Etiquetas Posts etiquetados con "Consuelda"

Etiqueta: Consuelda

por -
1 5.064 vistas

Por Miquel Gimeno.- Muchos han sido los artículos que han versado sobre la ortiga y sus múltiples y diversos usos y aplicaciones dentro del mundo de la cannabicultura.

Es casi seguro que todo cannabicultor haya oido hablar de esta planta y el gran abanico de usos que de ella se hacen dentro de la agricultura ecológica en general y de la cannabicultura en particular. Pero hay una planta que, si bien es cierto que no presenta ese abanico tan amplio de usos, presenta determinadas propiedades que un buen cannabicultor no debería desapercibir y dejar pasar por alto. Esta planta no es otra que la “Consuelda Rusa” u “Oreja de Asno”, cuyo nombre científico es el de Symphytum Uplandicum.

La consuelda es una planta herbácea que pertenece a la familia de las Borragináceas. Es una hierba vivaz, de entre 60 centímetros y 1 metro de altura, provista de un potente sistema pivotante de raíces. El rizoma tiene forma de remolacha, con raíces negras ramificadas del grosor de un dedo y que penetra en profundidad en los suelos. De la raiz nacen los tallos, que son erectos y más leñosos en su parte superior. Las hojas, de gran tamaño y de textura áspera al estar recubiertas de vellosidades, son alternas, decurrentes, enteras, rugosas, con marcada nervadura y siendo lanceoladas y de menor tamaño las que se encuentran en la parte superior, y por el contrario las inferiores son mucho más grandes y de forma ovo-lanceoladas. Las flores son de color que va del rosa al púrpura, pasando por el color blanco violeta, y se hallan reunidas en cimas terminales. Su floración se produce desde junio hasta octubre.

La consuelda es conocida desde hace 1.500 años como planta medicinal, de cuyos usos medicinales proviene su nombre de consuelda, ya que esta tiene la propiedad curativa de consolidar fracturas y reparar heridas y ulceraciones tanto externas como internas. También sirve como forraje animal, pero sobre todo, como abono y la mayor fuente de potasio no-químico conocido por agricultores y jardineros ecológicos, y por tanto debe ser indispensable su uso en nuestros vergeles cannábicos.

Como ya he dicho, su potente sistema de raíces penetra en profundidad en los suelos llegando hasta los 3 metros de profundidad, lo que produce el efecto favorable de mullir suelos y prepararlos para cultivos posteriores, que junto con la peculiaridad de ser una planta altamente eficaz en la recolección de minerales la convierten en compañera inseparable del buen cannabicultor. Las raíces principales pueden llegar a tener un diámetro de 7cm en su base, éstas se morirán alrededor de los 4 años, y son reemplazadas continuamente durante los 40 años de vida de la planta. Las raíces producen secreciones poderosas, y tienen pelos que hacen disponibles grandes cantidades de minerales a la planta. Cualquier árbol que presente un sistema de raíces que prevete con tal profundidad, gastará casi todos los minerales que absorba en el crecimiento de la madera, pero la consuelda, debido a la poca fibra que presenta se guarda los minerales en sus hojas y tallos.

La planta se siega entre 5 y 6 veces al año, lo que da una producción de hasta 2,5 kilos de follaje cada siega. Durante el intenso invierno de las zonas más frías se paraliza su actividad, pero con la llegada de la primavera vuelve a crecer con fuerte vigorosidad, procurando una fuente inagotable de materia prima con diversas aplicaciones dentro del campo cannabícola. Su composición es baja en fibras, lo que produce poco humus en el suelo, factor clave para que sea usada como estiércol vegetal, activador de sistemas de compostaje, como acolchado o mulching, o para ser usada en forma de extracto concentrado o purín (como la ortiga). No hay que tratarla como abono verde, es decir: no hay que enterrar la planta entera, sino cosechar de forma periódica su follaje debido a sus múltiples usos en nuestro vergel cannábico, además de bombear los minerales presentes en los perfiles inferiores del subsuelo.

La composición del follaje marchitado de consuelda rusa presente niveles, en comparación con el estiércol de granja, de alrededor de un 15% más de nitrógeno (N), la misma proporción de fósforo (P) y un nada despreciable 300% más de potasio (K). También tiene los alcaloides del alantoína (potente bioestimulante celular, peculiaridad que podemos utilizar para favorecedor la germinación de semillas y el enraizamiento de esquejes), pyrrolizidine y symphocynoglossine, mucílago, choline, taninos, saponinas, asparragina, inulina, resinas, ácidos fenolitos (incluyen rosmarinic y caffeic) y hasta un 34.6% de proteínas. Los oligoelementos presentes en su composición tampoco son nada despreciables: Boro(B), Calcio(Ca), Cobalto(Co), Cobre(Cu), Cromo(Cr), Hierro(Fe), Magnesio (Mg), Manganeso(Mn), Molibdeno(Mo), Sodio(Na), Azufre(S), y Zinc (ZN). También contiene vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, B12 (la única fuente vegetal conocida de B12), C, y E. Además tiene fitohormonas y una relación carbono/nitrógeno (R C/N) de 9,8/1, casi similar a la del suelo.

Abono líquido:

Esta es la manera más popular de utilizar la consuelda en cannabicultura. Es una forma muy fácil y eficiente, ya que no hay pérdida de minerales y nutrientes por lixiviación o lavado, como pasa por ejemplo en el compost. También, los nutritivos minerales están disponibles para las plantas abonadas de forma inmediata. El abono líquido se puede utilizar tanto como foliarmente como diluido en el agua de riego.

