LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Conducción"

Conducción

0 872 vistas

Es difícil para el consumidor saber el tiempo suficiente que lleva eliminar el THC por debajo del límite permitido. Pongamos por ejemplo a Canadá donde se legalizará el consumo el mes de Julio y donde muchos se hacen la pregunta después de fumar cannabis ¿cuando conducir? ¿Debería esperar 3 horas o 24 horas para ponerse detrás del volante después de fumar marihuana?

Los científicos canadienses no ven clara la respuesta  a esta pregunta, y los consejos oficiales de seguridad pública tampoco dejan muy claro este tema a los potenciales consumidores.

Fumar marihuana no es lo mismo que beber alcohol

El cuerpo elimina el alcohol de manera bastante uniforme, permitiendo evaluar con precisión el nivel de alcohol en la sangre según la cantidad consumida, la variedad y lo que una persona pese.

Para el cannabis, es bastante más complicado, dicen los científicos. La cantidad de THC en la sangre variará según el THC que se haya consumido y la concentración de cannabis, aunque también si se ha fumado un porro o se ha comido un dulce o galleta. La corpulencia y el sexo también juegan distintos papeles, además de si se esta cansado y otros factores mucho más difíciles de controlar, como la regularidad del uso o el humo producido por otras personas que han fumado a su alrededor.

Necesidad de una respuesta

El problema es muy importante en tiempos en que se fortalecen las leyes para combatir la conducción bajo los efectos de sustancias. Según el proyecto canadiense de ley federal, la conducción con un THC mayor a dos nanogramos por mililitro de sangre debería convertirse en una infracción.

Es complicado para el usuario saber el tiempo suficiente que puede llevar eliminar el THC por debajo de este límite.

La ciencia dice que, en general el promedio es de cuatro a seis horas después del consumo, cuando alguien es capaz de conducir “, dice Jean-Sebastien Fallu, un psicólogo de la Universidad de Montreal especializado en adicción y drogadicción.

Sin consenso científico

Otros científicos no piensan igual. El neuropsicólogo de la Universidad de Alberta Scott Purdon, que está realizando estudios sobre cómo los efectos del cannabis se atenúan entre los consumidores, encuentra que “las estimaciones de cuatro horas y seis horas encontradas en el literatura científica, son solo opiniones.”

Nadie sabe la respuesta todavía

Scott Purdon, Neuropsicólogo, Universidad de Alberta

“Todavía no hay mucha ciencia”, dice el Dr. Purdon. Él cree que se necesita más investigación para comprender mejor los efectos del cannabis en el cuerpo.

“La mayoría de los consumidores han informado que los efectos desaparecen después de dos a cuatro horas”, dice Purdon. “La gente nota que algo cambia. Pero, ¿la sustancia se ha eliminado lo suficiente de su cuerpo para que pueda conducir de manera segura? Esta es otra pregunta sin respuesta.”

Posición de gobierno canadiense y de la policía

Los diferentes niveles gubernamentales reflejan esta incertidumbre y ofrecen consejos vagos y cautos.

“La investigación científica no proporciona directrices generales sobre cuánto tiempo debe transcurrir entre el consumo de cannabis y el derecho a conducir”, dice el Ministerio de Justicia federal en su sitio web.

En la provincia de Alberta, oficialmente dicen que es “prever  otra manera de llegar a casa”. Un funcionario del Ministerio de Transporte sugirió que sería prudente esperar 24 horas. “Para estar seguro, eso es lo que aconsejaría”, confirmó el Ministro Brian Mason.

“No hay una buena respuesta sobre qué decirle a la gente”, dijo por su parte el Sargento Robert Davis, responsable de la lucha contra el manejo de vehículo deficiente de la Policía de Edmonton. Por falta de certeza, se niega a dar consejos específicos y prefiere pedirles a las personas que no conduzcan si han consumido cannabis.

0 57 vistas

Aunque el 91 por ciento de los adultos estadounidenses dicen que conducir bajo la influencia del cannabis es peligroso, y el 87 por ciento dice que esta práctica representa una amenaza para otros usuarios en la carretera, solo el 40 por ciento percibe la hierba como la causa del creciente número de accidentes de tráfico.

El estudio fue realizado por Harris Poll en un grupo de 2.000 adultos estadounidenses en representación de la Asociación de Víctimas de Víctimas (PCI) estadounidenses, que afirma que el creciente número de accidentes de tráfico es alarmante.

“Conducir bajo la influencia de la marihuana es extremadamente peligroso”, dijo Robert Gordon, vicepresidente de PCI.

“De hecho, manejar bajo la influencia de la marihuana debería verse con los mismos riesgos que conducir bajo la influencia del alcohol. Cuando estás bajo la influencia del cannabis, esto puede debilitar tu juicio, la coordinación motora y el tiempo de reacción. Necesitamos más investigación, conciencia pública y mejores políticas públicas para reducir el peligro de conducir bajo la influencia del cannabis “.

Una encuesta llevada a cabo a fines del mes pasado descubrió que el 31% de los padres hablaba sobre los riesgos asociados con la conducción bajo la influencia del cannabis por parte de sus hijos.

Hasta la fecha, veintinueve estados y el Distrito de Columbia legalizaron la marihuana con fines médicos o recreativos. los datos del Instituto de Seguros de accidentes de tráfico han demostrado que los coeficientes de la colisión son un 3% mayor en los estados que han legalizado la marihuana con fines recreativos: Colorado, Oregon, Washington, Nevada.

“En los tres primeros estados se registró un aumento en los accidentes de tráfico después de la legalización de la marihuana con fines recreativos, los cuales no pueden ser explicados por las diferencias regionales, el clima, la economía o cambios en el número de automóviles,”dijo Adrian Lund, presidente del IIHS-HLDI.

El estudio UT Austin publicado en el American Journal of Public Health analizó los cambios en accidentes fatales en Colorado y Washington asociados con el uso recreativo de la marihuana entre 2009-15. Los autores concluyen que, “Tres años después de la legalización recreativa de la marihuana, los cambios en las tasas de mortalidad por accidentes automovilísticos en Washington y Colorado no fueron estadísticamente diferentes de aquellos en estados similares sin legalización recreativa de la marihuana”

0 149 vistas
www.pixabay.com

Un nuevo estudio vuelve a afirmar lo que muchos otros ya nos han dicho, y es que conducir ebrio es significativamente mucho más peligroso que bajo los efectos del THC del cannabis.

El articulo de investigación” Cannabis, alcohol y accidentes mortales en la carretera “, publicado por PLoS One el mes pasado, examinaba los detalles del estudio de la policía metropolitana francesa que incluía a más de 4.000 conductores involucrados en accidentes de automovilismo “Los conductores bajo la influencia del alcohol tienen 17.8 veces más probabilidades de ser responsables de un accidente fatal, termina el estudio, mientras que “los conductores bajo la influencia del cannabis multiplican el riesgo de ser responsables de causar un accidente fatal en 1.65”.

La diferencia es de 11 veces mayor en términos de quién fue el causante del accidente. Además, el estudio también encontró que un veintiocho por ciento de los accidentes graves se podrían prevenir si ningún conductor excediera el límite legal de alcohol y en comparación con un 4% por mismo motivo pero con el cannabis. El estudio agregó: “El alcohol sigue siendo el principal problema en las carreteras de Francia”. 

Los investigadores también compararon sus hallazgos de este estudio con otro similar que también se hizo en Francia casi diez años antes. El estudio señaló que “el número total de muertes por accidentes de tránsito se había reducido drásticamente durante este período, y el número de víctimas atribuibles al alcohol y / o al cannabis disminuyó proporcionalmente”. Obviamente, la buena noticia es gracias a los beneficios de los programas de educación vial (que aumentaron a lo largo de la década) creados para concienciar a los conductores del los peligros de conducir ebrios o balo los efectos del cannabis.

