Etiquetas Posts etiquetados con "ecológico"

Etiqueta: ecológico

por -
1 910 vistas

¡Oh, Agni!¡Fuego sagrado!¡Fuego purificador! Tú que duermes en el leño y subes en llamas brillantes sobre el altar, tú eres el corazón del sacrificio, el vuelo osado de la plegaria, la chispa escondida en todas las cosas y el alma gloriosa del sol.

(Himno védico)

El trabajo selectivo de crianza de casi la totalidad de los actuales bancos de semillas se está desarrollando en cultivos de interior con luz artificial. Este aislamiento puede generar un estado de asepsia en el que el sistema inmunitario de las plantas quede tan debilitado que no permita a la planta crear sus propias defensas ante el ataque de patógenos. Esta exposición a tal estado de esterilización de los cultivos impide la interacción de la planta con otras formas de vida mermando su potencial biótico.

Es por ello como patógenos fúngicos como el oídio o el Fusarium sp se ceban con los cultivos de marihuana hasta tal punto, como el caso del oídio, que año tras año vuelva a repetirse la misma escena de cultivos atacados a pesar de los remedios tomados. La casi totalidad de los cultivos visitados en exterior presentan síntomas de haber sufrido o estar sufriendo un ataque de este hongo. Quizás algún banco de semillas debería replantearse crear un variedad que garantice la fuerte resistencia ante esta patología.

Ya hemos visto en números anteriores como prevenir contra todo tipo de patologías reforzando el estado sanitario de las plantas, en el alimento está la medicina. Ahora vamos a hacerlo desde el punto de vista preventivo pero con una acción directa contra el patógeno, la actuación no estará dirigida a reforzar las plantas sino impedir directamente la presencia del patógeno.

Agricultura biodinámica, otra opción a contemplar

En este camino a recorrer puede ayudarnos la visión de la Agricultura Biologíco-dinámica o A. Biodinámica basada en las teorías creadas por Rudolf Steiner, sobre su peculiar visión de concepción de la agricultura que forma parte de un todo místico donde las fuerzas de la tierra y del cielo se alían para crear y concebir la vida. En este estilo de vida, la visión de una interacción permanente entre las fuerzas creadoras y las destructoras forma parte de una constante diaria. Hay energías que ayudan a crear vida y por el contrario las hay que causan destrucción, generan muerte.

La agricultura biodinámica intenta potenciar las energías que permiten que la vida fluya de forma armónica. Para el pensamiento racional-materialista esto puede rayar lo absurdo, pero no cabe duda que los alimentos cultivados con técnicas biodinámicas mejoran la calidad vital de aquellos que los consumen. Pero centrémonos en lo que nos atañe en estos momentos que no es otro objetivo que intentar abrir una línea de trabajo por medio de la incineración para el control de plagas y de hierbas adventicias.

Mucho ha llovido ya desde aquel Curso sobre Agricultura Biológico-dinámica impartido por Rudolf Steiner en el año 1924. Ese fue el inicio de un movimiento que ha creado una forma y un estilo de vida peculiar, basados en principios teosóficos, el movimiento biodinámico ha seguido el camino señalado por Steiner en sus charlas y escritos. A lo largo de las décadas se han realizado múltiples trabajos y estudios de campo que les han permitido ir afinando sus técnicas para evolucionar de forma contraria a la contaminante agricultura convencional, que los tilda de “esotéricos”.

Entre los numerosos trabajos existentes no podemos dejar pasar por alto la vasta obra de una de las más influyentes pensadores del movimiento biodinámico, Maria Thun, creadora también del calendario lunar biodinámico de la que tantas veces se ha hecho referencia en las biografías de esta sección. La señora Thun a lo largo de su dilatada experiencia como investigadora de la agricultura biodinámica, ha realizado numerosos ensayos con la intención de constatar las influencias cosmo-telúricas en los cultivos y animales.

