LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "efectos del consumo"

efectos del consumo

0 11.105 vistas

El cannabis es una de las sustancia ilegales más consumidas en el mundo, aunque poco a poco la tendencia es hablar simplemente de sustancia ya que la legalización se va abriendo paso cada vez en más estados y países. También es un error pensar que todo consumidor busca en el cannabis una sustancia para uso recreativo, pues cada vez hay más usuarios y pacientes médicos que encuentran en el cannabis un remedio eficaz para muchísimas dolencias.

Los efectos del cannabis se deben principalmente al tetrahidrocannabinol o THC, su ingrediente principal y que le da su psicoactividad. Algunos de los efectos inmediatos tras consumir cannabis, son un descenso del umbral de recepción de los estímulos sensoriales como son los táctiles, gustativos y sonoros, lo que hace que se muestre por ejemplo gran interés por la comida o la música. También los consumidores coinciden en que un torrente libre de ideas son típicas tras el consumo.

La hiperactividad, la impaciencia, la hilaridad y la locuacidad también son efectos típicos, así como una posterior somnolencia, una tendencia a sobrestimar el tiempo trascurrido, el deterioro en ocasiones del entendimiento o la coordinación y hasta problemas de vocalización, efectos todos ellos más intensos en consumidores ocasionales que habituales que ya cuentan con cierto nivel de tolerancia. Y mucho más en consumidores principiantes.

Afortunadamente los efectos del cannabis tienen una duración en la mayoría de ocasiones corta y los efectos secundarios despreciables. Dependiendo del método de consumo, puede variar entre la hora y las seis horas dependiendo también de la cantidad consumida. El principal sistema de consumo es inhalada, sea fumada o vaporizada. Aquí, el THC satura el cerebro en cuestión de minutos y los efectos son casi inmediatos, pudiéndose prolongar en el tiempo de 1 a 3 horas.

El cannabis ingerido, por su parte, puede tardar una hora en hacer efecto y prolongarse de 4 a 6 horas más, ya que elTHC primero es matabolizado por el hígado que lo convierte en 11-hydroxy-THC, un metabolito activo y más eficaz en la penetración de la barrera hematoencefálica, con lo que se obtiene también una intensidad más elevada. Por no hablar que es más difícil controlar la dosis y es más fácil pasarse, llevando los efectos en ocasiones hasta las 8 horas.

Sin embargo el THC tiene lo que se llama una vida media larga, que se refiere al tiempo que tarda el compuesto en reducir la concentración a la mitad en sangre circulante. El THC se elimina rápidamente de la sangre y se acumula en la grasa, permaneciendo en el cuerpo durante períodos largos de tiempo. A medida que esta grasa quema, el THC es liberado en el torrente sanguíneo, donde de nuevo puede influir en el entorno interno creando lo que se suele llamar “resaca de cannabis”, nada preocupante y que no pasa de unas horas de cansancio que se recuperan con líquidos, buena comida y alguna hora de sueño.

Otro dato interesante lo aporta el Dr. Francis Jensen, neurocientífico y cátedra del departamento de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Pennsylvania, que afirma que el cannabis no afecta del mismo modo a los cerebros adolescentes que a los cerebros adultos. En personas adolescentes los efectos son más intensos y prolongados, incluso pudiendo llegar a los 4 o 5 días con algún efecto momentáneo, mientras que un adulto no tendría ese mismo efecto a largo plazo.

Resumiendo, los efectos del cannabis son más o menos de corta duración aún con las dosis más elevadas. Después de un gran consumo inhalada se puede esperar que los efectos se desvanezcan en su totalidad pasadas una o dos horas. Sin embargo, ingerida pueden llegar a durar gran parte del día.

0 2.244 vistas

¿Sabías que algunas personas no pueden sentir el impacto psicoactivo de cannabis? ¿te ha pasado a ti, o a un amigo? Hoy en día hay tantas posibilidades de consumir los cannabinoides del cannabis, que cada consumidor debe encontrar una manera de sentir su efecto.

