Etiquetas Posts etiquetados con "enfermedades"

Etiqueta: enfermedades

por -
13 18.872 vistas

Una vez que aprende acerca del sistema endocannabinoide en su cuerpo , se entiende muy claro por qué el cannabis puede tratar tantas enfermedades diferentes.

La gran cuestión sobre el cannabis como medicina es que es totalmente natural, y no hay preocupación sobre los potencialmente fatales efectos secundarios  que se obtienen con otros de los llamados medicamentos.

Nuestra medicina debe ser algo que nos haga sentir mejor, no un experimento químico que nos haga sentir peor o que nos pueda matar.

Y con el cannabis, tenemos literalmente décadas de investigación (a pesar de sus restricciones) que demuestran su eficacia y seguridad.

La buena noticia es que a medida que continúa desmoronándose la prohibición, los pacientes tienen un mayor número de opciones de consumo de cannabis, ya sea a través de vaporización , comestibles , productos tópicos , o incluso parches transdérmicos.

Éstas son sólo 45 de las dolencias que pueden tratarse con el cannabis.

# 1) cáncer de próstata

Reciente evidencia anecdótica y científica – un estudio del 2009 publicado en el British Journal of Cancer – sugiere que el cáncer de próstata podría ser inhibido mediante el tratamiento de cannabinoides.

# 2) Depresión

La depresión es un problema médico que afecta a millones de personas. Un rayo de esperanza llegó a través de una investigación preliminar publicado en 2015 en el Journal of Neuroscience y que encontró que los compuestos extraídos de cannabis podrían ayudar a aliviar los síntomas de la depresión en los pacientes.

# 3) Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

Más frecuente en los niños y, a menudo llegando hasta cuando son adultos, el TDAH se muestra a través de una aparente incapacidad para prestar atención y una exposición general de hiperactividad e impulsividad. De acuerdo con el Dr.David Bearman , el cannabis es probablemente más eficaz que los productos farmacéuticos en el tratamiento del TDAH mediante el aumento disponible de dopamina en el cerebro, que es el responsable de regular el comportamiento y centrar la atención. Esto explicaría muchos de los informes anecdóticos que recibimos de las personas que han tenido éxito con su auto-tratamiento del TDAH con cannabis.

# 4) Enfermedad de Crohn

Múltiples estudios han encontrado que esta enfermedad dolorosa y potencialmente mortal – también conocida como “enfermedad inflamatoria intestinal” – puede ser tratable con terapia de cannabinoides.

# 5) El estrés crónico

El estrés crónico – con síntomas tales como ataques de pánico, depresión, falta de sueño y enfermedades cardiovasculares – puede tener efectos perjudiciales en la salud psicológica y física de una persona. Afortunadamente, varios estudios – incluyendo uno realizado por investigadores de la Universidad de Vanderbilt – encontró que el cannabis puede ser muy eficaz para reducir el estrés crónico y sus efectos.

# 6) La adicción del cigarrillo

La adicción al cigarro es considerado como una de las causas mundiales de muerte evitable, y frenar la tasa de fumadores ha convertido en una prioridad para los médicos. Afortunadamente, resulta que la administración de cannabidiol (CBD) ayuda con el manejo de los síntomas de abstinencia para los fumadores que desean dejar de fumar.

# 7) Artritis

Los compuestos de cannabis han demostrado ser un tratamiento muy eficaz tanto de la osteoartritis como la artritis reumatoide.

# 8) Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

La gente ha creído durante años que el cannabis podría ser eficaz en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático. Ahora parece que es la corriente principal: La Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) aprobó en abril un estudio clínico para combatir los efectos de este trastorno. Mientras tanto, los pacientes con TEPT nos han estado diciendo todo el tiempo que el cannabis es lo que mejor les funcionaba.

# 9) El glaucoma

El glaucoma es una enfermedad en el nervio óptico que a menudo puede resultar en ceguera. El uso del cannabis – particularmente a través de la ingestión oral – Se ha encontrado que baja la presión en el ojo . Sin embargo, a pesar del optimismo inicial, más estudios sobre los efectos del cannabis en pacientes con glaucoma han sido alentados por los profesionales médicos.