1 176 vistas

La legislación del cannabis se liberaliza en el mundo, pero muchos países no tienen límites de THC basados en la evidencia para los conductores. Esto implica que hay muchas disposiciones nacionales diferentes que sancionan conducir con THC o sus metabolitos en sangre. Aquí, exploramos los distintos enfoques de los límites y test de THC para los conductores.

La cantidad de THC que tiene que haber en tu sangre antes de que se te describa como bajo los efectos de una sustancia se interpreta de manera muy diferente según el país en el que te encuentres. En los EE. UU., muchos estados federales que han legalizado el cannabis como medicina o para uso recreativo han establecido un límite de cinco nanogramos de THC activo en la sangre. En Canadá, es probable que se establezca un límite concreto de THC una vez que el país lo legalice, y los planes pertinentes están listos y en espera.

Algunos test de THC incluyen el THC-COOH, que no es psicoactivo

Pero en Europa, la legislación todavía está llena de discrepancias. Mientras que en la mayoría de los estados europeos se mide solamente el THC activo, en algunos países de la UE, también se incluye el metabolito no psicoactivo THC-COOH cuando se hace el test para ver si una persona está en condiciones de conducir o no. En algunos países, es obligatorio un test de saliva o de orina antes del análisis de sangre. En otros, es voluntario. En una tercera variante, muchos países se las arreglan sin la prueba preliminar y dependen del ojo experimentado de un agente de policía para decidir cuándo solicitar un análisis de sangre. Al hacer esto, se está abriendo la puerta a prejuicios estereotipados contra los consumidores de cannabis. Sin embargo, en todos los países, solo se pueden usar los valores en sangre en los tribunales. Las sanciones van desde multas hasta prohibiciones de conducir, que con frecuencia se imponen durante muchos años o incluso de por vida.

La diferencia entre los límites de THC en la sangre y en el suero sanguíneo es muy importante

En Alemania, el número de usuarios de cannabis a los que se ha revisado la aptitud para conducir no ha dejado de aumentar desde mediados de la década de 1990. Cualquier persona que tenga más de 1 nanogramo (ng) de la sustancia activa tetrahidrocannabinol, o THC, en su suero sanguíneo, recibe una suspensión de tres meses de su permiso de conducir por parte de las autoridades de tráfico.

El límite de THC alemán es el más estricto del mundo, en comparación con otros países que tienen un valor fijo y, por lo tanto, un límite superior fijo para el THC. Otros países como Luxemburgo o Bélgica han definido el mismo límite superior, pero en estos países, el resultado se determina en relación con la sangre en su totalidad. En Alemania, el volumen de THC se calcula basándose en el suero de la sangre, lo que por lo tanto conduce a una lectura que es más de dos veces mayor.

Alemania tiene diferentes sanciones para los conductores que han consumido cannabis y los que han bebido alcohol

Como resultado, las autoridades alemanas de la dirección general de tráfico consideran que la capacidad para conducir se ve deteriorada incluso cuando no se sobrepasa el límite ya de por sí bajo para la muestra de sangre según las normas aplicables internacionalmente, y se cumple el requisito de sobriedad. La pena por conducir bajo los efectos del cannabis o del alcohol, de 800 € y un mes de suspensión, es la misma para todos los que comenten una primera infracción. Sin embargo, para los consumidores de cannabis, a esto suele seguirle otra carta, meses después de la sanción, que utiliza una norma legal administrativa para pedir que se entregue el permiso de conducir hasta que se haya demostrado que no se es adicto al cannabis. Las objeciones son inútiles y, en cualquier caso, sólo son posibles después de haber entregado este valioso documento.

El límite de THC para los conductores es mucho más alto en Suiza

Suiza también ha definido la conducción bajo los efectos del cannabis con mucha precisión, y lo sanciona tan estrictamente como Alemania. Pero con un total de 3ng en sangre, aplica un límite de THC mucho mayor. El límite suizo, que es comparable al nivel 0,0 para taxistas, es de 1,5ng/ml de THC en sangre en total. A primera vista, el límite de THC alemán de 1ng/ml no parece ser mucho más bajo. Pero si se tiene en cuenta que el límite suizo de THC para los conductores se mide en la sangre total y no, como en Alemania, en el suero sanguíneo, entonces esto equivale a un límite de 3ng/ml de suero. Por lo tanto, el valor límite umbral para los conductores profesionales en Suiza es de por lo menos 3ng/ml medidos al estilo alemán en comparación con el suero.

Noruega tiene una serie de normas sorprendentemente claras sobre el cannabis y la conducción

Aunque dista mucho de ser un líder en términos de despenalización, Noruega tiene un enfoque que de forma sorprendente se basa en la evidencia. Como está previsto en Canadá, aquí ya existe un sistema de tres niveles. Más de 1,3ng se trata como niveles de alcohol en sangre de 0,2 por mil. Más de 3ng se tratan como 0,5 por mil, y cualquier cosa mayor de 9ng recibe las mismas penas drásticas que por conducir ebrio con más de 1,2 por mil.

La determinación del valor de THC-COOH, a partir del cual supuestamente se puede calcular el nivel de consumo y, por lo tanto, la frecuencia de consumo, es igualmente controvertida. “Hasta ahora, se ha asumido que demostrar la presencia de productos de descomposición específicos del ingrediente activo del cannabis THC en el cabello era una prueba segura de consumo. Los investigadores del Instituto de Medicina Legal del Hospital de la Universidad de Friburgo, dirigido por el toxicólogo Prof. Volker Auwärter, han demostrado en estudios experimentales que esta conclusión puede conducir a conclusiones falsas”dice la revista Nature en sus “Scientific Reports” de octubre de 2015. Sólo el valor activo de THC es relevante para la cuestión de conducir bajo los efectos.

La campaña sobre cannabis y conducción ‘Clear Head. Clear Rules’

Primer plano de un porro de cannabis, unos cogollos de cannabis podados y recortados, y las llaves de un coche sobre un fondo blanco.

Con el fin de cambiar el sistema a largo plazo, por lo menos en Alemania, la Asociación Alemana del Cáñamo (DHV) puso en marcha la campaña “Clear Head. Clear Rules” (“Mente Clara. Normas Claras“, en español) en junio de 2017. En Alemania, la pérdida a menudo a largo plazo del permiso de conducir debido al consumo de cannabis está arruinando la vida a mucha gente. El tratamiento desigual de los conductores que han consumido cannabis y los conductores que han bebido alcohol tiene graves consecuencias para los consumidores de cannabis y para la sociedad. Los contribuyentes, sin poner el tráfico en riesgo o sin ni siquiera causar un accidente, se convierten en beneficiarios de prestaciones sociales, porque sin su carnet de conducir pierden su trabajo o incluso su propia empresa. Esto no castiga ninguna amenaza real a la seguridad vial, sino el uso del cannabis en sí mismo. Los expertos llaman a esto un sucedáneo de ley penal, porque estas medidas excesivas surgieron casi al mismo tiempo que la despenalización de la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para el consumo personal, en la década de los noventa.

El Prof. Volker Auwärter es un toxicólogo de Friburgo que asesora al gobierno federal alemán como miembro del Comité de Expertos en narcóticos, incluido en relación con la legislación de tráfico. Auwärter critica la falta de base científica para la legislación actual. Existe la amenaza de que se retire una licencia por cantidades que prácticamente no tienen efecto. El riesgo de un accidente en el límite legal de alcohol de 0,5 por mil es el doble que en 0,0 por mil. Con el límite actual de THC de 1ng/ml de suero sanguíneo, el efecto narcótico ha desaparecido hace tiempo.