Algunas personas simplemente no pueden sentir el “subidón”, independientemente de la forma y cantidad de consumo. Un ejemplo de ello es una mujer de Buffalo.

“Lo he intentado todo y créanme, me enseñaron expertos.”, Dijo Amanda G.

“Absorbí 60 pulgadas de bong. Solo tenía tos. Comí suficientes galletas con marihuana, que haría alucinar a un rinoceronte “.

Amanda llegó a decir que trabajó con su respiración. Lo ultimo fue aprender a respirar mejor con el yoga preparándome mejor para adoptar grandes nubes y aguantarlar en los pulmones durante mucho tiempo.

No me “sube” ¿La culpa es de las hormonas?

En un artículo publicado el año pasado en la revista Science, los investigadores del  Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica francés  encontraron que la pregnenolona, una hormona natural segregada por el cuerpo puede contrarrestar los efectos del THC.

A pesar de que la hormona puede inhibir los efectos psicoactivos del THC, puede ser desagradable para los usuarios recreativos, aunque puede ser beneficioso para los pacientes que quieren consumir marihuana medicinal y que son reacios a la experiencia psicoactiva.

“El descubrimiento podría conducir a nuevos tratamientos para la adicción a la marihuana y podría permitir a los científicos extraer las propiedades medicinales de la marihuana, mientras que se bloquean sus efectos psicoactivos.”

Los resultados completos AQUÍ .

0 2.840 vistas

Revista Fusión decidió poner a prueba las nuevas regulaciones de salud en Colorado, lo que permite un máximo de 100 miligramos de THC en productos comstibles con cannabis.

Una pareja de ancianos que decidió consumir la cantidad máxima permitida en el estado americano y ver qué pasa.

El pasado año, internet rugía por la historia de una periodista del New York Times Maureen Daoud, que se había comido un bocadillo que contenía THC en la habitación del hotel donde ella se encontraba de vacaciones en Denver, y que probablemente contenía una alta concentración de cannabinoides psicoactivos.

dowd-150x150
Maureen Daoud

Después de la gran cantidad de THC consumida, Maureen dijo que sentía “escalofríos aterradores por la columna vertebral” una efecto que describía como una “sensación similar a la muerte”, acompañado de impresiones psicodélicas y durante ocho horas. La historia recibió decenas de miles de exposiciones, fue criticada por los reglamentos medicinales de Colorado, lo cual no es suficiente para controlar la cantidad de productos alimenticios con THC ni previene situaciones similares.

A raíz del ruido y de las críticas públicas entró en vigor la nueva normativa que limitaba la cantidad máxima de THC en los productos alimenticios a 100 miligramos, cuando la cantidad recomendada oficialmente es de 5 mg solo

El test

Finger_test_high
Margaret y Robert Foster haciendo la prueba del dedo

La Revista fusión decidió tomar la nueva regulación y la historia de la periodista Maureen para una prueba de conducción: Con la ayuda de Margaret y Robert Foster que se ofrecieron para la difícil tarea, el personal de la revista fue a ver a dos personas que consumieran 110 miligramos de THC juntos.

Cada uno de ellos recibió una barra de chocolate que contenía 100 mg de THC divididos en 10 porciones. Después de 40 minutos de haber comido el chocolate con evidente placer, Margaret logró comer siete porciones, mientras que Robert se conformó con 4 de ellas, el equipo los siguió durante 50 minutos con el fin de dar y ver el efecto a surtir.

Los resultados

“¿Se sienten cerca de la muerte?” El reportero le preguntó a los dos personas mayores con referencia a las reivindicaciones planteadas por la historia de Maureen. No es sorprendente que la pareja que estaba bajo la plena influencia dijese que se sentían “plenamente vivos” y que no experimentaron ninguna experiencia psicodélica.

