Etiquetas Posts etiquetados con "Costa Rica"

Etiqueta: Costa Rica

por -
0 69 vistas

Gerald Murray, presidente del Movimiento Cannabis Medicinal Costa Rica, quien se postula a la presidencia de la nación por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), dijo al periódico La Prensa Libre que hoy martes presentaría en el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) demandaría la recolección de firmas para poner en marcha una votación que aprobaría la ley que legalizaría el uso médico de la marihuana en Costa Rica.

Murray dijo que la lentitud con la que se mueve el proyecto que se ha presentado en la Asamblea Legislativa ha provocado la medida.

Los impulsores de la ley han presentado un texto sustitutivo del proyecto, aunque aún existen diputados con dudas al respecto.

“El problema es que un diputado está protegiendo los intereses de un laboratorio privado, que no quiere que se hagan los cambios, cómo permitir el autocultivo, horticultores, la industria pública, subir los niveles de THC y subir los precios de las licencias en el sector privado”, dijo Murray.

La iniciativa presentada ha pasado a una subcomisión y todavía no se ha logrado un dictamen.

“Por esa razón mañana voy a ir al TSE a pedir permiso para recoger firmas, para hacer un referéndum y que el país escoja qué es lo mejor”, aseveró.

Los propulsores de la iniciativa dice que, de aprobarse su consumo y regulación, la medida produciría enormes beneficios a la hacienda de Costa Rica por mediación de su imposición.

por -
0 2.156 vistas

Un proyecto de ley para legalizar el cannabis medicinal en Costa Rica tiene los suficientes votos para ser aprobada como ley, según el representante Marvin Delgado Attencio, legislador que introdujo inicialmente el proyecto de ley en el 2014. De acuerdo con Attencio, el proyecto de ley será sometido a votación del Pleno el 1 de Mayo.

Si el proyecto se convierte en ley, se legalizará la posesión, uso y distribución al por menor de cannabis medicinal incluyendo medicamentos tales como aceites, tinturas, aerosoles y productos comestibles. Los centros de cultivo de cannabis, autorizados por el estado, suministrarían a los dispensarios, que serán los que distribuyan a los pacientes.

La propuesta también crearía un instituto de investigación que se establecería como parte del Ministerio de Salud y que se dedicaría a los estudios sobre la planta, así como a la concesión de licencias.
La ley se implantaría a mediados o finales de pleno efecto el próximo año.

por -
0 125 vistas

La iniciativa del Poder Ejecutivo de legalizar el uso de la marihuana medicinal se ha convertido en una prioridad desde finales del año  pasado, y ahora una propuesta de industrializar el uso de marihuana ha hecho pensar a los diputados de la Comisión de Asuntos Jurídicos, que será los que estudien el proyecto de ley.

Los legisladores recibieron en audiencia este martes a Gerald Murray, representante de Cannabis Medicinal en Costa Rica, quien propone implementar la industria de dicha planta en el país.

Murray propuso la creación de  una cámara de cultivadores que controle la producción de marihuana, y un Instituto que permita el estudio de su uso médico para otras enfermedades que no están propuestas en el proyecto que se tramita en el parlamento costarricense.

Según sus argumentos ante los congresistas el Estado llegaría a recibir ganancias de hasta mil millones de dólares anuales, y que podrían ayudar al fisco.

En la actualidad, el expediente legislativo solo cubre enfermedades como la esclerosis múltiple, sida, cáncer, síndrome de Alzheimer, mal de Parkinson, neuropatía diabética  y epilepsia.

Murray habló sobre la ventaja de reactivar la agricultura y aumento de la producción nacional además de incrementar las investigaciones evitando el monopolio de la industria farmacéutica creando un instituto que de las licencias para el cultivo del cáñamo, todo ello fiscalizado por el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Aunque la iniciativa que planteó el experto en cannabis generó algunas dudas no necesariamente negativas en la cuestión, algunos legisladores son un poco escépticos; como el caso de Edgardo Araya que comentó  que su mayor preocupación estaba en la fiscalización general, ya que la propuesta actual solo permite el cultivo de una especie de planta  y además le preocupaba que se pudiese convertir en un negocio para “unos pocos”.

El proponente y  gran promotor del proyecto Marvin Atencio del Partido  Acción Ciudadana (PAC) dijo que la propuesta de Murray lleva otras regulaciones que no se habían contemplado en su proyecto, por lo que se tenían que analizar de una forma más profunda.

El PAC desde el mes de Diciembre pasado ha pedido a los legisladores que se concentren en algunos proyectos, dentro de estos estaría la legalización del cannabis por uso médico, de igual forma que algunos congresistas quieren que este expediente avance lo suficiente en el primer trimestre del año.

Atencio fue muy claro y explicito diciendo que se cerrará el camino a un nuevo texto sustitutivo, a pesar de que Murray comentó que el texto podría mejorarse

Por su parte, Antonio Álvarez Desanti, de Liberación Nacional estaba a favor del uso medico aunque, planteó dudas en permitir con esta nueva ley la posibilidad de industria del cultivo  y comercialización de marihuana.

por -
0 202 vistas

Había quedado en libertad porque no se determinó el fin del cultivo. Al sujeto se le decomisaron decenas de plantas de marihuana en su casa.

Un abogado de apellido Cerdas, sospechoso de cultivar cannabis en su casa de habitación, volvió a la cárcel donde pasará un mes más como medida preventiva. Esto tras la apelación de la Fiscalía de Alajuela.

Al hombre le allanaron su vivienda-ubicada diagonal a los Tribunales de Justicia de Alajuela- en cinco ocasiones, en las que le decomisaron decenas de plantas. Él afirma lo hace para consumo personal.

Su caso replicó en asociaciones que buscan no criminalizar, ni encarcelar a personas porque cultivan o poseen cannabis, como la Asociación Costarricense para el Estudio e Intervención en Drogas (Aceid), donde consideran “arbitraria, autoritaria y desproporcionada” la actuación del Estado en su contra.

              “A pesar de que el Señor tiene trabajo, tiene arraigo, se le siguen violentando sus derechos. La Ley costarricenseno define plantas, define dolo, define que haya un delito.A él se le hicieron investigaciones, se le mandaron agentes encubiertos para comprarle marihuana y él reiteradamente dijo que las plantas eran para consumo personal (…) Reiteradamente él ha dicho que no sólo las usa para fumar, las usa también para comer y para otros usos que tiene la planta”, comentó Ernesto Cortés, director de Aceid.