# 10) SIDA / VIH

Aunque no es ofrecido como una “cura” para el VIH / SIDA, el cannabis ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de los síntomas, que incluyen náuseas, pérdida de apetito y la ansiedad.

# 11) Enfermedad de Alzheimer

Mientras que una gran cantidad de investigación aún no se ha completado en esta materia, previos estudios científicos sugieren que el tratamiento con cannabinoides puede proporcionar alivio sintomático -, así como una disminución de la “progresión de la enfermedad de Alzheimer.

# 12) Los dolores de cabeza

Los medicamentos de venta libre pueden ser eficaces en el tratamiento de dolores de cabeza; Sin embargo, muchos de estos tratamientos comunes de venta libre – como Aleve y Tylenol, entre otros – pueden conducir a un deterioro en la mucosa del estómago. El cannabis, por otro lado, se ha encontrado que es un tratamiento natural potencialmente eficaz para los dolores de cabeza, incluyendo las migrañas.

migrañas

# 13) Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El CBD – uno de los principales compuestos del cannabis – se ha demostrado que puede combatir la ansiedad y regularla de manera efectiva. Esto podría llegar a ser un cambio de juego para aquellos que viven con los efectos de este trastorno.

# 14) La esclerosis múltiple (EM)

La EM es una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso central y, en última instancia, puede causar discapacidad permanente o incluso la muerte. Si bien el estudio con la enfermedad sigue su curso, la gente está encontrando que el cannabis es una medida eficaz de alivio para los pacientes que sufren de esclerosis múltiple.

# 15) La esclerosis lateral amiotrófica (enfermedad de ALS aka Lou Gehrig)

La ELA es una enfermedad debilitante del sistema nervioso que ataca a la médula espinal y las neuronas del cerebro, con el tiempo dando lugar a parálisis y muchas veces la muerte por insuficiencia respiratoria. Actualmente no existe cura para la ELA, pero los estudios y la evidencia anecdótica sugiere que el cannabis medicinal podría desempeñar un papel en el futuro para el tratamiento y alivio de los síntomas de la enfermedad.

# 16) Dolor Crónico

El dolor crónico se ha definido como cualquier dolor que dura más de 12 semanas – y abarca áreas tales como físico, patológico, neurobiológicos, psicológicos, sociales y dolor. Si bien las causas de dolor crónico son muchas, el cannabis es un tratamiento a menudo recomendado por los médicos, y la número uno de las enfermedades entre los pacientes que usan cannabis medicinal.

# 17) Cáncer de páncreas

Al menos un estudio – aparece en la publicación seminal de Investigación del Cáncer – sugiriendo que el cannabis podría resultar fundamental en el tratamiento del cáncer considerado como el cuarto diagnosticado más mortífero de cáncer.

# 18) la adicción opioide

Los medios de comunicación y la comunidad médica por igual han reconocido la adicción a los opiáceos como una de las crisis de salud pública más importantes en la actualidad en los países occidentales. Sin embargo, un estudio , que aparece en la revista Journal of the American Medical Association, dice que los estados de EEUU con leyes sobre cannabis medicinal tienen una tasa de mortalidad relacionada con los opioides inferior (casi un 25 por ciento!).

# 19) Degeneración del disco

Los discos intervertebrales – también conocido simplemente como ‘discos’ – son masas de cartílago que se encuentran entre cada vértebra. Los discos degenerados, si no se tratan, puede dar lugar a la estenosis espinal, la osteoartritis, o hernias discales. Un estudio de 2014 en ratas con degeneraciones de disco recreadas encontró que los sujetos tratados con dosis más altas de cannabidiol vieron mejorar sensiblemente sus condiciones.

# 20) Cáncer de Piel

Mientras que el colectivo médico sigue siendo dudosa en este caso, las personas continúan compartiendo con el resto del mundo cómo el cannabis les ayudó a superar el cáncer de piel.

