LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "cerebro"

cerebro

0 640 vistas

Un estudio publicado en el “Daily Addiction ” mostró que el consumo de cannabis no está asociado con ningún cambio en la materia gris del cerebro , que es responsable del control muscular, la percepción, el lenguaje y las emociones.

“No se observaron asociaciones entre las medidas estructurales y el consumo de cannabis durante 30 días en adultos o adolescentes”

“El consumo de alcohol está asociado con el cambio de volumen y la integridad de la materia gris del cerebro.”

Investigadores de la Universidad de Colorado estudiaron a través de una neuroimagen cerebral de los adolescentes y adultos que consumían alcohol y marihuana durante 30 días. En el cerebro de los sujetos que consumían alcohol se observaron cambios significativos en el cerebro, pero no se observaron ningún cambio visible en el cerebro de los fumadores de cannabis.

Las conclusiones fueron prometedoras para los consumidores de cannabis, pero no para los consumidores de alcohol

“El consumo de alcohol se asocia con un menor número de materia gris materia blanca de la población adulta y un menor número de materia gris entre los adolescentes. No hubo cambios estructurales en relación después del período de 30 días de consumo de marihuana entre adolescentes y adultos “.

Estos no son nuevos descubrimientos. Estudios anteriores también indican, que no se observaron diferencias significativas entre los cerebros de los consumidores de cannabis y en los de los no usuarios.

Mientras que el consumo de alcohol causa daños en el cerebro de los jóvenes y adultos, los consumidores de marihuana pueden estar más seguros.

The Journal of Neuroscience, también mostró que el consumo de marihuana no conduce a cambios adversos en la estructura del cerebro. British Medical Journal, dio un paso más y se encontró que incluso el consumo moderado de alcohol tiene un efecto negativo en el cerebro, y una de las consecuencias puede ser la atrofia del hipocampo, que es su desaparición, lo que puede ser una causa de la depresión.

El hipocampo es una parte del cerebro responsable de la memoria y el aprendizaje, así como la parte del cerebro que afecta la enfermedad de Alzheimer. Vale la pena tener en cuenta que cada trago de alcohol en sus diferentes formas es un pequeño paso hacia la demencia.

1 3.614 vistas

Hace mucho tiempo, los científicos han desacreditado el mito de que el consumo de marihuana mata las células cerebrales.

Uno de los mitos más populares sobre el cannabis es que usarlo puede matar las células del cerebro y conducir a un daño cerebral.

Esta creencia se remonta a las campañas contra las drogas en los años 70 y 80, cuando se extendió la idea de que la marihuana podría causar daños permanentes en el cerebro.

Pero hoy en día, los médicos y profesionales de la salud saben que esto simplemente no es cierto.

Es sólo las personas que, por desgracia, no están bien formados en él que continúan distribuir ese falso mito”, dice Michael Verbora, MD, médico que prescribe regularmente marihuana medicinal en la clínica de Toronto Cannabinoid Medical Clinic .

Muchos todavía comparan la marihuana con las drogas recreativas como el alcohol y el tabaco , que de hecho han demostrado ser causa de daño cerebral en usuarios a largo plazo. Sin embargo, la marihuana no parece plantear la misma amenaza.

Efectos permanentes en el cerebro

Muchos estudios a lo largo de las décadas han investigado los efectos del uso de la marihuana en el cerebro. En general, estos estudios no han logrado identificar cambios permanentes en el cerebro de los consumidores de marihuana a largo plazo.

“Cada estudio ha mostrado que sóla no mata las células cerebrales”, dice el doctor Perry Solomon, un anestesiólogo retirado y director médico de HelloMD.com .

En el 2003 , investigadores de la Universidad de California, San Diego compilaron los resultados de 15 estudios anteriores sobre la marihuana y la función cognitiva. Después de analizar los resultados de más de 1.000 sujetos de prueba, los investigadores concluyeron que los usuarios de marihuana pueden sufrir pequeñas alteraciones en el aprendizaje y la memoria, pero los efectos fueron sólo temporales.

