Etiquetas Posts etiquetados con "Efectos"

Etiqueta: Efectos

por -
2 871 vistas

En la conferencia “¿Cómo actúa el cannabis en nuestro cerebro?”, el profesor español, Manuel Guzmán, dijo que los efectos del cannabis en el organismo de un adulto son transitorios y su utilización como método terapéutico es reconocida a nivel paliativo, aunque queda el reto de encontrar un efecto curativo. Reconoció que un proyecto estudiado de legalización funcionará mejor que las estrategias utilizadas hasta el momento.

El catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Guzmán, explicó que cuando los compuestos activos de la marihuana ingresan en el organismo de una persona, y especialmente en el cerebro, que es donde tiene efectos más relevantes, estos compuestos cambian la actividad de algunas moléculas químicas y sustancias que se encuentran en el cerebro humano. Las zonas principalmente afectadas son las encargadas de la percepción y la integración de información que proviene del medio externo, donde el cannabis puede interferir en el proceso normal.

Efectos transitorios 

Guzmán aclaró que los efectos son transitorios; y hasta ahora solamente existe evidencia que pueda constituirse en más persistente en consumidores muy tempranos. Por ejemplo, en chicos de 12 o 14 años que consumen durante mucho tiempo cannabis fuerte, rico en sustancias psicoactivas y que en etapas posteriores de su vida pueden ver afectado su funcionamiento cerebral.

Normalmente en consumidores adultos con un cerebro formado y una pauta de consumo diferente, más moderada, los efectos del cannabis son transitorios y desaparecen cuando se elimina la sustancia del organismo. Por lo tanto, el riesgo de patología psiquiátrica se limitaría casi exclusivamente a consumidores muy jóvenes que ingieren grandes cantidades de cannabis en combinación con otras sustancias, aseguró el experto.

Efectos terapéuticos 

En cuanto a la utilización del cannabis como método terapéutico-medicinal, Guzmán dijo que existen muchos estudios que afirman que tiene propiedades terapéuticas. Actualmente es de conocimiento científico que el cannabis es bueno para impedir las náuseas y los vómitos en pacientes con quimioterapia. Son sustancias activas que atenúan el dolor; y en los enfermos de esclerosis múltiples pueden producir efectos beneficiosos para disminuir espasmos y temblores. Además, inhiben la pérdida de peso masiva que ocurre en los enfermos de cáncer y SIDA, informó Guzmán.

“En general el cannabis demostró un buen perfil de seguridad y actividad en enfermos terminales y crónicos, pero todavía queda el reto de encontrar un efecto curativo del cannabis, ya que la mayoría de los medicamentos que existen hasta ahora son paliativos y ayudan a mejorar los síntomas asociados a las enfermedades”.

Respecto a la legalización de la marihuana, el profesor consideró que la experiencia respecto a las terapias represivas demostró que fallaron en todas partes del mundo. De todas formas, cualquier proyecto de legalización debe ser estudiado con seriedad y probablemente funcionará mejor que las estrategias hasta el momento utilizadas.

Guzmán señaló que la experiencia holandesa es muy peculiar; y consiguió separar muy bien la marihuana frente a otras drogas más duras que tienen mayores consecuencias en la salud así como más conflictividad social, como la cocaína o la heroína.

En el caso de Uruguay, frente al problema que genera la pasta base, el experto español cree que separar los dos mercados y los dos tipos de consumo es una tarea importante. “Por otra parte, es necesario ofrecer a los consumidores una sustancia bien testeada en términos analíticos y que las personas conozcan cuáles son las dosis adecuadas, tanto para los efectos terapéuticos como para los efectos recreativos”.

La conferencia del experto español, que se realizó en el Salón de Actos del Hospital de Clínicas, con un auditorio, en su mayoría, compuesto por médicos y técnicos de la salud, se produjo en el marco del ciclo “Políticas sobre drogas y regulación de mercados, que con la participación de especialistas internacionales estuvo organizado por la Junta Nacional de Drogas, la Universidad de la República y la Fundación Friedrich Ebert Uruguay.

