Etiquetas Posts etiquetados con "Cultivo General"

Etiqueta: Cultivo General

por -
3 4.926 vistas

Con la llegada del inicio de la temporada los cannabicultores  ponen en marcha la maquinaria cannabícola: es la hora de la siembra de exterior. Una nueva campaña se abre a nuestras puertas si hemos realizado correctamente las labores de presiembra no queda más que seguir los ciclos de las plantas, estando pendientes de que nada extraño pueda suceder y cubriendo con cariño todas las necesidades que pueden presentar.

La siembra la podemos realizar de dos formas distintas: germinación o siembra directa en semilleros o macetas. La germinación consiste en proporcionar el agua necesaria a la semilla para que comience el proceso germinativo poniéndolas en algodones o trapos húmedos, una vez germinadas se siembran en substrato o en tierra. Por otra parte la siembra directa en semilleros es la que más me agrada de ambas, y la forma natural de proceder, las semillas germinan solas en el medio sin tener que tocar el delicado germen.

Para hacer un “plantel” es preferible utilizar semilleros alveolados que se rellenan de un substrato y se siembran directamente en él, a razón de una semilla por alveolo. Las semillas se han de enterrar de 5 milímetros a 1 centímetro de profundidad, con menos profundidad la semilla se quedaría en la superficie y el sol la deshidrataría impidiendo su germinación, y por el contrario si las sembramos más de 1 centímetro de profundidad la vitalidad de la semilla para brotar se puede agotar antes de que llegue a la superficie del suelo. Después de sembrar y hasta que las transplantemos es imprescindible controlar que se mantenga alto el nivel de humedad de substrato, sin llegar a encharcamientos, pues de lo contrario se pudrirían las semillas con un exceso de humedad o se secarían y no germinarían en caso de una humedad deficiente. Debido al poco volumen de los alveolos y al fuerte efecto de evaporación que el sol provoca hace que se reseque el substrato y se frene por tanto la germinación, a veces hasta el punto de provocar que algunas semillas que queden por germinar no lo hagan nunca, e incluso la muerte de otras que ya hayan germinado, no te confíes sobre todo los días de fuerte aire. El substrato que vayamos a utilizar debe ser lo más equilibrado posible y sin enriquecimiento químico a ser posible, si lo queremos hacer lo más natural posible. Podemos elaborarnos nuestro propio substrato para semillero compuesto de Compost maduro o mantillo 35 %, Turba 35 %, Vermiculita 25 % y Perlita 5 %. La turba la podemos sustituir por Fibra de Coco. El inconveniente de la fibra de coco es que puede retener una alta salinidad, lo que la convierte en perjudicial para suelos ya salinos de por sí.

Las plantas que germinan y brotan en un semillero a pleno sol nacen más robustas y sanas que las germinadas en algodón, hay pues pocas razones para no sembrarlas directamente en un substrato. Dependiendo del tiempo y de la genética que tenga cada semilla, la duración de la germinación será mayor o menor. Algunas semillas tardan un escaso par de días en germinar, sin embargo otras pueden llegar a tardar incluso más de quince días. El momento de la siembra será en luna descendente y en creciente, y en un día de flor, además se realizará al atardecer favoreciendo así el recogimiento de las energías en el interior de la tierra para mejorar y acelerar los procesos de enraizamiento.

Es muy importante etiquetar las semillas plantadas en cada semillero con el fin de facilitar el trabajo selectivo posterior. Muchos cannabicultores pierden genética que era de su agrado por no haber realizado un correcto etiquetado de sus plantas. Las variedades que sembremos deben estar acordes a nuestras necesidades de cultivo, de consumo, de groumets,….

De nada sirve plantar sativas puras de larga e infinita floración en zonas frías porque el frío temprano evitará que las podamos cosechar con éxito. Lo mismo ocurre si plantamos en suelos calcáreos variedades con cierta intolerancia al cálcio a los suelos básicos, ya que pueden sufrir bloqueos y padecer clorosis férricas. Si plantamos en zonas de clima templado y húmedo es más que probable que terminemos padeciendo en el momento de la floración el odiado oídio, por lo tanto la elección de variedades resistentes al oídio puede jugar en nuestro favor a la hora de obtener una exitosa e inmaculada cosecha.

La araña roja (Tetranychus urticae nombre científico del ácaro al que se le conoce con más de 60 distintos nombres comunes, siendo el más usado de todos el de araña roja ó araña amarilla), forma parte del grupo de los ácaros, que a su vez es una subclase de los arácnidos. Se alimentan de aquellas plantas que se suelen encontrar en ambientes excesivamente secos.

Al igual que los pulgones, se reproducen tanto de forma sexual como por partenogénesis, que puede ser arrenotiquia (se producen machos a partir de huevos no fecundados) o telitoquia (producción de hembras), por lo que también tiene un elevado potencial biótico. Forman grandes colonias, casi siempre en el envés de las hojas de las plantas, en algunos casos tejen complejas telarañas que llegan a cubrir incluso a los cogollos, por ello a menudo se las suele confundir con arañas vulgares. Se pueden ver a simple vista, si observamos las plantas veremos pequeños puntos rojos, cuyo tamaño oscila alrededor de los 0,5 mm. Los ataques más severos suelen producirse en cultivos en invernadero, en cultivos con luz artificial y en aquellos cultivos que se desarrollan en zonas tropicales y subtropicales. Tejen una pequeña telaraña sobre y debajo de las hojas, para realizar sus nidos al tiempo de servirles de protección contra ataque de otros insectos, es un ácaro muy polífago; se puede alimentar de cientos de tipos de plantas, incluyendo la mayoría de las hortalizas y frutales (tomates, limoneros, naranjos, pimientos, alubias, maíz, patatas, fresas, judías) y ornamentales: rosas, etc. Suelen aparecer ante una mala gestión del riego o en épocas secas. En cultivos de interior con luz artificial es bastante dado padecer araña roja en épocas estivales al no poder controlar adecuadamente la temperatura y la humedad, por lo que hay que evitar que el substrato de las macetas se reseque del todo, además de ser recomendable pulverizar la parte aérea de las plantas para mantener equilibrado el nivel hídrico foliar de las plantas, excepto durante la floración ya que una elevada humedad puede producir botrytis en los cogollos. También es bastante frecuente ver araña en cultivos de exterior en macetas y en balcones o terrazas, hay que mantener unos niveles hídricos óptimos en el substrato de la maceta de forma constante, ya que de esta forma evitaremos a las plantas que sufran continuos shocks hojas con el reverso lleno de huevosSe reproduce depositando los huevos sobre las hojas, suponiendo una grave amenaza para los cultivos, al alimentarse de los contenidos celulares de las hojas. Los síntomas manifiestos de su presencia son leves y pálidas manchas sobre las hojas que contrastan con el verde intenso de la epidermis foliar. La multitud de estas manchas es lo que convierte este insecto en dañino, debemos tener en consideración que un solo ejemplar puede ser atacado por cientos e incluso miles de estos ácaros, causando por ende cientos o miles de lesiones, suponiendo por tanto una importante disminución de la capacidad de la planta de realizar la fotosíntesis, reduciéndose así de forma drástica la producción de nutrientes, en ataques muy severos se puede llegar incluso a la muerte de la planta. El carácter vectorial (capacidad de transmitir enfermedades) de la araña roja es menos notable que el realizo por trips o pulgones, por lo que se le resta importancia a este hecho. Podemos combatir y luchar contra este ácaro por agentes mecánicos, de forma biológica o a través de tratamientos ecológicos fitosanitarios. La lluvia es un claro ejemplo de agente mecánico que disminuye la población de este agente patógeno. Entre aquellos enemigos que la naturaleza nos proporciona cabe distinguir cuatro grupos de insectos auxiliares: -Acaros fitoseidos de los géneros Amblyseius y Neoseius. -Antocóridos del genero Orius. -Tisanópteros (Aeolothrips intermedius). -Dípteros cecidómidos y coleópteros estafilínidos (genero Oligota). Entre los agentes que realizan un mayor control con una elevada efectividad sobre las poblaciones de la araña roja cabe destacar al ácaro fitoseido Phytoseiulus persimilis. Lo mismo que el Amblyseius californicus que es otro ácaro depredador de araña roja que es usado asiduamente en control biológico de dicha plaga. En cuanto al tratamiento sea preventivo de la araña roja, hay que destacar que los tratamientos alternos de fitoterapia dan un excelente resultado que evita que se instale y reproduzca esta especie fitófaga. Como remedios combativos podemos utilizar productos fitosanitarios permitidos en Agricultura ecológica como extractos de Criysantemum Piretro (Piretrina natural), aceite de neem, y hay que prestar excesivo cuidado a los tratamientos con rotenona pues pueden aumentar los nivels bióticos de la planta y causar el efecto contrario al buscado.

por -
0 640 vistas

Hasta ahora nuestro compañero Miguel Gimeno en su sección de Marihuana al Natural (del programa de Marihuana Television News), nos ha llevado a visitar diversos cultivos de indoor, pero en su mayoría se trataba de cultivos de una sola fase.

