando Vermelho, de Río de Janeiro, y el Primer Comando de la Capital (de Sao Paulo), dos poderosas organizaciones criminales, operan en la región. Asimismo, el Centro Latinoamericano de Investigación Científica (Celin) informó que Bolivia se convirtió en el tercer mayor productor de marihuana detrás de Afganistán y de Marruecos, y que el consumo de la droga aumentó en un 26% entre 2005 y 2007 en el país andino. Un sobre de marihuana cuesta 10 bolivianos (U$S 1,5) y un kilo 2.000 bolivianos

Fuente LaGaceta

por -
0 943 vistas

En 10 años, el nivel de producción pasó de 3 a más de 2.000 t

Bolivia_cbbaBolivia es el tercer productor de marihuana en el mundo, después de Afganistán (Asia central) y Marruecos (África del norte). El gobierno de Evo Morales reconoció esta realidad.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, informó que en el 53º período de sesiones de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), en Viena (Austria), se informó de la situación.

“Somos el tercer país del mundo después de Afganistán y Marruecos, por ser el país donde más cantidad de esa droga se ha secuestrado”, informó Cáceres.

El 2009, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) destruyó 1.937 toneladas del alucinógeno. Entre enero y el 13 de marzo de este año, se destruyeron 423 toneladas de la droga en el país.

Entre el 2000 y el 2010, la producción de marihuana creció de 3 a más de 2.000 toneladas, según la FELCN.

En Marruecos se ha descubierto que esta planta crece en unas 134.000 hectáreas, mientras que en Afganistán se destinaron en unas 70 mil hectáreas.

Cáceres informó que la JIFE destacó el nivel de incautación de marihuana.

La FELCN reforzará el combate al alucinógeno

fuerza especialEl director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), coronel Félix Molina, informó que intensificarán labores para identificar y destruir plantaciones de marihuana.

“Sin descuidar el combate a la cocaína, pondremos especial énfasis en la lucha contra la marihuana”, afirmó el jefe policial.

Bolivia fue ubicado, por los niveles de destrucción, en el tercer lugar de países productores de esta droga.

En los valles de Cochabamba y La Paz se cultiva esta planta que, después de ser cosechada, es secada para su comercialización.

Fuente Larazon

por -
4 1.167 vistas

BANDERA BOLIVIA REVES ERBOLEsa bandera no es la nuestra.

¿O de qué otra forma podemos explicar que la Policía haya izado una bandera tricolor verde, amarillo y roja en su propio retén? Sí, ocurrió en el Distrito Policial Nº 2 Modulo Vino Tinto, en la ciudad de La Paz.

Las malas lenguas dicen que dos paquitos de ojos achinaditos (y no precisamente por sus rasgos aymaras) decidieron aplaudir los pasos que tomó la justicia en Argentina, donde se legalizó el uso de la marihuana, yerba, bayer, pasto, María Juana, yerba-buena, canabis, mota, porro, Mery Jane, toke o canuto.

Por tal motivo, decidieron levantar la bandera de la cultura reggae y, por ende, también de la rastafari, cuyos colores son inversos a nuestra bandera boliviana. En síntesis es una bienvenida para echarle un jalecito. Desde LMP los apoyamos, porque es mil veces mejor que andar en el Bosquecillo de Pura Pura, como algunos malos efectivos de la Unidad de Polivalentes, quienes con sus celulares filmaban improvisados cortos XXX con las parejitas que iban por esos parajes solitarios para descartucharse.

¡¡Bien por nuestra cana!!, nuestra canabis.

Fuente Lamalapalabra

por -
0 175 vistas
exterior cannabis

El Estado, según la llamada Nueva Constitución Política del Estado, protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social, que en su estado natural no es estupefaciente y su revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirán de acuerdo a ley.

Siguiendo el ejemplo multicultural, Jamaica debería constitucionalizar la marihuana, como muchos países asiáticos el opio. Así se convierten como Bolivia en un Estado cocalero y así cada país puede tener un arbusto jurídico-simbólico cultural.

Pero fuera de lo anterior, la cuestión se presenta mucho más compleja. Morales anunció en el trópico cochabambino la legalización del cultivo de la hoja de coca y la necesidad de apoyo para obtener más de dos tercios para viabilizar las reformas legales en la futura Asamblea Plurinacional legislativa. Como vemos, una ley suplantará la actual Ley 1008 para reglamentar la cuestión cocalera.