Ciclo de conferencias continuará en 2013

En el evento el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Julio Calzada, señaló que el debate que tiene la sociedad uruguaya respecto al tema drogas debe producirse de la forma más informada posible. Por ese motivo, se desarrolló el ciclo “Políticas sobre drogas y regulación de mercados”, donde expertos brindaron visiones desde la medicina, las ciencias políticas y sociales.

Con el cierre de la conferencia “¿Cómo actúa el cannabis en nuestro cerebro?” se cumplió una primera fase que continuará en 2013, con el objetivo de brindar visiones a un tema complejo que no tiene soluciones sencillas.

Fuente Presidencia Uruguay

 

por -
9 54.194 vistas

Se dice que los consumidores de marihuana pueden sentirse mas relajados en una relación sexual, y sin ningún tipo de prisa que cuando NO fuman marihuana, lo malo es queno esta bien capacitado para determinar la duración de sus relaciones sexuales. La mayoría de los consumidores afirman que este es un afrodisíaco, y que intensifica sus experiencias sexuales, haciendo que el sexo sea mas lento y por ende dure mas tiempo.

Charles Tart, una eminencia en esto de la enteodelia, publicó un trabajo muy interesante sobre marihuana y respuesta sexual del que extraigo algunas de las características que han destacado algunos usuarios de marihuana en combinación con el sexo“.

  • 1. Un sentimiento de prolongación del orgasmo (posible efecto de la percepción más lenta del tiempo)
  • 2. La experiencia de cierto tipo de energía fluyendo, palpitando y/o explotando a través del cuerpo
  • 3. Experiencias de determinada energía pasando de un miembro a otro de la pareja, ambos durante y después del orgasmo y de intercambios explosivos entre los organos sexuales y el cuerpo entero de la pareja durante el orgasmo.
  • 4. Una inmersión absoluta en el acto sexual y en el orgasmo, sin distracciones de ningún tipo, mucho más evidente que de costumbre.
  • 5. Las sensaciones orgásmicas se extienden por todo el cuerpo en lugar de concentrarse en las regiones genitales.
  • 6. Un sentimiento de fusión de la identidad propia con la de la pareja durante el acto sexual y el orgasmo; un sentimiento muy profundo de compartir las sensaciones y del éxtasis.
  • 7. Se experimenta el intercambio de energía como equilibrado y tonificante para ambas partes, más que como un desgaste o una pérdida.
  • 8. Una mayor consciencia de los procesos somáticos que llevan al orgasmo, lo que lleva a una capacidad de coordinar temporalmente los movimientos de forma que se maximizan las cualidades placenteras del acto sexual y del orgasmo.
  • 9. Experiencias de pérdida temporal del ego; el sentimiento de que el propio cuerpo toma el mando y el orgasmo sobreviene en lugar de ser provocado.
  • 10. Un sentimiento de que la experiencia compartida con la pareja ocurre en un nivel arquetípico, en una escala más vasta que la experiencia de la consciencia inmediata.

Si Dios hubiese hecho bajar a Moises del Monte Sinaí con estos 10 mandamientos no hay duda de que hoy día todos seriamos fieles devotos, y la única guerra conocida sería entre sabanas luchando por quién domina a quién.

Fuente Mundo Noticias 24h

por -
2 3.246 vistas

El siguiente es un video extraido del canal inglés de motores y autos “Speed” en el cual se desmiente el mito de que “conducir bajo los efectos de la marihuana represente un peligro”.

httpv://www.youtube.com/watch?v=pBXVWDFGVis

por -
34 65.504 vistas

La marihuana es excepcionalmente segura. Esto no quiere decir que no tenga efectos adversos. Como todas las drogas, la marihuana puede ser dañina si es tomada en exceso o se abusa de ella.

Los efectos de la marihuana se sienten casi de inmediato después de fumar. Si se toma por ingestión oral, se pueden retrasar una hora o más.

Cuando se fuma, los efectos son más pronunciados durante la primera y/o segunda hora inmediatamente después del consumo, disminuyendo progresivamente a las tres o cuatro horas que siguen

Normalmente desaparecen tras una buena noche de sueño. A diferencia del alcohol, opiáceos, cocaína, anfetaminas y muchas otras drogas, los porros no producen una “bajada” desagradable o efectos “rebote”: sencillamente, el “colocón” desaparece.