En el programa de este mes, que se emitirá el último día de noviembre, Miguel nos llevará a visitar un cultivo algo más completo, se trata de un cultivo de ciclo cerrado que consta de 3 estancias bien separadas. Por un lado, una sala que alberga diversas plantas madres que suman más de una quincena de variedades seleccionadas. En esta primera sala veremos como las planta madres se mantiene en contenedores pequeños siguiendo la técnica de la bonsaización. Bonsáis que una vez desea extraer clones de ellas, el criador de este cultivo sólo tiene que dejarlas ramificar y esquejarlas, momento en el las encontraremos.

Cultivo Interior

Veremos como este cultivo también dispone de una segunda estancia comprendida por un pequeño armario propagador de esquejes. En el interior del armario son mantenidas unas condiciones óptimas para agilizar y optimizar el enraizamiento de los esquejes. Esquejes que luego son pasado a la tercera estancia que comprende la sala de floración.

En esta última estancia las plantas son puesta a floración de tal modo que el cannabicultor de este cultivo obtiene una cosecha cada dos meses, completando así un ciclo cerrado al que sólo entran nuevas pruebas realizadas a partir de semillas con el fin de aumentar el número de madres de su colección personal.

Si queréis saber como autoabasteceros de cannabis de forma permanente y evitar así tener que recurrir a la calle, ¡este es vuestro programa, no dejéis de verlo!

Cultivo interior

No os perdáis en programa de Marihuana Televisión News correspondiente al mes de Diciembre, viene cargado de mucha información.

 

 

por -
2 9.065 vistas

Durante los últimos años son muchos los cannabicultores que se sienten asediados por rateros y policía en el ejercicio de su derecho a cultivar cannabis para consumo propio. Es por este sentimiento de asedio por lo que algunos de ellos deciden apostar por salvaguardar mínimamente sus plantas realizando cultivos en invernadero. Al hallarse dentro del invernadero se dificulta su visión, así como la emisión al aire del potente aroma, que muchas veces delata su presencia. Evidentemente, el cultivo en invernadero no es la panacea ante tal asedio, simplemente reduce el riesgo de robos e incautaciones indeseadas pero no lo evita. En cultivos en zonas frías y húmedas del país, el uso de invernaderos se convierte en un arma a tener en cuenta a la hora de adelantar el inicio de la plantación y, por tanto, contribuye a conseguir un mayor tamaño de las plantas, que se termina traduciendo en una mayor producción por metro cuadrado cultivado.

En zonas templadas es muy común el uso de invernaderos en cultivos de cannabis invernales, pudiendo llegar a obtener hasta cuatro cultivos invernales escalonados de mes a mes. Ahora bien, en las zonas más frías, durante las primeras fases de cultivo todavía se pueden dar heladas de consideración, por ello los invernaderos han de estar bien orientados al sur y a ser posible bien resguardados de los fríos vientos del norte, ya que de esta forma se consiguen ganar unos grados de temperatura en frías noches de primavera. El inconveniente es el propio efecto invernadero, ya que en noches frías si se llegan a temperaturas inferiores a -4 ºC, en el interior del invernadero permanecerá esta temperatura hasta prácticamente media mañana, con el consiguiente peligro de congelación de las plantas. La mejor manera de prevenir heladas es permanecer siempre al tanto del clima, de tal forma que si vemos que va a helar podemos cubrir por la noche el invernadero con mantas viejas, esterillas, cartones, sacos, etc. Los fijamos bien para evitar que el viento se las lleve, y luego con la salida del sol las retiramos del invernadero para que el astro rey haga su trabajo y bañe en calor todo el invernadero. Para recubrirlo podemos utilizar cualquier tamaño de plástico de polietileno, sobre 25 micras es el ideal, pero nos sirve de cualquier galga, siempre teniendo en cuenta que cuanto más fino más sensible a roturas por viento.

Si disponemos de capital suficiente podemos instalar una calefacción al invernadero, e incluso una luz de apoyo para aumentar el fotoperíodo y potenciar el crecimiento de las plantas. Hay diversos tipos de calefacciones para invernadero. Las hay por suelo radiante mediante el enterramiento a no más de 15 centímetros de profundidad de cables calefactores que calientan la tierra y, por consiguiente, el interior del invernadero, al que se le instala un termostato para controlar la temperatura y que no suba en exceso. También la energía solar es una fuente de la que podemos aprovecharnos para calentar el invernadero por medio de colectores solares, tal y como funcionan los calentadores de agua solares; pero el inconveniente se presenta ante días muy fríos con ausencia de sol. En este caso, para lograr el aporte de calor necesario para un correcto desarrollo de la vida dentro del invernadero, podemos recurrir a la energía biotérmica, que es la energía obtenida de la fermentación del estiércol, ya que durante el proceso de compostaje se genera calor y humedad. Consiste en colocar estiércol en zanjas que se realizan bajo los pasillos del invernadero, los cubrimos con unas rejas caladas para que así pueda manar la fuente de calor y humedad hacia las plantas. En cuanto al apoyo de luz artificial, podemos utilizar lámparas de LED de bajo consumo, o bien recurrir a lámparas de vapor de sodio; les instalamos un reloj automático que encienda las luces cuando comience a reducirse la luz vespertina y las apague según la cantidad de horas que queramos que reciban.

Los invernaderos recubiertos con plástico reducen de forma considerable el intercambio de gases entre el interior y el exterior, con lo que con la llegada del calor se elevan las temperaturas de forma considerable y el aumento de la humedad relativa del interior puede producir un caldo de cultivo idóneo para el desarrollo de enfermedades criptogámicas, así como también parasitarias, sobre todo áfidos y cóccidos. Hay invernaderos ciertamente sofisticados que tienen coberturas con apertura, que favorecen el intercambio de gases con el exterior y evitan que se condense la evapotranspiración de las plantas y se pueda producir un ambiente demasiado estanco.

Los cannabicultores que viven en el sur, para reducir la fuerte solarización que sufren sus cultivos, pueden utilizar plásticos translúcidos que reduzcan la cantidad de luz que penetre en el interior o, en lugar de plásticos, también pueden instalar mallas para que el aire circule por el interior y se evite la aparición de hongos por ambiente estanco y altas temperaturas.

Existen en el mercado varios tipos de mallas dependiendo del uso, pero todas reducen la cantidad de luz, o lo que es lo mismo, tratan de reducir el porcentaje de energía que penetra por la cubierta de plástico, mejorando así el microclima del invernadero. Son mallas tejidas con monofilamentos de polietileno en su mayoría, y según la densidad de los hilos aumenta o disminuye el porcentaje de sombra que ofrecen. Las hay de color transparente-blanco, verdes, azules, negras…, y de diferentes funciones: las mallas de sombreo, antihierba, antitrip, mosquitera, antipájaros, etc. Yo me decanto más por las mallas mosquiteras o las antitrip, y a ser posible de color blanco, que favorezcan un sombreo de un 15% a un 30% todo lo más.

• Las mallas de sombreo pueden ser excesivas para cannabis, ya que es una planta a la que le gusta mucho el sol, y estas mallas reducen entre un 40% y un 90% más o menos dependiendo del fabricante.

• Las mallas antihierba nos pueden servir para cubrir el suelo de cultivo que quede libre, con ello se evita la aparición de hierbas adventicias; como sombreado no se puede utilizar, puesto que supera el 80% con creces, y eso es muy poca iluminación para que el cannabis se desarrolle con total normalidad.

• Las mallas antitrip son una buena opción, ya que además de sombrear el cultivo también evitan que plagas no deseadas como los trips se puedan instalar en el interior del invernadero, lo que supondría un trabajo extra para el cannabicultor, que deberá combatir cualquier tipo de plaga.

• Las mallas mosquiteras realizan la misma función que las mallas antitrip pero el tamaño de las rejillas es mayor, por lo que no evita la entrada de trips y otros insectos de tamaño similar. De todos modos, tener un estado sanitario adecuado de nuestro cultivo es la mejor vacuna ante el ataque de cualquier tipo de plaga.

• Las mallas antipájaros también son otra buena opción que favorece el sombreado de las plantas y evita la entrada de pájaros e insectos mayores, pero no la de insectos pequeños como pulgones, arañas rojas, trips, etc.