A su criterio y el de su organización, hay un vacío legal y consideran que no se le puede condenar o enjuiciar a una persona por esta situación, ya que no existe una ley.

Explicó que en el caso de Cerdas tampoco no se ha definido si las plantas daban para ser consumidas. En otros países -donde el consumo es legal- se establece que se pueden consumir las plantas hembras en floración.

De acuerdo con Cortés el caso abre una oportunidad a los tribunales, al Poder Judicial y a la legislación costarricense para que defina este tema.

El tema también tocó puertas este mes en la Sala Constitucional, luego de que un ciudadano presentara una acción de inconstitucionalidad en referencia al artículo 58 de la Ley 8204 sobre estupefacientes.

El ciudadano afirmó que la ley no distingue entre el cultivo de marihuana para el autoconsumo, del cultivo de drogas prohibidas con fines de tráfico.

Su planteamiento se estableció en el expediente 15-014863-0007-CO, cuya sentencia está pendiente por parte de los magistrados.

Pronunciamiento ACEID

por -
0 168 vistas

Cinco diputados viajarían en octubre a Denver, Colorado, para conocer los alcances de la marihuana legalizada, en ese condado estadounidense. Con ello, el grupo Marihuana Medicinal Costa Rica pretende convencer a los legisladores de su aprobación en el país.

                         “Para que ellos vean que la industria que nosotros planteamos en el texto sustitutivo o nuevo proyecto de ley de Cannabis, en realidad es viable y que se puede regular de la forma como nosotros lo planteamos y generar, no solo acceso a una menor medicina sino también, fortalecer las finanzas del Estado gracias a los nuevos impuestos, la generación de empleo”, comentó Gerald Murray, presidente del grupo.

Los invitados son Juan Luis Jiménez Succar y Paulina Ramírez, de Liberación Nacional (PLN), Gonzalo Ramírez de Renovación Costarricense, Johnny Leiva de la Unidad Social Cristiana (Pusc) y José Alberto Alfaro del Movimiento Libertario (ML).

Para Jiménez Succar será una oportunidad para aclarar dudas, “los diputados consideran que no hay experiencia para poder ver algún resultado, cómo es que se va a desarrollar, qué es lo que se pretende, cómo ha funcionado en otros países. Ellos nos invitan y nosotros vamos a ir a ver sin ninguna condición, es ver esa experiencia”, comentó.

Gonzalo Ramírez aceptó la invitación “porque estamos opuestos a este tema”.

                           “Debemos conocer a fondo, tener muchos más argumentos para seguir construyendo la defensa del por qué no. El tema muchas veces en la Asamblea pasan porque no existen argumentos, solamente hay un sí o un no y creo que este tipo de invitaciones nos da a nosotros más conocimiento y argumentos para seguir forjando el criterio del por qué no es bueno que Costa Rica le abra la puerta al tema de la Cannabis medicinal, ni aunque el Diputado Atencio  (Marvin Atencio de Acción Ciudadana) diga que es con pastilla”, comentó Ramírez.

Diputados que irán a Denver, de izquierda a derecha: Gonzalo Ramírez (Renovación costarricense), Johnny Leiva (Pusc), Paulina Ramírez (PLN), José Alberto Alfaro (ML) y Juan Luis Jiménez Succar (PLN).

De acuerdo con Murray ya compraron los tiquetes aéreos, pero su grupo busca donativos para costear el hospedaje y la alimentación del viaje, que se extenderá por 5 o 6 días. Para ello y futuras campañas del grupo está habilitada una plataforma para los donativos, desde este jueves.

El proyecto 19.256 busca la industralización de la Cannabis y el Cáñamo para tratamientos medicinales, alimenticios e industriales.

Actualmente se encuentra en espera en la Comisión de Asuntos Jurídicos. Sus simpatizantes creen que se estaría analizando en diciembre próximo.

por -
0 195 vistas

Productos derivados del cannabis se van a autorizar para tratar enfermedades o problemas de salud mientras sea la última alternativa y luego de agotar las opciones terapéuticas existentes

Ministerio dice que no se requiere un control mediante carné de pacientes que usen medicamentos con cannabinoides por ser un acto discriminatorio

El Ministerio de Salud emitió su criterio técnico donde avala el proyecto de ley que permite el uso medicinal de la marihuana mientras se cumplan ciertas condiciones; entre ellas, el uso de medicamentos con cannabinoides como última alternativa para los enfermos.

La información trascendió esta mañana mediante un comunicado de prensa en el cual Salud sostiene que “deben cumplirse condiciones que permitan la protección y el mejoramiento de la salud de la población”.

El proyecto de ley propone la investigación, regulación, control de plantas cannabis y cáñamo para uso medicinal, alimentario e industrial, que se gestiona bajo el número 19.256.

La iniciativa la impulsa el médico y diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Marvin Atencio Delgado y ya recibió también el visto bueno de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Las condiciones que establece el Ministerio de Salud son las siguientes, según el criterio técnico:

– Declarar prohibido el uso recreativo, turístico y la comercialización para el fumado del Cannabis.

– La obligación de que el Instituto de Investigación, Regulación y Control de Cannabis y Cáñamo (IIRCA), que menciona el proyecto, esté adscrito al Ministerio de Salud como autoridad sanitaria.

– El uso de productos derivados del cannabis con fines terapéuticos se debe dar solo cuando estén “en extremo científicamente justificados dentro de una buena práctica médica como última alternativa, luego de haber agotado las opciones terapéuticas existentes”.

– No llevar el control de pacientes que usen medicamentos con cannabinoides mediante carné pues es un acto discriminatorio.

– No crear dispensarios para comercializar y controlar los productos psicotrópicos. Para esto están las farmacias que funcionan a cargo de un regente.

– Realizar campañas de información dirigidas a la población “para evitar confusiones en la percepción de dicha ley, aclarando sus usos”.

– No monopolizar la investigación en forma exclusiva del uso medicinal, terapéutico y alimentario de las plantas cannabis y cáñamo, pues ya existe la Ley reguladora de la investigación biomédica (número 9234), que regula esa función en los sectores público y privado.

– Los establecimientos que se utilicen para la producción y comercialización de medicamentos, alimentos y otras industrias deberán cumplir con la normativa vigente, tanto nacional como internacional, para obtener el permiso sanitario. El IIRCA debe tener el control exclusivo de la producción y comercialización de estos productos.

– La Junta de Vigilancia de Drogas y Estupefacientes es la responsable del control de las plantaciones de cannabis.