Entre sus obras destacaremos por la importancia de su contenido en la creación de estas líneas, el libro “Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos”. Tras más de medio siglo practicando diversas pruebas con incineraciones en las parcelas de ensayo pudo constatar la influencia directa que existe entre plagas y adventicias con el cosmos. Comenzó a incinerar hierbas adventicias en diversos días y diferentes parcelas y tras realizar las pruebas comprobaba que las parcelas donde se había desarrollado una especie concreta por encima del resto, al ser tratardas con potencias hechas a partir de las cenizas provenientes de la incineración de sus semillas, la presencia de la especie adventicia disminuía de forma notable.

Con las cenizas de las semillas y también de los propios insectos patógenos, se consigue que su “Ser superior” (abstenerse escépticos de la comprensión) actuaba contra la hierba o insecto a combatir reduciendo la población a niveles tolerables por los cultivos y el agricultor. Así experimentó con todo tipo de hierbas como grama (Apropyron repens), mostaza silvestre (Sinapis arvensis), perifollo (Chaerophyllum hirsutum), cola de caballo (Equisetum arvense), correhuela (Convolvulus arvensis), …., así como con los insectos que atacan a los cultivos como lepidópteros diurnos y nocturnos (mariposas), áfidos (pulgones), ácaros, cóccidos (cochinillas).

¿Cómo se elabora el preparado con cenizas contra las malas hierbas?

El modo de preparar y realizar el tratamiento es muy peculiar y siempre bajo las directrices lunares que marcan los momentos exactos a realizar las oportunas labores. Cada especie de hierba adventicia ha de tratarse bajo una constelación concreta (Ver Tabla I), pero lo primero que tenemos que hacer es disponer de semillas de las malas hierbas que queremos controlar, y procedemos a quemarlas con leña (importante que sea con leña), nos puede servir la barbacoa o la chimenea para ello. Es importante introducir las semillas en un cucurucho de cartón que meteremos en las brasas cuando éstas estén al rojo vivo, así aseguraremos que se quemen bien las semillas. Una vez puestas las semillas en la brasa es importante que las cubramos con una plancha de metal, puesto que al arder las semillas explotan y saltan como lo hacen las palomitas de maíz que tanto degustamos en nuestros momentos cinéfilos. Cuando se hayan combustionado de forma completa las semillas y enfriado las cenizas, hay que molerlo todo en un mortero durante una hora aproximadamente. A esta fase se la denomina dinamización y es importante que la haga la misma persona. Si estamos intentando erradicar yerbas que se reproducen por rizoma es importante quemar además de las semillas unas pocas raíces secas.

Constelación (momento para la incineración y preparación de las cenizas)

Planta incinerada

Piscis Arveja (Vicia cracca)
Aries Mostaza silvestre (Sinapis arvensis)

Rabaniza común (Raphanus raphanistrum)

Ortiga muerta purpúrea (Lamium purpureaum)

Tauro Hierba de los gotosos (Aegopodium podagraria)

Perifollo piloso (Chaerophyllum hirsutum)

Géminis Avena loca (Avena fatua) y otras gramíneas

Pamplina (Stellaria media)

Agróstide anual (Apera spica-venti)

Cáncer Botón de oro (Ranunculus sp.) y hierbas rastreras
Leo Acedera (Rumex sp)
Virgo Cardo (Cirsium arvense)

Tusílago (Tussilago farfara)

Cola de caballo (Equisetum arvense)

Correhuela (Convolvulus arvensis)

Libra Soldado galante (Galinsoga parviflora)
Escorpio Hierba mora (Solanum nigrum)
Sagitario Armuelle silvestre (Atriplex sp)

Grama (Agropyron repens)

Capricornio Bajo esta constelación crecen en general pocas hierbas
Acuario Carraspique (Thlaspi arvense)

Bolsa de pastor (Capsella bursa-pastoris)

Hierba pejiguera (Polygonum persicaria)

(Tabla I. Maria Thun. “Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos”)

El color de la ceniza ha de ser de un tono gris claro, sin tonos muy oscuros, ya que en este caso no habrían combustionado al cien por cien las semillas y no surtiría efecto. Con la ceniza ya dinamizada podemos proceder a realizar, lo que los biodinámicos llaman, una potencia D8.