Una minoría de gente suprasensible puede sentirse suavemente sedada durante un día o algo así después de su consumo.

Los consumidores crónicos, los que fuman marihuana todos los días, pueden sentir unos efectos más prolongados, aunque mínimos, durante días o semanas después de dejar el hábito. Las causas de esta “confusión cannábica” son dudosas.

Una posible explicación es una acumulación de cannabinoides residuales en el sistema. El THC es una droga liposoluble que tiende a ser absorbida por los tejidos grasos del cuerpo.

La mayoría de cannabinoides inhalados en un porro acaban en cualquier otro sitio distinto del cerebro. Vuelven lentamente al torrente sanguíneo después de varios días.

Para los consumidores ocasionales, la concentración en sangre del THC residual es minúscula. En todo caso, el consumo crónico de grandes dosis aumenta el nivel del THC residual hasta niveles que pueden ser detectados durante más de 48 horas después.

El THC tiene pocos efectos secundarios importantes. Los síntomas más comúnmente descritos son los siguientes:

  • Sequedad de garganta, que desemboca en sed.
  • Enrojecimiento del blanco de los ojos, o conjuntiva, debido a la dilatación de los capilares oculares. Dilatación de pupilas. En consumidores empedernidos, los ojos sufren un amarilleamiento remanente (debido a esta dilatación capilar casi constante) que puede alargarse mucho tiempo después de dejar de consumir.
  • Aceleración del pulso, o taquicardia.
  • Reducción de la presión intraocular, benéfica para los enfermos de glaucoma.
  • Dilatación bronquial y de los bronquiolos.

Además, el humo de la marihuana (como todos los humos) tiene efectos irritantes en los pulmones, exactamente igual que el tabaco. Estos no proceden de los cannabinoides, sino de otros productos tóxicos de la combustión.

Afortunadamente, pueden reducirse mediante diversos métodos de fumar (como las pipas de agua), y eliminarse completamente ingiriendo la marihuana en lugar de fumarla.

Aunque cautela, comiéndola se asimila mucho más tanto por cien de THC que fumando y como la sustancia tiene que pasar por el aparato digestivo, los efectos pueden tardar de 30 minutos a dos horas en manifestarse.

Muchas personas que han probado el pastel Ganja o las Galletitas Verdes se han llevado malas experiencias por un consumo excesivo, pues al no hacer efectos inmediatos como fumando, comen el preparado a una cantidad igual que si no llevara Yerba y luego vienen los mareos…

Si lo haces, debes consumir de poco en poco tanto si fumas o comes, para conocer bien los efectos y evitar reacciones desagradables, especialmente si eres novicio en el asunto.

 

Fuente CannabisMedicinal

 

por -
0 2.404 vistas

El cannabis es una sustancia psicoactiva tomada del cáñamo (Cannabis sativa o «cáñamo cultivado»; Cannabis indica o cáñamo de la India). A sus flores (o cogollo) se les llama marihuana. No confundir con el hachís. Se trata de una sustancia psicoactiva que se suele consumir por vía respiratoria (fumando), en forma de cigarrillo, aunque también es posible su consumo por vía oral, pero es altamente advertido su efecto al ser mas alto el nivel de riesgo a delirios y pánico.

httpv://www.youtube.com/watch?v=vK-5_KuTVdE

Los efectos subjetivos inmediatos varían dependiendo de las expectativas del sujeto, de la concentración del principio activo y del ambiente en que la sustancia sea consumida. Los efectos suelen aparecer de manera inmediata, y alcanzan su apogeo a la media hora y terminando en aproximadamente dos horas.