Otro inconveniente que conllevan los invernaderos tanto con plásticos como con mallas es la limitación de altura y anchura. Ello puede provocar en variedades gigantes que las sumidades floridas rocen con el plástico y se estropeen los cogollos por fricción; por ello es conveniente, cada mes y hasta el inicio de agosto, realizar podas de formación en las matas para que las puntas no alcancen los límites del invernadero y evitar que los cogollos se rocen con el plástico o malla de sombreo, ya que se estropean y quedan inservibles e infumables.

En el lado opuesto a las zonas de mucho frío tenemos las zonas de mucho calor en verano. En este caso, casi se hace inviable el uso de invernaderos si no podemos mantener los valores de temperatura dentro de unos parámetros normales para el crecimiento de cannabis. Esto nos lleva a tener que recurrir a técnicas o aparatos que ayuden a bajar la temperatura del interior del invernadero, entre ellos está el sombreado y la ventilación natural (de los que ya hemos hablado), la ventilación forzosa por medio de ventiladores mecánicos y la refrigeración por evaporación de agua. La interconexión de todos ellos en unos niveles aceptables es la causante de que se produzca cierto equilibrio en la temperatura del interior del invernadero y el desarrollo adecuado de las plantas que cultivemos en su interior, es decir, un elevado sombreado reducirá la fotosíntesis realizada por las plantas y, por lo tanto, se aletargará su crecimiento. Lo mismo ocurre con una elevada aireación, que conllevará una excesiva evapotranspiración de las plantas, causando desequilibrios hídricos importantes; y, por el contrario, tener una elevada humedad ambiental como consecuencia de refrigerar mediante vapor de agua conlleva un lento crecimiento y la posible aparición de enfermedades criptogámicas.

por -
6 11.439 vistas

Cada año son más los cultivos que a vísperas de ser cosechados sufren hurtos, plagas y/o polinizaciones no deseados por el cannabicultor. Esto unido a que en muchas ocasiones la despensa ve su fondo mucho antes de que llegue el momento de cosechar en otoño, hace al cannabicultor buscar otras fórmulas con las que cubrir ese intervalo sin yerba. Para ello podemos forzar algunas de las plantas hembras que tengamos para que comiencen a florecer y poder hacer así una coseha prematura y tempranera, librándonos de esta forma de robos, de la oruga e incluso a veces hasta del oídio.

El método de floración forzada consiste precisamente en provocar la floración al procurarle a las plantas las horas de nocturnidad necesarias para la misma. Pero antes de forzar la floración debemos estar seguros del sexo de la planta, por eso tomaremos sólo plantas que hayan manifestado las preflores femeninas. Ahora, ¿cómo lo haremos para procurarles las horas de oscuridad necesaria?. Muy fácil, basta que las cubramos con una caja de cartón, debidamente sellada para evitar que los rayos solares irrumpan en la oscuridad, sobre las 6 de la tarde y luego cuando ya sea de noche se retira la caja, o, como hacen otros trasladar a esa hora la planta a un lugar de la casa que esté completamente a oscuras.

El gran inconveniente de la floración forzada, es que hay que repetir la misma operación día tras día hasta que sean cosechadas, es importante hacerlo todos y cada uno de los días, se nos puede pasar alguno, pero si son muchos las plantas pueden estresarse y no florecer de forma adecuada. El momento para comenzar a forzar la floración va desde finales de Abril hasta principios de Junio, y serán recogidas a partir del inicio del mes de Julio, obteniendo así una cosecha prematura que será la envidia de nuestros amigos.

El tamaño que alcanzan las plantas es un poco mayor al de las plantas de invierno, pero su producción es casi el doble debido a que el sol va ganando verticalidad y la incidencia de los rayos solares es mayor, y por tanto mayor el número de fotones que la planta capta para realizar así la fotosíntesis. La caja de cartón que utilicemos para cubrir las plantas debe tener entre 70 cm y 1 metro de alto, a esto cabría añadir el alto de la maceta si cultivamos en ella.

La única y notoria ventaja de forzar la floración a algunas de nuestras plantas es, sin duda, el poder degustar e incrementar el contenido en hierba de nuestra despensa antes de lo esperado. Pero los inconvenientes que puede acarrear son, por desgracia, más numerosos. El mero hecho de tener que estar todos los días poniendo y retirando las cajas de cartón supone todo un engorro no apto para personas de espíritu cansado. Luego tenemos que tener en cuenta que si forzamos a todas las plantas que han manifestado su sexo, corremos el riesgo de que las que queden sean machos y fracasar en nuestro cultivo de temporada, cosa que evitaremos poniendo a lo sumo la mitad de nuestras hembras manifestadas, o bien haberlo tenido en cuenta en el momento de la siembre y aumentar el número de semillas sembradas para forzar la floración de las que queramos, del resto de hembras que dejemos para el cultivo de temporada podemos sacar algunos esquejes y aumentar el número de plantas hembras para temporada.

Otro inconveniente, si forzamos la floración con cajas de cartón, es el exceso de humedad que se puede llegar a alcanzar dentro de la caja de cartón durante las horas de insolación en las que están cubiertas las plantas, pudiendo provocar botrytis en variedades de cogollos gordos y prietos, por lo que es más recomendable plantar semillas de cogollos medios, híbridos con dominancia sativa. Para evitar que todavía aumente más la humedad debemos regar por las noches cuando ya hayamos retirado la caja, ya que de esta forma evitamos que la humedad que desprenden los substratos y las plantas quede retenido dentro de la caja.

Las plantas que hayamos forzado podemos recuperarlas para volver a cosecharlas en temporada. Para ello hay que cosechar cogollo a cogollo pero dejando una pequeña parte de la base de cada cogollo sin cosechar (sobre medio centímetro), le retiramos la caja, la cual dejaremos de utilizar definitivamente, las plantas revegetarán al volver al fotoperíodo normal, y comenzarán de nuevo a crecer pero mucho más ramificadas y menos altas hasta que llegue el momento de florecer, algunas plantas no superan el estrés de la revegetación y mueren.

 

En el número anterior estuvimos viendo aquella fauna auxiliar que se caracteriza por su alimentación diversa y variada. En este número vamos a centrarnos en aquella fauna auxiliar que es específica para controlar un agente patógeno determinado. Hay insectos que, aunque su dieta no se rija estrictamente a una sola especia patógena, se caracteriza por su eficacia a la hora de controlar un determinado patógeno, como es el caso de la mariquita (Coccinela Septempunctata) que aunque no se alimente solo de pulgones es una de las mejores controlándolos.

La fauna auxiliar polífaga tiene la característica común de ser predadores, es decir, se alimentan devorando a sus presas. En cambio, dentro de la fauna auxiliar específica encontramos especies que son predadoras, pero también otras que controlan los agentes patógenos por medio de la parasitación, sea esta endoparásita (parasita el interior del huésped) o ectoparásita (parasita en la superficie del huésped).

PREDADORES PARASITOS O PARASITOIDES

ORGANISMO

ÚTIL

ORGANISMO

CONTROLADO

ORGANISMO

ÚTIL

ORGANISMO

CONTROLADO

Amblyseius andersoni

Ácaros

Aphidius ervi

A. Matricariae

A. Colemani

Pulgones

Amblyseius

barkeri

Trips y ácaros

Cryptochaetum Iceryae

Cochinilla acanalada

Amblyseius californicus

Ácaros

Dacnusa Sibirica

Minadores

Amblyseius cucumeris

Trips

Diglyphus Isaea

Minadores* y dípteros

Aphidoletes aphidimyza

Pulgones

Encarsia Formosa

Mosca blanca y cóccidos (cochinillas)

Chrysopa carnea

C. Septempunctata

C. Flavifrons

Pulgones*, ácaros y otros artrópodos

Leptomastix

Cóccidos (cochinillas)

Coccinella Septempunctata

Pulgones

Lysiphlebus Testaceipes

Pulgones

Criptolaemus montrouzieri

Cochinilla algodonosa

Pales pavida

Lepidópteros

Euseius stipulatus

Ácaros

Praon Volucre

Pulgones

Lanpáridos

Caracoles

Trichogramma Maidis

T. Evanescens

Lepidópteros (mariposas)

Orius

Trips*, pulgones y otros artrópodos

Phytoseiulus persimilis

Araña roja

Rodolia (Novius) cardinalis

Cochinilla acanalada

Los organismos útiles que están en negrita son comercializados o pueden conseguirse a través de los insectarios que las diferentes comunidades autónomas ponen a disposición de los agricultores. Los agentes patógenos que tienen *, son aquellos con los que resultan más eficaces los organismos útiles.