Del mismo modo, un estudio del 2015 realizado por investigadores de la Universidad de Colorado Boulder observaron en escáneres de imágenes cerebrales de los usuarios de marihuana y los no usuarios. Encontrando que los usuarios de marihuana no sufrieron cambios físicos en las principales áreas del cerebro.

Efectos temporales en el cerebro

Mientras que la investigación demuestra que el uso de la marihuana no conduce al daño permanente del cerebro, hay evidencia de deterioros temporales en los que utilizan la planta.

En concreto, la marihuana se sabe que puede interferir con aspectos específicos de la memoria y el aprendizaje. Sin embargo, este efecto sólo dura un corto período de tiempo.

“Sabemos que el uso temporal de cannabis funciona en áreas del cerebro que están involucradas en la memoria y el aprendizaje … pero es completamente reversible una vez que el medicamento se agota”, explica el Dr. Verbora.

Esto fue demostrado en el 2001 por investigadores de la Universidad de Harvard , que consultaron el rendimiento cognitivo de los consumidores de marihuana antes y después de dejar de fumar.

Se pidió a los participantes que completaran un conjunto de pruebas de inteligencia, atención, aprendizaje y memoria durante un período de abstinencia sostenida. Los resultados mostraron que los usuarios pesados ​​de marihuana obtuvieron resultados significativamente más bajos en las pruebas de memoria durante la primera semana después de dejar de fumar.

Sin embargo, sus resultados volvieron a niveles normales dentro de los 28 días, llevando a los investigadores a concluir que incluso el uso intensivo de marihuana “no produce déficits mentales irreversibles”.

Efectos positivos en el cerebro

Contrariamente a la creencia de que la marihuana es una amenaza para el cerebro de un usuario, hay evidencia significativa de que la marihuana teniene efectos positivos a largo plazo en el cerebro, especialmente cuando se trata de su uso como medicamento.

De hecho, muchos estudios sugieren que los cannabinoides – los compuestos activos de la marihuana – podrían ser útiles en el tratamiento de una variedad de trastornos degenerativos del cerebro, incluyendo la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson .

“El gobierno de Estados Unidos mantiene una patente sobre los efectos antioxidantes y neuroprotectores de los cannabinoides,” dice el Dr. Verbora. “Si usted lee a través de la patente, creen que los cannabinoides en realidad podrían ayudar con el daño cerebral”.

De hecho, los estudios han encontrado que los cannabinoides tienen propiedades antioxidantes y neuroprotectores, lo que sugiere que el cannabis puede y de hecho funciona protegiendo las células del cerebro en lugar de hacerles daño.

Lo que es más, los estudios con modelos de animales también encontraron que compuestos como el THC y el CBD pueden promover la neurogénesis – un proceso que forma nuevas células cerebrales en el cerebro adulto.

Riesgos para los usuarios adolescentes

Si bien esta claro que los usuarios adultos de marihuana no son propensos a sufrir de daño cerebral, los expertos siguen siendo cautelosos acerca de los usuarios adolescentes. Durante la adolescencia, el cerebro todavía está pasando por etapas de desarrollo, haciéndolo más susceptible a los efectos negativos de las drogas.

“Creo que cuando el cerebro se está desarrollando, creciendo y madurando, podría haber efectos por [usar marihuana]”, dice el Dr. Solomon.

Por otro lado, cualquier impacto negativo de la marihuana en el cerebro en desarrollo todavía no se ha cuantificado.

Por ejemplo, en un estudio de referencia publicado en el 2016 , los investigadores de la UCLA y la Universidad de Minnesota analizaron los resultados de dos estudios de gemelos separados, que incluyó datos de más de 3.000 participantes, y no encontraron ninguna relación entre el uso de la marihuana durante la adolescencia y una caída en el coeficiente intelectual .

