Etiquetas Posts etiquetados con "Caracoles y babosas"

Etiqueta: Caracoles y babosas

por -
0 894 vistas
Foto Percy Cultivador

Las babosas puede ser devastadoras para el jardín de cannabis, especialmente cuando las plantas son jóvenes y tiernas. Son una amenaza muy peligrosa para el cultivo de exterior e invernaderos, y en las regiones frías y húmedas donde atacan por la noche.

Las babosas ponen sus huevos en el suelo y en lugares frescos y oscuros. Las jovenes babosas son muy voraces surgen durante la noche y devoran casi cualquier cosa verde a la vista. Luego se esconden lejos en la oscuridad, escondrijos frescos qye durante el díaconservan la humedad.

Una vez que las plantas de cannabis se endurecen y sus tallos son más leñosos, ya te sitúas en la zona de seguridad con respecto a estos moluscos gasterópodos terrestres sin caparazón .

Vegetarianas

Las babosas no son muy exigentes con la vegetación que comen, lo que significa que hay que estar en guardia. Las jóvenes babosas bebé parecen comer más que las adultas y, por desgracia, no les atraen las trampas de cebo tanto como a las grandes.

En cuanto a comer la planta de cannabis se centran en las hojas pero pueden incluso pueden ir a por las flores.

Son más activas después de la lluvia, gracias a la humedad de la tierra. Así que presta atención al jardín después de las lluvias, mientras las plantas estén en crecimiento vegetativo.

Son hermafroditas, por lo que cualquiera puede reproducirse. Ponen hasta 30 huevos cada una, por eso es importante destruir todas las babosas que se encuentren en o cerca de su jardín.

Hay muchos venenos disponibles en el mercado, pero éstos deben ser evitados en el propio sustrato, ya que impregnará el suelo y permanecer allí mucho más allá de la duración del cultivo. No es el tipo de cosas que gustaría estar consumiendo con la hierba.

Las babosas tienen depredadores naturales; ranas y sapos que son los más propensos a vivir en o cerca del jardín. Un gran sapo de guardian es una buena idea para tener en el jardín.

Conocer al enemigo

GSWSon un verdadero dolor de cabeza para deshacerse de ellas y pueden matar a las plantas en una sola sesión, por lo que un ataque sorpresa de un grupo puede ser desastroso. Se necesita una estrategia defensiva y ofensiva para vencer estos bichos viscosos. Es muy útil conocer las debilidades del enemigo para poder golpearles donde más duele.

Como sabemos, les gusta esconderse durante el día. Lo primero que se debe hacer es asegurarse de que hay pocos lugares donde ellas puedan pasar el rato. Eliminar todo lo que haya en el jardín que no sea esencial para el crecimiento. Cuanto menos desorden exista en el espacio del crecimiento, menos lugares tendrán las babosas para esconderse.

Jorge Cervantes, en su libro cannabis enciclopedia , sugiere hacer un “hotel para ellas” para comprobar cada día y matar a sus moradores babosas. Es posible que te duela por matarlas, pero si tienes la mala suerte de ver lo que hacen a las plantas, sin ninguna duda, se disfrutará con la venganza o actuando de manera preventiva.

Las babosas son en su mayoría agua, de manera que con un suave roce de zapato en una superficie rugosa bastará.

Zona sensible de una babosa

El siguiente paso sería asegurarse de que no llegan a las plantas en absoluto. Las babosas tienen un lado sensible. De hecho, es la parte suave inferior que podemos utilizar en nuestro beneficio.

En la arena afilada o grava es algo por donde no se deslizarán. Hacer una barrera de 2-3 pulgadas (5-10 cm) de arena afilada o grava alrededor de las plantas. Hacer una capa debajo y alrededor de las plantas que son susceptibles al ataque. La teoría es que al hacer una barrera no puedan cruzar.

bolas de babosa

La perlita también las detiene, añadir una capa de perlita por encima de la superficie del sustrato como una barrera doble también funciona.

La respuesta de la babosa a la perlita es defensiva; segregan una mucosidad viscosa y ruedan en una bola. Esto puede funcionar cuando se enfrentan a algunos depredadores, pero en esta perlita la sustancia pegajosa que sale de nuestra adversaria viscosa en como una salmuera, sabe que es nuestra enemiga.