Los conductores que han consumido cannabis causan menos accidentes que los conductores que han bebido alcohol

Además, las personas que conducen bajo los efectos del cannabis causan menos accidentes que aquellos que han consumido alcohol. A diferencia del alcohol, el cannabis no elimina las inhibiciones, lo que significa que la capacidad para tomar decisiones sigue vigente. En 2014, Auwärter manifestaba, en una conferencia de expertos en la ciudad de Frankfurt sobre el tema de los proyectos piloto de cannabis, que las personas que han consumido cannabis tienden a no conducir después. Y si conducen, entonces un conductor bajo los efectos del cannabis tiende a conducir mucho más a la defensiva que alguien que está borracho. Auwärter cree que el límite actual de THC es demasiado bajo, y le ha mencionado al periódico “Süddeutsche Zeitung” que estaba a favor de cambiarlo a “2-5” nanogramos.

Una guía de los límites de THC para los conductores en diferentes países:

Europa:

Bélgica: 1 ng

Dinamarca: 1 ng

Alemania: 1 ng en el suero sanguíneo, equivalente a 0,5 ng en sangre total. Valor de THC-COOH.

Reino Unido: 2 ng

Estonia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Finlandia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Francia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Irlanda: 1 ng

Italia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Croacia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Letonia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Lituania: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Luxemburgo: 1 ng

Malta: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Países Bajos: 3 ng, si se consumen junto con otras drogas o alcohol, 1 ng. Desde 2017, ha habido controles periódicos como parte de una política de tolerancia cero con las drogas y el alcohol en las carreteras. Anteriormente, los test solo se basaban en sospechas específicas de sustancias ilegales.

Noruega: Más de 1,3ng se trata como 0,2 por mil niveles de alcohol en la sangre, más de 3ng como 0,5 por mil, más de 9ng se trata como una ofensa/ delito criminal, como 1,2 por mil de alcohol en sangre

Austria: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Polonia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Portugal Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Rumania: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Suecia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Eslovenia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Eslovaquia: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Republica Checa: 2 ng

Hungría: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Chipre: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha

Canadá

Canadá tiene la intención de introducir un sistema de tres niveles.

No se aplica ninguna sanción a menos de 2ng de THC por mililitro (ml) de sangre.

De 2 a 5ng de THC por mililitro (ml) de sangre se trata como un delito menor, punible con una multa de hasta 1.000 dólares canadienses.

5ng o más de THC por ml en sangre se tratan como un delito penal. Se decidirá en casos individuales si se el caso se lleva a los tribunales o se impone una multa.

Combinación de THC y alcohol: más de 0,5 por mil de alcohol en la sangre y más de 2,5ng se definen como delitos y reciben el mismo trato que conducir con más de 5ng.

Todos los niveles en sangre deben medirse dentro de las 2 horas posteriores a la detención del conductor.

EE.UU.

En los EE.UU., conducir bajo los efectos de una sustancia se considera básicamente un hecho delictivo. Aquí también, se decide en casos individuales si se presentan cargos o se impone una multa.

Montana: 5ng

Ohio: 2ng

Pensilvania: 1ng

Estado de Washington: 5ng. Los conductores con menos de 5ng también pueden ser acusados de conducir “bajo los efectos del cannabis” si la policía puede demostrar que el conductor no está capacitado.

Colorado: 5g

Nevada:  2ng

Alaska: sin límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre bajo sospecha

California: en California se considera que estás bajo los efectos de una sustancia si la policía puede demostrar mediante pruebas que:

– la persona da la impresión de estar intoxicada por cannabis

– hay un deterioro evidente de las capacidades físicas y mentales debido al consumo

– una persona no puede bajo esas circunstancias conducir tan cuidadosamente como alguien que está sobrio

Oregón: el fiscal del estado debe demostrar que el conductor está afectado de forma visible o demostrable.

Massachusetts: Ningún límite específico, ningún “efecto negativo”, análisis de sangre por sospecha. Se considera que estás bajo la influencia si el cannabis afecta tu capacidad para conducir un automóvil con seguridad.

Maine: 5,0 ng

Washington / Distrito de Columbia: el fiscal del estado debe demostrar que el conductor está afectado de forma visible o detectable.

En los siguientes estados, incluso las más mínimas huellas de THC en tu sangre son suficientes para representar un hecho delictivo:

Arizona

Delaware

Georgia

Illinois

Indiana

Iowa

Michigan

Oklahoma

Rhode Island

Dakota del Sur

Utah

Wisconsin

by Micha

0 2.113 vistas

En España desde que hace unos años se implantara el más que polémico Drogotest por parte de la DGT en los controles rutinarios de drogas, han sido numerosas las voces que desde el sector cannábico han puesto el grito en el cielo por varios motivos que en muchos casos pueden llegar a rozar la ilegalidad. Es muy lógico que se persiga y castigue a los conductores que bajo los efectos del alcohol o las drogas supongan un peligro en la carretera. En determinados casos, parece que lo único que buscan es recaudar dinero.

En primer lugar nos encontramos con que el temido Drug Test 5000, equipo fabricado por la empresa alemana Draeger y también encargada de suministrar los alcoholímetros, puede detectar restos de cannabis pasadas 24 horas después de su consumo. Cualquiera reconocerá que pasadas 24 horas no existe ningún tipo de efecto que pueda afectar a una buena conducción, aunque el DrugTest no opine lo mismo.

En este aspecto no coinciden fabricante y DGT, que afirma que en el caso del cannabis detecta su consumo hasta 6 horas después. Los casos de conductores que han sido sancionados en estas circunstancias son miles, cuando se supone que pasadas ésas 6 horas la cantidad de THC en el organismo y según la DGT, no interferiría en la conducción. Tampoco se tiene en cuenta que los consumidores asiduos y según algunos estudios, pueden dar positivo meses después al ir liberando lentamente cannabinoides almacenados en los lípidos corporales.

Existen varios estudios realizados, desde los del propio fabricante hasta de la DGT encargado a la Universidad de Santiago de Compostela, en los que trataron de demostrar su efectividad y testarla en campo con 3344 conductores que voluntariamente se sometieron a la prueba. Según este estudio el dispositivo tiene una sensibilidad muy alta.

Las sustancias y las cantidades que se toman como punto de corte son: Opiaceos 20ng/ml, Anfetaminas 50ng/ml, Metanfetaminas 35ng/ml, Cocaína 20ng/ml, Cannabis 5ng/ml, Benzodiacepinas 15ng/ml. Una segunda muestra analizada en laboratorio y con una mayor precisión reducen mucho los puntos de corte, donde el del cannabis y en concreto del THC lo encontramos en 1ng/ml, límites en cualquier caso insignificantes y que tampoco cuantifican si es una cantidad que incapacite la conducción. Así como con el alcohol se pueden tomar tranquilamente dos cervezas con la certeza de que no se superará el límite legal permitido, con el cannabis una sola calada es suficiente para superar el punto de corte.

Otro estudio publicado en Alemania alerta de la alta sensibilidad del dispositivo, mostrando resultados positivos por sólo manipular el cannabis con sólo manipularlo con las manos. Recientemente la Asociación Europea de Automovilismo ha publicado una lista con medicamentos que se pueden tener en cuenta a la hora de dar falsos positivos en el DRugTest 5000 y entre las que se incluyen: Bromfeniramina, Bupropion, Clorpromazina, Clomipramina, Dextrometorfano, Difenhidramina, Doxilamina, Ibuprofeno, Naproxeno, Prometazina, Fenergan, Quetiapina, Ofloxacino, Ranitidina, Sertralina, Tioridazina, Trazodona, Venlafaxina, Verapamil…

En cuanto al punto de corte antes mencionado, en España solamente se disponen de datos cuantificados de la Agencia Mundial Anti-dopaje, donde el punto de corte para el deporte se establece 150ng/ml en orina, el triple que en la detección clínica de drogas de abuso que lo sitúa en 50ng/ml en orina para un consumidor asiduo, 40ng/ml si la muestra es en saliva. Como vemos, los 5ng/ml del Drug Test 5000 o los 1ng/ml de la segunda prueba en laboratorio son cantidades insignificantes si se comparar con los 40ng/ml requeridos para confirmar un abuso del cannabis. Ya si se comparan con el punto de corte olímpico es de risa.