Hay cannabicultores de indoor que realizan sueltas de determinados organismos controladores ante la mínima aparición de un agente patógeno. En cierta forma, esta es una forma de llevar a la muerte a estos agentes controladores, pues una vez controlen la plaga se quedan sin alimento y en su mayoría mueren, pero bueno por lo menos han controlado una plaga sin tener que utilizar productos agresivos para las plantas y para ellos mismos.

Otro caso diferentes son las sueltas en exterior. Son menos eficaces que en interior, porque pueden moverse y migrar a zonas donde les sea más apetitosos los agentes patógenos y en lugar de actuar en nuestro vergel cannábico, lo hacen en la huerta de tomates de nuestro vecino controlando un brote de araña roja, por ejemplo. Si tenemos biodiversidad en nuestro vergel, es casi seguro, que tengamos predadores generales y específicos.

Muchos predadores o parásitos específicos cuando no tienen presas se alimentan de polen de plantas y otros insectos secundarios, que no son su plato fuerte. Si no tenemos más que las plantas de maría, en cuanto finalicen su labor pasará lo mismos que en cultivo de interior, es decir, se marcharán en busca de más alimento.

En la naturaleza existen plantas que nos pueden ser útiles para retener a la fauna auxiliar el mayor tiempo posible, y son las plantas anfitrionas de fauna auxiliar, es decir, plantas que van a albergar a nuestro ejército de insectos amigos, a la espera que algún intruso no deseado se cuele en nuestro cannajardín.

Plantas anfitrionas de fauna auxiliar:

-Amaranto: escarabajos de tierra.

-Anís: avispas benéficas.

-Diente de león: avispas benéficas.

-Hiedra: avispas benéficas.

-Hinojo: avispas benéficas.

-Hisopo: avispas benéficas.

-Menta: avispas benéficas.

-Mostaza: diversos parásitos.

-Ortiga: muchos insectos benéficos.

-Trébol: escarabajos de tierra y parásitos de pulgones.

 

por -
0 869 vistas

Tras finalizar la cosecha toca el comento de comenzar a reponer en el suelo todo aquello que extrajimos de él para poder una buena cosecha. Ahora bien, primero debemos tener en cuenta todo el proceso que ha ido sufriendo nuestro cultivo hasta el momento de la cosecha. Todas las actuaciones que hicimos en el cultivo desde las laboras de presiembra han de ser tenidas en cuenta y analizadas con suma minuciosidad para extraer el mayor número de conclusiones que nos permitan realizar un satisfactorio reacondicionamiento del suelo.

Debemos tener en cuenta si realizamos abonados en verde y que especies usamos, que materia prima usamos como abonado orgánico y en que estado se hallaba, si realizamos abonados por sistema de fertirrigación y/o por vía foliar, aportes de abonos de floración de qué tipo y en que cantidad…..

Evidentemente, si padecimos a última hora falta de nitrógeno en los cultivos, deberemos tener en cuenta aportar mayor nitrógeno durante la floración o usar abonos en floración combinados con abonos de crecimiento, y así paliar este déficit. Lo mismo pasa con el tamaño de las cogollos, si nos engordaron ni se desarrollaron como era de esperar hemos de realizar una enmienda de abonos ricos en fósforo y potasio, cuya asimilación es muy lenta y dependiendo de la fuente de origen, hay que hacerla incluso antes de comenzar la temporada.

En cannabicultura ecológica se tratan los cultivos de forma distinta. Un cannabicultor ecológico no abona a las plantas, su misión es la de nutrir el suelo, pues es éste el encargado de digerir la comida de las plantas, reduciéndola a sustancias que pueden ser asimiladas directamente por ellas, es decir, a fracciones coloidales.

Las labores de enmendado son imprescindibles y transcendentales para un mejor desarrollo y una mayor producción. Hay que reponer aquello que tomamos del suelo al tiempo que se pretende corregir determinadas deficiencias o problemas que hayan podido surgir durante el cultivo predecesor. Se pueden realizar diversas labores de enmendado del suelo, dependiendo de la zona en las que nos encontremos.

Dejar el suelo desnudo y desprotegido es una manera de acentuar un problema que haya podido suceder en el cultivo anterior. Si hemos tenido problemas o déficits, hay que comenzar a actuar una vez se ha finalizado el cultivo predecesor. Lo primero, si hay posibilidad, es realizar un compost completo en el que tendremos en cuenta el aumento o disminución de determinados nutrientes con los que podamos haber tenido problemas, por ejemplo, si padecimos falta de potasio en nuestros cultivos debemos regar de forma periódica la pila de compost con purín de consuelda o incluso añadir materiales orgánicos para compostar que sean ricos en Potasio en su composición, como es el caso de la piel de plátano; si padecemos falta de nitrógeno deberemos aumentar su presencia, bien haciendo aportes de estiércol de oveja/cabra, o gallizana (para suelos ácidos) o estiércol de conejo (para suelos básicos).

En algunas zonas cálidas algunos cannabicultores realizan abonados en verde. Los abonos verdes o siderales son cultivos de vegetación rápida que posteriormente se incorporan al suelo para mejorar la composición y rendimiento del mismo. Los abonos verdes son segados, triturados, dejados en superficie durante unos diez o quince días, y posteriormente incorporados al perfil fértil del suelo (+/- 15 cm de profundidad).

Existen diferentes tipos de materiales acondicionadores en el mercado para paliar cualquier déficit que hayamos tenido si no podemos hacer nuestro propio composta. Los tipos de materiales que podemos utilizar y según su origen los podemos clasificar en: 1.- Origen Mineral. 2.- Origen Vegetal. 3.- Origen Animal. Desde minerales procedentes de la molienda de rocas y piedras, extractos de algas, infusiones de plantas, purines de plantas, y hasta estiércoles, subproductos de origen animal como harina de sangre, caldos de estiércoles.

También puede, que además de haber tenido problemas de carácter nutricional hayamos tenido determinados problemas con alguna que otra plaga. Algunos agricultores ecológicos añaden tortas de neem al montón de compost una vez está éste maduro, con el fin de producir determinada esterilización que evite la presencia de huevos e insectos no deseados. Otros en caso de haber padecido ataques de nematodos añaden plantas de tajetes al montón de composta e incluso hacen tés con dicha planta y luego riegan la pila de compost y el suelo de cultivo, el mismo efecto tiene el que enterremos coles en el suelo de cultivo donde padecimos ataques de nematodos, al parecer las coles al fermentar presentan determinadas substancias nematicidas.

Otra técnica de esterilización consiste en realizar profundas cavas en la zona de cultivo, en ellas enterramos estiércol en estado fresco, este al fermentar aumenta la temperatura del suelo favoreciendo así una desparasitación del suelo, esta técnica puede resultar contraproducente, ya que roba Nitrógeno al suelo por consumo de éste por organismos anaerobios, y además las altas temperaturas no solo afectan a microorganismos fitopatógenos también a microorganismos beneficiosos como los actinomicetes.

 

por -
2 7.643 vistas

Por Miguel Gimeno.- Los áfidos (pulgones, piojos, piojillos, polls,…) pertenecen al orden de los homópteros. Serán alrededor de 4.000 especies de áfidos conocidas, y clasificadas a su vez en diez grandes familias. Podríamos decir que de todos ellos tan sólo unas 250 especies son agentes fitopatógenos ded cultivos agrícolas y forestales, así como de jardinería. Su tamaño oscila entre 1-10 milímetros, y su color varía desde el negro al amarillo más vivo. Su característica anatómica más significativa es la de su aparato bucal en forma de estilete, con el que atraviesa la epidermis de los tejidos vegetales para llegar al floema yy alimentarse libando la savia. Este es el motivo que convierte a estas especies de áfidos en agentes fitopatógenos, ya que provocan retraso en el crecimiento al tiempo que son capaces de transmitir otros agentes fitopatógenos, al actuar como vectores.

Tienen un ciclo biológico bastante complejo, necesitan para completarlo dos plantas huésped, el cannabis es un huésped secundario no el principal. Se pueden reproducir de dos formas: por partenogénesis y sexualmente. Las hembras tienen un elevado índice de fecundidad, y su desarrollo se completa con mucha rapidez, además existen formas aladas, ápteras y braquípteras, circunstancias que los dotan de un elevado potencial biótico.

Como ya he comentado se alimenta de la savia de las plantas, y lo hace a través de un largo pico chupador con el que succiona la savia de los brotes más jóvenes, provocando la desfoliación sucesiva de las plantas e incluso puede transmitir algún tipo de virosis, por su condición de vector de enfermedades viróticas. Las plantas cultivadas ecológicamente son menos de su agrado, no siendo así las cultivadas convencionalmente, y aun más aquellas plantas sobrefertilizadas con nitrógeno así como aquellas que sufrieron un paro vegetativo debido a una mala gestión del riego. También tienen mayor predilección por aquellas con un débil estado sanitario, es por ello por lo que muchos agricultores ecológicos los definen como “podadores de la naturaleza”.