# 21) Lesión Cerebral Traumática

Dos encuestas recientes – una que aparece en la American Surgeon y la otra en Ciencias del Cerebro – ofrecen un apoyo sustancial a la idea de que el cannabis puede ser un tratamiento eficaz para las lesiones cerebrales traumáticas en niños perinatales y adultos.

# 22) Enfermedad de Parkinson

Una cantidad significativa de investigaciones ya se han realizado entre la relación entre el cannabis y la gestión de la mejora de la salud de los pacientes de la enfermedad de Parkinson. Tales estudios han encontrado una mejoría en el sueño, la mejora del control motor, y una mejora general de la calidad de vida.

# 23) de la Distrofia Muscular

La distrofia muscular es la degeneración lenta de la masa muscular de todo el cuerpo. Aunque la enfermedad es genética y la investigación sobre el tema aún no se ha sucedido totalmente, un estudio de 2010 detalla la forma en que el cannabis podría resultar beneficioso para los pacientes que sufren de la enfermedad.

# 24) Epilepsia

Esta condición de inducir convulsiones ha estado en el radar de los defensores del cannabis desde hace años, y estamos empezando a ver el por qué: Múltiples estudios han encontrado una relación entre el tratamiento con cannabis y el descenso – o incluso la cesación – de las crisis epilépticas.

# 25) Autismo

Los estudios científicos – además de una cantidad considerable de evidencias anecdóticas – sugieren un mayor énfasis en que completar el sistema endocannabinoide con fitocannabinoides podría conducir a un tratamiento mejorado del autismo, especialmente en los niños.

# 26) Lupus

Esta enfermedad inflamatoria crónica afecta a aproximadamente 1,5 a 2 millones solo en Estados Unidos. Aunque la enfermedad no tiene cura, dos de las propiedades terapéuticas más comunes del cannabis – alivio del dolor y la inflamación – son eficaces en el alivio de los síntomas del lupus.

# 27) Malaria

La malaria se transmite a los humanos por mosquitos y puede dar lugar a todo, desde las obstrucciones de los vasos sanguíneos al daño de las células cerebrales. Mientras que las muertes relacionadas con la malaria han caído en los últimos años, un estudio en animales publicado el año pasado en la neurología encontró que el tratamiento con CBD mejora el funcionamiento de las tasas mentales y la supervivencia de los pacientes infectados con la enfermedad.

# 28) Esquizofrenia

Este trastorno mental debilitante puede provocar alucinaciones, habla incoherente, aislamiento social y la institucionalización. A pesar de los estudios e informes contradictorios, muchos pacientes con esquizofrenia se pasan al cannabis para aliviar sus síntomas, y un estudio ha puesto de manifiesto que el sistema endocannabinoide tiene una participación directa en la enfermedad mental.

# 29) Leucemia

Esta forma peligrosa de cáncer – que afecta a la sangre y comienza en la médula ósea – se ha investigado por sus posibles respuestas al tratamiento con CBD y THC . Aunque sigue habiendo una gran cantidad de trabajo por hacer en el tema, los estudios preliminares sugieren que el tratamiento para la leucemia con cannabis tiene un futuro brillante en los años venideros.

# 30) Ataque vascular encefálico o Strokes

Se define como el bloqueo temporal de la sangre al cerebro – pueden tener efectos debilitantes a largo plazo sobre el motor y las habilidades del habla, así como el daño cerebral. Resulta que el cannabis puede proteger al cerebro de las víctimas de accidente cerebrovascular , lo que reduce la cantidad de daño sufrido.

19-de-octubre-dia-de-mayor-conciencia-en-la-lucha-contra-el-cancer-de-mama-breast-cancer

# 31) Cáncer de Mama

Este es el tipo de cáncer más común entre las mujeres y al mismo tiempo existe una gran cantidad de investigación aunque no se ha completado en la forma en que la enfermedad responde al tratamiento con cannabis, un estudio publicado el año pasado en Oncología Molecular encontró que el CBD puede ser una sustancia “potente” en la lucha contra este triple negativo cáncer de mama.