Los resultados fueron en contraste directo con los hallazgos de un estudio del 2012 por investigadores de Nueva Zelanda que sugerían una relación entre el consumo de marihuana pesada iniciada en la adolescencia y una disminución en el coeficiente intelectual más adelante en la vida.

Riesgos de fumar

Aunque la investigación muestra que el uso de marihuana no mata las células cerebrales, la forma en que la gente consume marihuana puede ponerlos en mayor riesgo.

Fumar es la forma más común de consumir marihuana. Pero los expertos advierten que esto podría ser un problema cuando se trata de mantener su cerebro sano.

“Es el hecho de que cuando se fuma durante períodos temporales de tiempo, su cerebro pierde oxígeno en algunas áreas y, bajo un microscopio, podría haber algún daño celular”, explica el Dr. Verbora.

Para minimizar este riesgo, profesionales de la salud a menudo recomiendan el uso de un vaporizador para cualquier persona que prefiere inhalar cannabis. Otra opción popular es la ingestión de marihuana en forma de productos comestibles , que puede proporcionar una mayor duración de la acción, así como proteger el cerebro y los pulmones de posibles daños.

2 5.960 vistas

Sabemos que el cannabis es bueno para nuestra alma, pero ¿qué pasa con nuestras mentes? Durante décadas el gobierno ha perforado en nuestra psique colectiva la idea de que la marihuana mata las células cerebrales; Consumidores que pierden la motivación, se convierten en gente estúpida, olvidadiza, y perezosa.

La verdad, después de tantos años, finalmente está saliendo a la luz. No sólo el cannabis no es horrible, sino que es bueno para nuestros cuerpos, y sobre todo nuestro cerebro, en el cual el cannabis puede ayudar de manera importante.

1. Promueve la neurogénesis
Investigaciones han probado que el cannabis causa el crecimiento de nuevas células cerebrales, algo conocido como neurogénesis. El proceso del crecimiento de nuevas células en el cerebro, especialmente en el hipocampo, explica porque el cannabis es bueno contra los trastornos del estado de ánimo, como ansiedad o depresión, ya que su principal causa es una pobre neurogénesis.

2. Lucha contra el alzhéimer

El THC se ha confirmado como un potente antioxidante con propiedades neuroprotectoras, afectando directamente al Alzheimer mediante la limpieza de los beta-amiloide, moléculas surgidas por la unión de varios aminoácidos mediante enlaces pépticos, que son el principal componente de las “placas cerebrales”, cuya acumulación es la causa primaria de la enfermedad.

El tratamiento con cannabis también es eficaz para otras enfermedades neurodegenerativas, así, como la ELA, la esclerosis múltiple y el Parkinson.

3. Previene el daño cerebral

Las tasas de estadística de daños por conmoción cerebral, comparando jugadores profesionales que consumen cannabis frente a los que no, confirma a los científicos que el cannabis protege del daño cerebral causado por traumas.

También se ha demostrado en estudios de laboratorio que protege la función cognitiva y los procesos vitales frente a una lesión, intoxicación por monóxido de carbono, o accidentes cerebrovasculares.

4. El cannabis combate el cáncer de cerebro

La industria farmacéutica ya ha admitido que el cannabis ayuda a combatir el cáncer. De hecho, se patentó Marinol y Cesamet, versiones sintéticas de los cannabinoides para uso en combinación con quimioterapia, para tratar las náuseas y pérdida de apetito. Se ha demostrado su eficacia en el ataque a los procesos de las células tumorales y cancerosas, haciendo caso omiso a las células sanas. Esta terapia de combinación tiene efectos dramáticamente devastadores en los cánceres de cerebro, así como otros tipos de cáncer.

5. El cannabis combate el daño cerebral causado por el alcohol

El cannabis posee capacidades neuroprotectoras, a partir de las cuales se ha demostrado incluso que reduce la muerte celular inducida por el etanol en el cerebro hasta en un 60%.