Otro aspecto importante es la conservación del DrugTest, que según los estudios de la Universidad de Santiago de Compostela no se menciona pero que según el fabricante el rango de operación va desde los 4 a los 40ºC, y el de conservación no puede superar los 30ºC, siempre en su embalaje original. ¿Los almacenan en estas condiciones en un furgón o coche de la DGT?

El pasado mes de Junio, se presentó el primer recurso de amparo al Tribunal Constitucional en el que se cuestiona la fiabilidad de este conocido drogotest y se pregunta al alto tribunal qué es exactamente lo que se está sancionando dentro de la ley de Seguridad Vial. El abogado Rafael Agulló, que colabora en el recurso dirigido por Héctor Brotons, del estudio Brotsanbert, afirma que “sancionan por llevar una sustancia en el organismo más que por sus efectos. En nuestra opinión se está aplicando una concepción moral más que legal”.

1 153 vistas

Las leyes estatales que regulan el uso y venta de cannabis a adultos en EEUU no está asociado a las tasas de mortalidad de tráfico después de su promulgación, de acuerdo con un análisis de la seguridad del tráfico de los datos publicados en la revista American Journal of Public Health .

Los investigadores de la Universidad de Texas en Austin evaluaron las tasas de mortalidad de accidentes en Colorado y Washington previa y posteriormente a la legalización. Compararon estas tasas a los de ocho estados de control que no habían promulgado ningún cambio significativo en sus leyes sobre la marihuana.

19″No se encontró asociación significativa entre la legalización de la marihuana recreativa en Washington y Colorado y los cambios posteriores en las tasas de mortalidad de vehículos de motor en los tres primeros años después de la legalización de la marihuana recreativa”, concluyeron los autores.

Los autores tampoco reportaron alguna asociación entre el uso de la marihuana legal para adultos y el número total de accidentes no mortales.

Al comentar sobre los hallazgos, el Director Adjunto de la NORML, Paul Armentano, dijo: “Estas conclusiones deberían ser tranquilizadoras para los legisladores y para el público en general que tenga la preocupación de que la regulación del uso de marihuana para personas adultas podría poner en peligro inadvertidamente la seguridad pública. Estos resultados indican que tales temores no han llegado a buen término, y que tales preocupaciones no deben influir indebidamente en los legisladores o los votantes en otras jurisdicciones que están considerando la legalización del cannabis “.

Un estudio previo publicado el año pasado en la misma revista informó que la promulgación de leyes de legalización de marihuana médica se asociaba con una reducción en las muertes de tráfico en comparación con otros estados, sobre todo entre los conductores más jóvenes.

La tasa de accidentes mortales han caído significativamente en las últimas dos décadas – durante el mismo tiempo que la mayoría de los estados de Estados Unidos han legalizado la marihuana, ya sea para uso médico o social. En 1996, la Administración Nacional de Seguridad Vial informó que había unos estimados 37.500 accidentes de tráfico mortales en las carreteras de los Estados Unidos. Este total se redujo a menos de 30.000 en el 2014.

0 1.663 vistas
Imagen por cannabiswire

La Canadian Drug Policy Coalition presentó un informe con una amplia revisión de todo lo que sabemos acerca de lo que ocurre cuando alguien utiliza el cannabis y luego conduce. Aquí las respuestas del informe realizado en Canadá a algunas preguntas sobre el consumo de cannabis y la conducción.

1. ¿Con qué frecuencia conducen las personas después de usar la marihuana?

Es difícil conseguir un número definido. Los estudios de pruebas en carretera muestran que aproximadamente del 4 al 6% de los conductores que han consumido cannabis conducen en las próximas dos horas. Sin embargo, en los dos estudios se señala que hasta el 30 por ciento de la población se negó a participar. Esto podría tener un impacto de forma precisa en los resultados.

Las encuestas de población muestran un porcentaje mucho mayor de conducción después del consumo de cannabis, la percepción de los datos muestra aproximadamente que el 20% de los consumidores de cannabis conducen dentro de las dos horas después del consumo.

Dicho esto, en un estudio, el 79% de los consumidores de cannabis, dijeron que nunca habían conducido dentro de ese marco de tiempo de dos horas, por lo que la población que la usa y los datos podrían ser relativamente bajos.

2. ¿Quién es más probable que use cannabis y luego conduzca el coche?

Los estudios muestran que los estudiantes de la escuela secundaria, los varones y los usuarios frecuentes son más propensos a conducir después de haber consumido cannabis que otros. Sin embargo, los altos niveles de intoxicación pueden desalentar a los conductores operar un vehículo debido a las molestias físicas, o si piensan que el propósito de conducir es poco importante.

3. ¿Las personas que consumen cannabis y luego conducen un coche tienen más probabilidades de estar involucrados en un accidente

Depende. Más del 50 por ciento de las personas que usan marihuana piensan que el uso no aumentará la probabilidad de conseguir tener un accidente. Esto podría ser el resultado de su experiencia pasada: si han conducido bajo sus efectos y no estaban deteriorados lo suficiente como para tener un accidente, pueden pensar que será lo mismo en el futuro.

Aunque el uso de cannabis no significa necesariamente que una persona se vea afectada, los que utilizan el cannabis y luego conducen pueden experimentar un impacto negativo en su capacidad de conducción.

Un estudio reciente mostró la razón de posibilidades (una estadística utilizada para expresar un mayor riesgo) de un accidente de vehículo de motor relacionada con el cannabis es de 1,22. Eso significa que el riesgo de un accidente es 1,22 veces más probable que ocurra si el conductor ha consumido cannabis. Para comparar, la razón de probabilidad de un accidente relacionado con el alcohol es de entre dos y cuatro. Una cosa importante a tener en cuenta es que el riesgo de un accidente aumenta en gran medida si el conductor combina el cannabis con otras sustancias como el alcohol.

4. ¿Legalizar o despenalizar la marihuana animará a la gente a conducir posteriormente el coche?

El jurado está fuera de este tema. Algunos estudios muestran un aumento en la presencia de personas que utilizan el cannabis y la conducción. Sin embargo, el hallazgo podría deberse a que las autoridades lo están probando para ello, por lo que los nuevos datos mostrarán un aumento técnicamente. Otros estudios muestran que los accidentes mortales han disminuido en los lugares donde la marihuana medicinal es legal.

5. ¿Cómo afecta el consumo de cannabis a la capacidad de conducción?

El uso de cannabis puede tener un impacto negativo a corto plazo en cosas como el tiempo de reacción, la memoria a corto plazo, la toma de decisiones en virtud del tiempo y la presión, además de la coordinación motora. Sin embargo, los estudios muestran que el impacto en la conducción parece ser específicamente sobre la posición de salida lateral (ser capaz de permanecer en un carril).

El efecto es relacionado con la dosis – cuanto mayor sea la dosis, más negativo es el impacto. La probabilidad de sufrir este impacto depende en parte de cómo se utiliza y su frecuencia. Aquellos que usan cuatro o más veces por semana son menos propensos a experimentar estos efectos debido a su mayor tolerancia.