# 32) Fibromialgia

Este dolor muscular y fatiga-trastorno inducida se ha  encontrado que puede ser tratado de manera efectiva con el uso de cannabis medicinal. Los consumidores de cannabis en este estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Granada en España, experimentaron una disminución del dolor y una mayor calidad de vida.

# 33) El cáncer de colon

Esta variedad particularmente virulenta de cáncer ha sido tratada eficazmente mediante el uso de extractos de cannabis con alto contenido de CBD.

# 34) Las enfermedades del corazón

Las enfermedades cardiovasculares – también conocida como enfermedad del corazón – se cita como la principal causa mundial de muerte, con aproximadamente 17,3 millones de muertes al año. Sin embargo, los estudios que trabajan con compuestos de cannabis médicos han encontrado que los cannabinoides  son eficaces en la mejora de las funciones cardiovasculares , y también con el daño causado por los ataques al corazón que pueden ser limitados a través de dosis ultra-bajas de THC.

# 35) Asma

Los estudios han encontrado que los efectos del cannabis y sus componentes se han traducido en una mejora medible en los síntomas similares al asma, y en realidad hay varias razones por las que el cannabis puede hacer maravillas aquí.

# 36) Enfermedad de Huntington

Este trastorno neurodegenerativo con el tiempo puede dar lugar a la degradación física y mental. Actualmente no existe ninguna cura, pero los estudios indican que el cannabis pueden ser eficaz en la prevención de ciertas enfermedades neurodegenerativas, así como para el tratamiento de algunos de los síntomas asociados con la enfermedad de Huntington.

# 37) Alcoholismo

Para muchas personas que sufren de alcoholismo, el cannabis se ha convertido en un buen sustituto . En esencia, el cannabis les proporciona una alternativa mucho más segura y más sana.

# 38) Diabetes

Se estima que 29,1 millones de personas solo en los EE.UU. sufren de diabetes. El cannabis, sin embargo, ha demostrado ser útil en el manejo o incluso prevenir la diabetes tipo 2.

# 39) El cáncer de vejiga

Un informe de febrero el año 2015 estudio publicado en The Journal of Urology encontró que el uso de cannabis en los hombres de California podía estar “inversamente asociado con el riesgo de cáncer de vejiga.” Mientras que el estudio se ocupó de decir que un efecto causal no se ha detectado, el estudio, no obstante, ofrece una promesa a aquellos que buscan contrarrestar los efectos o incluso prevenir esta enfermedad dañina y a menudo fatal.

obesity_leonardo

 

# 40) Obesidad

Un estudio reciente de los CDC encontró que la friolera de un 36 por ciento solo en EEUU son considerados obesos. Afortunadamente, los estudios muestran que el cannabis es altamente eficaz en la lucha contra la obesidad.

# 41) síndrome de vejiga dolorosa

Al menos un estudio ha encontrado que la cistitis intersticial – una enfermedad crónica de la vejiga también conocida como síndrome de vejiga dolorosa – puede ser tratada mediante el uso de los cannabinoides.

# 42) Trastornos del Sueño

La falta de sueño puede conducir a una serie de problemas de salud, incluyendo enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la obesidad. Muchos pacientes con insomnio han encontrado alivio a través de cannabis, especialmente del THC, que actúa como una ayuda natural del sueño.

# 43)Sarpullidos, erupciones

Las erupciones en la piel o sarpullidos de culebrilla, mientras que son más común en pacientes de edad avanzada, sin embargo, son altamente prevalentes. Se estima que hasta un tercio de la gente va a desarrollar herpes zóster en su vida. Si bien una cura para la erupción aún no se ha descubierto, los cannabinoides pueden ofrecer tratamiento para el dolor asociado con efectos de la enfermedad.

# 44) Síndrome de Tourette

El trastorno neuropsiquiátrico Síndrome de Tourette – que se traduce en una serie de ‘tics’ involuntarios y
cuya causa se desconoce – no tiene cura conocida. Sin embargo, mientras que la investigación sobre la relación de la enfermedad con el cannabis sigue en curso, los estudios que ya se han llevado a cabo muestran promesa positiva con el tratamiento de terapia con cannabinoides.