6. El cannabis y las funciones mentales

A pesar de que el uso excesivo de cualquier sustancia puede alterar las funciones motoras complejas, se ha demostrado que los consumidores de cannabis son más seguros al volante que los que han consumido alcohol.

Las resonancias magnéticas no muestras diferencias significativas sobre la función cerebral y sus efectos, entre los grupos de control que fumaban cannabis y los que no. Incluso en los grandes consumidores a largo plazo, los efectos son sólo temporales.
El cannabis ha sido durante mucho tiempo la musa para el pensamiento creativo de artistas, músicos, escritores, poetas y otros.
La ciencia ha mostrado como los sujetos que consumían cannabis obtenían más del doble de puntuación que los no consumidores en juegos de relacionar palabras y pruebas de razonamiento creativo, lo que indica un sistema de asociación mental más rápido y amplio.

0 912 vistas

El uso de la marihuana no causa cambios en el volumen cerebral, dice un nuevo estudio .

Los expertos en salud pública han citado las preocupaciones de que el uso de la marihuana podría estar asociada con los cambios estructurales en el cerebro. Sin embargo, un nuevo ensayo que comparó los cerebros de los consumidores de marihuana y no usuarios de sus hermanos, revela que el consumo de marihuana probablemente no causa cambios en el volumen cerebral.

En el estudio, publicado en la revista JAMA Psychiatry,, los investigadores analizaron un grupo grande de hermanos de edades de 22 a 35. De las 483 personas, 262 informaron haber consumido marihuana, aunque sólo sea una vez. Luego, los investigadores dividieron a los hombres y mujeres en grupos: hermanos pares que nunca habían usado marihuana, parejas donde ambos habían reportado el uso de marihuana entre hermanos y parejas donde uno había consumido marihuana y otro no tenía hermanos. En general, se dieron cuenta de que las personas que reportaron usar marihuana tenían volúmenes más pequeños en ciertas partes del cerebro, como la amígdala izquierda, que está implicada en el procesamiento emocional. Sin embargo, estas diferencias todavía cayeron dentro del rango de volumen que se considera normal.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que en los pares de hermanos, donde uno había consumido marihuana y el otro no, iban a ver diferencias en el volumen cerebral. Pero en cambio, encontraron que los hermanos expuestos y los no expuestos tenían el mismo volumen de la amígdala. “No encontramos evidencia de la influencia causal a la exposición al cannabis en el volumen de la amígdala”, concluyeron los autores.

0 1.247 vistas

Se ha publicado una investigación científica en la revista Journal of Clinical Investigation que concluye que la Cannabis sativa regenera las células nerviosas de una parte del cerebro llamada hipocampo (relacionada con el aprendizaje, la memoria, la ansiedad y la depresión). En el estudio proporcionaron a ratones de laboratorio altas dosis de HU210 (una sustancia sintética similar a uno de los cannabinoides psicoactivos que se encuentran en la planta Cannabis sativa) dos veces al día durante 10 días y descubrieron que la velocidad de neurogénesis (formación de células nerviosas) en el hipocampo aumento en un 40%.

Sabíamos que muchas drogas, incluyendo alcohol, heroína, nicotina y cocaína destruían células nerviosas en el hipocampo cerebral. “El presente estudio indica que los cannabinoides son la única droga ilícita cuya administración crónica puede promover la creación de células nerviosas en el hipocampo cerebral de individuos adultos,” señalan los científicos de este reciente estudio. Hasta el momento ninguna droga regeneraba tejido nervioso cerebral. (aunque en el mismo estudio indican la capacidad de la fluoxetina, mas conocida como prozac, de hacer lo mismo). Lo que sabíamos hasta ahora es que las drogas licitas o ilícitas no solo no regeneran tejido nervioso sino que lo suprimen. A partir de ahora tendremos que excluir a la cannabis como sustancia que suprime el crecimiento de células nerviosas pues es al contrario, mejora su crecimiento. Esta nueva investigación señala que el tamaño de las dosis inyectadas de este cannabinoide artificial deben ser grandes y no pequeñas.