El Ministerio de Salud, a la vez, aclara que no existe prohibición para que se registren y comercialicen medicamentos, alimentos y cosméticos a base de cannabis.

“Mientras cumplan con la normativa vigente que garantice la identidad, seguridad, calidad y eficacia para los fines que se prescriban y usen, según la evidencia científica de las aplicaciones y las buenas prácticas de manufactura, agrícolas, clínicas, médicas y cualquier otra que esté vigente”.

En el país, ya hay personas que utilizan medicamentos a base de marihuana para tratar enfermedades.

Luis Eduardo Sandí, director del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), ha manifestado su oposición rotunda al proyecto pues, según ha dicho, esta es una iniciativa que favorece el consumo de la marihuana en los adolescentes.

La gerenta médica de la Caja, María Eugenia Villalta Bonilla, dijo que la institución respetará lo que salga en su momento de la Asamblea Legislativa.

“Cuando salga la ley, nosotros deberíamos actuar en consecuencia, definir a lo interno los costos si es una alternativa terapéutica. En estos momentos, no se ha empezado a hacer el análisis de costos”, mencionó Villalta.

La gerenta aclaró que la Junta Directiva lo que hizo fue dar un criterio sobre el proyecto, y no aprobar la inclusión inmediata de medicamentos con cannabinoides.

Por su parte, el diputado Marvin Atencio, manifestó su satisfacción de tener un segundo aval de una institución de salud.

Según dijo el legislador, muchas de las condiciones que plantea Salud deben ser analizadas y es posible que se incluyan vía moción.

Citó, por ejemplo, la propuesta del proyecto de que los enfermos que consuman medicinas con cannbis porten un carné para evitar problemas con la ley. Según Atencio, lejos de ser una medida discriminatoria, como plantea Salud, es una de protección.

En total, según el legislador, se han consultado alrededor de 40 criterios para este proyecto, que ya fue aprobado en forma unánime por la comisión de asuntos jurídicos en cuanto a la estructura. Atencio aclaró que aún está pendiente el análisis por el fondo.

Atencio espera que el ejecutivo convoque el proyecto para ser discutido en plenario en las sesiones extraordinarias, programadas para agosto.

por -
0 341 vistas

En Costa Rica, una gran cantidad de personas, afectadas por distintos padecimientos, utilizan el cannabis (o marihuana) para controlar los efectos de sus males, en particular dolores y convulsiones. Como el consumo es ilegal, no existen estadísticas al respecto, por lo que su número es indeterminado. Sin embargo, la evidencia anecdótica sugiere que podría contarse en varios centenares, o quizá miles, y en un amplio espectro de edades. Todo indica, además, que el uso está creciendo.

La ilegalidad no solo impide contar con adecuada información; tiene otros efectos mucho más serios. El principal es que la mayoría de esos pacientes no disponen de guías realmente profesionales sobre las dosis y modalidades de consumo recomendadas: aunque hay médicos que, por elemental compasión, conocen, toleran y en algo orientan el uso, están impedidos legalmente para ayudarlos de manera sistemática. Esto expone a los consumidores a riesgos de insuficiencia o sobredosis, con serias consecuencias potenciales. La falta de controles oficiales sobre las características del cannabis y sobre los canales de distribución –otro resultado de la ilegalidad–, impide asegurar la calidad y acrecienta los peligros.

La prohibición, además, impide que nuestro sistema de salud, tanto estatal como privado, incorpore este componente al instrumental terapéutico de los profesionales, para lo cual ya existe abundante literatura, con base en experimentos científicamente controlados en varios países.

Todos estos factores no solo justifican, sino que hacen necesaria, la legalización del cannabis con propósitos terapéuticos en Costa Rica. La Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Legislativa tramita actualmente un proyecto en tal sentido, presentado por el diputado del PAC Marvin Atencio. El texto contiene una serie de detalles que deben mejorarse, sobre todo a fin de evitar que se cree una gran burocracia alrededor de la administración. En su esencia, sin embargo, es positivo y merece un trámite ágil, aunque sin dejar de ser riguroso.

Ya la Caja Costarricense de Seguro Social dio su aval al plan. El Ministerio de Salud prepara un “informe técnico”, que enviará a los legisladores. Numerosos y experimentados profesionales consideran necesario contar legalmente con esa nueva herramienta farmacológica. En un reportaje sobre el tema que publicamos el pasado domingo, el Dr. Luis Eduardo Sandí, director del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) advirtió que la marihuana “tiene muchos componentes que pueden afectar múltiples funciones” neurológicas y cardíacas, además de producir dependencia. Esta es una razón de más para que se legalice y, por ende, supervise con rigor profesional su adecuado uso terapéutico, algo que actualmente ocurre de manera descontrolada.

El binomio legalización-supervisión del uso médico del cannabis está avanzando aceleradamente, y con responsabilidad, alrededor del mundo. En Canadá está autorizado y en Estados Unidos se permite en 25 estados (cuatro también lo aprueban con fines recreativos). A ellos se suman países europeos y del Cono Sur, en todos los cuales es posible identificar guías que nos orienten en el nuestro.

Si la prohibición no ha impedido el uso por múltiples pacientes, por esa misma razón el consumo se produce hoy con mínimo control y altos riesgos; si rigurosos criterios profesionales lo avalan dentro y fuera de Costa Rica, y si países con sólidos sistemas de supervisión farmacológica lo han aprobado, ha llegado el momento para que nuestro país también dé ese paso, al margen de los prejuicios y con estricto apego a la realidad y las buenas prácticas.

por -
1 737 vistas

CannaCosta es la primera conferencia en Centroamérica sobre el cannabis medicinal y el cáñamo industrial. Organizada por Zegreenlab S.A. en conjunto con la Cámara Costarricense de Empresarios de Cáñamo y Cannabis Medicinal. Para esta conferencia se cuenta con la visita de importantes médicos, científicos, empresarios y políticos de diferentes partes del mundo y de nuestro país.

Pacientes, empresarios, cineastas, políticos, médicos, investigadores y activistas de peso internacional se reunirán en Costa Rica para participar del primer foro centroamericano sobre cannabis medicinal.

El espacio será una ventana para mostrar la experiencia de la legalización del cannabis para fines medicinales en otros países.

Dentro de los conferencistas habrá presencia de expertos de Israel, Chile, España y Estados Unidos. La idea es informar con datos en mano la situación en el mundo.