Algunos usuarios reportan frecuentemente una conducción más lenta y con menos riesgo después de usar la marihuana.

6. La policía no sabe cómo detectar cuando los conductores han estado usando marihuana

Depende. Los estudios demuestran que la simple observación no puede determinar adecuadamente cómo alguien está de deteriorado. Mientras que algunos agentes de policía pueden ser capaces de identificar el deterioro en alguien que han detenido para ver sus ojos rojos u oler marihuana, no pueden decir con exactitud que alteración tiene el conductor, o a partir de cuanto se deteriora. Una muestra de sangre puede mostrar con precisión la concentración de THC. La concentración de 7-10 ng / ml de THC en la sangre parece indicar que alguien ha utilizado cannabis y que puede estar deteriorado para conducir..

Actualmente no existe una manera de comparar con precisión la forma en que los niveles de alcohol en la sangre afectan el deterioro, y las muestras de fluidos orales para la concentración de THC están en el mismo barco.

7. Cuando se legalice la marihuana en Canadá, ¿cómo puede el gobierno ayudar a proteger la seguridad pública?

A pesar de que el mayor deterioro ocurre dentro de las primeras dos horas después de consumir, el gobierno debe recomendar los tiempos de espera en base a la dosificación, potencia y si se ingiere por vía oral o se fuma. “El pico de THC” es diferente para los dos métodos de consumo.

El informe señala que la cultura del cannabis anima a los usuarios a utilizarla de manera responsable. Escuchando a esta comunidad sobre la forma de reducir el estigma y la forma de diferenciarse de la cultura del alcohol, puede ser beneficioso. La revisión también señala que esta cultura del cannabis puede ser una fuente confiable de información sobre los riesgos potenciales, y que la mensajería debe centrarse en la educación basada en la evidencia.

El informe completo CDPC se puede encontrar aquí .

0 173 vistas

Una nueva investigación halla que la legalización de la marihuana medicinal en los estados norteamericanos reduce las muertes de tráfico.

El estudio fue publicado en el recién publicada edición de febrero de 2017 en American Journal of Public Health .

Los investigadores utilizaron los datos desde el 1985-2014 Fatality Analysis Reporting System  (aproximadamente 1,2 millones de accidentes en total); “Examinado la asociación entre MMLS [leyes de marihuana medicinal] y las muertes de tránsito en los modelos de regresión multinivel mientras que el control de las tendencias seculares contemporáneas.”

Examinaron esta asociación de cada Estado por separado en la promulgación de las leyes de cannabis medicinal, y también “evaluaron la asociación entre los dispensarios de marihuana y las muertes de tráfico.”

Los investigadores encontraron que; “En promedio, los estados con leyes de marihuana medicinal tenían menores tasas de mortalidad de tráfico que los estados que no teían leyes de marihuana medicinal, se asociaron con reducciones en las muertes de tránsito entre los de 15 a 24 y 25 a 44 años, y con adicionales reducciones graduales anuales en los mayores de 25 a 44 años “.

Señalan que; “Los dispensarios también se asociaron con reducciones de mortalidad del tráfico en las personas de 25 a 44 años.”

El estudio concluye que; “Ambas investigaciones, referente a estados con leyes de marihuana medicinal y con dispensarios, se asociaron con reducciones en las muertes de tráfico, especialmente entre los de 25 a 44 años. El análisis específico para el Estado mostró una heterogeneidad de la asociación de víctimas mortales de trafico por MML, lo que sugiere la moderación por otros factores locales. Estos hallazgos podrían influir en las decisiones políticas sobre la promulgación o derogación de las leyes de marihuana medicinal y cómo se implementan “.

Haga clic aquí para el texto completo y el resumen de este estudio.

0 124 vistas

Estudio.- La legalización del cannabis medicinal se asocia con una reducción en las muertes de tráfico. Según un nuevo estudio publicado por la revista American Journal of Public Health.

Utilizando los datos desde 1985 al 2014 Fatality Analysis Reporting System (FARS) , los investigadores “examinaron la asociación entre la aprobación de las leyes de marihuana medicinal (MMLS) y las muertes de tránsito en los diferentes modelos, con y sin dispensarios.” Ellos examinaron esta asociación “por separado para cada una de las MMLS estatales “, y también” evaluaron la asociación en estados donde hay dispensarios de marihuana y las muertes de tránsito “.

El estudio encontró que; “En promedio, los estados con leyes de marihuana medicinal (MML) tenían menores tasas de mortalidad de tráfico que los estados sin MML. Las leyes de marihuana medicinal se asociaron con una reducción inmediata en las muertes de tráfico en edades comprendidas entre 15 a 24 y 25 a 44 años, y reducciones graduales adicionales anuales en los mayores de 25 a 44 años “.

Los investigadores señalan que “los resultados específicos de cada estado mostraron que sólo 7 estados experimentaron reducciones post MML”, y que en los estados con “dispensarios también se asoció con reducciones de mortalidad en el tráfico entre los mayores de 25 a 44 años.”

El estudio concluye que; ” Ambos modelos, MMLS y donde existen dispensarios, se asociaron con reducciones en las muertes de tráfico, especialmente entre las edades de 25 a 44 años. El análisis específico por Estado mostró una heterogeneidad de la asociación de víctimas mortales de trafico por las leyes de marihuana medicinal, lo que sugiere moderación por otros factores locales. Estos hallazgos podrían influir en las decisiones políticas sobre la promulgación o derogación de las MMLS y cómo se implementan “.

Según Silvia Martins, una profesora que fue autora principal del estudio, la disminución probablemente se asocie con una disminución en el consumo de alcohol.

“Hemos encontrado pruebas de que los Estados con leyes sobre la marihuana en comparación con aquellos que no las tienen, informaron, en promedio, tasas más bajas de conductores que conducen con demasiado alcohol”, dijo Martins en un comunicado de prensa.

El estudio se realizó en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia; que se puede encontrar haciendo clic aquí .

0 3.313 vistas

Alcohol. Si eres de esas personas que les gusta tener en una mano una cerveza y en la otra un porro de marihuana o un bong, probablemente te interesará este estudio realizado por la Asociación Americana de Química Clínica (AACC) , que mostraba que la concentración de THC en la sangre aumenta en gran medida al consumir alcohol.

La mayoría de nosotros hemos experimentado de primera mano los efectos de la combinación del alcohol y marihuana , pero sigue habiendo pocos los estudios que muestren los efectos de una conexión de este tipo. El estudio incluyó a 19 personas, aunque es un punto de partida para futuras investigaciones sobre el impacto de la interacción entre la marihuana y el alcohol.

Los estudios se realizaron probando con dosis pequeñas y grandes de alcohol y cannabis, y los resultados se compararon con un grupo control que recibió placebo.

La concentración de THC sin alcohol ascendía a 32,7ug / L para las dosis bajas y de 42,2ug / L para grandes dosis de marihuana. Después de la administración de alcohol la concentración se elevó a 35,3 y 67,5ug / L de THC.

Estos números fuera de contexto pueden significar poco, sin embargo, las concentraciones del salto de THC es claramente perceptible. Los investigadores indicaron que estos resultados podrían afectar a la redacción de la legislación sobre la conducción bajo la influencia de la marihuana, porque es mucho más difícil de estudiar que en el caso del alcohol.

Los que consumen alcohol mientras fuman marihuana, no necesitan evidencia científica de que el alcohol aumenta significativamente la concentración de THC en el cuerpo. Estos resultados confirman, sin embargo, esta declaración, que mucha gente ya conocía y había sentido antes de la prueba.