Otra medida que se puede tomar es poner un domo de propagación por encima de la planta. Deja esta encendida hasta que estés seguro de que es lo suficientemente fuerte como para resistir un ataque de babosas entrantes. Un campana como esa tiene otros beneficios aparte de la simple protección a las plantas de las plagas bebé. Al aire libre o en invernaderos, se mantendrá alta humedad y la temperatura reducirá los golpes animando a la planta a erradicarlas más rápido.

Un pub babosa

pub-babosas-trampa
Trampa pub babosas

Los pasos anteriores deben ayudar a proteger las plantas contra las hambrientas babosas jóvenes y más pequeños. Para las adultos mayores, se puede coger en trampas de babosas. Un método popular es hacer un “pub babosa”.

Poner un plato poco profundo de cerveza donde se sabe que las babosas están al acecho. Los rastreadores de merodeadores nocturnos no pueden resistir el olor de una buena cerveza.
Después de un sorbo se caen en el pub o trampa mortal y se ahogan en la cerveza. Un final apropiado para aquellos empeñados en destruir el jardín de cannabis. Y un claro recordatorio de la pendiente resbaladiza de abuso de alcohol.

Visión nocturna

Una última táctica, si apetece pasar un rato en el jardín o el invernadero durante la noche, puede ser la emboscada en la oscuridad o en el manto de la oscuridad con una linterna y recogerlas, ya que serpentean alrededor de la planta de cannabis. A continuación puedes destruirlas con tu método preferido, el pisotón o aplastamiento nunca falla.

por -
0 5.767 vistas

descarga (9)Por Miguel Gimeno.- Las plagas deben entenderse desde el punto de vista productivo: considerar plaga a un ataque que disminuya considerablemente la producción de nuestra cosecha (cogollos). Así podríamos considerar los efectos producidos por el ataque de ciertos insectos como meras secuelas estéticas, ya que no disminuyen la producción, como es el caso de las moscas blancas y minadores; sin embargo otras como las larvas de lepidópteros (gusanos del cogollo) sí hay que considerarlas como plagas, pues su ataca directamente a los cogollos. A continuación voy a enumerar los insectos más comunes que atacan al cannabis y remedios para controlarlos a base de preparados, y con la ayuda de fauna y microorganismos auxiliares:

“Caracoles y babosas”:

Controlar plantas en primeros estadios, conveniente realizar semilleros protegidos. Espolvorear un círculo de ceniza, serrín muy seco o polvo de diatomeas alrededor del plantel, que iremos reponiendo a medida que vayan humedeciéndose, también podemos hacer una pequeña vaya con láminas de cobre.

Colocar en montones de leña, ribazos y zonas húmedas del jardín, tejas boca abajo, cartones, plásticos opacos, etc., que les servirán de cobijo, luego sólo tendremos que limitarnos a ir recolectándolos. Enterrar a ras de suelo un cuenco con cerveza desgasificada, agua y levadura, donde perecerán ahogados. Los patos son cazadores natos de caracoles y no atacan a nuestro cultivo. La infusión de cafeto (café) parece tener también cierto efecto antilimaco.

En casos extremos utilizaremos cebos antilimacos comerciales a base de metaldehído (alcohol extraído de ciertas maderas), colocaremos el cebo en cuencos bajo tejas o cartones.

Los Lanpáridos son insectos que se alimentan de caracoles, pero los patos son mejores controlando los caracoles.

“Nematodos”:

Los nematodos son pequeños gusanos microscópicos que viven en suelo, las especies fitófagas parasitan a las plantas por sus raíces provocándoles atrofias que impiden el desarrollo correcto de las mismas, llegando a provocarle la muerte en casos extremos. En suelos donde se practica agricultura ecológica es muy extraño ver un ataque serio de nematodos, la rotación y asociación de cultivos juega un papel muy importante en su control.

Tratando con productos biocidas lo más que conseguimos es exterminar la vida del suelo y reducir algo la población de nematodos, ya que éstos ante condiciones adversas bajan a perfiles más profundos del suelo donde no actúan los productos fitosanitarios y se enquistan, permaneciendo en estado latente hasta que las condiciones les son favorables.

Podemos intercalar en los cultivos tagetes, como método preventivo y combativo a la vez, ya que tienen cierto efecto nematicida, así como utilizar tortas de neem mezcladas en el sustrato.

Existen diversos microorganismos que son patógenos para los nematodos. Tales son los casos de los hongos Arthrobotrys oligospora, Nematophtora gyophila y Verticillium spp

“El pulgón”:

Los pulgones o áfidos, del orden homópteros, son pequeños insectos que se alimentan de la savia de las plantas. Se reproducen de dos formas: partenogénesis y sexualmente. Las hembras tienen un elevado índice de fecundidad, y su desarrollo se completa con mucha rapidez. Existen formas aladas, ápteras y braquípteras, que los hacen tener un elevado potencial biótico.

