Etiquetas Posts etiquetados con "Ciencia"

Etiqueta: Ciencia

por -
0 819 vistas

La investigación sugiere que la exposición al cannabis puede afectar a las proteínas vinculadas al ADN, la cromatina de los espermatozoides y tienen un impacto sobre la fertilidad, el desarrollo del embrión y la salud descendencia

En el informe de la investigación que aparece en la edición de abril de 2016 en The FASEB Journal , los científicos muestran que un receptor cannabinoide, denominado “CB2”, ayuda a regular la creación de esperma. Esto no sólo proporciona más evidencia de que la marihuana puede alterar la fertilidad en los hombres,sino que también sugiere una estrategia terapéutica para el tratamiento de la infertilidad masculina.

“La posibilidad de mejorar la fertilidad masculina es uno de los principales focos de este estudio, ya que la infertilidad es un problema mundial que afecta hasta un 15% de las parejas en las que los factores masculinos representan casi del 20 al 70%”, dijo Paola Grimaldi, una investigadora involucrada en el trabajo del Departamento de Biomedicina y Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad Tor Vergata de Roma, Italia.

Para hacer su descubrimiento, Grimaldi y sus colegas durante 14 a 21 días trataron tres grupos de ratones con diferentes agentes. El primer grupo se trató con un activador específico del receptor CB2. El segundo grupo se trató con un inhibidor específico del receptor CB2. El tercer grupo recibió sólo una solución salina y sirvió como el grupo control. El grupo tratado con el activador CB2 mostró una aceleración de la espermatogénesis, mientras que el grupo tratado con el inhibidor mostró una velocidad más lenta del proceso. Esto sugiere que se requiere un equilibrio ajustado de la activación de CB2 para la progresión adecuada de la espermatogénesis.

“Que los efectos beneficiosos normales de los cannabinoides endógenos sobre la espermatogénesis pueden ser estimulados además por un imitador, un agonista químico, es una idea nueva, potencialmente prometedora para el tratamiento de la infertilidad masculina”, dijo Thoru Pederson, Editor en Jefe de The FASEB Journal 

por -
0 623 vistas

La marihuana es menos peligrosa que al menos 10 drogas o sustancias, incluidas otras que son legales para usar, como el alcohol y el tabaco, descubrió un estudio que se basa en datos de estudios en animales y no en humanos.

El alcohol encabeza la lista como la droga más mortal estudiada, considerada unas 100 veces más peligrosa que la marihuana, descubrió el análisis y publicado en febrero en la revista Scientific Reports. Además del alcohol, el estudio también clasificaó la heroína, la cocaína y la nicotina como sustancias de alto riesgo, mientras que la marihuana cayó a la categoría de bajo riesgo.

Sin embargo, algunos expertos sostienen que los investigadores observaron el aspecto de daño de cada sustancia mediante la evaluación de sus posibilidades de causar una sobredosis letal debido a su uso recreativo. Estos expertos también sostienen que la mortalidad de cada droga se determinó individualmente. Esto podría subestimar los riesgos de la sustancia porque es común que las personas utilizan varias de ellas al mismo tiempo, lo que es su combinación las hace más peligrosas.

por -
1 16.033 vistas

A todo el mundo le gustaría saber con exactitud, cuanto hay que esperar para pasar un test de drogas sin dar positivo y debido a que hay varios tipos de test de drogas, he aquí unas directrices generales.
Antes que nada decir que esta es información es para todos en general, y no es efectiva al 100% para todas las personas. Si quieres saber con exactitud si queda algo en tu cuerpo puedes someterte a una prueba de THC en la orina con relativa facilidad.

Parte del problema de determinar exactamente cuánto tiempo la marihuana permanecerá en su cuerpo es el hecho de que depende en gran medida de la frecuencia de uso de marihuana. Por ejemple si la tomas solo 1 o 2 veces al mes, en pocos días desaparecerá de tu cuerpo. Pero sin embargo si la consumes habitualmente pueden pasar un mes o incluso más para estar seguro de que ya no es detectable.

Pruebas de orina

Estas son las más comunes. El tiempo de detección es más largo que una de saliva y factores como el peso, la grasa corporal, la cantidad de marihuana y la frecuencia con la que se utilizó están relacionados con el tiempo que el THC permanecerá en su orina. Sin tener en cuenta grasa o masa corporal estos son los datos; Si has consumido una vez en la vida, la prueba dará positiva entre 1-6 días tras consumir. Un fumador infrecuente, 1 o 2 veces al mes dará positivo durante 7-13 días después de consumir. Un usuario frecuente, varias veces a la semana, podrá tardar 2 semanas o más en eliminar todo el THC. Y ya para los más fumados, varias veces al día, todos los días, se le aplican los máximos obtenidos hasta la fecha, entre 45-90 días para su total desaparición

En estas pruebas se detectan metabolitos de THC, que no es lo mismo que el THC en sí. Estos metabolitos se forman cuando el hígado descompone el THC, y permanecen en el cuerpo periodos de tiempo mucho más largos que el thc.

También hay muchos métodos empleados por los usuarios para pasar una prueba de marihuana. Algunos funcionan y otros probablemente no. Hay algunos llamados limpiadores de orina que son dignos del escepticismo que les rodea. Estos actuarían de forma parecida a cuando bebemos mucha agua, diluyendo así la orina. Si la orina está muy diluida el laboratorio la rechazará porque es incapaz de analizarla correctamente, lo que hará que se repita la prueba, y lo cual te servirá si lo único que querías era ganar algo de tiempo.

Pruebas de saliva

Estas son mucho menos comunes que las de orina, y solo darán positivo unas 12 horas después de su última calada, así que son mucho más fáciles de pasar que los de orina.

Pruebas de Cabellos

El thc solo permanece en el pelo una semana después de su última calada, así que con esperar unos 8-9 días será suficiente. Esta prueba presenta un fallo, y es que en ocasiones el THC nos e queda adherido a los folículos de los pelos. Y en caso de adherirse tampoco se podría decir que se ha consumido, ya que este efecto también podría darse en ambientes donde el humo contenga TUCA.

Análisis de sangre

Estas son utilizadas casi siempre por las autoridades, ya que deben determinar la cantidad de THC activo en el torrente sanguíneo. Al fumar se consigue la manera más rápida de absorción. En solo 9 minutos el cuerpo obtiene los niveles máximos de thc. Sin embargo 15 minutos después el THC en sangre se reduce considerablemente, cayendo a niveles significativamente más bajos dentro de las dos horas siguientes.
Con una dosis pequeña, entre 3 y 12 horas después de fumar el thc ya no sería detectable. Si la dosis es más alta, hablaríamos de entre 6 y 27 horas. Estos datos son solo para personas que no fumen con regularidad.
La concentración cae tan rápidamente debido a que se extiende por los tejidos y es metabolizado por el hígado, siendo los metabolitos, como decíamos anteriormente, los que si quedan por más tiempo en el cuerpo.