Aparte de este efecto (el mas subrayable e increíble a mi entender), el equipo de investigación que a publicado el estudio esta compuesto por varios cientificos que representan a Universidades de tres países diferentes. Wen Jiang, Yun Zhang, Lan Xiao, Jamie van Cleemput, Shao-Ping Ji y Xia Zhang de la Universidad de Saskatchewan (Canadá), Wen Jiang de la 4ª Universidad Medico-Militar de Xi´an (China) y Guang Bai de la Universidad de Maryland (USA).

Este equipo ha observado que la cannabis tiene un efecto antidepresivo y ansiolítico. En el estudio los animales eran inyectados con dosis altas de HU210 durante un mes y mostraron menos ansiedad y temor cuando se les emplazaba en nuevos entornos usualmente temidos por los roedores (son neofóbicos). Este estudio emerge del reciente descubrimiento que el hipocampo es la única zona cerebral capaz de regenerar neuronas durante la vida de los mamíferos, incluido el ser humano.

La selección natural ha conservado intactos los receptores de cannabinoides en los animales durante el proceso de evolución por mas de 500 millones de años, esto nos sugiere que tienen un importante papel biológico. Los cannabinoides aparecen para alterar los efectos del dolor, nauseas, tumores, esclerosis y otros desordenes tanto en humanos como en animales, indica el equipo científico.

Los datos de la investigación serán tratados con alto grado de escepticismo por los expertos en salud mental (los mismos que recetaban drogas contra la masturbación o la homosexualidad hace no mucho tiempo), pensarán que los resultados de laboratorio hechos con ratas, difícilmente se pueden trasladar a los humanos (aunque muchos de sus principios terapéuticos estén basados en experimentación con animales). Una montaña de investigaciones previas han relacionado a la cannabis con daños en la salud mental, incremento de la ansiedad y la depresión. Sin embargo, los científicos señalan que otras drogas recreacionales licitas como el alcohol, el café y el tabaco, ocasionan mas daños que el cannabis.

En los preliminares de otro estudio llevado acabo por el neuro-científico Barry Jacobs de la Universidad de Princeton se indica que el cannabinoide THC, presente de forma natural en la planta del cannabis, no se detecta que produzca neurogénesis en el hipocampo pero no indica las dosis utilizadas en su estudio ni la cantidad de tiempo de administración de la sustancia. Los resultados de este estudio serán presentados en Washington DC en el próximo mes de Noviembre durante la próxima reunión de la Sociedad para la Neurociencia.

“Los cannabinoides son una excitante área nueva para la investigación medica y aunque los cannabinoides sintéticos pueden mostrarnos la evidencia de regeneración nerviosa es importante reconocer que existen mas de 60 ingredientes activos en la cannabis ” señalo al respecto Paul Corry, director de comunicaciones de Rethink, asociación inglesa dedicada a mejorar la salud de las personas que padecen trastornos mentales.

Ver el documento cientifico publicado por Journal of Clinical Investigation

Fuente Chimbo

19 72.754 vistas

Al principio de los 90, los científicos descubrieron que los cannabinoides actúan de igual manera que cierto proceso químico que se produce naturalmente en el cerebro.

Así, los efectos de la marihuana están causados por mecanismos biológicos relacionados con esta química natural.

El cerebro y el sistema nervioso contienen muchos sistemas diferentes de mecanismos biológicos, llamados sistemas receptores. Los receptores son lugares que reaccionan a sustancias químicas específicas produciendo reacciones específicas.

Estas sustancias son llamadas neurotransmisores, y la cascada de reacciones en cadena a través de las redes de estos sistemas es el proceso por el cual diferentes áreas cerebrales se comunican entre sí; de esta manera trabaja el cerebro.