0 758 vistas

Hay un par de cargas que califican como un delito de conducción, comúnmente llamado DUI (conducir bajo la influencia), que incluyen a los conductores ebrios de los que más del 80% no pasan la prueba o niegan realizar pruebas de sobriedad físicas, aliento o de sangre.   Y no sólo eso, sino que también se les imputan cargos por conducir bajo la influencia del alcohol y/o drogas.  Esto es importante porque Canadá se encamina a legalizar la marihuana, y los nuevos cambios se llevarán a cabo en las leyes existentes de DUI. Las tendencias de consumo de la marihuana están cambiando, y con ella la forma en que las personas interactúan y se interpreta la ley.

Conducir borracho vs conducción bajo efectos cannabis

Conducir ebrio o bajo la influencia de las drogas es un delito, en la siguiente infografía (inglés) se explica lo que se considera ilegal en Canadá y los EE.UU., y cuáles son las diferencias.

drunk driving vs high driving
Mientras se discuten las principales políticas, Canadá puede mirar a estados como Alaska, Colorado, Washington, Washington DC, y Oregon para ver cómo aplican sus leyes y reglamentos a los conductores ebrios. ¿Podrían las normas de transito estadounidenses servir a Canadá como manual en la creación de leyes para conductores ebrios o bajo influencias de las drogas? Canadá podría construir un marco legal similar en el futuro próximo.

La medición de los niveles de alcohol y uso de drogas

En Canadá y los EE.UU., se sometió a los conductores a una prueba de alcoholemia, que pudiese determinar el nivel de alcohol en el organismo de una persona. En los EE.UU., hicieron pasar la prueba de alcoholemia, pidiendo al conductor que colocase un hisopo absorbente en su boca y lo masticase o tocase con su lengua. En algunos estados (Colorado, California, etc.) si un oficial cree que un conductor esta sospechosamente conduciendo bajo la influencia de la marihuana, se le pide una prueba de sobriedad (“prueba de la mirada”, “caminar y girar”, “de una sola pierna de pie”). El oficial puede ordenar al un test de respiración, orina o sangre.

Además, los agentes de policía están utilizando la prueba de drogas de saliva que puede detectar THC, metanfetamina, metadona, cocaína, y otros medicamentos recetados. Mientras tanto, en Canadá, la policía está probando dispositivos de detección de drogas de fluidos en carretera. Si hay sospecha, se les pide a los conductores que se sometan a una prueba de sobriedad estandarizada (SFST).

¿Cuándo puede ser acusado de DUI?

En Canadá, de 1.000 de 50.000 cargos de DUI se establecen por conducir bajo la influencia de drogas, mientras que cada año 50.000 personas son detenidas por conducir borrachas. En la actualidad, puede ser acusado de un DUI si se estuviera controlando un vehículo, incluso si no se controla. También puede ser acusado de un DUI cualquiera que tenga una concentración de alcohol en sangre o por encima de 0,080%, o por mostrar signos de deterioro.  En los EE.UU., alrededor de 1.000.000 personas pagan por conducir borrachas. Al igual que en las leyes canadienses, se le considera un delincuente y puede ser acusados si su nivel de alcohol en sangre se encuentra por encima de 0,08%.

¿Cuáles son las sanciones?

Por conducir borracho en Canadá, las sanciones van desde multas económicas hasta ir la cárcel (desde $ 1000 en multas + de 12 meses la prohibición de conducir hasta 120 días de cárcel + de 36 meses la prohibición de conducir), dependiendo de las cantidades de sustancia, aunque su licencia es a menudo suspendida. Sin embargo, puede reclamarse en determinadas condiciones. Si una persona se ve perjudicada físicamente, la máxima pena de prisión es de 10 años. Si una persona muere, la pena máxima es cadena perpetua. Mientras tanto, en los EE.UU., las sanciones por un DUI, DWI y OWI (que opera en estado de ebriedad) varían según el estado y la jurisdicción. Para una primera o segunda infracción, las sanciones incluyen: multas de hasta $ 5,000, pérdida de la la licencia de conductor durante 3-6 meses y posible encarcelamiento. En cuanto a los conductores ebrios por las drogas, en Colorado las primeras sanciones de condena son de 9 meses de suspensión de la licencia, de 5 días a 1 año de cárcel, 48-96 horas de servicio público y una multa de hasta $ 1000.

3 491 vistas

La capacidad de la conducción bajo influencia de cannabis es significativamente diferente del comportamiento de conducción inducida por el alcohol, según los datos de un simulador de conducción publicados en la revista Journal of Applied Toxicology .

Investigadores del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas y la Universidad de Iowa evaluaron el rendimiento simulado en sujetos después de consumir cannabis vaporizado y alcohol.

Los investigadores informaron que la administración de cannabis se asoció a un comportamiento de conducción de compensación, tales como la disminución de la velocidad media y el aumento de la distancia de seguimiento, mientras que la administración de alcohol se asoció con la conducción más rápida. Sus hallazgos son similares a otros estudios de conducción, como aquí aquí.

Los investigadores también informaron que la dosificación de cannabis en combinación con cantidades bajas de alcohol ” los conductores tienden a mitigar la conducción más rápida con el alcohol”- lo que contrasta con los datos anteriores que reconocen que las dos sustancias combinadas típicamente poseen un efecto adverso aditivo en el rendimiento psicomotor.

          “Las asociaciones dependientes de la concentración de THC reducen la velocidad y el tiempo por debajo del límite de velocidad y aumentan la distancia de seguimiento sugiriendo una posible sensibilización de los conductores de su deterioro potencial y sus intentos para compensar“, concluyeron los autores. “El comportamiento exhibido por la compensación influida claramente por el cannabis en conductores contrasta con un mayor comportamiento de riesgo inducido por el alcohol, evidenciado por una mayor velocidad.”

De acuerdo con los resultados de una reciente publicación  de la revisión de la literatura de los estudios de culpabilidad por accidentes, “[A] intoxicación por cannabis se asocia con un aumento estadísticamente significativo del riesgo de bajo a moderada magnitud [odds ratio entre 1,2 y 1,4].” Por el contrario, un estudio de casos y controles en el 2015 por la carretera Nacional Traffic Safety Administration de Estados Unidos informó que la conducción con cantidades legales de alcohol en el sistema se asocia con casi cuatro veces mayor riesgo de accidente (odds ratio = 3,93).

Por Paul Armentano, Director Adjunto de la NORML

1 1.471 vistas

A los fumadores de marihuana les gusta decir que consumir no afecta a la forma en que conducen. Ahora, parece que el gobierno federal norteamericano está de acuerdo con ellos.

De acuerdo con el nuevo estudio encargado por la NHTSA (EEUU), las personas que fuman marihuana tienen mínimamente un mayor riesgo de accidente que aquellos que se mantienen sobrios o lo que es lo mismo el consumo de cannabis no afecta significativamente a la conducción. Durante el estudio de 20 meses de duración realizado a 10,858 conductores en Virginia Beach, los investigadores compararon a personas involucradas en accidentes con lecturas de drogas y alcohol con otras personas que habían conducido a la misma hora y por el mismo lugar sin tener accidentes. . En 2011 ya hubo otra investigación que afirmaba esto mismo, aunque por causas diferentes.

La lección principal: Con factores de edad, sexo y raza, no hubo “aumento de riesgo significativo en accidente o choque” por el consumo de marihuana.

Excluyendo los datos demográficos, la NHTSA dijo que los consumidores de drogas tenían un 25 por ciento más de riesgo de estrellarse, pero al mismo tiempo se les atribuía ese aumento a una mayor representación de los más jóvenes, predominando los conductores masculinos.