La actividad es organizada por la Cámara Costarricense de Empresarios de Cáñamo y Cannabis Medicinal, e incluirá a parte del foro, cine y comidas orgánicas.

El encuentro será en las instalaciones del Cenac, Antigua Aduana, el 6 y 7 de julio próximos con cupo limitado de asistencia. Cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes.

Stefanie LaRue, sobreviviente del cáncer, ambientalista y defensora del cannabis para uso medicinal en los Estados Unidos, Denis J. Petro, neurólogo con más de 30 años de experiencia, Jason Lauve, participante de la creación de la Ley de Colorado, y Derek Kesek, empresario canadiense, que usa el cáñamo con fines industriales, se encuentran entre los participantes.

Actualmente en Costa Rica se discute el proyecto de ley 19.256, presentado por el diputado del PAC, Marvin Atencio. Este es el único proyecto de ley en Costa Rica que busca regular el uso medicinal y permitir el uso industrial del cáñamo.

Para participar debe solicitar sus boletos en la página www.cannacosta.com  os dejamos el vídeo promocional del evento

por -
0 695 vistas
Ana Fernández apoyó uso medicinal de la planta. | CARLOS GONZÁLEZ. La Nación

Con el lema “Mota libre y autocultivo ya”, decenas de personas marcharon ayer en el centro de San José para defender la plantación casera de marihuana y su uso medicinal.

Randall Morice, del Movimiento Cannábico Costarricense, dijo que el autocultivo es una alternativa de bajo riesgo comparado con las consecuencias de consumir alcohol.

“El objetivo de la marcha es educar a la opinión pública sobre que la marihuana tiene menos riesgo que cualquier otra droga”, declaró Morice.

A la caminata asistieron personas de todas las edades. La marcha generó diversas reacciones entre los transeúntes: unos reían mientras otros daban señales de aprobación.

“Yo vine a apoyar la marcha, pero no porque yo la consuma, sino porque tengo familiares que la utilizan porque padecen de artritis y problemas en los huesos y la marihuana les alivia los dolores”, dijo una de las asistentes, quien se identificó como Ana Fernández, de 23 años

Gerald Murray, líder del Movimiento Cannabis Medicinal Costa Rica, dijo que buscan que los diputados aprueben las mejoras que se hicieron al proyecto de ley Investigación, Regulación y Control de las Plantas Cannabis y Cáñamo para uso Medicinal, Alimentario e Industrial (expediente 19.256).

El texto plantea que se permita la siembra de hasta cuatro tipos de plantas de cannabis para el uso personal.

Además, propone que pequeños y medianos agricultores provean a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) la planta, con el fin de que la distribuya para tratar dolencias.

“Yo fumo marihuana desde hace 15 años; me ha traído como beneficios la apertura mental, reflexionar, compartir y crear conciencia”.

”Uno duerme más tranquilo, le da más hambre y lo relaja”, manifestó Nicolás Donato, quien también participó en la marcha ayer.

por -
1 378 vistas

Como era de esperarse, la propuesta legislativa tendiente a legalizar la marihuana con fines médicos ha generado polémica.

La disputa ocurre, curiosamente, dentro del mismo Estado: mientras la CCSS se manifestó a favor del proyecto de ley, el IAFA denunció que dispararía el consumo de marihuana entre niños y jóvenes.

La evidencia empírica refuta la posición del IAFA. En primer lugar, la prohibición de la marihuana no ha impedido que los jóvenes tengan acceso a ella. Al contrario, según un informe del mismo instituto, el consumo de marihuana entre colegiales aumentó un 75% del 2006 al 2012. Este estudio también encontró que en dicho período se registró una disminución significativa del consumo de tabaco entre adolescentes, producto legal que se encuentra regulado.

En segundo, cada vez más investigaciones científicas documentan las propiedades médicas del cannabis. Por ejemplo, su eficacia ha sido comprobada para contrarrestar las náuseas que sufren los pacientes bajo quimioterapia, así como en la lucha contra los síntomas de enfermedades como el glaucoma, la epilepsia, el asma bronquial y la esclerosis múltiple.

Una contribución reciente al debate la dio el reconocido neurocirujano Sanjay Gupta. Él revirtió públicamente su oposición a la marihuana medicinal indicando que no existía evidencia científica de peso que respaldara dicha postura: “(El cannabis) no tiene un alto potencial para el abuso y hay usos médicos muy legítimos. De hecho, en algunas ocasiones, la marihuana es lo único que funciona”, dijo Gupta, tras revisar literatura científica y entrevistar a expertos y pacientes por todo el mundo.

El uso legal de la marihuana para fines médicos no es ninguna novedad. En Estados Unidos, una mayoría de los estados han regulado su uso. De igual forma, lo han hecho Alemania, Canadá, España, Finlandia e Israel, países con sistemas de salud con los cuales a Costa Rica le gusta compararse.

No obstante, el expediente de ley en la corriente legislativa requiere algunas reformas. Por ejemplo, debería permitirse el autocultivo de plantas para fines médicos. También, resulta innecesaria la creación de toda una burocracia estatal para regular el cannabis médico.

Aun así, el norte de la propuesta es el correcto. La administración Solís debería hacer gala de sus supuestas credenciales progresistas y brindar el apoyo decidido del Poder Ejecutivo a esta iniciativa.

Por Juan Carlos Hidalgo

por -
0 504 vistas

La Caja Costarricense de Seguro Social dio su visto bueno al proyecto de ley que permitirá a los pacientes de ese país utilizar marihuana de uso medicinal.

La decisión de la entidad fue dada a conocer a través de declaraciones de uno de los miembros de la junta directiva de ese organismo citadas por el diario La Nación de Costa Rica.

“La Junta Directiva no se opone al proyecto. (Si la iniciativa de ley se aprueba)… cuando los productos estén en el mercado y hayan pasado por todas las pruebas, incluido el aval del Ministerio de Salud, pues la Caja los incorporaría al cuadro de medicamentos. Por ejemplo, la morfina, que es una droga muy fuerte, más que el cannabis, y la aplica desde hace muchos años. Así que tenemos todos los mecanismos de control y la experiencia para el manejo de productos de uso delicado”, explicó Mario Devandas, uno de los nueve directores de la Caja.

“El proyecto de ley para impulsar el uso de la marihuana medicinal lo impulsa el médico y diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Marvin Atencio Delgado. Se llama Ley para la investigación, regulación y control de las plantas cannabis y cáñamo para uso medicina, alimentario e industrial. Entre otras cosas, promueve la creación de un instituto responsable de vigilar el desarrollo de productos a base de cannabis y de facilitarle a la CCSS la provisión de medicamentos”, precisa el medio.