Thc al comer

Aquí el caso cambia un poco, ya los efectos del thc no se notan hasta varias horas después de comer. Aquí los niveles de thc en sangre permanecerían detectables hasta 25horas tras consumir y los metabolitos del thc unas 50 horas hasta caer por debajo de los niveles detectables.

por -
0 762 vistas
correr marihuana

Hazte a un lado, la marihuana. Hay un nuevo máximo en la ciudad.

Según Jacob Ward, un corresponsal de ciencia de Al Jazeera, el subidón o euforia ‘ en los corredores es procesada por los receptores cannabinoides del cerebro de manera similar a la forma en que recibe la misma sensación por marihuana, lo que significa los dos estados de euforia no son diferentes.
Ward, explicó a HuffPost el martes pasado:

             “Usted puede tener dos estructuras moleculares diferentes que no tienen nada que ver unas con otras, que parecen totalmente diferentes, y sin embargo ambas se conectan a la derecha en sus receptores cannabinoides, y ahí es. Simplemente revela que nuestros cerebros son increíblemente agnósticos cuando se trata de estos receptores de cannabinoides “.

            “Sin embargo, la capacidad del cerebro para “drogarse” puede ser de tantas cosas que no necesariamente es algo negativo”, dijo Ward.

            “En este caso, corriendo, es una buena cosa, [pero] en el caso de sustancias sintéticas y otras drogas, puede ser una cosa muy mala”, afirmó.

por -
0 2.397 vistas

Los nombres comunes de las plantas y de los animales suelen usarse a nivel muy local, y pueden no significar nada, o algo completamente diferente, para los hablantes de otra lengua. Los nombres científicos, derivados en parte del griego y latín antiguos, se crearon para que quienes se interesen por un determinado organismo, e investiguen por su cuenta o en una lengua extranjera, puedan saber exactamente si los demás se están refiriendo al mismo organismo. En ocasiones, los idiomas utilizan el nombre científico como nombre común, como por ejemplo, el uso de la palabra británica “cannabis” para referirse al Cannabispsicoactivo (drug Cannabis, en inglés). Los consumidores de marihuana de hoy en día suelen describir las variedades de cannabis híbrido como “más indica” o “más sativa”, que son términos casualmente derivados de nombres científicos válidos. De esta forma, suelen referirse a que una variedad produce o bien un efecto más corporal y físico o un efecto más cerebral, a nivel cognitivo. En general, “las indicas” son más adecuadas para relajarse en el sofá, mientras que “las sativas” son más agradables para las actividades mentales, como los juegos, escribir o tocar un instrumento. ¿De dónde vienen estos términos? ¿Cómo se relacionaron con las diferentes variedades de Cannabis psicoactivo? ¿Puede una comprensión más profunda de los nombres que se pone al Cannabis darnos una idea de su compleja evolución y hacer que valoremos más la profunda diversidad experimentada en el Cannabispsicoactivo actualmente?

Orígenes del Cannabis sativa

El nombre científico Cannabis sativa lo publicó por primera vez, en 1753, el botánico sueco Carlos Linneo, a quien hoy se conoce como el padre de la taxonomía moderna, la ciencia de la clasificación de los organismos. El término sativa simplemente significa “cultivado” y describe la planta de cáñamo común cultivada ampliamente en toda Europa en su tiempo. C. sativa es originaria de Europa y Eurasia occidental donde se ha cultivado durante miles de años para cosechar la fibra y las semillas, y se introdujo en el Nuevo Mundo durante la colonización europea. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. sativa y comemos semillas y aceite de semillas de C. sativa, pero no fumamos plantas de C. sativa ya que tiene poca capacidad para producir el cannabinoide delta-9-tetrahidrocannabinol o THC, el principal compuesto psicoactivo y médicamente valioso encontrado en el Cannabis. Además, en comparación con el aceite esencial de variedades de C. indica, C. sativa produce menos cantidad y variedad de terpenos, de los que cada día se demuestra que son muy importantes para la eficacia delcannabis medicinal. C. sativa representa una porción muy pequeña de la diversidad genética observada en el Cannabis en todo el mundo, y no se divide en subespecies en base a los diferentes orígenes y usos como C. indica. Probablemente Linneo nunca vio ningún tipo deCannabis psicoactivo, y resulta, por lo tanto, incorrecto utilizar “sativa” para describir las variedades psicoactivas (drug varieties, en ingles).

Orígenes del Cannabis índica

Más de 30 años después, en 1785, el naturalista francés Jean-Baptiste Lamarck describió y puso nombre a una segunda especie, Cannabis indica, refiriéndose al Cannabis de la India, donde se originaron las primeras muestras de la planta que llegaron a Europa. C. indica es originaria del este de Eurasia y los seres humanos la extendieron por todo el mundo, principalmente, como una fuente de THC psicoactivo. C. indica se utiliza para producir marihuana y hachís pero, en muchas regiones de Asia oriental, tiene una larga historia de cultivo por sus fibras fuertes y semillas nutritivas. En pocas palabras, llevamos puestas fibras de C. indica y nos comemos las semillas y el aceite de semillas de C. indica, pero también utilizamos C. indica como planta recreativa y medicinal valiosa. C. indica incluye la gran mayoría de las variedades de Cannabis que existen hoy día, y se divide en varias subespecies en función de sus diferentes orígenes y usos.

Type specimens of C. sativa NLH, C. indica NLD and C. ruderalis the PA or NLHA. - Sensi Seeds blog
Tipo de espécimen de C. sativa NLH, C. indica NLD y C. ruderalis PA o NLHA. (De Cannabis: Evolution and Ethnobotany)

El debate sobre el Cannabis

Desde la década de 1960, los taxonomistas han defendido varios sistemas de nombres, o nomenclaturas, diferentes. Muchos prefirieron un concepto de tres especies al reconocer C. ruderalis como una especie silvestre, posiblemente antepasado tanto de C. sativa como de C. indica. Otros prefieren reducir C. indica y C. ruderalis a subespecies o variedades de una misma especie C. sativa. A finales de 1970, se introdujeron en el oeste variedades para hacer hachís, sensiblemente diferentes, desde Afganistán y algunos lo consideraron el verdadero C. indica y otros una cuarta especie C. afghanica, mientras que el resto de variedades psicoactivas eran miembros de C. sativa, siguiendo el modelo de una sola especie. A principios del nuevo siglo, reinaban la confusión y el desacuerdo, pero la ciencia se iba a imponer.