Según los defensores del consumo de marihuana, no sería una droga solamente euforizante, sino más bien visionaria, y en ocasiones los sujetos describen estados de exaltación. Como norma general el sujeto se ve envuelto en un estado de ensoñación placentero. El tiempo subjetivo se ralentiza y la memoria a corto plazo empeora. Quienes defienden su consumo recreativo4 afirman que los colores, los sonidos y las percepciones espaciales pueden distorsionarse y mostrar aspectos de lo cotidiano hasta el momento desapercibidos. El apetito aumenta, los colores pueden parecer más brillantes, los sonidos más intensos. La marihuana generalmente alivia la tensión y aporta una sensación de bienestar en muchos de los que la consumen; aunque en otros casos la experiencia es desagradable, y el sujeto puede padecer náuseas o reacciona vomitando (sin que por ello se reduzca así el principio activo), en cuyo caso la experiencia, lejos de ser buena, resulta negativa. Otro efecto es la generación de suspicacia hacia uno mismo. Desde un punto de vista social, produce desinhibición e hilaridad, aunque los estados de ánimo tienden al contagio y puede provocar silencio general y amodorramiento, siendo utilizada también para las actividades sexuales o la introspección.

El cannabis es psicoactivo, esto quiere decir que cambia el funcionamiento del cerebro, dependiendo de la cantidad de THC contenida. Puede inducir a la sociabilidad, así como al recogimiento; de cualquier manera, puede generar la sensación de incremento de la percepción visual y auditiva, dependiendo de la variedad e incluso de la planta en concreto ingresada al organismo. En general se admite que los efectos de dicha sustancia se adaptan a las expectativas del sujeto.

Los autores críticos con el consumo de esta sustancia afirman que las personas que consumen grandes cantidades de marihuana pueden volverse confusas y desorientadas.Según sus detractores puede producir enfermedades mentales graves como psicosis tóxicas en las que aparecen síntomas como alucinaciones y delirios graves.

Arendt et al. (2005). «Cannabis-induced psychosis and subsequent schizophrenia-spectrum disorders: follow-up study of 535 incident cases». BR J PSYCHIATRY (187).

Además existe evidencia de que su consumo aumenta la posbilidad de padecer esquizofrenia.

Moore et al. (2007). «Cannabis use and risk of psychotic or affective mental health outcomes: a systematic review». The Lancet (370).

Los esquizofrénicos están especialmente predispuestos a estos efectos, existe probada evidencia (Turkington et al. «Impact of persistent substance misuse on 1-year outcome in first-episode psychosis». BJ Psych (2009) 195: 242-248) de que la esquizofrenia puede empeorar con el uso de marihuana. Según los detractores del consumo, los consumidores de marihuana son más propensos a presentar anhedonia y desorganización cognitiva, algo que rara vez coincide con la realidad y la experiencia de los usuarios de esta droga Pueden producirse reacciones de pánico, sobre todo en los consumidores noveles. Otros efectos incluyen taquicardia.

Una característica de los efectos del consumo de psicotrópicos como la marihuana es el conocido como síndrome amotivacional, estudiado primeramente por R. H. Schwartz,5 caracterizado por abulia, apatía, pasividad, indiferencia o irritabilidad, dificultad atencional y fatigabilidad fácil.

Una periodicidad mensual (el sólo fumar un cigarrillo de marihuana por mes) alcanza para que se ocasionen alteraciones estables y crónicas, muchas veces esto provoca el aumento de los efectos paradojales ante el suministro de benzodiazepinas. La abstinencia es un cuadro altamente complejo en el cual se encuentran intercorrelacionados síntomas psicológicos y conductuales constituyendo un registro subjetivo.

por -
177 458.615 vistas

 

La embriaguez que produce la marihuana, ha convertido a la planta en la droga ilegal más consumida a nivel mundial.

Son muchos los nombres coloquiales que recibe en territorio latinoamericano el cannabis sativa; mismo que en la mayoría de las ocasiones debe limpiarse (quitar semillas y ramas) para poder enrollarse en un papel para fumar, estos son elaborados de arroz y cáñamo, pueden ser de sabores e incluso desprenden aromas al ser quemados; así se le da forma a un cigarro de marihuana.

Consumidores de pocos recursos económicos afectan en mayor proporción su sistema respiratorio debido a que fuman la yerba enrollándola en papel de biblia, periódico, estraza o cualquier otro que se tenga a la mano.