Hay dos formas de producir abono líquido:

– Purín, infusión o decocción de Consuelda: Se toma la planta entera excepto las raíces, si es fresca 1 kg y si es seca 100 gramos, en ambos casos por cada 10 litros de agua, se puede hacer tanto la decocción, como el purín o la infusión. Una vez hecho el purín se filtra, y se diluye 20 veces (20:1) si se aplica sobre las plantas de forma foliar, o 10 veces (10:1) si es sobre el suelo. Los “purines” se realizan dejando fermentar en agua la planta durante 15 días, se filtra y se obtiene así el purín; las “infusiones” se hacen dejando un cazo con agua a calentar, cuando el agua llega a punto de ebullición se le añaden las yerbas, se retira del fuego y se filtra; y en las “decocciones” se llena un cazo con agua al que se añaden las yerbas, se pone a calentar y una vez rompa a hervir se deja durante diez minutos a punto de ebullición, luego se retira del fuego y se filtra. Es imprescindible utilizar para el purín un recipiente que no sea de metal, por ejemplo barril de madera, plástico alimentario, barro o cerámica. El purín es maloliente y su almacenaje es dificultoso.

– Concentrado de Consuelda: Para hacer el concentrado tan sólo basta con apilar el follaje en un envase con un pequeño orificio en su base, añadiéndole un peso extra que prense el follaje contra la base. Es preferible para acelerar el arranque del proceso introducir la consuelda humedecida con agua (basta con usar un pequeño pulverizador y pulverizar las hojas con una capa muy fina de agua). Transcurridas 2 o 3 semanas la consuelda se descompone y se transforma en un líquido marrón que drena por el orificio de la base (durante más de una semana), recogiendo el concentrado en otro recipiente que colocamos debajo del orificio de la base. Este concentrado se diluye de 20:1 a 10:1, dependiendo de las necesidades del cultivo, o a un 5% en aplicación foliar.

Acolchado o mulching:

Otro buen uso de la consuelda es como acolchado superficial del suelo de cultivo, cubriendo la superficie del suelo que rodea las plantas con una capa de alrededor de 5cm de hojas de consuelda rusa. Además de evitar erosión en el suelo de cultivo por evaporación solar y por viento, va aportando de forma lenta y progresiva, dependiendo de las circunstancias climáticas del momento, minerales y nutrientes a los cultivos. Especialmente útil para la formación de raices y de cogollos, que necesitan el potasio adicional.

Activador del montón de Compost de origen vegetal:

En el compostaje de materias vegetales siempre es conveniente adicionarle un activador del compostaje, ya que a diferencia del compost animal que se activa rápidamente debido a los billones de microorganismos que hay presentes en él, el compost vegetal es más difícil de arrancar y de que alcance temperaturas muya altas indispensables en la fase termófila del compostaje. Podemos incluir capas de consuelda rusa en el montón de compost vegetal para iniciar la actividad bacteriana, ya que ayuda a calentar el montón y además de añadir diversos nutrientes y minerales. Otra buena fórmula para activar el compost es regarlo con el purín diluido a 10:1, con lo que se obtiene un efecto similar.

Enmienda orgánica del suelo de origen vegetal:

Podemos enterrar el follaje de consuelda rusa al suelo y cubrirla con unos centímetros de tierra encima para acelerar su descomposición en el suelo, y así poder aportarle sus nutrientes.

Mezcla de substratos:

Se puede hacer un buen sustrato de uso múltiple, es decir, como substrato de siempre, y como abono de floración. Para el primero mezclamos hojas de diversos árboles y las de la consuelda en un cubo de basura o saco de plástico, y lo dejamos entre 2-5 meses, hay que ir comprobando que no se reseca ni está demasiado húmedo. Luego si es necesario, se le añade un poco de cal para aumentar el pH y vermiculita (esta última en una proporción del 5 %). Para realizar un substrato de floración realizaremos la misma mezcla pero utilizando turba rubia o coco en lugar de hojas de árboles, y añadiéndole además fosfal o fosfatos naturales (en una proporción del 3 %), según sea nuestro suelo básico o ácido, respectivamente.

Atrayente de insectos beneficios y predadores:

Las flores de la consuelda son melíferas, es decir, atrayentes de los abejorros y abejas, y en definitiva de todo tipo de himenóptero polinizador de cultivos, que en muchos casos también actúan como predadores de insectos parásitos de las plantas, tales como pulgones, ácaros, trips, moscas, ….

Insecticida biológico:

Dado el contenido en diversos alcaloides que contiene, tales como: sinfitina, licopsamina, lasiocarpina, equimidina, simpitina, acetillicopsamina, consolicina, consolidina, intermedina, acetilintermidina, simfitoglosina, etc., el purín de consuelda tiene además cierto poder insecticida combativo, aunque éste es de baja potencia. Para ello hay que utilizar el purín diluido para uso foliar. Previene y combate contra ácaros, pulgones y mosca blanca, pero los tratamientos al ser de intensidad débil cabe repetirlos varias veces seguidas a lo largo de una semana.

Y todas estas razones que han sido expuestas considero que son más que suficientes para que los cannabicultores tanto de interior como de exterior, biológicos como químicos, utilicemos esta planta en sus diversos usos y aplicaciones con el fin de mejorar la calidad y productividad de nuestros cultivos, al tiempo que cultivamos sano, porque no hay nada como las cosas “al natural”.

Por Miguel Gimeno

miguegimeno@hotmail.com