Extraño como parece, el riesgo real medio de los conductores que registraron consumo de THC (marihuana), eran un cinco por ciento superior a los conductores sobrios, y reduciendo a cero cuando los conductores también habían consumido alcohol.(En la actualidad este estudio sobre el consumo de marihuana y conducción es el único de su tipo que no correlaciona la marihuana y los accidentes de vehículos de una manera tan exigente.)

Cuando se trataba simplemente de alcohol, el panorama previsiblemente empeoró. Con un contenido de alcohol en sangre de 0,05-curiosamente, el límite inferior sugerido por la NTSB  en EEUU-los conductores tenían el doble de probabilidades de tener un accidente que alguien que no había tocado el alcohol. En el límite de 0.08 en Estados Unidos es legal, ese riesgo subía cuatro veces; en 0.12, era casi ocho veces mayor.

Hay varias advertencias que la NHTSA admite totalmente. A diferencia del alcohol, las concentraciones de THC en la sangre no necesariamente equivalen a la intoxicación en ese momento (la sustancia que altera la mente se puede detectar durante días, si no semanas, después). La tolerancia, el metabolismo, y varios otros grados en que la marihuana afecta a diferentes personas también son difíciles de establecer en los estudios como estos.

También está el pequeño problema de la falta de cualquier prueba uniforme o determinación científica del cierto deterioro de conducir. Nadie, ni siquiera las autoridades en estados norteamericanos como Colorado, ha llegado con una solución simple. La NHTSA dice que simplemente no se sabe mucho acerca de la marihuana como se sabe sobre el alcohol.

Aunque el estudio no prueba que el consumo de marihuana sea muy peligroso cuando se conduce un vehículo si que se debe tener claro que no es lo más inteligente y sensato conducir habiendo consumido marihuana u otras sustancias.

1 1.442 vistas

Por primera vez, la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que la presencia de residuos de THC en la sangre en los conductores no es motivo para condenar por delito de conducir bajo la influencia de cannabis. La Corte Suprema de Arizona dictaminó que “el asunto debe ser la responsabilidad de los propios pacientes.”

La Corte Suprema de Arizona dictaminó hace diez días que la presencia de THC residual en la sangre de los conductores no prueba el delito de conducir bajo su influencia, y no es suficiente para condenarlos, según el informe.

Esta importante decisión, adoptada por unanimidad entre los jueces, elimina el fallo del tribunal de apelaciones del año pasado.

El problema de la conducción bajo la influencia recientemente fue criticada por las autoridades en el estado de Colorado, en la que los miembros del jurado liberaron a casi todos los acusados ​​de conducir bajo la influencia sin penalidad en absoluto. El nuevo fallo es un precedente en Arizona y otros estados que se enfrentan o enfrentarán en el futuro con este tema.

Presidente de la Corte: “La responsabilidad está en el hospital”

“El tema de la responsabilidad debe estar en los propios pacientes”, declaró el Presidente del Tribunal Supremo Scott Bales, “son los que se supone que deben tener el control suficiente para conducir, en lugar de un par de agentes de policía que se encuentren en la calle”

Según Bales, con el fin de condenar a un conductor por delito de conducir bajo los efectos del cannabis, el fiscal tendría que demostrar de manera concluyente que sus habilidades de conducción se han producido al mismo tiempo. “No tengo ni idea de cómo van a hacerlo”, añadió a sus conclusiones.

Las leyes de marihuana medicinal de Arizona están desde el 2010 desde que se presentaron y ganaron en referéndum.

Quienes se oponen a la idea alegan que los pacientes de cannabis medicinal son un peligro para la vía pública, y la nueva decisión del tribunal les hará en realidad resistentes a los pleitos. A pesar de los problemas surgen en el mercado de la marihuana medicinal, la Legislatura de Arizona ya ha comenzado con la construcción de una legalización completa del cannabis, que se espera que triunfe en el referéndum de las próximas elecciones.

313879_593068130722573_1492798791_nLos pacientes con licencia para consumo de marihuana medicinal sostienen que no se les debe multar por conducir con THC en sangre, argumentando que no pueden abstenerse de conducir en absoluto, ya que en su sangre siempre se encontrará restos de THC. Ya en otras partes del mundo, se determina de forma continua del 5 al 10 ng ml de THC en sangre.

En investigaciones anteriores para ver cómo el cannabis afecta a la conducción, se encontró que el consumo de cannabis conduce a una reducción en el número de víctimas en la carretera, y se reduce la cantidad de conductores que consumen alcohol. El Informe de datos sobre accidentes del JIMS ‘examinando los territorios con legalización, se encontró que desde la aplicación de las nuevas normas, el número de accidentes había bajado significativamente.

Parece que todos los países del mundo tendrán pronto que hacer frente a este tipo de cuestiones difíciles que surgen en un intento de regular el mercado, como en Colorado, donde en realidad se redujo el número de accidentes mortales en carretera después de aprobar las leyes de legalización en el estado norteamericano.

0 359 vistas

Siempre hemos escuchado acerca de los peligros de conducir bajo la influencia del alcohol, pero ¿qué hay de la conducción bajo la influencia de las drogas?

La empresa automovilística Ford se da cuenta de este dato y ha creado un traje único para enseñar a los jóvenes sobre los peligros de conducir bajo la influencia de las drogas ilegales. The Drugged Driving Suit “el traje drogado” fue desarrollado en su conjunto por científicos del Instituto Meyer-Hentschel en Alemania para simular algunos de los efectos de las drogas como el cannabis, la cocaína, la heroína y el éxtasis; incluyendo el tiempo más lento de reacción, la visión distorsionada, los temblores en las manos y la mala coordinación.

El nuevo traje de conducir drogado se incorporará a Ford Driving Skills for Life (DSFL), el programa de jóvenes pilotos que ha capacitado a más de 500.000 personas en todo el mundo desde sus inicios hace 11 años a través de práctica y clases online.

             “Conducir después de consumir drogas ilegales puede tener consecuencias potencialmente mortales para el conductor, sus pasajeros y otros usuarios de la carretera. Ya hemos visto de primera mano el efecto revelador que nuestro traje Drunk Driving ha tenido en los que lo han usado (ver vídeo más abajo), y estamos seguros de que nuestro nuevo “Traje Drogado” para conducir tendrá un impacto similar “, dijo James Graham, director del programa global de Ford DSFL.

Recientes datos muestran que la conducción por parte de conductores drogados aumenta. Según la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA) de EEUU, alrededor del 18% de todas las muertes de conductores de vehículos de motor implican distintas drogas del alcohol, como la marihuana y la cocaína. Una encuesta en carretera NHTSA también encontró que el 22% de los conductores dio positivo por medicamentos de prescripción o de venta libre.

Según la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y la Salud en los EE.UU. del 2013, aproximadamente 9,9 millones de personas en 12 años se informó que conducían bajo la influencia de drogas ilícitas. Del mismo modo, un meta-análisis de múltiples estudios del Instituto Nacional de Salud también demostró que el riesgo de estar involucrado en un accidente se duplica más o menos después de consumir marihuana.

Al igual que el traje de Conductores Ebrios que Ford incorporó el año pasado al DSFL, el nuevo traje simula los efectos de la reducción de la movilidad, la visión y la coordinación con rellenos y tobillos pesos, gafas y audífonos.

                 “Sabemos que algunos medicamentos pueden causar manos temblorosas, así que incorporamos un dispositivo en el traje que crea tal temblor. Los consumidores de drogas a veces ver luces intermitentes en su campo periférico, un efecto recreado por nuestras gafas, mientras que los sonidos imaginarios son generados por los auriculares. Además, las gafas distorsionan la percepción, y producen sensaciones visuales de colores – un efecto secundario del uso de LSD “, explicó Gundolf Meyer-Hentschel, director general del Instituto Meyer-Hentschel.