La reconciliación a través de las agrupaciones taxonómicas

Karl Hillig de la Universidad de Indiana (publicado en 2004 y 2005) investigó la diversidad delCannabis mediante la caracterización de los contenidos químicos de plantas a partir de una amplia gama de orígenes geográficos y de usos. Y propuso agrupaciones taxonómicas (subespecies) que reconciliaban los sistemas de nombres anteriores, además de encajar bien en un modelo hipotético de la evolución del Cannabis. La investigación de Hillig apoya el concepto de dos especies originales para el Cannabis C. sativa Linneo y C. indica Lamarck – siendo C. indica mucho más diversa, genéticamente, que C. sativa. Hillig reconocía las subespecies europeas cultivadas como C. sativa subsp. sativa. Debido a que normalmente tiene foliolos estrechos y se utiliza para la producción de fibra de cáñamo y de semillas, lo ha llamado cáñamo de hoja estrecha o NLH (narrow-leaf hemp). También identificó las poblaciones que crecían de forma espontánea, silvestres o asilvestradas, anteriormente llamado C. ruderalis como C. sativa subsp. spontanea que denominó ancestro putativo o PA (putative ancestor), y yo me refiero a ella como ancestro de cáñamo de hoja estrecha o NLHA (narrow-leaf hemp ancestor).

Cuatro subespecies C. indica

Hillig agrupó las variedades C. indica en cuatro subespecies – tres en función de sus diversas características morfológicas y bioquímicas, y otra caracterizada en gran parte por su hábito de crecimiento espontáneo.

Subespecie indica

Las variedades de C. indica subsp. indica se extienden por todo el subcontinente indio, desde el sudeste asiático hasta el oeste de la India y hasta África. Esto es lo que Lamarck describió como C. indica o Cannabis indio. Las poblaciones de subespecies indica se caracterizan por tener un alto contenido en THC, con poca o ninguna cantidad de cannabidiol o CBD – el segundo cannabinoide más común, que es no psicoactivo y del que también se ha demostrado que tiene eficacia médica. En el siglo XIX, estas variedades de droga o psicoactivas llegaron a la región del Caribe del Nuevo Mundo, y se extendieron por toda América Central y América del Sur a un ritmo constante. Desde la década de 1960, se ha exportado a Europa, América del Norte y más allá, surgiendo la primera reserva genética de marihuana sin semilla. Los consumidores de marihuana habitualmente las llaman “sativas” porque sus foliolos son relativamente estrechos, sobre todo en comparación con las variedades afganas (para hacer hachís tamizado) o “indicas” que se introdujeron más tarde, y por lo tanto presentan un parecido superficial con las plantas de C. sativa europeas, cáñamo de hoja estrecha o NLH. Sin embargo, este es un nombre inapropiado ya que las plantas C. sativa producen poco o ningún THC. Según la investigación de Hillig, ahora llamamos a los miembros de C. indica subsp. indica variedades de droga, o psicoactivas, de hoja estrecha o NLD (narrow-leaf drug) porque, a pesar de que también tienen foliolos estrechos, producen THC y por lo tanto son variedades psicoactivas.

Subespecie afghanica

Las subespecie afghanica se originó en Afganistán y en el vecino Pakistán, donde se cultivaban tradicionalmente para fabricar hachís tamizado. Desde 1974, cuando el profesor de Harvard Richard Schultes describió por primera vez en inglés el Cannabis Afgano, se hizo evidente que representaba un tipo de Cannabis psicoactivo o droga antes desconocido para los occidentales. Su estatura baja y robusta, y sus amplias hojas de color verde oscuro la distinguían de las variedades más altas, de un verde más claro y con ramificaciones más laxas o NLD. A finales de 1970, las semillas de las variedades apara hacer hachís Afgano llegaron a Europa y a América del Norte y se diseminaron rápidamente entre los cultivadores de marihuana. En este momento, se consideraba habitualmente que todas las variedades deCannabis pertenecían a C. sativa, y las variedades de marihuana NLD conocidas fueron llamados “sativas” para diferenciarlas de las variedades de reciente introducción y bastante diferentes de aspecto denominadas “indicas.” Hillig llamó a las variedades destinadas a elaborar hachís Afgano C. indica subsp afghanica y yo las llamo variedades de droga de hoja ancha o BLD para diferenciarlas de las variedades NLD. Las poblaciones BLD pueden tener niveles de CDB iguales a los de THC. Ambas subespecies indica y afghanica producen una amplia gama de compuestos aromáticos que son importantes para determinar sus efectos físicos y mentales.

Richard Evans Schultes with C. indica ssp. afghanica broad-leaf drug or BLD plants in Afghanistan. - Sensi Seeds blog
Richard Evans Schultes con plantas C. indica subsp. afghanica de droga de hoja ancha o BLD en Afganistán.(De Cannabis: Evolution and Ethnobotany; cortesía de Neil Schultes)

Subespecie chinensis

El tercer grupo de Hillig dentro de C. indica es la subespecie chinensis que comprende los cultivares de fibra y semillas tradicionales de Asia oriental, que llamamos cáñamo de hoja ancha o BLH (broad-leaf hemp). Al igual que otras subespecies C. indica, las variedadeschinensis poseen el potencial genético para producir THC psicoactivo, pero las limitaciones culturales de Asia oriental propiciaron la selección de estas variedades por el valor económico de su fibra y semillas, en lugar de por su potencial psicoactivo. Las culturas asiáticas y europeas tienen muchos usos parecidos para las fibras y las semillas de cáñamo.

Subespecie kafiristanica

La cuarta subespecie C. indica subsp. kafiristanica incluye poblaciones que crecen, espontáneamente, como ferales o silvestres, y Hillig planteó la hipótesis de que podría ser el ancestro de las variedades de droga o psicoactivas de hoja estrecha o NLDA (narrow-leaf drug ancestor).

El debate ruderalis

Algunos investigadores han sugerido también una tercera especie C. ruderalis como el progenitor de ambas C. sativa y C. indica. La teoría evolutiva predice que debe haber existido un ancestro parecido a rudelaris de las dos especies modernas, pero muy probablemente se ha extinguido, y las agrupaciones propuestas NLHA y NLDA representan poblaciones silvestres NLH y NLD, respectivamente en lugar de ancestros. El C. sativa NLH probablemente se originó en una región templada de Eurasia occidental—posiblemente en las estribaciones de las montañas del Cáucaso—a partir de un ancestro de cáñamo putativo o PHA (putative hemp ancestor) que carecía del potencial biosintético para producir THC. C. indicaprobablemente se originó en la Sierra Hengduan—en lo que hoy es el suroeste de China—a partir de un ancestro de droga putativo o PDA (putative drug ancestor) que había desarrollado la capacidad de producir THC. Esta PDA entonces se habría diversificado a medida que los seres humanos lo extendían a diferentes regiones geográficas, donde evolucionó aún más en las subespecies NLD, BLD y BLH, de las que todas producen THC y complejos séquitos de terpenos aromáticos. Estas subespecies de C. indica son la fuente de todo el Cannabis psicoactivo encontrado hoy. Por lo tanto, cuando hablamos de Cannabispsicoactivo nos referimos a C. indica ya que no existen variedades de drogas o psicoactivas “sativa”. A lo que la gente suele referirse como “sativas” son realmente C. indica subsp indicay, para mayor comodidad, deberían llamarse variedades de droga de hoja estrecha o NLD. Y, lo que se conoce comúnmente como “indicas” verdaderamente son variedades C. indicasubsp afghanica de droga de hoja ancha, o simplemente variedades BLD.