En cultivos ecológicos de marihuana no hay que tener miedo al pulgón, como mucho podremos llegar a ver a un par de ellos o pequeños grupos aislados que podemos matar con los propios dedos y con la ayuda de los predadores que moren en nuestro jardín. En plantas de invierno, cultivos de floración forzada y en plantas autoflorecientes puede ser que tengamos problemas con los pulgones, y sólo en casos extremos tomaremos la planta dañada, la introduciremos en una bolsa de plástico y la arrancaremos para su posterior destrucción mediante la incineración. No suelen atacar a las plantas sanas e incluso aunque estén tocando a las plantas dañadas. En invernaderos y cultivos “indoor”, al no disponer de fauna útil en caso de ver pulgones hay que actuar con rapidez debido a su elevado potencial biótico.

La manera de tratar la plaga siempre va a depender del estado de la plaga y de las propias plantas, no debemos actuar por igual ante una hoja tocada de una planta que ante todo el cultivo plagado, de la misma manera que no trataremos una planta a la que le quedan un par escaso de semanas para ser cosechada. El primer recurso del que disponemos son nuestros dedos, con ellos podemos reducir un intento de invasión, pero deberemos hallar la causa y poner solución, pues de lo contrario seguimos estando expuestos a sucesivos intentos de invasión. En caso de que la invasión llegue a alcanzar la consideración de plaga debemos actuar con un producto fitosanitario combativo que esté permitido en agricultura ecológica.

Los insectos predadores más significantes de cuyas dietas pueden formar parte los pulgones son Aphidius ervi, Aphidius Matricariae, Aphidius Colemani, Lysiphlebus Testaceipes, Praon Volucre, Coccinella Septempunctata, Aphidoletes aphidimyza, Orius, Chrysopa carnea, Chrysopa Septempunctata y Chrysopa Flavifrons, entre otros muchos. Como microorganismos patógenos cabe destacar los hongos Entomophtora spp. y Verticillium lecanii.

Por Miguel Gimeno

por -
2 9.003 vistas

427124_268953896543119_1039024379_nPor Miguel  Gimeno.  Hace escasos años que vienen apareciendo semillas de variedades autoflorecientes en los catálogos de casi todos los bancos de semillas. Las variedades autoflorecientes son aquellas que florecen con la edad, de forma independiente a las horas diarias de luz que reciban. Esta característica de florecer de forma automática es por motivos genétivos, siendo un gen recesivo el que las dota de esta peculiaridad.

El cultivo se ha realizar teniendo en cuenta que son plantas con un crecimiento corto, por lo que es conveniente desarrollar el cultivo en la zona más soleada de la que dispongamos, para procurara así temperaturas más altas favoreciendo una breve pero intensa fase de crecimiento. No son convenientes para cultivos de invierno en exterior, no se desarrollan y apenas florecen.

El cultivo se ha de realizar de forma horizontal con lo que debemos aumentar la superficie de cultivo, el porte de estas plantas oscila entre los 40 y metro de altura dependiente de la variedad, lo que resulta una gran ventaja si se quiere ser discreto, ya que es un cultivo menos visible para personas non gratas.

Estas variedades con tan corto ciclo de crecimiento consumen mucho menos vorazmente los nutrientes nitrogenados. Las podemos sembrar en bandejas alveoladas o germinarlas previamente. A la escasa semana de haber germinado hay que ir pensando en trasplantarlas para acelerar lo máximo cada proceso de la fase de crecimiento. A veces incluso hay que realizar el trasplante a raíz desnuda debido a la condición prematura de las plántulas y no haber desarrollado un sistema radical más complejo con el que adherirse y fijarse de forma más eficaz al substrato donde han sido sembradas.

El trasplante definitivo lo podemos realizar en macetas grandes compartiendo varios ejemplares el mismo contenedor si es grande, o bien directamente en suelo. Si plantamos en suelo, se pueden trasplantar en líneas separadas entre sí entre 30 y 40 centímetros unas de otras, al igual que entre planta y planta, cuanto mayor la separación más espacio tendrán para crecer y mayor sol podrá penetrar a todas las partes de cada planta.

Una vez transcurrido mes y medio, arriba o abajo, las hembras comienzan su última fase de crecimiento preparándose para iniciar la floración, en ese momento es cuando realizan un crecimiento sorprendente. Algunos ejemplares llegan a duplicar el tamaño que tenían en el momento de iniciar esta última fase de pre-floración. Como ya se ha dicho, dependiendo de la variedad las plantas autoflorecientes pueden alcanzar tamaños entre 30 centímetros y la nada despreciable talla de un metro de altura, por lo que el promedio de altura oscila entre los 50-60 centímetros, eso sí, siempre hablando de condiciones de cultivo muy favorables, si viniera frío contínuo y cielos nublados durante la fase de crecimiento estaríamos hablando de crecimientos muy pequeños y de plantas tremendamente improductivas.

miguelLa duración dura lo mismo que en cultivos normales, y la producción media de estas plantas oscila entre los 30 y 60 gramos, dependiendo evidentemente de la variedad escogida. En menos de dos meses de floración están listas para ser cosechadas y puestas a secar.

Los inconvenientes referidos a patologías son debidos a la propia naturaleza de ser cultivos forzados. Por ello es normal que sean atacadas por pulgones y por el oidio. Es conveniente realizar tratamientos preventivos ó combativos, dependiendo del grado de infestación, durante la fase de crecimiento y el inicio de la floración.

Miguel Gimeno

 

por -
0 1.809 vistas

Entablillado-en-talloPor Miguel Gimeno.- Con el final de la primavera y la llegada del pleno verano las plantas de marihuana comienzan a crecer de forma bestial. Llegan los meses de mayor índice de insolación y si a ello le unimos el trato mimado que le hemos dispensado a nuestro vergel en cuanto a necesidades nutritivas e hídricas, nos encontramos con un crecimiento desmesurado, sobre todo en cultivos en suelo directo.

Con el crecimiento en su punto álgido, las plantas ganan en tamaño día a día, y por tanto su estructura (troncos y ramas) deben ir soportando un mayor peso que aumenta día a día. Este aumento de volumen y peso puede suponer un serio problema cuando se presentan días de fuerte viento y de lluvia, y si se juntan los dos el desastre está casi asegurado a menos, claro está, que tomemos a tiempo las medidas oportunas que eviten este desaguisado. En los meses de calor cuando sopla el aire desde el interior y no del mar, este aumenta de forma considerable la sensación térmica, al tiempo de deshidratar a las plantas, dejándolas flácidas y sin consistencia en su estructura, con lo que se debe prestar especial atención a los riegos para evitar que la planta quede a merced del fuerte viento y la pueda tronchar del todo. También hay que tener en cuenta que durante los meses de Agosto, Septiembre y Octubre en algunas zonas del país hay altas probabilidades de Tutor-amarrado-a-4-vientospadecer fenómenos atmosféricos adversos como por ejemplo una gota fría, que también va a compañada de fuertes vientos, con lo que al aumentar el peso por el agua caída las ramas parten con suma facilidad, y máxime si ya han comenzado la fase de floración.

Los diversos tipos de medidas que debemos tomar, evidentemente, van a ir encaminadas en reforzar la estructura de nuestra planta para darle una mayor sujeción y estabilidad, para evitar rotura de ramas y del tronco principal. El entutorado es la primera medida que se debe tomar, hay que colocar una vara, palo, caña, …, que nos haga de tutor del tallo principal al que ataremos para darle estabilidad vertical. El tallo lo debemos amarrar al tutor a diferentes alturas, y a medida que vaya creciendo la planta le iremos aplicando más amarres para que quede todo el tallo bien sujeto. Pero si el peso de la planta es considerable, el mero entutorado puede resultar insuficiente, así que algunos cannabicultores anclan el tutor a cuatro vientos, así sople el viento en la dirección que sople evitamos que la planta se tumbe por su propio peso.