Uno no debe estar usar drogas en primer lugar, pero si vas drogado, por favor, no conduzcas.

0 2.863 vistas

Un nuevo estudio de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA )encuentra que los conductores que consumen marihuana tienen un riesgo muchísimo menor de accidente que los conductores que consumen alcohol. Después de ajustar la edad, el género, la raza y el consumo de alcohol, los conductores que dieron positivo por marihuana no eran más propensos a chocar accidentalmente que los que habían consumido drogas o alcohol antes de conducir.

driving-on-marijuana-stats

El cuadro podemos ver datos con diferentes sustancias. Para la marihuana, y en comparación con otras drogas legales e ilegales incluyendo antidepresivos, analgésicos, estimulantes y similares, no hay ningún cambio estadísticamente significativo en el riesgo de un accidente asociado con el uso de marihuana antes de conducir. Pero para el consumo general de alcohol, la medida de una concentración de alcohol en sangre (BAC) umbral de 0,05 o superior, aumenta las probabilidades de un accidente casi en siete veces .

Los resultados del estudio ponen de relieve un punto importante: que la presencia medible de THC (ingrediente activo principal de la marihuana) en el sistema de una persona no se correlaciona con el deterioro de la misma manera que la concentración de alcohol hace en la sangre. La NHTSA no se anduvo con rodeos : “En el momento actual, los niveles de concentración de drogas específicas no pueden equipararse con fiabilidad con un determinado grado de deterioro del conductor.”

Hay toda una serie de factores de por qué la presencia de drogas detectables no indica el deterioro de la manera que lo hace con el alcohol. “La mayoría de las drogas psicoactivas son químicamente moléculas complejas, cuya absorción, la acción y la eliminación del cuerpo son difíciles de predecir”, escriben los autores del informe, “y existen diferencias considerables entre las personas con respecto a los tipos con los que estos procesos ocurren. El alcohol, en comparación, es más predecible “. En los usuarios de marihuana, las cantidades mensurables de THC pueden ser detectables días después en el cuerpo e incluso semanas después del último uso, y tiempo después los efectos psicoactivos permanecen 

Varios estados han aprobado leyes que tratan de definir la “conducción bajo los efectos de la marihuana” de manera similar a la de los conductores ebrios. Colorado, por ejemplo, establece un umbral de THC sangre de 5 nanogramos por mililitro . Pero ese número no nos dice casi nada acerca de si una persona se ve afectada o está en condiciones para conducir. La implicación es que estos estados están bloqueando la conducción a personas que están perfectamente sobrias.

Un compañero de estudio publicado por la NHTSA  identificó un fuerte salto en el número de conductores nocturnos de fin de semana que dan positivo por THC, entre el 2007 y el 2013/2014, de un 8.6 por ciento paso a un 12.6 por ciento. Cifras como éstas son alarmantes a primera vista. Generan mucha cobertura mediática irreflexiva . Están acostumbrados  los opositores de la legalización de la marihuana a evocar al hombre del saco por legiones de conductores drogados que amenazan las carreteras del país.

Pero todos estos números realmente lo que nos dicen es que más personas están usando la marihuana antes de conducir en algún momento o días especiales. Con la legalización plena marcha en varios estados, no hay nada de sorprendente en esto. “El cambio de uso puede reflejar la aparición de una nueva tendencia en el país norteamericano que garantiza el seguimiento,” concluye el estudio de la NHTSA.

Lo que necesitamos, sin embargo, son mejores mecanismos de carretera para la detección de deterioro relacionada con la marihuana. Varias compañías están desarrollando alcoholímetros para el cannabis para este propósito.

Por lo tanto, ¿debemos asumir que estamos a salvo de tener un accidente en un viaje de placer cada vez que la fantasía nos llama la atención? Por supuesto que no. Hay un montón de pruebas que demuestran que el consumo de marihuana deteriora la habilidad clave para conducir. Si usted se “coloca” fumando y luego se ponerse al volante, está pidiendo problemas.

Lo que necesitamos, sin embargo, son mejores mecanismos de carretera para la detección de deterioro relacionada con la marihuana. Varias compañías están desarrollando “alcoholímetros para el cannabis” para este propósito.

También se necesita mucha más investigación sobre los efectos del consumo de marihuana en la capacidad de conducción, sobre todo para tener una mejor idea de cómo afecta el cannabis en en las primeras horas después de consumirlo en la conducción. Aunque este tipo de investigación sigue siendo increíblemente difícil de hacer, sobre todo porque el gobierno federal todavía clasifica la marihuana como una sustancia de la Lista 1, tan peligrosa como la heroína.

 

0 1.151 vistas

No se han encontrado evidencias de que el consumo de marihuana aumente el riesgo de accidentes de automóvil, de acuerdo con un nuevo informe federal en Estados Unidos.

El estudio sobre acidentes accidentes de tráfico en Virginia Beach, Va., Durante un período de 20 meses, los investigadores tomaron muestras al azar de 3.000 conductores involucrados en accidentes y no encontraron evidencias que sugiriese que aquellos con marihuana en su sistema fueran más propensos a sufrir accidentes, según un informe de la Administración de Seguridad de Tráfico que se dio a conocer el viernes pasado.

Los investigadores controlaron factores como la edad y el sexo y no encontraron evidencia de que el consumo de marihuana aumentase el riesgo de accidentes. Esto a pesar del hecho de que, en el estudio, los conductores que dieron positivo por consumo de marihuana pasaron a estar involucrados en accidentes.

En comparación, el estudio encontró que los conductores con aliento alcohólico de más 0.08 tenían cerca de cuatro veces más probabilidades que los conductores sobrios a estar involucrados en accidentes. Los que casi doblaban el límite legal, en 0,15, eran 12 veces más propensos a estrellarse.

El estudio está considerado como el mayor realizado para evaluar el riesgo de accidente relativo a los conductores que consumen alcohol en comparación con marihuana.

Los funcionarios sostienen que más investigaciones deben llevarse a cabo a raíz de la legalización de la marihuana recreativa en Colorado, Oregon, Alaska y en el estado de Washington.

“Los conductores nunca deben ponerse al volante con sustancias en el cuerpo, y sabemos que la marihuana afecta el juicio, los tiempos de reacción y la conciencia, dijo Jeff Michael administrador asociado de la NHTSA para la investigación y desarrollo de programas en un comunicado.

“Estos resultados destacan la importancia de la investigación para comprender mejor cómo el uso de la marihuana afecta a los conductores y para que los estados y las comunidades pueden crear las mejores políticas de seguridad”, añadió Michael.

La correlación entre el uso del cannabis y los accidentes es de gran interés ya que menos personas conducen bajo la influencia del alcohol y la marihuana, según otro estudio difundido el viernes por la NHTSA.

Ese estudio encontró que el número de conductores con marihuana en su sistema durante la noche del fin de semana creció un 48 por ciento, desde el 8,6 por ciento en 2007 a 12,6 por ciento en 2013-2014. Durante el mismo período, el número de conductores con alcohol en su sistema se redujo en casi un tercio.

1 1.821 vistas

En un estudio llevado a cabo con 1.046 conductores fallecidos en accidente de tráfico en Nueva Zelanda y que presentaban alcohol en sangre tenían un incremento del riesgo de un 13’7 de ser el responsable del accidente, mientras que el aumento del riesgo fue solo bajo en el caso del cannabis (odds ratio: 1’3). Sorprendentemente el riesgo fue menor para concentraciones en sangre de THC superiores a 5ng/ml (odds ratio: 1’0 ) y el más alto para las menores de 2ng/ml (odds ratio: 3’1 ) .
Environmental Science and Research, Porirua, Nueva Zelanda.
Poulsen H, et al. Accid Anal Prev 2014;67C:119-28.