# 45) Osteoporosis

Varios estudios publicados en los últimos cinco años – incluyendo uno en el British Journal of Pharmacology y otro en Cell Metabolism – encontraron que la erosión ósea causada por la osteoporosis podría ser reducida mediante el fortalecimiento del sistema endocannabinoide de los pacientes afectados con terapias con cannabinoides.

por -
0 270 vistas

Cannabis Science, compañía con sede en Estados Unidos especializada en el desarrollo de fármacos basados en el cannabis, ha anunciado su intención de producir en España distintas cepas para diferentes enfermedades.

“Los esfuerzos de la compañía en España complementan los planes de Cannabis Science en Canadá”

Dijo Mario S. Lap, director y presidente de operaciones Europeas de Cannabis Science.

La compañía dice que ha puesto en marcha un programa agrícola que abarca 15 hectáreas en total.

Cortesía de IACM

Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento

por -
1 2.850 vistas

Por Miguel Gimeno.-

Todos los cannabicultores experimentados han tenido a lo largo de su experiencia con el cultivo de cannabis algún que otro encuentro con diversos tipos de patologías, bien fueran éstas de origen abiótico: sean patologías de origen nutricional por condiciones propias del suelo, causadas por regímenes hídricos desfavorables, por temperaturas extremas, por toxicidad de agroquímicos, por contaminación ambiental,…, o lo que es lo mismo por todo agente carente de vida; o por el contrario si fueran de origen biótico: producidas por la interacción de los cultivos con otros seres vivos sean animales, vegetales o del reino funghi. En estas líneas vamos a intentar sentar unas actuaciones mínimas que se requieren por parte del cannabicultor para prevenir de antemano y en el mayor grado posible cualquier patología que pudiera surgir a lo largo del desarrollo del cultivo en sus distintas fases. En artículos posteriores intentaré ir citando las patologías más comunes que surgen en las diversas fases del cultivo y cómo actuar sobre ellas para evitar males mayores.

A día de hoy son muchos los artículos publicados que versan sobre el manejo y control de diversas plagas y patologías de nuestra querida planta amiga, la Cannabis Sativa, pero poco se ha escrito de cómo prevenir de forma generalizada nuestro cultivo de marihuana para evitar problemas futuribles, consiguiendo así cómodas cosechas que no supongan grandes esfuerzos para el cannabicultor. Bien sabemos lo importante que son los métodos de prevención, ya lo dice el refrán: “Más vale prevenir que curar”, y esta va a ser la principal premisa del cannabicultor para desarrollar cultivos libres de patologías.

Evidentemente la forma primordial de prevenir es potenciar a niveles altos el funcionamiento del sistema inmunológico de cualquier ser vivo, en nuestro caso, claro está, la marihuana. Las enfermedades no atacan a todos los seres vivos por igual, de ahí la cita del Doctor Don Gregorio Marañón de: “No hay enfermedades, sino enfermos”, y por ello se hace necesario dispensar cuidados especiales a cada una de nuestras plantas. Aunque la mayoría de cuidados son casi los mismos dentro de la especie del cannabis, siempre hay algunas u otras variedades de marías, o una u otras plantas concretas dentro de la misma variedad que presentan ciertas debilidades, que las hace pasto y presa de determinadas enfermedades y plagas.

A continuación voy a citar aquellos errores más comunes que se cometen con mayor asiduidad por parte de los cannabicultores simplemente por iniciar sus cultivos desde un replanteamiento y perspectiva incorrectos e inadecuados. Son muchos los factores que influyen en el desarrollo de la marihuana, pero para que se desarrolle un proceso patológico en nuestro cultivo deben coexistir tres factores:

•  En primer lugar, y evidentemente, nuestras Plantas de Marihuana (planta susceptible u hospedante).

•  En segundo lugar el agente causal o patógeno (sea de origen abiótico o biótico).