Present-day distribution of Cannabis taxa (From Cannabis - Evolution and Ethnobotany) - Sensi Seeds blog
Distribución actual de los taxones del cannabis (De Cannabis: Cannabis: Evolution and Ethnobotany)

Cultivares y variedades locales, tradicionales y clásicas

Las variedades de plantas cultivadas se llaman cultivar, y cuando los cultivares o grupo de plantas se cultivan y son mantenidas por los agricultores locales, nos referimos a ellos como cultivares autóctonos o variedades locales. Las variedades locales evolucionan en un equilibrio entre las presiones de la selección natural ejercida por el medio ambiente local, que favorecen la supervivencia, y la selección humana que favorece la capacidad de un cultivar tanto para prosperar al cultivarlo como para producir determinados productos finales, culturalmente preferidos. Los primeros humanos extendieron el Cannabis a medida que emigraban, y en cada nueva ubicación de estas primeras poblaciones, seleccionaban semillas de las plantas de mejor calidad apropiadas para sus propios usos individuales y métodos de procesamiento. Al sembrar semillas de los ejemplares más favorables, los agricultores tradicionales desarrollaron y preservaron las variedades locales de gran calidad sobre las que se fundó la industria de la marihuana para el cultivo propio.

Variedades locales sinsemilla o landraces de los países asiáticos lejanos como la India, Nepal, Tailandia, Camboya y Vietnam; variedades locales africanas de Sudáfrica, Malawi, Zimbabue, y mucho más; además de las variedades locales del Nuevo Mundo, de Colombia, Panamá, Jamaica y México son todas variedades NLD. Los híbridos entre variedades de variedades locales NLD importadas formaron el núcleo del genoma de la marihuana producida en el país, tanto en América del Norte como en Europa, antes de la introducción de las variedades locales o landraces BLD de Afganistán a finales de 1970.

El Cannabis Hoy en día

Actualmente, casi todas las variedades de cannabis de droga o psicoactivas modernas son híbridos entre miembros de dos subespecies C. Indica: subespecie indica, en representación de las variedades locales, tradicional y geográficamente extendidas, de marihuana NLD, y subespecie afghanica, que representan a las variedades locales, geográficamente limitadas, destinadas a la elaboración de hachís o BLD de Afganistán. Mediante la combinación de las variedades locales de dichas poblaciones, geográficamente aisladas y genéticamente diversas, ha florecido la gran variedad de híbridos actuales de variedades de Cannabis recreativo y medicinal.

Desgraciadamente, hoy no podemos regresar a una región conocida previamente por su excelente Cannabis y esperar encontrar las mismas variedades locales que crecían allí hace décadas. El Cannabis es una planta de polinización libre, y presenta flores masculinas y femeninas en plantas separadas y, por lo tanto, para producir una semilla, por lo general, deben participar dos plantas. Es de esperar que se produzcan combinaciones aleatorias de alelos y variaciones como consecuencia. Las variedades locales o landraces de Cannabis son un están en permanente evolución. Son preservadas mediante la selección natural y la selección humana repetida in situ—la naturaleza selecciona para la supervivencia y los seres humanos seleccionan en función de los rasgos beneficiosos—y sin la selección humana constante y su preservación pueden volver a su atávico nivel de supervivencia debido a la selección natural.

Preservar el legado

El mundo occidental empezó a consumir marihuana y hachís importado en los años 1960, y todas las increíbles variedades importadas disponibles entonces se preservaron de forma tradicional como variedades locales. En una década, la demanda de Cannabis psicoactivo de calidad superaba la oferta tradicional, y la producción en masa se convirtió en la regla, en ausencia de ningún tipo de selección. En lugar de plantar solamente semillas seleccionadas, los agricultores comenzaron a sembrar todas las semillas con el fin de intentar abastecer la demanda del mercado, y la calidad del Cannabis psicoactivo disponible en el mercado empezó a disminuir. Esta disminución de la calidad se vio agravada por la presión sobre la producción de Cannabis y el uso de las fuerzas del orden de la mayoría de los gobiernos de todo el mundo. Las variedades locales ya no pueden ser sustituidas, sólo pueden ser preservadas. Las pocas variedades de variedades locales puras que quedan en existencia ahora y que se mantienen vivas desde los años 70 y 80, son las claves para el futura desarrollo de la cría y evolución del Cannabis psicoactivo. Sería una pena que los agricultores locales perdieran los mejores resultados de cientos de años de selección. Después de todo, nuestro papel debería ser el de cuidadores que preservan el legado de los agricultores tradicionales para las generaciones futuras.

Por 

por -
0 4.528 vistas

-El Instituto Nacional del Cáncer financiado por el Gobierno de Estados Unidos, admite que el cannabis tiene valor médico, incluyendo sus capacidades de combate contra los tumores.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos  cuenta con  un informe  publicado en su página web (actualizado el 28 de agosto 2015) que proclama varios beneficios médicos del cannabis y los cannabinoides, citando numerosos estudios científicos que respaldan sus afirmaciones. Entre sus beneficios la capacidad para luchar contra los tumores, su eficacia como analgésico y su utilidad como un estimulante del apetito.

-El cannabis puede alterar los genes.

Un estudio publicado en el Journal of Biological Chemistry muestra que el THC – el compuesto psicoactivo principal que se encuentra en el cannabis – puede alterar los genes, que pueden ayudar a tratar una serie de condiciones como el cáncer y las enfermedades inflamatorias. El estudio fue financiado por los EE.UU. Instituto Nacional deSalud.

-El cannabis tiene propiedades antibacterianas.

Estudios incluyendo éste financiados por la American Chemical Society y la Sociedad Americana de Farmacognosia, han demostrado que el cannabis, así como los tejidos creados a partir el cáñamo industrial, tiene capacidades antibacterianas, y realmente pueden luchar contra las bacterias mortales tales como MRSA (resistente a la meticilinaStaphylococcus aureus). Esto indica que la ropa hecha de cáñamo en realidad puede salvar vidas.
-El cannabis puede reducir las tasas de mortalidad infantil

En un importante, pero ampliamente publicitado estudio examinó a miles de infantes, los que tenían marihuana en su sistema tenían casi la mitad de la tasa de mortalidad de los que no lo hicieron; 8.9 muertes por cada 1.000, frente a los 15,7. De los niños que tenían marihuana en su sistema y ninguna otra droga, la tasa de mortalidad era literalmente 0.

-El cáñamo es negativo en carbono.