¿Cómo se hace una potencia D8?

La potenciación de los preparados biodinámicos es muy similar a la forma de preparar los remedios homeopáticos, de hecho casi podríamos decir que se trata de elaborar en cierta forma remedios homeopáticos para tratar nuestros cultivos. El nombre de D8 viene dado por la potencia decimal que se realiza con las cenizas o cualquier otro preparado biodinámico que se pretenda realizar.

Para proceder a crear la D8 hay que tomar 1 cc de ceniza dinamizada en una botella que no sea de metal y con un contenido de 9 cc de agua (de lluvia claro está). Al agitar la botella durante 3 minutos creamos la primera potencia la D1. Seguidamente añadimos 90 cc de agua a la botella y volvemos a agitar otros 3 minutos obteniendo así la D2, a la que añadimos 900 cc de agua y tras el agitado de 3 minutos se consigue la D3. Para la D4 tomamos 9 litros de agua y removemos con un palo (nunca de metal, a ser posible de roble).

Una vez obtenida la D4, tomamos de ésta 1 cc y le añadimos 9 cc de agua (D5), removemos 3 minutos y añadimos 90 cc (D6) y tras otros 3 minutos añadimos 900 cc (D7), para pasados otros tres minutos añadir 9 litros y al remover obtendríamos la D8. Fijaros la fuerza vital de estos preparados que con tan sólo medio litro de la potencia D8 basta para tratar 100 metros cuadrados de superficie de cultivo. La forma de tratar es con un simple rociado en superficie que hay que repetir tres veces transcurridas varias horas de intervalo.

¿Y para las plagas?

Con los insectos fitopatógenos el mecanismo funciona exactamente igual. Dependiendo de la plaga a combatir hay que incinerar, elaborar la ceniza, la potencia D8 y la pulverización de la misma en un día bajo una determinada constelación (Tabla II).

Los cultivos que utilizan preparados biodinámicos tienen una mayor calidad vital con ausencia casi total de presencia de insectos nocivos, el número es testimonial que no impide el normal desarrollo de las plantas.

Período (momento cosmo-telúrico)

Planta incinerada

-Sol y Luna ante Géminis

-Venus y Luna ante Géminis

Mariposas diurnas, moscas, mosquitos y mosca blanca
-Sol y Luna ante Capricornio

-Mercurio ante Aries

Mariposas nocturnas
-Sol y Luna ante Tauro Escarabajo de la patata y otros escarabajos nocivos, varroa, gorgojo de la col
-Sol ante Tauro y Luna ante Escorpio Gusano gris y Alacrán cebollero
-Luna ante Cáncer

-Luna y Marte ante Cáncer

Cochinillas y moluscos
-Luna ante Géminis

-Venus ante Géminis

Pulgones
-Luna y Venus ante Géminis Gorgojos
-Venus o Luna ante Acuario Ácaros (araña roja)

(Tabla II. Maria Thun. “Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos”)

Este es un remedio barato y asequible a todos los bolsillos por lo que no nos cuesta mucho hacer la prueba antes de opinar sobre su posible efectividad, compruébalo tú mismo.

Bibliografía:

Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos”. Maria Thun. Editorial Rudolf Steiner

Curso sobre Agricultura Biológico Dinámica”. Rudolf Steiner. Editorial Rudolf Steiner

El control de las plagas”. Maria Thun. Editorial Rudolf Steiner

La elaboración de los preparados biodinámicos”. Christian von Wistinghausen,

Wolfang Scheibe, Eckard von Wistinghausen y Uli Johannes König. Editorial Rudolf Steiner

 

por -
0 575 vistas

Comer ecológico es sano. Consumir alimentos, que no hayan sido cultivados bajo el impertinente y peligroso halo de los pesticidas, que hayan crecido como antaño, en el seno de los recursos naturales, que no hayan sido modificados genéticamente, que sean nutritivos y sobre todo saludables.  Comer ecológico es comer sin químicos de por medio, consumir nutrientes resultado de procedimientos sostenibles y vivir de todo aquello que, aunque imperfecto, sea real.