Así, los cocaleros chapareños son la nueva clase privilegiada del país. Incluso entre los mismos cocaleros bolivianos existe discriminación que favorece solamente a los chapareños. Por ejemplo, los cupos destinados a la venta son de diez taques para los productores de La Paz y cinco para los del departamento de Cochabamba. El taque, que consta de 50 libras, es la unidad de venta en el mercado de Villa Fátima, en La Paz, en tanto que en Sacaba la medida mínima es el “paquete” de 100 libras. Por este hecho, los productores de coca de los Yungas paceños se sienten discriminados en virtud del trato preferencial que se da a los productores del trópico cochabambino, dice una nota del matutino La Prensa titulada: “Gobierno revela contrabando de hoja de coca a la Argentina” de 11 de octubre del presente año.

Recordemos que la coca yungueña tiene realmente un contenido de identidad cultural y la hoja del Chapare es ilegal, según la Ley 1008, pero Morales pretende autorizar y legalizar la producción de 30.000 hectáreas de cocales del Chapare.

La coca se vende en mercados populares, en pulperías mineras, y ahora se exporta a la Argentina. Sabemos que la coca que sirve para “acullicar” (consumir) es la que proviene de los Yungas de La Paz, y no así la del Chapare, que tiende a tener un sabor picante, no apto para el consumo tradicional.

Asimismo, sabemos que la legalización del cultivo de 30.000 hectáreas de coca no justifica el consumo tradicional, ya que el excedente está destinado al narcotráfico. Pero la cocacracia hace oídos sordos ante este aspecto.

Este asunto tan serio involucra a toda la humanidad, ya que desde los consumidores hasta los productores conviven con un vicio que produce serios efectos en la salud como en las relaciones sociales de millones de personas que son adictas.

El negocio lucrativo del narcotráfico juega con autoridades como si lo hiciera con peones en un tablero de ajedrez. Así, por la prohibición de la droga, ésta ha llegado a elevarse y superar los precios de cualquier producto de primera necesidad o de otros vicios.

Es un hecho que la prohibición eleva el precio de las sustancias narcóticas, y esto repercute en la economía y comportamiento de los productores (que buscan privilegios de parte del Estado), de los comerciantes (que recurren a medios criminales para el transporte y la venta) y los adictos (que necesitan de recurso para la compra).

David Friedman se cuestionaba: ¿La prohibición de las drogas aumenta o disminuye el crimen? Y decía que tenemos que suponer que un adicto cometerá una serie de crímenes para conseguir su vicio. La demanda de drogas es inelástica, eso significa que aumentos fuertes en su precio causarán reducciones pequeñas en su demanda. Por consiguiente, es lógico pensar que con una demanda inelástica de drogas y la consiguiente prohibición de drogas, se producirá más violencia en la sociedad ya que el adicto cometerá una serie de crímenes para financiarse en cuanto suba el precio de la sustancia. Si el precio de la droga es alto, se debe a que está prohibida; también debemos considerar que la principal causa de mortalidad en los consumidores se debe a la baja calidad de la droga, droga barata, muy común dentro de los mercados ilegales. Los pobres nuevamente son los más afectados.

Seguir leyendo Lostiempos

por -
3 790 vistas


Por José Brechner

…es preferible la despenalización de todas las drogas, para consumo personal, teniendo estricto control y supervisión sobre su venta y distribución, ofreciendo apoyo psicológico y médico a sus dependientes, a que éstas sigan siendo manejadas por las mafias

“Si los adultos desean tomar chances con la marihuana, es su problema” -Ronald Reagan
Siguiendo parcialmente los pasos de México, que en agosto pasado despenalizó el uso en pequeñas cantidades de marihuana, cocaína, heroína, éxtasis y metanfetamina, la Argentina despenalizó la posesión de marihuana para uso personal. Otros países que están considerando hacer lo mismo son Brasil y Colombia.

La ley argentina contiene vacíos sujetos a interpretación subjetiva, porque no especifica cuál es la cantidad considerada aceptable para consumo individual. No se permite su utilización si afecta a terceras personas, pero no aclara si éstas deben estar en lugares públicos, y no habla del derecho al cultivo para uso privado, entre otras falencias.