Aún fijando el tutor, el entutorado nos fija el tallo principal pero no las ramas laterales, que en algunos ejemplares de Rotura-a-pesar-de-estar-entmarihuana llegan a ser prácticamente tan voluminosas como el propio tallo. Anclamos el tutor al que amarramos el tallo, y aún así se siguen rompiendo ramas, y ante este problema son muchos los cannabicultores que cometen el error de amarrar las ramas por un solo punto y ya está, en este caso el riesgo de rotura aún es mayor, ya que la rama queda fijada pero si pendula por el viento la cuerda le hará tope, como un efecto de soga, y puede hacer de cortante y segar la rama que se pretende sujetar. Para ello podemos colocar otras cañas en forma de cabaña india con el tutor del tallo al centro, luego simplemente queda que ir rodeando las ramas con una única cuerda que iremos colocando en forma de espiral por toda la estructura de tal forma que contenga las ramas hacia el interior del tallo, como si la plegáramos para adentro. Las ramas nunca estarán a mercede del viento y por tanto no romperán, a menos que sea un tornado F5, claro está.

Si se nos ha roto una rama parcialmente podemos aplicar un vendaje con precinto, que sujete y selle la rotura. Si la rotura es a mitad de rama podemos practicarle un entablillado y precintarlo todo, el inconveniente del entablillado viene cuando la rotura es en el tallo principal, en este caso hay que ir renovando el entablillado por uno más grande a medida que la planta va creciendo.

miguel Las masillas para injertos y podas no es conveniente utilizarla ya que si se queda una película del producto, por muy fina que sea, estancará la herida y la sellará por el punto de rotura y no permitirá el paso de fluidos a través de la rama rota, con lo que acabará necrosándose.

Por Miguel Gimeno

por -
2 3.773 vistas

Por Miguel Gimeno. Para cualquier persona que quiera iniciarse en el mundo de la cannabicultura siempre aconsejo que partan de semillas y no de esquejes, al igual que hicieron los primeros cannabicultores españoles que partían de semillas de variedades puras que llegaban a sus manos procedentes de diferentes partes del mundo. Hoy día, sobre todo debido al asentamiento de Grows por todo el territorio español, la gran mayoría de cannabicultores españoles parten de semillas compradas en dichos establecimientos y otros muchos de esquejes, en estas líneas vamos a centrarnos en las semillas.

Las semillas comerciales están producidas por Bancos holandeses, suizos, canadienses y españoles, éstos últimos han tenido una gran aceptación entre los cultivadores. Los primeros Bancos holandeses pioneros en la producción semillas de marihuana, iniciaron su trabajo a partir de diferentes variedades de marihuana de todas partes del mundo, pero sobre todo a partir del trabajo realizado por cannabicultores norteamericanos clandestinos durante las décadas comprendidas entre los 70 y 90. Actualmente el número de bancos de semillas existentes es muy elevado, por lo que muchos de estos bancos se dedican a intentar imitar a los pioneros o bien crean sus propias variedades a partir de variedades de éstos.

En la naturaleza se dan dos formas de reproducción: sexual y asexual. La marihuana puede reproducirse de ambas formas: polinización (sexual) y por medio de esquejes, acodos, injertos (asexual). Durante este pasaje voy a dedicarme exclusivamente a hablar sobre la polinización.

Reproducción sexual: Polinización.

Casi todo cannabicultor se ha planteado alguna vez en crear su propia variedad. Escogen a una hembra y la polinizan sin más con el polen obtenido de un macho, evidentemente los resultados de este cruce pueden ser o muy buenos o pésimos. Para crear una variedad se debe conseguir una estabilidad genética a base de un meticuloso trabajo de selección de ejemplares tanto madres como padres, lo que supone un número de plantas excesivo, al tiempo que hay que ir rechazando patrones que supongan una degeneración por causas de consanguinidad. El fin es obtener una genética que se mantenga estable de padres a hijos, o sea, que los hijos han de semejarse en todas sus características a sus padres, al igual que hacen los criadores de perros.

Las características que debemos buscar son aquellos ejemplares que a razón de nuestros microclima, suelo, condiciones hídricas, plagas,…, se hayan adaptado mejor, sufrido menos, tengan más potencia, se hayan desarrollado más y con una menor exigencia alimentaria. Esto no quiere decir que escojamos las plantas más grandes, sino aquellas que tengan el mejor estado sanitario con el menor esfuerzo invertido por parte del cannabicultor, o sea, mejor salud con menor trabajo y gasto económico. Haciendo un buen trabajo de selección no debe haber una degeneración en las cualidades de nuestra hierba. Este trabajo puede ser compartido por cannabicultores de la misma zona, de tal forma que el número de plantas con las que trabajar no sea excesivo desde un punto de vista jurídico.

Diferentes métodos de polinización en cannabis:

Polinización no controlada.

La polinización no controlada consiste en la libre polinización del macho a través del aire, dejando que libere todo el polen que contiene. Esta es la forma que se utiliza en las regiones productoras de marihuana, pero como aquí cualquier vecino cercano puede estar también cultivando marihuana, lo mejor es no utilizar esta forma, ya que además los cogollos obtenidos están repletos de semillas y pierden potencia y cualidades organolépticas.

Polinización semicontrolada.

Esta forma de polinización también es aérea y consiste en detectar los machos cuando comienzan a florecer, y entonces se secciona toda la planta macho excepto un par de ramas a las que se dejará que liberalice el polen. La polinización de los cogollos en este caso es menor, se obtiene un número muchísimo menor de semillas y la calidad de la hierba no disminuye tanto. El inconveniente es que se polinizan también todas aquellas plantas que estén cercanas al macho, aunque en un grado mucho menor.

Polinización controlada.

Ante la imposibilidad de cultivar machos en zonas alejadas a la población para evitar polinizaciones indeseadas, no nos queda otra que cultivar machos cerca de hembras con el peligro que ello supone. Desde que comienza a florecer el macho hasta que abre sus primeras flores transcurren de dos a tres semanas. Muchos cannabicultores esperan hasta que las flores de las puntas de las ramas estén a punto de abrir, entonces las cortan y las ponen en un jarro con agua que renuevan asiduamente, les ponen un papel alrededor para evitar que el polen caiga sobre el agua, y al cabo de una semana casi todas las flores han liberado el polen que contienen, entonces lo guardan y esperan el momento de polinizar.

El momento de la polinización es algo preciso, pues si lo hacemos demasiado tarde podemos encontrarnos que las semillas no han llegado a su madurez y la planta ya está para ser cosechada. El momento ideal es cuando la planta lleve sobre dos semanas produciendo flor, entonces seleccionamos de aquella hembra o hembras que queramos polinizar las ramas que consideremos, yo prefiero las de arriba, y con un pincel o los propios dedos frotamos las flores hembras de estas ramas con el polen recolectado del macho, le ponemos un lazo a las ramas polinizadas y cuando cosechemos recogeremos y guardaremos debidamente las semillas que hayan salido.

Por Miguel Gimeno

por -
3 2.840 vistas

El trasplante es un momento de estrés para las plantas por la posible rotura de parte del cepellón al realizar la operación. Pero si hacemos el trasplante con sumo cuidado, apenas hay riesgo de padecer roturas y el consecuente estrés post-trasplante, ahora ello no lo exime de tener algún encuentro indeseable con patologías de diversas índoles. Los substratos de pésima calidad son causa directa de que los planteles muestren carencias nutricionales de todo tipo, ante lo cual sólo nos queda recurrir a un trasplante de urgencia, o una suave pero certera fertirrigación (arriesgándonos a haber realizado un diagnóstico incorrecto y por tanto un tratamiento inadecuado). Está claro que si lo que ocurre es un amarilleamiento general de todas las hojitas de los pequeños plantones, se pueden realizar fitoterapias con purín de ortiga muy diluido (de 30 a 40 veces, 1 libro de purín por 29 o 39 de agua, según el grado de amarilleamiento), también podemos hacerlo con purín de consuelda, en idéntica proporción, si la carencia es de potasio. En el caso que la patología alimentaria venga dada por un colapso nutricional por bloqueos antagónicos, hay que hacer un trasplante de forma obligatoria, en este caso de nada sirve fertirrigar, por lo que lo que conseguiremos es agudizar el problema ya existente. En casos de bloqueos yo optaría por realizar el trasplante a raíz desnuda, para ello hay que retirar el substrato colapsado en su casi totalidad y poner la plántula en un nuevo substrato y de reconocida calidad. Si te gastas el dinero en semillas, gástatelo también en proporcionarles productos de calidad contrastada.

Los malos substratos también pueden estar infestado de nematodos, con lo que es posible que solo nos demos cuenta cuando al pasar más de 2 semanas las plántulas permanezcan estancadas y con claros síntomas de continuo debilitamiento. Podemos trasplantar en la misma maceta o tierra de cultivo plantas de tapetes que tienen un gran poder nematicida.