Comer ecológico es bueno para nuestra salud, para nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestro entorno y, en general, para nuestro mundo.

El problema acaece cuando comer de ese modo se convierte en un lujo. De repente,  todo  a lo que estábamos acostumbrados desde niños (y que ahora se ha etiquetado como “eco”) ha duplicado y hasta triplicado su precio. Los  paladares más exquisitos y sofisticados (los mismos paladares que no ven sus bolsillos afectados por casi nada) podrán saborear de nuevo aquella tortilla de patata, que de verdad sabía a patata y aquellas ensaladas repletas de tomates rojo sangre, que de verdad sabían a tomate. Esos afortunados podrán comer “pollo de granja”, “ternera de vaca que solo come pienso”, “pescado sin mercurio”, “fruta del tiempo”, y un largo etcétera de alimentos, que no hace mucho, estaban al alcance de todos.

Es curioso cómo puede evolucionar una sociedad y en qué dirección. Como podemos comprobar nosotros mismos que lo que resultaba antes fácil y corriente es ahora complicado y fuera de lo común. Como puede el hombre, con su propia mano, lanzar piedras sobre su tejado.

De hecho, lo que está sucediendo con los alimentos “eco “me recuerda bastante a lo que sucede con el uso y consumo del cannabis.

Dejando aparte leyes, conflictos políticos, regulaciones tardías, argumentos dispares, contradicciones, etc, el cannabis es una planta. Simple y llanamente eso. Una planta. No hay más secreto. No hay trampa ni cartón. El cannabis sale de la tierra y forma parte de la naturaleza, como nosotros, como los pollos de corral, como los pescados sin mercurio, como las fresas sin genes de salmón, como los tomates sabrosos y como tantas otras cosas.  Entonces ¿por qué tanta complicación? ¿por qué sucede con el cannabis lo mismo que con los llamados “alimentos ecológicos”? ¿por qué se ha convertido en una odisea acceder a él, y en algo aún más complicado si cabe, cultivarlo y consumirlo con libertad?  Pues bien. Como suele decirse, todos los caminos llevan a Roma y, en este caso, todas las respuestas llevan a dos motivos. Los motivos más antiguos de todos: el dinero y el poder.

Si volvemos la vista atrás, a hace mucho, muchísimo tiempo, la planta del Cannabis no era más que una fuente inagotable de beneficios y recursos.  Por un lado , la marihuana tenía un sinfín de usos medicinales, sociales e incluso rituales. No estaba satanizada ni era extraño que formase parte de la vida cotidiana de cualquier pueblo. Era normal fumarla en las cantinas y tabernas, que fuese fuente de inspiración para cualquier artista que se preciara, que curara (en el sentido más literal de la palabra) varias dolencias y que su consumo en general, estuviese aceptado por todos. En cuanto al cáñamo, sucedía exactamente lo mismo. Su existencia era imprescindible para fines industriales y económicos y su cultivo era muchísimo mejor que el del algodón:  más barato, más resistente y sin plagas conocidas. Se utilizaba para hacer papel, tejidos e incluso como sustituto de la madera. Nadie lo señalaba como algo malo, sino todo lo contrario.

¿Qué sucedió?

La cuestión es  ¿Cómo fueron los primeros pasos hacia la prohibición? Pues simplemente que, como tantas otras cosas a lo largo de la historia, el cannabis empezó a estorbar a la clase más poderosa y adinerada.

William-Randolph-Hearst-250x353
William Randolph Hearst

Casi todos conocemos la historia de la Marihuana Tax Act de 1937 con la que se dio el primer paso hacia una prohibición sin sentido, que todavía se palpa a día de hoy, pero podemos remontarnos a tiempos aun más tempranos.