•  Y en tercer lugar se han de dar unas condiciones propicias de cultivo que favorezcan el desarrollo de la patología.

Si alguno de estos tres factores no se diera, no se podría desarrollar la patología. A la interacción de estos tres factores se le conoce con el nombre de triángulo epidemiológico o triángulo de la enfermedad.

En cuanto a la planta de marihuana poco hay que decir, ya sabemos que hay ciertas variedades que presentan níveles de tolerancia más altos ante determinados patógenos que otras, en manos del cannabicultor está la de hallar aquellas variedades que le causen menos problemas en sus cultivos. El cannabicultor debe seleccionar especies que no sufran ante un problema que puede resultar crónico, como es el caso de cultivar en zonas con determinadas circunstancias climatológicas, como puede ser el exceso de humedad ambiental, propicia para el desarrollo de hongos.

Otra medida de control genético de nuestro vergel cannábico sería el cultivar diferentes genotipos, para tener una mayor diversidad biológica dentro del propio monocultivo de marihuana, que previene como medida de freno, pues siempre les es de más agrado determinadas plantas, en las que se hospedan las plagas o enfermedades sin que resulte dañado el resto del cultivo.

Sobre los agentes patógenos, tanto de origen biótico como abióticos, iremos desarrollándolos a lo largo de otros artículos conforme vaya transcurriendo la temporada de cultivo. Ahora nos vamos a centrar, como ya he dicho, en las condiciones de cultivo, como replantear un cultivo para que sea efectivo casi al cien por ciento. Por ello va a ser clave el como elegir la zona de cultivo, como acondicionarla y como mantenerla.

En otros artículos ya hablamos de las influencias de las radicaciones telúricas (energías que manan de la tierra) en los cultivos. Tan sólo voy a remarcar que la elección de la zona de cultivo ha de ser una zona libre de perturbación telúrica, aunque si bien es cierto que las plantas medicinales que se desarrollan en zonas de perturbación telúrica presentan niveles más altos de sustancias curativas, también las plantas que se desarrollan en la vertical de estas zonas son plantas con una mayor tendencia a padecer patologías, son plantas mucho más débiles, por lo que podemos aumentar la potencia de la hierba pero disminuir de forma muy considerable su productividad.

La falta de suficiente iluminación produce en las plantas el fenómeno que se conoce con el nombre de fototropismo, que consiste en la reacción de las plantas de estirarse hacia arriba buscando luz, produciendo poca biomasa (masa vegetal), y aumentando la distancia intermodal al tiempo de acortar el tamaño de las ramas, pues el tallo principal con su crecimiento vertical ascendente inhibe el crecimiento y subramificación de las ramas laterales. A este efecto que produce la luz se lo conoce vulgarmente como “espigamiento”. La orientación de la zona de cultivo por tanto va a ser también otro importante factor a tener en cuenta para evitar el espigamiento y obtener plantas equilibradas en su porte. La orientación sur es la adecuada, es la que más horas de luz solar directa recibe, evitando por supuesto la orientación Norte. También nos abstendremos de plantar en galerías y balconadas sin sol directo, aparte del espigamiento nunca llegan a cogollar.

El cannabicultor ha de hallar aquellas zonas que además de ser las más iluminadas sean también las menos azotadas por el viento. El viento en días en los que sopla con fuerza produce roturas que pueden llegar a suponer pérdidas de plantas enteras, o cuanto menos un alto porcentaje de la cosecha si es una de las ramas laterales grandes. El entutorado central de las plantas al tiempo que van creciendo refuerza al tallo principal, y si además fijamos el tutor con cuerdas a los cuatro vientos, evitamos su rotura casi al cien por cien. Pero las ramas laterales aunque entutoremos el tallo principal siguen estando sometidas al riesgo de rotura, por lo que es conveniente añadir más tutores que unidos al extremo del primero se colocan en forma de cono, luego rodeamos toda la estructura con cuerda para sujetar a las ramas y evitar que pendulen con el fuerte viento y puedan romperse.

