Etiquetas Posts etiquetados con "Cosechar"

Etiqueta: Cosechar

por -
5 6.855 vistas

Cada año son más los cultivos que a vísperas de ser cosechados sufren hurtos, plagas y/o polinizaciones no deseados por el cannabicultor. Esto unido a que en muchas ocasiones la despensa ve su fondo mucho antes de que llegue el momento de cosechar en otoño, hace al cannabicultor buscar otras fórmulas con las que cubrir ese intervalo sin yerba. Para ello podemos forzar algunas de las plantas hembras que tengamos para que comiencen a florecer y poder hacer así una coseha prematura y tempranera, librándonos de esta forma de robos, de la oruga e incluso a veces hasta del oídio.

El método de floración forzada consiste precisamente en provocar la floración al procurarle a las plantas las horas de nocturnidad necesarias para la misma. Pero antes de forzar la floración debemos estar seguros del sexo de la planta, por eso tomaremos sólo plantas que hayan manifestado las preflores femeninas. Ahora, ¿cómo lo haremos para procurarles las horas de oscuridad necesaria?. Muy fácil, basta que las cubramos con una caja de cartón, debidamente sellada para evitar que los rayos solares irrumpan en la oscuridad, sobre las 6 de la tarde y luego cuando ya sea de noche se retira la caja, o, como hacen otros trasladar a esa hora la planta a un lugar de la casa que esté completamente a oscuras.

El gran inconveniente de la floración forzada, es que hay que repetir la misma operación día tras día hasta que sean cosechadas, es importante hacerlo todos y cada uno de los días, se nos puede pasar alguno, pero si son muchos las plantas pueden estresarse y no florecer de forma adecuada. El momento para comenzar a forzar la floración va desde finales de Abril hasta principios de Junio, y serán recogidas a partir del inicio del mes de Julio, obteniendo así una cosecha prematura que será la envidia de nuestros amigos.

El tamaño que alcanzan las plantas es un poco mayor al de las plantas de invierno, pero su producción es casi el doble debido a que el sol va ganando verticalidad y la incidencia de los rayos solares es mayor, y por tanto mayor el número de fotones que la planta capta para realizar así la fotosíntesis. La caja de cartón que utilicemos para cubrir las plantas debe tener entre 70 cm y 1 metro de alto, a esto cabría añadir el alto de la maceta si cultivamos en ella.

La única y notoria ventaja de forzar la floración a algunas de nuestras plantas es, sin duda, el poder degustar e incrementar el contenido en hierba de nuestra despensa antes de lo esperado. Pero los inconvenientes que puede acarrear son, por desgracia, más numerosos. El mero hecho de tener que estar todos los días poniendo y retirando las cajas de cartón supone todo un engorro no apto para personas de espíritu cansado. Luego tenemos que tener en cuenta que si forzamos a todas las plantas que han manifestado su sexo, corremos el riesgo de que las que queden sean machos y fracasar en nuestro cultivo de temporada, cosa que evitaremos poniendo a lo sumo la mitad de nuestras hembras manifestadas, o bien haberlo tenido en cuenta en el momento de la siembre y aumentar el número de semillas sembradas para forzar la floración de las que queramos, del resto de hembras que dejemos para el cultivo de temporada podemos sacar algunos esquejes y aumentar el número de plantas hembras para temporada.

Otro inconveniente, si forzamos la floración con cajas de cartón, es el exceso de humedad que se puede llegar a alcanzar dentro de la caja de cartón durante las horas de insolación en las que están cubiertas las plantas, pudiendo provocar botrytis en variedades de cogollos gordos y prietos, por lo que es más recomendable plantar semillas de cogollos medios, híbridos con dominancia sativa. Para evitar que todavía aumente más la humedad debemos regar por las noches cuando ya hayamos retirado la caja, ya que de esta forma evitamos que la humedad que desprenden los substratos y las plantas quede retenido dentro de la caja.

Las plantas que hayamos forzado podemos recuperarlas para volver a cosecharlas en temporada. Para ello hay que cosechar cogollo a cogollo pero dejando una pequeña parte de la base de cada cogollo sin cosechar (sobre medio centímetro), le retiramos la caja, la cual dejaremos de utilizar definitivamente, las plantas revegetarán al volver al fotoperíodo normal, y comenzarán de nuevo a crecer pero mucho más ramificadas y menos altas hasta que llegue el momento de florecer, algunas plantas no superan el estrés de la revegetación y mueren.