Consumidores de pocos recursos económicos afectan en mayor proporción su sistema respiratorio debido a que fuman la yerba enrollándola en papel de Biblia, periódico, estraza o cualquier otro que se tenga a la mano.

También, pipas de diferentes tamaños y formas han sido utilizadas para inhalar el humo producido luego de la combustión de la yerba, según Mathias Broeckers, la más antigua hasta ahora encontrada, se localizó en la provincia de Baviera, Alemania y data del año 1500 a.C. Actualmente, algunos fumadores improvisan pipas de diferentes materiales como huesos de aguacate, pequeños tubos de madera o aluminio, vidrio, mármol y demás ocurrencias.

Otras maneras de consumir a planta

Para aquellos que buscan efectos más intensos, los platillos condimentados con cannabis pueden llevar a resultados muy satisfactorios, aunque la ingestión en exceso puede terminar en situaciones desagradables, más aun para los inexpertos en el consumo.

En países donde se permite utilizar marihuana, la venta de vaporizadores ha dejado grandes ganancias, consecuencia de sus altos precios. El efecto psicoactivo de los vaporizadores de marihuana es muy similar al producido luego de fumarla, la ventaja es que los efectos nocivos que se producen durante la combustión no se presentan durante la vaporización.

La marihuana, al igual que cualquier otro producto, posee diferentes niveles de calidad y esto es lo que en la mayoría de las ocasiones influye en los efectos psicoactivos que puede tener un consumidor aplicándola en sus diferentes variantes.Cabe mencionar que la yerba comenzó a consumirse con fines rituales y no existe certeza sobre la fecha donde su uso se tornó como elemento de diversión o relajación. Algunos investigadores aseguran que en la Grecia antigua se utilizaba para animar las reuniones sociales.

El Tetrahidrocannabinol en el cuerpo

El cannabis continúa siendo la droga ilegal más popular en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. El análisis de este fenómeno resulta interesante. El Tetrahidrocannabinol (THC), principal componente psicoactivo tiene un efecto casi inmediato, dependiendo de la calidad del producto, el andar “puesto” o “colocado” puede ser más o menos intenso, esto se debe a que un 50 o 60% del THC, es absorbido vía pulmonar, mientras sus resultados por ingestión resultan mucho más potentes.

Los efectos somáticos al consumirla en cualquiera de sus presentaciones, son los mismos en la mayoría de las ocasiones; enrojecimiento de los ojos (debido a su acción vasodilatadora), aumento del ritmo cardiaco, sequedad en la boca y casi al terminar el “viaje”, el hambre aumenta de forma evidente, por lo que el “monchis” (consumo de golosinas) puede ser altamente recomendado.

Esta necesidad de ingerir alimentos ricos en azúcares es resultado del consumo de glucosa cerebral por el THC. Una leve somnolencia y analgesia moderada, además de la dilatación bronquial, son otros de los efectos secundarios que produce la yerba.

Efectos a nivel cerebral

Al ser la única droga que estimula todo el cerebro humano, el THC alcanza su máximo potencial algunos minutos después de haber fumado y en caso de ingestión, los efectos tardan en llegar pero su duración es mayor, su estadía en el cuerpo puede durar no más de dos días y medio, se metaboliza por el hígado y el pulmón, para finalmente ser eliminado por vía urinaria y biliar.

En el caso de los fumadores en grandes cantidades, el tiempo que pasa para desintoxicar su cuerpo es de, al menos, una semana conforme lo investigado por Cristóbal Cobo Quintas. No se conoce todavía la manera concreta cómo la marihuana produce sus efectos, es necesaria mayor libertad científica para resolver los misterios y la complejidad del THC dentro del organismo humano.

Riesgos para el consumidor

Hasta la fecha no se conoce dosis letal de marihuana, a lo máximo que se puede llegar es a experimentar lipotimias por un consumo excesivo de cannabis o al combinarse con alcohol. En el caso de la intoxicación por combinar mariguana y alcohol, los resultados pueden ser más riesgosos, esto debido a que las bebidas alcohólicas en grandes cantidades pueden causar una congestión que podría acabar con la vida del usuario.