Los cannabicultores, que llevan varios años cultivando sobre el mismo suelo, saben que si no ha habido una rotación con cultivos de otro tipo de plantas, en cualquier momento puede comenzar a tener problemas con nematodos. Para ello muchos cannabicultores entierran durante el invierno cualquier tipo de col, la col tiene efectos nematicidas, y otros prefieren plantar entre las plantas de marihuana plantas de tagetes (clavel chino) cuyas raíces excretan una sustancia que ahuyenta a los nemátodos. Otra forma de desinfección del suelo es la térmica, que consiste en la insolación del suelo, exponiéndolo a los rayos solares y cubriéndolo con una capa de plástico para que alcance altas temperaturas. Con ello se desinfecta el suelo de microorganismos, pero ojo, tanto buenos como malos, por lo que el efecto obtenido es más negativo que positivo, de hecho los nematodos cuando las condiciones les son adversas migran a perfiles del suelo más profundos y se enquistan, de manera que cuando las condiciones vuelven a ser óptimas para su desarrollo despiertan de su estado latente y colonizan de nuevo el suelo, con lo que arradicamos otro tipo de patógenos pero no los nemátodos. Por eso es mejor prevenir, bien enterrando coles por el huerto en invierno, o, como ahora ya es tarde, plantar plantas de tagetes entre nuestras marías dotando de mayor colorido nuestro vergel cannábico.

La preparación de la zona de cultivo es una labor fundamental para un desarrollo saludable de los cultivos, las plantas que crecen en entornos equilibrados y tienen una alimentación correcta y saludable presentan menos incidencias de patologías que las que padecen algún tipo de estrés, bien por problemas del tipo de dieta, bien por falta o bien por exceso de algún o algunos nutrientes, y es que “a perro flaco todo son pulgas”. El cannabicultor que es sabedor de ello juega sus bazas con conocimiento de causa, tiene que aportar al suelo todo aquello que extrajo el cultivo predecesor y además corregir aquellas deficiencias que observó durante su desarrollo.

El acondicionamiento del suelo, el “nutrir el suelo”, es la principal y más importante labor que debe abordar el cannabicultor. Con la llegada del buen tiempo el cannabicultor comienza a realizar sus primeras labores de acondicionar el suelo de labranza donde va a realizar su cultivo de cannabis, y es ahí, principalmente, donde el buen hacer debe residir en enmendar y corregir aquellas observaciones que fue realizando durante el desarrollo de los cultivos de todos los años anteriores, donde su experiencia e intuición deben desempeñar su papel fundamental: “guiar al cannabicultor en el porqué, cómo, cuando y donde actuar en su cultivo”.

El cannabicultor ha de conocer aquellos bioindicadores del estado de su cannajardín. Los bioindicadores son determinadas pistas que la naturaleza nos da para saber el tipo de entorno en el que estamos trabajando, es decir, desde la contaminación polutiva, hasta la carencia de nutrientes del suelo. Si se llega a acumular los suficientes datos el diagnóstico de cómo actuar para prevenir futuros problemas es casi exacto y certero. Por ejemplo suelos con muchas “ortigas” nos indican que hay altos contenidos de nitrógeno, sobre todo en su estado amoniacal, por lo que no se deben utilizar abonados nitrogenados en este tipo de suelo, ese tono verde azulado intenso de las hojas y su forma de garra delató el desatino en el tipo y frecuencia del abono realizado. Lo mismo ocurre con las zonas cubiertas por “oxalis” que nos indican el bloqueo que hubo con el Calcio, y por tanto las clorosis férricas que padecimos en nuestras marías fue por su causa, por lo que en este tipo de suelos no es conveniente abonar con Gallinaza o con Palomina, donde quizá radicó nuestro error. Cuanto más sepamos sobre la biología de las hierbas adventicias (malas hierbas) más sabremos sobre el estado de nuestro suelo. Lo mismo ocurre con las propias plantas de marihuana, ellas nos dijeron durante cada año como estaban yendo las cosas. Las formas, colores o necrosidades en las hojas, o la fibrosidad o quebradez de sus tallos, nos dijeron que no era correcto el aporte en alguno o diversos nutrientes, sean Macronutrientes o micronutriente, que aunque éstos últimos sean usados en ínfimas cantidades por las plantas, sus carencias y defectos son muy importantes en múltiples y diversas funciones metabólicas. También es bueno conocer la movilidad y estado de los nutrientes para que sean absorbidos por las plantas con toda normalidad: podemos tener un suelo lleno de Calcio pero hallarse este bloqueado, es decir, en forma no disponible para las plantas por un antagonismo con el Sodio.