Cuenta la historia que Randolph Hearst, famosísimo magnate de la prensa,  perdió muchísimo dinero cuando empezaron los primeros cultivos de cáñamo. Hearst se dedicaba a la producción de papel por lo que  el cáñamo que empezaron a plantar sus vecinos mexicanos, rompió todos sus esquemas. Perdió no solo dinero sino gran cantidad de terrenos y por ende, gran parte de su negocio.

¿Como podía ser que aquellos ciudadanos de “segunda clase” le arrebataran lo que tenía? Por supuesto Hearst no iba a permitirlo, así que decidió utilizar sus propios periódicos para atacar al cannabis. Él sabía perfectamente que si lo presentaba como una droga maligna y peligrosa el cultivo de cáñamo que llevaban a cabo sus competidores, acabaría. De eso modo, no se lo pensó dos veces y atacó  por el lado fácil, por el que más duele, pero el que más impacta. Hearst  afirmaba que quien fumaba cannabis se convertía en una bestia asesina bajo sus efectos y alentaba a la opinión publica a acabar con cualquier resquicio de la planta. Además se dedicó a inventar  (por supuesto, publicándolas en las portadas de sus diarios) teorías racistas relacionando a los criminales mexicanos con el consumo de marihuana. La sociedad, como ya se sabe, es de manual y por supuesto las reacciones no se hicieron esperar. Como si de un efecto dominó se tratase, Hearst destruyó cualquier intento de mantener a flote el cultivo de cáñamo.

Claro está que no lo hizo solo. Tenía a peces gordos de su parte: Harry J. Anslinger de laFederal Bureau of Narcotics (FBN)/Oficina Federal de Narcóticos, el banquero Andrew William Mellon, la familia Du Pont ( ¿Quién no conoce sus relojes?)…y una larga lista de gente de “pasta”. Obviamente, uniendo sus fuerzas, ¿ como no iban a acabar con la industria del cáñamo y de todo lo relacionado con la planta del cannabis? Si hubiesen querido hubiesen acabado con absolutamente cualquier industria.

Si a eso le sumamos la llegada de la industria químico farmacéutica, que por intereses lógicos, también veía amenazada su fortuna, la historia aún se complicó más y era todavía más difícil de resolver.  Lo que sucedió a partir de ahí, ya lo sabemos todos y las prohibiciones absurdas que estamos viviendo hoy en día no son mas que las consecuencias de antaño.

La cuestión no es señalar determinados nombres, total, toda esa gente ni siquiera está viva. La cuestión es destapar el problema de raíz, tirar de la manta y ver lo miserable que es el ser humano en el fondo. Da igual que el cáñamo sea más ecológico, más duradero, más resistente y más barato. Da igual incluso que el cannabis  llegue a curar dolencias y a ser una luz al final de túnel de muchísimas enfermedades.  Como siempre, cuando llegas a la ultima página del libro,  lo importante es (y seguirá siendo) el poder y el dinero. Lo que siempre está por encima de todo y de todos.

Hora de reflexionar

Harry-Jacob-Anslinger-250x295
Harry Jacob Anslinger

Desde aquí animo a todos a reflexionar, a preguntarnos porqué permitimos que esto suceda. Porqué los de arriba nos ponen las cosas tan difíciles y porqué, por un momento, las personas no ocupamos el primer puesto.

Por eso me parece tan grave lo que sucede con la comida. Porque despejando la “x” pasa  exactamente lo mismo que sucedió hace años con el Cannabis. Como ciertas empresas farmacéuticas pagaron las campañas políticas del inepto de turno que nos gobierna, ahora ni Dios sabe lo que comemos y la gran mayoría de cultivos transgénicos de Europa se encuentran aquí, en España.

Entonces, si están haciéndolo con los alimentos básicos, ¿ como no van a hacerlo con el cultivo, uso y consumo del cannabis?