Se espera que durante abril de este año, el proyecto de ley llegue al congreso de Costa Rica.

por -
0 118 vistas

Los resultados de las políticas frontales de lucha contra el narcotráfico, vigentes en casi todos los países, fueron cuestionados por cerca de 400 funcionarios internacionales y especialistas en esta materia, quienes sugirieron revisar, en cada país, los programas y adecuarlos a su realidad.

Estas autoridades y expertos se reunieron en la V Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas que tuvo lugar en San José, Costa Rica, entre el 3 y 4 de septiembre, auspiciada por el consorcio Confedrogas. En cinco paneles analizaron los temas de mercados de drogas regulados, enfoque de salud pública, inclusión social, drogas y violencia, y derechos humanos.

Ya en la apertura del encuentro, el ministro de Seguridad de Costa Rica, Celso Gamboa, a nombre del presidente de su país, Luis Solís, afirmó que la lucha contra el narcotráfico solo conduce a la criminalización de la pobreza, ya que quienes están encarcelados no son los que manejan los capitales de negocio, sino gente que se presta a ese ilícito, generalmente de escasos recursos. “Se ha combatido la violencia con violencia y el resultado no ha sido exitoso, sino que ha generado más violencia”, añadió.

Cuestionamiento. Las principales observaciones de los panelistas a las políticas duras contra el narcotráfico estaban en que los resultados actuales no son alentadores, debido a que aún hay demanda y oferta de drogas ilícitas; el nivel de violencia en los países no disminuyó; hay cárceles llenas de internos por delitos de narcotráfico, incluso por consumo, especialmente en Centroamérica; descuido de la salud pública, vulneración a los derechos humanos y la corrupción de autoridades, entre otros.

“No me parece que la estrategia más correcta sea una estrategia de lucha frontal contra las drogas”, sostuvo Lisa Sánchez, coordinadora de políticas de drogas del programa para América Latina de México Contra la Delincuencia (MUCD).

Sánchez argumentó su posición cuando indicó que con la lucha frontal se plantean objetivos inalcanzables, ya que se pretende a priori la reducción del consumo, demanda y oferta de drogas, cuando se tiene certeza de que esta demanda siempre existirá y habrá alguien que contribuirá a la creación de esa oferta.

“Estamos en un contexto de mayor flexibilidad, creo que las políticas internacionales van a tender a autorizar ciertas experiencias distintas, en contextos distintos, como es el caso de Uruguay y Estados Unidos (donde hay un mercado regulado de marihuana), lo cual conllevará a que se tenga una conversación más seria sobre las alternativas que se plantean y que podrían validarse a nivel global”, manifestó la especialista.

Esta tarea de reformas en las políticas antidrogas no es sencilla, advirtió Sánchez, debido a que hay bastante resistencia de intereses geopolíticos, de grupos específicos, de burocracias en el ámbito de Naciones Unidas, de agencias que se niegan a la apertura de este tema e incluso de agrupaciones ligadas al tráfico de armas.

Mike Trace, presidente del Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC) del Reino Unido, afirmó que guerra contra las drogas resultó conceptualmente defectuoso. “Debemos aceptar que el mercado ilícito no puede ser erradicado”, remarcó y explicó que hay que “desarrollar nuevos objetivos; recentrar nuestra estrategia y nuestras inversiones y tolerar formas benignas de mercados de drogas”.

Otros Pedidos similares

Comisión

La Comisión Global de Políticas sobre Drogas recomendó el miércoles, en la ciudad estadounidense de Nueva York, impulsar con urgencia “reformas fundamentales” en los lineamientos de las políticas antidrogas. “La guerra global a las drogas ha fracasado, con consecuencias devastadoras para individuos y sociedades alrededor del mundo”, indicó la entidad.

Posición

“Es sumamente importante que Estados Unidos empiece a cambiar su política de drogas porque la violencia en Colombia, en México o en Centroamérica tiene mucho que ver con el prohibicionismo que ha prevalecido en este país”, señaló el expresidente colombiano César Gaviria al diario El País, quien asistió al evento junto a otros exmandatarios.

Bolivia mantendrá su estrategia 2011-2015

El Gobierno mantendrá la ejecución de su Estrategia de Lucha Contra el Narcotráfico y Reducción de Cultivos Excedentarios de Coca 2011-2015, ya que considera que si se deja de lado la labor de interdicción puede empeorar la situación en el país, según afirmó el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

“Si dejaríamos de ejecutar operativos de represión al narcotráfico y solamente nos dedicaríamos, como Uruguay, a reducir la demanda, creo que esa situación empeoraría la actividad del narcotráfico. El negocio ilícito puede afectar a la economía”, advirtió la máxima autoridad antidrogas de Bolivia cuando fue consultado sobre las propuestas que surgieron de parte de expertos y especialistas en la V Conferencia latinoamericana sobre políticas de drogas, realizada en San José de Costa Rica.

Cáceres dijo que respeta las iniciativas privadas y de organizaciones que plantean reformas, pero advirtió que estas propuestas todavía no han sido analizadas ni socializadas en el país. Al referirse a la situación de Uruguay, país en el que se reguló el mercado de la marihuana, resaltó que no puede hacerse una comparación cultural con lo que pasa en Bolivia, ya que se vive una realidad distinta a la de esa nación.

“El próximo año se cumple nuestra estrategia, luego (al elaborar una nueva), por supuesto, hay que tener una mirada regional y una visión internacional para aplicar políticas eficaces, a la hora de hacer una inversión, sea en interdicción o erradicación, para precautelar la salud de los jóvenes”, apuntó.

El titular de Defensa Social destacó que con la vigencia de la estrategia nacional de lucha antidrogas se dejó atrás la violación a los derechos humanos y se obtuvo buenos resultados en erradicación e interdicción. Fuente

por -
0 401 vistas

El 6 de noviembre de 1968, en la Página Quince del La Nación, Constantino Láscaris, filósofo español que impartía clases en la Universidad de Costa Rica (UCR) desde 1957, publicó un artículo titulado “La yerba”, en el que se pronunció a favor de legalizar el consumo de la marihuana. Su propuesta originó una interesante polémica que, aunque brevemente referida en algunos estudios –como los de William Carter y Ricardo Izaguirre–, prácticamente quedó en el olvido.