Los saltamontes cuando se presenta en forma de plaga también pueden acabar con nuestras plantas en pocos días si no tienen otra cosa que comer. Mantener la mayor diversidad posible es fortalecer nuestro cultivo. Los pequeños roedores y pájaros también pueden atacar nuestro cultivo de pequeñas y tiernas plántulas, además de los ya conocidos caracoles y babosas, que si bien por las plantas adultas ni fa ni fu, por los pequeños plantones es debilidad lo que sienten. Podemos proteger las pequeñas plantas con vasos de plástico trasparente, a los que abriremos pequeños orificios en su parte superior para que las plántulas puedan transpirar.

Los hongos derivados de una mala gestión del riego, como es el mal de cuello, se dan en casos muy concretos y siempre por unos elevados niveles de humedad ambiental y de saturación del suelo. Podemos practicar pequeñas pulverizaciones con decocción de cola de caballo para evitar problemas con enfermedad criptogámicas.

En más de una ocasión al llegar el amanecer nos percatamos que nuestras plantas no están, o bien encontramos restos de ellas. Es posible que alguna oruga noctuida esté al acecho, y ante la ausencia de otra dieta de la que alimentarse optar por hacerlo de nuestras pequeñas plantas, a diferencia de los caracoles que dejan su delatador rastro de baba, las orugas son sigilosas y no dejan más huella que sus mordeduras si es que quedan restos de plantitas.

La mosca blanca es durante estos primeros estadíos cuando comienza a perder importancia y hay que ir dejando de prestarle atención, centrándonos en los procesos de alimentación sobre todo, ya que como dijo Hipócrates: ¡Que tu alimento sea tu medicina, y tú medicina tu alimento!.

por -
0 478 vistas

Gotero tipo Blumat con punta cerámica para riego de una planta.

Aunque tu no estés tus plantas seguirán recibiendo su dosis de agua.

Asegúrate de que tus plantas no tienen falta de agua.

La diferencia de tensión entre el interior y el exterior de la punta cerámica hace que se libere el agua cuando hay necesidad de agua en la maceta.

El conjunto cuenta con un depósito plástico de 2 litros.

Comprar gotero Riegolux

por -
0 636 vistas

El Gotero Big Drippa Watering es un Kit de riego económico que funciona sin electricidad.

Con este sistema podrás olvidarte de estar presente durante el riego.

Kit de riego económico que funciona sin electricidad.

El sistema cuenta con un depósito de 10,5 litros en forma de bolsa muy resistente, 5 metros de tubo de riego y 6 goteros ajustables.

Envasado en una caja muy pequeña que pesa solo 400 gramos.

Comprar Gotero Big Drippa Watering Kit

por -
0 1.532 vistas

pn-7171iPor Miguel Gimeno.- Los nematodos son organismos simples pseudocelomados en su mayoría, y recubiertos por una cutícula proteínica. Su tamaño es muy variado y pueden medir entre 0,2 milímetros hasta alcanzar algunas especies más de 8 m de longitud (como es el caso de la hembra de la especie Placentonema gigantissimum que vive en la placenta de los cachalotes), pero la gran mayoría de especies que viven en la naturaleza miden menos de 2,5 milímetros de largo. No todos los nematodos son los que nos interesan, algunos son ayudantes del hortelano al controlar también a los propios nemátodos fitopatógenos, que son los que nos interesa su estudio pues pueden atacar a nuestros cultivos.

Son gusanos alargados cuyos extremos se estrechan gradualmente y no están segmentados, aunque a veces lo estén superficialmente. Su color normalmente es transparente con destellos brillantes. No presentan una cabeza bien diferenciada, el cerebro es anterior y los órganos de los sentidos se encuentran principalmente en los alrededores de la boca.

No solo se limitan a parasitar plantas, otras muchas especies son carnívoras. Algunas especies que viven en el mar o ríos se alimentan de bacterias, diatomeas, hongos y algas. Otras especies viven en la materia orgánica en descomposición (estiércol, cadáveres) se nutren de bacterias y hongos. Algunas especies son necrófagas ya que se alimentan de cadáveres de pequeños animales o plantas muertas. Podríamos afirmar que los Nematodos son el grupo de seres que más bacterias y hongos consumen, de ahí que tengan un papel muy importante dentro de las cadenas tróficas.

Las especies fitófagas parasitan a las plantas por sus raíces provocándoles atrofias que impiden el desarrollo correcto de las mismas, llegando a provocarle la muerte en casos extremos. En suelos donde se practica agricultura ecológica es muy extraño ver un ataque serio de nematodos, la rotación y asociación de cultivos juega un papel muy importante en su control.

Tratando con productos biocidas lo más que conseguimos es exterminar la vida del suelo y reducir algo la población de nematodos, ya que éstos ante condiciones adversas bajan a perfiles más profundos del suelo donde no actúan los productos fitosanitarios y se enquistan, permaneciendo en estado latente hasta que las condiciones les son favorables.

Existen multitud de microorganismos que son patógenos para los nematodos. Algunas bacterias como la Pasteuria Penetrans y otros procariotas pueden inhibir e incluso erradicar el desarrollo de nematodos en el suelo de cultivo, sus mecanismos de defensa de los cultivos lo realizan por medio de la segregación de determinadas sustancias que les son nocivas, en forma de toxinas, metabolitos o fermentos que llegan a destruir las puestas de huevos antes de su eclosión o en otras fases de su crecimiento, dependiendo de cada especie. Otros tipos de microorganismos como son determinados géneros de hongos como la Arthrobotrys oligospora y Nematophtora gyophila, llegan a formar complejas estructuras miceliales que llegan a inmobilizar y destruir a los nematodos, existen otras especies de hongos como los del género Verticillium spp, Gliocladium spp ó Paecilomyces spp que llegan a penetrar y destruir huevos, a las hembras o incluso a nematodos enquistados, siendo en este último estado tremendamente difíciles de combatir.

miguelTambién existen otro tipo de organismos que son predadores o antagónicos a los nematodos fitoparásitos, como son determinadas especies de microartrópodos, nematodos del género Dorylaimida y Monochida, y también protozoos. El uso de materia orgánica es indispensable para realizar una eficaz vacuna contra los nematodos fitoparásitos, en un gramo de composta maduro pueden haber miles de millones de microorganismos, con lo que al añadir este al suelo estamos realizando inóculos de diversas especies parasitarias o predadoras de fitonematodos, cuya interacción equilibrarán la balanza a nuestro favor, conllevando a un equilibrio de las colonias presentes en el suelo.

Podemos intercalar en los cultivos tagetes, como método preventivo y combativo a la vez, ya que tienen cierto efecto nematicida, así como utilizar tortas de neem mezcladas en el sustrato.

Por Miguel Gimeno

por -
1 3.647 vistas

2BDFD8A8-92DD-EB64-1F0F4CCE08EBE957Fusarium es un extenso género de hongos filamentosos ampliamente distribuido en el suelo y en asociación con plantas. La mayoría de las especies son saprofitas y son unos miembros relativamente abundantes de la microbiota del suelo. Las esporas del hongo son fácilmente reconocibles al microscopio por su forma de media luna o de canoa. Algunas especies producen micotoxinasen los cereales y que pueden afectar a la salud de personas y animales si estas entran en la cadena alimentaria. Las principales toxinas producidas por estas especies de Fusarium son fumonisinas y tricotecenos.

Son patógenos facultativos, capaces de sobrevivir en el agua y suelo alimentándose de materiales en descomposición. Son importantes agentes de contaminación en los laboratorios de microbiología.

Algunas especies son fitopatógenas causando la enfermedad conocida como fusariosis.  Fuente Wikipedia

Fusarium: Este hongo afecta a distintas partes de la planta:

Deja las hojas secas, como si de una gran falta de agua se tratara.

Si cortamos el tallo, observaremos los haces vasculares son de color marrón.

El tallo oscurece por la parte afectada, y se reblandece.

Podredumbre en las raíces, junto con mohos.

Fusiariosis-parcial-la-planta-empieza-a-590x442Tratamiento: desgraciadamente, no existe tratamiento contra este letal hongo, lo único que podemos hacer, es una buena prevención.

Nunca utilizar sustrato donde haya habido una planta con esta enfermedad, espaciar los riegos, y mantener el sustrato por debajo de los 30ºC es fundamental para prevenir esta infección.

Efectuar un riego con Desogerme cobre es un buen tratamiento de prevención, pero como hemos dicho antes, no es útil si la planta ya tiene el hongo.

Fuente Autocultivodemarihuana

por -
4 20.449 vistas

La araña roja es una plaga cosmopolita y muy polífaga que ataca a numerosos cultivos de importancia económica, como los cultivos hortícolas (tomate, pepino, etc.), extensivos (algodón, maíz, etc.), frutales (cítricos, vid, etc.) y ornamentales como el jazmín.