Tiene un largo pico chupador con el que succiona la savia de los brotes más jóvenes, provocando la desfoliación sucesiva de las plantas, pudiendo transmitir algún tipo de virosis por su condición de vector. Las plantas alimentadas químicamente son más de su agrado, y aun más aquellas sobrefertilizadas con nitrógeno; también aquellas que sufrieron parones vegetativos debido a la mala gestión del riego, así como las más débiles.

El primer recurso son nuestros dedos, con ellos podemos reducir un intento de invasión, pero deberemos hallar la causa y poner solución, pues de lo contrario seguimos estando expuestos a futuros ataques. En caso de que la invasión llegue a alcanzar la consideración de plaga debemos actuar semanalmente con un producto fitosanitario ecológico combativo, sea el caso de piretrina natural, rotenona, neem,…

Los insectos predadores más significantes de cuyas dietas pueden formar parte los pulgones son Aphidius ervi, Aphidius Matricariae, Aphidius Colemani, Lysiphlebus Testaceipes, Praon Volucre, *Coccinella Septempunctata, Aphidoletes aphidimyza, Orius, Chrysopa carnea, Chrysopa Septempunctata y Chrysopa Flavifrons, entre otros muchos. Como microorganismos patógenos cabe destacar los hongos Entomophtora spp. y Verticillium lecanii.

“La araña roja”:

marihuana-con-telas-de-araña-rojaLa araña roja forma parte del grupo de los ácaros. Se reproducen tanto de forma sexual como por partenogénesis, que puede ser arrenotiquia (machos a partir de huevos no fecundados) o telitoquia (producción de hembras), por lo que también tiene un elevado potencial biótico.

Forman grandes colonias en el envés de las hojas de las plantas, en algunos casos tejen complejas telarañas que llegan a cubrir incluso los cogollos. Su ataque se manifiesta en las hojas, provocando diminutas manchitas blancas que llegan a cubrir las hojas por completo, dando un aspecto difuminado. Luego las hojas van amarilleando y cayendo sucesivamente. La causa suele ser una mala gestión del riego. Hay que evitar que el substrato se reseque del todo, evitando continuos shocks y alargando la vida del substrato. Es recomendable pulverizar la parte aérea de las plantas para mantener equilibrado el nivel hídrico foliar excepto durante la floración, ya que una elevada humedad puede causar botritys.

Mantendremos un control igual que con los pulgones.

Como microorganismos que atacan a la araña roja cabe destacar los hongos Entomophtoraspp. e Hirsutella sp. Los predadores más comunes de la araña roja citaremos a las siguientes especies: Phytoseiulus persimilis, Euseius stipulatus, Amblyseius californicus, Amblyseius

barkeri, Amblyseius andersoni, Orius, Chrysopa carnea, Chrysopa Septempunctata y Chrysopa Flavifrons.

“Trips”:

Los trips son insectos del orden pterigotas, de color blanco o gris, cabeza cuadrángular dotada de un aparato bucal picador-chupador, su abdomen es alargado y tienen alas estrechas y membranosas.

La presencia de trips se delata por la multitud de manchas que deja sobre la hoja al absorber la sabia con su aparato bucal, estas manchas son pequeñas y de color plateado, pudiendo observarse también pequeñas manchas negras que son sus heces fecales.

En cultivos de exterior es bastante raro encontrarse con un ataque serio de trips si el manejo del cultivo ha sido correcto. Las condiciones para su desarrollo prácticamente son las mismas que la araña roja, así que debes tomar las mismas precauciones preventivas y, en su caso, combativas.

Buenos predadores de Trips son los Orius (O. insidiosus, O. laevigatus y O. majusculus), Amblyseius barkeri, Amblyseius cucumeris, Amblyseius degenerans,

“Cochinillas (cóccidos)”:

Las cochinillas son insectos que normalmente se hallan protegidos por un caparazón

(algunas especies en lugar de caparazón están recubiertas por un tegumento en forma de falso caparazón, y otras tienen una protección céreo-algodonosa), y se alimentan chupando savia de los tallos y hojas de las plantas.

Los ataques de cochinillas son casi siempre estéticos, los daños en la producción son imperceptibles excepto en situaciones críticas.