Según una investigación realizada por Luis Alberto Bermúdez y otros autores, la marihuana empezó a ser fumada en Costa Rica desde finales del siglo XIX. En las primeras décadas del XX, el repertorio de drogas utilizadas en el país se amplió al configurarse círculos de consumidores de opio, morfina, cocaína y heroína, tanto en las ciudades principales como en áreas distantes (el mundo bananero en el Caribe y las actividades mineras en Abangares).

De esas experiencias, la mejor conocida es el consumo de heroína entre los jóvenes trabajadores josefinos durante los años 1929-1933. Al estudiar tal proceso, el historiador Steven Palmer destacó el papel desempeñado por la prensa, que aprovechó la situación para crear un “pánico moral” al presentar a los consumidores como una extraordinaria amenaza para los valores y los intereses de la sociedad.

Legalización. El concepto de “pánico moral” fue sistematizado por Jock Young y Stanley Cohen a inicios del decenio de 1970, pero, desde fines de la década de 1960, diversos investigadores (especialmente sociólogos y criminólogos) empezaron a analizar cómo los medios de comunicación representaban la rebelión juvenil de entonces como una amenaza. No es claro si Láscaris conocía esos estudios, pero sí es evidente que tales prácticas de los órganos de prensa no le eran extrañas ya que indicó en la parte inicial de su artículo:

“[…] en los periódicos se informa habitualmente de la detención de ‘marihuanos’, de redadas en ‘fumaderos’ y del gran problema de la inspección minuciosa de los visitantes en los penales para impedir la entrada de la yerba. Por ser aprehendido fumando un cigarrillo de marihuana, hay gente que ha pasado muchos meses en la penitenciaría, es decir, llevando vida infrahumana; y, cuando a un reo se la encuentran, lo tienen un mes en la ‘plancha’ (delicado método de asfixia lenta)”.

Con el propósito de preparar el terreno para su propuesta, Láscaris minimizó la transgresión que suponía el consumo de marihuana al compararlo con leer novelas de Corín Tellado, mirar telenovelas mexicanas, tomar mate o café, ingerir licor y fumar tabaco. Más aún, afirmó que la marihuana “no crea hábito y es barata”. Añadió: “[no tenía] reparo en reconocer públicamente que una vez fumé un cigarrillo de marihuana. Mi experiencia personal fue de una ligera euforia y ver la vida en rosa”.

Finalmente, Láscaris señaló que el carácter prohibido de la marihuana era la principal propaganda a favor de su uso, por lo que lo más conveniente sería legalizarla y que el Estado cobrase un impuesto por cada cigarrillo.

Escándalo. Las respuestas a Láscaris no se hicieron esperar. El 8 de noviembre, una farmacéutica afirmó que su texto era “subversivo” y que la marihuana sí producía adicción. Al día siguiente, una alta autoridad de la UCR calificó el artículo de “perjudicial y nocivo”, y el propio periódico La Nación editorializó contra los planteamientos del filósofo español, a quien acusó de “propiciar una ética hedonista”.

Parte-Constantino-Lascaris-legalidad-Cannabis_LNCIMA20140817_0040_14
Parte del artículo de Constantino Láscaris que dio motivo a un debate sobre los usos y la legalidad de la Cannabis sativa , cáñamo o marihuana

También el 9 de noviembre, en La República, Jorge Chavarría ( Kokín) publicó una caricatura en la que presentó a Láscaris como promotor de la agricultura “color de rosa” y expendedor de la marihuana “mano de tigre”.

El 10 de noviembre, una lectora tibaseña señaló que Láscaris había escrito “un elogio elevado de la fatídica hierba”, probablemente elaborado bajo la influencia “de las últimas bocanadas de humo producidas por el ‘único’ cigarrillo de marihuana que dice haberse fumado”.

Ese mismo día, un grupo de profesores universitarios desaprobó “la forma superficial, ligera e imprudente” con la que Láscaris trató un asunto tan delicado, e instó al filósofo a que demostrara estar del lado de quienes procuraban “el exterminio de tantos vicios” existentes en el país.

Aunque algunas personas apoyaron el artículo de Láscaris, lo hicieron en el sentido de enfatizar que su texto exponía algunos graves problemas sociales, a la vez que dejaban de lado el asunto de fondo acerca de la legalización de la marihuana.

De todos esos comentarios, Láscaris solo respondió al publicado por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), que lo acusó de “predicar” el “uso de drogas” y (al igual que la caricatura de Kokín) sugirió que las autoridades universitarias debían intervenir en el asunto.

En su réplica, Láscaris ciertamente se refirió a su artículo como “desgraciado”, pero volvió a defender indirectamente la legalización de la marihuana, y aprovechó el artículo para ampliar un explosivo aspecto que en su nota del 6 de noviembre apenas quedó insinuado:

“[…] lo más grave y que me irrita es que la punición del uso de la marihuana es (según regularmente se informa en los periódicos y no hace falta más que leerlos para estar enterado) diferente según quien sea el fumador. Según informan los periódicos, cuando en una redada se atrapa a niños de familias bien, se llama a los padres, se les amonesta y se los despide en familia, todos a casa. Pero, si se atrapara a un pobretón, se lo mete en la penitenciaría. Y en el periódico leí una vez que a uno lo tuvieron ‘cinco meses’ en la penitenciaría”.

Para reforzar su punto, Láscaris indicó que también había un trato diferenciado según el tipo de producto ya que a los morfinómanos (adictos a una droga que representaba “muchos millones de ganancias”) no se los encerraba en “ese antro infrahumano llamado Penitenciaría”.

Aportes posteriores. De acuerdo con el estudio de Izaguirre, publicado alrededor de 1972, el consumo de marihuana, a juzgar por las cantidades decomisadas, tendía a crecer en esa época (se pasó de 2.035 a 25.436 cigarrillos incautados entre 1970 y 1971), pero su consumo permaneció bastante limitado. Dos encuestas de carácter nacional realizadas por entonces evidenciaron que la proporción de alumnos de secundaria que manifestó haber fumado la droga fue muy baja: entre 3,5 % y 4,4 %.

Un estudio posterior, aunque más limitado, fue realizado por Bermúdez y otros investigadores en el cantón de Desamparados en 1978, y abarcó 1.228 estudiantes de colegio. De ellos, únicamente 49 (4 %) afirmaron haber consumido marihuana.

Finalmente, un trabajo elaborado por Carter y otros estudiosos acerca del consumo de marihuana en Costa Rica, dado a conocer en 1980, determinó que los medios de comunicación, a partir de 1967, tendieron a magnificar el consumo de esa droga, por entonces concentrado por alumnos universitarios y de colegios particulares.