Incluso cuando explicas su producción completa – desde la semilla hasta el producto – el cáñamo es del todo negativo de carbono. Esto significa que la producción de cáñamo no hace absolutamente ningún daño al medio ambiente, y de hecho puede ser beneficiosa para el mismo.

-Un aerosol médico hecho de cannabis es legal para las personas con esclerosis múltiple en 27 países.

Sativex, que está hecho en su totalidad de los cannabinoides derivados del cannabis, es legal en 27 países, y está pendiente de aprobación en numerosos otros. Canadá fue el primer país en aprobar este medicamento para su uso en personas que sufren de esclerosis múltiple.
A pesar de la aprobación de este medicamento, la mayoría de los países que lo tienen aprobado también tienen fuertes sanciones penales para aquellos que lo cultiven o tengan para su uso, incluso para uso médico, mostrando la constante y aparente hipocresía de la prohibición del cannabis.

img_0880-e1367590133576-El cannabis se compone de más de 400 diferentes compuestos.

El cannabis se compone de más de 400 compuestos individuales, más todos los cuales pueden dividirse y utilizarse en una variedad de condiciones médicas. Sin embargo, estos compuestos son más eficaces cuando se toman juntos, por lo que el consumo de cannabis tiene tal intenso valor médico.

-Legalizar el cannabis medicinal parece reducir las muertes de tránsito.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Montana y de la Universidad de Colorado encontró que los estados que han legalizado el cannabis medicinal han visto una reducción significativa de las muertes totales de tráfico de vehiculos. Aquellos que están detrás del estudio afirman que la reducción se debe a una reducción simultánea del consumo de alcohol, que es validado por el hecho de que los estados con cannabis medicinal han visto una gran reducción de loss accidentes relacionados con el alcohol. El estudio se ha actualizado y publicado recientemente en la  Revista de Derecho y Economía.

-Sólo en el 2014, hubo más de 1.500 proyectos de ley relacionados con el cannabis presentados en todo Estados Unidos.

Sólo en 2014, hubo más de 1.500 proyectos de ley relacionados con el cannabis introducidos a nivel estatal y federal en los Estados Unidos, muy superior a la mayor cantidad introducida en un solo año. Aunque es difícil decir en este momento, es posible que el 2015 pueda marcar una introducción aún mayor de numero de propuestas de cannabis.

-El cuerpo humano produce sus propios endocannabinoides

El cuerpo humano está hecho para aceptar el cannabis como una sustancia terapéutica y medicinal. Como seres humanos, tenemos nuestro propio sistema endocannabinoide, así como los receptores; La principal razón del cannabis es que es tal útil como una medicina.
La leche materna, por ejemplo, contiene grandes cantidades de endocannabinoides producidos naturalmente, lo que ayuda a estimular el apetito de los niños.

-El aceite de cáñamo puede ser utilizado como combustible para automóviles

Aunque muchas personas son conscientes del uso del cáñamo para cosas como la ropa y las cuerdas, una capacidad que a menudo se pasa por alto es la capacidad de la planta para ser procesada como un efectivo biocombustible, respetuoso con el medio ambiente. El aceite de cáñamo podría sustituir fácilmente a la mayoría de los productos derivados del petróleo, e incluso puede ser utilizado como combustible los vehículos.

-El cannabis aparece en la farmacopea de los EE.UU.

El cannabis fue utilizado como el ingrediente principal en una variedad de tinturas y brebajes prescritos por los médicos para una variedad de enfermedades a partir de 1850 y hasta 1942, cuando era parte de la Farmacopea de los EE.UU. Se fue retirado en 1942, a protesta de muchos médicos, incluyendo la Asociación Médica Americana.

C09_11025038-El cáñamo puede utilizarse para limpiar las tierras contaminadas por desastre nuclear

Un proceso denominado  fitorremediación se utiliza para las zonas afectadas por la inmensa contaminación nuclear usando plantas para absorber las toxinas del suelo y del agua potable. El cáñamo se dice que es una de las plantas más eficaces para este proceso, y se ha utilizado para limpiar el suelo contaminado en todo el mundo y en lugares tales como Chernobyl.

-El cáñamo una vez se utilizó como moneda de curso legal en algunas partes de América del Norte

Desde el año 1600 al 1800, el cáñamo se consideró lo suficientemente valioso para permitirlo ser utilizado como moneda de curso legal en Pensilvania, Virginia y Maryland. Estos estados incluso tenían derecho a pagar sus impuestos federales con cáñamo.

-El cannabis es una sustancia antigua

La planta de cannabis no es nueva y tampoco su uso. Por ejemplo;  cannabis se han encontrado en tumbas chinas que se remonta a miles de años, y bongs o pipas de oro de más de 2.400 años se encontraron en Rusia. Yendo aún más atrás, se dice que el cannabis ha co-evolucionado con los humanos y que probablemente es la razón por lo que contiene un intenso valor médico para nuestra especie. Esto indicaría que la planta de cannabis no ha seguido a la mayoría, si no a nuestra existencia.

por -
1 43.014 vistas

Varios estudios recientes han sugerido que fumar marihuana se asocia con cambios  físicos en ciertas regiones del cerebro, tanto en términos de forma como volumen, aunque no se pudo establecer causa y efecto. Ahora, en una nueva investigación que se dispone a replicar estas investigaciones utilizando un diseño experimental más robusto ha producido resultados contradictorios. Según el estudio, el uso diario de marihuana, tanto en adultos como en adolescentes, no está asociado con ninguna diferencia significativa ni en la forma ni en el volumen de las regiones investigadas. El trabajo ha sido publicado en The Journal of Neuroscience .

Dadas las tendencias cambiantes actuales hacia la aceptación y el uso de la marihuana, es importante investigar a fondo los posibles riesgos asociados con la marihuana de manera que las decisiones relativas a la legalización y su clasificación puedan basarse en la evidencia científica. Por lo tanto, numerosos estudios han examinado los efectos potenciales del uso de la marihuana, y varios de ellos han llegado a la conclusión de que fumar marihuana se asocia con cambios en el cerebro. Una investigación incluso llegó a la conclusión de que el uso frecuente de marihuana se asoció con la disminución cognitiva y una disminución en IQ . Sin embargo, los resultados no han sido consistentes a lo largo de los diferentes estudios.

Algunas investigaciones, por ejemplo, encontraron que el uso de la marihuana está vinculado a una disminución en el tamaño de ciertas áreas del cerebro, mientras que otros llegaron a la conclusión de que la marihuana se asocia con un aumento en el volumen de las mismas áreas. Mientras que los estudios eran interesantes, es importante tener en cuenta que, debido a la forma en que fueron diseñados, no fue posible establecer la causa y el efecto. Por otra parte, los estudios pueden no haber controlado adecuadamente el consumo de alcohol, que es un tema particularmente importante dado que está bien establecido que el abuso de alcohol puede tener un efecto perjudicial en la estructura del cerebro, así como en su volumen y en la capacidad mental.