Las colonias de cochinillas se dan porque éstas están siendo pastoreadas por hormigas, que las protegen de posibles predadores a cambio de la melaza que segregan. Poniendo cintas adhesivas contra las hormigas en las macetas o tallos, te habrás curado en salud.

Como las colonias no son muy numerosas no hay motivos para no quitarlos a mano. Muchos cannabicultores las quitan con un algodón empapado en una disolución hidroalcohólica.

Los controladores de la naturaleza de las cochinillas más comunes en ataques a cannabis son la Encarsia Formosa y especies de Leptomastix las cochinillas en general, y luego las especies selectivas como Cryptochaetum Iceryae y Rodolia (Novius) cardinalis que se alimentan de la Cochinilla Acanalada (ó Icerya Puchasi), y el Criptolaemus montrouzieri de la cochinilla harinosa.

“Mosca blanca”:

Es un aleuródido polífago, pequeño homóptero de cuerpo amarillo y alas recubiertas por una cerosidad blanca, de la que recibe el nombre. Sus rápidos crecimiento y reproducción (cerca de 10 generaciones anuales) la hacen temerosa en cultivos de invernadero. Se alimenta de las plantas succionando la savia de las hojas, las cuales en caso de un fuerte ataque amarillean en forma de clorosis general, llegando a secarse y caer. En cultivos atacados por mosca solo tenemos que mover las plantas para que salgan revoloteando cientos de pequeñas moscas.

Hay que prestar mayor atención a los pequeños plantones, ya que en ejemplares adultos de marihuana no se observan ataques lo suficientemente dañinos como para mermar la producción de cogollos, excepto en individuos de precaria salud.

Podemos colocar botellas de agua con pequeños orificios que les permitan la entrada, rellenos de agua con vino dulce o azúcar junto con un poco piretrina. También podemos colocar bandas cromáticas adhesivas contra dípteros. Como método combativo haremos una disolución de jabón de potasa en agua destilada o de lluvia (1% de jabón).

La mosca blanca puede ser controlada con los siguientes predadores: además de lagartijas, salamanquesas y arañas comune, también por los insectos Encarsia Formosa y Diglyphus Isaea. Otro control lo establecen los hongos que atacan a las moscas como Coleomyces spp., Cordyceps spp., Leptolegnia sp y Verticillium spp.

“Minador”:

images (84)Los minadores foliares son las larvas de pequeños lepidópteros (mariposas). Estas pequeñas orugas abren galerías (minas) en el limbo de las hojas, alimentándose del parénquima.

Las minas se pueden observar a simple vista sobre las hojas, pero éstas a pesar de ser atacadas no mueren a menos que el ataque haya sido serio. De todas formas en agricultura ecológica se considera al minador como un daño estético que no disminuye la producción, excepto en pequeños plantones. He visto plantas de marihuana a las que no les quedaba prácticamente ni una hoja que no estuviera colonizada por el minador, sus cogollos eran tan grandes, aromáticos y sabrosos como otras plantas que apenas tenían un par de hojas tocadas por minador.

Ante el minador recomiendo no actuar ni tomar medida alguna ya que no disminuye la producción y calidad de la hierba resultante.

Buenos controladores del minador lo son Diglyphus Isaea y Dacnusa Sibirica.

“Saltamontes”:

Los saltamontes se alimentan del tejido vegetal de las plantas, sobre todo hojas. Sus daños no llegan a ser considerables excepto en casos extremos. Nuestras manos serán el único utensilio a utilizar. Las Mantis Religiosas son grandes predadores de insectos que también actúan efectivamente contra los saltamontes.

“Chinches”:

Los chinches son heterópteros que ocasionan daños a diversas familias de plantas cultivadas. Sus tamaños y colores son diversos dependiendo de la especie, pero la naturaleza de los daños que ocasionan es común a todos, ya que todas las especies de chinches se alimentan de los jugos del floema, los cuales los extraen con su pico articulado, manifestándose por medio de pequeños puntos necrosados en las hojas. En la marihuana no he visto poblaciones numerosas como para ocasionar daños considerables, por lo que también podríamos hablar de plaga estética si no fuera porque son vectores de enfermedades. No todas las especies son fitófagas, algunas, como la Pyrrhocoris aptrus, son omnívoras, por lo que se pueden hallar unas veces como plagas y otras como fauna auxiliar, al alimentarse de orugas y otros insectos.

Realizaremos tratamientos con insecticidas naturales sólo si el control manual es insuficiente para controlarlos.