Dicho proceso se acentuó en 1968 y 1969, y tuvo un giro inesperado en 1972, cuando diversas organizaciones estudiantiles, principal aunque no exclusivamente de izquierda, denunciaron que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos se proponía destruir el movimiento estudiantil costarricense al introducir la marihuana en la UCR.

Para Carter y sus colaboradores, las dos palabras que mejor definían el enfoque que la prensa costarricense había dado al asunto de la marihuana eran “alarmista” y “sensacionalista”, (un planteamiento posteriormente corroborado por una investigación de Ana Ordóñez).

Contra esa perspectiva, que criminalizaba a los jóvenes, sobre todo a los que pertenecían a los sectores populares, fue que, de manera tan temprana, se pronunció Láscaris en 1968, cuando se preguntó “si no sería preferible que dejen en paz a la gente que procura tener un rato de vida en rosa”.

Por Iván Molina Jiménez. El autor es historiador y miembro del Centro de Investigación en Identidad y Cultura Latinoamericanas de la UCR.  Fuente

por -
2 562 vistas

Costa Rica se alista para debatir en su sede legislativa un proyecto de ley que legaliza el uso y, por tanto, la producción controlada del cannabis con fines medicinales. La propuesta la ha presentado un diputado oficialista y tiene la venia del Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, el gremio de los médicos y hasta de la influyente Iglesia Católica local. A pesar de esto, algunos temen que este sea un primer paso hacia la legalización completa del consumo y la venta de la planta con objetivos recreativos.

El proyecto de ley presentado por un diputado médico homeópata y funcionario de la sanidad social ha activado el debate en medios de comunicación de este país donde es legal el consumo de la marihuana en el ámbito privado. La propuesta permitiría el cultivo a empresas o personas autorizadas por un instituto estatal que controlaría su comercialización para la atención de unos 75.000 costarricenses que padecen enfermedades tratables con el cannabis, según el diputado Marvin Atencio, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

“Es una alternativa de tratamiento”, ha justificado el impulsor del proyecto, quien se apresura a advertir que su objetivo no es abrir el camino a legalización total de la comercialización de la marihuana. En sus planes está regular la importación de semillas para producir plantas con bajo THC, la sustancia activa de la planta, que en cantidades grandes produce efectos estimulantes para quien la come, fuma o inhala.

Enfermos con cáncer terminal, esclerosis o epilepsia podrían tratarse con la marihuana, según Atencio, que cita investigaciones internacionales y estudios con los que otros países han reformado la ley o pretenden hacerlo, como Colombia.

También cree que se puede reducir el tráfico ilegal y sus consecuencias, además de generar 20 millones de dólares cada año al Estado, según sus cálculos. “Es una tendencia mundial, como lo es el consumo recreativo, aunque este no es el tema con mi proyecto”, explicó a El PAÍS. Sí lo es para el colectivo Movimiento Cannábico Costarricense, cuyo perfil de Facebook suele criticar los pequeños decomisos de plantas que ha hecho la Policía Judicial, al considerarlos un desperdicio de los esfuerzos policiales.

La propuesta de Atencio recibió un visto bueno inicial de la ministra de Salud, María Elena López, que cree útil la marihuana para reducir el dolor de pacientes con enfermedades crónicas, según el medio Ameliarueda.com. López lo ha dicho en abstracto, pero se refiere a personas como Ana Lucía, una mujer de 38 años que prefiere reservarse su apellido porque se surte de pastillas importadas ilegales, las únicas que le alivian el dolor provocado por un cáncer de hueso, contó por teléfono a este medio.

El consumo de la marihuana es legal en las casas y el ámbito privado. También se tolera la portación de una dosis en la calle si se logra comprobar que es para consumo propio. Si se consume en sitios públicos, las autoridades confiscan la droga, pero no hay pena por delito, pues se considera solo una falta leve, al igual de quien bebe una cerveza en una plaza. En caso de que la dosis de marihuana vaya acompañada por una pesa y algo de dinero, hay indicios de tráfico y sí estaría penado, explicó Mario Zamora, exministro de Seguridad. ¿Cuánta es la cantidad válida para consumo personal? Depende de las circunstancias.

Este marco legal funciona así después de que la Sala Constitucional ajustara una dura ley de 1998 que enviaba a la cárcel a todo el que portara o consumiera droga sin importar cuánta o donde lo hiciera. “Las cárceles no daban abasto, llena de gente de bien, por culpa de esa ley draconiana”, recuerda Zamora, quien ve a Costa Rica más alineada al “patrón europeo” y resta valor a la propuesta del diputado Atencio. “No veo que haya demanda de la industria farmacéutica ni de organizaciones de pacientes; es este más un debate en lo político”.

El tema de consumir mota (marihuana, en la jerga local) es aún un tabú, no importa de qué forma se consuma. Hace tres años se desató una polémica por el ingreso de un tipo de cerveza con sustancias derivadas de hojas y flores de marihuana o cáñamo (variedad de la cannabis con bajo THC). La discusión llegó entonces a la máxima instancia judicial y los magistrados de la Sala I acabaron prohibiéndola en 2011 con el argumento de que la ley veta el uso de la marihuana en cualquier forma, directa o procesada.

En lo curativo, se conoció este año la venta en las calles de la capital de un ungüento antiinflamatorio llamado mariguanol, supuestamente importado de El Salvador, según un reportaje del diario local La Nación en junio pasado. Se comercializa en el mercado negro con el aparente contenido de hojas de marihuana. La venta es ilegal, pero la multa no supera los 16.000 colones (30 dólares), por infringir la Ley General de Salud.

Lo que propone el diputado Atencio es algo más formal y científico, lo que parece abrir una ventana de aceptación y que derivaría a su aprobación en 2015, según su autor. “Es una posibilidad que no podemos cerrar”, dijo el director del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD), Carlos Alvarado, en un debate en radio Monumental, una de las dos principales emisoras informativas. También las televisoras han abierto espacios de discusión entre proponentes y algunos opositores, porque sí los hay. Entre ellos, diputados de partidos cristianos protestantes, quienes ven el proyecto como un portillo para la legalización total de la marihuana en este país centroamericano. Fuente 

por -
0 116 vistas

El diputado costarricense del partido oficialista Partido Acción Ciudadana, Marvin Atencio, presentó hoy un proyecto de ley que fomenta la investigación y la legalización de la marihuana con fines medicinales.