Con el fin de abordar esta cuestión y esperando aportar algo de claridad, los científicos diseñaron un estudio bien controlado que se proponía investigar los efectos potenciales del uso de marihuana al día en adultos y adolescentes. En particular, querían comparar los cerebros de los usuarios y no usuarios mediante el examen de la morfología de numerosas regiones diferentes que eran objeto de estudios anteriores: el núcleo accumbens, la amígdala, el hipocampo y el cerebelo.

Para el estudio, 29 adultos consumidores de marihuana al día fueron matriculados, junto a 29 adultos no usuarios. Un grupo de 50 usuarios diarios adolescentes también fueron reclutados, una vez más junto a una muestra de 50 no usuarios adolescentes. Es importante destacar que los investigadores coinciden estrechamente los grupos de muchas variables de confusión posibles, como la depresión, la edad, el consumo de tabaco y de género. Además, fueron emparejados en el consumo de alcohol a un grado mucho mayor que los estudios anteriores.

Después de la realización de resonancias magnéticas de los participantes y la realización de los análisis estadísticos, los investigadores no encontraron diferencias en los volúmenes de cualquiera de las regiones cerebrales investigadas. Según los investigadores, esto podría sugerir que las diferencias observadas anteriormente puede ser debido a un control inadecuado por el consumo de alcohol, dado el hecho de que incluso el abuso modesto de alcohol se ha relacionado con cambios en el cerebro.

Aunque este estudio fue más sólido en términos de grupos de juego, es necesario tener en cuenta que todavía tiene algunas limitaciones importantes. Por ejemplo, todavía no se puede establecer la causalidad, y no tener en cuenta los factores socioeconómicos o el historial de uso de la marihuana, como cuando comenzaron a usarla.

por -
1 1.207 vistas

Los pueblos prehistóricos de Europa ya consumían sustancias que alteran la mente como el alcohol y las drogas de plantas -amapola y setas alucinógenas-, pero, al contrario que el hombre moderno, que lo hace por un placer hedonista antes de caer en la adicción, este hábito estaba altamente regulado y relacionado con el sistema de creencias y rituales funerarios sagradosElisa Guerra- Doce, de la Universidad de Valladolid, afirma que el uso de drogas era una parte integral de las creencias prehistóricas, ya que estas sustancias se tomaban como una ayuda en la comunicación con el mundo espiritual.

A pesar de que el consumo de estas sustancias es tan antigua como la sociedad humana, hace poco que los investigadores han comenzado a estudiar los contextos históricos y culturales en los que los productos que alteran la mente se utilizaban en Europa. Según explica Guerra-Doce en la revista Journal of Archaeological Method and Theory, en la investigación se examinaron cuatro tipos diferentes de documentos arqueológicos: fósiles de hojas, frutos o semillas de plantas psicoactivas; residuos de bebidas alcohólicas; alcaloides psicoactivos hallados en artefactos arqueológicos y restos óseos de épocas prehistóricas; y representaciones artísticas de las especies de plantas que alteran el humor y de escenas de consumo de bebidas.

Estos restos incluyen trozos de la adormidera en los dientes de un varón adulto en un yacimiento neolítico en España, semillas de cannabis carbonizadas en recipientes que se encuentran en Rumania, rastros de cerveza de cebada en varios recipientes de cerámica recuperados en Iberia y diseños abstractos en los Alpes italianos que representan el uso ritual de setas alucinógenas.

Guerra-Doce encontró los restos de estos productos que alteran los sentidos en tumbas y lugares ceremoniales, por lo que cree que esas sustancias están fuertemente vinculadas con el uso ritual. Fueron consumidas con el fin de alterar el estado normal de conciencia, o incluso para alcanzar un estado de trance. Los detalles de los ritualesaún no están claros, pero la hipótesis es que las sustancias se utilizaron, ya sea en el curso de ritos mortuorios o para proporcionar sustento a los difuntos en su viaje a la otra vida, o como una especie de homenaje a las deidades del inframundo.

Seguir leyendo en Abc

por -
1 1.886 vistas

La comida nunca huele tan bien como cuando estás hambriento: donuts, dulces, una hamburguesa con queso y tocino (¡incluso el olor mismo del queso y el tocino!) o cualquier apetencia que tu cuerpo requiera desencadena esa constelación neuroquímica que por brevedad llamamos “hambre”, y que en su forma extrema (o bien, en su forma alentada por el consumo de cannabis) llamamos munchies.

Y es que el cerebro inundado de THC podría orientar a los neurólogos sobre el mecanismo del hambre: Giovanni Marsicano y un equipo de la Université de Bordeaux publicaron un estudio en Nature Neuroscience donde afirman que los receptores olfativos en los cerebros de ratones se activan cuando estos tienen hambre, pero también cuando sus cerebros están drogados.

La importancia del olfato como ayuda para conseguir comida no puede desestimarse, pero lo interesante en este caso es que saltarse una comida o hacer ayuno activan los mismos receptores en el cerebro que cuando te fumas un porro. Estos receptores producen un compuesto llamado endocanabinoide, que actúa justamente como el THC de la marihuana, produciendo efectos similares al consumo de la sustancia, incluyendo un hambre voraz y un aguzado sentido del olfato.

En otras palabras: si no comes, tu cerebro se comporta como si estuviera drogado.

Pero los cerebros de los humanos y de los ratones tienen algunas diferencias: por ejemplo, nuestros receptores de canabinoides están localizados en el cerebro, pero también en otras partes del cuerpo; por otro lado, el sentido del olfato en los roedores es mucho más agudo que en los humanos (ellos pasan mucho más tiempo que nosotros observando el mundo a través de los aromas).

Sin embargo, esta asociación entre hambre y olfato no ha sido desaprovechada por los Big Pharma, quienes crearon drogas como Rimonanbant para bloquear los receptores de canabinoides e impedir la aparición del hambre (aunque al menos desde el 2009 esta droga fuera sacada del mercado, debido a sus maliciosos efectos secundarios.)

Fuente Pijamasurf

por -
2 3.158 vistas
correr marihuana

Los científicos han dado un nuevo significado al término “subidón del corredor.” Los nuevos hallazgos sugieren que el ejercicio puede activar las mismas vías para aliviar el dolor como la marihuana.

La supresión de la euforia y el dolor que se producen durante el ejercicio de alta intensidad se cree que es el resultado de los opiáceos naturales llamados endorfinas. Pero desde el descubrimiento del sistema endocannabinoide en los mediados de los años 90, la evidencia ha señalado a moléculas similares a las naturales de la marihuana como la verdadera explicación .

Publicado en la revista Neuropharmacology, nuevos hallazgos en Brasil confirman el papel del sistema endocannabinoide en el alivio del dolor inducido por el ejercicio.

“Estos resultados indican que el ejercicio podría activar el sistema endocannabinoide, que produce antinocicepción.”