La prueba física en los dos se trataba de cerrar los ojos y conectar un dedo de cada mano, no lo lograron mostrando claramente el efecto. Además, la pareja dijo que no se sentían paranoicos o nerviosos y que todo lo que hacían era sonreír y reírse a gusto

2 14.860 vistas

Ante la falta de regulación en cuanto al consumo de cannabis en sus tipos de cepa y diferencias de consumo, y dado que cada cuerpo y mente reaccionan distinto a los diversos tipos de plantas, es difícil reducir a un número los muchos tipos de experiencias (“viajes”) con que puedes encontrarte al usarla fumada o ingerirla. Sin embargo, nos dimos a la nada penosa tarea de sintetizarlos en seis tipos básicos de experiencias polarizadas según un grado (altamente subjetivo, vale considerar) de placer y malestar con respecto al consumo de marihuana.

1. Eufórico

Para muchos fumadores la cannabis es una contraseña para un estado de alegría sencilla y abierta, de tranquilidad y sociabilidad, lo que permite experimentar un lado muy divertido y alegre de la vida. Probablemente es uno de los efectos más buscados por los fumadores recreativos y ocasionales, debido a que cuando pasan los efectos eufóricos se puede experimentar un poco de hambre, sueño o el punto 2 de esta lista.

2. Relajación

Muchos atletas (los practicantes de yoga, por ejemplo) son aficionados ocasionales a la cannabis porque permite observar con claridad la conexión entre el estado de nuestra mente y el de nuestro cuerpo. Luego de un día agitado de trabajo/entrenamiento, la cannabis puede relajar los músculos del cuerpo acompañándola con un masaje. Un gran plan para cualquier noche, en realidad.

3. Creatividad

Para los del tipo “artístico” y creativo en cualquier campo, la cannabis es un excelente desinhibidor de la creatividad gracias a sus efectos sobre la percepción. De pronto los alrededores parecen cobrar vida, o simplemente recuerdas cosas bajo una perspectiva nueva y sorprendente. Todo parece más vívido y más sencillo, como un Red Bull para el alma.
Sin embargo, como toda sustancia cuya administración altere el funcionamiento del cuerpo, la cannabis puede presentar efectos secundarios incómodos, “malviajes”, así como sensaciones difíciles de describir a menos que se hayan experimentado en uno mismo. Lo que nos lleva a:

Los peores

1. Paranoia

La percepción aumentada de los sentidos y la viveza con que se experimentan algunos recuerdos puede provocar ansiedad y pensamientos paranoicos esporádicos. Pueden dispararse a causa de falta de información acerca de la concentración de THC de la planta (lo que en los mercados ilegales simplemente no está disponible), lo cual determina la potencia del viaje, además de que cualquier cosa que sientes se presenta de manera hostil a la conciencia.

2. Pereza

Hay una pequeña diferencia entre estar “baked” y estar al borde del letargo. Esa pequeña diferencia pueden ser un par de caladas extra al porro, o no haber comido bien antes de fumar. El caso es que te has convertido en un adorno más de tu sala de estar, en un mueble, en un electrodoméstico sin energía para estirarse un poco y pedir una pizza por teléfono.

3. Insomnio

Probablemente el peligro más grave que se puede correr al consumir cannabis de manera recreativa es la aparición de períodos insomnes e inesperados. No importa qué tan cansado estés, no puedes dormir. Algunos tratan de noquearse fumando un poco más, agudizando el problema. Por lo general los síntomas desaparecen pocos días después de dejar de fumar cannabis.
Por otro lado, no está de más considerar el hecho de que los efectos secundarios negativos pueden prevenirse con un poco de información y responsabilidad por parte de los consumidores, y las incomodidades asociadas a la cannabis desaparecen totalmente pocos días después de interrumpir el consumo. En otras palabras, es técnicamente imposible volverse adicto a la cannabis, aunque se puede desarrollar una fuerte dependencia psicológica, como al café y otros estimulantes. Naturalmente, ese sería tema de otro artículo.