La alcalinidad del suelo: acidez ó basicidad, así como la textura: limosa, arenosa, arcillosa o franca, son factores muy importantes de conocer a la hora de decidirse en el tipo y cantidad de materia orgánica o inorgánica que debemos aportar para potenciar la fertilidad del suelo de cultivo. Por ejemplo un estiércol de conejo puede ir fenomenal en suelos básicos pero puede resultar nefasto en suelos ácidos, ya que acidifica el medio. Lo mismo ocurre con la pluviometría de la zona, es mejor en zonas muy pluviométricas utilizar estiércol de caballo o vaca de forma periódica, que tiene menos nutrientes, que un solo abonado de fondo con estiércol de oveja, ya que con las lluvias se perderán casi todo el nitrógeno y luego el cultivo padecerá deficiencias de este nutriente. Lo mismo ocurre con los suelos arenosos, que precisan de un mayor aporte de materia orgánica rica en lignina. En el caso de los suelos arcillosos hay que utilizar materias orgánicas con menor contenido en agua, habría que obviar por ejemplo al estiércol vacuno.

El abonado de fondo, por tanto, es una práctica crucial, para ello yo recomiendo entre 5 y 15 kilos por metro cuadrado de materia orgánica debidamente humificada (compostada), sea estiércol de oveja, de cabra, de caballo, humus de lombriz, y un largo etcétera. Ahora bien el estado de la materia orgánica como ya he dicho ha de ser en forma de humus, o sea ESTIERCOL FRESCO NO. Aunque el estiércol fresco produce un mayor crecimiento inicial en las plantas, luego produce cierta depresión en el suelo, pues las bacterias anaeróbicas para poder degradar el resto de la materia orgánica consumen Nitrógeno y lo hacen del abono que hemos añadido, robando nutrientes necesarios para las plantas. Lo mejor para aquellos que tenéis que recurrir a Grows y tiendas de jardinería es el humus de lombriz, pues la materia orgánica como su propio nombre indica ha sido humificada por la propia lombriz al digerirla. Si lo que nos falló fue el Fósforo durante la floración, podemos añadir fosfatos naturales o fosfal, según se trate de suelos ácidos y básicos, respectivamente. También podemos añadir como enmienda de fósforo harina de huesos, o guano de islas o de murciélago.

Aquellos cannabicultores que cultivan en macetas lo tienen un poco más complicado. Han de realizar continuos abonados tanto líquidos como sólidos, con el consiguiente problema que supone al producir las contínuas fertirrigaciones fluctuaciones en los niveles del pH. También hay un problema añadido al cultivo en maceta, y es la rápida colonización del sustrato y por tanto de la maceta por parte de las raíces de la marihuana, ya que como ya he dicho está dotada de una potente raíz pivotante. Esto conlleva problemas de asfixia radicular y por tanto floraciones escasas y en algunos casos casi inexistentes. Para evitarlo es bueno hacer más trasplantes de contenedor pequeño a otro más grande, así le damos más volumen libre a las raíces para que puedan seguir creciendo, tanto ellas como la propia planta entera.

El resto de problemas posteriores al replanteamiento del cultivo, es decir, desde el momento de la siembra al de postcosecha lo iremos viendo a medida que se vayan desarrollando nuestros cultivos, con la intención de ir a la par los problemas que vayan surgiendo con los próximos números de la revista. Saludos y ya sabéis: “comenzar ya a prevenir que el tiempo se nos va”.

Por Miguel Gimeno