Si no se contempla esos aspectos, la medida queda en un espacio confuso, dejando demasiado margen de elucidación para definir qué es permisible o no.

Si se quiere evitar el tráfico ilegal de marihuana, que es el verdadero problema detrás de la planta, ya que el consumo de cannabis nunca mató a nadie, debe autorizarse su cultivo sin fines de lucro. De lo contrario, las mafias seguirán controlando su mercantilización, al tiempo que ofertan otras sustancias indiscutiblemente peligrosas.

La marihuana que se comercializa en Argentina, Brasil y Uruguay, proviene del Paraguay. Es de pésima calidad, viene prensada en ladrillos, con hojas, ramas y semillas incluidas. Los campesinos, por ignorancia, y para obtener mayores ganancias, mezclan plantas de distintas especies, hembras con machos, sanas y podridas, que producen efectos atípicos, sin importarles si contienen hongos, bichos o cualquier organismo perjudicial a la salud. Sus compradores obviamente no pueden quejarse a los proveedores ni pretender obtener algo mejor.

En Estados Unidos la marihuana ha sido despenalizada en 13 estados,  y es legal para usos médicos en California, donde se vende al público en los “Green Bars” (Bares Verdes), que se están expandiendo.

En esos locales se puede obtener más de 300 variedades diferentes de cannabis, que ha sido cultivada por agrónomos expertos, logrando productos de alta calidad, con características psicodélicas propias a su especie.

La marihuana es una flor inofensiva que no causa complicaciones, si no hay que ejecutar actividades que requieren de responsabilidad y concentración mental.

Se elimina del organismo en cinco días, sin síndrome de abstinencia. Caso muy diferente al de la cocaína, heroína y las anfetaminas que no se desprenden con facilidad del cerebro adicto.

En Bolivia, la cocaína sigue siendo la fuente de ingresos ilegales más grande y rentable. Existen poblaciones enteras que se dedican a su elaboración y tráfico, en complicidad con el gobierno de Evo Morales.

Su permisividad ha dado lugar a la apertura de tugurios donde se vende abiertamente, en forma de clorhidrato, para aspirar por la nariz, o de sulfato, para fumar, conocido como “crack”, que es más tóxico y adictivo, causando secuelas físicas y mentales devastadoras. Sus dependientes son capaces de cualquier cosa para obtenerlo.

No se debe colocar en el mismo saco a las sustancias psicotrópicas naturales con las fabricadas en laboratorios, porque sus efectos psicofísicos y derivaciones sociales son completamente distintos. Una cosa es la marihuana, los hongos mágicos, la ayahuasca, el peyote y otras plantas que ayudan a la expansión de la conciencia y la elevación espiritual, que la cocaína, heroína y las drogas de diseñador que hunden en la oscuridad y el vicio.

No obstante, es preferible la despenalización de todas las drogas, para consumo personal, teniendo estricto control y supervisión sobre su venta y distribución, ofreciendo apoyo psicológico y médico a sus dependientes, a que éstas sigan siendo manejadas por las mafias.

En México los violentos cárteles de la droga obtienen 30.000 millones de dólares anuales por la venta de narcóticos a los Estados Unidos, y 5.000 millones por comercializarlos en su país. Los gobiernos de las naciones bolivarianas, las FARC, los terroristas islámicos, y la economía negra, se sustentan con el tráfico de las drogas ilegales.

Fuente Lostiempos

por -
3 5.236 vistas

La marihuana, la cocaína y la base de cocaína son las tres drogas ilegales que más se consumen en Bolivia, siendo la de mayor ascenso la primera por su costo y fácil accesibilidad en el mercado.
El estudio titulado “El uso indebido de drogas en estudiantes universitarios de Bolivia”, revela que la marihuana tiene mayor prevalencia de consumo en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Tarija y El Alto y en un menor porcentaje en Sucre, Santa Cruz, Trinidad y Cobija.
También que en el país se consumen, aunque en menor cantidad, los medicamentos estimulantes y tranquilizantes, los cuales tienen mayor prevalencia de consumo en Sucre, Oruro, Potosí, Santa Cruz, Cochabamba y el Alto.