Según Atencio, la propuesta es sólo para términos médicos, con apego a diferentes estudios que comprueban la efectividad de la marihuana como parte de tratamientos para enfermedades.

El legislador señaló en rueda de prensa que la iniciativa regula exclusivamente aspectos relacionados al cultivo, distribución y venta de los medicamentos “cannabinoides” y de extractos del cáñamo.

“Estudios científicos han demostrado el potencial de la ‘cannabis’ (marihuana) para el tratamiento de enfermedades como el sida, el cáncer, la epilepsia y la esclerosis múltiple. Por la salud de miles de potenciales pacientes es necesaria una ley que regule adecuadamente la producción medicinal a partir de los cultivos de dicha planta”, señaló el diputado.

El proyecto plantea que el Instituto de Investigaciones, Regulación y Control de la Cannabis y el Cáñamo (IIRCA) sea el encargado de supervisar el uso medicinal de esta planta.

En caso de aprobarse el proyecto de ley, Costa Rica deberá construir laboratorios farmacéuticos para la preparación de los medicamentos cannabinoides y de extractos del cáñamo, lo cual puede crear nuevos espacios de empleo para profesionales.

Las empresas que deseen participar en la industria tendrán que pagar un impuesto de 7 por ciento sobre sus rentas para destinarlo a entidades como el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia, la Caja Costarricense de Seguro Social, la Universidad de Costa Rica, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Fuente

por -
0 90 vistas

Dos diputados del PAC y uno del PLN consideran necesario abrir el debate sobre la regulación de la marihuana con fines medicinales.

Se trata de los legisladores Laura Garro y Marvin Atencio, del Partido Acción Ciudadana (PAC), y de Ronny Monge, del Partido Liberación Nacional (PLN).

Los congresistas recibieron a representantes de la organización no gubernamental Law Enforcemente Against Prohibition (LEAP , por sus siglas en inglés y que significa Aplicación de la Ley en contra de la Prohibición).

Luego de reunirse con los representantes de la ONG, los legisladores hablaron con La Nación sobre su postura a favor de discutir la regulación del uso de la marihuana con fines médicos.

El primero en ser contactado por la ONG fue Atencio, diputado por Pérez Zeledón, quien, a su vez, facilitó un contacto en el país para que los voceros de LEAP pudieran realizar una gira de dos semanas a nivel nacional.

Monge, del PLN, aclaró que está en contra de la legalización de las drogas, pero a favor de una regulación con fines médicos, sobre todo por lo que considera son pruebas suficientes de los beneficios de la marihuana en el tratamiento de enfermedades.

El diputado agregó que está de acuerdo en una discusión, especialmente si se encamina hacia el uso de la droga como un medicamento, tal y como se ha planteado en otros países.

A su vez, los tres legisladores aclararon que no apoyan una legalización de la droga con fines recreacionales, sino de la discusión tanto sobre su uso medicinal, así como una alternativa para disminuir el tráfico ilegal.

Los congresistas se suman al legislador libertario Otto Guevara, quien durante la campaña política pasada afirmó que estaría de acuerdo en el uso de la marihuana con fines médicos.

¿Qué es LEAP? La ONG, nacida en Canadá y con base en Estados Unidos, promueve la despenalización del uso de drogas con fines médicos y la regulación para desestimular el narcotráfico.

Los representantes de la organización, encabezados por Robert Rusell Jones, exoficial de narcóticos de la Policía de California, realizaron una gira por las provincias de San José, Limón y Puntarenas entre el 1.° y el 11 de mayo.

Elizabeth Coto, vocera de LEAP para Costa Rica, señaló que la organización está compuesta por policías y expolicías, jueces, fiscales y detectives de narcóticos, quienes consideran que la guerra contra el narcotráfico tal y como está planteada no da resultados.

En este sentido, LEAP pretende abrir una oficina en Costa Rica para promover el uso medicinal de la marihuana, como una forma de atacar el tráfico ilegal y no promueve ni el consumo ni la legalización con fines recreativos, dijo Coto.

Fuente LaNacion

por -
1 265 vistas

1Costa Rica.- En la oficina de Iniciativa Popular del Congreso hay 13 propuestas relacionadas con el consumo de marihuana. Estas son:

Legalizar Uso

Propuesta de Gabriel Monge. Señala que legalizar el uso permitiría que deje de ser un negocio lucrativo y que puede usarse ayudar en enfermedades.

Cultivo casero

Iniciativa de Manuel Chaves. Sugiere que se legisle para que se permita el cultivo casero de marihuana para uso personal.

Uso de Cannabis

Propuesto por Manuel Chaves. Solicita que se legisle para permitir el uso de cannabis con fines medicinales.

Uso de cáñamo

Plan de Manuel Chaves. Solicita que se permita utilizar el cáñamo proveniente de cannabis, para uso industrial.

Legalizar uso

Iniciativa de Luis Guillermo Vargas Solís. Indica que se ha comprobado que disminuye la ingesta de drogas sintéticas.

Producción

Álvaro Sequeira Mendiola dice que algunos países que permiten la producción de la marihuana reciben una buena cantidad de recursos y que además ayuda a resolver algunos problemas de salud.

Textil

Idea de Gabriel Camilo Monge Vives. Indica que legalizar el cannabis ayudaría a la salud y combatir el tráfico de la droga. Además, que puede obtener cáñamo para fibra textil.

Terapéuticos

Mónica Mora Arguilar plantea la legalización de la marihuana con fines curativos ya que favorece la circulación sanguínea, relaja los músculos, actúa como broncodilatador y analgésico.

‘Ley de vicios’

Cipriano Castro, propone que se aumenten los impuestos al tabaco, al alcohol, legalizar la marihuana y los fondos se usen para ayuda a adictos.

Medicina

Luis Carlos Mora Zamora dice que la marihuana es más una medicina que una droga, en Estados Unidos ya la consumen enfermos de cáncér y de sida.

Venta legal

José Elías Alvarado Ramírez solicita que se legalice la venta bajo ciertos términos como edad, si es para uso medicinal o para placer, deberá estar registrado como vendedor y pagar los impuestos de ley.

Por salud

Luis Guillermo Vargas Solís alega que la planta tiene propiedades terapéuticas.

grow-your-own-cannabis_-noba_0Menos delincuencia

Elías Alvarado propone que se legalice y se regule el uso y venta de marihuana para disminuir los índices de delincuencia.

Fuente: Oficina de iniciativa popular del Congreso.

Publicado en LaNacion