Este  fitófago, conocido vulgarmente como araña roja, es uno de los ácaros más perjudiciales que afectan a los huertos de cítricos en España, principalmente clementinas y limoneros, situados en una gran cantidad de zonas del clima mediterráneo. Esto es debido principalmente a que se desarrolla óptimamente con temperaturas elevadas y condiciones de baja humedad.

Como ya se ha comentado, es un ácaro fitófago con un alto potencial reproductivo, unciclo de vida corto y una capacidad para dispersarse rápidamente.

La araña roja se reproduce mediante partenogénesis en la que las hembras se desarrollan a partir de huevos fecundados (diploides) y en cambio los machos se desarrollan a partir de huevos no fertilizados (haploides). Cada hembra  adulta puede poner unos 100-120 huevos, con una tasa de puesta entre 3 y 5 huevos por día.

DAÑOS

Generalmente los ataques suelen aparecer cuando la araña roja está en su fase adulta yproviene con frecuencia de focos de malas hierbas. Se sitúa preferentemente en hojas jóvenes causando una decoloración y desecación que se manifiesta con manchas amarillentas y/o abombamientos en el haz.

Este ácaro desarrolla sus colonias en el envés de las hojas donde producen tela en abundancia que les protegen de los depredadores, acaricidas y condiciones climáticas adversas. Además, la tela también se utiliza como mecanismo de dispersión y tienen una alta tendencia agregativa.

Cuando la planta está fuertemente infestada o en condiciones de escasez de alimento, los individuos se acumulan en el extremo de la hoja o del brote y después por gravedad o por corriente de aire son transportados a otra planta. También puede vivir sobre los frutos cuando éstos están presentes.

El número de flores producidas puede verse reducido considerablemente y además puede causar graves defoliaciones. Cuando el ataque se produce sobre los frutos, ocasionanmanchas herrumbrosas y difusas, que se inician principalmente en la zona estilar. Estas manchas causan un daño estético que reduce su valor comercial, produciéndose por consiguiente importantes pérdidas económicas.

MÉTODOS DE CONTROL

La reducción de las poblaciones de araña roja requiere la utilización de diversos métodos o técnicas de control. Entre ellos destacan el control químico, el biológico y el cultural.

En cuanto al control químico, es muy importante la alternancia entre materias activascon distintos modos de acción para evitar el desarrollo de resistencias. Las materias activas permitidas actualmente para el control de Tetranychus urticae (araña roja) son las siguientes:

Modo de acción

Materia activa

Plazo de seguridad(días)

Activador del canal de cloro

Abamectina

10

Inhibidores de crecimiento de los ácaros

Clofentezin
Hexitiazox
Etoxazol

21
14
14

Inhibidores del transporte de electrones punto 1

Piridaben
Tebufenpirad
Fenpiroximato

15
7
14

Inhibidores de la síntesis ATP mitocondrial

Propargita

14

Inhibidores de la síntesis de los lípidos

Spirodiclofen

14

Físico,asfixia

Aceite mineral 79%

7

 

Las aplicaciones químicas deben realizarse a dosis recomendadas y sobre todo las técnicas de aplicación deben permitir alcanzar bien el envés de las hojas, ya que es donde se sitúan, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.

La práctica química más difundida a modo de prevención ha consistido en elmantenimiento de suelo desnudo mediante la aplicación de herbicidas.

Como control cultural, unas condiciones de humedad alta en el follaje de la planta, regulando el manejo de riego, previene en gran medida la presencia de esta plaga. También como modo de prevención se utiliza la rotación de cultivos y técnicas de fertilización que no empleen una excesiva carga nitrogenada, puesto que favorece su crecimiento.

Por último se dan principalmente dos estrategias distintas de control biológico.

La primera consiste en control biológico por conservación mediante el manejo de la cubierta vegetal, concretamente con el uso de la gramínea Festuca arundinacea. Ésta actúa como un reservorio manteniendo los enemigos naturales (fitoseidos) durante todo el año.

La segunda es mediante sueltas directamente de enemigos naturales, cuya abundancia en el cultivo y eficacia varía en función de la época del año y el cultivo. Los enemigos naturales actualmente descritos en España son los siguientes:

Orden

Familia

Especie

Mesostigmata

Phytoseiidae

Euseius stipulatus(Athias-Henriot)
Phytoseiulus permisilis(Athias-Henriot)
Neoseiulus californicus(McGregor)
Typhlodromus phialatus(Athias-Henriot)
Coleoptera

Coccinellidae

Stethorus punctillum(Weise)
Scymnus interruptus(Goeze)
Scymnus mediterraneus(Lablokoff’ khnzor)
Neuroptera

Chrysopidae
Coniopterygidae

Chrysoperla carnea(Stephens)
Conwentzia psociformis(Curt)
Thysanoptera

Thripidae

Semidalis aleyrodiformis(Stephens)
Scolothrips longicornis(Priesner)
Scolothrips sexmaculatus(Pergande)
Aelothrips intermedius(Bagnall)
Diptera

Cecidomyiidae

Feltiella acarisuga(Vallot)
Hemiptera

Reduviidae

Empicoris rubromaculatus(Blackburn)

araña-plaga-320x320Puesto que en el primer caso se utiliza un tipo de planta para el reservorio de enemigos naturales y en el segundo una aplicación de éstos, se pueden utilizar de manera combinada para una mayor acción sobre la plaga.

Tanto los tratamientos biológicos, culturales y con un uso sostenible de los plaguicidas, se encuentran dentro de la Gestión Integrada de Plagas (GIP) ya que reducen los riesgos y efectos en la salud humana y en el medio ambiente.

Depende del tipo de materia activa que se presente para el control químico se podrá usar o no en tratamientos ecológicos, pero todos los métodos culturales y biológicos descritos serían aptos para dicho tratamiento.

Las tablas mencionadas en el artículo está recopiladas de una tesis doctoral sobre la Gestión integrada de la araña roja Tetranychus urticae Koch (Acari: Tetranychidae): optimización de su control biológico en clementinos realizado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).http://riunet.upv.es/bitstream/handle/10251/17804/tesisUPV3987.pdf?sequence=1

por -
0 1.450 vistas

Los sistemas de riego automáticos AutoPot son, sin duda alguna, de los mas sencillos de utilizar y se pueden dejar desatendidos durante semanas debido a la capacidad del AQUAvalve.

Los sistemas de riego AutoPod no necesitan electricidad, temporizadores o bombas, la mera presión de la gravedad desde un contenedor a deposito de agua es todo lo que se necesita. Ya sea para el invernadero de tu jardín que para hectáreas de invernaderos comerciales, AutoPOt puede suministrar a cualquier tipo de agricultor un sistema, grande o pequeño, que superará sus expectativas.

¿Por qué utilizar nuestros sistemas de riego?

-se acabó el riego diario, puede dejar nuestro sistema desatendido durante semanas

pic532666-Todos nuestros sistemas no necesitan electricidad, bombas o temporizadores para funcionar

-La mera presión de la gravedad es lo único que se necesita desde un deposito o contenedor de agua

-Uno de los sistemas de riego más eficientes de todo el mundo

-Se puede utilizar para cultivar cualquier tipo de cultivo; ya sea comestible o decorativo

-Adaptable y ampliable fácilmente en cuestión de minutos

-Sostenible para el medio ambiente

autopot-2-macetas-deposito (1)¿Como puede ser de simple?

-Sin limites por el tamaño del sistema

-Sin recirculación de agua/nutrientes

-Mantenimiento muy bajo

-Sin necesidad de controlar el pH o Ec constantemente

-Sin necesidad de vaciar y rellenar los depósitos constantemente

-Sin necesidad de enjaguar, ya que no hay acumulación de nutrientes

-Autopot hace que cultivar sea lo más simple posible… poco esfuerzo rinde más

 

AutoPot

AutoPot es un sistema de cultivo único en su clase por tratarse del primer sistema de riego por demanda, es decir, la planta absorbe agua y nutrientes justo cuando los necesita. Por el hecho de proveer regularmente de agua y nutrientes, el AutoPot permite a las plantas crecer sin tener que “estar encima” y alcanzar su POTENCIAL MÁXIMO. Al ser un sistema totalmente automático y fiable, el AutoPot permite a los jardineros relajarse, salir los fines de semana, etc., y sentirse seguros de obtener plantas sanas y cosechas masivas.

Sus ventajas son:

-Suministro de agua y nutrientes totalmente automático con AquaValve.

-Ciclo húmedo/seco que imita los sistemas naturales.

-Trabaja por la presión de la gravedad- NO ES ELÉCTRICO

– Sistema modular (ampliable infinitamente) con las conexiones.

– Se puede utilizar tanto en interior como en exterior

 

Comprar Sistemas de riego AutoPot