Debe existir una forma de acabar con esta barbarie, de frenar a las clases políticas, de luchar contra el poder del dinero y de concebir de nuevo un mundo normal, ético y justo en el que vivir. Debe existir una forma y es nuestra obligación hacer lo que esté en nuestra mano para encontrarla.

Y todavía tengo muchos más que compartir con vosotros, como por ejemplo la bofetada brutal que ha dado Uruguay a la Política Antidroga actual, legalizando la producción, cultivo y venta de cannabis en el país. Y también lo que está sucediendo en España con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana , donde algunos de sus artículos partirán en dos los derechos fundamentales de los ciudadanos una vez más… Pero, todo eso lo dejo para mi próxima columna. Para entonces  ¡espero que sigáis al otro lado!

Por Diana

Fuente Sensi Seeds

por -
3 4.924 vistas

Con la llegada del inicio de la temporada los cannabicultores  ponen en marcha la maquinaria cannabícola: es la hora de la siembra de exterior. Una nueva campaña se abre a nuestras puertas si hemos realizado correctamente las labores de presiembra no queda más que seguir los ciclos de las plantas, estando pendientes de que nada extraño pueda suceder y cubriendo con cariño todas las necesidades que pueden presentar.

La siembra la podemos realizar de dos formas distintas: germinación o siembra directa en semilleros o macetas. La germinación consiste en proporcionar el agua necesaria a la semilla para que comience el proceso germinativo poniéndolas en algodones o trapos húmedos, una vez germinadas se siembran en substrato o en tierra. Por otra parte la siembra directa en semilleros es la que más me agrada de ambas, y la forma natural de proceder, las semillas germinan solas en el medio sin tener que tocar el delicado germen.

Para hacer un “plantel” es preferible utilizar semilleros alveolados que se rellenan de un substrato y se siembran directamente en él, a razón de una semilla por alveolo. Las semillas se han de enterrar de 5 milímetros a 1 centímetro de profundidad, con menos profundidad la semilla se quedaría en la superficie y el sol la deshidrataría impidiendo su germinación, y por el contrario si las sembramos más de 1 centímetro de profundidad la vitalidad de la semilla para brotar se puede agotar antes de que llegue a la superficie del suelo. Después de sembrar y hasta que las transplantemos es imprescindible controlar que se mantenga alto el nivel de humedad de substrato, sin llegar a encharcamientos, pues de lo contrario se pudrirían las semillas con un exceso de humedad o se secarían y no germinarían en caso de una humedad deficiente. Debido al poco volumen de los alveolos y al fuerte efecto de evaporación que el sol provoca hace que se reseque el substrato y se frene por tanto la germinación, a veces hasta el punto de provocar que algunas semillas que queden por germinar no lo hagan nunca, e incluso la muerte de otras que ya hayan germinado, no te confíes sobre todo los días de fuerte aire. El substrato que vayamos a utilizar debe ser lo más equilibrado posible y sin enriquecimiento químico a ser posible, si lo queremos hacer lo más natural posible. Podemos elaborarnos nuestro propio substrato para semillero compuesto de Compost maduro o mantillo 35 %, Turba 35 %, Vermiculita 25 % y Perlita 5 %. La turba la podemos sustituir por Fibra de Coco. El inconveniente de la fibra de coco es que puede retener una alta salinidad, lo que la convierte en perjudicial para suelos ya salinos de por sí.

Las plantas que germinan y brotan en un semillero a pleno sol nacen más robustas y sanas que las germinadas en algodón, hay pues pocas razones para no sembrarlas directamente en un substrato. Dependiendo del tiempo y de la genética que tenga cada semilla, la duración de la germinación será mayor o menor. Algunas semillas tardan un escaso par de días en germinar, sin embargo otras pueden llegar a tardar incluso más de quince días. El momento de la siembra será en luna descendente y en creciente, y en un día de flor, además se realizará al atardecer favoreciendo así el recogimiento de las energías en el interior de la tierra para mejorar y acelerar los procesos de enraizamiento.