 

por -
94 224.073 vistas

Conforme avanza la madurez, los cogollos se van llenando de THC (entre otros compuestos) por la resina que van soltando los pelillos. Este proceso es continuo, ya que a la a la vez que fabrica o segrega THC, parte del THC se convierte en CBN (no psicoactivo). Hasta que llegue su momento, en este proceso se va destruyendo menos THC del que se forma, y el cogollo cada vez es más rico en THC.
Pero llega un momento en que vemos que el cogollo no crece más, y no salen pelillos blancos nuevos, o alguno que otro esporádico; pues esto quiere decir que la planta deja de fabricar nuevo THC, y el que hay se irá convirtiendo poco a poco en CBN que no coloca. Éste es el momento justo para cosechar. Si dejamos la planta más tiempo, parte del THC acumulado se destruirá y la hierba perderá potencia.

Vamos a intentar detallar algo más

Bien, una vez que la planta lleva unas 6, 8, o 9 semanas cogollando, según variedad u horas de oscuridad, se puede ver que los pelillos de los cogollos que antes eran todos blancos, ahora casi todos son marrones.
Los pelillos de los cogollos empiezan siendo blancos y con el tiempo de floración van cambiando su color a marrón y además cuando están en su madurez para cosechar se puede notar que los cogollos no siguen creciendo ni poniéndose más gorditos como hasta el momento, sino que se estancan en su crecimiento.

No existe un momento exacto del todo para cosechar, pero lo ideal es cosechar cuando del 60% al 90% de estos “pelillos” están ya de color marrón (maduros), esto se puede observar a simple vista y no tiene más complicaciones, basta con mirar los cogollos y comprobarlo por uno mismo.
El margen del % mencionado de pelillos maduros es a gusto del consumidor, mientras que a un 60% el colocón es más espabilao o cerebral, a un 90% el colocón se hace más relajante y narcótico (depende de las variedades también, una índica de por sí tendrá un colocón narcótico, y una sativa será más cerebral, pero dentro de este margen se puede variar controlando el momento de la cosecha), así que… a gusto del fumeta, es cuestión de que cada uno elija.
Para esto una buena idea es, por ejemplo, cortar los cogollo de la planta en los diferentes %, es decir, cortamos una rama a un 60%, otra a un 70%, 80%, o como a cada uno se le ocurra, así uno los puede probar de varias formas y elegir cuál prefiere.

Una vez nos hemos percatado de que es momento de cosechar, cogemos un machete, o sierra, o unas tijeras de podar… etc., y procedemos a ello, pero, ¿por dónde empezamos?
Lo más cómodo para cosechar y facilitar las tareas posteriores es cortar rama a rama desde la base y el cogollo del tallo central, o también se puede hacer cogollo a cogollo, de esta forma resulta más fácil después hacer la manicura y el poner a secar también, aparte claro está que el secado será un poco más rápido sin perder efectividad, ya que si colgamos la planta entera nos tardaría bastante más en secar.

Bien, pues una vez sabemos cómo, veamos algunas notas a tener en cuenta antes de la cosecha.
Como se supone que hemos seguido el consejo de dejar de abonar 15 días antes de la cosecha, se supone que ya habréis hecho un lavado de raíces después de dejar de abonar, cosa que deja a la planta sin alimento y que como hemos visto antes hemos tratado con cáscara de fruta, restos del caldo de las verduras, etc., vamos a darle una alegría un día antes de la cosecha, así que hay cultivadores que riegan con soluciones azucaradas, como zumos variados mezclados con el agua, o algunas cucharadas de azúcar disueltas en el agua, etc.
Sobre la efectividad de este método hay diferentes opiniones, pero hay personas que cuentan cómo su cosecha sale más dulce y se nota a la hora de fumar.
(OJO: no regar con azúcar o azucarados a discreción, y procurar hacerlo un día o dos antes de la cosecha, ya que el azúcar podría dañar la tierra, apelmazarla o pudrir todas las raíces.

Taringa