En el estudio, las ratas que se sometieron a ejercicios de alta intensidad mostraron una mayor tolerancia al dolor – causado por cambios en los receptores CB1 del cerebro.

Los receptores CB1 son activados por compuestos de la marihuana, así como los cannabinoides de origen natural tales como la anandamida. En cualquiera de los casos, la actividad de los receptores CB1 se ha demostrado que interfiere con la señalización del dolor tanto en el cerebro como en el nivel de la médula espinal.

Curiosamente, en áreas del cerebro que regula el dolor de la rata involucrada , el ejercicio pareció aumentar la actividad y la disponibilidad de estos receptores. Los niveles en sangre de anandamida también fueron más altos después del ejercicio.

Los resultados, sugieren a los autores, que podrían ser útiles para el tratamiento del dolor en ciertos grupos de pacientes.

“Nuestros resultados demuestran que el ejercicio de intensidad moderada es eficaz en inducir antinocicepción, que puede ser de gran importancia para el tratamiento de varias condiciones clínicas del dolor.”

El alivio del dolor después del ejercicio ha sido documentado desde la década de 1980, pero aún no se había explicado adecuadamente, agregan.

Hasta que no se hagan más investigaciones, los estudios anteriores en seres humanos también demostraron niveles de endocannabinoides más altos después del ejercicio, lo que sugiere que el mismo sistema podría actuar en los seres humanos.

 

Fuente LeafSciencie traducido por La Marihuana

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE INVESTIGACIÓN SOBRE CANNABINOIDES
Los compuestos responsables de los efectos del cannabis se denominan cannabinoides, e imitan el efecto de moléculas neuromoduladoras endógenas, que actúan a través de receptores específicos en neuronas y otras células del organismo. Durante el reciente congreso organizado por la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides, se dieron a conocer los últimos avances en el conocimiento de los efectos de esta planta en el organismo. Un grupo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid presentó un nuevo ensayo clínico para evaluar la eficacia de los cannabinoides contra tumores cerebrales.

Más de 100 investigadores, provenientes de distintos lugares de España y especializados en el estudio de los compuestos derivados del Cannabis, se dieron cita en Barcelona entre los días 28 y 30 de noviembre para presentar los resultados de sus investigaciones. En el encuentro pudieron discutir sobre el alcance de los nuevos hallazgos relacionados con el efecto de estos compuestos, tanto en el cerebro como en otros tejidos del organismo. Una parte importante de la reunión se dedicó aanalizar el potencial terapéutico de los derivados de la marihuana en el tratamiento de distintas enfermedades.

El profesor A. Zimmer (Universidad de Bonn, Alemania) mostró en la conferencia plenaria inaugural cómo la administración de THC, el compuesto más abundante y potente de los presentes en la planta, produce efectos muy diferentes en la capacidad de aprendizaje y la memoria de ratones jóvenes y viejos, viéndose favorecidas estas características en ratones viejos y perjudicadas en ratones jóvenes. También en relación con los efectos de los derivados de la marihuana en el cerebro, investigadores de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona mostraron datos novedosos que apoyan la idea de que los déficits cognitivos provocados por el THC se deben a la asociación entre receptores de cannabinoides denominados CB1 y receptores de otros neurotransmisores, como la serotonina. Además, nuevos resultados experimentales que emplean modelos animales han permitido demostrar que el papel regulador de la ingesta de alimentos que ejercen los cannabinoides y los receptores CB1 ocurre de manera específica, a través de neuronas de proyección excitatorias, y no a través de la regulación de otros tipos neuronales.

Por otro lado, en las jornadas se presentaron diversos avances relacionados con la posible utilización terapéutica de fármacos que contengan principios activos de la marihuana o derivados de sintesis. Así, en el transcurso de la mesa redonda “del laboratorio a la clínica”, se discutieron las experiencias (tanto de médicos como de investigadores básicos implicados en estudios preclínicos y clínicos) encaminadas a determinar la eficacia de fármacos cannabinoides en el tratamiento de distintas enfermedades. Por ejemplo se discutió la experiencia clínica en la utilización del fármaco Sativex, un spray oromucosal que contiene los cannabinoides THC y CBD, y que ha sido recientemente autorizado para el tratamiento de los síntomas asociados a la esclerosis múltiple. Igualmente, se presentaron datos acerca de un ensayo clínico que ha tenido lugar en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, y en el que se ha analizado la seguridad de la administración del fármaco Sativex a pacientes que padecen la enfermedad neurodegenerativa conocida como corea de Huntington. Así mismo, se presentó un nuevo ensayo clínico en el que se pretende evaluar la eficacia de los cannabinoides contra tumores cerebrales. Dicho ensayo, que tendrá lugar en cuatro hospitales del Reino Unido, ha sido promovido por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, el Instituto de Investigación Sanitaria San Carlos (IDISSC) y el Instituto de Investigación Hospital 12 de Octubre (i+12).

Finalmente, en diversas comunicaciones se presentaron resultados que muestran el efecto protector que la administración del cannabinoide CBD ejerce en animales neonatos sometidos a daño cerebral por falta de glucosa y oxigeno. Estas últimas evidencias abren la puerta a la posible utilización de este compuesto para el tratamiento del daño neurológico provocado por situaciones de hipoxia perinatal, una de las complicaciones que se presentan con más frecuencia durante el parto.

La Sociedad Española de Investigación en Cannabinoides es un foro que aglutina la investigación que realizan los diferentes grupos de nuestro país en relación con los efectos del Cannabis y sus compuestos activos denominados cannabinoides. Entre otras actividades la SEIC proporciona un marco de discusión e intercambio científico orientado a promover la investigación en el campo de los cannabinoides, así como a divulgar entre la sociedad los avances científicos más significativos relacionados con los efectos de los compuestos derivados del cannabis en nuestro organismo.

» Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides (SEIC) www.seic.es/ Dpto. de Bioquímica y Biología Molecular III, Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. » International Cannabinoid Research Society – http://www.icrs.co. Fuente 

por -
0 844 vistas

La próxima vez que consumas cannabis , gracias a la capacidad de la ascidia podrás disfrutar de ella. Esta muy lejana, relativamente gelatinosa fue el primer organismo que desarrolló la capacidad de responder al THC, el ingrediente activo de la marihuana. Cuando los seres humanos se unieron a la línea evolutiva, nos dimos cuenta rápidamente los beneficios recreativos de la marihuana. Los arqueólogos incluso han encontrado alijos secretos de hace 2.700 años a de C.

A pesar de nuestra rica historia de la marihuana , apenas hemos empezado a entender la complejidad de cómo la sustancia afecta al cuerpo. El THC tiene una amplia gama de efectos, desde psicotrópicos, es decir, drogarse, hasta para el alivio del dolor. También es capaz de actuar como un estimulante y un depresor al mismo tiempo. ¿De qué manera una molécula puede hacer tantas cosas? Es por eso que estoy aquí: para darles un curso intensivo sobre cómo la marihuana afecta sus moléculas.