Es muy importante etiquetar las semillas plantadas en cada semillero con el fin de facilitar el trabajo selectivo posterior. Muchos cannabicultores pierden genética que era de su agrado por no haber realizado un correcto etiquetado de sus plantas. Las variedades que sembremos deben estar acordes a nuestras necesidades de cultivo, de consumo, de groumets,….

De nada sirve plantar sativas puras de larga e infinita floración en zonas frías porque el frío temprano evitará que las podamos cosechar con éxito. Lo mismo ocurre si plantamos en suelos calcáreos variedades con cierta intolerancia al cálcio a los suelos básicos, ya que pueden sufrir bloqueos y padecer clorosis férricas. Si plantamos en zonas de clima templado y húmedo es más que probable que terminemos padeciendo en el momento de la floración el odiado oídio, por lo tanto la elección de variedades resistentes al oídio puede jugar en nuestro favor a la hora de obtener una exitosa e inmaculada cosecha.

por -
1 1.939 vistas

Zeoform es un material plástico que se hace sin usar combustibles fósiles y productos químicos tóxicos. Una empresa australiana produce este nuevo tipo de plástico que puede convertir las fibras de cáñamo en casi cualquier cosa.

Zeoform es una solución ecológica prometedora contra los plásticos tradicionales, está hecho de una simple mezcla de fibras vegetales (específicamente celulosa) y agua. Lo que es más, a diferencia de plástico, Zeoform es compostable.

El cáñamo, junto con el lino y la paja, o con la basura reciclada, como el papel y los textiles, según Alf Wheeler. Estos materiales son ideales para fabricar Zeoform debido a su alto contenido de celulosa.

zeoform cañamo plastico

El consejero delegado de Zeoform, Alf Wheeler, dijo que el producto es altamente durable, basándose en el proceso natural del enlace del hidrógeno que se produce cuando las fibras de celulosa se exponen al agua, el vínculo que se crea es tan fuerte que no necesita pegamento.

El material final se puede, pulir, lijar, rociar o moldear de casi cualquier forma y van desde muebles y piezas para automóviles a instrumentos musicales o joyería” dice Wheeler

La compañía opera actualmente en una pequeña fábrica en Australia. Sin embargo, con este tipo de aplicaciones versátiles, Wheeler dice que tiene la esperanza de que la licencia de la tecnología patentada la utilizen los fabricantes más grandes.

zeoform cañamo plastico

No sólo Zeoform es una alternativa más ecológica al plástico, Wheeler ve un enorme potencial en la sustitución de los materiales naturales como la madera.

“Hay una gran cantidad de personas en paro en los pueblos de la industria del papel, podrían utilizarse”, explicó Wheeler en Fast Company.

“Ellos ya tienen la infraestructura necesaria para hacer de este material. Todo lo que necesitan es un poco de propiedad intelectual y una relativamente readaptación barata para su molino, y la gente ya podría volver a trabajar. ”

 

por -
1 2.619 vistas

tumblr_mogn77caPo1svcnw7o1_500Por Miguel Gimeno.- Como bien reza el refrán: “Más vale prevenir que curar”. Esa es la premisa en la que debemos basar la filosofía de nuestra manera de cultivar cannabis. Cualquier actuación que realicemos debe ir precedida de esta filosofía, no debemos dejar al azar algo tan importante como es el estado sanitario de nuestro cultivo. La mejor manera de prevenir es mantener fuerte y vigoroso el sistema inmunológico de nuestras plantas, lo que conseguiremos por medio de la nutrición y la aplicación de tratamientos preventivos a base de remedios que refuercen a las plantas.

En cultivos en suelo es más fácil procurar alimento a las plantas, pero cuando hablamos de maceta la cosa cambia, puesto que el volumen de tierra que contiene nutrientes es limitado. En este caso, hemos de anticiparnos a los futuras carencias alimentarias y bloqueos antagónicos que se pueden dar en el sustrato utilizado, por ello debemos de realizar fertirrigaciones alternadas a base de purines de estiércol, de ortiga, de consuelda, o humus líquido, acompañado todo de continuos trasplantes que impidan que se frene el crecimiento de las raíces.