“Oruga desfoliadora y Oruga del cogollo”:

Si hay alguna plaga a la que todos los años vemos mermar nuestra cosecha esa es la plaga del gusano del cogollo, larva del lepidóptero (mariposa) llamado “SPODOPTERA EXIGUA”.

Esta oruga es polífaga, es decir, se alimenta de varias especies vegetales, lo cual es favorable para disminuir considerablemente el riesgo de padecer un fuerte ataque. Los casos más graves se dan en cultivos químicos. Los daños en la marihuana se dan en las flores hembras, pero no se comen los cogollos sino que muerde los tallos de los cogollos para succionar savia. Una vez ha terminado la oruga de alimentarse, la parte de cogollo que ha tocado queda como si lo hubieran cortado, se pueden ver los mordiscos en los tallos, y es por ello por lo que comienza a secarse. Los cogollos muertos son un riesgo y foco de posibles botritis.

Dado que las plantas están en floración no debeis utilizar productos fitosanitarios que contengan disolventes orgánicos, ya que puede disolver parte de los cannabinoides. Existe una bacteria que sólo infecta a las larvas de mariposa, su nombre es “Bacillus Thuringiensis Kurstaki”. Esta bacteria se encarga de sintetizar una proteína que destruye la pared intestinal de las orugas y no es tóxica para el ser humano, sólo ataca a larvas de ciertos lepidópteros. Es conveniente hacer un segundo tratamiento una semana después de haber realizado el primero. Se debe aplicar como máximo hasta que falten cerca de veinte días para cosechar, pasado este tiempo se debe evitar realizar tratamientos a las plantas. El bacilo no se puede utilizar como preventivo, sólo como combativo. Para aumentar su efectividad también se puede utilizar combinado con aceite de neem ó piretrina natural.

Dentro de los microorganismos patógenos para larvas de mariposas encontramos a los Hongos: Cordyceps spp. y Metarhizium sp., los virus Pseudoplusia NPV, Spodoptera NPV y Trichoplusia ni NPV, y la citada bacteria Bacillus Thuringiensis variedad Kurstaki y variedad Galleriae. Como insectos auxiliares que controlan su población cabe destacar Trichogramma aidis, Trichogramma Evanescens, y Pales pavida.

Plantas protectoras:

77211a_house-plant-eating-a-larnikin-petpetpet_flytrap-Albahaca: repele los insectos en general. Muy utilizada contra el pulgón.

-Ajedrea: se utiliza con cebos contra ratas y ratones.

-Ajenjo: repele la altisas y polillas.

-Ajo: presenta cierto efecto repelente contra agentes criptogámicos.

-Artemisa Abrotano: ahuyenta las polillas.

-Beleño: las hojas de beleño, maceradas en vinagre unos días, se utilizan como método combativo general.

-Berro: evita el ataque de pulgón lanígero.

-Capuchina: repele a la mosca blanca y a diversos insectos, presenta cierta propiedad antibiótica.

-Cebolla: sembradas alrededor de las plantas protegerá de un ataque de conejos.

-Hisopo: repele a los insectos, también se utiliza en infusión contra daños causados por bacterias.

-Lavanda: repele a las hormigas.

-Lechetreznas: protege de los insectos en general.

-Menta: repele a las hormigas, roedores y altisas.

-Mostaza blanca: las semillas pulverizadas se usan contra el oídio.

-Roble, encina, carrasca, alcornoque y quejigo: acolchar el suelo con sus hojas y corteza protege de noctuidos, babosas y larvas de gorgojos.

-Ruda común: protege de las moscas.

-Tagetes: ahuyenta a los insectos en general, en especial a la mosca blanca y a los nematodos, éstos últimos debido a las sustancias que segregan sus raíces.

-Tanaceto: contra hormigas, moscas y polillas.

Plantas anfitrionas de fauna auxiliar:

-Amaranto: escarabajos de tierra.

-Anís: avispas benéficas.

-Diente de león: avispas benéficas.

-Hiedra: avispas benéficas.

-Hinojo: avispas benéficas.

miguel-Hisopo: avispas benéficas.

-Menta: avispas benéficas.

-Mostaza: diversos parásitos.

-Ortiga: muchos insectos benéficos.

-Trébol: escarabajos de tierra y parásitos de pulgones.

NOTA: Algunos insectos y microorganismos auxiliares en el control de insectos patógenos del cannabis son comercializados o pueden conseguirse a través de los insectarios que las diferentes comunidades autónomas ponen a disposición de los agricultores.

 Por Miguel Gimeno