La primero que hay que saber es que los efectos del THC dependen de dónde exactamente la sustancia química interactúa con su cuerpo. Hay dos tipos de proteínas de reconocimiento, también conocidos como receptores, para el THC. El primero es CB1, que se concentra en el cerebro. Estos receptores representan la gran sensación que se obtiene al fumar marihuana. La segunda variedad de receptores de THC es CB2, que se encuentran a lo largo de todo el cuerpo en las células del sistema inmune. THC interacciona con los dos tipos de receptores, por lo que la droga tiene usos medicinales y recreativos. Pero apuesto a que no es lo primero que le vino a la mente cuando hizo clic en este artículo, así que vamos a hablar de los tentempiés.

Hay una razón puramente científica de por qué usted puede ingerir 5.000 calorías pronto y todavía se pregunta que hay luego más tarde. Son los receptores CB1 en el hipotálamo, la región del cerebro que regula el apetito.

Normalmente, el cuerpo produce sus propios cannabinoides, que se unen a sus receptores CB1 para decirle a su cerebro que necesitas alimentos. Cuando se proporciona al cuerpo THC, se aumenta artificialmente el “tengo hambre” su señal y por lo tanto se termina pensando en el menú, suena increíble. Este efecto secundario es bueno también para los pacientes de cáncer que han perdido todo deseo de comer.

Siento decírtelo, pero cuando estas “colocado” es porque tiene daño cerebral temporal. También hay receptores CB1 en el hipocampo, el área del cerebro que procesa la memoria a corto plazo y la memoria espacial. Debido a que se tiene está sobre-estimulación de esta parte del cerebro cuando se fuma marihuana, sus neuronas no pueden funcionar bien y en realidad se asemejan a un daño cerebral . Por eso, cuando te olvidas de lo que estás hablando en el medio de una frase, no es porque se le olvidó, es porque nunca se almacena lo que dices en tu memoria a corto plazo. Pero este lado que afecta no es del todo malo: El hipocampo también se asocia con la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Este hecho puede explicar por qué se ha demostrado que la marihuana puede ser un tratamiento eficaz para algunos individuos.

El cannabis también actúa como un estimulante, la deformación por completo del sentido del tiempo. Tener THC en el cuerpo conduce a elevados niveles de dopamina. La dopamina es una molécula que se libera en respuesta a la comida, el sexo, y las cosas que por lo general te hacen feliz. De hecho, la dopamina provoca esa sensación de felicidad, que es por lo que se apoda en el cuerpo como “sistema de recompensa”.

La dopamina también proporcionalmente regula su sentido interno del tiempo. Más dopamina significa que usted siente como si el tiempo va más rápido. Así que cuando usted ha fumado, se está experimentando el tiempo más rápido, pero también no está guardando sus recuerdos – que es una trippy, el concepto Memento-esque.

En cuanto a los usos clínicos, la dopamina es un cajón desastre. Niveles de dopamina más altos pueden ayudar con la depresión, pero el exceso de dopamina puede inducir a psicosis. Y, de acuerdo con una popular hipótesis , la dopamina es la base química de la adicción. Sí, usted puede ser adicto a la marihuana, aunque es probable que no se sufra los mismos síntomas de abstinencia como lo haría con la cocaína o la heroína.

Alguna evidencia científica apoya el uso médico de la marihuana, sin embargo, también existe evidencia de que el uso de la marihuana puede llevar a la pérdida de la memoria, la adicción y al poco control de los impulsos. Además, todavía hay muchas preguntas acerca de la marihuana que la ciencia no ha contestado. Aún tenemos que ver los estudios a largo plazo de cómo el uso de la marihuana altera la estabilidad mental, coeficiente intelectual, y la función de la memoria. Se necesitan más datos para pintar el cuadro completo de la utilización de efectos de la marihuana.

¿Todavía te sientes un poco confuso (ehem) acerca de la marihuana? He aquí una lección de vídeo rápido que envuelve lo que acabaa de leer.

Por Brooke Horton

Fuente Policymic

por -
2 1.966 vistas

2ca29e1ab8d5ac6e342923dbfc9bfb84_articleHay que devolver las drogas a los laboratorios pese a las convenciones de la ONU, insisten los científicos. Para ellos, se trata del “peor caso de censura científica desde que la Iglesia católica prohibió las obras de Copérnico y Galileo”.

La legalización del cannabis, el éxtasis y el LSD permitirá elaborar “tratamientos innovadores” para curar la depresión y otras enfermedades, daría un impulso a la investigación en las áreas de la neurociencia, evitaría el miedo de la muerte inminente. Así lo afirma el profesor británico David Nutt, quien antes trabajaba como consejero del Gobierno del Reino Unido para asuntos relacionados con drogas, pero fue sustituido por pelear con los ministros.

Nutt junto con sus colegas ha publicado un artículo en la revista ‘Nature Reviews Neuroscience’, donde indica que la política de drogas está siendo impulsada por “los políticos, no por los científicos”.

Las normas, impuestas por la ONU en los años 1960 y 1970, han retrasado el desarrollo de la ciencia, asegura el profesor.

Es más, las leyes existentes asustan a los patrocinadores, que prefieren no gastar dinero en investigaciones que tengan que ver con drogas. Los propios investigadores también tienen miedo a realizar tales estudios. “Piensan que si violan la ley, podrían ser arrestados”, dijo Nutt al diario ‘The Independent’.

 

Fuente RT

por -
0 19 vistas

El Dr. Raphael Mechoulam, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén y descubridor en 1964 del THC y de la anandamida en 1992, fue elegido nuevo presidente en la Asamblea General celebrada en Colonia (Alemania) el día 11 de septiembre. El Dr. Franjo Grotenhermen, del Instituto Nova de Colonia, pasa a ocupar el cargo de director ejecutivo. Propuesto por la italiana ACT (Associazione per la Cannabis Terapeutica), el Dr. Vincenzo Di Marzo fue incluido como nuevo miembro de la Junta Directiva de la IACM, que queda ampliada desde ahora a 10 representantes. Ante la situación que se viene observando en distintos países, especialmente en EE.UU., de amenazas a médicos que recomiendan cannabis a sus pacientes, o a hablar del tema como una opción terapéutica, la Asamblea General de la IACM ha adoptado la resolución que resume en la siguiente frase: “Es un derecho del médico el poder discutir con sus pacientes el uso medico del cannabis.”

En la Reunión de la Junta Directiva se decidió cambiar la frecuencia de las reuniones científicas de bi-anuales a anuales, y celebrar la 3ª Conferencia de la IACM sobre “Uso médico de los Cannabinoides” a finales de septiembre o principios de octubre de 2004, posiblemente en el Reino Unido, Holanda o España.

Cortesía de IACM
Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento. http://www.cannabis-med.org/