Etiquetas Posts etiquetados con "Fenotipos"

Etiqueta: Fenotipos

por -
0 1.553 vistas

Si dispones de varias semillas con las que trabajar, y sobre todo si esas semillas poseen un alto grado de variación fenotípica, puede que quieras plantearte la posibilidad de seleccionar ciertos individuos para conservarlos como plantas madre que te proporcionen esquejes para futuros cultivos durante años.

Instalación del equipo
Vas a necesitar semillas, macetas, tierra (o cualquier sustrato que hayas elegido), luces (para las plántulas jóvenes y tiernas son preferibles las luces frías, CFL o LED), agua destilada o filtrada en un depósito RO, y ventilación. También puede que quieras emplear una solución ligera de crecimiento vegetativo (no al principio: hasta que hayan aparecido las primeras hojas verdaderas, las plántulas deben alimentarse nada más que con agua destilada en un depósito RO) y un estimulador de raíces para proporcionar a las radículas jóvenes (raíces pivotantes primarias) el mejor comienzo posible.

Algunos cultivadores germinan sus semillas en agua destilada, mientras que otros simplemente siembran las semillas directamente en el sustrato bien regado. Sin embargo, muchos cultivadores prefieren utilizar el método del plato, que consiste en colocar las semillas sobre papel de cocina, o similar, humedecido para después depositarlas en un plato y taparlas con otro. Esta técnica es muy eficaz, fácil de dominar y presenta poco riesgo de perjudicar a las semillas. Aquí puedes encontrar una guía completa para el método del plato.

Phenotype-selection-2-1-600x371
Una vez que los esquejes han enraizado y llevan en estado vegetativo una semana o así, comienza el ciclo de floración

El cuidado de las plántulas

Las semillas deben sembrarse en macetas pequeñas en un primer momento, y trasplantarse (más o menos cada 7-10 días) a medida que comienzan a superar en tamaño a sus macetas. Hay que llenarlas de tierra o sustrato presionando ligeramente, sin compactarlo tanto como para restringir el drenaje (¡y el crecimiento de las raíces jóvenes!). Las luces deben fijarse a baja altura sobre las macetas y subirse a medida que sea necesario.

Una buena regla general en esta etapa es mantener la temperatura alrededor de 25°C/75°F (si germinas las semillas en agua, calienta el agua a esta temperatura primero, ¡e intenta mantenerla!) para acelerar la germinación y el crecimiento inicial. Muchos cultivadores y criadores discuten sobre la humedad relativa adecuada para la germinación, que suele depender de la variedad, pero en general, se aconseja mantenerla cerca del 50-70%.

Sacar esquejes de las plantas jóvenes
Después de las primeras dos semanas de crecimiento vegetativo, más o menos, las plantas madre jóvenes deben haberse desarrollado lo suficiente como para podarlas (alrededor de la mitad del tallo central, justo por encima de una serie de ramas laterales, que pasarán a formar las ramas primarias).

Cada una de las secciones que se han eliminado debería proporcionar un rendimiento, por lo menos, de dos o tres esquejes utilizables, que luego pueden enraizarse y florecer de modo que puedas determinar sus características y realizar tu selección final. ¡Asegúrate de etiquetar todos los clones para no perder la pista de qué planta madre proceden!

Enraíza los esquejes de la forma habitual, y déjales una semana o dos de crecimiento vegetativo antes de cambiar su régimen de iluminación a 12/12 para inducir la floración. Algunos cultivadores dirían que no hay razón para no cambiar su régimen de iluminación tan pronto como los clones han empezado a echar raíces y a presentar un crecimiento nuevo visible. Sin embargo, con el fin de permitir que las flores se desarrollen hasta su máximo potencial, ayuda a desarrollar un tallo central fuerte y las ramas primarias en primer lugar.

Durante todo el proceso, comprueba que te ocupas de las plantas madre con el máximo cuidado y atención. Para obtener más información y consejos sobre cómo mantener plantas madre sanas, echa un vistazo a nuestro práctico tutorial.

Elegir las características convenientes
A medida que los esquejes empiezan la fase de floración, se puede empezar a analizarlos para encontrar las características más convenientes. Al principio, busca características tales como la distancia entre internodos, la velocidad a la que comienza la floración, y la salud y el vigor generales. Lo ideal para el cultivo de interior, generalmente, es tener internodos cortos y un rápido inicio de la formación de flores (que es la razón por la que las genéticas indicas están presentes en casi todas las variedades de interior). Sin embargo, muchas variedades sativa tienen internodos largos y empiezan la floración de forma relativamente lenta, pero son aconsejables por sus propias razones específicas, como el sabor y el contenido de cannabinoides.

A medida que las flores se desarrollan, puedes buscar plantas especiales y marcarlas para la selección
A medida que las flores se desarrollan, puedes buscar plantas especiales y marcarlas para la selección

Según se van desarrollando las flores, toma nota de la calidad del aroma, la estructura de los cogollos, y del estado general de las plantas. Si el problema es una humedad elevada, es posible que quieras centrarte en las plantas con estructuras de cogollos ligeros y sueltos, en lugar de los cogollos densos que pueden permitir que las esporas de moho penetren con facilidad. Estate atento a las plantas que muestran signos de estiramiento, deformación o infección, y descártalas.

Durante la mayor parte del tiempo, deberías mantener los esquejes en floración en condiciones de cultivo normales. Sin embargo, para seleccionar características específicas, como la resistencia al moho o a la sequía, puede que quieras introducir variables ambientales como una humedad elevada o irrigación reducida. Si realizas la selección en exterior, es tan sencillo como cultivar las semillas en el medio ambiente para el que se destinan y ver cuáles salen mejor. En interior, puedes ajustar las condiciones de cultivo, según sea necesario, para imitar diversos hábitats de exterior.

La prueba definitiva de tu selección viene una vez que se ha cosechado, secado y curado, y está lista para probarla. En esta etapa, se puede hacer un juicio final del sabor, del aroma, la cobertura de tricomas, y del efecto. Entonces, es tan fácil como desechar las plantas madre perdedoras, y sacar tantos esquejes de las ganadoras como puedas ¡para la próxima cosecha!

Por Seshata