Una vez controlada la alimentación, solo cabe que reforzar el sistema inmunológico de nuestras plantas por medio de pulverizaciones de diversos preparados naturales que tenemos a nuestra disposición. El extracto de propolis es uno de los mejores reforzantes que hay en el mercado, entre sus beneficios podemos destacar su cualidad antibiótica, es una sustancia antifúngica y antiséptica que previenen contra todo tipo de hongos, bacterias y virus, su composición es muy compleja y contiene una gran cantidad de elementos como bioflavonoides (sobre 500 veces más que la naranja). A pesar de no haberse podido todavía descifrar toda la composición exacta, se han detectado ya más de 250 elementos constitutivos y sobre 50 principios activos. Tiene presentes más de 50 grupos distintos de flavonoides, contiene resinas, aceites esenciales, bálsamos, oligoelementos, aminoácidos y vitaminas.

miguelEl suero de leche resultante de la elaboración de requesón también presenta determinadas propiedades que nos pueden ser útiles a la hora de potenciar la salud de nuestro vergel cannábico. El suero de leche es utilizado como mojante o sinergizante de otros productos empleados en la lucha contra pulgones y otros insectos chupadores, pero su efecto más significativo es, aparte del de alimentar pues contiene diversos minerales, es el de antifúngico y el de antivírico, sobre todo para virus de transmisión mecánica.

Por Miguel Gimeno

por -
3 2.199 vistas

Producto certificado para uso en agricultura ecológica. No genera residuos en las plantas tratadas.

Es un producto de calidad compatible con el medio ambiente, no tóxico para las plantas ni para el ser humano, aves, mamíferos y adultos de insectos predadores, parásitos y útiles (polinizadores, abejas). Su espectro de acción es específico para insectos y otros artrópodos en estado larvario y pupal.

Es un insecticida regulador del crecimiento (IGR), cuyo principio activo es extraído de las semillas de los frutos de una planta (Azadirachta indica A. Juss), es pues un INSECTICIDA NATURAL de origen vegetal.

Inhibe la formación de la Ecdisona, principal hormona causante de la muda de los insectos, interfiriendo en el proceso de cambio de estado, poseyendo, además, un efecto antialimentario, repelente, de confusión sexual e inhibitorio de la ovoposición de las hembras. Su modo de actuación es por contacto directo e ingestión.

Producto autorizado para un gran número de plagas que afectan a las plantas:

ÁRBOLES y ARBUSTOS (Coníferas, Salicáceas, Platanáceas, Mirtáceas, Rosáceas, Oleáceas, Magnoliáceas y Araliáceas). Contra Moscas blancas, Pulgones, Larvas minadoras, Orugas, Procesionaria, Cochinillas y Ortópteros, poseyendo un efecto supresor de las poblaciones de Ácaros, impidiendo que alcancen el umbral de daños a las plantas.

ORNAMENTALES HERBÁCEAS (Bulbosas, Florales, De hoja, Acuáticas y Gramíneas). Contra Pulgones, Chinches o Mosquito verde, Moscas blancas, Cochinillas, Orugas y Ortópteros, poseyendo un efecto supresor de las poblaciones de Ácaros, impidiendo que alcancen el umbral de daños a las plantas.

La dosis de aplicación es de 1 ml para un litro de agua.

Durante la aplicación mojar uniforme y completamente la vegetación.

Deberá tratarse antes de la aparición de la plaga o cuando ésta se encuentre en sus primeros estados larvarios (no tiene efecto sobre formas adultas ni sobre huevos). Deberán repetirse las aplicaciones cada 7 días. Se recomienda realizar las aplicaciones preferentemente a primeras horas de la mañana o al final de la tarde.

Conservar al abrigo de la luz. No almacenar el producto durante más de seis meses a temperaturas superiores a los 25º C.

Inscrito en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios con el nº 23.291

Comprar Align insecticida natural