En casos raros, un consumo excesivo de cannabis puede ocasionar alucinaciones visuales y auditivas. Es por esto, entre otras cosas, que el cannabis está considerada como una droga “blanda”, lo cual implica que sus resultados dañinos son menores a los producidos por sustancias permitidas por la ley como el alcohol y el tabaco, industrias millonarias que provocan la muerte de millones de personas por lo tóxico de sus productos.

Fuente Suite101. Artículo de Ángel Antonio Dávalos Escalona.

Foto: prensa420

por -
2 6.253 vistas

Al principio de los 90, los científicos descubrieron que los cannabinoides actúan de igual manera que cierto proceso químico que se produce naturalmente en el cerebro.

 

Así, los efectos de la marihuana están causados por mecanismos biológicos relacionados con esta química natural.

El cerebro y el sistema nervioso contienen muchos sistemas diferentes de mecanismos biológicos, llamados sistemas receptores. Los receptores son lugares que reaccionan a sustancias químicas específicas produciendo reacciones específicas.

Estas sustancias son llamadas neurotransmisores, y la cascada de reacciones en cadena a través de las redes de estos sistemas es el proceso por el cual diferentes áreas cerebrales se comunican entre sí; de esta manera trabaja el cerebro.

La mayoría de las drogas producen sus efectos interfiriendo o activando los procesos de sistemas específicos.

Los barbitúricos, tienen un efecto no específico sobre los canales del ion cloruro; esto incrementa la actividad de un neurotransmisor llamado GABA; un incremento en la actividad del GABA tiene un efecto sedante.

Las benzodiacepinas, como el Valium, tienen un efecto específico que aumenta la actividad del GABA en los receptores.

Antes del descubrimiento del sistema receptor de los cannabinoides a principios de los 90, algunos científicos especulaban con la posibilidad de que la marihuana produjera sus efectos a través de una acción no específica, igual que los barbitúricos. Los efectos no específicos suelen ser más extensos y peligrosos que los producidos por la activación de un receptor.

De hecho, los efectos de la marihuana son producidos por un sistema receptor de cannabinoides consistente en, al menos, dos tipos de receptores: el CB1 y el CB2, localizados en el cerebro u en el bazo, respectivamente.

Las acciones biológicas asociadas actualmente con los receptores de cannabinoides incluyen los efectos de la marihuana como analgésico, sobre la memoria y cognición, sobre la función locomotora, el sistema endocrino y otras funciones centrales como la termorregulación (disminución de la temperatura corporal), la actividad frenética (alteraciones del pulso, taquicardia), supresión de las nauseas y vómitos, y disminución de la presión intraocular.

Los científicos conocen hasta cierto punto como funcionan los receptores del CB1, pero se posee una comprensión limitada de cómo las neuronas receptivas a los cannabinoides interactuan con otros sistemas neurológicos. El CB2 fue descubierto con posterioridad, y el conocimiento acerca del mismo es aún escaso.

La tolerancia a la marihuana se desarrolla tras la ingestión continua de grandes cantidades de cannabinoides; en respuesta el cerebro disminuye el número de receptores a los cannabinoides disponible.

Cuando acaba dicha ingestión excesiva, los receptores aumentan hasta alcanzar el nivel natural. El neurotransmisor natural al cual responde el sistema receptor de cannabinoides recibe el nombre de anandamida (de la palabra sánscrita que designa a la felicidad/santidad).

En su forma natural, la anandamida tiene una potencia considerablemente inferior a la del THC, el cannabinoide primario de la marihuana.

A pesar de todo, la anandamida juega un importante papel en el cerebro, y los investigadores de NIDA (Instituto Nacional del Abuso de Drogas) creen que podrán demostrar que ayuda al cuerpo en su lucha contra el estrés, el dolor y las náuseas.

No se ha informado nunca de una sobredosis fatal en un ser humano. Esta seguridad refleja la escasez de receptores en el núcleo medular, la parte del sistema nervioso (bulbo raquídeo) que controla las funciones respiratoria y cardiovascular.

 

Fuente CannabisMedicinal