La mayoría de las drogas producen sus efectos interfiriendo o activando los procesos de sistemas específicos.

Los barbitúricos, tienen un efecto no específico sobre los canales del ion cloruro; esto incrementa la actividad de un neurotransmisor llamado GABA; un incremento en la actividad del GABA tiene un efecto sedante.

Las benzodiacepinas, como el Valium, tienen un efecto específico que aumenta la actividad del GABA en los receptores.

Antes del descubrimiento del sistema receptor de los cannabinoides a principios de los 90, algunos científicos especulaban con la posibilidad de que la marihuana produjera sus efectos a través de una acción no específica, igual que los barbitúricos. Los efectos no específicos suelen ser más extensos y peligrosos que los producidos por la activación de un receptor.

De hecho, los efectos de la marihuana son producidos por un sistema receptor de cannabinoides consistente en, al menos, dos tipos de receptores: el CB1 y el CB2, localizados en el cerebro u en el bazo, respectivamente.

Las acciones biológicas asociadas actualmente con los receptores de cannabinoides incluyen los efectos de la marihuana como analgésico, sobre la memoria y cognición, sobre la función locomotora, el sistema endocrino y otras funciones centrales como la termorregulación (disminución de la temperatura corporal), la actividad frenética (alteraciones del pulso, taquicardia), supresión de las nauseas y vómitos, y disminución de la presión intraocular.

Los científicos conocen hasta cierto punto como funcionan los receptores del CB1, pero se posee una comprensión limitada de cómo las neuronas receptivas a los cannabinoides interactuan con otros sistemas neurológicos. El CB2 fue descubierto con posterioridad, y el conocimiento acerca del mismo es aún escaso.

La tolerancia a la marihuana se desarrolla tras la ingestión continua de grandes cantidades de cannabinoides; en respuesta el cerebro disminuye el número de receptores a los cannabinoides disponible.

Cuando acaba dicha ingestión excesiva, los receptores aumentan hasta alcanzar el nivel natural. El neurotransmisor natural al cual responde el sistema receptor de cannabinoides recibe el nombre de anandamida (de la palabra sánscrita que designa a la felicidad/santidad).

En su forma natural, la anandamida tiene una potencia considerablemente inferior a la del THC, el cannabinoide primario de la marihuana.

A pesar de todo, la anandamida juega un importante papel en el cerebro, y los investigadores de NIDA (Instituto Nacional del Abuso de Drogas) creen que podrán demostrar que ayuda al cuerpo en su lucha contra el estrés, el dolor y las náuseas.

No se ha informado nunca de una sobredosis fatal en un ser humano. Esta seguridad refleja la escasez de receptores en el núcleo medular, la parte del sistema nervioso (bulbo raquídeo) que controla las funciones respiratoria y cardiovascular.

 

Fuente CannabisMedicinal

 

6 8.064 vistas

Cuando las drogas se apropian de nuestra consciencia, nuestro cerebro se descontrola y el sistema nervioso se acelera ¿Cómo actúan las drogas?, ¿por qué nos volvemos adictos?, ¿por qué es tan duro dejarlo?. Estas son algunas de las cuestiones a las que intenta responder esta serie documental coproducida por Arte, que cuenta con la experiencia y el testimonio de cientí­ficos, psiquiatras y sociólogos.

Hay que tener en cuenta que sin los estudios sobre algunas drogas, muchos aspectos cruciales del mecanismo de nuestro cerebro aun serí­an un enigma y algunos tratamientos no existirí­an. En el futuro, la obesidad y la anorexia podrí­an ser tratadas con un medicamento derivado de la marihuana, y el Alzheimer con pí­ldoras de nicotina.

Este documental observa y analiza los efectos de la droga, legal e ilegal, sobre nuestro cerebro. Y cuenta con cientí­ficos, psiquiatras y sociólogos que nos guiarán más allá de las puertas de la percepción, y viajaremos al interior de nuestra mente.


Videos tu.tv