Según la responsable de Salud Mental, Prevención y Rehabilitación de Drogodependientes del Servicio Departamental de Salud, Sedes, Tatiana Salinas, la marihuana se ha convertido, en los últimos cinco años, en la droga más consumida, particularmente en jóvenes, quienes acceden al producto pagando mínimamente diez bolivianos.

“Los mercados de drogas ilegales en Bolivia”, otro estudio realizado por el Centro Latinoamericano de Investigación Científica, Celin-Bolivia, revela que la marihuana tiene diferentes costos, dependiendo la calidad y la cantidad. Un sobre de diez bolivianos se llama “diego”, derivado de (10 gramos). La que tiene un costo de 20 bolivianos se llama “ventón” o “levez”, también “brete” (caja de fósforo). Asimismo, revela que la de 100 bolivianos se llama “gamba”. El “pedazo” es el equivalente a 150 ó 200 bolivianos, dependiendo de la calidad.

“Si es ‘pepuda’ o sea que tiene mucha pepa disminuye la calidad, en cambio puro ‘cogollito’ (no hojas desmenuzadas) es mejor”, dice el documento de investigación al agregar que las variedades más comercializadas son el “punto rojo” y “golden Tiquipaya”.

Los productores de la marihuana venden el kilo entre 120 a 150 bolivianos, que equivale a una bolsa de nylon negra. A su vez los distribuidores llegan a comercializar la misma en 300 bolivianos, con una ganancia de 150 bolivianos.

“Cuando se realiza mayor control, el precio sube, muchas veces el comercializador empieza invitando y luego comienza la venta. También sube de precio en época de lluvias, porque es más difícil hacer secar y tienen que utilizar un horno”, agrega el documento.
Salinas, por su lado, asegura que no existe un estudio que determine exactamente cuántas personas y entre qué edades son las mayores consumidoras, no sólo de la marihuana, sino de otras drogas ilícitas que hay en el mercado boliviano.
Sin embargo, estudios realizados a diferentes sectores, muestran que el consumo de la marihuana es el que predomina, seguido del clorhidrato de cocaína y base de cocaína.

Consumo

El estudio “Uso indebido de drogas en universitarios de Bolivia”, es el que se aproxima a la realidad del nivel de consumo de drogas ilícitas en el país.
En ese marco, se muestra, por ejemplo, que en La Paz el consumo de prevalencia por mes de marihuana alcanza al 4.1 de cada cien universitarios, mientras que por prevalencia por año llega a 6.6 y por vida (vale decir alguna vez) a 16.5 personas por cada cien.
En el caso del clorhidrato de cocaína, la cifra es menor. Por ejemplo, por vida apenas alcanza a 2.5 por cada cien universitarios encuestados por el Celin.
A diferencia de la anterior, el consumo de base de cocaína en La Paz, sube a 3.
Cochabamba es otro de los departamentos donde existe considerable cantidad de consumo de marihuana. Por ejemplo, la prevalencia por vida es 14,7 por cada cien universitarios, cifra altísima si se compara con la cocaína que llega a 2 y la base de cocaína que alcanza a 3.
En el estudio, llama la atención Sucre, ciudad que por los datos, es donde más universitarios consumen marihuana. El índice de prevalencia de vida es de 17.3 por cada cien. Sin embargo, las cifras de consumo de cocaína y base de cocaína son menores comparados con La Paz y Cochabamba.
En Oruro y Tarija el índice de consumo alcanza a 13.8 y 14 por cada cien universitarios respectivamente.
En el caso de Santa Cruz, la marihuana no muestra un mayor consumo que en el resto de los departamentos. Por ejemplo, por prevalencia de vida alcanza a 7.6, cifra muy similar a la de Trinidad y Cobija. Lo que llama la atención, en la capital oriental es el consumo de clorhidrato de cocaína que llega a 3.5 y base de cocaína a 3.
Otro hecho llamativo es el que ocurre en Potosí. De acuerdo a los estudios, la prevalencia de consumo de marihuana llega al 14.7, mientras de cocaína 3.5 y base de cocaína 4.8, cifras relativamente altas, sobre todo de las dos últimas drogas, respecto al resto de los departamentos.

Fuente Opinion